Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Afectividad humana y el arte de amar y ser amado ¿cuál es su caso particular? (parte II)




  1. Persona con compañero afectivo con el cual mantiene un relacionamiento satisfactorio
  2. Persona con compañero afectivo, pero insatisfecha con el relacionamiento actual, queriendo reconquistar el amor de aquel
  3. Persona con compañero afectivo, pero queriendo liberarse de él, porque el amor acabó

Categoría 3:

Persona con compañero afectivo con el cual mantiene un relacionamiento satisfactorio

Usted se siente pleno de felicidad. El amor y la armonía son sus compañeros constantes. Usted está extrayendo de la vida su sustancia más genuina, su alimento más auténtico, su significado más pleno. Pero, como toda persona es un ser en evolución, siempre hay –por lo tanto – nuevas cumbres, nuevos topes, nuevos objetivos a conquistar.

Parar es retroceder, porque la vida es esencialmente dinámica. Y usted lo que quiere es avanzar, ser cada vez más feliz, más amoroso, más realizado. Usted y su compañero viven una relación satisfactoria, pero ella siempre puede – y debe – ser mejorada, perfeccionada, transformándola de simplemente satisfactoria hasta completamente maravillosa.

Ayúdese en esa fulgurante senda con las siguientes oraciones:

Oraciones

  • a) "Todo es alegría, belleza, cantos a la Vida, armonía y paz. Mi compañero es maravilloso. Yo vivo para él y él para mí. Agradezco al Ser Supremo y a su Corte de Ángeles, esta felicidad estupenda y deseo, de todo corazón, que todas las personas sientan esta sensación fascinante".

  • b) "A cada día que pasa, mis sentimientos florecen y se desenvuelven como racimos de uvas palpitantes, como frutos del bosque salvaje, como perfumados nardos, como bellísimos claveles y como fascinantes orquídeas. Y esto acontece por causa de una cosa simple, pero extraordinaria, única, excitante: ¡Amo y soy amado!".

  • c) "Soy como un imán, atrayendo en mi dirección sólo los maravillosos reinos del amor correspondido, de la felicidad, de la realización afectiva, de la belleza interior y de la serenidad impregnada de armonía. Estos reinos fluyen permanentemente en mi vida, adornando mi corazón con los dulces ropajes de una alegría infinita. ¡Gracias, Señor, por haberme concedido la gracia de amar y ser amado!".

Aprenda estas oraciones de memoria y encienda su corazón con el fuego de su contenido incandescente.

Visualización

Su vida es plena, es bella, es llena de amor. Pero siempre es posible perfeccionarla, siempre es posible hacer su compañero un poco más feliz, y siéndolo, usted también lo será, pues un verdadero amor es un sentimiento mutuo, que contagia aquellos que lo sienten, con una deliciosa fiebre, con un cálido arrebatamiento, con un arrullo encantador.

En verdad, usted está en las puertas mismas del Paraíso terrenal y deseamos felicitarlo por esto. Pero aproveche el hecho de que llegó hasta aquellos portales fulgurantes, para hacer de esto una bellísima visualización:

Imagínese entrando en el Paraíso, abrazado con su amor. Allá dentro todo es de una belleza impar. El soplo de la brisa ya trae en su seno un perfume que parece convidarlo a amar; la luz tiene un fulgor diferente, como impulsándolo a una paz placentera; el medio ambiente muestra plantas en frutos, magníficas en color, majestuosas en su porte.

Absortos en la contemplación de ese mundo refulgente, no perciben que un ángel pequeño los observa y cuando dan cuenta de él, se ofrece para acompañarlos. Los dos aceptan, pero aparece otro mayor, con más experiencia, y con una guiñada de sus profundos ojos, les dice que pueden ir solos.

Comienzan a caminar por la hierba, suave y ligeramente mojada por el rocío, hasta que se encuentran con un gran panel.

