El maestro de escuela

13690 palabras 55 páginas
El maestro de Escuela
Fernando González 1941
Homenaje a Thornton Wilder, el creador del drama eterno “Our Town”

Prólogo
Puedo decir que ésta es una de las obras que heredé de Manjarrés, pues yo estaba allí cuando murió, y tuve la corazonada de esculcarle los calzones y en el bolsillo de atrás hallé libretas de las que usan los carniceros para apuntar los fiados. Podría atreverme a decir que yo era el único que estaba allí. Me parece ver la habitación, la cama y el ataúd, y revivo el instante en que logré este libro. ¡Casi se va con él! Emilia la Planchadora fue la que esculcó y yo soy el que lo extrajo. Trata de la descomposición del yo, que es el ambiente; del fenómeno “grande hombre incomprendido”; de “la culpa”; de la psicología
…ver más…
Se trata del olfato. Los cegatones y duros de oído comprendemos por medio del olfato. Ir detrás de un ataúd ocupado, oliendo y analizando: he ahí la felicidad. El cura de..., al que serví de monacillo, tenía gracia para enterrar: la voz llena
2 © 2002 | Corporación Fernando González - Otraparte

www.otraparte.org y la potencia de la figuración contrastaban con el cadáver y los deudos; eran burla a la mentira de ellos. Si pesaran un cadáver y compararan su peso con el del cliente cuando agonizaba, comprenderían que vida es movimiento vibratorio que solivia. El infierno es la total pesantez y la infinita duración. “Me siento ligero”; “me produce sensación de ligereza”; “el tiempo vuela”: frases que se escuchan en la felicidad. “¡Qué largas las horas!”, exclama el pecador o enfermo. No digan que se trata de los gases de la putrefacción, pues no bastan para la diferencia de peso entre el vivo y el muerto. Además, hay el hecho de que la diferencia está en relación directa con la genialidad, es decir, que la mayoría se pudren completamente: sus cadáveres son la misma cantidad que cuando respiraban. En el Cielo, morada de los genios, no hay gravedad ni duración, y en el infierno..., etc.

3
Manjarrés era más bien alto; las piernas muy largas y flacas. Pero se le veía que había nacido para gordo: era un enflaquecido, flacura de maestro de escuela; no

Documentos relacionados

  • ensayo el arte de ser maestro
    1182 palabras | 5 páginas
  • El maestro clave de la enseñanza
    884 palabras | 4 páginas
  • Altamirano ("el maestro de escuela"), arnaut y bazant ("la popularidad del magisterio")
    1974 palabras | 8 páginas
  • El maestro de esgrima. resumen
    1225 palabras | 5 páginas
  • el valor de ser maestro
    3351 palabras | 14 páginas
  • El gremio de maestros de primeras letras
    1434 palabras | 6 páginas
  • Los retos del maestro de escuela secundaria en el trabajo con adolescentes
    671 palabras | 3 páginas
  • Eduardo Mercado El Oficio De Ser Maestro Practicas, Procesos Rituales En La Escuela Normal
    1425 palabras | 6 páginas
  • El maestro y la escuela en la antigua roma
    1482 palabras | 6 páginas
  • La Escuela, El Maestro Y Su Desempeño Profesional
    2642 palabras | 11 páginas