Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La inversión extranjera directa (IED): Caso cubano




Partes: 1, 2, 3

  1. Introducción
  2. Antecedentes históricos
  3. Fin de la guerra fría
  4. Las transformaciones en los 90. Las IED como la vía más probable para hacer frente a la crisis
  5. Conclusiones
  6. Anexos

Introducción

El presente trabajo está dirigido a los factores, que lograron la sobrevivencia de la experiencia cubana. Pocos en el mundo pensaron que el Proyecto revolucionario cubano podría sobrevivir, el cual tuvo sus inicios a principio de los sesenta. Todas las evidencias externas apuntaban a que Cuba, al igual que el resto de las naciones que formaban el bloque de estados socialistas, también caería bajo el peso arrollador de las fuerzas del Capitalismo. En la actualidad se comprueba que tales pronósticos no se cumplieron. Cuba se había asentado en el tratamiento ventajoso de los vínculos económicos y financieros externos, quedando eliminadas las condiciones externas en las que se había insertado la economía Cubana.

Por lo tanto, el presente análisis conlleva a señalar los rasgos característicos de la sociedad cubana a lo largo de su primera etapa de definición socialista, el momento internacional en el que triunfa la Revolución Cubana, las vitales contribuciones que recibió Cuba de las anteriores naciones socialistas, el patrón de desarrollo y el consenso popular de la mayoría de la población.

Además, fue en 1982 que comenzó el impulso a la inversión extranjera con las primeras negociaciones en la esfera del turismo, y asociado a ello se da inicio a nuevas formas organizativas empresariales y algunos esquemas restringidos de financiamiento en divisas con el objetivo de flexibilizar la gestión externa. Pues el mayor impulso estuvo dirigido a realizar una apertura económica externa que permitiera captar en el menor plazo posible, recursos financieros externos que habían sido reducidos a niveles mínimos. Como consecuencia, la apertura económica fue decisiva para reactivar la economía y enfrentar la nueva realidad mundial de globalización económica e insertarse en ella.

Parte de la caída de cuba se debía a que Existía una completa dependencia norteamericana, la cual controlaba la industria exportadora fundamental. La energía eléctrica, parte de la industria lechera, el abastecimiento de combustible y, en medida importante el crédito bancario. Una economía totalmente abierta, una mono exportación azucarera que alcanzaba el 80 % del total de las exportaciones, y una concentración geográfica de las exportaciones e importaciones, dependiendo el 60 % de las primeras y del 75 al 80 % de las segundas del mercado de Estados Unidos.

CAPÍTULO 1

Antecedentes históricos

Se llevó a cabo una descripción generalizada de los hechos que conllevan al quiebre de las relaciones con Estados Unidos y a la vinculación con la URSS y así tener una idea acabada de la posición en la que se encuentra Cuba para enfrentar la difícil situación, a comienzos de la década del 90, ante la caída del Muro de Berlín.

  • El punto de partida. La situación económica y social al triunfo de la Revolución

El panorama nacional en 1959 puede definirse con los siguientes rasgos:

  • Existía una completa dependencia norteamericana, la cual controlaba la industria exportadora. La energía eléctrica, parte de la industria lechera, el abastecimiento de combustible y, en medida importante, el crédito bancario.

  • Una estructura económica predominantemente agrícola, pues la más importante industria, el azúcar, era una producción primaria de base agrícola y el resto representaba un volumen poco significativo.

  • Una economía agrícola extensiva, latifundista, tanto en las propiedades de las compañías extranjeras como en las de una minoría opulenta cubana, con 114 grandes propietarios con el control del 20 % de las tierras, mientras una enorme masa campesina vivía en la miseria, agobiada por los intermediarios, sin crédito, con precios ruinosos.

  • Una economía totalmente abierta, una mono-exportación azucarera que alcanzaba el 80% del total de las exportaciones, y una concentración geográfica de las exportaciones e importaciones, dependiendo el 60% de las primeras y del 75 al 80% de las segundas del mercado de Estados Unidos.

  • Es necesario destacar que la industria azucarera, fundamental actividad del país, se había apoyado en la expansión del mercado norteamericano desde las últimas décadas del siglo XIX en que ya ese país dominaba dicha producción.

A partir de 1952, se dio cauce a una política económica que en esencia respondía a los intereses norteamericanos de evitar la crisis y acentuar su dominación sobre la economía cubana. La política económica aplicada planteaba la expansión del gasto público, a partir del cual crecería un mercado interno y generaría un terreno propicio para el incremento de las inversiones norteamericanas no azucareras, la estructura agraria quedaba intacta y la política aplicada condujo a una expansión inflacionaria de la economía que se solventaba con importaciones.

