Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La unión europea. Instituciones y políticas comunitarias (página 6)




Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Después de las exequias solemnes en la catedral de Saint-Etienne de Metz, su cuerpo fue inhumado en el cementerio municipal de Scy-Chazelles. Solamente un representante del Estado francés, el vicepresidente de la Asamblea nacional, asistió a la ceremonia. La radio y la televisión de Francia dedicaron una corta emisión a la cobertura de su fallecimiento. En 1966 los restos de Schuman fueron trasladados a la pequeña iglesia fortificada de St. Quentin de Scy-Chazelles, frente a la casa Maison de Robert Schuman, perteneciente al Consejo General del Departamento del Mosela.

Su intensa vida cristiana y su servicio a su país y a la reconciliación europea han llevado a la Iglesia a iniciar su proceso de beatificación. Nacido en una familia cristiana, Schuman siempre dio muestras de inquietud religiosa. En su juventud se planteó el sacerdocio, formó parte de asociaciones católicas, y comenzó a cultivar una sólida piedad apoyada en la Escritura y en la Eucaristía. Nunca contrajo matrimonio.

Pero sobre todo destaca por su testimonio luminoso en las tareas públicas. Jean Monnet dejó escrito este retrato: fue "un hombre sin deseos personales, sin ambiciones, de una sinceridad total y de una inmensa humildad intelectual, que lo único que buscaba era servir donde y cuando hiciese falta. (…) Pero, sobre todo, quedará en la memoria como el proto tipo de verdadero demócrata, imaginativo y creativo, combativo dentro de la suavidad formal, siempre respetuoso del hombre y fiel a una vocación íntima que daba sentido a su vida" (Jean Monnet, Memorias).

En marzo de 2004 -cerrada la fase diocesana- André Lacrampe, arzo bispo de Besançon, afirmó que el Papa Juan Pablo II consideraba próxima una decisión sobre su acceso a los altares. Su figura resultaba especialmen te significativa en el momento del debate constitucional sobre las raíces cristianas de Europa. Con su vida personal y sus realizaciones polí ticas, puso de manifiesto una idea central de su pensamiento que dificíl mente perderá actualidad: "La democracia debe su existencia al cristianismo".

  • D) PAUL HENRI SPAAK.

Monografias.com

"He sido, soy y seré un defensor convencido de lo que llamamos la Europa Supranacional". (Paul Henri Spaak)

Cuando se evoca a los " padres fundadores " de Europa, pensamos en Jean Monnet (el antiguo banquero y traficante de Coñac) y a Robert Schuman (el medallista Bienaventurado de la calle de la Cuba). Olvidamos demasiado a menudo las vueltas sucesivas de chaqueta de un gran personaje: Paul-Henri Spaak. Los Fondos de Bruselas se apresuran a reparar esta injusticia.

Silvia Goulard, en Europa para los nulos - al título juiciosamente escogido - presenta a Paul-Henri Spaak como un hombre " goloso y vividor en quien se reprochó por cambiar a menudo de opinión ".

Pasado por medio de una habilidad manual del comunismo, al socia lismo, al nacionalismo, al atlantismo más furioso para acabar en el consejo de administración de una multinacional americana a la reputación por lo menos dudosa (International Telephone y Telegraph - a ITT). Antes de ser consagrado " padre de Europa ", con eso está dicho todo; en el curso de su carrera política, Paul Enrique Spaak, supo volver su chaqueta (siempre del buen lado).

Paul-Henri Spaak nació, el 25 de enero de 1899, en Schaerbeek (Bruselas), el 25 de enero de 1899, en una familia de políticos liberales. Su madre, Marie Janson, fue la primera senadora de Bélgica. Sólo teníaquince años cuando estalló la Primera Guerra Mundial y mintió la edad para enrolarse como soldado. Estuvo dos años prisionero de los alemanes.

El joven Spaak es comunista, " ante todo por sentido de justicia social "; pero parece que esto le pasará. Después de un paso breve al gabinete del ministro de Trabajo socialista José Wauters, milita en la extrema izquierda del Partido Obrero Belga.

Estudió Derecho en la Universidad Libre de Bruselas, ejerciendo su profesión durante 10 años. Ingresó en el Partido de los Trabajadores Belgas en 1920, iniciando su carrera política, siendo elegido diputado en 1922. Fue diputado del Parlamento belga por el partido socialista de 1932 hasta mediados la década de los sesenta, si exceptuamos cuando desempeño el cargo de Secretario General de la O.T.A.N. (1957-1961). Además, fue varias veces Primer Ministro de Bélgica (1938-39, 1946, 1947-49), tanto en el gobierno de Bruselas, como en el del exilio en Londres durante la II Guerra Mundial. El primer socialista que accedía a ese puesto en Bélgica. Fue ministro de Transporte en el gobierno de Paul van Zeeland y de Exteriores en 1936 con su tío Paul-Emile Janson.

En enero de 1939, a pesar de la oposición en su propio partido, obtiene el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Bélgica y la España franquista. Pero estas medidas de apaciguamiento no bastarán para impedir la invasión alemana. En cambio, sus corvetas políticas hacia la Alemania nazi participaron innegablemente en el derrumbamiento de mayo de 1940 en el momento de la invasión de Bélgica.

Paul-Henri Spaak reunirá el gobierno belga en el exilio del 1940 al 1944. " Entonces es completamente desacreditado cerca de los británicos " que todavía ven en él al promotor de una política exterior belga favorable para la Alemania nazi. Sabrá sin embargo ganar su confianza por su constancia. Sus posturas se acercan cada vez más a la de los Aliados . Así, Spaak considera que Gran Bretaña deberá asumir, después de la guerra, su papel de líder sobre el continente europeo, con el fin de garantizar a largo plazo la seguridad y la unidad de Europa.

Orador admirable y celoso, da prueba de un "antibolchevismo obsesivo" que lo conduce, particularmente, a "desacreditar ante la opinión pública al conjunto de los comunistas del oeste, acusados de debilitar el Estado en el cual viven y de actuar como la quinta columna, la cual no sería comparable a la quinta columna hitleriana, que para Spaak era sólo una organización de exploradores ".

Cabe recordar, particularmente, su " discurso del miedo " a la Junta general de las Naciones Unidas en 1948, dirigiéndose a la delegación soviética: "¿ Sabe cuál es la base de nuestra política? Es el miedo. El miedo a usted, el miedo a su gobierno, el miedo de su política ".

En 1950, como presidente del Movimiento europeo (que se revelará en parte financiado por la CIA, vía American Comite United Europe), promue ve los proyectos de Comunidad europea de defensa (CED) y de Comunidad política europea (CPE). Estos dos proyectos, sostenidos por la administra ción americana, son muy controvertidos. Se toparán particularmente con la oposición de Pierre Mendès-France, y serán finalmente abandonados.

El objetivo de la unificación europea, no es completamente extraño para los intereses de la administración americana, como lo anota un alto funcionario del Muelle de Orsay, en una nota interna: " si los Estados Unidos ejercen una presión severa sobre los países europeos para que éstos liberen sus intercambios, es que la integración económica de Europa corres ponde al interés americano. Los protagonistas de la política actual europea temen que la ayuda Marshall sea interrumpida sin la liberación de los intercambios reclamados por la administración americana si no se produce una integración de Europa occidental."

Defensor incondicional de la cooperación regional, desde su exilio de Londres, promovió la unión aduanera entre Bélgica, Holanda y Luxembur go (el Benelux), que haría firmar después de la guerra. Elegido presidentedel primer periodo de sesiones en la Asamblea Consultiva del Consejo de Europa, fue uno de los impulsores de la OTAN, de la que Bélgica fue miembro y entre 1952 y 1953, presidió la Asamblea General de la Comuni dad Europea del Carbón y del Acero.