Miran con curiosidad para él y, de repente, comienzan a pasar en aquel, como si fuese una película, escenas que ustedes ya vivieron anteriormente. Todos los momentos buenos y maravillosos que usted y su compañero vivieron juntos, desfilan nuevamente ante sus ojos extasiados.

Uno... dos... cinco... diez... veinte... treinta... cincuenta años de amor, son revividos con total nitidez en la tela majestuosa del tiempo; todo vuelve a refulgir como brillaba en el momento mágico en el cual cada acontecimiento ocurrió.

Colores, perfumes, sonidos, armonías, músicas, voces, susurros, rumores, arrullos, murmullos, cristales, lunas, soles y estrellas, besos, abrazos y suspiros adornan el Paraíso, y usted abrazado dulcemente con su pareja, cierra los ojos suavemente, dejándose llevar por un barquillo que atraviesa lentamente las ondas de un lago mágico. El bellísimo lago de la Felicidad Eterna.

Deje vagar sus sentimientos, deje expandir sus recuerdos, déjese acunar por la delicia de la paz y del amor tomando cuenta de su corazón. Recuerde y sueñe, sueñe y viva. Y sobre todo, continúe amando; como si amar fuese su única obligación.

¿Gustó de su paseo por el Paraíso? ¿Verdad que sí? ¿Comprende ahora que el Paraíso, el Infierno y el Purgatorio no son lugares específicos para donde va el alma después de la muerte? Ellos son apenas condiciones mentales, que el hombre crea, viviendo en ellas durante su vida terrena. ¿Y por qué, si puede escoger lo mejor, va a quedarse con lo peor?

Pero usted es muy inteligente; usted escogió lo mejor, usted escogió vivir en el Paraíso por el resto de su vida. ¿Y sabe de una cosa? El Ser Supremo aprueba su elección, porque es la única que le va a permitir entrar en su Reino, en el Reino de la Luz, en el Reino del Amor, en el Paraíso. Felicitaciones.

Categoría 4:

Persona con compañero afectivo, pero insatisfecha con el relacionamiento actual, queriendo reconquistar el amor de aquel

Esta categoría es típica de aquellas personas para las cuales existe desajuste afectivo, pero, por lo menos uno de ellos, desea hacer alguna cosa para mudar esta estado de cosas; tal vez sea la situación típica en la sociedad de nuestros días.

Si es usted el miembro de la pareja que desea hacer alguna cosa para introducir la felicidad en su relacionamiento, lea con atención las próximas páginas y practique con mucha conciencia los ejercicios sugeridos.

Recuerde que los problemas entre las personas, surgen porque cada uno tiene una visión estrecha y particular sobre la realidad, creyendo que su manera de percibir es la única correcta. Por otro lado, en la inmensa mayoría de las personas, por estar insuficientemente espiritualizadas, existe una tendencia generalizada en dirección a la posesividad y consideran el compañero más como un objeto o juguete, destinado a darles satisfacción y placer, que como un auténtico ser humano, con sentimientos, sueños y deseos propios.

Las relaciones afectivas turbulentas, complican la vida de millones de personas. Si fuera su caso, reconozca que todos los problemas acontecen por haberse apartado de la Luz Divina, y que ellos serán resueltos, no de forma compulsoria e infantil, como muchas veces exigimos, y sí en la medida en que su deseo es colocado en armonía con aquella Luz. Las oraciones y las visualizaciones mucho le ayudarán en este alto propósito.

Oraciones

  • a) "Mi alma está saturada de paz, serenidad, ternura, alegría y amor, mucho amor. Soy un foco maravilloso, un farol deslumbrante que irradia luz, calor, afecto y armonía.

Las apariencias no importan. No me preocupan los desajustes que eventualmente puedan acontecer. En el plano cósmico mi amor es como ondas besando la orilla. Ellas son perseverantes y eternas. Así es mi amor. El palpita por Fulano (o Fulana) de Tal, a quien mi corazón adora.

