Manzanita julio garmendia

3403 palabras 14 páginas
MANZANITA Julio Garmendia
CUANDO LLEGARON las grandes, olorosas y sonrosadas manzanas del
Norte, la Manzanita criolla se sintió perdida.
—¿Qué voy a hacer yo ahora –se lamentaba–, ahora que han llegado esas manzanas extranjeras tan bonitas y perfumadas? ¿Quién va a quererme a mí? ¿Quién va a querer llevarme, ni sembrarme, ni cuidarme, ni comerme ni siquiera en dulce?
La Manzanita se sintió perdida, y se puso a cavilar en un rincón. La gente entraba y salía de la frutería. Manzanita les oía decir:
—¡Qué preciosidad de manzanas! Déme una.
—Déme dos.
—Déme tres.
Una viejecita miraba con codicia a las brillantes y coloreadas norteñas; suspiró y dijo:
—Medio kilo de manzanitas criollas, marchante; ¡que no sean demasiado
agrias,
…ver más…
Mi piel puede ser dura y seca, pero por dentro me derrito como mantequilla.
En esto se desprendió un Cambur de uno de los racimos que colgaban del techo, y fue a caerle encima a la Guanábana. Pero la Guanábana no se irritó ni protestó, ni siquiera pareció darse cuenta de lo sucedido; es tan buena ella, que hasta las mismas espinas que la protegen por fuera, son tiernas a tal punto que un bebé puede aplastarlas con la yema de su dedito. Pero la Naranja también había acudido a consolar a Manzanita, y se puso amarilla de rabia –amarilla como un limón.
—Esos Cambures... –dijo desdeñosamente–. Siempre cayéndole a una encima.
—¿Qué se habrá creído la Naranja? –refunfuñó el Cambur–. Nada más que porque es redonda y amarilla, ya se cree el Sol.
La Naranja se puso aún más encendida, como fuego.
—Nosotros somos tan amarillos como ustedes –le gritó un contrahecho
Topocho pintón.
—Yo también soy amarillita –murmuró la Pomarrosa dentro de una cesta. —Sí, sí, amarilla –rieron los Nísperos–, pero hueles demasiado, te echaste encima todo el perfume.
—No les hagas caso, Pomarrosa –le dijo al oído la Parcha–. Ésos parecen papas; están envidiosos de tu color, y porque no huelen tanto como tú.
La Parcha Granadina, la señora Badea, había llorado también, y tenía la redonda cara más lisa y lustrosa que de costumbre.
—Oiga, señora Parcha –le dijeron unos Mamones–, ¿por qué no le pide prestada su pelusilla al Durazno, y se la unta en la cara para

Documentos relacionados

  • El Medico De Los Muertos De Julio Garmendia
    1412 palabras | 6 páginas
  • El Medico De Los Muertos De Julio Garmendia
    3284 palabras | 14 páginas
  • Analisis de pancha garmendia
    4391 palabras | 18 páginas
  • Julio cesar
    1813 palabras | 8 páginas
  • Julio Garmendia "La Hoja Que No Había Caído En Su Otoño"
    1419 palabras | 6 páginas
  • Manzanita JULIO GARMENDIA
    734 palabras | 3 páginas
  • Julio Comienza En Julio
    877 palabras | 4 páginas
  • Informe Sobre Julio Verne
    6018 palabras | 25 páginas
  • Obras Literarias De Julio Garmendia
    1913 palabras | 8 páginas
  • caso julio castrillon
    817 palabras | 4 páginas