Issicha puytu

3558 palabras 15 páginas
lssicha Puytu En un ayllu había una mujer hermosa, muy hermosa, cuya belleza deslumbraba. Su nombre era lssicha Puytu. Llegó su turno de la mita, del servicio en la casa del Señor de la región, del Curaca. Fue a cumplir su turno, y no volvió. El curaca la hizo quedar, no quiso soltarla; le dijo:
-Vivirás conmigo.
-Bien —dijo ella. Y se quedó en la casa del señor. Vivió con él.
El curaca mandó que le quitaran toda la ropa a su nueva amante, a lssicha Puytu. La hizo vestir con la ropa de las matronas, de las principales. Ella tenía trenzas. Y sus trenzas las mandó peinar como se peina la cabellera de las soberanas. Con grandes prendedores de plata le hizo adornar la cabeza; extremó su amor el curaca en estas cosas. La hizo vestir con
…ver más…
Los hermanos se levantaron, fueron hacia ella y le dijeron:
-Cómo te encuentras, hermana? ¿Dónde estás? No volviste a nuestra casa. Cualquiera que haya sido tu suerte, debiste avisar, hermana. Nuestros padres te enviaron con nosotros este fiambre.
-Tú, mozo mugriento, tú no eres mi hermano —contestó ella-. ¿De dónde, y por qué queréis ser mis hermanos?
—Nuestra madre está llorando por ti —contestaron ellos.
- ¿Y quién había sido mi madre? —volvió a preguntar lssicha Puytu.
- ¿No te acuerdas de nuestros padres? —preguntaron los hermanos.
-De dónde y por qué pretendéis reconocerme? ¿Acaso soy de vuestra clase? Porque me veis en alta condición queréis haceros pasar como mis parientes —dijo ella con gran altivez. Recibió el fiambre que le habían enviado sus padres y lo arrojó a la cara de sus hermanos.
-Cómo me habéis traído esto? ¿Soy acaso de las que comen esas cosas? —les gritó con el mayor desprecio.
Al oír estas palabras, los hermanos se marcharon; volvieron a su casa. Llegaron donde estaban sus padres.
-Me enviasteis a preguntar por vuestra hija —habló el mayor de los hermanos-. Nos ha recibido con desprecio. No quiso reconocernos. “Mozos tan mugrientos pretendéis haceros pasar por mis hermanos?”, nos dijo.
-No es posible que mi hija haya hablado de ese modo
—contestaron el padre y la madre.
-Aun la comida que le enviaste nos arrojó a la cara. No se acuerda de nuestra casa.
Y así, minuciosamente, hicieron el relato de la

Documentos relacionados

  • issicha puytu
    1355 palabras | 6 páginas
  • Las barba de ñire
    3458 palabras | 14 páginas