La Gran Piedra Del Jardin De Jose Agustin

2433 palabras 10 páginas
L a gran sorpresa en casa de Pascual fue que su familia salió de vacaciones y él encontró las llaves del bar. Ya estaban ahí Ricardo, fumando como loco, Hugo y Óscar: dos amigos de Pas-cual y conocidos míos. Tras los saludos de rigor, Pascual esperó un instante de silencio para proceder solemnemente con el saqueo. Todos estábamos entusiasmadísimos, porque aparte de las botellas había varios cartones de Phillip Morris. Pero Pascual dijo que no tocáramos los cigarros porque, de saberlo, su padre se pondría furioso. Eso nos descorazonó un poco, pero volvimos a entusiasmarnos cuando Pascual sacó una botella de brandy no malo porque dice solera. Luego meditó que su padre se daría cuenta por lo mismo y buscó otra botella.

Un proceso similar
…ver más…
Hugo, Ricardo y Óscar estaban en perfecto silencio, sin despegar los ojos.
—¡Qué emoción; grazna, Pascual! —comenté con la voz demasiado chillona, lo cual me delató: pretendía darme aires de entendido. Afortunadamente, ninguno se dio cuenta. Cómo iban a darse cuenta. Continuaban silenciosos bebiendo sorbitos y fumando como apaches. Ante la perspectiva de formar parte del coro de exclamaciones, me estiré para tomar una revista e iniciar la ronda a mi manera. Muy interesante tórax.

Perfecta conformación craneana. Etcétera. Me miraron sorprendidos, mientras yo torcía mis imaginarios mostachos.
—Déjenlo, está loquito —al fin graznó Pas-cual. Y entonces ellos iniciaron los mira, uh, zas, qué bruto, bolas, rájale, guau, mamasota.
Al poco rato, Ricardo, mareado del todo, acabó durmiendo casi sobre Pascual, que seguía atentísimo viendo los cuerazos. Hugo y Óscar, tras tomar sendas revistas, fueron a los sillones para gozarlas. Pascual bebía cada vez más rápido, estaba muy colorado; después se levantó, siempre con su revista, y se fue por el pasillo. Supuse que iba a vomitar. Ricardo dormía en el sofá, con sonoridades aparatosas. Hugo se había quedado quieto, viendo el vacío, un poco triste. Óscar dejó su revista, y entre eructos, inconscientemente se exprimía los barros. Siempre me ha causado repulsión ver a alguien en esos menesteres y sobre todo a Óscar: es un barro andante.
Perfectamente aburrido, y aún no ebrio,

Documentos relacionados

  • Monografía de ometepec
    4305 palabras | 18 páginas
  • De perfi, jose agustín
    814 palabras | 4 páginas
  • Monumentos toluca
    1444 palabras | 6 páginas
  • historia de cajititlan
    3737 palabras | 15 páginas
  • Caracteristicas de morelia
    4476 palabras | 18 páginas
  • Caracteristicas de morelia
    4466 palabras | 18 páginas
  • Los 7 barrios de San Luis Potosí
    3163 palabras | 13 páginas
  • Potencial Turístico En Venezuela
    2951 palabras | 12 páginas
  • Contexto Historico Miguel Cervantes De Saavedra
    1034 palabras | 5 páginas
  • Monografia de taxco
    3979 palabras | 16 páginas