Monografias.com > Arte y Cultura
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Renacimiento




Enviado por dctrsergio



    Introducción

    Hasta llegar el siglo XVI las diferentes civilizaciones
    artísticas de Occidente se habían sucedido sin
    sobresalto. En siglo XV, Gótico y Renacimiento
    habían vivido uno al lado del otro, en buena forma. Pero,
    a partir de del siglo XVI, el arte occidental
    se dividirá en fuerzas contradictorias que esconden
    ideologías diferentes.

    Dos figuras vienen a encarnar las ideologías
    opuestas: Erasmo y Lutero, el humanista y el profeta, el
    conciliador y el revolucionario. Erasmo sueña con hacer
    entrar el Panteón en el Paraíso. No viendo sino lo
    que las cosas tienen de común, lo intenta todo por salvar
    la unidad espiritual de Europa. Lutero
    el hombre
    sediento de Dios, resucita del viejo fondo de la Edad Media la
    imagen del
    hombre
    débil, el hombre
    gimiente bajo el destino pecador que le impone un Dios
    terrible.

    Italia se encontraba dividida por estas dos fuerzas.
    Sobre una base intelectual en Roma y sensible
    en Venecia, Rafael y Tiziano definen las leyes del
    clasicismo, que subordina el conjunto de la obra al equilibrio de
    todas sus partes entre sí, lo que hace que se
    atenúen los rasgos y la expresión, nace de esta
    ruptura de equilibrio una
    desesperación que atormenta los cuerpos y asombrece los
    rostros. Tales exigencias de la expresión, sabrá
    mantenerlas Miguel Angel dentro de los limites de la
    belleza, y ahí radica su milagro.

    De la confusa mezcla del clasicismo con el barroquismo,
    nace en Italia una
    crisis
    conocida bajo el nombre de "manierismo". Salvo la escuela
    veneciana, las demás escuelas quedaran afectadas por esta
    crisis,
    conduce a los artistas a la extravagancia en los gestos y las
    expresiones, al alargamiento desmesurado de las proporciones y a
    las contorciones en las actitudes.

    Sin embargo el prestigio de Roma impuso
    el Renacimiento,
    y Europa se hallaba
    en un dilema, que era esquivar los temibles modelos de
    Miguel Angel, Rafael o Leonardo ya que se esta imponiendo el
    italianismo, es decir con el manierismo se estaba desplazando al
    gótico flamígero. Esta crisis
    favoreció a la proliferación del manierismo en
    Amsterdam (Países Bajos), Leyden (Holanda), Amberes
    (Bélgica), Fontainebleau (Francia),
    Basilea (Suiza), en el Danubio y en la Península
    Ibérica.

    Apenas asimilado el Renacimiento,
    Europa en una
    revisión general de los valores,
    hallara una madurez definitiva que, tras una nueva crisis de
    crecimiento, permitirá que el siglo XVII, se pueda
    convertir en el siglo de oro europeo.

    Este movimiento que
    tiende a crear un nuevo humanismo
    cristiano, pertenece precisamente al siglo XVI, durante este
    extraordinario siglo se incubo un mundo de ideas, de formas y de
    sentimientos contradictorios.

    CONCEPTO, ORIGENES Y CAUSAS DEL RENACIMIENTO

    Concepto de Renacimiento

    Se denomina Renacimiento al
    periodo de la historia europea,
    caracterizada por un renovado interés
    por el pasado grecorromano clásico y especialmente por su
    arte. Con
    el Renacimiento,
    el hombre
    centra toda su actividad, en el hombre como
    tal, es decir después del aletargamiento medieval el hombre
    piensa ahora con una libertad de
    espíritu, que le conducirá a la libertad de
    pensamiento,
    el culto a la vida y el amor a la
    naturaleza son
    otros aspectos importantes, además el Renacimiento
    estableció como fuentes de
    inspiración el equilibrio y
    la serenidad. Pero lo más característico de esta época es la
    separación entre lo cívico y lo
    religioso.

    1.1. Humanismo en el
    Renacimiento

    Es la manifestación ideológica y literaria
    del Renacimiento. Los
    hombres del Renacimiento
    trabajaron con mucho entusiasmo en estudiar metódicamente
    las obras de la antigüedad, explorando ruinas, exhumando
    manuscritos y salvando de su destrucción valiosos documentos. Para
    ello recibieron la protección de príncipes y
    Pontífices, que les estimularon en sus investigaciones.

