Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Sistema de Evaluación en la Educación Básica de la República Dominicana

Enviado por Juan López Arias



Planteamiento del Problema

Como todo diseño curricular de las últimas dos décadas, el currículo dominicano fue diseñado para fomentar la formación de sujetos críticos, reflexivos, democráticos, capaces de producir, expresar y sistematizar respuestas imaginativas y desarrollar creatividades; sin embargo, el sistema de evaluación establecido por la Ordenanza 1-96 no parece ir en consonancia con tales fines, puesto que en su artículo 43 establece que: "Las calificaciones asignadas por los educadores y las educadoras a los estudiantes, serán de tres tipos: parciales, de fin de período y de fin de año", evidenciando un fuerte carácter sumativo y no procesual ni continuo.

Según el Ministerio de Educación de la República Dominicana (MINERD), la evaluación debe ser global y debe valorar el aprendizaje, los procesos y los factores que inciden (Fundamentos del Currículo Tomo I), sin embargo en la práctica observamos un mecanismo que privilegia el aprendizaje memorístico en lugar de la resolución de problemas, criticidad y la reflexión. Prueba de esta promoción del aprendizaje de tipo conceptual es la estructura de las Pruebas Nacionales establecidas en los artículos 54 y 55 de la misma ordenanza que sólo posee ítems de selección múltiple y además son un mecanismo de descalificación, pues si el estudiante no obtiene el 70% no irá a la escuela secundaria y esto es lo mismo entre la secundaria y los estudios superiores.

Todo lo antes indicado presenta un escenario de un currículo multiplicador de viejas tradiciones en educación como la memorización, currículo cerrado, el maestro como fuente de conocimiento y la Educación Bancaria de la que Habla Paulo Freire (1970), pues debido a tal modo de ver la evaluación los estudiantes se limitan a recibir el conocimiento y no a producir y ser actor de su propio aprendizaje.

Está comprobado que la forma de evaluación tiene gran influencia sobre como se ve todo el proceso enseñanza-aprendizaje y en la República Dominicana tanto profesores como estudiantes visualizan el proceso formativo como una preparación para "pasar de curso".

Si revisamos los artículos 48, 49 y 50 de la Ordenanza 1-96 vemos que:

  • Art. 48. Al finalizar el segundo período del calendario escolar será promovido al grado inmediato superior el /la estudiante cuya calificación de fin de año sea igual o superior a 65 puntos en todas las áreas contempladas en el currículum del grado y que haya acumulado un 80% o más de asistencia a clases.

  • Art. 49. Será aplazada la promoción del estudiante o de la estudiante cuya calificación de fin de año sea inferior a 65 puntos en hasta tres áreas.

  • Art. 50. Será reprobado y repetirá el grado el/la estudiante cuya calificación de fin de año sea inferior a 65 puntos en cuatro o más áreas.

En los artículos anteriores se muestra la evaluación es vista como un mecanismo de control, represión y descalificación que no hace más que agravar la enfermedad principal que sufre el sistema educativo de la República Dominicana desde sus orígenes: la deserción escolar y otra menor pero no menos letal: la repitencia, factor por el cual no hay una relación entre las edades de los estudiantes y el grado a cursar. Estamos ante un sistema que no es comprensivo.

Es necesario asumir un sistema y prácticas de evaluación acordes con los fines, propósitos y objetivos del currículo y los tiempos que vivimos, donde el pensamiento crítico, la resolución de problemas y el manejo de la información son requisitos para todo hombre que vive, trabaja y convive en una sociedad global.

Motivación

En la República Dominicana no se puede contar cuantos jóvenes no han podido continuar sus estudios o no ha llegado a obtener ni siquiera el diploma de educación primaria (deserción) debido al rigor memorístico, el estrés, angustia y ansiedad que causa enfrentar los períodos de pruebas escritas (exámenes) mensuales, cuatrimestrales, de fin de curso y en octavo grado las Pruebas Nacionales (que son el colmo del privilegio a la memorización) o por no repetir un curso después de fallar en las pruebas antes mencionadas. Este es uno de los puntos que mayor debilidad en el Currículo de Educación Básica y que más daño hace a todo el sistema educativo dominicano.

La deserción en la educación primaria ha alcanzado niveles de hasta un 40% y cerca de la mitad de los que terminaron la primaria no se inscribió en la secundaria según las cifras de la Oficina Nacional de Estadística para el 2007, siendo el trabajo infantil y el poco interés por los estudios las causas principales en la población masculina y el matrimonio o embarazo en la adolescencia en la población femenina. Muchas investigaciones, programas, proyectos, campañas han tenido lugar en pro de detener esta hemorragia, pero nada parece dar solución total o por lo menos de impacto considerable a este mal, pues no se ha puesto la mirada en los elementos estructurales del sistema.

