Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Ensayo sobre "Formación docente: desafíos de la política educativa" de Inés Aguerrondo




  1. Introducción
  2. Desarrollo temático
  3. Conclusión
  4. Referencias bibliográficas

Introducción

El presente reporte de lectura tiene como rudimento el libro "Formación docente: desafíos de la política educativa", tocando el controversial tema de los profesores como los principales actores en la calidad educativa, ya que a nosotros se nos atribuye el éxito o el fracaso del educando. Reconozco que como profesores somos una pieza fundamental en el binomio enseñanza-aprendizaje, y que debemos ser consientes de lo importante y delicado que nuestra profesión es, ya que si bien, aunque muchas reformas son replicas de modelos en otros países, permanecer inertes no es la decisión adecuada, ya que al final los únicos perjudicados serán nuestros estudiantes dentro de los cuales hay un político, un presidente, un profesionista, el futuro de México.

A continuación inicio con una breve remembranza de los programas y evaluaciones de las que el profesorado ha sido objeto, posteriormente reviso uno a uno los desafíos de la política educativa con respecto a la formación docente que propone Aguerrondo (2003), concordando y contrastando con la opinión de diversos especialistas del tema.

Desarrollo temático

Reformar la formación docente parece ser una de las preocupaciones de la mayor parte de los países (Barraza, Barraza y Romero, 2015). Y en estos intentos por mejorar la calidad educativa, el profesor ha sido el principal objetivo a evaluar, partiendo desde 1992 con el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica cuya finalidad fue atender a la formación profesional docente mediante capacitaciones y actualizaciones. Continuando en 1993 con el Programa Nacional de Carrera Magisterial, cuyo objetivo fue similar al año anterior, pero ahora con el "plus" estímulos. En 2008 la alianza por parte del SNTE y el Gobierno Federal realizando una reforma curricular basada en el desarrollo de competencias. En 2011 la Evaluación Universal a los Docentes de México, proyectado para realizarse cada tres años: 2012 docentes de primaria, 2013 a secundaria y 2014 preescolar y educación especial, y en 2013 con la Ley General del Servicio Profesional Docente en la Educación Básica, Media y Superior (Martínez, Guevara y Valles, 2016).

Ante estos intentos, Aguerrondo (2003) sostiene una serie de desafíos partiendo de las condicionantes sobre formación docente en el marco de las reformas educativas donde menciona que la calidad de la educación ha sido y seguirá siendo tema de alta controversia y poco acuerdo, siendo los profesores y su desempeño la principal problemática a la que se enfrenta la conducción política del sector educación. Este punto es muy extenso ya que abarca desde nuestra formación inicial hasta nuestro ejercicio profesional, agregando otros factores que intervienen en el desempeño del docente como lo son las condiciones de trabajo y las gestiones que nuestras instituciones hacen.

Para Aguerrondo (2003), el primer problema para mejorar la calidad docente está en que las políticas para mejorarla suponen un fuerte impacto presupuestario, ya que cualquier estrategia u oferta planteada (debido a que el salario docente ocupa un 80% a 95% del presupuesto en los sistemas educativos) supondría fuertes costos considerables, además que esta propuesta tendría que ser diversificada y sistemática. De modo que dar educación del modo en que hoy se hace es sumamente costosa (Aguerrondo, 1997).

Un segundo desafío que las mismas políticas requieren cambios normativos, es decir, cambiar, suprimir o actualizar las reglas, regulaciones y procedimientos (RRP), cruciales en las reformas educativas, incluidas las reformas de formación docente, que por lo general son obsoletos o incoherentes haciendo necesaria una reforma a conciencia. La complicación incrementa cuando la RRP cae en manos de la Legislatura o los ministerios de Trabajo o de Hacienda (Aguerrondo, 2003).

El tercer problema que Aguerrondo (2003) plantea es la dificultad de lograr estrategias integrales y coherentes que conlleven a mejorar la calidad del docente debido a la diversidad y cantidad de perfiles que se cruzan en el quehacer educativo, aunado a los gremios y grupos sociales que también tienen voto cuyas demandas no siempre coinciden o son complementarias. Se requiere una reforma diseñada que incorpore conceptos de participación docente y estimule la re-creación de procesos de enseñanza o el diseño de innovaciones en las escuelas mismas, esto sin duda requiere el recurso por parte del Estado y la aceptación para su efectiva aplicación por parte de los involucrados, lo cual poner a todos en una misma sintonía resulta muy difícil.

