Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Investigación acerca del estado actual de la primera infancia en Honduras (página 2)

Enviado por Maximo Contreras



Partes: 1, 2

el 92 % de los embarazos fueron atendidos por un profesional de salud bien sea médico (70 %) o Enfermera o Auxiliar de Enfermería (52 %); no encontrando mayores diferencias entre el área urbana y la rural (94 y 91% respectivamente); el 95 % de los partos fue asistido por profesional de salud y el 69% de los partos fueron institucionales,encontrandose marcada diferencia con respecto al área de residencia pues en el área rural apenas el 53 % son partos institucionales frente a 90 %en el área urbana.

Según la información disponible la desnutrición crónica en menores de cinco años disminuyó de 37.8%, en 1996 a 32.9% en el 2001. El porcentaje de desnutrición crónica es el doble (36.4%) en las zonas rurales; en tanto que en el área urbana es de (17.6%)[23].

La desnutrición aguda en los niños de 12 a 59 meses de edad ha mostrado un descenso de 1.4% a 1.0% de 1996 al 2001 y la desnutrición global de 24.3% a 18.4% en el mismo período (ENESF, 2001). La desnutrición crónica también ha presentado una reducción. Entre 1991 y 1992, el porcentaje de niños con desnutrición crónica era del 42.4%, en 1997 pasa al 37.8%, alcanzando el año 2001 el 32.9%. Este tipo de desnutrición se refleja más que todo en el largo plazo, en el crecimiento del niño, originada por lo inadecuado de la ingesta de macro y micro nutrientes y la presencia de enfermedades recurrentes que afecta casi a un tercio de la población niños menores de cinco años.

La desnutrición aguda (peso bajo para la talla), ha venido descendiendo y manteniéndose relativamente bajo, pasando de 1.8% en 1991 a 1.4% en 1996, y 1.0% en el 2001. El mejoramiento de la práctica de las madres en el control del peso de los niños en sus primeros meses es importante para su supervivencia y adecuado desarrollo en las otras etapas de su vida.

Por otra parte, el Censo de Talla en Niños de Primer Grado viene proporcionando información sistemática del nivel de nutrición de la población en edad escolar desde el año 1986. El último Censo de Talla en niños de primer grado, señala que la situación de desnutrición en esta población ha disminuido entre los años 1986 y el 2001, al pasar de un 39.8% a un 36.24%; para el año 2001 fue de 36.2%.[24]

En la ENDESA 2005-2006 dado que el estado nutricional de los niños está estrechamente asociado a su morbilidad y mortalidad, se incluyó un módulo de antropometría, en el cual se obtuvo el peso y la talla de todos los niños menores de cinco años siguiendo las normas internacionales de medición, para lo cual se utilizaron instrumentos de precisión (balanzas digitales SECA 890 de UNICEF y tallímetros Shorr). El total de niños con desnutrición crónica (baja estatura para la edad) asciende al 25%, el siete % en condiciones de severidad. Apenas el uno % sufre de desnutrición aguda (bajo peso para la talla) y el 11 % de desnutrición global (bajo peso para la edad). ?Los niveles mayores de desnutrición crónica (alrededor del 30%) se concentran entre los niños mayores de 3 años, reflejando el efecto acumulativo del retraso en el crecimiento.

  • Nivel educativo de la madre

En los hijos de madres sin educación formal, cerca del 50% presentan desnutrición, mientras que en las madres con 7 grados o más de educación, solamente el 7.6% presentan desnutrición.[25] Las enfermedades y el consumo inadecuado de alimentos en cuanto a oportunidad, calidad, higiene, variedad, cantidad y frecuencia, son causas de la desnutrición, que contribuye en la mortalidad infantil.

  • Morbilidad y Mortalidad Infantil

La mortalidad infantil (menores de 1 año) a nivel nacional, pasó de 36 en 1996 a 34 por 1,000 nacidos vivos en el 2001; rural: 38 y urbano: 29 por 1,000 nacidos vivos. La mortalidad en menores de cinco años bajó a 48 a 45 por 1,000 nacidos vivos entre el 96 y el 2001. La tasa de mortalidad infantil a nivel nacional, pasó de 39 en 1991 (ENESF 1990/91), a 36 en el año 1996 (ENESF 1996), y a 34 en el año 2001 (ENESF 2001). Dado que la mortalidad neonatal se ha estabilizado en 19, esta tendencia a la disminución de la mortalidad infantil es explicable por la caída de la mortalidad posneonatal, que ha disminuido un cuarto, al pasar de 20 a 15 muertes por cada mil n.v. (ENESF 2001).

Las causas de este fenómeno están asociadas a prematurez, asfixia y anomalías congénitas. En menores de cinco años son dos causas primarias: las enfermedades respiratorias y las diarreas[26]Por otro lado, de la misma manera que en la desnutrición, la mortalidad infantil es mayor cuando la madre es analfabeta o tiene menos de tres grados de escolaridad.

En lo que se refiere disminución de la mortalidad de niños menores de cinco años se han presentado avances importantes. En 1990 esa tasa de mortalidad fue de 65 por 1000 n.v, 22 puntos debajo de la que prevaleció en 1985 (ENESF 1991/92). Hacia 1996, la tasa bajó a 48 por 1000 n.v., cayendo a 45 por 1000 n.v. en el año 2001 (ENESF 2001). Esta última solamente contabiliza un punto arriba de la meta establecida por el Gobierno en el marco del Plan de Acción Nacional para el año 2000 que fue de 44 por 1000 n.

Segun ENDESA 2005-2006, la mortalidad infantil (mortalidad durante el primer año de vida) para el quinquenio 2001-2006 se estima en 23 defunciones por mil nacidos vivos, la mortalidad neonatal (durante el primer mes de vida) en 14 muertes y la postneonatal en 9 defunciones por cada mil nacidos vivos. La mortalidad durante los primeros cinco años de vida desciende a 30 muertes por cada mil nacidos, apreciandose una tendencia a la disminución de este indicador.

Se puedo apreciar que la mortalidad infantil es más elevada en el área rural que en la urbana (33 y 24 muertos por mil nacidos vivos, respectivamente). Las diferencias mas importantes se presentan según el nivel de instrucción de las madres, pues de cada mil nacidos vivos a mujeres sin instrucción, 37 hijos mueren antes de cumplir un año, frente a 20 en el caso de hijos de mujeres con instrucción superior.

En definitiva, las principales causas de muerte de los niños menores de cinco años son las Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS), las diarreas, y las muertes relacionadas con el parto. Asimismo, influyen las condiciones socioeconómicas del área de residencia, los niveles de escolaridad de la madre y el acceso a los servicios de salud.

Un factor asociado a la nutrición y cuidado de los infantes es la lactancia materna. En Honduras, la lactancia materna se ha incrementado levemente de 42.4 a 43.3% de 1996 al 2001 en los niños de 0 a 3 meses de edad, según la ENESF 2001; y el apego precoz se ha mantenido en un 95% aproximadamente. Sin embargo, se dio en forma exclusiva 2.1 meses en 1996, cifra que creció levemente alcanzando los 2.3 meses en 2001. Mientras en el área rural la lactancia materna exclusiva fue de 2.9 meses, en el área urbana fue de 1.5 meses. La media nacional total sobre la duración promedio de lactancia materna de los nacidos vivos de 0 a 59 meses de edad creció ligeramente entre 1996 desde un 17.3% a un 17.6% en el año 2001.