Lo que se da a partir de 1952 y hasta 1958, es un proceso de crecimiento sin desarrollo. Toda esta panorámica es muestra de las profundas deformaciones estructurales de un país monoproductor y monoexportador en donde la burguesía nacional no estaba interesada en cambiar los grandes contrastes existentes.

  • El modelo de desarrollo a partir de 1959. Ruptura de las relaciones con Estados Unidos, comienzo de la vinculación con la URSS

Con el triunfo de la Revolución cubana, los objetivos pautados como estrategia de desarrollo económico y social de Cuba esbozados desde 1953 en el histórico alegato de defensa, de Fidel Castro, conocido como "La historia me absolverá". Tuvo como primer objetivo hacer desaparecer las bases de la economía capitalista y neocolonial. Con ello se puso fin a los mecanismos de dependencia y dominación de los monopolios estadounidenses y a la gran propiedad privada sobre los medios de producción. Los principales problemas por el cual que se centró a erradicar fueron los siguientes:

Estos seis puntos, junto con la conquista de las libertades públicas, se convierten en la esencia de la política económica y social del país, comenzando así un período de grandes transformaciones y cambios. En los dos primeros años de la Revolución (1959 y 1960), si bien es cierto que resultó imposible elaborar una estrategia de desarrollo, fue la etapa de las medidas de corte popular, agrario, antiimperialista y una aguda lucha de clases. La política económica aplicada desde 1959 introdujo cambios de gran importancia, tuvo como objetivo principal garantizar la continuidad y el éxito del proceso revolucionario.

La nacionalización de los principales medios de producción del país vino a alterar a fondo el régimen de la propiedad, el gobierno comenzó a asumir un papel destacado en la actividad productiva, a la vez que se deterioraron los mecanismos del mercado en la regulación de la economía.

Ante los importantes cambios introducidos, donde se busca edificar una nación libre de ataduras de la dominación extranjera, surgen contradicciones con el imperialismo norteamericano y sus aliados, lo cual aceleró el proceso de diversificación de los mercados externos del país que se había emprendido como parte de una política económica independiente. De tal forma, lo más significativo es el inicio de los vínculos económicos con la URSS y otros países socialistas.

Para Estados Unidos, el asunto cubano, pasó a ser problema de primer orden en la política exterior estadounidense y de atención sistemáticamente priorizada por la rama ejecutiva. A partir de allí, la estrategia fue poner en marcha las tres vías por las que se trataría, en adelante, de aplastar a la Revolución:

  • Las presiones diplomáticas para el aislamiento con las naciones latinoamericanas.

  • Las agresiones económicas.

  • La ayuda armada a la contrarrevolución, lo cual significaba hasta la posibilidad del empleo de las fuerzas militares de la nación.

En aquella coyuntura de restricciones comerciales, el gobierno cubano intentó crear y defender internamente el régimen revolucionario y establecer relaciones extranjeras que protegieran y aseguraran dicho régimen. El 13 de febrero de 1959 Cuba firmó un convenio comercial mediante el cual la URSS habría de comprarle 5 millones de toneladas de azúcar durante un período de cinco años a los precios del mercado mundial. Se acordaba conjuntamente la contratación de un crédito por 100millones de dólares, en condiciones muy ventajosas para la Isla, pues era pagadero en doce años y a un interés sumamente bajo.

A partir de este momento, Estados Unidos, comenzó a explotar al máximo el asunto del comunismo en Cuba, siendo el tema central de todo análisis, comentario o referencia con respecto al problema cubano. Los planes norteamericanos contra la economía cubana, como las incursiones aéreas durante la zafra y la petición del presidente Eisenhower de disminuir la cuota azucarera, se desarrolló otro problema para Cuba con respecto al petróleo. Sus orígenes se encuentran en la reacción petrolera aprobada en 1959 por el Gobierno Revolucionario, el cual había decidido que las compañías no podían repatriar más de un 50% de sus beneficios, debiendo ser reinvertido el 50% restante.

Además, apoyadas en la cancelación a los créditos cubanos acordada en Estados Unidos a finales de 1959, exigieron que las importaciones de petróleo fueran abonadas al contado. Como Cuba no podía pagar en esas condiciones detuvieron sus importaciones de petróleo. Debido a esto, Cuba hizo contacto con un proveedor soviético de petróleo, cuyo precio, incluido el transporte, representaba un 29 % menos que el fijado por los productores norteamericano.

