La desdicha de ser un sirviente

688 palabras 3 páginas
La desdicha de ser un sirviente
Autor: Humberto Ibarra Córdova
En un tribunal de la ciudad,
A un famoso delincuente presentaron,
En presencia de la alta sociedad
Por homicida y ladrón lo condenaron.

-¿Qué se debe hacer con este hombre
Que es un ladrón y asesino?
¡Que lo maten! contesto la sociedad,
Un hombre como ese debe morir,
Y debe morir porque atenta contra nuestras vidas

El juez dicta la sentencia y a muerte lo condena
Después de condenarlo el juez se le acercó
Y haciendo alarde de su cobardía con voz de burla e ironía
Al reo condenado pregunto:

¿No te arrepientes de lo hecho?,
¿Quisieras ser mejor hombre bueno?
El acusado se puso de pie
Alzó la cara y miro al juez para decirle:

¡Vaya! que pregunta señor
…ver más…
Esa mujer de quien estoy hablando,
Esa mujer señores de la sociedad,
Esa pobre que mataron sin piedad,
Era nada mas y nada menos, que mi madre.

Mi madre malditos,
Mi madre vampiros,
Mi madre cobardes,
Mi madre,
Mi madre que murió desesperadamente
En aquella celda que aun veo todavía.

Pero mi maldad no vino ahí señor juez se lo aseguro
Mi maldad vino después
Cuando una tarde hallé a un niño que lloraba y se quejaba,
Era un niño que tirado en un andamio frío llamando a su mama se deshacía
Corrí hacia él rápidamente
Quise hablarle pero ya no pude porque a la hora de levantarlo
Quedo entre mis manos y entre los brazos de la muerte.

Minutos después llego su madre
Con gritos de dolor y ojos de muerte
¡Señora!, le grite, ¿por que dejo que se muriera?
Y ella dijo “señor usted no sebe que los hijos de los criados,
Por ser pobres, estorban a los hijos de los ricos,
Yo soy la sirvienta de aquella casa mi trabajo es cuidar a los hijos de ellos y me prohíben cuidar al mío.

Entonces sí señor juez
Corrí, no como un perro hambriento,
Sino como un lobo rabioso
Que a la fuente de venganza va sediento.

Mate a los verdugos de mi madre, después vengue la muerte de aquel niño
Y ante la furia brutal de mi venganza he visto llorar y temblar a los cobardes.

Si digo así señor juez, es porque
Los hombres valientes no lloran ni tiemblan
Y saben reír tranquilamente
Aun

Documentos relacionados

  • Construccion De Un Ser Integral
    862 palabras | 4 páginas
  • La Necesidad De Un Ser Superior En La Vida Del Ser Humano
    3872 palabras | 16 páginas
  • La Existencia De Un Ser Supremo
    1311 palabras | 6 páginas
  • La Existencia De Un Ser Supremo
    1326 palabras | 6 páginas
  • Poema "la desdicha de ser sirviente"
    593 palabras | 3 páginas
  • Formación de un ser vivo
    1705 palabras | 7 páginas
  • La Voz De La Influencia: Ser Un Pequeño Timon
    613 palabras | 3 páginas
  • Hipotesis de como ser un buen jefe
    3564 palabras | 15 páginas
  • Consecuencias de ser un emo
    853 palabras | 4 páginas
  • La muerte de un ser querido
    1952 palabras | 8 páginas