La Metamorfosis de Ovidio, editorial Vicens Vives; respuestas completas.

8500 palabras 35 páginas
GUÍA DE LECTURA

1.1
a)
El Universo antes de la creación era una maraña descomunal, el Caos, donde no existían el hombre ni los animales, ni el sol ni las estrellas, ni se podían distinguir la noche del día o el fuego del agua. Su aparición de atribuye a un dios cuyo nombre desconocemos. Los hombres fueron creados para gobernar a las demás criaturas sobre la faz del mundo, para que un ser consciente de sí mismo pudiera disfrutar de todos los milagros de esta creación. El ser humano razona, piensa y es consciente de sí mismo, además tiene el poder de observar la belleza con una interpretación más detallada en cada trazo del planeta.

b) Urano los rechaza porque creía que si sus hijos quedaban libres, algún día tratarían
…ver más…
d) Licaón lo acepta como invitado porque desde hacía algunos días, la gente de la Arcadia decía que Júpiter estaba por aquel reino, disfrazado de un hombre más. Licaón pretende descubrir si su huésped es en realidad un simple mendigo o si es Júpiter disfrazado de un campesino humilde, pues el rey sabe perfectamente que Júpiter nunca comería carne humana. El lobo sería tan sanguinario porque habría heredado esta característica del rey, de su forma de ser, cruel y miserable; su pasión se encontraría en la caza y en la muerte.

e) Deucalión y Pirra consiguen salvarse gracias a que el primero construye un arca siguiendo las órdenes de su padre Prometeo (quien poseía el don de la adivinación) antes de que el diluvio comenzase, pudiendo ser así los únicos supervivientes de la catástrofe y cumpliendo con los planes de Zeus. Es bastante similar a la historia de Noé, teniendo éste que construir para poder también sobrevivir del diluvio enviado por Dios, acompañado de su esposa y de especies animales.

f) Temis les dice a Deucalión y a Pirra que ellos son los elegidos de Júpiter para repoblar el mundo y que debían lanzar a sus espaldas los huesos de su madre para que, de esta forma, la humanidad puediera renacer, pero siempre sin girar la cabeza para observar el proceso, pues los mortales no debían ver esas cosas. Deucalión y Pirra se muestran ciertamente

Documentos relacionados