El 24 de Junio de 1960, Eisenhower solicitó al Congreso el poder discrecional para cortarla cuota de importación de azúcar y el 6 de Julio de 1960 cortó la cuota azucarera de Cuba y canceló 700 mil toneladas pendientes de la cuota de 1960, privando así a la Isla de su principal fuente de ingresos por exportación. Ante la aprobación de la Ley Azucarera aprobada por el Congreso norteamericano, la reacción cubana no se hizo esperar. Fidel anunció el 6 de agosto la nacionalización de las grandes empresas norteamericanas en el país. La medida contra las propiedades norteamericanas en Cuba fue una respuesta a la agresión económica de Estados Unidos.

La medida contra las propiedades norteamericanas en Cuba fue una respuesta a la agresión económica de Estados Unidos quien en respuesta a esto, aplica el primer embargo parcial de mercancías a Cuba, con el cual se daba el primer paso del bloqueo económico que pretendía doblegar a la Revolución Cubana.

Después del embargo de mercancías, que sólo dejaba libre el comercio de medicinas y víveres, la respuesta cubana fue rápida. A los cinco días del embargo se dictó la nacionalización de todas las propiedades norteamericanas restantes. Como se ha podido apreciar, el acelerado avance de las transformaciones hacia el control del Estado sobre la economía y el comienzo de una importante vinculación con la URSS fue respuesta a los golpes aplicados por la política norteamericana, como necesidad de fortalecer el poder político y económico de las fuerzas populares.

La Revolución Cubana comenzó por afectar aspectos esenciales de las relaciones de dependencia que el país mantenía con Estados Unidos, y desde ese momento, fue casi unánime el rechazo entre los círculos gobernantes a la posibilidad de cambios, aunque fuesen reformas que no transformasen de manera definitiva los vínculos de dominación. Por otro lado, tal actitud era consecuencia lógica de la estrecha línea de dependencia de Cuba hacia Estados Unidos, asentada en la monoproducción azucarera y el monopolio comercial, que habían hecho de la Isla, tradicionalmente, un indisputado coto de acción del capital financiero norteamericano.

En esta primera etapa culmina con la abierta guerra económica desatada por Estados Unidos contra Cuba, lo cual aceleró el proceso de diversificación de los mercados externos del país que se había emprendido como parte de una política económica independiente.

  • Vinculación estrecha con la URSS

El giro cubano, de su relación con Estados Unidos hacia la URSS, en cuanto a relaciones comerciales y ayuda económica, se aceleró con dos acontecimientos: la crisis de los misiles, que produjo la interrupción de todos los vuelos norteamericanos a Cuba, y la decisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) de expulsar a Cuba, la cual es oficialmente proclamada el 3 de febrero de 1962, manteniéndose ininterrumpidamente hasta la actualidad, iniciándose con ello su gradual aislamiento hemisférico occidental.

La plena independencia económica respecto de Estados Unidos se logró al precio de ampliar la dependencia con la URSS. A partir de allí, los objetivos económicos estratégicos, buscaron crear condiciones para aprovechar la estructura económica heredada del modelo capitalista periférico y utilizarla como pivote del desarrollo económico, propiciando la creación de la infraestructura indispensable y proporcionando los medios de acumulación necesarios para la ulterior industrialización del país. El sector agropecuario, en especial la producción azucarera, sería el pivote del desarrollo económico del país.

La estrategia de desarrollo se sustentaba en la idea de que el fuerte empujón al resto de la economía vendría dado por la inyección de recursos que recibiría la agricultura y la industria azucarera, lo cual permitiría el volumen de ingresos necesarios, vía exportaciones de azúcar, y conduciría a la expansión de otros sectores, que a la vez de servir de apoyo a ese desarrollo azucarero, ampliarían la base industrial del país. Sin embargo, en términos generales puede decirse que los objetivos económicos fundamentales de la estrategia de desarrollo entre 1965 y 1970, sólo lograron cumplirse parcialmente. Si bien la estrategia posibilitó un período de auge económico hasta 1968, a partir de esa fecha se producen desequilibrios importantes y un descenso de la eficiencia. Esto motivó un análisis crítico de la actividad económica del país, con lo cual se crearon las condiciones para rectificar los errores cometidos. El elemento fundamental en el logro de la estrategia planteada, era el continuado ascenso de los lazos económicos con los países del CAME, que a partir de 1972, adquirieron un carácter superior, pues trascendían los vínculos comerciales o de cooperación y se convertían en vínculos integracionistas.

El significado económico de esas relaciones puede resumirse en los siguientes aspectos:

  • Mercados amplios y estables para los principales rubros de exportación cubana y para nuevas producciones.

  • Volúmenes crecientes de suministro importados, con considerable estabilidad en los abastecimientos de combustibles, materias primas, maquinarias, equipos y bienes de consumo, asegurados por periodo de cinco o más años.

  • Una relación de precios de intercambio superior a la del mercado mundial, en virtud de los precios acordados para las principales exportaciones cubanas.

