Colegio Adventista del Séptimo Día “Las Antillas” en Santa Clara

Este trabajo se encuentra en formato PDF. Para visualizarlo necesita    Adobe Reader (gratuito).

Resúmen

Introducción:

El trabajo titulado Colegio Adventista del Séptimo Día "Las Antillas" en Santa Clara, Villa Clara tiene como propósito brindar los aspectos fundamentales referentes a la historia, la formación del colegio, el funcionamiento del centro así como información en planos, fotos y la distribución de las áreas del antiguo Colegio Adventista del Séptimo Día.

Está estructurado en dos secciones. En la primera de ella, se muestra el conjunto arquitectónico del Colegio Adventista en su etapa inicial. La segunda sección enfatiza en los elementos que caracterizan al movimiento al que pertenece: el Art Déco, lo cual se logra a partir de imágenes de las construcciones del conjunto.

El presente trabajo constituye un intento de contribución al rescate de los valores patrimoniales de localidades en el territorio que aún no están suficientemente estudiadas.

Breve historia sobre el nacimiento de la Iglesia Adventista en Santa Clara.

De forma resumida el recorrido histórico de la Iglesia Adventista del Séptimo

Día en la ciudad de Santa Clara pudiera enunciarse de la siguiente manera:

• 1914: La Iglesia Adventista del Séptimo Día se dio a conocer por primera vez en la ciudad de Santa Clara a raíz del establecimiento de un Colegio de Internado en la Loma de Camacho. Dicha institución tenía enfoque industrial y agrícola.

• 1920: Se inician reuniones en el hogar de Antonio Acosta, frente al

Hospital Civil, en la calle Síndico y Zayas.

• El lugar de reunión se trasladó a la calle Cuba, entre Caridad y Rodrigo.

• Luego las reuniones se efectuaron en la calle Alemán y Las Flores.

• Más tarde se asentaron en la Calle Juan Bruno Zayas, entre Candelaria y San Cristóbal.

• Se realizó el traslado al Reparto Dobarganes, donde se construyó un templo que permaneció por catorce años, hasta 1939 en que se vendió.

• Se compró el local de la calle Juan Bruno Zayas No. 39, en la actualidad

No. 8.

En el año 1913 se realiza la Primera Conferencia Anual de los Adventistas del Séptimo Día en una gran casona de la ciudad de Santa Clara, situada en Carretera de Sagua la Grande, entre Carretera de Malezas y Estación de Ferrocarril. Se reunieron allí las representaciones locales, con un total de 24 adultos y 2 menores. Uno de los acuerdos más importantes fue fundar una Escuela Preparatoria en Cuba, y el lugar escogido estuvo cerca de allí: La Loma de Camacho, ciudad de Santa Clara, en la salida hacia Sagua la Grande.

El día 6 de agosto de 1914 la Junta de la Misión Cubana votó el acuerdo de rentar una casa en la Loma de Camacho frente a la estación de Ferrocarril en Santa Clara y el día 11 de ese mismo mes fue firmado un contrato por cinco años para el uso de esa casa. Posteriormente las Oficinas de la Misión y la Escuela Preparatoria fueron mudadas para allí el día 24 y ésta última abrió sus puertas el 8 de septiembre de 1914 con 14 estudiantes. La Sra. Carnahan fue la maestra y los muebles fueron comprados con donativos de los colportores.

Se abrió un libro de feligresía incluyendo a los funcionarios de la Misión y la Escuela. Pero esta no era la Iglesia de Santa Clara, sino la Iglesia de la Misión, que permaneció allí hasta 1918 en que fue trasladada la sede de la Misión Cubana a Matanzas.

No se ha encontrado una conexión directa entre la Iglesia de la Misión y la

Iglesia Adventista del Séptimo Día en Santa Clara, de acuerdo a la

documentación disponible, la llegada del Mensaje del Tercer Ángel para dispersarse en la ciudad es a través de pequeñas iglesias de poblados cercanos al centro provincial.

En 1915 se organiza la Iglesia de Cruces y en ese mismo año se bautizan los hermanos españoles Amadeo y Narciso López, jardineros de éxito. Ellos emigraron hacia el poblado La Esperanza buscando un mejor ambiente económico y establecer familia. Finalmente se casaron casualmente con dos hermanas de la familia Diego. Buscando perspectivas mayores se marchan en el año 1918 para Santa Clara donde establecen su razón comercial: "La Dalia", bajo la cual fomentaron sendos jardines y prosperaron.

Se produjo un tremendo éxodo. Nueve hermanos en la fe emigraron para la Villa de Martha Abreu, entre los que se encontraba un comerciante de La Esperanza llamado Herminio Feliz y su esposa Nicanora Cabrera. En los primeros tiempos se mantuvieron asistiendo a la Escuela Sabática de La Esperanza pero los tantos viajes en sábado les hicieron pensar en la necesidad de tener su propia Escuela Sabática como una filial de la Iglesia de Esperanza. De modo que así se sembró la raíz autóctona del adventismo en Santa Clara. Hacia 1922 la Escuela Sabática de Santa Clara abandona su condición de filial y comienza a informar directamente a la Misión. Narciso López y Amadeo López, con sus respectivas esposas Rosalina Diego y María Diego, estaban al frente de la Agencia Ganadora de Almas.

