Kuya kuya

9045 palabras 37 páginas
KUYA KUYA
De Óscar Colchado Lucio

LOS SÁBADOS y domingos como no había estudio, mi mamita me mandaba por abajo, por Cajón, a pastear mis cabras y mis dos borreguitas que teníamos… Botado sobre la huaylla paraba yo por ahí todito el día, durmiéndome a ratos o si no juegue y juegue con el sol, probando la resistencia de mi vista. De lo cerrados que estaban mis ojos, poquito a poco los iba abriendo, aguantando aguantando el chorro de luz que con fuerza se quería meter. A veces aunque sea lagrimeando lograba como sea vencerlo, ¡qué caray! Ahí era cuando el sol desparramaba sus colores: azulitos, rojos, medio verdes, morados, toda laya; hasta colores que nunca había visto. Después cuando cerraba mis ojos, así nomás los colores no
…ver más…
Por eso juntando estoy algunos centavitos, para hacerlo decir de una vez su misa el día de Todos los Santos… así hablando que estaba, yo me volvía a dormir; de rato en rato, ¿Me oyes? ¿Me oyes?, sentía que me codeaba. Sí, seguramente le respondía entre mi sueño, y ella estaría dale y dale quién sabe hasta qué hora. Quien no despertaba por más que se cayera la casa era mi hermano Lupo. Como pagado roncaba ahí a mi lado. El era el único que sabía mi sufrimiento por ti. Y cada que yo le daba cólera o peleábamos, de vengativo me decía, Cojudo, carajo, crees que la Floria te va a querer? Ella aborrece a los paliacos, bienecho. Así diciendo, dándome un puntapié se corría. Verdad, todos en la escuela me decían Paliaco desde que el profesor Alicho me pusiera ese sobrenombre, dizque porque era yo flaquito y medio trompudo, como esos zorritos que bajan de la puna y a veces los pescamos con las orejitas paradas aguaitando los corrales desde un altito. Sólo tú me llamabas por mi nombre, pero no por cariño seguro, creo que por distanciarte de mí más bien…

“QUE NOMAS hiciera para robarme su corazón de la Floria”, me acuerdo que estuve piense y piense más de una semana, “Tal vez dándole una prenda de recuerdo”, me dije, “Pero qué nomás“… Para ver qué me decían otros, pregunté al Eusebio en la escuela, qué le compraría él a su china si estuviera enamorado. Una casa, me dijo sin darme importancia y corrió a patear una pelota que asomó

Documentos relacionados

  • Cantos En q'Eqchi'
    989 palabras | 5 páginas
  • ANÁLISIS Y COMENTARIOS DE “VIVA LUIS PARDO”
    930 palabras | 4 páginas
  • Cancionero de FASTA
    8717 palabras | 35 páginas
  • Cuentos En Quiche
    4029 palabras | 17 páginas