  • Financiamiento para el desarrollo y para equilibrar la balanza de pagos, otorgados en condiciones muy favorables, pagaderas a largo plazo y con bajos tipos de interés.

Desarrollo de ramas de la economía inexistentes al triunfo de la Revolución y creación de las bases para desarrollar futuros más complejos. Esto se logró mediante el aporte de financiamiento, suministros corrientes, asistencia técnica y calificación de especialistas y técnicos cubanos. El intercambio comercial con estos países llegó a representar entre el 80-85 % del total realizado por el país. Todo esto permitía contrarrestar los efectos del bloqueo norteamericanos para el desarrollo económico cubano.

El desarrollo alcanzado por la economía cubana hasta mediados de la década de los 80, con un crecimiento promedio anual en el período 1975-1985 superior al 7% estaba basado fundamentalmente en un modelo de tipo extensivo que se apoyaba en esas relaciones con los países del campo socialista y con su organismo de integración, que proporcionaba créditos, y mercado para sus productos. A mediados de la década de los ochenta comienzan a manifestarse serios problemas: la planificación deficiente (metodología y procedimientos obsoletos, desatención a las categorías financieras, falta de integridad y consistencia), la generalización de los estímulos positivos, la proliferación del burocratismo, los precios ajenos a la oferta y demanda, deficiencias de la normación de la producción y sobre toda la incapacidad de generar exportaciones, así como un cierto endurecimiento de las condiciones favorables que hasta entonces habían prevalecido en las relaciones del CAME.

Así, a mediados de 1983, comienzan a manifestarse los primeros síntomas de crisis aunque hacia fines de 1984 quedó evidenciado claramente que había comenzado el agotamiento del modelo, lo cual estuvo determinado fundamentalmente, por la imposibilidad de mantener el crecimiento de la economía sobre una base extensiva y a la presencia de dificultades en el funcionamiento del Sistema de Dirección de la Economía.

A partir de esta fecha se introdujeron cambios en la política económica, dando inicio a la puesta en práctica de un conjunto de medidas para rectificar estas tendencias, denominado proceso de rectificación de errores y tendencias negativas y así comienza a encauzarse la estrategia del desarrollo en una dirección encaminada a apoyarse más en los recursos propios y a crear nuevas fuentes generadoras de ingresos externos, aprovechando recursos naturales y el potencial científico-técnico formado, lo cual ofrecía la posibilidad de lograr elevadas ventajas en el intercambio externo.

Se comienza el impulso a la inversión extranjera con las primeras negociaciones en la esfera del turismo, y asociado a ello se da inicio a nuevas formas organizativas empresariales y algunos esquemas restringidos de financiamiento en divisas con el objetivo de flexibilizar la gestión externa. En esencia los cambios se dirigieron a modificar el sistema de dirección, buscando mecanismos para una gestión económica y social más eficiente.

  • Resultados Económicos de las Políticas Implementadas.

Crecimiento promedio anual del PIB: 3,1% en todo el periodo; 2% entre 1959 y 1970; 8% entre 1971 y 1975; 5% entre 1976 y 1980; 8,5% entre 1981 y 1985M no crecimiento entre 1986 y 1989.

  • Cambios en la estructura del PIB (en %)

Sectores

1959

1988

Agricultura

22

9

Industria y Construcción

29

36

Comercio y Servicios

49

55

  • Cambio estructural al interior de la industria: disminuye el peso de la industria azucarera.

  • Cambios en la relación entre PIB y sector externo.

  • Se mantiene la proporción Exportaciones/PIB

  • Se incrementa la proporción Importaciones/PIB

  • Se genera un saldo negativo crónico en el balance comercial.

  • Avance en la agricultura

  • Se duplica las tierras incorporadas al cultivo: de 2 millones de hectáreas bajo cultivo en 1958 se pasa a 4,4 millones en 1989.

  • Mejoramiento sustancial de las condiciones de vida en el medio rural.

  • Humanización del trabajo en el sector agropecuario: mecanizado y quimización de las labores.

  • Creación de más de 40 centros de investigación.

  • Avance en la industria

  • Mayor integración agroindustrial que le presente en 1959; incremento del procedimiento industrial de materias primas agropecuarias tales como leche, carnes, hortalizas, frutas y arroz.

  • Establecimiento de una industria básica de fertilizantes.

  • Ampliación de las industrias abastecedoras de bienes y servicios técnicos a la agricultura: producción y mantenimiento de la maquinaria agrícola, aviación agrícola, etc.

  • Incremento de la capacidad de molida de la industria azucarera en 12 millones de arrobas por día.

  • Fomento de la industria de derivados de la caña de azúcar.