Aunque la práctica de lactancia es bastante extendida entre las madres hondureñas, para el 2006 el 4 % de los niños menores de tres meses no reciben algún tipo de lactancia; los resultados evidencian que la complementación con otro tipo de alimentos se inicia muy tempranamente. El alimento que con más frecuencia se introduce a temprana edad es la leche industrial. Según ENDESA 2005-2006 la prevalencia de lactancia materna exclusiva en niños menores de 6 meses disminuyó encontrándose en un 30 % en comparación al 35 % según la ENESF 2001. ?También es notorio que una significativa proporción de madres abandona la práctica a medida que el niño va creciendo, antes de que alcance el período mínimo recomendado de seis meses.

Por otra parte y dada la evolución de la epidemia, Honduras no está exenta de la problemática suscitada por la incidencia directa del VIH/SIDA en su población infantil. Muy por el contrario, el contexto socioeconómico y los elevados niveles de pobreza, hacen más vulnerable a la población infantil frente al VIH/SIDA. Tal como indica el Informe del PNUD del año 1999, otro impacto que tiene la epidemia del SIDA sobre la sociedad es incrementar el número de huérfanos menores de edad. Dicha organización estimó que una cuarta parte de los 60 mil huérfanos entre los años 2000 y 2005, se deberán al SIDA (especialmente a causa de la mortalidad materna por esta enfermedad). Estimaciones recientes señalan que en el año 2010 habrá cerca de 42.000 huérfanos debido al VIH/SIDA en Honduras. Y no existe institucionalidad y capacidad instalada para atender esa crisis y las secuelas que deja.

  • Agua y Saneamiento

Hacia el año 1996, el 20.6% de las viviendas poseía como principal fuente de agua una llave dentro de la vivienda. Para el año 2001, ese porcentaje se eleva a 26.5%. En el año 1996, un 48.6% tenían llave fuera de la vivienda, porcentaje que se mantiene prácticamente (47.8%) para el año 2001. Un porcentaje menor de viviendas tenía llave fuera de la propiedad a menos de 100 metros, y un 15% de la población se abastecía de agua a través de fuentes naturales en el año 1996. Este porcentaje habría bajado a 10.6% al año 2001. Pero se mantienen importantes brechas entre el sector urbano y el rural.

Con la aprobación de la Ley Marco de Agua y Saneamiento y el avance del proceso de descentralización, se fortaleció el rol de los gobiernos locales en la administración de sistemas, con el propósito de que asuman y garanticen con eficacia y eficiencia la prestación de los servicios de agua y saneamiento.

Si se comparan los resultados de las ENESF de los años 1996 y 2001, se tiene que la cobertura con algún sistema de disposición de excretas ha subido desde un 73.8% a un 78% de la población. Lo importante de ese cambio es que la disminución de la población que no tenía sistema entre el año 1996 y el año 2001, que va de un 25.9% a un 21.6% parece haberse dado a favor de una ampliación en cobertura de población que posee inodoro y letrina hidráulica. Al menos eso dejan ver las cifras analizadas para el sector rural.

La cobertura nacional en 2004 según el INE, Encuesta Permanente de Hogares 2004. y OPS/OMS, Análisis del Sector APS 2003, era de 83.6% en agua y 70% en saneamiento; mientras que solamente un 46.4% tenia acceso a agua potabilizada. Las diferencias de cobertura de acceso a agua y saneamiento son bastante dispares entre zonas rurales y urbanas, y aun entre ciudades grandes e intermedias

  • Cuidado infantil

Desde el año de 1998 está en manos del IHNFA. Tiene el contenido de cuidado infantil, nutrición y actividades de estimulación temprana. En la misma dirección están también las guarderías del IHSS, centros de cuidado infantil y hogares infantiles y guarderías, cuya función actualmente es responsabilidad del estado.

El Código de la Niñez y la Adolescencia establece, que las Secretarias de Estado en los Despachos de Trabajo y Previsión Social y Salud Pública así como el Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia, adoptaran conjuntamente las medidas que sean necesarias para que los niños (as) cuyos padres o representantes legales trabajen puedan ser atendidos en guarderías infantiles mientras dura la jornada laboral.

Según el Documento base de la ERP, la fuerte migración del campo a las ciudades, tiene entre sus efectos que la población económicamente activa urbana haya crecido durante el período un 63%, mientras que la de las zonas rurales solo creció un 40%. El éxodo hacia las zonas urbanas parece ser principalmente masculino, lo cual podría estar determinando que una cantidad creciente de mujeres haya tenido que incorporarse a la fuerza laboral rural; de tal manera que, durante el período, la Población Económicamente activa femenina en el campo se duplicó, en tanto que la masculina solo creció en 25%. Lo que significará un aumento de la demanda de modalidades de atención a los niños y niñas de madres trabajadoras.

Afiliación al sistema de servicios de salud

Los niños y las niñas hondureños, no cuentan con un sistema de seguridad social que los proteja. Tampoco los Centros educativos o de protección cuentan con aseguramiento en salud.

2.1.3 Acceso a una educación con calidad

Las Metas del Milenio y la Estrategia para la Reducción de la Pobreza han priorizado el acceso a una educación con calidad: para el 2004 el nivel de escolaridad es de 5.5% en promedio y la tasa de analfabetismo de 18.5%[27], reflejando mejoras respecto a años anteriores.

En el año 2000 se elaboró la Propuesta de la Sociedad Civil para la Transformación de la Educación Nacional, la cual se constituye en el pilar sobre el cual se enmarca las estrategias para el transformación y desarrollo de la educación en el país. En este contexto, se formulan el Plan Sectorial de Educación que busca integrar las estrategias de las institucionales del Sector y el Plan Educación para Todos, cuyo objetivo principal es lograr la graduación universal del sexto grado de los niños y niñas en edad escolar al año 2015.

El país ha mostrado avances importantes en lo que se refiere a acceso y cobertura a lo largo de los años 90. Pero las diferencias de cobertura están determinadas según el área; marcándose diferencias entre la urbana y la rural. Han sido importantes los esfuerzos por ampliar la cobertura, en un contexto de estabilidad del gasto y de las altas tasas de crecimiento poblacional (2.6%). Para el año 1999, el documento de PREAL FEREMA estima una cobertura aproximada –en términos de tasas brutas de matrícula por nivel- del 38.8% para el nivel preescolar, del 97% para primaria y del 35% para secundaria. En tanto, un Informe de Indicadores Educativos de la sección de Estadística Educativa de la Secretaría de Educación, de julio del 2004, alimentado por la proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y la información obtenida a través del Censo de Centros Educativos 2003, señala que en ese año, las tasas brutas de matrícula, por nivel educativo fueron las siguientes: 36% en la educación prebásica, 89% en la educación primaria o básica de 38% la secundaria.

  • Educación Prebásica

La educación en este nivel se proporciona a través de dos modalidades cubriendo el grupo de 4 a 6 años: formal (jardines de niños) CEPREB Y CCEPREB e instituciones reconocidas por Secretaría de Educación; y la segunda, ubicada en la categoría de educación no formal, que atiende a niños y niñas de seis años de edad, para prepararlos para su ingreso al primer grado de educación básica. Esta es impartida por los Centros de Educación Preescolar No Formal (CEPENF) en áreas urbano marginales y rurales, durante un período de diez meses.

El Plan EFA Educación para Todos, tiene la meta de lograr el 100% de cobertura de prebásica mediante un año obligatorio para niños y niñas de cinco años de edad para mejorar el acceso, permanencia y no repitencia en los primeros grados de primaria.

