Los ódenes griegos y romanos

4708 palabras 19 páginas
Dórico, Jónico Corintio, Toscano y Compuesto.

-------------------------------------------------
LOS ÓRDENES GRIEGOS Y ROMANOS

El orden arquitectónico surge de la necesidad de fijar una relación entre cada una de las partes del edificio, consiguiendo definir un patrón estético que reproduzca el ideal de belleza del periodo histórico de qué se trate. Se reconocen y distinguen los diversos órdenes fundamentalmente por la forma de la columna, y por la de su capitel. Los griegos sólo utilizaron tres órdenes: Dórico, Jónico y Corintio. Los romanos tomaron los órdenes griegos y los transformaron, realizando su propia versión, a la vez que añadían dos más: Toscano (versión simplificada del Dórico) y Compuesto (combinación entre Jónico y
…ver más…
Estas normas fijas permiten añadir correcciones sucesivas sobre un mismo modelo, con el fin de obtener un edificio proporcionado y bello. Los órdenes suponen una forma de organización del edificio. Así pues, tres son los órdenes del mundo griego. Se forman en los llamados años oscuros de Grecia, anteriores al surgimiento de la democracia, y cuando el telón de la historia se levanta están ya perfectamente consolidados; orden dórico, orden jónico y orden corintio. Los templos griegos se construían bajo el elemental principio de la columna y el dintel.
Postes verticales (columnas o muros) sostenían dinteles horizontales (entablamentos o techos). Los primeros templos eran de madera y ladrillo de barro sobre cimientos de piedra. A finales del siglo VII A.C., la piedra, material más caro y duradero, empezó a convertirse en el material predilecto para tales edificios. Los únicos templos de los que se conservan restos importantes son los construidos en piedra. En éstos, los sillares que formaban los muros se colocaban sin argamasa alguna. Toscas piedras calizas se revestían regularmente con un enlucido para darles un aspecto uniforme. El mármol se alisaba con tanta perfección y minuciosidad que las uniones entre un bloque y otro eran apenas perceptibles. Los bloques contiguos se mantenían en su lugar debido sobretodo a la gravedad, pero también se utilizaban

Documentos relacionados

  • Los ódenes griegos y romanos
    4718 palabras | 19 páginas