  • Creación de la base energética nacional.

  • Creación de la industria de construcción de maquinaria y equipos.

  • Ampliación de la capacidad de producción de acero.

  • Organización de la base nacional de proyectos industriales.

  • Creación del complejo farmacéutico-biotecnológico.

  • Avance en la esfera social.

  • Esperanza de vida superior a los 70 años.

  • Mortalidad infantil se ubica alrededor de 11 por cada 1000 nacidos vivos.

  • Pleno empleo.

  • Desarrollo de la espiritualidad: arte, ciencia, conciencia política.

  • Consideraciones Finales.

Para concluir con éste capítulo, podemos finalmente decir, que de acuerdo a las medidas tomadas por los dirigentes cubanos durante todo este período, podemos afirmar que la política exterior cubana, "modelada por el nacionalismo y el antiimperialismo", ha seguido la siguiente directriz para aumentar su espacio político en estos años:

  • A inicios de los años 60, desde una perspectiva fidelista, dicha solidaridad se traslada inevitablemente hacia un compromiso paralelo con el antiimperialismo, desde el momento en que las pretensiones hegemónicas de naciones como Estados Unidos son vistas como uno de los principales obstáculos al cambio revolucionario.

  • En la conexión con Rusia y Europa del Este: La Habana vio una clara unión para contrabalancear la inmensa presión que Washington ejercía sobre la revolución en un esfuerzo por aislarla y por último destruirla. El gobierno de Castro estaba bajo presión norteamericana tanto en lo militar como en lo económico. El bloque soviético representaba alternativa a las conexiones económicas cubanas, y que era además una fuente de asistencia para su seguridad, el pragmatismo y los principios ideológicos sugirieron un giro hacia el Este.

  • Normalizar las relaciones Sur-Sur: a través de contactos Estado a Estado y a través de una línea más moderada, estableciendo relaciones diplomáticas con varios países latinoamericanos.

  • Apertura a Europa Occidental y Canadá: han servido tradicionalmente como los principales puntos de acceso de la Revolución a los sectores de mercado altamente desarrollados de la economía global.

CAPÍTULO II

Fin de la guerra fría

2.1 Derrumbe socialista

En los 60, Cuba tuvo un importante resultado económico, debido a los vínculos con el desaparecido campo socialista y la ex URSS. La mayor parte de las exportaciones cubanas eran dirigidas al bloque socialista, y las importaciones también provenían del mismo bloque. Las relaciones de Cuba con los países ex-socialistas contribuyeron al desarrollo de la economía cubana, las inversiones, programas y proyectos de desarrollo que requerían cuantiosos recursos, muchos de los cuales quedaron interrumpidos. Dada la condición de Cuba como país sub-desarrollado, contaba con precios preferenciales y un intercambio comercial estable y muy beneficioso.

Entre 1959 y 1989, la ineficiencia en la asignación de recursos, Cuba fue ajena a las fases de depresión, a las fluctuaciones de la demanda y a la gran cantidad de mano de obra desocupada. Las principales característica del sistema económico cubano son: Garantía de pleno empleo, mecanización de las labores agrícolas y trabajos manuales, alargamiento de los ciclos de escolaridad y despreocupación por los indicadores de productividad.

La terminación de la Guerra Fría y la disolución del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) trastocaron de golpe las circunstancias políticas externas y el patrón de desarrollo de Cuba.

La desaparición del modelo de relaciones con los países del CAME fue sin dudas el factor desencadenante de la posterior crisis de la economía cubana, sobre todo, por la magnitud que ello significó en cuanto a la disminución de recursos para el país. Se perdieron los fundamentales mercados de exportación y los precios que en ellos se obtenían. En menos de 4 años, Cuba perdió el 80% de su capacidad de intercambio. EEUU se movió con velocidad para hacer más fuerte su embargo. En 1992, la Ley Torricelli entra en vigencia, la cual logra empeorar la situación de Cuba, al impedir que otros países comercialicen con la Isla. Las fuerzas armadas cubanas también fueron afectadas, quedando reducidas a la mitad por no conseguir equipamiento para sus bases militares y armas.

Cuba tenía una alta dependencia de las tecnologías procedentes del CAME y de la URSS, con poca vinculación con las empresas productoras y sin ningún uso de recursos financieros. Este país atravesaba la mayor crisis del siglo con factores determinantes como: la frágil estructura comercial externa de la Isla, claramente sesgada al intercambio con los países del CAME, baja eficiencia de la economía, debido a la deformación de la estructura económica, y embargo económico con los Estados Unidos.

A lo largo del proceso revolucionario, se formaron valores políticos y morales en la población que les dan cohesión en torno al proyecto socialista y capacidad de resistencia organizadamente frente a las dificultades.