  • Niños de 5 o 6 años que asisten a un centro educativo, 2005

Asisten

169.784

41.96%

No asisten

234.843

58.04

Total

404.637

100%

Fuente: INE: EHPM, Sept. 2005

La educación prebásica, hasta hace pocos años no había sido relevante y no tiene carácter de obligatoriedad. Sus objetivos corresponden al estímulo para los niños y niñas en la formación de sus hábitos, adquisición de conocimientos y desarrollo de habilidades y destrezas, que sientan las bases para el ingreso al proceso obligatorio, que se inicia con la educación básica.

Sin duda alguna el nivel de prebásica ha recibido en los últimos años impulso por parte del Estado hondureño y en especial del sector de las ONG´s agrupadas en el COMCORDE. Como consecuencia, la cobertura de este nivel ha crecido significativamente en la última década. No obstante, falta mucho para lograr de las metas propuestas en la ERP y Plan EFA-FTI.

Con respecto a las cifras anteriores, estas no tienen aún en consideración los avances en la cobertura logrados a través de la intervención de la apertura de nuevos centros comunitarios de educación prebásica con el apoyo financiero de las alcaldías locales y cuya metodología es el modelo interactivo de Juego y Aprendo de FEREMA.

Según la información recién publicada en la ENDESA, entre 5 a 6 años hay 169.784 niños y niñas asisten a un centro escolar es decir el 41.96% del total de niños en edad (INE-EHPM septiembre 2005)

Sin embargo no cuenta con los avances realizados en el último año, de septiembre 2005 a septiembre 2006. La información proporcionada por FEREMA y que ya fue reportada al INE da cuenta de los avances 2005-2006 en la cobertura de los CCEPREB PREPI: Para el año 2005: 21,673 niños y niñas y para el año 2006: 25,026.

La Metas de la ERP proponen:

• Duplicar la cobertura neta en educación prebásica en niños y niñas de cinco años de edad "Todos los niños y niñas de cinco años de edad tendrán acceso obligatorio por lo menos al tercer año de educación prebásica".

Metas Plan EFA-FTI

• Universalizar un año obligatorio de educación prebásica para los niños y niñas de cinco años de edad

Transcribimos los cuadros de balance del documento del FONAC citado, que da cuenta de los avances logrados en el desarrollo de la educación prebásica. No se modificó ni resumió su contenido por considerar que se trata de un balance claro y sintético.

Avances a) Incremento al 60% de la cobertura de tercer año de Educación prebásica, como resultado de la implementación de políticas nacionales para este nivel.

b) Diseño de un nuevo currículo para educación prebásica.

c) Diseño, elaboración y producción de un paquete metodológico interactivo para ser utilizado por las educadoras voluntarias en los Centros Comunitarios de Educación Prebásica (CCEPREB), en zonas rurales y urbanas marginales.

d) Diseño de los estándares nacionales, para el nivel de educación prebásica.

e) Dotación de materiales didácticos para los jardines de niños y niñas.

f) Formulación y ejecución de programas alternativos para este nivel, en coordinación con la Secretaria de Educación, CONEANFO, ONG´s, empresa privada, y alcaldías municipales.

g) Impulso de los programas de capacitación docente y acreditación de voluntarios, mediante convenios con la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, Comisión Nacional de Educación Alternativa No Formal y Organizaciones No Gubernamentales nacionales.

h) Ampliación de la cobertura de la merienda escolar en la mayoría de centros de educación prebásica.

i) Mayor asignación de recursos para la infraestructura.

Limitantes

a) Ausencia de una legislación precisa sobre el carácter obligatorio del tercer año de educación prebásica.

b) Aunque se ha incrementado la cobertura, el ritmo que lleva la implementación de la política, es lento y no permitirá alcanzar al 2015 el 100% de las metas de país.

c) Deficiente estructura para administrar el nivel de educación prebásica, especialmente en las direcciones departamentales y distritales.

d) Los programas de capacitación de docentes de educación prebásica y de educadoras voluntarias, no cubren las necesidades de docentes a nivel nacional.

e) No se ha logrado ampliar la cobertura en los departamentos de Colón, Gracias a Dios y Olancho.

f) No obstante la inversión en infraestructura, existen jardines de niños y niñas en condiciones no favorables al proceso educativo.

g) Ausencia de una política presupuestaria para priorizar las plazas de docentes para el tercer año de educación prebásica

Por su parte el Foro Nacional de Convergencia: Honduras 2006 (FONAC-2006), como parte del Documento de seguimiento a la Propuesta de la Sociedad Civil para la Formación de la Educación Nacional: Líneas de Acción y Estrategias; y teniendo en cuenta el balance en cuanto a avances y límites, formula las siguientes líneas de acción, como componentes de la estrategia a seguir para mejorar la educación de los hondureños:

• Legislar para garantizar la obligatoriedad del tercer año de educación pre-básica (preparatoria).

• Asignar los recursos requeridos para dar cumplimiento a la meta de universalizar el tercer año de enseñanza prebásica bajo el criterio de equidad, que supone una distribución en razón de la demanda estudiantil, ubicación geográfica de los centros, índice de desarrollo humano y demanda de los grupos vulnerables.

• Coordinar las iniciativas estatales y no gubernamentales, así como las de carácter formal y no formal, que incluya medidas de compensación social debidamente reglamentadas, con miras a profundizar la calidad de la educación y contribuir con los fines del desarrollo humano sostenible.

• Establecer programas permanentes de profesionalización y actualización de docentes en servicio y procurar la contratación de profesores formados en la especialidad de la enseñanza prebásica para asegurar la calidad de los servicios educativos.

• Procurar que los establecimientos a los que asistan niños con necesidades especiales, estén dotados de las condiciones físicas y pedagógicas adecuadas.

• Promover la participación activa de los distintos sectores de la sociedad hondureña, a efecto de legitimar los objetivos y el cumplimiento de las metas propuestas para este nivel.

• Priorizar la atención de niños y niñas en zonas rurales y de poblaciones de diversidad cultural

2.1.4 DERECHOS DE PROTECCIÓN

  • Niñez y Adolescencia con Discapacidad

De este total, según el Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia (IHNFA), en el país existen alrededor de 225,000 niños con algún nivel de discapacidad, de los cuáles el 80% habitarían en el sector rural, resultando considerable si se toma en cuenta que la mayoría de esos casos provienen de hogares en extrema pobreza. Las principales causas de discapacidad que se señalan son la desnutrición, secuelas de enfermedades y traumas al nacer.

A nivel nacional la discapacidad afecta al 2.6 % de la población, es decir 177,304 personas que tienen alguna discapacidad física, intelectual, sensorial, mental o psicológica[28]y 123 por 1,000 hogares cuentan con la presencia de por lo menos una persona con discapacidad. Una de las problemáticas principales es el acceso a los servicios educativos, que limitan las oportunidades de mejoras en sus condiciones de vida.

Desde el año 2001 se ha incorporado en la ERP; para el año 2004 esta misma política resalta: "la Política Nacional para la Prevención de la Discapacidad, Atención y Rehabilitación integral de las personas con discapacidad y la promoción y protección de sus derechos y deberes".

  • Niñez en situación de calle

Hacia el año 2000 los datos más relevantes con los que se cuenta indican que 306 niños y niñas viven en las calles de Tegucigalpa y 800 en San Pedro Sula, de los cuales 80% son niños y 20% niñas. En su mayoría, estos niños y niñas mantienen vínculos con sus familias y han salido de sus casas principalmente por maltrato (43%), falta de cariño (18%), trabajo (13%) y drogas (10%)[29]. El 58.8 % de los niños y niñas en situación de la calle tienen un nivel de escolaridad de 1º a 3º grado de primaria y el 97% cuentan con edades de 10 a 17 años. El 62% tienen edades de 14 a 17 años.