    Primeramente se sintió interés
    tan solo por los autores y el arte latina, pero
    pronto se llego a su fuente, o sea al arte y la
    cultura
    griega. Así se desarrollo una
    mentalidad erudita, critica y apasionada por las ciencias y las
    artes, que se centro en el hombre y
    sobrestimo los valores
    humanos, de ahí el nombre de Humanismo.

    La sobrestimación de estos valores y los
    descubrimientos geográficos y técnicos, crearon el
    orgullo y el individualismo del hombre
    renacentista. El Humanismo, tuvo
    sobre todo un carácter literario donde Dante y Boccaccio
    son considerados como precursores del mismo. Petrarca es
    considerado como el primer humanista.

    1.2. Que fue el Renacimiento

    Se denomina Renacimiento al
    movimiento
    cultural que surge en Europa el siglo
    XIV, y que se muestra como
    característica esencial su
    admiración por la antigüedad grecorromana. Este
    entusiasmo, que considera las culturas clásicas como la
    realización suprema de un ideal de perfección, se
    propone la limitación en todos los ordenes, lo que explica
    el calificativo de Renacimiento, pues en verdad, se trataba de un
    renacer, de un volver a dar vida a los ideales que habían
    inspirado aquellos pueblos.

    El Renacimiento, desde luego no fue una simple
    exhumación de las artes antiguas. El interés
    por el arte grecorromano
    fue una consecuencia. En principio, se aspiro a una
    renovación en todas las parcelas de la cultura
    humana, filosofía, ética,
    moral,
    ciencia,
    etc… encaminada a la hechura de un hombre que
    fuera comprendido y resumen de todas las perfecciones
    físicas e intelectuales. El hombre
    integral, el genio múltiple, en el que se concilian todas
    las ramas del saber en una actitud
    fecunda, fue la gran creación del Renacimiento que
    cristalizo en figuras que mantienen viva la admiración
    atravez de los tiempos, como un Leonardo da
    Vinci, un Miguel Angel, un Rafael.

    Orígenes del Renacimiento

    El renacimiento tuvo su origen en Italia en los
    siglos XIV y XV, llegando a su apogeo al iniciarse el siglo XVI.
    De Italia se
    extiende lentamente por Europa excepto
    Rusia. A lo largo de los cincuenta años que van desde 1520
    a 1570, discurre la madura plenitud del Renacimiento y
    también se percibe su ocaso. Toda la Europa de Occidente
    toma parte ahora en el movimiento de
    las artes y de las letras. La recepción de los gustos
    italianos se generaliza, los grandes maestros surgen ya no solo
    en Italia, sino en
    todo el ámbito de las monarquías
    occidentales.

    Pero el desarrollo
    normal de la cultura
    renacentista se ve afectada por el hecho simultaneo de las luchas
    religiosas derivadas de la
    revolución
    protestante. Así, en Alemania, se
    corto el brote renacentista, al igual que en Francia con
    las guerras
    civiles de la segunda mitad de quinientos. Además en los
    países adheridos a las confesiones protestantes, el credo
    iconoclasta de los nuevos evangelios suprimió la
    ocasión de ejercitar el mecenazgo eclesiástico y,
    al menos en la pintura y la
    escultura, suprimió la temática abundante de los
    motivos iconográficos, con la rara salvedad de los temas
    bíblicos.

    2.1. La extensión de la cultura

    Gracias a la creación de universidades, escuelas
    y a medida que nos adentramos en el quinientos, la arquitectura
    Italiana y la estatuaria se abren camino en diferentes
    países europeos: en Inglaterra muy
    lentamente, pues el crisma religioso alejara de ahí a los
    artistas italianos que habían sido llamados a trabajar en
    el país y eran los mas capacitados propagadores de la
    renovación artística; en los piases escandinavos se
    daban también algunas muestras esporádicas, debido
    al mecenazgo de los reyes; hasta en Polonia y en la Rusia, Ivan
    III se recogía las ondas del arte
    italiano.