Con relación a las políticas bien diseñadas, Saidi (2002), señala que no solo es importante tenerlas, si no, combinarlas con la capacidad interna de implementar la política adecuadamente, y de monitorear y evaluar cada uno de sus componentes para proceder a los ajustes necesarios.

Respecto a la participación docente en las reformas, Robles y otros (2016) coinciden en que las reformas anteriores se han caracterizado por escaso protagonismo docente y falta de definición didáctica que haga partícipes los significados pedagógicos del profesorado.

En este sentido, Aguerrondo (2003) concluye con el cuarto y mayor desafío político derivado de la secuencia de reformas que suceden a menudo y su replanteo en cada periodo de gobernación, evidencia la forma en que el sistema educativo introduce sus cambios, autoritariamente e insensibles, eliminando paulatinamente la credibilidad en los docentes a estos cambios y hasta se perciben como amenazantes.

Robles y otros (2016) perciben también esta problemática sosteniendo que:

"Las políticas educativas, sin duda, forman parte fundamental en el desarrollo de un diseño didáctico, ya que, mediante sus objetivos o lineamientos, van dando la pauta para que se incluyan modelos curriculares en las instituciones; por ello, muchas veces el profesorado no se siente capaz de seguir estos modelos, ya que considera que se le imponen como una moda y no como una necesidad de conocer y probar nuevas opciones didácticas para mejorar el aprendizaje de sus estudiantes"

Así mismo menciona que para que el personal docente no considere que cada enfoque o modelo que surge de las políticas educativas se le esté únicamente imponiendo, sino que identifique los beneficios que esto traerá consigo y repercutirá en el aprendizaje.

Para Aguerrondo (2003) el estado es el responsable de la calidad de la educación, por lo tanto de la formación de los profesores y su formación inicial, pero la demanda social a la educación responsabiliza la calidad del profesorado. Algunos de los desafíos políticos que tienen que ver con este campo son:

1. Los cambios en la estructura y contenidos de la formación docente inicial son necesarios, y aunque aun no hay claridad en el qué, es evidente que los modelos tradicionales de formación de profesores todavía se mantienen vigentes y aunque los cambios estén justificados, cambiar la formación de los profesores resulta conflictivo, siendo así estos los temas o desafíos que están hoy en debate: ¿Cuál es el locus de la formación inicial?, ¿Cuál es el peso de la formación pedagógica y cuál el de la formación en la disciplina de enseñar? Y ¿Cómo acortar la distancia entre la teoría y la práctica?

2. El segundo desafío es el control de la calidad de la formación, quedando en manos del Estado el generar circuitos de control de la calidad académica de la formación de futuros profesores. Ante esta situación se ponen en práctica las siguientes estrategias para garantizar el nivel de formación profesional que ofrecen las instituciones existentes creando: 1. Regímenes de acreditación de la calidad académica de las carreras o instituciones formadoras; de esta manera las personas que deseen ejercer la docencia estarán debidamente certificadas. 2. Concursos de proyectos innovadores financiando e incentivando económicamente a aquellos docentes que participen. 3. Incentivación a la calidad como capacitación de profesores formadores de formadores.

3. Como tercer desafío el mejorar la calidad del docente en servicio pasando del perfeccionamiento (cursos de actualizaciones) a la formación profesional llevando al docente a un "desarrollo profesional" respondiendo ante las violentas demandas de la sociedad.

En este sentido, Tuirán (2010) muestra alentadores datos estadísticos de la profesión académica de las instituciones de educación superior (IES) de México, revelando que no solo se ha incrementado la cantidad de docentes, cada vez hay más profesores que se capacitan y cuentan con postgrados.

Por otra parte, Aguerrondo (2003) menciona el desafío del e-aprendizaje (educación a distancia) requerido por la sociedad, exigiéndole al profesor intento de desarrollo profesional docente a través de la educación a distancia, cerrando la brecha entre lo que sucede fuera de la escuela y lo que se enseña adentro en relación a la tecnología.

En concordancia, Ruiz (2016) en una investigación sobre los cambios pedagógicos que experimentaron docentes académicos de programas de educación a distancia en educación superior desarrollaron habilidades como autonomía, autogestión y administración del tiempo.

Para dar respuesta a estos desafíos será necesario institucionalizar el desarrollo profesional, poniendo a las instituciones formadoras como tutores de los profesores a lo largo de toda su carrera profesional, ya que la competencia docente viene del ejercicio mismo de la docencia (Aguerrondo, 2003).