¡Oh, Bellísima Reina del Amor y de la Felicidad! Muchas gracias por ayudarme a recuperar su corazón".

  • b)  "Mi alma está saturada de paz, serenidad, ternura, alegría y amor, mucho amor. Soy un foco maravilloso, un farol deslumbrante que irradia luz, calor, afecto y armonía.

Las apariencias no importan. No me preocupan los desajustes que eventualmente puedan acontecer. En el plano cósmico mi amor es como ondas besando la orilla. Ellas son perseverantes y eternas. Así es mi amor. El palpita por Fulano (o Fulana) de Tal, a quien mi corazón adora.

¡Oh, Bellísima Reina del Amor y de la Felicidad! Muchas gracias por ayudarme a recuperar su corazón".

  • c) "La Energía Cósmica que existe en el aire, en el agua, en el sol, en la tierra, en las plantas, en los animales y en los seres humanos, fluye para mí de forma maravillosa, como rayos amorosos que encienden mi corazón de fuego sagrado. Este fuego sagrado abraza mi alma y la de mi amado (o amada) y abrasa mi cuerpo y el de él (o de ella), haciendo de los dos una única y maravillosa unidad de luz y amor".

  • d) "El Poder Infinito de Dios está dentro de mí; pero Él solo se manifiesta cuando nos armonizamos plenamente con su esencia, que es amor. Así siendo, irradio espléndidos sentimientos de amor para todos, y especialmente para aquel que amo.

En la alegre expectativa de la victoria, veo el pájaro sagrado del Amor, volando hasta mi pecho, transportando en sus alas, el dulcísimo cáliz de la realización afectiva, mientras me acaricia con su cálido y maravilloso canto".

Aprenda estas oraciones de memoria, dejando llevar por la fascinación de sus colores iridiscentes, todo lo mejor que hay dentro de usted, y que está deseando manifestarse al mundo con sus espléndidos ropajes.

Visualización

El amor es el resorte maravilloso que Dios creó para mover el mundo. Pero él muchas veces se desajusta en el nivel terreno, porque el ser humano es aún un infante espiritual. En verdad, no somos esencialmente ruines; apenas acabamos siéndolo, porque colocamos nuestra presunción y nuestro orgullo en primer lugar, cuando esta posición debería ser reservada para la sabiduría, el amor y la sencillez.

Es para estos atributos que debemos colocar nuestro rumbo, cuando los desajustes amenazan convertir nuestra vida afectiva en un pantano peligroso.

Utilice la siguiente visualización para recuperar una relación afectiva que está entrando (o ya entró), en fase de desajuste.

Imagine su compañero como usted gustaría que fuese: más atento, más amoroso, más armónico, más galante, más romántico, más tierno, más interesado sexualmente, etc. Imagínese viajando en compañía de él, yendo al cine o al restaurante. O, simplemente, quedándose en casa, y, mientras la lluvia golpea en los vidrios, los dos se miran profundamente en los ojos, cada uno reflejando en el otro, el amor que se profesan, sintiéndolo expandir por el aire como una onda cálida y placentera.

Imagine su compañero exuberante de alegría y salud, como un sol que ilumina todo lo que encuentra a su alrededor, fascinante con su mirada amorosa y su sonrisa cautivante. Siéntalo lleno de vigor, pleno de armonía, vibrante de entusiasmo, derramando paz y amor... especialmente para usted.

Si por algún motivo, su compañero lo ha lastimado emocionalmente, deberá arrancar una a una las espinas clavadas en su corazón y perdonarlo. Aproveche esta visualización y perdónelo. Véase en paz y alegría con él.

Imagine recibiendo de su compañero, un regalo simple, pero significativo. Un regalo que representa una declaración de amor, que le haga saber de que siempre piensa en usted, que lo haga vibrar por la atención, la delicadeza y el mensaje que encierra.