  • Violencia ejercida contra la Niñez y Adolescencia

EL Ministerio Público reporta un incremento en estos delitos. En el año 2003, se recibieron denuncias de 1,531 casos de niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos como maltrato, violación, homicidio y estupro, entre otros. En el 2001 esa cifra fue de 568. El sustantivo incremento, puede asociarse a la práctica de la denuncia formal de estos casos, cosa que implicaría un cambio cultural.

En el contexto nacional no existen datos desagregados de violaciones a los derechos de protección de los niños y niñas, en general.

  • Niñez abandonada, en orfandad y en adopción

Se agudizan las situaciones de orfandad y abandono infantil en el país por la migración de los adultos responsables de las familias, lo que debilita los vínculos, y también por enfermedades como el VIH/SIDA.

Se han estimado en aproximadamente 27,000 niños y niñas huérfanos a causa del VIH/SIDA para el presente año.[30] Lo alarmante de ello es la alta tasa de crecimiento de esta población, habiéndose incrementado 14 veces en el 2001 respecto a 1990. (Ver pag. 21)

Las cifras hablan de 50 niños y niñas declaradas judicialmente en abandono y el IHNFA es el encargado de tramitar su adopción. El IHNFA elaboró el Ante Proyecto de Ley de Adopciones en coordinación con todas las entidades administrativas y judiciales para proteger a la niñez sin familia.

  • Explotación sexual comercial infantil

La explotación sexual comercial de niños y niñas en sus diferentes manifestaciones (prostitución, pornografía, turismo con fines de comercio sexual, etc.) es muy difícil de cuantificar, ya que se lleva a cabo en la clandestinidad o en formas encubiertas, lo que ha planteado de las autoridades mejores modalidades de persecución de estos delitos. Los principales actores que debilitan la capacidad de respuesta son: la falta de legislación adecuada para sancionar los delitos de explotación sexual comercial; y la debilidad de mecanismos de protección y atención a las víctimas así como de programas de prevención y reinserción social.

A raíz de lo anterior, una Comisión Interinstitucional coordinada por el Congreso Nacional de la República, ha iniciado la preparación del Plan Nacional para Combatir la Explotación Sexual Comercial Infantil en Honduras.

  • Niñez y Adolescentes que infringen la Ley Penal

Aproximaciones a esta problemática revelan que cerca de un 5% de la delincuencia general del país es atribuible a personas menores de 18 años de edad. Dentro de las estadísticas se registran tanto los casos en que los y las adolescentes son actores de las infracciones a la ley penal, como aquellos en que son víctimas de las mismas. Cerca de un 7% de los casos registrados se refieren a niñez víctima.

  • Peores formas de trabajo infantil

El número de niños y niñas entre 10 y 13 años que se incorporan a la fuerza de trabajo aumentó en forma considerable entre 1990 y 1998, al pasar de 89,532 a 100,213 según el Informe Sobre Desarrollo Humano en Honduras, 1999.

Sin duda, uno de los efectos del Mitch fue un aumento brusco en la participación de los niños en el mercado de trabajo, ya que según los datos disponibles la población económicamente activa creció a una tasa superior a la de la población en edad activa, lo cual demanda una sustancial capacidad para generar empleo en la economía.

El trabajo infantil, ha pasado a constituir un problema, si se considera la relevancia que tiene este fenómeno para la garantía y el pleno desarrollo de los derechos del niño, fundamentalmente en los aspectos de educación. Para el 2004 un total de 368,286 niños y niñas entre 5 y 18 años trabajaban, constituyendo el 14% de la población en ese rango de edad[31]

No obstante desde hace algunos años se están viendo esfuerzos multilaterales para atacar el problema, entre ellos: Plan de Acción Nacional para la Erradicación Gradual y Progresiva del Trabajo Infantil en Honduras, 2001 - Secretaría de Trabajo y Previsión Social, OIT, UNICEF, Save The Children Reino Unido. El Plan de Acción Nacional para la Erradicación Gradual y Progresiva del Trabajo Infantil en Honduras se formuló en el 2001.

  • Inacción en los Jóvenes

Las distintas manifestaciones sociales asociadas a maras, trabajo infantil, explotación sexual, entre otras, está relacionada con el número de jóvenes que no tienen oportunidades de estudio o capacitación. Las estadísticas reflejan que a nivel nacional un 20% de los jóvenes entre 12 y 18 años, en situación de extrema pobreza no estudian ni trabajan, y se cuantifican en más de 250,000[32]

Los registros dan cuenta de una mayor deserción en la adolescencia juvenil (tramo de 15 a 19 años de edad), y ello tiene implicancias colaterales y riesgos sociales asociados que se relacionan, por un lado, con la temprana incorporación al mercado laboral en condiciones de informalidad y precariedad contractual y de ingresos; y por otro, con la potencial incorporación en maras, agravado esto por el sistema de valores y creencias de dichos jóvenes[33]

El riesgo extremo de los jóvenes y adolescentes se refleja en las estadísticas vitales[34]donde se expresa que el 34% de las muertes registradas en los tramos etáreos que comprende la población adolescente están relacionadas con la violencia, en particular, se dan mediante la vía del homicidio, suicidio, envenenamiento entre otros.

2.1.5 Derechos de Participación

  • Registro de Nacimientos

Se estima que el promedio de inscripción en las 18 cabeceras departamentales es del 87%; sin embargo, la información obtenida de las zonas rurales, particularmente de las más alejadas ó menos accesibles, establecen en muchos casos, porcentajes de inscripción inferiores al 10%.

Se identificaron como principales causas para no inscribir a los niños: la falta de cultura registral por parte de la población; el desconocimiento del procedimiento y los requisitos necesarios para la inscripción; el difícil acceso a las oficinas de registro municipales desde zonas rurales remotas a las cabeceras municipales; y la falta de recursos económicos familiares para desplazarse de una aldea o caserío hasta la oficina de Registro Civil Municipal más cercana[35]

El aparte siguiente sobre los derechos de protección está focalizado especialmente sobre la población adolescente, sin embargo y a pesar de que esta investigación hace énfasis en la situación de la Primera Infancia; la adolescencia es la antesala de la paternidad -o de la maternidad en el caso de los altos índices de embarazos adolescentes-, sino que muchas de las situaciones que aquí se describen hacen parte de las consecuencias de la falta de oportunidades para el desarrollo derivadas de la debilidad de las familias para atender a sus pequeños y de la falta de políticas oficiales de atención integral a la Primera Infancia entre otras.

El país ha dado pasos en materia de derecho a la participación de los niños y adolescentes y en la promoción del liderazgo y protagonismo de los mismos en distintos espacios: deportivos 32%, religioso 28%, musical 3%. La no participación se estima en un 34%[36]. Sin embargo, queda mucho por hacer en materia de fortalecimiento de los mecanismos actuales de participación, como de potenciar aquellos que paulatinamente se vienen abriendo. En esta dirección existen dos iniciativas: el Congreso Infantil que se instala para el día del Niño y la Red de Comunicadores Infantiles apoyada por UNICEF, Secretaría de Gobernación y Justicia y por las municipalidades.

