Esa extraña cita

790 palabras 4 páginas
Esa extraña cita

Autor: Daniel Rosas Ambientación (Escenarios): Departamento de Mariano, dos ambientes amplios y un ventanal donde se disfruta de un parque con lago desde el comedor. Es la primera cita que tiene con su compañera de estudios Camila, hacía tiempo que Mariano entablaba conversaciones con ella, pero nunca concretaba una cita.

Personajes: Mariano, Elizabeth y Camila

Mariano no se atrevía a invitar a Camila. Aunque, desde que la conoció, había escuchado más veces un SÍ que un NO por parte de ella. Por ejemplo ella aceptaba siempre ir ayudarle a escoger el regalo de cumpleaños para Elizabeth o a ir con él y Elizabeth a la playa un fin de semana. Aunque una vez, cuando le pidió que lo acompañe a la playa a él
…ver más…
Bienvenida, me alegro de verte, pasa.
Camila: (un poco despistada, mirando sobre el hombro de Mariano extrañada como si buscara a alguien.)
-Hola! -Con una sonrisa que se le veían los dientes, le entrega una botella-. He traído el vino.
Mariano:
-No hacía falta , pero gracias de todas maneras. ¿Lo bebemos ahora?
Camila:
-Vale.
Mariano llena las copas y se sientan en el sofá junto al gran ventanal.
Camila: (alzando la copa para brindar)
-Pero qué vista más bonita tienes, y qué hermosa está la noche…
Mariano: devolviendo el gesto
-Brindemos por eso, por la noche; ¡salud!
Camila: ¿Y tu hermana? Pensé que ella cenaría con nosotros.
Mariano: Ah. -un poco sorprendido y buscando palabras para contestarle-. ¡Elizabeth! -gritando un poco como si en realidad dijera “¿Qué?”-

Elizabeth: Ya voy….
Los tres chocaron copas y con un mando a distancia Mariano pone música desde su iPod. De repente la luz se corta y juntos comienzan a llenar la sala de velas. Mariano estaba un poco ebrio. Sirve la comida y mientras comían le pregunta a Camila:
Mariano:
-¿Crees en las casualidades?
Camila:
-No, creo en el destino…
Mariano:
-¿Te puedo besar? Es que si no, voy arrepentirme el día de mañana sin saber qué hubiese pasado…
Camila: Sonrojada, con un suspiro que inspiraba duda , se quedó callada -mirando a Camila un rato hasta que esta movió la cabeza de arriba a abajo tenuemente como si es que le estuviera dando permiso a Camila de besar a su hermano-.

Documentos relacionados

  • Esa Extraña Verguenza
    1129 palabras | 5 páginas
  • Citas
    4240 palabras | 17 páginas
  • citas textuales anorexia
    1196 palabras | 5 páginas
  • Cita textual
    2494 palabras | 10 páginas
  • Citas
    13863 palabras | 56 páginas
  • La Extraña Dama Inglesa
    3724 palabras | 15 páginas
  • citas textuales
    1231 palabras | 5 páginas
  • Citas Textuales
    1468 palabras | 6 páginas
  • Citas
    708 palabras | 3 páginas
  • Las fuerzas extrañas: la metamúsica
    1767 palabras | 8 páginas