La experiencia de la Segunda Guerra Mundial (1939-45), que vivió como ministro del gobierno belga en el exilio mientras su país estaba ocupado por los alemanes, le hizo sumarse a quienes propugnaban una integración internacional para garantizar la prosperidad y la paz en el futuro. Desde 1944 impulsó la unión económica de Bélgica con Holanda y Luxemburgo, formando el Benelux en 1948; ayudó a redactar la Carta de las Naciones Unidas (1945) y presidió su primera Asamblea General (1946). También participó en la creación del Consejo de Europa en 1949.

Contribuyó a la alianza militar entre los países del Benelux, Francia y Gran Bretaña (Tratado de Bruselas, 1948) que, alineadas bajo la protección de Estados Unidos, darían lugar a la creación de la OTAN (1949); él mismo fue secretario general de la OTAN de 1957 a 1961; presidió la Organización Europea de Cooperación Económica, creada para canalizar el Plan Marshall (1948); presidió también el Consejo de Europa (1949) y la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (1954).

Su objetivo era lograr una unificación política de Europa, pero al fracasar su propuesta en 1953, se consagró a la tarea de preparar una integración meramente económica (extendiendo el modelo del Benelux) que preparara el terreno para la futura CEE.

En 1955,los principales líderes europeos, reunidos en Messina, lo nombraron presidente de un comité encargado de preparar un informe sobre la posible creación de un mercado común europeo .El trabajo del llamado "Comité Spaak" constituyó la base para la conferencia sobre el Mercado Común y el Euratom, reunida en Val Deucresse en 1956.Final mente, el 25 de marzo de 1957, mediante el Tratado de Roma, se estableció un comité para la Comunidad Europea y para la Comunidad Europea de la Energía Atómica., que Spaak firmó por Bélgica.

Durante este período, finales de los cincuenta, es cuando Spaak lleva a cabo su mayor actividad, en busca de la unidad europea que deseaba y fue alcanzada en parte desde el punto de vista económico. El estadista belga deseaba también, la unificación política, pero no solamente sobre la base de los países del Mercado Común. Por lo tanto, argumentó en contra de movi mientos en esta dirección hasta que la integración económica de Gran Bretaña en Europa había sido lograda.

En 1960, Bélgica concede su independencia al Congo. Pero el nuevo primer ministro, el popular Patrice Lumumba, desea definitivamente poner término a la influencia belga, lo que no les gusta a los antiguos colonos belgas. Los Estados Unidos temen, por otro lado, una aproximación del Congo hacia la URSS. Bélgica decide entonces sostener el movimiento de secesión en Katanga, que acabará con la llegada en el poder del futuro dictador Mobutu.

Algunos meses antes de la vuelta de Spaak al Ministerio de Asuntos Exteriores, el servicio de contraespinaje belga participará en el asesinato del líder independentista Patrice Lumumba. Paul Henri Spaak no está directamente involucrado en la maniobra; Pierre Wigny es entonces minis tro de Asuntos Exteriores . Pero, como lo subraya el investigador Ludo de Witte, " Spaak, como secretario general de OTAN, desempeñó un papel importante. "

En 1957 recibió el Premio Carlomagno en la ciudad alemana de Aquisgran, por su contribución a la paz de Europa; retirándose de la política en 1966.

La lucha de Spaak por la unificación política y económica de Europa le llevó a ser conocido por el apodo de "Mr Europa". En 1966, año de su retiro de la política, desempeñó un papel fundamental en la elección de Bruselas como sede de la OTAN.

Entra, en 1966, en el consejo de administración de la multinacional ITT en , donde se asegurará un puesto destacado hasta el fin de su vida. Rompe con el partido socialista belga en 1971 anunciando su incorporación en el denominado Frente democrático de los francófonos recientemente creado (un partido de inspiración liberal, y autonomista (Valón). ITT será implicado en las maniobras de desestabilización del gobierno Allende y el golpe de Estado de 1973 en Chile. Se supone que Paul Henri Spaak estaba al corriente de estos hechos pero murió, un año antes, de que se produjese el golpe de Estado del general Pinochet en Chile, en septiembre de 1973.

Miembro de la Real Academia belga de lengua y literatura francesa, en 1969 publicó sus memorias. Murió el 31 de julio de 1972, en Bruselas. Un ala de la sede del Parlamento Europeo, en Bruselas, lleva su nombre.

Paul Henri Spaak escribió un relato muy interesante de sus 30 años de servicio público: La batalla continua: Memorias de un europeo, 1936-1966.

  • E) ALCIDE DE GASPARI.

Monografias.com

"Constituir esta solidaridad de la razón y del sentimiento, de la fraternidad y de la justicia, e insuflar a la unidad europea el espíritu heroico de la libertad y del sacrificio que han sido siempre el de la decisión en los grandes momentos de la historia".

"Hay hombres de rapiña, hombres de poder y hombres de fe. Yo quisiera ser recordado entre estos últimos".

(Alcide de Gasperi).

Nació en Pieve Tesino, Trento, el 3 de abril de 1881 y falleció en Valsugana, Trento, Italia, el 19 de agosto de 1954. Pertenecía a una familia burguesa italiana, en una región que a la sazón formaba parte del Imperio austrohúngaro. Se inicia en la vida política de su región y en la de Austria durante sus años universitarios en Viena. Empieza su verdadera carrera política como diputado en el parlamento austriaco en 1911. En esta época, Gasperi representa una pequeña comunidad italiana en el seno de un gran imperio multinacional. Esta experiencia le aporta una visión más global de la vida política, enriqueciéndole con una cultura más amplia, más diversa y le sirvió para fundamentar su ideario europeísta.

Llegó a ser director del periódico Il Nuovo Trentino. Como su padre era el jefe de los gendarmes locales, experimentaba un sentimiento de lealtad secular a una casa real más que a un estado-nación. Pero su fidelidad era espiritual, asistía diariamente a misa. La carta que en 1921 escribe proponiendo matrimonio a su futura esposa Francesca Romani refleja tales sentimientos:

«... La personalidad de Cristo vivo me atrae, me subyuga y me conforta como si yo fuera un niño. Ven, deseo que me acompañes, que sientas la misma atracción, como si te asomaras a un abismo de luz...»

Alcide de Gasperi se inicia en la vida política de su región y en la de Austria durante sus años universitarios en Viena admirando a Karl Lueger, su famoso alcalde, por haber indicado las formas en que las encíclicas sociales de los papas más progresistas podían aplicarse:

«... Por consiguiente, su formación era la del populismo católico alemán y sus primeros escritos fueron publicados en el Reichspost, el periódico católico austríaco. Sin duda, de Gasperi se mostró casi inmune a las grandes enfermedades de los tiempos modernos: el nacionalismo étnico y la creencia de que los estados basados sobre él podían convertirse en utopías ...»

En su primer discurso, pronunciado en Trento en 1902, exhortó a sus oyentes: "¡Sed primero católicos, después italianos!", su lema era: "¡Católico, italiano, demócrata!", en este orden. En 1909, en una cervecería de Merano, de Gasperi , la antípoda natural de Mussolini , debate con el futuro dictador acerca del "Socialismo en la historia":

«...Mussolini subrayaba la necesidad de la violencia; de Gasperi, la necesidad de fundar la acción política en el principio absoluto. De Gasperi tuvo que salir temprano para alcanzar un tren, seguido hasta la puerta por las ágiles burlas de Mussolini, que dijo de de Gasperi: "Un hombre de prosa descuidada y antigramatical, un hombre superficial que invoca un horario austríaco para esquivar un debate embarazoso" Por su parte, de Gasperi siempre pensó que Mussolini era un extremista destructivo; "El bolchevismo de negro", según dijo cierta vez...»

Al estallar la Primera Guerra Mundial, De Gasperi es el responsable del Comité de los Refugiados. Ayuda a miles de exiliados de Trento, detenidos por el gobierno austriaco por razones militares, a emigrar hacia el interior del país.