    En Francia se
    hace más extensa la recepción del arte y la
    cultura
    italiana. Durante época de Francisco I continua la
    construcción de suntuosas edificaciones. De
    entonces data el castillo real de Chambord, el palacio preferido
    del rey para sus cacerías, pues aquellos castillos no
    tenían ningún fin militar. En 1546 comienza Pedro
    Lescot la contracción del Louvre, que seria el monumento
    triunfal de la arquitectura
    renacentista francesa, y poco después Delorme
    levantaría las Tullerias.

    En España es
    donde, fuera de Italia, el arte
    del bajo Renacimiento ha hecho más considerables
    progresos. Teniendo ya el gusto italiano durante el reinado de
    los Reyes Católicos, mas o menos combinando con un estilo
    local, la arquitectura
    continua ahí por los mismos cauces bajo Carlos V. Durante
    el reinado de Felipe II se depura mucho el gusto, se impone la
    sobriedad ornamental. El arte oficial de Felipe II favorece esta
    tendencia, Pedro de Toledo y Juan de Herrera son los grandes
    arquitectos de El Escorial, su obra cumbre.

    LA PINTURA EN
    ITALIA Y SUS AUTORES

    Llegada del Renacimiento a Italia

    Con la llegada del Renacimiento apareció una
    nueva e influyente clase social constituida por los humanistas.
    Hasta entonces, la Iglesia
    había condicionado toda la vida cultural, pero ahora
    la ciencia
    llegaba directamente al ciudadano, gracias al aristotelismo, en
    boga durante los comienzos del Renacimiento. Ésta
    filosofía fue cediendo terreno al platonismo y el arte
    empezó a basarse sobre la propia ciencia. La
    geometría y otras ramas de las matemáticas ocuparon un lugar esencial en
    la nueva concepción de la cultura, se
    desecho el arte puramente lineal y se busco con ahínco la
    forma tridimensional.

    La pintura
    italiana de los comienzos del siglo XV es todavía
    narrativa y escoge los muros de las Iglesias. La técnica,
    en especial con el fresco, es de gran sencillez. Sin embargo, con
    la pintura al
    óleo, el artista abandona la limitada temática
    religiosa y se complace en mostrar el esplendor de la forma, la
    luz y el
    espacio infinito.

    El quattrocento

    Durante el siglo XV, la Florencia de los Medicis
    vivió un momento culminante de la pintura.

    Fra Angélico represento los primeros esbozos del
    Renacimiento, de su maestro Fray Lorenzo de Mónaco asimilo
    el brillante colorido. Toda la temática es religiosa y lo
    más notable de las obras, frescos y retablos, se
    encuentran en el convento de San Marcos, en Florencia.

    Masaccio represento mucho en la conquista de valores
    táctiles. Gran parte de sus obras se han perdido, pero aun
    se pueden admirar los frescos que realizo en la Iglesia del
    Carmen de Florencia.

    Fra Filippo Luppi realizo bellísimas Madonas. A
    Andrea del Castagno se le deben los frescos del convento de Santa
    Apolonia, los más monumentales del arte Florentino. En
    éste artista se nota la influencia del escultor Donatello
    y del pintor Masaccio.

    Las escuelas

    SIGLOS XIII-XIV. EL TRECENTO

    Escuela Florentina

    El primer pintor de quien se tiene datos es Cimabue,
    del que se conservan dos tablas con igual motivo: Una Virgen, en
    asiento de marfil, con el niño en brazos y rodeada de
    ángeles. Hay evidentes vestigios bizantinos, tanto en la
    simetría de la composición como la expresión
    asombrada de los rostros, y el oro profuso del fondo. Giotto de
    Bondone, se le debe el estudio directo de la naturaleza. Sus
    figuras poseen emoción y movimiento.
    Sus obras más importantes son los veintiocho frescos que
    tiene la Iglesia San
    Francisco de Asís.

    Escuela Sienesa

    Duccio di Buonisegna, es el primer pintor sienes
    importante. Su obra capital es la
    Madona para la catedral, en la que trata de introducir alguna
    expresión y realismo,
    aunque siga muy apegado a la rigidez iconita del arte bizantino.
    Su discípulo mas celebre fue Simone Martini, sabe dar a
    sus figuras más gracia y soltura, como lo revela la
    encantadora Anunciación, del museo de los
    Oficios.

