Guion Príncipe Y Mendigo

2737 palabras 11 páginas
NARRADOR: Hace más de trescientos años en Londres, un día del segundo cuarto del siglo XVI, nació un hijo a una familia pobre, de apellido Canty, que no deseaba tenerlo. El mismo día nació otro niño inglés en una familia rica, de apellido Tudor, que lo deseaba. Lo deseaba Inglaterra. Este país lo había deseado ardientemente durante mucho tiempo, y se lo había pedido a Dios con oraciones. Ahora que había nacido, el pueblo estaba loco de regocijo. Personas que eran simples conocidas se abrazaban. No hubo nadie que no festejara, ricos y pobres, banqueteaban, danzaban, cantaban y se ponían alegres. Londres era de día digna de verse, con alegres banderas ondeando en todos los balcones, mientras recorrían las calles cortejos. No se hablaba en …ver más…
(se llevo al príncipe Eduardo a la casa)
En el despacho del príncipe quedó Thomas, se observó, en todas las posturas delante del espejo, maravillado de su propia elegancia, luego se paseó, imitando al príncipe, sin dejar de mirarse en el espejo. Después desenvainó la espada, se inclinó, besó su hoja y la colocó cruzada sobre su pecho, tal como lo había visto hacer cinco o seis semanas antes, a modo de saludo, al teniente de la Torre a un noble caballero, en el momento de hacerle entrega de dos prisioneros: los grandes lores de Norfolk y de Surrey. Tomás jugó con el puñal cuajado de piedras preciosas que colgaba sobre su muslo, examinó los costosos adornos del salón, se sentó en una de las sillas, y pensó en el orgullo que le produciría el que la pandilla del Callejón de las Piltrafas pudiera contemplarlo en toda su grandeza.
(De pronto entra lady Juana grey y se abalanza sobre el príncipe).
LADY JUANA GREY: Pasa algo señor mio?
MENDIGO: –Debo decirte la verdad, yo no soy ningún señor, sino únicamente el pobre Tomás Canty, del Callejón de las Piltrafas, en la City. Por favor, yo te suplico que me lleves a donde está el príncipe, para que él me devuelva mis harapos y dejarme marchar de aquí sin sufrir daño alguno. ¡Apiádate de mí y sálvame!
(En eso ya se había arrodillado)
Mientras él permanecía en el suelo mudo de terror, volaban por el palacio terribles noticias. De lacayo a lacayo, de gran señor a gran dama, de piso en piso y de salón en salón, entre

Documentos relacionados

  • Pobres, mendigos y vagabundos
    1221 palabras | 5 páginas
  • Ideas principales del libro el principe y el mendigo
    1315 palabras | 6 páginas
  • El Principe Y El Mendigo De Mark Twain.
    1087 palabras | 5 páginas
  • Prueba el principe y el mendigo
    828 palabras | 4 páginas
  • El Principe Y El Mendigo Monografia
    4980 palabras | 20 páginas
  • Resumen del principe y el mendigo
    6743 palabras | 27 páginas
  • Guion Romeo Y Julieta
    1406 palabras | 6 páginas
  • El Principe Y El Mendigo
    927 palabras | 4 páginas
  • El Principe Y El Mendigo
    15345 palabras | 62 páginas
  • Reseña del libro el principe y el mendigo
    742 palabras | 3 páginas