La guerra para los mexicas

1594 palabras 7 páginas
- II -
Paralipómenos

Revista de España, tomo XXXVII, 28 de abril de 1874, pp. 289-318
No hay más cartas de D. Luis de Vargas que las que hemos transcrito. Nos quedaríamos, pues, sin averiguar el término que tuvieron estos amores, y esta sencilla y apasionada historia no acabaría, si un sujeto, perfectamente enterado de todo, no hubiese compuesto la relación que sigue.
* * *
Nadie extrañó en el lugar la indisposición de Pepita, ni menos pensó en buscarle una causa que sólo nosotros, ella, D. Luis, el señor deán y la discreta Antoñona, sabemos hasta lo presente.
Más bien hubieran podido extrañarse la vida alegre, las tertulias diarias y hasta los paseos campestres de Pepita, durante algún tiempo. El que volviese Pepita a su retiro
…ver más…

—139→
Sobre una antigua mesa de roble, sostenida por columnas salomónicas, se veía un contadorcillo o papelera con embutidos de concha, nácar, marfil y bronce, y muchos cajoncitos, donde guardaba Pepita cuentas y otros documentos. Sobre la misma mesa había dos vasos de porcelana con muchas flores. Colgadas en la pared había por último, algunas macetas de loza de la Cartuja sevillana, con geranio-hiedra y otras plantas, y tres jaulas doradas con canarios y jilgueros.
Aquella sala era el retiro de Pepita, donde no entraban de día sino el médico y el padre vicario, y donde a prima noche entraba sólo el aperador a dar sus cuentas. Aquella sala era y se llamaba el despacho.
Pepita estaba sentada, casi recostada en un sofá, delante del cual había un velador pequeño con varios libros.
Se acababa de levantar, y vestía una ligera bata de verano. Su cabello rubio, mal peinado aún, parecía más hermoso en su mismo desorden. Su cara, algo pálida y con ojeras, si bien llena de juventud, lozanía y frescura, parecía más bella con el mal que le robaba colores.
Pepita mostraba impaciencia; aguardaba a alguien. —140→
Al fin llegó y entró sin anunciarse la persona que aguardaba, que era el padre vicario.
Después de los saludos de costumbre, y arrellanado el padre vicario en una butaca al lado de Pepita, se entabló la conversación.
* * *
-Me alegro, hija mía, de que me hayas llamado; pero sin que

Documentos relacionados

  • La guerra para los mexicas
    1579 palabras | 7 páginas
  • Explicacion sobre el grito de dolores para niños de preescolar
    2652 palabras | 11 páginas
  • Organizacion militar de los aztecas
    3275 palabras | 14 páginas
  • México En Guerra
    2083 palabras | 9 páginas
  • Problemas socioeconomicos de mexico
    6049 palabras | 25 páginas
  • Acontecimientos de 1840 a 1876
    1757 palabras | 8 páginas
  • México De 1821 A 1910
    1833 palabras | 8 páginas
  • Línea Cronológica desde la Revolución industrial hasta la actualidad
    2209 palabras | 9 páginas
  • Sucesos ocurridos: mexico independiente
    7538 palabras | 31 páginas
  • La Guerra Entre Mexico y Estados Unidos
    1242 palabras | 5 páginas