El viaje mítico de theo en un crimen entre psicólogos

4615 palabras 19 páginas
El viaje mítico de Theo en “Un crimen entre psicólogos” de Camilo Pérez de Arce

Pablo Mateluna
Profesor de estado en castellano y licenciado en educación

En el siguiente punto analizaremos al protagonista de la novela escrita por Camilo Pérez de Arce “Un crimen entre sicólogos”, novela ambientada en el Nueva York de mediados de siglo XX, en donde se comete un asesinato que llevará a Theo a investigar cómo y quién desarrolló el crimen. Escrito totalmente en Chile, Camilo Pérez de Arce le dio un toque cosmopolita a la literatura de enigma chilena, también viéndolo a partir de su seudónimo, cuya anglificación de su nombre dio como resultado James Endhard, publicando un acotado número de obras, destacando la analizada a continuación por
…ver más…
Lo caracterizamos como maestro dentro del relato ya que es él quien obliga a Dick a presenciar la conferencia y es éste quien toma la iniciativa de investigar el hecho, en pocas palabras, es Theo quien a través de la asistencia a la conferencia hace el llamado, ya que la investigación es la consecuencia de este viaje, Dick relata de la siguiente forma su obligación de asistir a la exposición del profesor:

“hacía en esa fecha- lunes 7 de junio de 1941- algo más de tres años que yo servía a Theo en calidad de secretario, y nunca, en ese dilatado espacio de tiempo, me había jugado una broma tan pesada como ésta de llevarme a escuchar la disertación que el profesor Hartley haría sobre las grandes emociones” (Pérez de Arce, 1989)

Theo lleva obligado a Dick a la conferencia, demostrando su cualidad de jefe y ex maîtres d´hotel de Nueva York, cuyas características lo relacionan con la psicología. Si bien Theo es el despertador de la aventura, a través de este hecho la despierta para sí mismo y para Dick, posteriormente llamando a la aventura al cuerpo policial. Theo se transforma en despertador de la aventura a través de la acción de acudir a la conferencia ya que:

“Theo fue durante largos años el más perfecto y afamado de los maîtres d´hotel de Nueva York, y es sabido que todos los maîtres son sicólogos”.

Documentos relacionados