El hombre que lloro

3797 palabras 16 páginas
El hombre que lloró
A la escasa luz del tablero el teniente Ontiveros vio las lágrimas cayendo por el rostro del distinguido Juvenal Gómez, y se asombró de verlas. El distinguido Juvenal Gómez iba supuestamente destinado a San Cristóbal, y el teniente Ontiveros sabía que hasta unas horas antes Juvenal Gómez había sido, según afirmaba su cédula, el ciudadano Alirio Rodríguez, comerciante y natural de Maracaibo, y sabía además que Juvenal Gómez y Alirio Rodríguez eran en verdad Régulo Llamozas, un hombre de corazón firme y nervios duros, de quien nadie podía esperar reacción tan insólita. El teniente Ontiveros no hizo el menor comentario. Las lágrimas corrían por el rostro cetrino, de pómulos anchos, con tanta abundancia y en forma
…ver más…
Era la estampa de la alegría.

Para Régulo Llamozas, un hombre que se jugaba la vida a conciencia, ver el espectáculo de ese niño entregado con tal pasión a su juego era un deslumbramiento. Por primera vez en tres meses tenía una emoción desligada de su tarea. A través del niño la vida se le presentaba en su aspecto más común y constante, tal como era ella para la generalidad de las gentes; y eso le producía sensaciones extrañas, un tanto perturbadoras. Todavía, sin embargo, no se daba cuenta de la fuerza con que esa imagen iba a remover su alma.
La barloventeña volvió a entrar en la Quinta Mercedes. Estaba ella cerrando la puerta tras sí cuando a las espaldas de Régulo sonó el teléfono. No esperaba llamada alguna. Se sorprendió, pues, desgraciadamente, pero acudió al teléfono.
—¿Es ahí donde alquilan una habitación? –dijo una voz de hombre tan pronto Régulo había descolgado.
—Sí –respondió.
En el acto comprendió que ese simple “sí”, tan breve y tan fácil de decir, había sido tembloroso. El era un hombre duro, y además con idea clara de su función y de los peligros que se desprendían de ella. Nadie sabía eso mejor que él mismo. Pero ahora estaba frente a la realidad; había llegado al punto que había estado esperando desde hacía tres meses.
—Entonces voy a verla dentro de una hora –dijo la voz.
—Está bien; lo espero –contestó Régulo, tratando de dominarse.
Colgó, y en ese momento sintió

Documentos relacionados

  • Ensayo, El Día Que Nietzsche Lloró
    1341 palabras | 6 páginas
  • Que es el hombre
    974 palabras | 4 páginas
  • El Hombre Que Calculaba
    1517 palabras | 7 páginas
  • El Hombre Que Calculaba
    647 palabras | 3 páginas
  • El Hombre Que Habla, El Hombre Que Escribe. Comunicación
    2206 palabras | 9 páginas
  • Reseña de "el día que nietzsche lloró"
    678 palabras | 3 páginas
  • Ensayo que es el hombre
    1240 palabras | 6 páginas
  • El hombre que lloro
    1977 palabras | 8 páginas
  • El hombre que copiaba
    1284 palabras | 6 páginas
  • El hombre que calculaba
    1414 palabras | 6 páginas