Después de la anexión de Trento a Italia, al final de la guerra, su Partido Popular Triestino fue bien recibido por don Luigi Sturzo y Alberto Marvelli en el Partido Popular Católico que agrupaba varios laicos y políticos. Elegido diputado de Trento en 1921, preside el grupo parlamenta rio del PPI, desempeñando un papel importante en la vida política italiana hasta la llegada de Benito Mussolini al poder en 1922. Según Paul Johnson este partido político hubiera gobernado en Italia en el periodo de entre guerras de no ser por el putsch de Mussolini. Su opinión acerca del fascis mo la expresa en el último Congreso Nacional del Partido Popular cele brado el 28 de junio de 1925:

«...Los principios teóricos y prácticos del fascismo son la antítesis del concepto cristiano del Estado, que establece que los derechos naturales de la personalidad, la familia y la sociedad son anteriores al Estado...».

Obligado a comparecer ante un tribunal fascista en noviembre de 1926 en su calidad de opositor es acusado de actividades antifascistas, siendo condenado a cuatro años de prisión. De Gasperi tuvo suerte, Mussolini le envió en 1927 a la cárcel romana de Regina Coeli, pero la firma en 1929 del tratado de Letrán permite al papa Pío XI asumir su vigilancia ocupando un puesto de empleado en la Biblioteca del Vaticano, donde estuvo refugiado durante catorce años, hasta la caída del Mussolini. De modo que cuando el fascismo se derrumbó, de Gasperi era la única figura importante que no estaba manchada y que podía ofrecer al pueblo italiano una alter nativa que no fuese otra forma de estatismo.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, De Gasperi se convierte en líder incontestable de la democracia cristiana. Fue en París, en una histórica y fría asamblea abierta con las delegaciones de los países vencedores. Le tocó a él, que había luchado contra el fascismo, dar la cara y recibir el triste pliego de las limitaciones impuestas al país por la adhesión fascista a la guerra. Firmó muy dolido, advirtiendo sin embargo, con gran dignidad, sobre la urgencia de la colaboración internacional para la construcción de Estados democráticos en Europa.

En diciembre de 1945 forma el primer gobierno de coalición de la posguerra y su Partido Demócrata Cristiano vence en las elecciones para la Asamblea Constituyente. En enero de 1947 los socialdemócratas, dirigidos por Giuseppe Saragat, se escindieron de los socialistas marxistas encabeza dos por Pietro Nenni, pudiendo formar un gobierno homogéneo. En 1948 consigue mayoría absoluta y hasta 1953, dirige 8 gobiernos sucesivos. Es ministro igualmente de Asuntos Exteriores. Hace que Italia se adhiera a la OTAN y la integra en la CECA apoyando activamente el proyecto de la CED (Comunidad Europea de Defensa).

Al principio de la reconstrucción europea, Alcide de Gasperi, Robert Schuman y Konrad Adenauer se encuentran regularmente y viven juntos las primeras grandes etapas de la construcción de Europa. Entre éxitos y fracasos, nace entre ellos una unión, una solidaridad y una estima profun das. Alcide de Gasperi consagrará los últimos años de su carrera a la edificación de la construcción europea. Dimitido por su propio partido en 1953, poco antes de su muerte, se convierte en el primer presidente de la Asamblea parlamentaria de la CECA.

Su gran obra política de estadista visionario quedó consagrada especial mente en la reconstrucción de Italia y en su rápida reinserción en el contex to internacional, a pesar de la derrota y de las destrucciones sufridas. En pocos años, en efecto, Italia pudo volver a asomarse al mundo ubicada entre las seis naciones que encabezaron el proceso de unificación europea, como miembro del la OTAN y como ejemplo de recuperación económica e industrial.

Se imponía reconstruir un Estado democrático después de décadas de autoritarismo, y era dominante la presión inmediata de las masas de desocu pados con sus instancias y sus concretas premuras. El orden público, alterado en sus fundamentos, con tanta gente aún armada en todos los rinco nes y animada por odios y rencores próximos y remotos, después de años de guerra y de enfrentamiento civil, los escombros de la derrota, el desáni mo generalizado, la pobreza difusa que le daba marco a la "cuestión social" eran temas que reclamaban soluciones drásticas, más allá de toda retórica.

Se imponía además el reto, moral antes que político, de renovar en sentido democrático y de convivencia la conciencia civil de todo un pueblo, alejado de toda tolerancia política, mientras se debatían temas determi nantes, como el paso de la monarquía a la república para la reorganización ex novo del Estado. Todo esto sin dejar de otear con especial atención en las fronteras, en tiempos en que el mundo se partía en dos por la Guerra Fría, cuando Stalin bajó la trágica "cortina de hierro" justo en las afueras de Trieste, en el nordeste de Italia, con la armada roja apuntando al Sur.

El programa de reconstrucción comenzó por el Estado, que había quedado deshecho y que De Gasperi -apoyado por el insigne economista Luigi Einaudi- afianzó. Su anticomunismo y su antifascismo no tuvieron nunca fisuras, pero con la misma firmeza se opuso a toda legislación especi al. No podía haber discriminación para nadie y todos debían confrontarse únicamente con el código penal y con la justicia. Y fueron años duros. El campesinado en el Sur y los otros desocupados en el Norte buscaban espacios que casi no existían. Con el aparato industrial casi destruido, se impuso la idea de la economía mixta y se apoyó el "pálpito" de otro visionario de posguerra, Enrico Mattei, en la búsqueda de los recursos energéticos para el desarrollo que Italia no tenía.

El Estado fue mediando como pudo -a veces tambaleando- y siempre con sensibilidad social, pero también con firmeza, entre ricos y pobres. No faltó el aporte del llamado Plan Marshall, que ayudó a Italia, aunque menos que a los demás países que salían de la guerra. Fue imponente el esfuerzo de un programa de obras públicas para reconstruir fábricas, caminos,ferro carriles y ciudades enteras hechas añicos por los bombardeos. Años difíci les que la literatura y el cine documentarían con realismo impresionante.

En 1953, ocho años después de haber formado su primer gabinete, De Gasperi pudo anunciar que la reconstrucción del país era ya una obra cumplida. En efecto, todas las estadísticas mostraban datos alentadores con cifras que superaban, rubro por rubro, los ítem de preguerra y proyectaban al país hacia un mejor futuro. Desde el exterior, la moneda italiana comen zó a ser premiada por su estabilidad y las empresas peninsulares ampliaron siempre más sus espacios operativos en campo internacional. La genialidad política de De Gasperi había abierto puertas que poco antes se le habían cerrado a Italia.

La fe y la religiosidad de De Gasperi eran transparentes en todas sus acciones, tanto ordinarias como extraordinarias. Formaban parte de su planteamiento general, y era fácil intuirlas en cada iniciativa suya, aunque no alardeaba nunca de su fe y consideraba muchas veces que no tenía que añadir palabras o gestos que demostraran su pertenencia a la Iglesia. Especialmente cuando hablaba a los jóvenes ajustaba sus discursos a las encíclicas sociales de los papas, pero como llegamos a percatarnos clara mente de su coherente línea política, es considerando todas sus grandes ideas reformadoras, desde la tierra para los campesinos al progreso del sur o el proceso europeo de unificación. 

La obra principal de la política de Gaspari fue el gran esfuerzo que realizó para la creación del embrión de la futura Unión Europea: fue la luz del ideal europeista que vio una gran oportunidad para que los italianos e Italia se sumaran a la unidad de Europa y así poder superar sus propias dificultades.

El estadista trentino murió en 1954, apenas un año después de abandonar su carrera política. Su discurso al V Congreso de la Democracia Cristiana Italiana, en Nápoles, fue su testamento político. Se retiró a Valsugana donde fallece invocando, por tres veces, el nombre de Jesús. Actualmente la Iglesia Católica considera el proceso de su beatificación.

Así concluyó aquella vida paradigmática de Alcide de Gaspari. Pocos políticos y estadistas han podido integrar, a tan alto nivel, la capacidad con la honestidad, su conducta pública con la privada, su simpatía con la seriedad, su intuición política con la filosofía teórica y práctica para la acción fecunda y exitosa.

  • F) SALVADOR DE MADARIAGA.

Monografias.com

"Nadie alguna vez ha tenido éxito manteniendo a las naciones en guerra excepto con mentiras". S. de Madariaga. (Trad. Silvia Cuervo).