    SIGLO XV. EL CUATTROCENTO

    Escuela Florentina

    Los artistas Gentile da Fabriano, Paolo Ucello y Andrea
    del Castagno aportaron nuevos conocimientos y técnicas, y
    se plantean problemas de
    representación visual, como el de la perspectiva, que fue
    una preocupación dominante entre los pintores de la
    época. Sin embargo, el arranque de toda la pintura moderna
    es la obra de Masaccio, pintor que en su fugaz existencia dejo
    ver las posibilidades de su talento en unos frescos que pinto en
    la capilla Brancarrio de la Iglesia del
    Carmen, en Florencia. Muchas son las cualidades que hacen de esta
    pintura un hito: El estudio directo de la naturaleza, la
    fuerza de la
    pincelada, el impresionismo de
    efectos, la ilusión de luz, la
    expresión humana de los gesto. Por primera vez en la
    pintura el aire envuelve a
    los cuerpos y se siente una atmósfera real.
    Masaccio observa la degradación de los colores por la
    distancia y se nota la influencia que la calidad de la
    tela tiene en la estructura de
    los pliegues. Interesado en hacer una pintura sólida,
    Masaccio rechaza los colores
    brillantes y emplea blancos y negros para modelar los cuerpos. De
    Masaccio parte la línea realista que, accidentalmente
    seguirá la pintura italiana al alejarse del idealismo.

    Los últimos grandes artistas del siglo se
    resienten en la sensualidad del ambiente y
    buscan inspiración en los temas mitológicos paganos
    que caracterizan el Renacimiento.
    Los mismos temas piadosos pasan a ser un pretexto para mostrar el
    fausto de la alta burguesía florentina. Sus paisajes son
    muy a menudo las amenazas campiñas toscanas, los de
    brillante corte de los Medicis, y sus escenarios urbanos, los
    asuntos palacios de la época.

    Sandro Botticelli, también protegido de los
    Medicis, pinto alegorías de refinada sensualidad en las
    que reflejaba el gusto paralizante de sus mecenas. Botticelli
    mantiene un estilo cortado, ceñido, que se basa
    naturalmente en un dibujo firme,
    que aísla la figura con todo rigor. Los cuerpos,
    deformados por una estilización que busca mas que nada el
    ritmo plástico, tiene sin embargo, una gracia particular
    que encuentra su razón de ser en le apariencia de
    ingravidez. Las figuras de Botticelli carecen de peso y dan la
    impresión de moverse flotando sin tocar el suelo.
    Realizó también unos frescos en la capilla Sixtina
    y una serie de ochenta dibujos para
    ilustrar la divina comedia.

    Escuela de Perusa

    A la elegancia un poco dura de Florencia, aparece Piero
    de la Francesa, su principal representante, se intereso mucho por
    los problemas del
    claroscuro y perspectiva; en particular le apasionaron los
    luminosos, pero no tanto por el efecto de la luz sobre las
    cosas, como por la naturaleza de las
    mismas. Sus ensayos en
    este sentido llegan a dar la sensación de que sus figuras
    están modeladas en material dotada de luz propia,
    intima, radiante. Los frescos como la Leyenda de la Santa Cruz,
    en el ábside de la Iglesia de San
    Francisco, en Arezzo, son una obra de arte en
    luminosidad.

    Su discípulo Melozzo de Forli es celebre por sus
    ángeles músicos. Otro gran pintor de la escuela es Pedro
    Vanuci, llamado el Perugino, artista que en su tiempo gozo de
    larga fama. La dulzura de la luz general del
    cuadro, el dibujo
    irreprochable de la figura y la poesía
    de sus paisajes de fondo, justifican el nombre de Perugino, que
    hubiera podido lograr más duraderos laureles si no se
    hubiese dejado llevar por un sentimentalismo que hace amanerada
    su pintura. Sus obras más importantes son los frescos de
    la Capilla Sitian y los de la sala de Cambio, en
    Perusa, su patria.

    Escuela Veneciana

    Ésta escuela que
    empezó tardíamente sobrevive a las de Florencia y
    Roma, agotadas en
    el siglo XVI. En siglo XVII aun nos sorprende con un narrador
    espléndido, como Tiepolo, gran colorista y con Guardi y
    Canaleto, que nos retratan la vida pintoresca de la Venecia
    dieciochesca. El apogeo artístico de Venecia corresponde
    al siglo XVI, pero ya en este destacan Gentil Bellini y su
    hermano Gian Bellini, que combinan las ganas encendidas de
    Ticiano con un difuminado a lo Leonardo. Un pintor siciliano
    establecido en Venecia, Antonello de Mesina sobresale por el
    fuerte realismo de
    sus retratos, mientras que Capaccio, autor de la Leyenda de Santa
    Ursula, se distingue en la realización de vastas
    composiciones de genero.

