Guion cumbres borrascosas

2334 palabras 10 páginas
El ser humano es tornadizo como una veleta. Yo, que había resuelto mantenerme al margen de toda sociedad humana y que agradecía a mi buena estrella el haber venido a parar a un sitio donde mis propósitos podían realizarse plenamente; yo, desdichado de mí, me vi obligado a arriar bandera después de aburrirme mortalmente durante toda la tarde, y, pretextando interés por conocer detalles relativos a mi alojamiento, pedí a la señora Dean, cuando me trajo la cena, que se sentase un momento con el propósito de entablar con ella una plática que me animase o me acabara de aburrir.
-Usted vive aquí hace mucho tiempo -empecé-. Me dijo que dieciséis años, ¿no?
-Dieciocho, señor. Vine al servicio de la señora, cuando se casó. Al faltar la señora, el
…ver más…
Pero está usted tiritando de frío y es necesario que le prepare algo para reaccionar.
Y la buena señora salió apresuradamente. Me acomodé al lado de la lumbre. Tenía la cabeza ardiendo y el resto del cuerpo helado. Estaba excitado y sentía los nervios tensísimos. No dejaba de inquietarme el pensar en las consecuencias que pudieran tener para mi salud los incidentes de aquella visita a «Cumbres Borrascosas».
El ama de llaves volvió enseguida, trayendo un tazón humeante y un costurero. Colocó la vasija en la repisa de la chimenea y se sentó, con aire de satisfacción, motivada sin duda por hallar un señor tan partidario de la confianza.
Antes de instalarme aquí -comenzó, sin esperar que yo volviese a invitarla a contarme la historia-, residí casi siempre en «Cumbres Borrascosas». Mi madre había criado a Hindley Earnshaw, el padre de Hareton, y yo solía jugar con los niños. Andaba por toda la finca, ayudaba a las faenas y hacía los recados que me ordenaban. Una hermosa mañana de verano -recuerdo que era a punto de comenzar la siega- el señor Earnshaw, el amo antiguo, bajó la escalera con su ropa de viaje, dio instrucciones a José sobre las tareas del día, y dirigiéndose a Hindley, a Catalina y a mí, que desayunábamos juntos, preguntó a su hijo:
-¿Qué quieres que te traiga de Liverpool, pequeño? Elige lo que quieras, con tal de que no abulte mucho, porque tengo que ir y volver a pie, y son sesenta millas de caminata...
Hindley le pidió un violín, y

Documentos relacionados

  • Cumbres ambientales
    1484 palabras | 6 páginas
  • Ensayo De Cumbres Borrascosas
    1043 palabras | 5 páginas
  • Cumbres ambientales
    1490 palabras | 6 páginas
  • Resumen De Cumbres Borrascosas
    4639 palabras | 19 páginas
  • Taller Cumbres De La Tierra
    732 palabras | 3 páginas
  • Trabajo Cumbres Borrascosas
    4785 palabras | 20 páginas
  • Cumbres ambientales
    732 palabras | 3 páginas
  • Resumen Cumbre Del G20
    1555 palabras | 7 páginas
  • Tratados y cumbres ambientales
    767 palabras | 4 páginas
  • Cumbres borrascosas emily bronte
    3483 palabras | 14 páginas