2.2 Situación interna al inicio de la crisis y las alternativas ante el cambio

Debido a la crisis económica que atravesaba Cuba, se podía notar que ese país caería en manos de la fuerza del capitalismo. Lo cual, fue comprobado que no se cumplió, ya que Cuba a pesar de la situación difícil logró un proceso de recuperación económica, lo que le ha posibilitado mantenerse, pero con un sacrificio de toda la población.

Cierto es que durante años existió una coincidencia de intereses sobre un amplio círculo de temas entre el proyecto revolucionario cubano y las naciones del bloque oriental. Pero, al propio tiempo esas relaciones, que no siempre fueron concurrentes, se hicieron más estrechas en la medida en que crecía el aislamiento, las agresiones y amenazas a la Isla, imponiéndose imperativos de subsistencia y necesidades económicas, más que razones de comunidad histórica, cultural o de cercanía geográfica; lo que determinó la adhesión formal de Cuba al sistema económico de esas naciones. Es justo reconocer que Cuba recibió una contribución vital de las anteriormente socialistas naciones europeas, tanto en el orden económico, como tecnológico y militar en un período que, sin aquella cooperación, hubiera sido materialmente imposible sostener el proceso revolucionario cubano.

Es importante destacar que en la nación caribeña nunca existieron conflictos entre minorías étnicas ni grupos religiosos o de otro tipo; poseyendo una sola nacionalidad (la cubana), forjada en los últimos doscientos años, con un único idioma y una misma cultura popular.

Cuando se produjo la extinción del bloque soviético la alternativa cubana fue únicamente resistir frente a dos posibles escenario:

  • Una agresión militar a gran escala por parte de los Estados Unidos contra Cuba, aprovechando la oportunidad de la desaparición de la Unión Soviética y del campo socialista europeo, lo cual hubiera resultado catastrófico.

  • La destrucción interna del sistema cubano por asfixia económica, ante la paralización casi total de los suministros que recibía la Isla.

Las acciones que se tomaron fueron orientadas a reducir la posibilidad de cada uno de los casos presentados, ante las circunstancias difíciles que enfrentaba el país se imponía un rediseño de las bases de funcionamiento de la economía del país y, al propio tiempo, movilizar todas las reservas internas y externas posibles para evitar una agresión militar a la nación.

Existían 3 piezas claves importantes, que de tener éxito podían sacar a Cuba de la difícil situación atravesada, entre las cuales estaba: la caída total de la economía y la recuperación económica, adecuar la vida económica y social cubana a las nuevas condiciones y movilizar la solidaridad internacional, en torno al proyecto cubano.

2.3 Cambios en la Política exterior cubana.

La nación caribeña tuvo que presentarse ante sus nuevos interlocutores con una nueva imagen, ya que el régimen cubano tenía que adaptarse al nuevo orden internacional. La estrategia ha sido exitosa, Cuba poco a poco fue recuperándose de su gran caída económica, con las declaraciones en contra del embargo de Estados Unidos, el rechazo de la ley Helms- Bulton, el reconocimiento de muchos países con los cuales no tenía relaciones diplomáticas y el estrechamiento de los vínculos económicos y comerciales entre las diferentes áreas geográficas.

Se implementaron actividades importantes para el personal militar, para su pleno desarrollo económico, como la producción de azúcar, y en la industria turística. Así, la armada, maneja tours para turistas, una agencia de taxis, un servicio de vuelos internos, entrenamiento en lenguaje y hoteles. Todo esto, ha hecho que las fuerzas armadas sean autosuficientes en combustibles, alimentos y otros servicios que no podían sostener debido a la poca actividad económica.

Hubo dos hechos que le permitieron a Cuba mejorar su imagen a nivel internacional, como la visita del papa, y lo relacionado a dicha visita. El líder cubano se preparó para realizar la visita al papa, el cual traería una gran ventaja con respecto a la opinión pública acerca del embargo de Estados Unidos. Cuba se transformó en un Estado secular a partir de 1991, dándole paso a los católicos practicantes para formar parte del partido comunista.

El Papa criticó los derechos humanos en Cuba, particularmente, los que tienen que ver con el disentimiento político. Sin perder de vista la falta de libertad de prensa y la ausencia de un sistema político multipartidario, el tópico central para el Vaticano, fue la falta de progreso en lo que a libertad política se refiere. En los ojos del Vaticano, como en los de EEUU y Canadá, Cuba estaba acusada de abuso político.

Sin embargo, el Papa defendió a Castro castigando a los embargos económicos, criticando el capitalismo y atacando el neoliberalismo por subordinar a la "persona humana a las fuerzas ciegas del mercado", y condicionando de esta manera, "el desarrollo de las personas hacia esas fuerzas."

