LA CULPA ANTONIO DAL MASETTO

1576 palabras 7 páginas
César está viajando a Brasil y las primeras páginas de la novela lo encuentran cruzando a pie ese puente que separa una tierra de la otra. El motivo del viaje es revivir otro viaje anterior donde iba acompañado por Lucía, su pareja, a casi diecisiete años de su secuestro y desaparición. En esa ruta al pasado César recreará a Lucía en su memoria y se encontrará con personajes locales que lo ayudarán a ir descifrando el verdadero motivo que guía su viaje. César no es un turista, mira esa tierra de playas y morros, y entre la vegetación exuberante puede ver toda la violencia que amenaza allí contenida. Cada vida que habita ese paraje costero guarda un secreto que en ningún momento se hará explícito. Hay relatos, como el de la historia del …ver más…
Una historia lineal, de aparente “fácil” lectura pero que resulta una profunda reflexión sobre la existencia, sobre el sufrimiento: “Esas luces se le antojaron como parpadeos de dolor. ‘El dolor gratuito de los humanos’, pensó”.
Esos “diecisiete años atrás” los vivió con una joven, Lucía, a la que doblaba la edad. El paraje donde ambos pasaron un cierto tiempo es un lugar ubicado al sur del Brasil, próximo al mar. A él regresa luego de que se separara de la joven y que ésta desapareciera, una víctima más de la ominosa dictadura militar argentina de los ’70.
Dal Masetto, artista maduro, evita caer en el lugar casi común de la recurrente apelación a los años negros que soportara Argentina. En realidad el dato histórico sirve como revulsivo para la culpa que carga César, quien llega a ese pueblo perdido del sur brasileño buscando resolver las preguntas que no termina de hacerse, darse las respuestas que en todos esos años no ha podido encontrar.
Lo que sí encuentra es un mundo diferente. Allí están el Panadero, el librero, la dueña de la pensión, el joven Paulo, los adherentes a la religión yoruba y a la deidad Yemanyá, y hasta una historia de sangre –el asesinato de un joven- generada por amores no correspondidos.

En el lugar idílico. Todo, y todos, parecen haberlo estado aguardando en ese lugar idílico. Pero allí, pese a que lo intenta de distintas maneras, César no termina de encajar, de volverse “ellos”, sin duda porque la carga que lleva encima no los incluye y

Documentos relacionados