Justificación

Con el correr de los tiempos se ha evidenciado que este sistema de evaluación no se corresponde con los fines del currículo ni con las exigencias de los tiempos actuales, donde se demandan sistemas educativos compresivos que faciliten la inclusión, que respeten a las diferencias individuales, que fomenten el aprendizaje auténtico y el uso de la evaluación como proceso continuo de valoración que busca la mejora, tanto en los aprendizajes de los estudiantes como en el funcionamiento del mismo sistema educativo.

Es necesario que se haga una modificación del currículum completo, pues tiene más de veinte años de vigencia, poniendo mucha atención al sistema de evaluación que tendrá. A juicio del Dr. Joan Mallart los currícula por lo general adolecen de un sistema de evaluación coherente, considera que es el talón de Aquiles de los diseños curriculares que ha estudiado. Este es un sesgo que se debe ir mejorando con el tiempo, con revisiones y adecuaciones constantes y sobre todo con un diseño de currículum con más rigor científico y metodológico.

El Currículum Bimodal. Características y modo de aplicación.

Debido a los retos que supone vivir en la Era Internet las personas deben adaptarse a nuevos entornos sociales y transformarse en "i-persons" personas que permanecen interconectadas por la red y con acceso constante a un cúmulo cada vez mayor de información. De hecho, en estos tiempos cuando un estudiante, trabajador o profesor, necesita realizar cualquier trabajo puede buscar en Internet la información necesaria, la cual casi siempre está disponible. (Marques, Pere 2013)

Las personas de la Era Digital deben desarrollar competencias de búsqueda y manejo de información, disponiendo a menudo de muy poco tiempo. Por consiguiente, además de saber buscar la información se debe tener en mente un vocabulario rico que ayude a comprender, interpretar y diferenciar la información relevante de la irrelevante

Según Maques, Pere (2013), Adoptar el currículum bimodal es considerar que (casi) todas las actividades de aprendizaje que realizarán nuestros alumnos serán de dos tipos: "hacer cosas" con el apoyo de sus apuntes e internet y memorizar vocabularios y experiencias.

Esta perspectiva de ver el proceso enseñanza-aprendizaje rompe con la hegemonía de la memorización en la educación, por cuanto se privilegia el saber hacer y el manejo de la información disponible, no solo en la memoria del estudiante sino también en las "ayudas externas" del cerebro humano: notas, apuntes, agendas, móviles, ordenadores e internet.

En el campo laboral no se valora cuanto el empleado tiene en la cabeza (memoria), sino como puede dar respuestas a los problemas que se le presenten en su que hacer, cómo procesa y maneja la información, sus competencias en el uso de las tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La Evaluación en el Currículo Bimodal

El proceso de evaluación es continuo, constituido por pruebas de control aplicadas periódicamente.

Evaluación continua:   Cada actividad que realicen los estudiantes serán corregidas y proporcionará una retroalimentación a cada estudiante. Se elaborara también un registro valorativo de las mismas donde se dará cuenta de los puntos positivos, nota, aspectos a mejorar para próximas actividades, entre otros para dar seguimiento al progreso de cada estudiante y su implicación e interese por las actividades propuestas en clase. En los sistemas tradicionales de evaluación los estudiantes son el "conejillo de Indias" en cambio esta perspectiva implica al estudiante en el proceso de evaluación con las siguientes tareas:

  • Realización de ejercicios de autocorrección.

  • Autocorrección del alumno según instrucciones del profesor, rúbricas.

  • Corrección entre pares. (co-evaluación)

  • Correcciones colectivas lideradas por el profesor.

  • Presentación, debate y corrección colectiva en la pizarra digital.

Los exámenes de control: el profesor realizará una corrección individual de las tareas de los estudiantes en los exámenes de control. De acuerdo con las estrategias duales de enseñanza-aprendizaje que postula el currículum bimodal se considerarán dos tipos de exámenes

Exámenes prácticos: consistirán en actividades de resolución de problemas, análisis gramaticales, comentarios de textos, síntesis de documentos, relacionar hechos y circunstancias históricas que deberán realizarse en un tiempo determinado. Se referirán pues a las listas de actividades prácticas básicas y avanzadas.  La realización de actividades avanzadas permitirá obtener notas más altas. En esta parte de la evaluación los estudiantes podrán usar sus notas. (Marques, Pere 2013)

Se recomienda que los exámenes incluyan unas actividades prácticas básicas (obligatorias para todos) y otras actividades complementarias opcionales (sin dar más tiempo) con ejercicios avanzados. Los alumnos que hagan todas las tareas básicas podrán tener notable. Tendrán excelente quienes además hayan hecho alguna tarea avanzada.

En asignaturas como Ciencias, Sociales... si durante el curso se han hecho y evaluado muchas actividades prácticas, puede resultar innecesario hacer exámenes prácticos de control.