La visita papal proveyó a Castro la oportunidad perfecta para promover su caso en contra de los Estados Unidos y ganar simpatía internacional. La iglesia católica cubana pidió al gobierno de los EEUU, ser más flexibles para con la nación caribeña.

Consecuentemente, el presidente Clinton, anunció que EEUU reduciría restricciones en las provisiones de alimentos y medicinas. Restituiría vuelos chárter diarios desde Miami a La Habana y facilitaría los procedimientos legales a organizaciones sin fines de lucro americanas para vender fármacos a Cuba.

Estos hechos, la visita Papal y las medidas del presidente Clinton, influenciaron la opinión pública de EEUU. Las actitudes del pueblo norteamericano durante esta etapa, alentaron una negociación con Cuba, la cual hoy por hoy está estancada.

Un aspecto importante en la actualidad, es que los cubanos que viven en los Estados Unidos no necesitarán más permiso del gobierno de Fidel Castro para viajar a la isla si tienen un pasaporte de su país. Este, es un claro ejemplo, de que el gobierno cubano está cambiando su política para mejorar la relación con los exiliados, y así, seguir mejorando su imagen internacional.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció una serie de medidas cuyo objetivo es debilitar al régimen de Fidel Castro. Entre los anuncios se destacan las nuevas restricciones a los ciudadanos norteamericanos de viajar a la isla y un aumento de los visados entregados cada año a los cubanos" (…)"aumentaremos el número de nuevos cubanos inmigrantes a los cuales daremos la bienvenida cada año, dijo Bush. También, explico que se tomarán medidas para asistir a los cubanos que abandonen la isla con rumbo a las costas estadounidenses" (…)"tendremos como blancos a aquellos que viajen a Cuba ilegalmente a través de terceros países y aquellos que navegan a Cuba en embarcaciones privadas en violación del embargo" (…)"se creará una comisión que planificará la transición en Cuba para el feliz día que el régimen de Castro no exista más y la democracia llegue a la isla. Esta comisión estará co-dirigida por ColinPowel y MelMartínez (Secretario de Vivienda)." Esta decisión, es una muestra más, de la política intransigente y poco innovadora que tiene EE.UU. Para con Cuba.

2.4 Consideraciones finales sobre el Capítulo 2.

El deterioro económico fue el punto neurálgico interno que hubiese podido desencadenar una crisis política ante una posible desarticulación total del sistema económico. Al propio tiempo, para comenzar un proceso de recuperación, se imponía realizar profundos cambios en el modus operandi de la economía en relación con los patrones anteriores; transformaciones éstas que podían ser calificadas genéricamente como un proceso de apertura o de reformas económicas, las cuales tenían que ser iniciadas bajo condiciones de muchas limitaciones de recursos y desequilibrios importantes que ya existían.

El gobierno cubano ha realizado un gran esfuerzo por mejorar su imagen a nivel internacional, y así poder tener a más naciones a su favor. La solidaridad externa dependía de la voluntad de resistencia y las posibilidades internas de la recuperación del país. Desde el exterior, se tendía a la posibilidad de destruir el sistema socialista cubano, lo cual no era grato para el gobierno de Castro, ya que había invertido todo su esfuerzo por levantar al país y mantener el sistema socialista cubano que yacía hace algún tiempo.

CAPÍTULO III

Las Transformaciones en los 90. Las IED como la vía más probable para hacer frente a la crisis

  • Periodo especial en tiempo de paz.

En el año 1990 y 1993 comienza un proceso de ajuste, donde adopta un programa de emergencia nacional con el propósito principal administrar la forma racional de la crisis, así como reducir o distribuir costo sociales, este proyecto fue presentado al principio de la crisis donde debían enfrentarse a las nuevas condiciones.

  • Crear rápidamente condiciones para la reinserción en la economía mundial.

  • Distribuir lo más equitativamente posible el impacto de la crisis en la sociedad, de manera que el costo social fuera el menor posible.

Donde otras de las medidas más relevantes fueron tales como las siguientes:

  • La priorización de los programas alimentarios, turísticos e industrias biotecnias, farmacéuticas.

  • La descentralización de las tomas de decisiones de importación e importación, es decir buscar nuevos mercados para la potenciación de inversiones extranjeras.

  • Se creó una apertura externa para que los recursos externos que fueron limitados a un nivel mínimo, no tenga un plazo largo. Esta apertura fue decisiva para la economía.

  • Los aspectos más importantes de esta apertura económica en el plano externo fueron: la promoción y apertura a las inversiones de capital extranjero, la reestructuración del comercio exterior y el desarrollo acelerado del turismo internacional.