Con relación a los desafíos relativos a las modificaciones en la carrera docente, Aguerrondo (2003) comenta que los profesores, los cuales son empleados públicos, reclaman sus "derechos adquiridos", este no se relaciona con la capacidad para el desempeño sino con el tiempo de permanencia, en otras palabras, el incremento salarial esta dado por la antigüedad, esta cuestión se contrapone con los derechos de una sociedad que exige una educación de calidad.

El segundo desafío, según Aguerrondo (2003) se origina de los rasgos de la carrera docente, donde el ingreso, la permanencia y ascenso en la carrera laboral de los docentes se condicionan por los siguientes rasgos: 1. Para ascender tiene más importancia los elementos formales (credencialismo y antigüedad) que el desempeño. 2. Los sistemas de evaluación no funcionan sobre bases objetivas (sistemas de evaluación a través de formularios). No hay indicadores reales, no hay cultura de la evaluación. 3. El régimen de compensaciones esta desvinculado de lo que se hace en la escuela. 4. La escala paga igual por diferentes esfuerzos, aptitudes y desempeños. 5. El puesto de trabajo es inamovible, lo que dificulta responder a nuevas demandas educativas

Frente a la caída de la calidad en la educación Aguerrondo (2003) menciona los siguientes desafíos actuales. 1. Certificación y recertificación profesional reestructurando la escuela y reformando la tarea docente. 2. Los incentivos para mejorar el desempeño partiendo de que la baja calidad de la enseñanza se relaciona con un desempeño rutinizado por parte del docente, los incentivos serán: pago por mérito, pago por competencias, incentivos a establecimientos escolares. 3. Las carreras escalares incentivarán el desarrollo profesional docente (sin tener que abandonar el aula o la profesión) tomando en cuenta el modelo de la institución escolar, rol docente, formación y capacitación para el desarrollo profesional y los modelos de gestión educacional.

Abundando más en el primer punto Santos y Darling (2001; citado por Abréu, 2013), en un estudio a través de 50 estados de los Estados Unidos de Norteamérica en el que se examinó la relación existente entre las habilidades docentes y aprovechamiento académico de los estudiantes, los cuales revelaron que cuando los profesores tenían especialidad en su área de desempeño y estaban certificados, sus alumnos tenían un aprovechamiento significativamente superior.

Ejemplificando el segundo punto del párrafo anterior, en 1993 se inició con el Programa Nacional de Carrera Magisterial, cuyo propósito fue promover la profesionalización docente, directivos y asesores del SEN, mediante un mejor salario para que los profesores "buenos" se mantuvieran dentro del grupo (Martínez C. y otros 2016).

Finalmente Aguerrondo (2003) señala que la reforma de la formación docente es una pieza absolutamente importante en la transformación del sistema educativo pero su concreción está condicionada por los desafíos: Intereses del docente como trabajador, intereses del sector privado en la formación y desarrollo docente, y la oportunidad el timing de los cambios. De este modo será necesario tener en cuenta que cualquier propuesta de cambio debe prever la posibilidad de enfrentarse con actores que no saben encararla, ante esta situación se presentan las siguientes propuestas: 1. Cuidado con marginar la importancia de la gerencia y también considerarla como un "curador de todos los males". 2. Gerenciar en el campo social no es lo mismo que hacerlo en otras áreas. 3. Se debe montar una institucionalidad social fuerte, jerarquizada y profesionalizada. 4. Optimizar resultados en el campo social requiere necesariamente abordajes intersectoriales. 5. Hay que aprender gerencia interoganizacional. Que consiste en compartir programas desde varias instancias (ministerios, niveles de gobierno, etc.). 6. Es necesario superar las falsas oposiciones entre gobierno, por un lado, y ONG y sociedad civil por el otro. 7. Una clave para la eficiencia: descentralización más participación. 8. Se necesitan pactos y concentraciones sociales de apoyo para posibilitar una gerencia social eficiente.

Conclusión

La docencia es una tarea de gran complejidad y responsabilidad social. Si bien el profesor es una constante en la situación actual de la educación en México, hay muchos otros factores que se adhieren a esta ecuación para producir los resultados actuales. Es evidente ver que en cada reforma educativa está la intención de llegar a la médula de cuanto se enseña, quién enseña y cuán bien enseña, siendo hasta ahora todos los intentos un rotundo fracaso al tratar de generar un instrumento que integre estas variables, porque si bien, se toma la variable "Dominio del temario por parte del profesor", se descuida la esencia de ser docente (¿Cómo enseña?). Estrategias como la re-certificación o la inclusión de incentivos, no alcanzarán por sí solas para superar la problemática actual. No dejando a un lado la importancia que el estado tiene en el mejoramiento de la educación, correspondiéndole la tutela de la educación y consecuentemente la calidad de los profesores.