Exámenes memorísticos: para medir el manejo de los conceptos básicos que se han explicados. Serán preguntas y ejercicios centrados en el uso y la definición de los elementos del  glosario de la asignatura y pueden incluir también hasta un 30% de preguntas sobre  conceptos complementarios  tratados en clase. Demostrar el conocimiento de estos últimos permitirá obtener las calificaciones de notable, alto y excelente. En esta parte se usarán instrumentos tradicionales de evaluación: pruebas escritas con diferentes tipos de reactivos.

Calificación final (nota): cada profesor puede ajustar los criterios a evaluar de acuerdo a la naturaleza de la asignatura, curso, circunstancia, recursos disponibles y etapa de enseñanza. (Primaria, Secundaria, universitario)

El doctor Marques, Pere (2013) para la enseñanza obligatoria sugiere:

- Las notas y puntos que hayan obtenido los estudiantes en la evaluación continua de las actividades habituales de clase (las que no son exámenes) servirán para aumentar o disminuir en un máximo de 2 puntos (sobre 10) las notas de los exámenes.

- Las notas de los exámenes y ejercicios memorísticos supondrá entre un 30% y un 50% de la nota de la asignatura

- Las notas de los exámenes y ejercicios prácticos supondrá el resto, entre un 70% y un 50% de la nota de la asignatura.

  • 1. Propuesta de mejora:

La evaluación si no es el más complicado de los temas curriculares, está cerca de serlo. Cuando se propone una mejora en la forma en que se evalúan los aprendizajes y se toman decisiones de calificación se debe ser muy cuidadoso, sabiendo que cada cambio propuesto se pondrá en tela de juicio y se acusará de "falta de rigor" como es usual en este renglón de la enseñanza. Aun con todo esto presentaré algunas sugerencias a fin de hacer más efectivo el proceso evaluativo en el Sistema Educativo Dominicano.

Durante la Asignatura Investigación y Cambio Curricular el Dr. Pere Marques, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) presentó el Currículum Bimodal. Me pareció una forma de abordar los programas existentes desde otra perspectiva metodológica que se apoya en estrategias interactivas, que incluye el uso de las tecnologías, en especial las digitales y sobre todo un sistema de evaluación donde se valora el aprendizaje en todas sus dimensiones: la conceptual, la procedimental y la actitudinal; Esto facilita el desarrollo de competencias, fomenta un aprendizaje que tendrá aplicabilidad y sentido en la vida de los estudiantes.

En el sistema de evaluación para el currículo bimodal se separa la evaluación de las asignaturas en dos partes, una conceptual y otra procedimental o práctica. En la parte conceptual se valorará la captación de los conceptos más relevantes de la asignatura o curso. Este proceso bien pudiera llevar con instrumentos tradicionales como las pruebas escritas (objetiva) asignándole un valor parcial de la calificación, siempre tomando en cuenta las características de la asignatura.

En la parte práctica se valora el saber hacer, la resolución de problemas, el análisis crítico y todo ejercicio donde se ponga en evidencia las habilidades complejas del pensamiento. En este tipo de proceso evaluativo los estudiantes han de poder usar sus notas, tecnología disponible y/o el trabajo en grupo. De este modo desaparece la presión por la memorización de conceptos y se privilegia el manejo adecuado de la información en contexto para resolver problemas. (Competencia)

Es evidente que una revisión curricular se toma tiempo, esfuerzo, dinero, voluntad política, etc. Las dificultades presupuestarias que viven los sistemas educativos imposibilitan disponer de los recursos necesarios para este proceso, sin embargo un abordaje de la evaluación desde la propuesta del Currículum Bimodal podría implementarse y dar respuesta inmediata y de bajo costo a tan apremiante situación. Bastaría en principio con una formación del profesorado para implementar este tipo de estrategias de evaluación y con el tiempo pudiera hacerse parte del currículo oficial.

Todo esto pondría el sistema de evaluación en consonancia con los fines del currículo. No cabe duda que la implementación de este abordaje metodológico de la evaluación en el sistema educativo dominicano tendría impacto positivo en la reducción de la tasa de fracaso escolar, deserción y repitencia en la República Dominicana.

Referencias Bibliográficas:

Freire Pablo (1970), La Pedagogía del Oprimido, Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI

Marques, Pere (2013) Manual del Currículo Bimodal. Marzo, http://peremarques.blogspot.com.es/2013/03/manual-del-curriculum-bimodal.html

Marques, Pere (2013) Nuevas Metodologías para mejorar la formación y los resultados académicos de los estudiantes. Padres y Maestros, No#351, Págs. 62-72

Secretaría de Estado de Educación y Cultura (2001) Fundamentos del Currículo (Tomo I) Fundamentación Metodológica, República Dominicana: Editora Taller

Secretaría de Estado de Educación, Bellas Artes y Cultos (1997) Ordenanza 1-96 que establece el Sistema de Evaluación de Currículo de Educación Inicial, Básica, Media, Especial y de adultos. Santo Domingo, Republica Dominicana: Editora Taller

Autor

Juan López Arias


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.