Salvador de Madariaga y Rojo; La Coruña, 1886 - Locarno, 1978) Escritor español. Su ideología liberal se manifestó en una prolífica obra que abarca tanto el ensayo como la novela, la poesía y el teatro. A pesar de su temprana vocación literaria estudió ingeniería en París para cumplir la voluntad de su padre, militar de ideas liberales. En 1911 ingresó en la Compañía de Ferrocarriles del Norte, pero en 1916 decidió abandonar su profesión y viajar a Londres para dedicarse al periodismos donde se abrió camino gracias a su dominio del inglés y del francés.

En 1917, mientras trabajaba como editorialista y redactor en el periódico The Times, publicó su primer libro, La guerra desde Londres. Poco después aparecieron, en inglés, los ensayos de Shelley and Calderón and other essays on english and spanish poetry (1920), editados en caste llano con el título de Ensayos anglo-españoles (1922), en los que se reveló como un experto en literatura comparada.

Entre 1921 y 1927 desempeñó diversos cargos en la Sociedad de Naciones. El gobierno español lo nombró agregado técnico a la delegación en la Conferencia del Tránsito, organizada por la Sociedad de Naciones, en la ciudad de Barcelona. Institución que dejó cuando la Universidad de Oxford le ofreció la cátedra de lengua y literatura españolas. De esta época data su obra Ingleses, franceses y españoles (1927), estudio de psicología social escrito en las tres lenguas de los países mencionados, que dominaba a la perfección.

Con la llegada de la II República, en el año 1931, el gobierno provisional presidido por Manuel Azaña, lo nombró embajador en Washing ton, cargo que aceptó con el consiguiente abandono de su cátedra en Ox ford.

En el año 1932 pasó a la embajada de París, cargo que simultaneó con el de miembro de la Comisión de Desarme de la Sociedad de Naciones, donde trabajó activamente en el contencioso chino-japonés y en la invasión de Etiopía por Italia.

En el año 1934 fue nombrado, por el gobierno republicano de Alejandro Lerroux, ministro de Instrucción Pública y también de Justicia. Tan sólo duró en el cargo cinco semanas escasas, por no haber cumplido el gobierno de Lerroux dos condiciones que Madariaga había puesto para aceptar el cargo: practicar una política de paz con los socialistas y mantener la condena al general rebelde Sanjurjo, el cual fue indultado por el Gobierno republicano.

En febrero del año 1936 triunfó en las elecciones el Frente Popular, encabezado por Manuel Azaña. El ambiente enrarecido que hacía presagiar una confrontación armada fue captado y advertido de antemano por Salvador de Madariaga en múltiples colaboraciones periodísticas que no encontraron eco alguno dentro del propio gobierno.

Al estallar la Guerra Civil, Salvador de Madariaga se instaló de nuevo en Oxford para dedicarse por entero a sus tareas históricas y literarias. Colaboró en la prestigiosa emisora inglesa B.B.C en emisiones semanales para Hispanoamérica, en la O.R.T francesa, en las que mantenía su constante crítica contra la dictadura imperante en España.

Durante la Guerra Civil española permaneció en el exilio, en Inglaterra, y lideró la oposición al dictador español Francisco Franco. A la muerte del caudillo regresó a España en 1976 y ocupó el sillón de la Real Academia Española que le pertenecía desde 1936.

De una profunda raigambre humanista y liberal, Madariaga no transigió con el franquismo e hizo multitud de gestiones desde su cátedra de Oxford para intentar restaurar la democracia en España. Sus intervenciones públicas y artículos lo acreditaron como un agudo polemista en contra de la dictadura franquista.

En 1947 participó en la reunión de Mont Pelerin, Suiza, junto a Friedrich Von Hayek, Milton Friedman, Karl Popper, Lionel Robbins, Ludwig von Misses, Walter Eukpen, Walter Lippman y Michael Polanyi, sindicada como un hito en la fundación del neoliberalismo. Participó en la creación de la Internacional Liberal, de la que fue nombrado presidente y de la que se le confirió, cinco años más tarde, el título de presidente de honor.

En 1962 fue uno de los principales organizadores de la reunión de diferentes sectores antifranquistas en el marco del congreso del Movimi ento Europeo en Múnich, reunión que el régimen denominó el Contubernio de Múnich.

Militó a favor de una Europa unida e integrada. En 1973 ganó el premio Carlomagno por sus contribuciones a la idea europea y a la paz europea. Tras la muerte de Franco, en 1976 volvió a España. Asumiendo formal mente su sillón en la Real Academia Española, electo en 1936, al dar lectura de su discurso de ingreso.

La muerte le sorprendió en Locarno, el 14 de diciembre del año 1978.

Salvador de Madariaga cultivó todos los géneros literarios, cuya produc ción sería imposible de enumerar.

Gran parte de su producción está orientada por su conocimiento de la cultura española y por su interés por el mundo hispanoamericano. A este ámbito pertenecen libros como Guía del lector del Quijote (1926), Don Juan y la donjuanía (1950), El auge y el ocaso del imperio español en América (1958) y las biografías de Colón (1940), Hernán Cortés (1941) y Bolívar (1952), así como España: ensayo de historia contemporánea (1930), donde examinó el origen de los españoles e interpretó con agudeza los principales acontecimientos de la historia del país a lo largo del siglo XIX.

No menos importantes son textos de mayor calado autobiográfico y político, como Las memorias de un federalista (1967), exposición de su pensamiento opuesto tanto al separatismo como al unitarismo. En estas memorias plasmó recuerdos de su ambiente familiar y de su infancia, a la par que expuso un pensamiento superador del separatismo intransigente y del unitarismo intolerante, de cuya colisión, una vez superada la etapa política de la dictadura, vendrían los futuros males de España. En Amane cer sin mediodía, 1921-1936 (1974), narra los años anteriores a la Guerra Civil. En el terreno de la narrativa publicó novelas como Arceval y los ingleses (1925), La jirafa sagrada (1925), El enemigo de Dios (1926), El corazón de piedra verde (1943), Guerra de sangre (1957), Una gota de tiempo (1958), El semental negro (1961) y Satanael (1966).

También cultivó la poesía, con libros como Romances de ciego (1922), La fuente serena (1927), Rosas de cieno y ceniza (1942), y La que huele a tomillo y a romero (1958). Dentro del género dramático se inscriben La muerte de Carmen (1963), Viva la muerte (1965), y La cruz y la bandera (1969).

En España se creó el denominado Instituto Universitario de Estudios Europeos "Salvador de Madariaga"; es un Centro propio de la Universidad de A Coruña. Su creación se ha producido por acuerdo del Consejo de la Xunta de Galicia de 25 de agosto de 1997. Con este Instituto se pretende favorecer la promoción y el desarrollo del conocimiento y de la investi gación científica sobre los aspectos más útiles de la realidad internacional y europea, así como la enseñanza de los estudios internacionales y europeos, en particular los relativos a la Unión Europea, con el objetivo fundamental de acercar todas estas cuestiones a la realidad social gallega.

Desde diferentes Áreas de Conocimiento se han venido desarrollando durante los últimos años en la Universidad de A Coruña diversas líneas de investigación destinadas a profundizar en las realidades internacionales y europeas antes descritas. La iniciativa que ahora se presenta busca aunar, bajo un espíritu multidisciplinar y una voluntad integradora, estos esfuerzos investigadores en el marco institucional común de un Instituto Universi tario.

El mencionado Instituto nace con la pretensión de inscribirse en la tradición universitaria y humanista española, orientándose al desarrollo de la cooperación y al progreso de la solidaridad internacional y europea como elementos de creación de un orden internacional y europeo inspirado en la equidad y en la dignidad humana.Tradición ésta de la que el ilustre coruñés Salvador de Madariaga -cuyo nombre se ha adoptado para este Instituto-, ha sido un destacado exponente, como evidencia, a mero título ilustrativo, tanto su participación como Presidente del Comité Cultural del Congreso de la Haya de 1948, germen del proceso de integración europea, como su labor en la creación del Colegio de Europa de Brujas, primer Instituto Universitario creado para el estudios de los temas europeos y obligado punto de referencia para cualquier Instituto que persiga objetivos de esta naturaleza.

