Variantes dialectales en cuentos

1642 palabras 7 páginas
El Cuento de Olis Olis catrín y el Cañonazo (Cuentos de Cipotes)
Puesiesque un gutute mirichenambre cornoritotingo quera un animalito con nombre centífrico y que en el monte le dicen zorrillo, por fregar, levanto la para y ¡tas! echó un chorrito de gedentina espantis diablis, que se regó a cuatro leguas a la cuadrada y dijo riéndose con dientitos delgaditos: "¡Vaya, para quianden diciendo que la Primavera, que no sé qué, que las esencias de las jlores, y el maroma de las yerbas quembalsaman la natura!" Y tiró tierra paratrás con las uñas y siguió caminando contento. Y era bien bonito el infeliz, con pelitos de blancura, catrincito, que quién hubiera dicho que les saliera aqueya chabacanada de tufo. Y un tecolote que ya se estaba
…ver más…
-Cuestiones de la suerte, hombré. Vos vas arando y ¡plosh!, de repente pegas en la huaca´, y yastuvo; tihacés de plata. -¡Achís!, ¿en veras, ño Bashuto?-¡Comolóis!.
Bashuto se prendió al puro con toda la fuerza de sus arrugas, y se fue en humo.
Enseguiditas contó mil hallazgos de botijas, todos los cuales "el bía prisenciado con estos ojos". Cuando se fue, se fue sin darse cuenta de que, de lo dicho, dejaba las cáscaras. Como en esos días se murió la Petrona Pulunto, José levantó la boca y la llevó caminando por la vecindad, sin resultados nutritivos. Comió majonchos robados, y se decidió a buscar botijas. Para ello, se puso a la cola de un arado y empujó. Tras la reja iban arando sus ojos. Y así fue como José Pashaca llegó a ser el indio más holgazán y a la vez el más laborioso de todos los del lugar. Trabajaba sin trabajar -por lo menos sin darse cuenta- y trabajaba tanto, que a las horas coloradas le hallaban siempre sudoroso, con la mano en la mancera y los ojos en el surco. Piojo de las lomas, caspeaba ávido la tierra negra, siempre mirando al suelo con tanta atención, que parecía como si entre los borbollos de tierra hubiera ido dejando sembrada el alma. Pa que nacieran perezas; porque eso sí, Pashaca se sabía el indio más sin oficio del valle. Él no trabajaba. Él buscaba las botijas llenas de bambas doradas, que hacen "¡plocosh" cuando la reja las topa, y vomitan plata y

Documentos relacionados

  • Autobiografia En Cuento
    743 palabras | 4 páginas
  • Cuento En Retrospeccion
    1448 palabras | 6 páginas
  • Cuentos En La Edad Media
    3215 palabras | 13 páginas
  • Cuentos En Quiche
    4029 palabras | 17 páginas
  • cuento variante de caperucita roja
    655 palabras | 3 páginas
  • Regiones Dialectales De Venezuela
    3383 palabras | 14 páginas
  • Variantes dialectales
    871 palabras | 4 páginas
  • Cuento en segunda persona
    709 palabras | 3 páginas
  • Cuentos En Quechua Traducidos
    1056 palabras | 5 páginas
  • zonas dialectales del español en mexico
    2498 palabras | 11 páginas