En esta etapa se logró manejar la crisis económica que presentaba el país pero no pudo constatar la reactivación económica, a pesar que se destacó el plan de alimentación todavía seguía existiendo un déficit recursos materiales y financieros externos. En el 1993 salió a reducir que se necesitaba una modificación del consumo y relaciones externas tal como en lo socio-económico.

3.2 Crecimiento, financiamiento y tecnología.

Los países desarrollados tienen abundantes recursos para la transformación efectiva del desarrollo, como sus recursos naturales, la capacidad de producción entre otros. La inversión necesaria para los recursos utilizada para el desarrollo requiere de un buen financiamiento y centrarse en la industria ya existente ya que esto será unos de los primeros factores del crecimiento y establecimiento de macroeconómica.

La principal fuente de los recursos financieros es el propio ahorramiento del país para los recursos del desarrollo, también se necesita un despliegue de estos recursos adicionales en forma capitalista, tecnológicas o en mercados, ya son bilaterales o multilaterales.

Los créditos o prestamos son aprobados a los países que aspire salir del subdesarrollo, donde puedan generar un ahorro interno, pero adquiriendo tecnologías y elevar las importaciones necearías para pagar el financiamiento.

En 1991 los préstamos que a Cuba se le otorgo es un préstamo de exportadores, donde es un préstamo a corto plazo y con un elevado interés, pero hubo países que le ofrecieron garantía a sus empresas como los países de México, Argentina, Italia entre otros.

Las fuentes de financiamiento permite que al país obtengan los recursos necesarios para llevar a cabo las reformas pero esto a resultado insuficiente y costosa, hasta donde no se resuelva los problemas de deudas y servicio tendrá una escasa posibilidad de crecimiento.

La IED juega un papel destacado en el desarrollo de financiamientos tantos en los países asiático y de Latinoamérica. Pero para que la IED obtenga un papel más importante los países de receptor deben tener una buena política de inversiones extranjeras.

3.3 La inversión extranjera en cuba.

En los 90 cuba cuenta con una reinserción en el mercado de financiamiento, ya que no contaba con ventajas desde 30 años donde esto era un aspecto importante para la Asociación Económica con el Capital Extranjero (AECE).

Se determinaba que los países socialistas no contaban con las tecnologías requeridas para el desarrollo, pero lo llevaba a cabo convencerse que debían asociarse con empresas occidentales para elevar las exportaciones o entradas de divisas.

A la búsqueda de la IED se dio a mediado de los 90 cuando el estado descapitalizo la economía, donde afecto con fuerza a los sectores industriales, donde presentaron desterramiento de los medios básicos, influencia de mantenimiento y una sobre carga que genero la explotación más de lo habitual, a la falta de material y la necesidad de una reconversión industrial para esto cuba tendrá que tener asociaciones extranjeras. La solución de los problemas de crecimiento de la economía cubana ha estado orientada por el capital extranjero.

Por cuales se transitó la AECE fueron tres momentos los cuales son los siguientes:

  • 1. Abarco en el surgimiento de la primera asociación en 1991:

Esta asociación se encontraba en las pequeñas áreas y medianas empresas, tiene as avances en las empresas turísticas.

  • 2. EL proceso de apertura se profundiza, las asociaciones tienes como reactivación del crecimiento económico, en otra parte no aceptan sectores como salud, educación y justicia.

  • 3. En 1994. Donde surge la nueva ola de empresas mixtas, principalmente en los servicios, la construcción de viviendas, inmobiliarias, telecomunicaciones y se permiten negocios en todas las ramas productivas del país.

3.4 Medidas adoptadas que acompañan y ayudan a la atracción IED.

Considerando la IED como el camino más viable para obtener los recursos financieros, el mejoramiento de la tecnología, evitar el colapso económico del país, recuperar el crecimiento económico en un nuevo contexto de relaciones internacionales, el gobierno cubano se vio en la obligación de adoptar una serie de medidas de urgencia que acompañaron a cumplir con el principal objetivo económico. Existen tres fases donde ocurren los cambios de los políticos económicos:

En 1990 hasta 1993:

Asilamiento del shock externo donde disminuyen los todos los bienes, restringen los transportes, electricidad entre otros servicios, donde soportan el impacto, donde se mantendrán los empleados, se subsidian los trabajadores de las empresas que cierren, nadie queda desamparado.

  • En 1993 hasta 1995: Etapa de profundas transformaciones estructurales. Se adoptan numerosas medidas de política económica interna.

  • En 1996: etapa de reajuste y resultados.

Análisis de las transformaciones:

Partes: 1, 2, 3

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Finanzas

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.