Desde 1994 La Asociación de Periodistas Europeos, en colaboración con la Oficina del Parlamento Europeo en España y la Representación de la Comisión Europea, viene concediendo el Premio de Periodismo Europeo "Salvador de Madariaga". El objetivo del Premio es reconocer los mejores trabajos periodísticos que hayan contribuido a resaltar los valores básicos, las realidades comunes y los proyectos avanzados de la Unión Europea a través de la prensa, la radio y la televisión.

Documentos, datos básicos de la UE y fotografías

LA EUROPA DE ESTRABÓN Y DE PLINIO EL VIEJO

Estrabón, griego emigrado a Roma, escribió su Geografía pocos años antes de la era cristiana. Hace una descripción de Europa muy detallada y más satisfactoria que sus predecesores, entre otros, el propio Polibio.

Después de haber demostrado que cuenta con muchos promontorios y que tiene "la forma más irregular de los tres continentes" se las ingenia para dar una visión global:"Voy a comenzar por Europa, dice, porque tiene una gran variedad de formas admirablemente adaptadas por la naturaleza, así como excelentes hombres y gobernantes, y también porque, gracias a sus recursos, contribuye a mejorar los otros continentes.

Europa es habitable, desde su pequeña región frente al norte del lago Maeotis (mar de Azov) y en la región de Tanais, cerca del Don.

Estrabón diferenciaba: la zona habitable, compuesta de montañas y de llanuras. En las montañas, la pobreza reina naturalmente, pero los habitantes de estas regiones, si son bien administradas, se civilizan.

Hay, a este respecto, un ejemplo privilegiado, el de los griegos:" Los romanos también han conquistado naciones, que eran, naturalmente salvajes, debido a las regiones en las que habitaban…No solamente estaban incomunicadas unas con otras, pero ahora enseñan a vivir a los más salvajes según las reglas del gobierno.

Para Estrabón, las llanuras, el clima templado, son lugares preferidos por los hombres pacíficos.

Así, el carácter de complementariedad entre estos hombres y los de las montañas que son de espíritu guerrero, no se nos puede escapar. El elemento pacífico es más numeroso y se puede ejercer su control sobre el conjunto, como es evidente entre los griegos, macedonios y romanos." Y, por esta razón, toda Europa se hace independiente de otros países, en lo que concierne a la vez a la paz y a la guerra. Europa es rica en metales, ganado, verdaderamente sólo importa especias y piedras preciosas.

Europa comprende la Iberia, Céltica, entre los Pirineos y el Rin, Bretaña. Al este se divide en dos partes por el Danubio: sobre la orilla izquierda del gran río, los germanos, los getas, los tirigetes, los bastarnia nos, los sármatos junto al Don. Junto a la ribera derecha, los tracios, Ilirios y griegos. Un hecho destacado: los romanos "tienen controlado toda Europa, excepto la parte situada entre el Rin y el Tanais (Don).

Estrabón ignora, prácticamente, dos zonas: los países escandinavos, puesto que confunde el Báltico y el Océano y la vasta llanura que se extiende entre el fondo del Báltico y el Don. En otra parte de la obra nos dice Estrabón que Roma extendió su Imperio en Europa principalmente, más que en África, donde se detienen cerca de la actual Túnez, o en Asia donde controla el Oeste y el Norte de Asia Menor y una parte de Siria.

Posteriormente, Plinio el Viejo escribe su Historia natural, un siglo después de Estrabón. Los libros III y IV están dedicados a Europa.

Según Plinio, el mundo está dividido en tres partes: Europa, Asia y África:"Hablaré, en primer lugar, de Europa que engendró el pueblo ganador de todas las naciones, que es, con mucho, el más bello de la tierra. Plinio conocía mal el Nordeste. Después, los Boristenes y algunos otros pueblos, se encuentran los nómadas, luego los Antropófagos, luego los Hiperboreos, nación feliz, célebre por milagros fabulosos y donde se encuentran los límites de la tierra.

Es con Genofonte, cuando los límites de Europa se precisan hacia el Norte y se nombra la Beltia y Escandinavia. El más grande de todos los geógrafos antiguos, Claudio Tolomeo de Alejandría, en la segunda mitad del II siglo de nuestra era, es quien aumenta el conocimiento de Europa, pero, todavía cree que Escandinavia es insular.

Pero, a pesar de los conocimientos geográficos, hay que reconocer, que la conquista romana se realizó independientemente del concepto geográ fico.

Será el Mediterráneo el que va a servir de eje y, sobre el plano de la geopolítica, unidad en torno a un mar que no es más ilógico que la unidad en torno a un vasto espacio continental. Este mundo mediterráneo, "Roma lo crea y lo conquistará", escribe André Aymard.

DOCUMENTOS ANTIGUOS SOBRE EUROPA.

"La Bretagne, île de l´Océan qui jades était appelée Albion, est située au nord-ouest, exactement en FACE de la Germanie, de la Gaule et de l´Espagne, les tríos plus grands pays de l´Europe, mais séparée d´eux par un large intervalle".

Béde le Venerable. Histoire ecclésiastique

des Angles (S. VIII d.C).

"Gran Bretaña, isla del Océano que antaño se llamaba Albión, está situada al noroeste, exactamente enfrente de Germania, la Galia y de España, los tres países más grandes de Europa, pero separado de ella por un largo intervalo".

"Protégé par Harald, Unni put parcourir le Danemark continental et les Iles, annonçant la foi aux païens et réconfortant dans le Christ les prisonniers chrétiens qui s´y trouvaint. Puis, merchant sur les traces d´Anschaire, le grand apôtre, il traverse la Baltique et, non sans peine, arrive en Suéde á la ville de Birca oú, depuis l´époque de Rambert nul prêtre chrétien n´´etait plus revenu".

Archevêque Unni. Géographie de la

Scandinavie (S. X d.C)

"Protegido por Harald, Unni pudo partir de la Dinamarca continental y de las islas, anunciando la fe entre los paganos y reconfortando en Cristo a los prisioneros cristianos con los que se encontraban. Pues, marchando tras las huellas de Anschaire, el gran apóstol, atraviesa el Báltico y, no sin dificultades, llega a Suecia a la ciudad de Birca en donde, desde la época de Rambert no había llegado ningún padre cristiano".

REFLEXIONES SOBRE EL CRISTIANISMO EN EUROPA.

Al analizar, aunque sea superficialmente, la historia de Europa observamos inequívocos rasgos de la profunda huella dejada por el cristianismo, tanto en la filosofía como en cualquiera de las manifes taciones artísticas.

No podemos cerrar los ojos y prescindir de los últimos 2.000 años de nuestra propia Historia.

Pienso que las ciencias, al igual que las letras, tradiciones, culturas y religiones están condenadas a entenderse e ir de la mano para el integral y completo desarrollo futuro del Viejo continente llamado Europa.

El cristianismo es el único elemento unificador de países con recorridos históricos tan distintos. Ni tan siquiera cabe afirmar que el Imperio Romano o la Grecia Clásica sean patrimo nio común de Europa; ya que tan sólo es común a los países mediterráneos. Otras naciones como Irlanda,Alemania,Dinamar ca, Austria, Suecia, Hungría, Chequia, Finlandia, y no digamos los nuevos países candidatos del este europeo, muy poco tienen que ver con esas raíces mediterráneas. Estamos ante el hecho objetivo de que el cristianismo ha sido el elemento histórico unificador de países tan diversos. Incluso países como Polonia, Hungría o Suecia, le deben a su conversión al cristianismo -allá por el año mil-, su incorporación a la civilización europea,a la que hasta entonces habían permanecido ajenos.

Si prescindimos de una parte de nuestra tradición, cultura o historia, el desarrollo futuro de Europa no llegará a ser completo y nos encontraremos desorientados, sin rumbo claro, ni valores precisos que nos sirvan para orientarnos como seres humanos y sociedad que se precie de civilizada y solidaria.