2.2 LA LEGISLACIÓN Y NORMATIVIDAD QUE GUARDA RELACIÓN CON LA PRIMERA INFANCIA, NIÑEZ Y ADOLESCENCIA[37]

2.2.1 Marco legal Internacional y Nacional

Representantes de diferentes países del mundo, teniendo en cuenta los principios fundamentales del derecho internacional público y de los derechos humanos, y han promulgado, entre otras, las siguientes disposiciones:

1924 - Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño

1948 - Ampliación de la Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño

1959 - Declaración de los Derechos del Niño

1979 - Año internacional del Niño

1989 -Convención de los Derechos del Niño

1990 - Cumbre Mundial en favor de la Infancia

1990 - Cumbre Mundial de Educación para Todos en Jömtien

1999 - Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo –OIT-

2000 - Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de Niños en Conflicto Armado, ONU

2000 - Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, ONU

2000 - Cumbre Mundial de educación para todos en Dakar

2002 - Sesión Especial de las Naciones Unidas a favor de la Niñez, Nueva York

Honduras ratificó la Convención el 24 de julio de 1990, y se obliga a orientar su gestión pública hacia ella, dictando todas las medidas administrativas, legislativas y de otra índole para dar efectividad a los derechos establecidos (artículo 4) y que en suma contribuyan a la protección y bienestar integral de la niñez, y en consecuencia asegurar el desarrollo sostenible de toda la sociedad y del Estado mismo.

Se crea el Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia IHNFA; (Decreto No. 73-96, Gaceta No. 28053 del 5 de septiembre de 1996) que deroga expresamente los Decretos que daban vida a la Junta Nacional de Bienestar Social (JNBS) entidad encargada anteriormente de "tutelar a la niñez" bajo la doctrina de la situación irregular.

El Código de la Niñez y la Adolescencia

Aprobado en 1996, retoma el contenido de la Convención para su aplicación al contexto nacional. Fija medidas preventivas de protección para los niños y adolescentes discapacitados, en riesgo social abandono o peligro, en situación de explotación y todo tipo de violencia. Ratifica el derecho de los niños y adolescentes a la vida, a la seguridad social, a la cultura y a la recreación sana y a un adecuado desarrollo integral, y establece la responsabilidad del Estado para brindar los servicios integrales para este fin.

El Código fue producto de uno de los procesos legislativos de mayor consulta y concertación en la historia legislativa hondureña.

Por otro lado, también entra en vigencia el Decreto No. 179-83 del 25 de octubre de 1983 que aprueba el Consejo Nacional de la Juventud (CONJUVE), pero éste no funciona de forma autónoma sino que depende del poder legislativo.

Constitución de la República

La Constitución de la República establece claramente que los padres y madres están obligados a alimentar, asistir y educar a sus hijos e hijas durante su minoría de edad, añadiendo que el Estado brindará especial protección a los niños y niñas cuyos padres, madres o tutores estén imposibilitados económicamente para proveer su crianza y educación.

Reconoce además, el derecho de los niños y niñas a crecer y desarrollarse en buena salud ya gozar de los beneficios de la seguridad social y la educación, para lo cual deberá proporcionarse, tanto a él (ella) como a su madre cuidados especiales desde el periodo prenatal, teniendo derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, educación, recreo, deportes y servicios médicos adecuados.

El mismo instrumento jurídico, establece claramente la obligación del Estado de proteger a la infancia y asegurar que los niños y niñas gocen de la protección prevista en los acuerdos internacionales suscritos que velen por sus derechos.

Comisionado Nacional de Derechos Humanos al cual se le dota de rango Constitucional en 1992 con competencias para promover los derechos de la niñez, vigilar la aplicación de la ley y los tratados internacionales, así como facultades para conocer y remitir a autoridad competente los casos de violencia intrafamiliar contra la niñez o su familia.

Frente a la financiación de las políticas de infancia el Estado asume la responsabilidad de promover la designación de recursos suficientes para la inversión en infancia. Esto es posible gracias a las facultades del artículo 205 numerales 33 y 39 de la Constitución de la República donde se hace énfasis en que corresponde al Congreso Nacional aprobar el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República y Reglamentar el pago de la deuda nacional: "En consecuencia debe formar parte de la Agenda Legislativa mejorar el presupuesto destinado a la infancia, no solo desde los renglones tradicionales de inversión en salud y educación, sino también asegurar la dotación de recursos suficientes a las instituciones rectoras de políticas públicas para la niñez y la adolescencia; así como aquellas que administran las políticas públicas de Juventud".[38]

En la Constitución de la República, del 1982, y en sus sucesivas reformas, se reconoce los 18 años como la edad limite para ser considerado niño o niña. A continuación se reseñan algunos ejemplos de ese reconocimiento.

En Honduras en los últimos años se ha aprobado importante normativa a favor de la infancia, no obstante, la situación del cumplimiento efectivo de los derechos de los niños y niñas sigue siendo precaria. Una de las razones para ello es que los derechos de la niñez no dependen de una sola institucionalidad y de una unica legislación especifica para si, por lo que también se precisa que las demás entidades rectoras de políticas públicas del país adapten en su legislación sectorial principios ordenadores que permitan llevar el enfoque de niñez a todas las esferas de la acción estatal con miras a fortalecer la capacidad de las familias, la comunidad y el Estado para cuidar y proteger a la niñez.

Desde la Convención de los Derechos del Niño los principios rectores a favor de la promoción y desarrollo de la infancia son:

No Discriminación

Interés Superior del Niño.

  • Derecho a la vida, supervivencia y desarrollo.

Participación: Respeto a la opinión del niño.

La creación de: PRAF y FHIS, contribuyen a la implentación mandada por la legislación para garnatizar los derechos de los niños y las niñas.

En relación al derecho al nombre se destaca la aprobación de la Ley del Registro Nacional de las Personas, que regula la obligatoriedad de la inscripción de nacimientos. El plazo otorgado para la inscripción es en el año siguiente al nacimiento y la obligatoriedad de los ciudadanos respecto a la inscripción de nacimientos en el período del año siguiente al nacimiento. En dicha ley la responsabilidad de la notificación del nacimiento queda a cargo tanto de los padres, como de los parientes que habitan el mismo domicilio, del personal de salud; y en los lugares donde no existan centros de asistencia se establece como obligación para los alcaldes auxiliares notificar los nacimientos.

Otras convenciones que alcanzan cierto grado de incidencia en la infancia y sus derechos. Entre las principales encontramos: La Convención Americana sobre Derechos Humanos, pacto de San José. 1977; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. 1995; el pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1980; la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, 2002; y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer 1980.

Como apoyo a estos convenios encontramos:

La Cumbre del Milenio 2000. Honduras al igual que 189 países del mundo se comprometió con los objetivos de desarrollo del milenio, los cuales plantean metas comunes para el desarrollo humano de todas las naciones, en la búsqueda de un mundo más justo, equitativo y menos pobre al año 2015.

Ley Especial sobre el VIH-SIDA 1999. Ley concertada con representantes del sector público y privado trabajando en la prevención y tratamiento del SIDA. Desarrolla los principios generales para una política estatal en materia de prevención, investigación, control y tratamiento, así como los derechos a la educación, información y derechos de las personas viviendo con este virus.

Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer 2000. La ley tiene por objetivo eliminar todo tipo de discriminación contra la mujer priorizando las áreas de familia, salud, educación, cultura, medios de comunicación, medio ambiente, trabajo, seguridad social, crédito, tierra, vivienda y participación en la toma de decisiones dentro de las estructuras de poder.

La Ley para la Prevención, Rehabilitación y Reinserción Social de personal Integrantes de Maras o Pandillas 2001. Esta Ley, elaborada mediante Consulta Ciudadana, prevé la creación del Programa Nacional de Prevención, Rehabilitación y Reinserción Social de personas asociadas a pandillas, como una unidad desconcentrada de la Presidencia de la República para atender la problemática de la violencia infantil y juvenil.

Convenio 182 de la OIT sobre la Prohibición de las Peores formas de Trabajo Infantil 2001 es el principal instrumento internacional para combatir las peores formas de trabajo infantil y sirve de base para las leyes nacionales y las acciones en contra de este problema. En Honduras es ratificado mediante el Convenio 26 del 2001 en el cual se determina la erradicación de las peores formas de explotación y trabajo infantil, asegurar su rehabilitación y reinserción social.