    Escuela de Padua

    El nombre de Andrés Mantegna sirve por si solo
    para dar prestigio a esta escuela.
    Interesado en las cuestiones de la representación visual
    del objeto, Mantegna presenta con frecuencia en sus cuadros una
    dificultad perspectiva, que resuelve con elegancia. Sus
    impecables escenarios arquitectónicos, tomados de la
    antigüedad, ofrecen puntos de fuga muy a ras del suelo, huidas de
    línea hacia el centro del cuadro en prodigiosa
    ilusión de profundidad. Los escorzos de sus figuras son,
    por el mismo motivo, violentos y de complicada resolución
    dibujistica, como el extraordinario Cristo Muerto.

    SIGLO XVI

    Escuela Milanesa

    Cuenta con un solo nombre, Leonardo da
    Vinci, no fue solo pintor, dejo escritos interesantes sobre
    ingeniería, química, y otras
    ciencias;
    escultor, músico, escritor. La suavidad de las formas, la
    delicadeza del color, el esmero
    en el detalle, el exquisito difuminado, el famoso esfumado
    Leonardesco, la conjunción de sensualidad, la
    expresión lejana de sus ojos de gruesos párpados, y
    la de las manos, elegantes y finas, son notas inconfundibles de
    su estilo.

    Los problemas
    técnicos torturaron a Leonardo toda su vida. Por eso sus
    obras son escasas, y algunas a punto de perderse por el deterioro
    de los materiales de
    empleo. Pocas
    pinturas habrán suscitado más comentarios que la
    celebre Gioconda, de su corta producción se puede citar Santa Ana, La
    Virgen de las Rocas y La Ultima
    Cena pintada para el refectorio del convento de Santa
    María de las Gracias en Milán.

    Escuela Romana

    Los más importantes son: Rafael Sanzio y Miguel
    Angel.

    Rafael, aunque vivió poco, dejo una obra
    vasticima que significa la síntesis de las mejores
    cualidades de los pintores precedentes, unificadas y reavivadas
    por u autentico genio de la fabulación plástica. De
    Masaccio aprende Rafael a dar equilibrio a
    las figuras, de Leonardo la pureza del dibujo y los
    secretos del difuminado; de Fra Bartolome la firmeza de la
    composición. Pero la gracia, la riqueza narrativa, los
    traía el, para dar realidad a la constante idea del
    Renacimiento.

    Como retratista, ocupa un lugar eminente: Retratos de
    Julio II, de la Fornaria, Baltasar de Castiglione, etc., dotados
    de una aguda penetración psicológica. Pero a las
    obras son sus Madonas, de un naturalismo idealizado: Madona del
    Jilguero, Madona de la Silla, Madona de la Paz, La Bella
    Jardinera, etc…

    La obra pictorica de Miguel Angel responde
    también a esa tendencia a lo grandioso, a lo
    dramático y exasperado que hemos visto en sus esculturas.
    Miguel Angel transplanta al campo de la pintura los medios
    expresivos de la estatuaria. La máxima ilusión de
    relieve, el
    además esforzado, el gesto patético, caracteriza el
    estilo pictórico de Miguel Angel.

    Su obra maestra, el techo de la Capilla Sixtina, es una
    majestuosa interpretación del Génesis, en el que se
    agitan más de trescientas figuras de tamaño mucho
    mayor que el natural. Años más tarde, en la pared
    frontal de la misma Capilla, pinto su tremendo Juicio
    Final.

    El cinquecento

    El siglo XVI, señala el apogeo de la pintura
    renacentista italiana y constituye una de las épocas
    más brillantes del arte universal. No podía ser de
    otra manera con la coincidencia en el tiempo y en el
    espacio de maestros de la talla de Leonardo da
    Vinci, Miguel Angel, Rafael y Corregio.

    Así como Florencia ejerció la
    homogénea artística en la centuria anterior, ahora
    es Roma la que
    irradia al mundo entero el poderoso influjo de estos artistas.
    Los pintores posteriores se limitaron a seguir las normas trazadas
    por los grandes maestros.