El cristianismo siempre ha estado presente en Europa. Desde sus orígenes, el cristianismo primitivo propugnaba el amor al prójimo y la solidaridad entre todos los seres humanos. Aunque estas premisas no siempre se han cumplido, y hay algunos capítulos "negros" como pueden ser: luchas internas dentro de la Iglesia (cismas), externas (cruzadas), deseo de anexionar nuevos territorios papales, procesos inquisitoriales...; la labor de la Iglesia cristiana desde el punto de vista social es indudable en defensa de los más pobres y necesitados de la sociedad, creando hospitales, albergues, e incluso apoyando huelgas y movimientos sociales para mejorar la situación de la clase trabajadora. A finales del S.XIX, el obispo de Milán vendió su anillo de oro para recaudar fondos en apoyo de los obreros que llevaban varios meses en huelga.

En esta misma época, finales del S.XIX,, al amparo de las encíclicas: "Rerum novarum" de León XIII, y posteriormente, "Mater et Magistra" (1961) y "Pacem in terris" (1963) de Juan XXIII, se anima e impulsa la necesidad de la participación de los cristianos en la vida pública y en reivindicar los justos derechos de los trabajadores, procurando evitar el trabajo de los niños y la reducción de la jornada laboral a 8 horas diarias.

En Italia se pasó, a finales del S.XIX, de un planteamiento muy paternalista a uno corporativista, para desembocar en el sindicalismo cristiano. Una serie de sociólogos y sacerdotes sobresalieron, sobre todo, en el norte de Italia en la defensa de los derechos de los obreros. Hablaron y escribieron sobre el salario justo, las asociaciones obreras, la intervención del Estado, los derechos de los obreros. En Italia, en 1910, existían 374 organizaciones católicas con 104.614 inscritos.

En España han sobresalido también seglares y sacerdotes que se distinguieron por su dedicación a los temas sociales. Nombres como Vicents, pionero en la inquietud social y fundador de los círculos de obreros, Gafo, Arboleya y tantos otros son de sobra conocidos. Ellos escribieron sobre las cuestiones candentes, dieron conferencias, crearon círculos obreros, cooperativas de consumo y producción y organizaron sindicatos. A modo de ejemplo citaré un párrafo del Padre dominico Gafo, que se podría trasladar a la crisis económica actual:

"...El que, por desgracia, vive acaso más fuerte que nunca es el capitalismo financiero, en su forma más refinada y sutil, alzándose sobre el mismo poder de los gobiernos y de los estados, produciendo en estos las crisis más angustiosas, ante el menor movimiento oscilatorio que le lleva por el mundo en viaje de gran señor..."

(Etelvino González López: Yo, José D. Gafo Muñiz).

En Rusia se producen, en enero de 1905, una serie de agitaciones, con huelgas violentas en Bakú, Moscú, San Petersburgo... que desembocaría en el denominado "Domingo sangriento", en la que tuvieron una importante participación el clero ortodoxo ruso. A la cabeza de esta manifestación, en la que murieron unos mil manifestantes, se encontraba el pope Gapón.

En esta época, finales del siglo XIX principios del XX, se multiplicaron por toda Europa, las iniciativas a favor de los más necesitados, cada día más numerosos y más marginados. A un mundo cada día más insolidario, los cristianos respondieron con prontitud con instituciones y propuestas capaces de coordinar la generosidad y los medios existentes y de aliviar la miseria y la enfermedad. Así nació, por ejemplo, Cáritas en la ciudad alemana de Colonia (1897).

También en Alemania, a principios de los años treinta del siglo pasado, con el ascenso al poder del partido nazi, muchos dirigentes del partido Zentrum alemán (de tendencia democristiana) tuvieron que abandonar sus cargos políticos por negarse a seguir las directrices nazis. El caso más llamativo, tal vez sea, el de Konrad Adenauer, uno de los padres de la Comunidad Económica Europea que, con el ascenso del nacismo al poder, se vio obligado a abandonar su puesto de alcalde de Colonia, siendo encarcelado en un campo de concentración. En esa misma época, un grupo de jóvenes cristianos (conocido como "La rosa blanca") fueron perseguidos por la Gestapo siendo, muchos de ellos, asesinados o encarcelados en campos de concentración por oponerse a las directrices del gobierno nazi.

En Francia, muchas parroquias ocultaron en sus iglesias y casas, con el riesgo que ello implicaba, a cientos de judíos para evitar su envío a campos de concentración, amparando, también, a multitud de partisanos que pretendían liberar a Francia del yugo nazi alemán.

Desde el mismo instante que se dan los primeros pasos para la construcción de la CEE, el movimiento demócrata-cristiano estaría a la cabeza de la unificación europea. De los cinco denominados padres de Europa, cuatro de ellos eran cristianos convencidos, e incluso militaban en partidos demócratacristianos europeos. ( Adenauer, Monnet, Schuman y De Gaspari).

Una de las grandes diferencias entre los padres de Europa y sus constructores actuales es la ausencia en los documentos actuales de las raíces cristianas en los documentos angulares de la Europa unida. Dichas raíces han ido vertebrando la historia, la sociedad y la cultura europeas desde sus inicios. Lejos quedan las palabras del rey Balduino de Bélgica (1930-1993), en una cena de gala pronunciada ante el general Charles de Gaulle (1890-1970) el 24 de mayo de 1961 cuando el rey, hoy en proceso de canonización en una causa dirigida por su confesor espiritual, el cardenal Suenens, afirma que: "Esa Europa, si quiere ser fiel a su misión propia y desempeñar su papel en el diálogo de los pueblos, no puede limitarse a defender la herencia del pasado. Le incumbe ser la vanguardia del progreso tanto material como espiritual. ¿Acaso la vocación de Europa no es la de ofrecer la imagen de una sociedad que respeta las exigencias de la persona humana y a la vez las del bien común?"

La Iglesia cristiana, con sus defectos y virtudes, siempre ha estado presente en el quehacer diario de Europa y del mundo, dejando tras de sí, un legado que no podemos ni debemos ignorar porque forma parte de nuestro propio ser. A lo largo de estos dos últimos siglos, la Iglesia aparece, a menudo, aislada, pobre, desconectada, sin medios adecuados para cumplir sus objetivos. Pero, al mismo tiempo, se muestra más compacta y mucho más activa que en los siglos precedentes.

Benedicto Cuervo Álvarez.

LA DECLARACIÓN DE 9 DE MAYO DE 1950

Este es el texto completo de la propuesta lanzada por Robert Schuman, Ministro francés de Asuntos Exteriores, y que dió origen a la creación de la Unión Europea.

La paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan. La contribución que una Europa organizada y viva puede aportar a la civilización es indispensable para el mantenimiento de unas relaciones pacíficas. Francia, defensora desde hace más de veinte años de una Europa unida, ha tenido siempre como objetivo esencial servir a la paz. Europa no se construyó y hubo la guerra. Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho. La agrupación de las naciones europeas exige que la oposición secular entre Francia y Alemania quede superada, por lo que la acción emprendida debe afectar en primer lugar a Francia y Alemania. Con estefin, el Gobierno francés propone actuar de inmediato sobre un punto limi tado, pero decisivo.

El Gobierno francés propone que se someta el conjunto de la producción franco-alemana de carbón y de acero a una Alta Autoridad común, en una organización abierta a los demás países de Europa. La puesta en común de las producciones de carbón y de acero garantizará inmediatamente la creación de bases comunes de desarrollo económico, primera etapa de la federación europea, y cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas.

La solidaridad de producción que así se cree pondrá de manifiesto que cualquier guerra entre Francia y Alemania no sólo resulta impensable, sino materialmente imposible. La creación de esa potente unidad de producción, abierta a todos los países que deseen participar en ella, proporcionará a todos los países a los que agrupe los elementos fundamentales de la producción industrial en las mismas condiciones y sentará los cimientos reales de su unificación económica.