Convenio 138 de la OIT sobre la Edad Mínima para Trabajar. Busca la elevación progresiva de la edad mínima de admisión al empleo a 15 años (con excepción de los 14 años si las condiciones familiares son precarias).

Ley de Migración y Extranjería 2003 Mediante esta Ley se establece como requisito de salida del país el ser mayor de 21 años o no estar sujetos a patria potestad o tutela, de lo contrario deberá viajar acompañado por las personas que ejerzan sobre ellos la patria potestad, tutela o acreditada legalmente una autorización.

Nueva Ley del Registro Nacional de las Personas 2004 Actualmente se implementa el Programa "Hacia la Consolidación del Sistema Jurídico Nacional, mediante el cual se ha emprendido una revisión y el desarrollo de propuestas de Reformas en materia de familia y niñez, en las que se ha identificado algunos aspectos principales que deben ser abordados, entre las que destacan la armonización de la legislación nacional con la normativa internacional en temas específicos tales como trabajo infantil, explotación sexual, entre otros[39]

2.2.2 Marco Legal de la Educación

Es necesario poner en evidencia los esfuerzos hechos a favor de una transformación educativa condicionada a los avances en la calidad, eficiencia y pertinencia de la enseñanza, y a factores que se relacionan con el funcionamiento del sistema, como también a la articulación de políticas públicas y la redefinición del papel de los distintos actores de la sociedad. En ese sentido, el conjunto de leyes que rigen la educación nacional debe estar necesariamente ajustado a las necesidades del sector, a las metas del país y a los cambios que se operan en lo que se ha dado en llamar sociedad del conocimiento.

El marco legal de la educación hondureña, presenta muchos vacíos que repercuten en la efectividad administrativa y en la ejecución de acciones para garantizar una enseñanza con calidad, eficiencia y pertinencia, tal como se presenta en algunos de sus propósitos centrales, delineadores de política:

Desde el Documento de FONAC, 2006

• Dar prioridad a la integración y funcionamiento de la comisión encargada de la elaboración del anteproyecto sobre la Ley Marco de la Educación.

• Reestructuración del Consejo Nacional de Educación CNE para incluir en él a los sectores representativos del Estado y la sociedad hondureña.

• Crear una Unidad Técnica para dar seguimiento a las políticas definidas por el CNE.

• Proceder a reformar el capítulo VI de la Ley de Educación Superior relativo al Consejo Nacional de Educación como medida urgente para iniciar el proceso de ejecución de la propuesta.

Limitantes

a) La Ley Orgánica de Educación vigente para el sistema educativo -del nivel preescolar al medio- es obsoleta (data de 1966). Existen anteproyectos para aprobar una nueva ley pero los mismos no son de conocimiento público.

c) No hay consenso en cuanto a la composición del Consejo Nacional de Educación para garantizar su operación efectiva con representatividad.

d) La base legal vigente del sistema educativo nacional no corresponde con los planteamientos de la transformación educativa propuestos y de desarrollo nacional.

2.3 MARCO DE POLÍTICAS NACIONALES EN LAS CUALES SE ENMARCA ESTA INVESTIGACIÓN

  • La estrategia para la Reducción de la pobreza ERP

La Estrategia para la Reducción de la Pobreza fue formulada en un marco de amplia participación de la sociedad civil hondureña, logrando con ello un sentido de apropiación que facilita su sostenibilidad en el largo plazo. El proceso participativo se realizó entre enero de 2000 y mayo de 2001.

Es el marco de política más amplio y determinante que orienta en este momento el accionar de la institucionalidad hondureña.

La Estrategia plantea las siguientes metas al 2015: a) reducir la incidencia de la pobreza y la extrema pobreza en 24 puntos porcentuales; b) duplicar la cobertura neta en educación prebásica en niños de 5 años; c) lograr una cobertura neta de 95% en el acceso a los dos primeros ciclos de la educación básica; d) lograr una cobertura neta del 70% en el tercer ciclo de educación básica; e) lograr que el 50% de la nueva fuerza laboral complete la educación secundaria; f) reducir a la mitad las tasas de mortalidad infantil y en menores de 5 años; g) disminuir al 20% la desnutrición en menores de 5 años; h) reducir a la mitad la tasa de mortalidad materna; i) lograr un acceso del 95% a agua potable y saneamiento; j) equiparar y elevar en 20% el Índice de Desarrollo Humano relativo al género; e h) implementar una estrategia para el desarrollo sostenible.

  • Presupuesto de la ERP

La ERP ha implementado un aumento considerable del gasto social, para el cumplimiento de las metas trazadas. El monto de los programas y proyectos nuevos de la ERP asciende a US$ 1,896.8 millones, hasta el 2015.

Los programas y proyectos de la ERP se financiaran con los recursos que sean liberados por efecto del alivio de la deuda externa, principalmente en el marco de la Iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados (HIPC) y a través de la cooperación externa adicional –donación y prestamos-; los ingresos fiscales que se generen a partir de los procesos de privatización; y los recursos adicionales dentro del Presupuesto General de la República.

  • Estructura

La estructura organizativa para la ejecución y seguimiento de la ERP integra una diversidad de instancias públicas, organizaciones de la población, municipalidades, ONGs, sector privado y donantes, con sus propios procedimientos operativos con el liderazgo del Poder Ejecutivo a través de las instituciones que integran el Gabinete Social. La ejecución y seguimiento de la ERP es responsabilidad en parte del Consejo Consultivo para la Reducción de la Pobreza. El Fondo para la Reducción de la Pobreza, será el instrumento financiero, de carácter "virtual", a ser administrado por el Poder Ejecutivo a través de la Secretaría de Finanzas.

Además, se consideran instancias técnicas como: La Unidad de Apoyo Técnico (UNAT), adscrita a la Secretaría de Estado del Despacho Presidencial, que en su papel de Secretaría Técnica del Gabinete Social proporcionará el apoyo necesario en los aspectos relacionados con la implementación, seguimiento y evaluación de la Estrategia; el Sistema Nacional de Evaluación de la Gestión (SINEG); el Instituto Nacional de Estadísticas (INE); y la Unidad del Programa de Eficiencia y Transparencia (UPET).

La consulta con la sociedad civil está integrada por el Foro Nacional de Convergencia (FONAC), Espacio Interforos, Asociación de Municipios de Honduras (AMHON).[40]

2. 4 POLITICAS y PLANES SECTORIALES QUE GUARDAN RELACIÓN CON LA ATENCIÓN A LA PRIMERA INFANCIA[41]

  • Plan Nacional de Salud

En los documentos oficiales no es específico el tema de la primera infancia. En la mayoría de ellos hace parte de un esquema general de políticas de salud o educación, pero no se vislumbra un tratamiento prioritario a los niños de 0 a 6 años. A lo largo de las estrategias del Plan Nacional de Salud, son otros grupos poblacionales los que tienen prioridad estratégica, y las relaciones a la infancia se hacen como un vínculo a alguno de éstos.

Dentro de lo encontrado cabe resaltar tres ejes que pueden ser transversales en el tratamiento de la infancia, la mujer y la familia. Son ellos: la disminución de la morbilidad infantil, la preocupación por el problema nutricional, y la inclusión de un enfoque de género en algunas políticas.