En 1923, Charles Foster, ex-director de la Escuela de Bartle, fue asignado a Manacas y atendió un amplio distrito que abarcaba La Esperanza, Conyedo, San Diego del Valle, Santo Domingo, Sagua la Grande y Santa Clara. Este año (1923, no se precisa si a inicios o finales) se da como posible fecha de la organización de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Santa Clara por Charles Foster, constructor del Templo de Dobarganes hacia 1925. Foster desarrolló su aguerrido plan de acción hasta 1927. En 1926 la hermana Ana Rosa Alvarado, Segunda Obrera Bíblica en Cuba desde 1923, se muda para Santa Clara y bajo el liderazgo de Foster atiende Manacas, Cienfuegos, Santa Clara y Cruces.

En el año 1929 la dirección de la Misión Cubana radica nuevamente en Santa Clara, Reparto Dobarganes. En el Year Book de ese año se reconoce la importancia de cuatro distritos, Santa Clara es el tercero de ellos.

En 1938 una de las preocupaciones de la obra era la situación del Templo de Dobarganes, el cual estaba en peligro: las paredes estaban completamente agrietadas. Se vendió la propiedad y se compró una casa tipo "martillo español" en la calle Juan Bruno Zayas # 39, hoy número 8, en el mismo centro de la ciudad. Se fueron uniendo a la iglesia muy fieles hermanos como Aniceto Bermúdez, Alfredo Joseph y familia, José Luis Portal, la familia Macías, Basilisa y Alipia Salcines, la familia de Orcilia Ríos, entre otros. Además, según Alfredo Valdivia Incolaza Tirado, Nieves y Justina Sosa.

El 12 de mayo de 1940 comienza a funcionar en Santa Clara el Colegio de las Antillas, conformándose en el mismo una Iglesia a la que se recuerda aún con el nombre de Iglesia de Las Antillas. Tal es así que todavía ante el Registro de Asociaciones del estado cubano se reconocen oficialmente dos congregaciones Adventistas del Séptimo Día en Santa Clara, una de ellas es la de Las Antillas. Al dejar de funcionar este Colegio en febrero del año 1967 y por tanto esta iglesia, los miembros que allí quedaron fluyen a congregarse al Templo de la Iglesia de Santa Clara, situado en Juan Bruno Zayas # 8, y es por ello que en nuestros registros de secretaría se tienen en cuenta dos Iglesias: Santa Clara 1 y Santa Clara 2.

En 1956 se hizo la dedicación del templo de Santa Clara cito en Juan Bruno

Zayas No.8, "El Heraldo" los atestigua así:

Los días 12 y 13 de octubre serán recordados por mucho tiempo por los hermanos de Santa Clara. Hubo una verdadera fiesta espiritual con motivo de la dedicación del templo construido por el hermano Félix del Sol. De la Unión estuvieron presentes los pastores R.L. Jacobs y C.L. Powers; de la Asociación los pastores A. H. Riffel e I. González V. del Colegio las Antillas los pastores W.J. Brown, C.R. Taylor y A. Aeschilmann".

Posteriormente el 16 de junio de 1984, se efectuó un solemne acto en dedicación a este templo construido en 1956, tras su reconstrucción, bajo el liderazgo del pastor José H. Cortés.

Colegio de las Antillas

En 1941 los adventistas tenían colegios en 387 países e islas de infinidad de idiomas diferentes, casi tres mil establecimientos de enseñanza con un total de 113 268 estudiantes aproximadamente, que abarcaban los niveles de primaria, secundaria y preuniversitario, normales de maestros y otras especialidades, después de la enseñanza preuniversitaria; aceptan alumnos de otras religiones con la condición de dar la materia de las asignaturas de la religión adventista y respetando el credo de la religión del colegio.

"Las Antillas" está ubicada a ocho kilómetros del centro de Santa Clara. Este colegio se inicia en Bartle en la década del 40 en la provincia de Oriente, donde se mantiene por varios años, pero la necesidad de una ubicación más céntrica y de mejorar las condiciones del colegio, tanto en edificación, ampliación y otros aspectos, se procedió a su traslado para nuestra provincia.

El objetivo del colegio es regional (Antillas menores y mayores) y no solo nacional porque se formaban futuros profesionales para toda la región antillana, los que después de terminados sus estudios se asentaban en las regiones de las que provenían así como de otros países latinoamericanos.

De acuerdo con los principios del colegio se atendía la educación física intelectual y moral de los alumnos, así como la formación de hábitos y habilidades que contribuyeran al éxito de sus actividades en la vida y en el servicio a sus semejantes.

En este colegio todo el trabajo era efectuado por los alumnos y maestros; tanto en oficios, agricultura, fábrica de conservas, el ganado, etc. En la sesión opuesta a las clases, estudiaban y atendían el ganado, para la obtención de leche fundamentalmente. Algunos estudiantes trabajaban en las vacaciones y abonaban un determinado por ciento para la institución, también contaban con ayuda externa.

 


 Ver trabajo completo (PDF)

 

Enviado por Damiana Mendez Lloret

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

   

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.