Dicha producción se ofrecerá a todo el mundo sin distinción ni exclusión, para contribuir al aumento del nivel de vida y al progreso de las obras de paz. Europa podrá, con mayores medios, proseguir la realización de una de sus tareas esenciales: el desarrollo del continente africano. De este modo, se llevará a cabo la fusión de intereses indispensables para la creación de una comunidad económica y se introducirá el fermento de una comunidad más amplia y más profunda entre países que durante tanto tiempo se han enfrentado en divisiones sangrientas.

Mediante la puesta en común de las producciones básicas y la creación de una Alta Autoridad de nuevo cuño, cuyas decisiones obligarán a Francia, Alemania y los países que se adhieran, esta propuesta sentará las primeras bases concretas de una federación europea indispensable para la preservación de la paz.

Para proseguir la realización de tales objetivos, el Gobierno francés está dispuesto a iniciar negociaciones según las siguientes bases:

La misión encomendada a la Alta Autoridad común consistirá en garantizar, en el plazo más breve posible, la modernización de la producción y la mejora de su calidad; el suministro, en condiciones idénticas, del carbón y del acero en el mercado francés y en el mercado alemán, así como en los de los países adherentes; el desarrollo de la exportación común hacia los demás países; la equiparación y mejora de las condiciones de vida de los trabajadores de esas industrias.

Para alcanzar estos objetivos a partir de las dispares condiciones en que se encuentran actualmente las producciones de los países adherentes, deberán aplicarse con carácter transitorio determinadas disposiciones que establezcan la aplicación de un plan de producción y de inversiones, la creación de mecanismos de estabilidad de los precios y la creación de un fondo de reconversión que facilite la racionalización de la producción. La circulación del carbón y del acero entre los países adherentes quedará liberada inmediatamente de cualquier derecho de aduanas y no podrá verse afectada por tarifas de transporte diferenciales. Progresivamente se irán estableciendo las condiciones que garanticen espontáneamente una distribución más racional de la producción y el nivel de productividad más elevado. La organización proyectada, al contrario que un cártel internacional tendente a la distribución y a la explotación de los mercados mediante prácticas restrictivas y el mantenimiento de grandes beneficios, garantizará la fusión de los mercados y la expansión de la producción.

Los principios y compromisos esenciales anteriormente expuestos serán objeto de un tratado firmado entre los Estados. Las negociaciones indispensables para precisar las normas de aplicación se llevarán a cabo con ayuda de un árbitro designado de común acuerdo, cuya misión consistirá en velar por que los acuerdos se ajusten a los principios y, en caso de desacuerdo insalvable, decidirá la solución que deba adoptarse. La Alta Autoridad común, encargada del funcionamiento de todo el sistema, estará compuesta por personalidades independientes designadas sobre bases paritarias por los Gobiernos, quienes elegirán de común acuerdo un presidente. Las decisiones de la Alta Autoridad serán ejecutivas en Francia, en Alemania y en los demás países adherentes. Se adoptarán las disposiciones adecuadas para garantizar las vías de recurso necesarias contra las decisiones de la Alta Autoridad.

Un representante de las Naciones Unidas ante dicha autoridad se encargará de hacer, dos veces al año, un informe público a la ONU sobre el funcionamiento del nuevo organismo, en particular por lo que se refiere a la salvaguardia de sus fines pacíficos.

La creación de la Alta Autoridad no prejuzga en absoluto el régimen de propiedad de las empresas. En el ejercicio de su misión, la Alta Autoridad común tendrá en cuenta las facultades otorgadas a la autoridad interna cional del Ruhr y las obligaciones de todo tipo impuestas a Alemania, mientras éstas subsistan.

REFERENCIAS DE LOS TRATADOS DE LA CEE Y UE

Tratados

Fecha de firma

Entrada en vigor

Diario Oficial

Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea (CEE)

25.3.1957

1.1.1958

No publicado

Tratado de fusión

8.4.1965

1.7.1967

DO 152 de 13.7.1967

Tratado por el que se modifican algunas

22.4.1970

1.1.1971

DO L 2 de 2.1.1971

Tratado por el que se modifican algunas disposiciones financieras

22.7.1975

1.6.1977

DO L 359 de 31.12.1977

Tratado de Groenlandia

13.3.1984

1.1.1985

DO L 29 de 1.2.1985

Acta Única Europea

28.2.1986

1.7.1987

DO L 169 de 29.6.1987

Tratado de la Unión Europea (Tratado de Maastricht)

7.2.1992

1.11.1993

DO C 191 de 29.7.1992

Tratado de Ámsterdam

2.10.1997

1.5.1999

DO C 340 de 10.11.1997

Tratado de Niza

26.2.2001

1.2.2003

DO C 80 de 10.3.2001

Tratado de adhesión del Reino Unido, Irlanda y Dinamarca

22.1.1972

1.1.1973

DO L 73 de 27.3.1972

Tratado de adhesión de Grecia

28.5.1979

1.1.1981

DO L 291 de 19.11.1979

Tratado de adhesión de España y Portugal

12.6.1985

1.1.1986

DO L 302 de 15.11.1985

Tratado de adhesión de Austria, Finlandia y Suecia

24.6.1994

1.1.1995

DO C 241 de 29.8.1994

Tratado de adhesión de los diez nuevos Estados miembros

16.4.2003

1.5.2004

DO L 236 de 23.9.2003

Tratado de adhesión Bulgaria/Rumanía

25.4.2005

1.1.2007

DO L 157 de 21.6.2005

TRATADO CONSTITUTIVO DE LA COMUNIDAD EURO PEA (Roma, 25 de marzo de 1957).

PRIMERA PARTE

PRINCIPIOS

Artículo 1.

Por el presente Tratado, las Altas Partes Contratantes constituyen entre sí una Comunidad Europea.

Artículo 2.

La Comunidad tendrá por misión promover, mediante el establecimiento de un mercado común y de una unión económica y monetaria y mediante la realización de las políticas o acciones comunes contempladas en los artículos 3 y 4, un desarrollo armonioso, equilibrado y sostenible de las actividades económicas en el conjunto de la Comunidad, un alto nivel de empleo y de protección social, la igualdad entre el hombre y la mujer, un crecimiento sostenible y no inflacionista, un alto grado de competitividad y de convergencia de los resultados económicos, un alto nivel de protección y de mejora de la calidad del medio ambiente, la elevación del nivel y de la calidad de vida, la cohesión económica y social y la solidaridad entre los Estados miembros.

Artículo 3.

1º. Para alcanzar los fines enunciados en el artículo 2, la acción de la Comunidad implicará, en las condiciones y según el ritmo previsto, en el presente Tratado:

A) La prohibición, entre los Estados miembros, de derechos de aduana y de restricciones cuantitativas a la entrada y salida de las mercancías, así como de cualquiera otras medidas de efecto equivalente.

B) Una política comercial común.

C) Un mercado interior caracterizado por la supresión, entre los Estados miembros, de los obstáculos a la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales.

D) Medidas relativas a la entrada y circulación de personas, conforme a las disposiciones del título IV.

E) Una política común en los ámbitos de la agricultura y de la pesca.

F) Una política común en el ámbito de los transportes.

G) Un régimen que garantice que la competencia no será falseada en el mercado interior.

H) La aproximación de las legislaciones nacionales en la medida necesaria para el funcionamiento del mercado común.

I) El fomento de la coordinación entre las políticas en materia de empleo de los Estados miembros, con vistas a aumentar su eficacia mediante el desarrollo de una estrategia coordinada para el empleo.

J) La política en el ámbito social que incluya un Fondo Social Europeo.

K) El fortalecimiento de la cohesión económica y social.

L) Una política en el ámbito del medio ambiente.

M) El fortalecimiento de la competitividad de la industria de la Comunidad.

N) El fomento de la investigación y del desarrollo tecnológico.

O) El fomento de la creación y del desarrollo de redes transeuropeas.

P) Una contribución al logro de un alto nivel de protección de la salud.

Q) Una contribución a una enseñanza y a una formación de calidad, así como al desarrollo de las culturas de los Estados miembros.