  • Reglamentación y Trabajo con la Primera Infancia

Desde el Plan Nacional de Salud están estas propuestas estratégicas encaminadas a la infancia; por un lado "diseñar e implementar un modelo de atención integral del neonato e infantes menores de dos años a). Promoviendo de forma continua intervenciones de información, educación y comunicación (IEC); b). Fortaleciendo y ampliando la "atención integral del niño en la comunidad" (AIN-c) para que en forma gradual y sostenible, alcance en el plazo más corto posible la cobertura universal; c). Asegurando la plena apropiación por parte de la familia del programa "Atención integral de las enfermedades prevalentes en la infancia" (AIEPI); y d). Extendiendo a nivel nacional las experiencias ya validadas en "Trabajo con individuo, familia y comunidades", para asegurar la efectiva articulación con los servicios de salud"[42]

Por otro lado, entra en juego un plan para "diseñar e implementar el modelo de atención hospitalaria para la reducción de la mortalidad infantil: a). habilitando unidades de cuidados intensivos pediátricos en hospitales estratégicos, integrados a la red de servicios; b). consolidando la "Iniciativa hospital amigo de los niños y la madre" (IHANM), e institucionalizando la estrategia de "Madre Canguro"; c) acreditando los servicios y clínicas materno infantiles a nivel nacional y d) mejorando el sistema de vigilancia de morbilidad y mortalidad infantil"[43].

En la misma dirección apuntan algunas de las estrategias de la Política Nacional de Salud Materno Infantil", se prevé la disminución de la mortalidad y morbilidad en los infantes con estrategias como:

  • Mejorar las prácticas familiares y comunitarias del auto cuidado y atención a la niñez especialmente del recién nacido, promoviendo la adopción de prácticas saludables incluyendo la participación masculina en el cuidado de los niños y niñas y la generación de condiciones sociales, económicas y culturales para estimular lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida.

  • Promover activamente los esfuerzos inter e intra sectoriales para aumentar la prevención y tratamiento de las enfermedades de la niñez a través de las estrategias de Atención Integral al Niño en la Comunidad (AIN-C) y Atención Integral a las Enfermedades Prevalentes en la Infancia (AIEPI), partiendo de los derechos humanos de la población, su diversidad de económica, étnica, religiosa y cultural.

  • Implementar una efectiva vigilancia epidemiológica; proactiva, participativa y anticipatoria, para reducir la incidencia de enfermedades prevenibles y la mortalidad, enfatizando en la vigilancia de las muertes de mujeres en edad reproductiva y de la mortalidad infantil.

  • Garantizar la atención institucional calificada, prenatal, del parto y post parto, mediante el cumplimiento de normas y protocolos y fomentar su utilización a través del desarrollo de las estrategias de trabajo con individuos, familias y comunidades[44]

Con un objetivo similar, pero atendiendo a una problemática paralela, la política de salud y nutrición proyecta para el año 2015 erradicar el problema de la desnutrición en los niños. La situación en Honduras muestra, para el momento de la formulación de la politica, "cifras aún preliminares indican que la desnutrición crónica de los menores de 5 años alcanza en promedio el 20, 8%. Al igual que las estimaciones de años anteriores, la desnutrición afecta especialmente a los menores después de cumplir su primer año de vida. Como era lo esperado, las tasas de desnutrición son significativamente más altas entre los niños de las familias más pobres. Según la ENCOVI, mientras el promedio nacional es de 20,8%, entre los niños menores de 5 años del quintil más pobre de la población la tasa llega casi al 50%. En otras palabras, 1 de cada 2 niños de los hogares más pobres sufre de desnutrición crónica". [45]

Al respecto el Plan Nacional de Salud, prevé "promover políticas sectoriales que faciliten la implementación de la Política Nacional de Nutrición con especial referencia a la educación alimentaria y nutricional en la comunidad, los centros educativos y de trabajo". Es a partir de la Política Nacional de Nutrición, que se pueden vislumbrar dos estrategias, que se corresponden también con las Políticas de Salud Materno Infantil mencionadas anteriormente:

a. Mantener un inventario actualizado de todos los programas que realizan acciones de vigilancia y control de salud en menores de 5 años y embarazadas, sean públicos o privados.

b. Extender el modelo de atención integral a la niñez AIN- C a las comunidades rurales aisladas, priorizando aquellas localidades con mayor vulnerabilidad alimentaria."[46]

No obstante el tratamiento de problemas como la mortalidad infantil y la desnutrición, los esfuerzos no serían suficientes si no hubiera un similar tratamiento a la situación de la mujer, lo que implica ciertos cambios culturales.

Es por eso, que los esfuerzos en este campo están vinculados sobre todo con el Plan Sectorial De Educación, desde ahí, se plantea la inclusión de un enfoque de género que pueda intervenir ciertas prácticas culturales frente a la mujer. Se enfatiza en la necesidad de "tomar en cuenta un enfoque de género en todos los aspectos de la educación: la pedagogía, la docencia, la distribución de recursos, todo con el objetivo de mejorar la calidad para todas y todos"[47], entendiendo el género como "las cualidades del hombre y la mujer que son creadas culturalmente, comprendiendo el conjunto de rasgos de la personalidad, actitudes, percepciones, sentimientos, valores, conductas y actividades que la sociedad adscribe diferencialmente a los sexos"[48]

Para esto se implementa un deber ser del enfoque en el que "los profesores tienen que ser más conscientes del trato diferencial que dan a los niños y niñas, tienen que tratar temas de importancia para niñas y mujeres, niños y hombres como la violencia doméstica, salud sexual y reproductiva y el embarazo precoz, tienen que reflexionar sobre la manera en que comunican las expectativas de identidades de género y cómo cambiarlo"[49], propendiendo la introducción del enfoque: a)Revisando y cambiando contenidos curriculares; b) Sensibilizando a los docentes; c) Promocionando un lenguaje inclusivo; d) Ampliando opciones profesionales para jóvenes de ambos sexos; e) Promoviendo una educación sexual abierta a la información"[50].

Frente a esta misma situación, y en correspondencia el Documento de Política Nacional de Salud Materno Infantil sostiene: "Asegurar el acceso a los servicios de salud y proporcionar atención integral materna e infantil con enfoque de género, considerando la diversidad socioeconómica, étnica, religiosa y cultural de la población, sus derechos humanos, sexuales y reproductivos"[51].

  • Plan Sectorial de Educación

Es de resaltar, que dichos cambios culturales no serían posibles sin una intervención de la educación en los niños desde su edad más temprana. Para ello el Plan Nacional de Educación, contempla entre sus proyecciones "duplicar la cobertura neta en educación prebásica en niñas y niños de cinco años, que refiere a educación preescolar formal con un año de duración. Su cumplimiento implica de acuerdo al Plan, un crecimiento sostenible de la cobertura no menor al 5% anual. Además, será necesario ampliar la infraestructura; formar y contratar maestros adicionales; y promover formas alternativas de entrega de servicios, a través de las ONG u otras organizaciones comunitarias. Se considera que el crecimiento marginal después de haber logrado un alto porcentaje de cobertura es menor, tal como lo manifiestan países con alto nivel de educación, pero con tasas de educación preescolar que no llegan a más de un 80%"[52].

Con las mejoras en salud, nutrición y educación de los niños, se vuelve perentorio trabajar también sobre uno de los más importantes nexos entre infancia y mujer, centrado en las mujeres gestantes, para quienes se busca "promover la atención integral de la mujer que refleje sus características y considere su rol determinante en la sociedad, con énfasis en su salud sexual reproductiva"[53]; "promover programas de educación y estilos de vida saludables dirigidos a la prevención del embarazo de alto riesgo y ampliar el espaciamiento entre embarazos; y promover la atención calificada del cuidado prenatal, del parto y de puerperio, en instalaciones de salud debidamente licenciadas y articuladas a la comunidad para asegurar su calidad"[54].