Sienta las palabras de amor de su compañero, sonando como música divina en sus oídos, sienta sus caricias, sus besos – y si fuera el caso – sus apasionados gemidos de amor.

Puede ser que, mientras usted visualiza, su compañero continúe negativo, distante, o agresivo. Pero no debe desanimar, pues él no cambiará de un día para el otro. Sólo la perseverancia lo conducirá a la victoria; por otro lado, junto con su visualización deberá utilizar otra técnica fundamental: la comunicación emocional, que será presentada en el próximo capítulo. Combinando adecuadamente estos dos recursos, sus posibilidades aumentarán prodigiosamente.

Si usted pertenece a alguna religión, cualquier que ella sea, podrá aprovechar este hecho en su beneficio, introduciéndolo en la visualización.

Sugerimos que usted imagine su compañero permanentemente acompañado por una figura mística de gran jerarquía, que en el caso de las religiones cristianas, seria representada por el Maestro Jesús el Cristo. Él sería el compañero y amigo de su pareja en todas las horas y circunstancias. Aún cuando se sentaren juntos en la mesa, el Cristo se sentará junto de ustedes y los ayudará a reestablecer la armonía. Cuando piense en su compañero viajando, estudiando o trabajando, vea siempre el Maestro acompañándolo, guiándolo, protegiéndolo y contagiándolo con su Divino Amor.

Si usted no pertenece a ninguna religión, podrá sustituir Cristo por cualquier persona que usted admire o por un familiar o por un amigo, vivo o muerto. También podrá utilizar la figura del propio Cristo, despojado de toda connotación religiosa y considerada, en este caso, como el Supremo Maestro de la Humanidad.

Expanda su alma, purifique su corazón, desarrolle su espiritualidad, crezca en altruismo y deje correr los acontecimientos. Habiendo hecho todo lo que es posible, usted se coloca bajo la protección del Altísimo. El resultado final será bueno, coincida o no con sus deseos iniciales.

De todos los cinco casos considerados, este es el más problemático, porque se pretende saltar por encima de un abismo, arreglar un error, rectificar lo que está torcido. Pero el amor es un bálsamo, un fluido renovador, un remedio sagrado. Si usted está suficientemente impregnado de él y la otra persona no está totalmente sumergida en las tinieblas, usted conseguirá, pues si en su compañero se conserva aún un átomo de luz, él será llamado por su poderoso y amante farol, como la luciérnaga es alcanzada y tiernamente basada por la luna. En consecuencia, el resultado maravilloso será igual al árbol que, después de haber perdido sus hojas, vuelve a brotar, exuberante de savia, de color y de belleza, al influjo de la cálida caricia del sol.

Categoría 5:

Persona con compañero afectivo, pero queriendo liberarse de él, porque el amor acabó

Quien sabe, alguien pude asustarse con esta categoría, ¿pues no fue colocado el amor como bien supremo? Querer desligarse del compañero ¿no sería un acto de falta de amor?

Esto exige una aclaración, pues hay muchos tipos de amor. Cuando Cristo nos convocó a amarnos unos a los otros, no estaba – es claro – haciendo una apología de la promiscuidad. Él nos estaba enseñando que deberíamos desear para los demás todo lo bueno, de la misma manera que para nosotros mismos. Amor, en el sentido "crístico". (Se debe aclarar que la palabra "crístico" se refiere a las enseñanzas originales del Maestro Jesús El Cristo, diferente de "cristiano", que se refiere a una religión específica, subdividida en muchas corrientes diferentes. Esto será explicado detalladamente en una próxima serie de monografías, referentes al Gran Tema: Desarrollo Espiritual).

Pero para actuar de esta manera, no es imprescindible , ni siquiera hablar con la otra o las otras personas, pues pensamientos y sentimientos se propagan a través de ondas invisibles. Usted puede estar acostado de noche en su cama, deseando paz y amor para varias personas y ellas no precisan saber que usted proyectó aquellos sentimientos en su dirección. Esto es amor genuino.

