El gigante egoísta de edgar allan poe

1554 palabras 7 páginas
EL GIGANTE EGOÍSTA Todas las tardes, según salían de la escuela, los niños iban a jugar al jardín del Gigante. Era un jardín grande, precioso, de suave hierba verde. Flores hermosas como estrellas salpicaban la hierba y doce melocotoneros florecían en primavera en delicados tonos rosa y perla, y daban sabrosa fruta en el otoño. Los pájaros se posaban en los árboles y cantaban con tanta dulzura que los niños detenían sus juegos para escucharlos. -¡Qué bien lo pasamos aquí! –se decían unos a otros. Un día regresó el gigante. Había ido a visitar a su amigo el ogro de Cornualles y allí se había quedado siete años. Cuando transcurrieron los siete años ya había dicho todo lo que tenía que decir, porque no era muy hablador, y decidió regresar a …ver más…
Era un espectáculo encantador. Sólo en un rincón seguía siendo invierno. Era el rincón más alejado del jardín, y en él había un niñito. Era tan pequeño que no llegaba a las ramas del árbol, y no hacía sino dar vueltas alrededor, llorando amargamente. El pobre árbol seguía todo cubierto de escarcha y nieve, y el viento del norte soplaba y rugía sobre su copa. -¡Súbete, pequeño! –dijo el árbol, e inclinó las ramas todo lo que pudo; pero el niño era demasiado pequeño. Y el corazón del Gigante se conmovió al ver la escena.

2

-¡Qué egoísta he sido! –dijo-. Ahora veo por qué no llegaba aquí la primavera. Subiré a ese pobre pequeño a la copa del árbol, derribaré luego el muro y en mi jardín jugarán los niños eternamente. La verdad es que sentía mucho lo que había hecho. Bajó, pues, sigilosamente las escaleras, abrió sin ruido la puerta principal y salió al jardín. Pero al verlo, los niños quedaron tan aterrados que todos escaparon a la carrera, y en el jardín volvió a ser invierno. Sólo el pequeño se quedó quieto, porque tenía los ojos tan llenos de lágrimas que no vio acercarse al Gigante. Y el Gigante se puso sin hacer ruido detrás de él, lo cogió suavemente con la mano y lo puso en el árbol. El árbol floreció al instante, y llegaron los pájaros y se posaron en las ramas entre trinos, y el pequeño abrió los brazos y los echó al cuello del Gigante y le dio un beso. Y

Documentos relacionados

  • Analisis El Cuervo Edgar Allan Poe
    1155 palabras | 5 páginas
  • Antologia de edgar allan poe
    1406 palabras | 6 páginas
  • Ensayo sobre el gato negro de edgar allan poe
    1595 palabras | 7 páginas
  • El Cuervo Edgar Allan Poe
    1402 palabras | 6 páginas
  • Ensayo; el cuervo - edgar allan poe
    1014 palabras | 5 páginas
  • “El corazón delator” de edgar allan poe.
    1086 palabras | 5 páginas
  • Resumen De El Gato Negro Por Edgar Allan Poe
    724 palabras | 3 páginas
  • Ensayo sobre el gato negro de edgar allan poe
    1584 palabras | 7 páginas
  • Edgar allan poe el gato negro
    694 palabras | 3 páginas
  • El Gato Negro - Edgar Allan Poé
    755 palabras | 4 páginas