Receta para espantar la tristeza

3911 palabras 16 páginas
RECETA PARA ESPANTAR LA TRISTEZA es una entretenida selección de cuentos y poesías que, relatados en lúdicos versos, motivan a los primeros lectores en sus avances de lectura. En la primera parte, Cuentiversos aparecen, a través de los diversos personajes, actitudes humanas como la ternura, la esperanza, las penas, los aciertos, etc. En la segunda parte, Poemas, el autor trabaja figuras poéticas de gran impacto en los primeros lectores y que son muy czrcanos a la realidad infantil. HÉCTOR HIDALGO, reconocido autor de literatura infantil desarrolló en esta obras su mejor faceta sensitiva y comunicativa. , Sus creaciones siempre han sido reconocidas por el público lector y los docente; la mujer de goma, El piano en la colina y otros cuentos, …ver más…
E l vendedor que lo atendió le dijo con gran espanto: -¡De su número, m i amigo, jamás le tendremos tanto! Y buscando el buen gato en tanta zapatería, fue así como reunió todo lo que requería. Zapatos de media estación, pantuflas con plantillas, chalas de verano sin talón, zuecos finos con hebillas.
10

Uno a uno se los puso, sin dejar n i u n pie desnudo, más como loco de remate que como gato macanudo.

Oficina de reclamos Justo cuando el señor Lirón, descorre la ventanilla, el público que espera con reclamos lo aportilla. El Murciélago, enojado, aleteando se define: -¡No soy primo del vampiro que aparece en el cine! E l Loro, sin parar de hablar, refunfuña m u v en serio: -¿Creen que soy u n parlanchín que ya no tengo remedio? Y las brujas, pobres brujas, estirándose la estola: - S i no nos dejan tranquilas, ¡vamos a dejar la escoba! Las arañas enredadas en sus telas de colores, reclaman con gran empeño por ser causa de temores.
12

También está el Lobo Feroz, quien con fuerte voz les grita: -Pero si no soy tan malo, ¡culpen a Caperucita! -¿Qué me dices, sabio Buho, qué pasa, por qué no hablas? -¿Y qué quieres que te diga? ¡Si no me sé ni las tablas! La ganada mala fama de madrastras convocadas, no se debe a su culpa... ¡es por los cuentos de hadas! Aunque son tan pequeñitos, hay que oír a los ratones, corretean por la sala reclamando por montones. U n cerdito limpiecito, con

Documentos relacionados

  • La Tristeza - Anton Chejov
    1404 palabras | 6 páginas
  • documental no hubo tiempo para la tristeza
    663 palabras | 3 páginas
  • Resumen del libro una receta para no morir
    2219 palabras | 9 páginas
  • Recetas contra la prisa
    712 palabras | 3 páginas
  • RECETA PARA ENTENDER LA PERUANIDAD
    620 palabras | 3 páginas
  • "La tristeza del campo" análisis
    801 palabras | 4 páginas
  • La receta perfecta
    875 palabras | 4 páginas
  • La Tristeza - Anton Chejov
    1417 palabras | 6 páginas
  • La tristeza del futuro
    1643 palabras | 7 páginas
  • receta para la enseñanza aprendizaje
    895 palabras | 4 páginas