Pero puede ser que usted no guste de alguien, por su conducta, por su comportamiento, o simplemente por el aura o la irradiación, que no combinan con las suyas. Usted no está obligado a procurar esa persona, a ser su amigo, a ser su compañero eterno. De lo que no puede escapar es de amarlo, en el sentido de desearle la felicidad, por peor que sea como persona, o parezca serlo. Pero usted tiene todo derecho a evitar el contacto directo, material, físico con ese individuo.

El porqué de esto, no es difícil de comprender: el contacto material es hecho a través del Yo Exterior, que puede ser tenebroso, terrible, cubierto de lodo. Usted hará bien en apartarse de él. Pero el Alma de ese Ser es tan pura como la suya; el contacto a ese nivel es benéfico. Su función es producir, a través de su alma un átomo de luz en aquel Yo exterior ciego; pero para eso, no precisa intercambiar una sola palabra con el mismo.

Por lo tanto, si su relación afectiva se deterioró hasta el punto en que el amor humano, el amor hombre-mujer, acabó; si usted no siente ninguna vibración por aquella persona, es justo que se aparte y tente recomponer su vida con otra persona. Es claro que esta separación, deberá ser hecha sin odio ni resentimiento; sólo así usted podrá abrir nuevas y espléndidas cámaras para su corazón.

Usted deberá continuar amando a su ex compañero (en el sentido "crístico") aunque se aparte físicamente de él. Pero si usted comete el error de odiarlo (aunque parezca tener motivos reales para esto), será el único perjudicado, pues quedará preso a los pesados y densos niveles inferiores, no permitiendo que su Alma se expanda y vuele para los espléndidos bosques del Señor, donde habita el consuelo y la paz, o sea para un lugar especial, donde su amor podría encontrar una renovación maravillosa.

Oraciones

  • a) "Mi vida me pertenece y sólo a Dios Supremo debo rendir cuentas. Mi relación con Fulano (o Fulana) de Tal llegó a su fin. Estoy libre de él (o de ella). Lo dejo en las manos del Creador, que cuidará amorosamente de su vida futura. Perdono todos sus errores, así como sus ofensas, su agresividad, su crítica destructiva y su falta de atención (u otras fallas que tenga).

Le deseo la mayor de las felicidades, pero lejos de mí. Mi vida está cambiando radicalmente para mejor. Y estoy libre. Siento una calma y una paz extraordinaria. Me siento maravillosamente bien. Vuelvo a ser Yo. Gracias".

  • b) "Mi vida recomienza en este instante. Todos los errores del pasado, míos y de las otras personas son cancelados y neutralizados por el Esplendor Divino.

El ciclo de mis experiencias de convivencia con Fulano (o Fulana) de Tal acabó. Lo dejo libre y recupero mi libertad. Sin odio y sin rencor. El perdón y el Amor Divino apagan cualquier resentimiento.

A partir de hoy, mi vida comienza un nuevo y fulgurante ciclo, donde sólo circulan cosas bellas y positivas. El pasado pasó y no vuelve más".

  • c) "Deseo comenzar una nueva y espléndida vida. Mi relación con Fulano (o Fulana) de Tal llegó a su fin, pues él (o ella) no consigue hacer vibrar mi alma, ni mi corazón, ni mi cuerpo.

Pido a Dios Todo-Poderoso que ilumine mi nueva senda y que también lo haga para Fulano (o Fulana) de Tal. El (o ella) tiene derecho a ser feliz, del mismo modo que yo. Gracias, Señor".

Aprenda de memoria estas oraciones y recítelas con la mayor frecuencia posible.

Visualización

El amor es un presente celestial. Muchas veces – por los más diversos motivos – no conseguimos comprender esto y aquella bellísima dádiva es derrochada. Agotada la fuente original, el amor se transforma en un fantasma, en un simulacro, en un hábito. Él subsiste exteriormente, pero interiormente está muerto.