R) Una política en el ámbito de la cooperación al desarrollo.

S) La asociación de los países y territorios de Ultramar, a fin de incremen tar los intercambios y continuar en común el esfuerzo por el desarrollo económico y social.

T) Una contribución al fortalecimiento de la protección de los consumi dores.

U) Medidas en los ámbitos de la energía, de la protección civil y del turismo.

2º. En todas las actividades contempladas en el presente artículo, la Comunidad se fijará el objetivo de eliminar las desigualdades entre el hombre y la mujer y promover su igualdad.

TÍTULO III

LIBRE CIRCULACIÓN DE PERSONAS, SERVICIOS Y CAPITALES.

CAPÍTULO 1.

Trabajadores.

Artículo 39.

1º. Quedará asegurada la libre circulación de los trabajadores dentro de la Comunidad.

2º. La libre circulación supondrá la abolición de toda discriminación por razón de la nacionalidad entre los trabajadores de los Estados miembros, con respecto al empleo, la retribución y las demás condiciones de trabajo.

3º. Sin perjuicio de las limitaciones justificadas por razones de orden público, seguridad y salud públicas, la libre circulación de los trabajadores implicará el derecho:

A) De responder a ofertas efectivas de trabajo.

B) De desplazarse libremente para este fin en el territorio de los Estados miembros.

C) De residir en uno de los Estados miembros con objeto de ejercer en él un empleo, de conformidad con las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas aplicables al empleo de los trabajadores nacionales.

D) De permanecer en el territorio de un Estado miembro después de haber ejercido en él un empleo, en las condiciones previstas en los reglamentos de aplicación establecidos por la Comisión.

TÍTULO XIII

SALUD PÚBLICA

Artículo 152.

1º. Al definirse y ejecutarse todas las políticas y acciones de la Comunidad se garantizará un alto nivel de protección de la salud humana.

La acción de la Comunidad, que complementará las políticas naciona les, se encaminará a mejorar la salud pública, prevenir las enfermedades humanas y evitar las fuentes de peligro para la salud humana. Dicha acción abarcará la lucha contra las enfermedades más graves y ampliamente difundidas, apoyando la investigación de su etiología, de su transmisión y de su prevención, así como la información y la educación sanitarias.

La Comunidad complementará la acción de los Estados miembros dirigida a reducir los casos a la salud pública producidos por las drogas, incluidas la información y la prevención.

4º. El Consejo, con arreglo al procedimiento previsto en el artículo 251 y previa consulta al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones, contribuirá a la consecución de los objetivos del presente artículo adoptan do:

A) Medidas que establezcan altos niveles de calidad y seguridad de los órganos y sustancias de origen humano, así como de la sangre y derivados de la sangre; estas medidas no impedirán a ningún Estado miembro mantener o introducir medidas de protección más estrictas.

B) Como excepción a lo dispuesto en el artículo 37, medidas en los ámbitos veterinario y fitosanitario que tenga como objetivo directo la protección de la salud pública.

C) Medidas de fomento destinadas a proteger y mejorar la salud humana, con exclusión de cualquier armonización de las disposiciones legales y reglamentarias de los Estados miembros.

TÍTULO XIV

PROTECCIÓN DE LOS CONSUMIDORES

Artículo 153.

1º. Para promover los intereses de los consumidores y garantizarles un alto nivel de protección, la Comunidad contribuirá a proteger la salud, la seguridad y los intereses económicos de los consumidores, así como promover su derecho a la información, a la educación y a organizarse para salvarguardar sus intereses.

3º. La Comunidad contribuirá a que se alcancen los objetivos a que se refiere el apartado 1 mediante:

A)Medidas que adopte en virtud del artículo 95 en el marco de la realización del mercado interior.

B)Medidas que apoyen, complementen y supervisen la política llevada a cabo por los Estados miembros.

DISPOSICIONES FINALES

Artículo 313.

El presente Tratado será ratificado por las Altas Partes Contratantes de conformidad con sus respectivas normas constitucionales. Los instrumentos de ratificación serán depositados ante el Gobierno de la República Italiana.

Artículo 314.

El presente Tratado, redactado en un ejemplar único, en lengua alemana, lengua francesa, lengua italiana y lengua neerlandesa, cuyos cuatro textos, son igualmente auténticos, será depositado en los archivos del Gobierno de la República Italiana...

ENVEJECIMIENTO DE LOS AGRICULTORES Y GANADEROS COMUNITARIOS.

Según datos publicados por Eurostat referentes a la estructura de las explotaciones agrícolas entre 1999 y 2000, un 52% de los agricultores o ganaderos individuales de la UE tiene 55 años o más mientas que sólo un 8% son menores de 35 años. La mayor parte de agricultores de 55 años o más (60%) se encuentra en explotaciones con policultivos o en aquellas especializadas en cultivos permanentes (olivar, huerta, viñedos...) concentrados sobre todo en las regiones del sur de la UE mientras que la mayor parte de agricultores y ganaderos de menor edad (13%) trabaja en explotaciones especializadas en horticultura o producción porcina o avícola. Respecto al sexo, del total de personas que trabajan de forma regular o permanente en la agricultura y ganadería, el 24% son mujeres. Este porcentaje varía entre países siendo por ejemplo de aproximadamente el 30% en Irlanda o Austria, 27% en España, 25% en Grecia o 8% en Holanda y 9% en Dinamarca y Alemania. Las mujeres que llevan la gerencia de las explotaciones raramente ejercen otra actividad lucrativa fuera de la actividad agrícola. En todos los Estados miembros las mujeres administran explotaciones de menor tamaño o importancia en comparación con los hombres.

Monografias.com

SALARIOS MEDIOS NACIONALES DE LOS OBREROS DEL CAMPO DE LA UE (EUROS MENSUALES, 2008-09)

PRODUCTOS

AÑ0

MEDIA

ANUAL

DIFERENCIA

EUROS

PORCEN(%)

ENCARGADOS

2008

2009

1.169,70

1.222,80

53,10

4,35

TRACTORISTAS

2008

2009

1.067,10

1.127,10

60

5,33

PASTORES

2008

2009

1.092,60

1.150,50

57,90

5,04

VAQUEROS

2008

2009

1.039,50

1.102,50

63

5,72

HORTELANOS

2008

2009

1.198,80

1.223,10

24,30

1,99

PEÓN FIJO

2008

2009

1.006,50

1.039,20

32,70

3,15

SIEMBRA/ABONO

2008

2009

1.381,50

1.435,50

54

3,77

RIEGOS

2008

2009

1.422,90

1.369,80

-53,10

-3,74

TRAT. PLAGAS

2008

2009

1.660,50

1.715,70

55,20

3,22

RECO. PRO. HERBÁCEOS

2008

2009

1.332,90

1.332,30

-0,60

-0,04

RECOL.FRUTALES-AGRIOS

2008

2009

1.464,30

1.460,10

-4,20

-0,28

RECOL. ACEITUNA

2008

2009

1.268,40

1.300,20

31,80

2,45

VENDIMIA

2008

2009

1.465,50

1.466,70

1,20

0,09

PLANTACIÓN Y TALA ÁRBOLES

2008

2009

1.330,50

1.384,80

54,30

3,93

MANEJO GANADO

2008

2009

1.219,50

1.270,80

51,30

4,04

Datos: Eurostat (2010).

Estos datos estadísticos se refieren al salario que perciben, mensu almente, los obreros del campo de la Unión Europea. En ellos se pueden apreciar claras diferencias ya que mientras en algunas actividades produc tivas como: tractoristas, encargados o personal que fumiga las plantas, plantación y tala de árboles el salario es más elevado, según podemos apreciar en esta tabla estadística (2008-2009), debido a su especialización; en otros campos de producción agrícola, menos especializados, y con abundante mano de obra inmigrante, los salarios tienden a estacionarse e incluso a bajar de un año para el otro (riego, recolección de frutales y agrios, herbáceos).

En el caso de la vendimia o la recogida de la aceituna, el estancamiento salarial es claro debido a lo dicho anteriormente.

Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.