Leyenda de la condesa acambaro

3962 palabras 16 páginas
Leyenda de la Condesa del Pedreguero de Acámbaro La tarde agonizaba, Acámbaro con profundo fervor religioso y con ejemplar veneración recordaba en aquellas últimas horas del Viernes Santo la muerte del Redentor.
Un verdadero río humano entraba y salía de los templos y con la plegaria en los labios y el luto en el corazón; los piadosos Acámbarenses santificaban en la mejor forma el día más sacrosanto del año.
Un hombre ingenuo y sencillo llamado Pantaleón volvía con el alma contraída hacia su casa. Dejando la ciudad a sus espaldas había cruzado el Río Lerma y estaba ya a las puertas de una vetusta mansión en donde lo ocupaban durante el día en el cultivo de los inmensos campos labrantíos, y donde prestaba servicio por las noches de
…ver más…
Fernando Alencastre Moroña y Silva.
Sea como fuere, la Condesa del Pedreguero estaba ya en la corte del Virrey de la Nueva España en la segunda década del siglo XVIII y brilló en la capital y aún en todo el Virreynato por todo el primer tercio de este siglo.
Durante este periodo muchas cosas malas decían de la Condesa del Pedreguero. Nadie se explicaba por qué artes había salido del anonimato más sobresaliente y brillante figura en la corte del Virrey de la Nueva España. Los que se decían bien informados, y también las lenguas maldicientes, aseguraban que aquellos títulos y honores, aquellas riquezas y aquel poderío, había comprado con su esplendorosa hermosura, que la verdad, nadie podía negar. A sus espaldas decían horrores; pero tan pronto se presentaba en los salones del palacio para asistir a los saraos que al estilo borbenico organizaba la corte, sellaban todos los labios, palidecían las damas de envidia y de lascivia.
Erguida ella entonces como un altivo pavo real y segura de su seducción y de su charme, paseaba triunfante por los salones, maravillada de recoco bisuterías importadas de Francia a través de la corte madrileña.
La condesa tenía atrevimiento inconcebibles en todos los órdenes, aún en la del terreno de la moda y de la etiqueta palaciega. Cuando las cabezas de damas y caballeros veían cubiertas por inmensas pelucas pintadas por polvos de harina y los labios de las damas estaban indefectiblemente pintadas de

Documentos relacionados

  • La leyenda de la llorona
    853 palabras | 4 páginas
  • El Divorcio De La Condesa
    859 palabras | 4 páginas
  • Caracteristicas De La Leyenda
    823 palabras | 4 páginas
  • La leyenda de la llorona
    846 palabras | 4 páginas
  • La leyenda de erith
    879 palabras | 4 páginas
  • La Leyenda De Erith
    825 palabras | 4 páginas
  • La Leyenda De La Nahuala
    765 palabras | 4 páginas
  • La leyenda de anachue
    892 palabras | 4 páginas
  • La Leyenda De La Nahuala
    754 palabras | 4 páginas
  • Las Leyendas De Tumbes
    797 palabras | 4 páginas