    Solamente Venecia mantuvo un estilo original, basado en
    el intenso cromatismo y en una pincelada ancha decidida que
    buscaba llegar a una especie de vibración luminosa de
    colores. Hasta
    cierto punto esta ciudad permaneció al margen de la
    creación artística de los grandes maestros
    romanos.

    Principales artistas

    Los principales artistas de la época fueron los
    siguientes:

    Sandro Botticelli

    Nació en Florencia en 1445 como Alessandro di
    Mariano Fillipepi Fue acusado anónimamente en 1502, ante
    la Uffiziali di Notte, la institución ante la cual los
    ciudadanos Florentinos podían denunciarse mutuamente por
    crímenes reales o imaginarios, por un acto de
    sodomía con uno de sus ayudantes. Independientemente que
    la denuncia fuese basada en hechos ciertos o no, hay un dato
    significativo de la vida de Botticelli: Nunca se marcho del hogar
    familiar. Otros detalles que hablen de su sexualidad
    pueden encontrarse en sus obras: Sus bellísimos
    ángeles, de sexualidad
    ambigua, abrazándose entre ellos…

    Leonardo da Vinci

    Nació en 1452 y a los 24 años fue objeto
    de una denuncia anónima por practicas homosexuales. La
    acusación involucraba a un prostituto de 17 años,
    Jacopo Saltarelli, del cual se decía que había
    tenido relaciones con varios hombres, incluidos Leonardo y su
    maestro Verrochio. Aunque todos fueron declarados inocentes, el
    interés
    sexual de Leonardo se centraba en hombres más
    jóvenes, a muchos de los cuales contrataba como ayudantes.
    Uno de ellos fue Salai que según Vassari era un joven de
    belleza y gracias extraordinarias, con un hermoso cabello que
    llevaba en bucles, y que encantaba a su amo. Al parecer Leonardo
    mimo y consintió a Salai perdidamente. En 1497, ante una
    carta factura de
    ropa del muchacho, el pintor escribió, "Esta es la
    última vez, querido Salai que te doy más dinero". Sin
    embargo vivió con el otros 18 años más.
    Formo otras amistades intimas con sus ayudantes, lo que hace
    pensar que los escogía por su apariencia física. Francesco
    Metzi vivió con Leonardo hasta su muerte y
    heredó gran parte de sus bienes.

    Miguel Angel Buonarroti

    Tenia 57 años cuando conoció a Tommaso
    Cavalieri en el verano de 1532 en Roma. Hermoso y
    de aguda inteligencia,
    Cavalieri tenia poco más de 20 años y
    procedía de una influyente familia romana.
    El amor
    apasionado de Miguel Angel por Tommaso se describe en sonetos que
    tratan tanto del amor
    físico como espiritual.

    La relación entre Miguel y Tommaso responde al
    ideal platónico de un hombre maduro que ama a otro mucho
    más joven. Es posible que Tommaso no respondiera a la
    pasión del genio. No obstante la relación duro 30
    años hasta que el artista murió.

    Rafael Sanzio

    Nació el 6 de febrero de 1483 en Urbino, su
    primer maestro fue su padre Giovanni, quien era pintor de la
    corte de Urbino, pero su adiestramiento
    formal se lleva a cabo en el taller de Pietro
    Perugino.

    Llego a Florencia en 1504, cuando el Renacimiento
    llegaba a la cúspide de su esplendor, el pintor busco
    aprender nuevas cosas en la ciudad, así fue como Miguel
    Angel tomo la severidad y la fuerza en el
    dibujo, y de
    Leonardo el claroscuro esfumado.

    En 1548, Rafael dio inicio a una obra importantisima:
    "Transfiguración"; esta presenta una visión ausente
    en los anteriores trabajos del artista. No alcanzo a terminarla y
    el día de su entierro a la cabeza de su ataúd
    estaba la inconclusa "Transfiguración".