 

 

 

Autor:

Maximo Contreras

 

[1] VARGAS Bar?n, Emily. (2006). Planeaci?n de pol?ticas para el desarrollo de la primera infancia: Gu?as para la acci?n. UNICEF-CINDE-ADEA.

[2] MYERS, Robert. (1993). LOS DOCE QUE SOBREVIVEN, Fortalecimiento de los programas de desarrollo para la primera infancia en el Tercer Mundo. Copublicaci?n: Organizaci?n Panamericana de la Salud-UNICEF.

[3] MC CAAIN, Norrie Margaret and Mustard, Fraser, Reversing the real brain, Early years study, final report, april 1999.

[4] ACOSTA Ayerbe, Alejandro. (1999). Notas para el programa de educaci?n inicial rural en Cundinamarca. CINDE, Bogot?, sin publicar.

[5] OCDE. OEI. FCE. (2003). NI?OS PEQUE?OS, GRANDES DESAFIOS. EDUCACI?N Y ATENCI?N A LA INFANCIA TEMPRANA. Organizaci?n para la Cooperaci?n y el Desarrollo Econ?micos. Organizaci?n de Estados Iberoamericanos para la Educaci?n, la Ciencia y la Cultura.. Fondo de Cultura Econ?mica. M?xico.

[6] YOUNG, Mary Eming. Editor. (2000). FROM EARLY CHILD DEVELOPMENT TO HUMAN DEVELOPMENT. Education Sector. Human Development Network. The World Bank. Washington. Banco Mundial. Globalizacion, crecimiento pobreza. Construyendo una econom?a mundial incluyente. A world bank policy research report- informe preparado bajo la supervisi?n de nicholas stern. Banco mundial ? Alfaomega. M?xico. 2002.

[7] SHONKOFF, Jack P and PHILLIPS, Deborah A. Editors (2000). FROM NEURONS TO NEIGHBORHOODS. THE SCIENCE OF EARLY CHILDHOOD DEVELOPMENT. Committee on Itegrating the Science of Early Childhood Development. Board of Children, Youth and Families. National Research Council and Institute of Medicine. National Academy Press. Washington. D.C.

[8] Consultar la p?gina Web: www.gc-al.org.co

[9] ACOSTA, Alejandro, KATTAH, Fadua. (2002). Hacia la Construcci?n de una Pol?tica P?blica de Infancia y Adolescencia. Fundaci?n Restrepo Barco, Grupo Desarrollo Infantil y de la Alianza por una Pol?tica de Infancia, Adolescencia y Juventud. Bogot?.

[10] Op. Cit. VARGAS Bar?n, Emily. (2006). Este apartado sobre el proceso de construcci?n de pl?ticas P?blicas de Ni?ez recoge lo expuesto sobre el tema en la obra citada.

[11] MYERS, Bob. (2002). Notas Sobre la ?Calidad?de la Atenci?n a la Infancia. Revista Revista del Doctorado en Ciencias Sociales Ni?ez y Juventud, del Convenio Universidad de Manizales y CINDE. (Este art?culo es una adaptaci?n y extensi?n de una trabajo presentado en El IV Encuentro Internacional de Educaci?n Inicial y Preescolar Del 9 a 13 de julio del 2001, Habana, Cuba organizado por el Centro de Referencia Latinoamericano para la Educaci?n Preescolar).

[12] PERALTA, Mar?a Victoria. Criterios de Calidad Curricular para una Educaci?n Inicial Latinoamericana. Mimeo. Santiago de Chile.

[13] Op. cit. p. 9

[14] Op. cit p.10

[15] www.ine_hn.org

[16] Ministerio de la Presidencia. Estrategia para la Reducci?n de la Pobreza. Informe de Avance 2004, Enero 2005.

[17] INE. Vig?sima Novena Encuesta Permanente de Hogares. Mayo 2004.

[18] Idem.

[19] Encuesta Nacional de Demografia y Salud 2005-2006.Informe preliminar.

[20] Secretar?a de Salud. Investigaci?n sobre mortalidad materna y de mujeres en edad reproductiva en Honduras, 1997.

[21] Secretar?a de Salud de Honduras, Plan Estrat?gico del Sector Salud de Honduras al a?o 2021.

[22] Ministerio de Salud. Pol?tica Nacional de Salud Materno Infantil, 2005

[23] Ministerio de Salud. Encuesta Nacional de Epidemiolog?a y Salud Familiar. 2001.

[24] PRAF. Octavo Censo de Talla en Ni?os de 1er grado. 2001.

[25] Ministerio de Salud. Encuesta Nacional de Epidemiolog?a y Salud Familiar. 2001.

[26] Idem

[27] Instituto Nacional de Estad?sticas, INE. Vig?sima Novena Encuesta Permanente de Hogares. Mayo de 2004.

[28] Instituto Nacional de Estad?sticas, INE. XXVI Encuesta Permanente de Hogares de Prop?sitos M?ltiples. M?dulo de discapacidad. 2002.

[29] Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF. Censo de Ni?ez en Situaci?n de Calle en las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula. 2003

[30] Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF. Situaci?n de los ni?os y las ni?as hu?rfanos, afectados o conviviendo con el VIH/SIDA en Honduras. s/f

[31] Instituto Nacional de Estad?sticas, INE. Vig?sima Novena Encuesta Permanente de Hogares. Mayo 2004.

[32] Idem

[33] BID. Encuesta de Valores. 2002.

[34] Secretar?a de Salud. Bases Program?ticas para el Programa Nacional de Salud Integral al adolescente, s/f.

[35] Censo de poblaci?n 1996.

[36] COIPRODEN. Informe de la Situaci?n Actual de la Ni?ez y Adolescencia. 2004

[37] UNICEF. AVANCES Y PERSPECTIVAS DE UNA AGENDA LEGISLATIVA PARA LA INFANCIAHONDURAS ? Agosto de 2005. Consultor?a elaborada por Reina Joya para UNICEF Honduras

[38] El Heraldo viernes 26 de noviembre de 2004 p?gina. 4

[39] Este resumen en torno a la legislaci?n Nacional e Internacional de la Primera Infancia basado en: Plan de Oportunidades para la Ni?ez y la Adolescencia (documento Borrador); y UNICEF: An?lisis de la situaci?n de la infancia y la juventud en Honduras 2003-2004.

[40] Las instancias de decisi?n sobre el presupuesto y las instancias t?cnicas de la ERP, son espacios en los que COMCORDE y las organizaciones miembro, deben incidir para la visibilizaci?n de la Primera Infancia, y para la promoci?n de una Pol?tica p?blica para ella.

[41] Documentos: Plan Nacional de Salud Plan Sectorial de Educaci?n Pol?tica de Seguridad Alimentaria. Pol?tica Materno-infantil ?Honduras. Pol?tica Nacional de Nutrici?n

[42] Plan Nacional de Salud. P?g. 55.

[43] Ib?d. P?g. 56

[44] Pol?tica Nacional de Salud Materno Infantil. P?g. 17

[45] Fuente: Pol?tica Nacional Seguridad Alimentaria y Nutricional de Honduras P?g. 17

[46] Ib?d. P?g. 29

[47] Plan Estrat?gico Sectorial de Educaci?n. P?g. 57

[48] Ib?d. P?g. 57

[49] Ib?d. P?g. 58

[50] Ib?d. P?g. 58

[51] Pol?tica Nacional de Salud Materno Infantil. P?g. 14

[52] Plan Estrat?gico Sectorial de Educaci?n. P?g. 54

[53] Pol?tica Nacional de Salud. P?g. 50

[54] Ib?d. P?g. 54

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.