Por otra parte, como profesores hacer conciencia que aunque cada reforma, enfoque o modelo que surge de las políticas educativas se nos impone, buscar identificar los beneficios que esto traerá consigo y repercutirá positivamente binomio enseñanza-aprendizaje.

Estoy de acuerdo con Tuirán (2010), en que aún sigue pendiente que los profesores se capaciten constantemente en materia docente, así como para la adopción de prácticas y mecanismos de aseguramiento de calidad, las cuales podrían aprovechar la función pedagógica de la evaluación para incidir de manera permanente en la superación del personal académico, en el mejoramiento de los programas, aprendizaje y desempeño de estudiantes.

Martínez y otros (2016), En su estudio "El desempeño docente y la calidad educativa" encuentra correlación negativa 0.578 entre el desempeño docente y la calidad educativa, por lo que concluye que la calidad educativa no solo depende del desempeño docente, si no que están los factores: escuela, contexto, docente y gobierno que necesitan trabajar en forma colaborativa.

De modo que si bien la educación es un bien común, la educación demanda un esfuerzo social articulado. La formación de los niños y jóvenes puede ser labor de la familia, la escuela, el gobierno y la sociedad en conjunto de esta manera la calidad de esta determinará el grado de bienestar que obtenemos como personas y el nivel de progreso como nación dependerá de la calidad de la educación recibida, siendo una educación de buena calidad una alternativa para romper con el circulo vicioso de pobreza que se vive hoy en día en México.

Referencias bibliográficas

Aguerrondo, I. (1997). Nuevo paradigma de la Educación para el siglo. Organización de Estados Iberoamericanos. Recuperado el 2 de Febrero de 2017, en: http://campus-oei.org/administracion/aguerrondo.htm

Aguerrondo, I. (2003). Formación docente: desafíos de la política educativa. México: SEP.

Aguerrondo, I. (2014). La difícil tarea de gestionar reformas educativas. ¿Son los ministerios de educación la herramienta adecuada?. Ecuador: XIX Congreso Internacional del CLAD "Reforma del Estado y de la Administración Pública". Recuperado el 2 de Febrero de 2017, en: https://www.academia.edu/14644133/LA_DIFICIL_TAREA_DE_GESTIONAR_REFORMAS_EDUCATIVAS._SON_LOS_MINISTERIOS_DE_EDUCACI%C3%93N_LA_HERRAMIENTA_ADECUADA

Barraza, I. Barraza, L. y Romero, C. (2015). Los sistemas de formación docente: Dos tendencias con semejanzas y discrepancias. 11 (4), 425-446. México: Revista Ra Ximhai. Recuperado el 02 de Febrero de 2017, en: http://www.redalyc.org/pdf/461/46142596031.pdf

De los Santos, S. y Abréu, C. (2013). La certificación docente: Otro eslabón para una carrera docente renovada. 38 (3), 443-461. República Dominicana: Revista Ciencia y Sociedad. Recuperado el 3 de Febrero de 2017, en: http://www.redalyc.org/pdf/870/87028918002.pdf

Martínez, G; Guevara, A y Valles, M (2016). El desempeño docente y la calidad educativa. 12 (6). 123-134. México: Revista Ra Ximhai. Recuperado el 28 de Enero de 2017 en: http://www.redalyc.org/pdf/461/46148194007.pdf

Ruiz, M. (2016) Análisis pedagógico de la docencia en educación a distancia. México: Revista Perfiles Educativos. 38 (154), 76-96. Recuperado el 26 de Enero de 2017, en: http://www.redalyc.org/pdf/132/13248313005.pdf

Robles, H. y otros (2016). Enfoque por competencias: Problemáticas didácticas que enfrentan el profesorado. 20 (1), 1-12. Costa Rica: Revista Electrónica Educaré. Recuperado el 26 de Enero de 2017, en: http://www.redalyc.org/pdf/1941/194143011025.pdf

Tuirán, R. (2010). La educación superior en México: Avances, rezagos y retos. Recuperado el 27 de Enero de 2017, en: http://online.aliat.edu.mx/adistancia/Calidad/unidad4/lecturas/TXT_1_S4_EDUC_SUP_AVAN_REZ_RET_TUIRAN.pdf

 

 

Autor:

M.D. Francisco Alavez Jarquin.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.