Cuento "Manos" De Elsa Bornemann

1587 palabras 7 páginas
Martina, Camila y Oriana eran amigas amiguísimas.
No sólo concurrían a la misma escuela sino que también se encontraban fuera de los horarios de las clases. Unas veces, para preparar tareas escolares y otras, simplemente para estar juntas.
De otoño a primavera, las tres solían pasar algunos fines de semana en la casa de campo que la familia de Martina tenía en las afueras de la ciudad.
¡Cómo se divertían entonces! Tantos juegos al aire libre, paseos en bicicleta, cabalgatas, fogones al anochecer...
Aquel sábado de pleno invierno por ejemplo lo habían disfrutado por completo, y la alegría de las tres nenas se prolongaba aún durante la cena en el comedor de la casa de campo porque la abuela Odila les reservaba una sorpresa: antes de ir
…ver más…
Las otras dos también lo tenían pero permanecían calladas, tragándose la inquietud.
Martina trató de calmar a su amiguita (y de calmarse, por qué negarlo) encendiendo su velador. Camila hizo lo mismo.
La cama de Oriana fue —entonces— la más iluminada de las tres ya que —al estar en el medio de las otras— recibía la luz directa de dos veladores.
—No pasa nada. La tormenta empeora la situación, eso es todo —decía Martina, dándose ánimo ella también con sus propios argumentos.
—Enseguida van a volver con la abuela. Seguro —opinaba Camila.
Y así —entre las lamentaciones de Oriana y las palabras de consuelo de las amigas más corajudas— transcurrió alrededor de un cuarto de hora en todos los relojes.
Cuando el de la sala —grande y de péndulo— marcó las doce con sus ahuecados talanes, las jovencitas ya habían logrado tranquilizarse bastante, a pesar de que la tormenta amenazaba con tornarse inacabable.
Las luces se apagaron de golpe.
—¡No me hagan bromas pesadas! —Chilló Oriana— ¡Enciendan los veladores otra vez, malditas! —y asustada, ella misma tanteó sobre las mesitas para encontrar las perillas.
Sólo encontró las manos de sus amigas, haciendo lo propio.
—¡Yo no apagué nada, boba! —protestó Camila.
—¡Se habrá cortado la luz! —supuso Martina.
Y así era nomás. Demasiada electricidad haciendo travesuras en el cielo y nada allí —en la casa— donde tanto se la necesitaba en esos momentos...
Oriana se echó a llorar, desconsolada.
—¡Tengo miedo! ¡Hay que ir a

Documentos relacionados

  • Socorro 10 elsa bonnerman
    900 palabras | 4 páginas
  • Ley De Manos Muertas
    879 palabras | 4 páginas
  • Resumen De La Pelicula Elsa y Fred
    648 palabras | 3 páginas
  • Costos- Mano De Obra
    2719 palabras | 11 páginas
  • Cuento Tatuaje Más Tareas
    934 palabras | 4 páginas
  • Cuento "Manos" De Elsa Bornemann
    1587 palabras | 7 páginas
  • Proyecto Lavado De Manos
    1177 palabras | 5 páginas
  • Lavado de manos universal
    6756 palabras | 27 páginas
  • Instituto de manos muertas
    759 palabras | 4 páginas
  • Cuento El Hada De Las Manos Limpias
    960 palabras | 4 páginas