En este caso, lo mejor es sepultar el cadáver y trabajar por la resurrección, libertarse de aquel peso opresivo y pasar para una nueva vida, impregnada de esperanza. Se aguarda que en ella, el error sea comprendido y que un nuevo amor sea vivido plenamente, con espontaneidad y con fascinación maravillosa.

Para ayudarse en este proceso, haga la siguiente visualización:

Imagine un lugar magnífico. Por ejemplo, un parque luminoso, lleno de árboles, de césped, de flores, de pájaros y de mariposas. Todo está sereno, calmo, apacible. El cielo refulge de azul. Usted llega y su ex compañero está esperando. Cada uno trae un cartel que dice: "La paz está contigo. Dios nos reciba en su Refugio. Una nueva vida se inicia y cada uno, por su lado, será feliz. Te bendigo".

Cada uno coloca su cartel en la espalda del otro y se separan. El ex compañero se va, lentamente, y como las letras son grandes, usted leerá varias veces el cartel de él. Cuando desaparezca de su vista, usted se saca su propio cartel y volverá a leer su contenido. Luego lo abandona y comienza a caminar por el parque. Ya es de noche. La calma continúa, y usted, levantando la vista para el cielo, se detiene a mirar el maravilloso manto de las estrellas. Cada una que usted mira, parece hacerle una guiñada y decirle: "Estás libre y la paz te acompañara para siempre" Luego usted dirá: "Gracias, gracias".

En toda esta visualización, no deberá tener ningún sentimiento negativo con su ex pareja. Si cada uno va a recomenzar ¿para que remover el pasado? Por otro lado, si usted no corta todos los sentimientos de resentimiento con su ex compañero, no podrá quebrar la ligación que existía y este vínculo lo hará andar en círculos viciosos. En efecto, cuando una flor es fecundada, cumplió su misión y ella marchita. Es insensato tentar mantenerla viva, lo mejor que puede ser hecho es cortarla y ocuparse de un nuevo pimpollo que está vibrando para abrirse a una nueva y maravillosa vida.

Palabras finales

Caro lector: le deseamos el mayor de los sucesos en su tentativa de transformar su corazón en un foco purísimo de luz y esperanza. El dulce panal del amor correspondido está a su alcance; la gracia de amar y ser amado ya camina en su dirección; el brillante fulgor de la realización golpea en su puerta.

Tal vez falte un último empujón para que la felicidad invada su corazón. Si así fuese, lea con mucha atención las próximas monografías, que le mostrarán un paso muy importante en su fascinante recorrido por la carretera que tiene como punto de llegada el bellísimo palacio llamado "amar y ser amado". Este último trayecto se denomina comunicación emocional.

¡Que El Creador lo bendiga y lo reciba en su Altísimo Refugio!

Ejercicio de aplicación

En esta monografía no será dado ningún ejercicio especial, pues él ya está contenido en el cuerpo del mismo. En efecto, una vez que usted decidió a que categoría pertenece, tiene a su disposición las oraciones y la visualización correspondiente. Este será su ejercicio. Aplíquelo muchas veces; haga de él un compañero permanente. Verá que así haciendo, las tinieblas y las sombras que amenazaban su corazón, se disuelven en una cascada polícroma de luz y esplendor

Observación: Las Monografías de este Gran Tema (Afectividad Humana), deben ser consideradas como un estímulo, una inyección de luz y esperanza para las personas que sufren de problemas afectivos. El autor, dentro de sus posibilidades, está dispuesto a enviarles, de forma totalmente gratuita, el libro completo, titulado "El Arte de Amar y Ser Amado", a todos aquellos y aquellas, que demuestren interés en los mensajes ofrecidos.

 

 

 

Autor:

Prof. José A. Bonilla.

(Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina, Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil)


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Otros

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.