Ornamento y delito y la arquitectura de la feo y lo ordinario o el tinglado decorado

854 palabras 4 páginas
ORNAMENTO Y DELITO Y LA ARQUITECTURA DE LO FEO Y LO ORDINARIO, O EL TINGLADO DECORADO.

Adolf Loos en su escrito de 1908 aborda el tema del ornamento en la arquitectura. En él aboga por su eliminación, justificándolo en base a tres aspectos: Uno ético, por ser el ornamento un síntoma de incultura; otro estético, pues supone la eliminación de aquello que oculta la esencia más pura de la arquitectura ( materia y forma); y un tercer aspecto que es el económico, pues se derivan costes innecesarios en mano de obra y materiales derrochados.

En el año 1972, Robert Venturi publica “Aprendiendo en Las Vegas”, donde en su parte II “La arquitectura de lo feo y lo ordinario, o el tinglado decorado” también trata sobre el ornamento en la
…ver más…
Alguien que viva en nuestro nivel cultural no puede crear ningún ornamento”. De esta forma da por hecho que el hombre moderno no aspira a una nueva superioridad artística que conlleve un tipo nuevo de ornamentación.

Venturi también se postula la comparar los edificios que sirven de ejemplo en su texto (Guild House y Crawford Manor), da por hecho que se hace uso de la ornamentación. Para ello afirma que “la arquitectura depende, para su percepción y creación, de la experiencia pasada y la asociación emotiva, y que estos elementos simbólicos y representativos suelen entrar en contradicción con la forma, la estructura y el programa a los que van asociados en el mismo edificio”, definiendo las dos manifestaciones principales de esta contradicción: el edificio “pato” y “el tinglado decorado”.

El edificio “pato”, que es el edificio singular, el símbolo, debe ser el referente de la arquitectura pues carece de ornamentación frívola. La definición de los espacios, la estructura y la forma, como nos presenta Venturi en su exposición de la Crawford Manor produce un “simbolismo implícito en la fisonomía sin decoración del edificio, y lo hacemos a través de asociaciones y de nuestra experiencia pasada”, los balcones, por ejemplo, están

Documentos relacionados