    LA PINTURA EN OTROS PAISES EUROPEOS

    Impacto del Renacimiento en Europa

    El impacto fue el siguiente:

    España

    Aunque la pintura española de la baja edad media
    acusa el influjo de las escuelas Sienesa y Florentina, hasta el
    siglo XVI no puede hablarse de una arte contemporánea
    renacentista. Algunos pintores españoles viajaron a
    Italia, mientras que artistas italianos fueron a la
    Península Ibérica, y este intercambio unido a la
    influencia de los maestros Flamencos, permitió la
    divulgación de las nuevas tendencias
    estéticas.

    Portugal

    Durante el siglo XVI, Portugal contó con una
    escuela
    pictórica que se movió dentro de las normas del arte
    Flamenco, pero acabo nacionalizándose. Los retratos de la
    iglesia de San Francisco están firmados por Francisco
    Enríquez de quien apenas se tiene noticias.

    Alemania

    En la primera mitad del siglo XVI, Alemania
    cuenta con varias figuras de primer nivelen la pintura universal.
    Los artistas trabajan en este país para los burgueses y no
    para los de la corte, y en el arte del grabado se encuentran
    abundantes temas civiles para complacer precisamente a esta clase
    social.

    Países Bajos

    La influencia italiana también alcanzo a estas
    tierras, reflejándose en los diversos trabajos de los
    grandes maestros Flamencos. Avanzando el siglo XVI, como la
    escuela de brujas había perdido la importancia que tenia,
    la de Amberes la sustituyó en el lugar que ella
    ocupaba.

    Francia

    La pintura Francesa de esta época se caracteriza
    por la acción de corrientes distintas: La italiana y la
    flamenca. Aunque en Francia
    residieron temporalmente Leonardo da
    Vinci y Andrea del Sarto, en realidad la influencia italiana
    se produjo en este país a raíz de la llegada de los
    manieristas que difundieron el estilo de Parmesano y de
    Rafael.

    Conclusión

    El Renacimiento, es la consecuencia de un interés
    por el pasado grecorromano, con el cual se buscaba volver a dar
    vida a los ideales que habían inspirado a aquellos
    pueblos. De este movimiento
    surgieron las grandes figuras como Leonardo da
    Vinci , Rafael y Miguel Angel, que son los que mantienen viva
    nuestra admiración atravez de los tiempos.

    Italia es donde surge el Renacimiento en los siglos XIV,
    XV y logra su mayor apogeo a principios del
    siglo XVI. Este se extiende por Europa lentamente gracias a la
    creación de universidades, escuelas y de las grandes
    construcciones como El Escorial o El Louvre.

    Cuando entre en Italia el Renacimiento, se trata de
    buscar la forma tridimensional y desechar el arte puramente
    lineal. En el quettrocento, en Florencia la pintura se
    vivió en un momento culminante con la aparición de
    los primeros artistas y de las distintas escuelas. El cinquecento
    representa la época más brillante del arte
    universal, donde aparecen todos los grandes artistas.

    Sandro Botticelli nació en Florencia en 1445 y
    fue acusado anónimamente por actos de sodomía con
    uno de sus ayudantes, en sus obras se pueden encontrar detalles
    que demuestran su verdadera sexualidad.

    Leonardo da Vinci nació en 1452 y a los 24
    años también fue acusado ante el tribunal por tener
    relaciones sexuales con sus ayudantes. Francesco Metzi
    vivió con Leonardo hasta su muerte y
    heredo gran parte de sus bienes.

    Miguel Angel Buonarroti conoció a Tommaso
    Cavalieri cuando tenia 57 años, esta relación
    responde al ideal platónico de un hombre maduro que ama a
    uno mucho más joven.

    Rafael Sanzio nació en Urbino un 6 de febrero de
    1483, llego a Florencia cuando el Renacimiento estaba en la
    cúspide. Nunca alcanzo a terminar su obra
    "Transfiguración", pero cuando murió a la cabeza de
    su ataúd se encontraba la inconclusa obra.

    El impacto del Renacimiento en países como:
    España,
    Portugal, Alemania,
    Países Bajos y Francia, fue
    bastante duro, ya que los artistas de esos países
    emigraron a Italia y luego regresaron a sus países a
    imponer el Renacimiento italiano.

    Lo que se quería demostrar con este trabajo, es
    la importancia que tuvieron los siglos XIV, XV, XVI y XVII, para
    que en la actualidad no seamos unos ignorantes sin ningún
    tipo de cultura.

     

     

    Autor:

    Sergio Blanco López

    dctrsergio[arroba]geocities.com

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments