Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El desarrollo de las comunicaciones y el proceso de desarrollo

Enviado por Pablo Turmero



Partes: 1, 2

  1. La comunicación en los sistemas nacionales
  2. Las comunicaciones como móvil
  3. La economía como móvil
  4. Algunas implicaciones políticas

A medida que las naciones van pasando de las pautas de la sociedad tradicional a las de la moderna sociedad industrial, se producen espectaculares progresos en sus comunicaciones. Desde un punto de vista, los adelantos en las comunicaciones son fruto de la evolución económica, social y política, que es una parte del crecimiento nacional. Desde otro punto de vista, sin embargo, figuran entre los artífices y promotores de esa evolución. El propósito de este artículo es explorar esta interacción y buscar una base que permita entenderla.

La comunicación en los sistemas nacionales

Hablaremos a menudo de sistemas nacionales y, ocasionalmente, sistemas de comunicaciones. Permítasenos comenzar indicando qué entendemos por "sistema".

Cuando nos referimos a un sistema, queremos significar un conjunto delimitado de elementos interdependientes. Las palabras claves son interdependientes y delimitado. Por "interdependencia" entendemos una relación de partes, en las cuales cualquier cosa que le ocurra a un componente de un sistema afecta, aunque sea muy débilmente, el equilibrio y las relaciones de todo el sistema. Por "delimitado" entendemos un estado cuyos componentes se hallan tan relacionados entre sí que resulta posible indicar dónde termina el sistema y dónde empieza su contorno.

Por lo tanto, las personas y los grupos organizados son sistemas, ya que todos son seres vivos. Las organizaciones configuran la condición de un sistema cuando sus diversos componentes están ampliamente reconocidos y se sienten estimulados a persistir, aun cuando los individuos que actúan en esos papeles puedan ser remplazados; cuando las líneas de comunicación que unen a los roles entre sí están establecidas y reconocidas en general; y cuando los miembros se hallan compenetrados en alguna medida de los distintos aspectos de la organización. Ésta llega a ser algo más que armazón y algo más que líneas jerárquicas trazadas sobre un papel. Resulta algo semejante a un "organismo", con entrada y salida, un transformador de energía, un estado firme y las demás características de un sistema de comportamiento. Además, la organización desarrolla un modo característico de comportarse, que aprendemos a reconocer. (...)

En términos muy generales, todos los sistemas de conducta, cualquiera sea su complejidad, parecen obrar de la misma manera: tratan de elevar al máximo el nivel de funcionamiento deseado, y minimizar la tensión y el esfuerzo asociados. Su funcionamiento adecuado refleja necesidades, objetivos, valores. Esos niveles de tensión y de esfuerzo expresan las dificultades, las frustraciones y el empeño que supone el comportarse de una manera determinada. Un sistema cerrado muy simple –que no tiene relaciones importantes de entrada y salida con respecto a su ambiente- quizá pueda alcanzar un equilibrio entre necesidades y funcionamiento, y seguir obrando en un nivel relativamente desprovisto de tensión. Un sistema "abierto" –todos los seres humanos y las organizaciones sociales son sistemas abiertos- está sujeto a presiones externas que deben conciliarse con las presiones internas. Todo sistema relativamente complejo implica muchas actividades adecuadas; una buena administración requiere algunos compromisos entre ellas. Cualquier sistema relativamente complejo pondrá un acento especial, en un momento dado, sobre alguno de sus componentes: una buena administración requiere que ese acento se distribuya lo más equitativamente posible y se mantenga en todo lo posible por debajo del nivel en que tal vez llegaría a ocasionar serios desafíos. En consecuencia, puesto que ni de la mejor administración difícilmente cabría esperar que eliminase totalmente la tensión, la meta de una dirección consiste en obrar dentro de un nivel tolerable de tensión. Esto se asemeja a lo que llamamos "estado firme" de un sistema biológico y podemos decir, sin forzar demasiado la expresión, que también un sistema social aprende a actuar en un estado firme. Así como un cuerpo sano mantiene su temperatura dentro de los límites de los 37 grados, un sistema social sano procura parece mantener la tensión dentro de ciertos límites, atendiendo a la mayor cantidad posible de necesidades y objetivos; y, aun cuando esa tensión registre fluctuaciones, trata de mantener los límites máximos de variación dentro de extremos tolerables.

Casi todos los sistemas pueden resistir altos niveles de tensión por un breve período. Algunos son capaces, aparentemente, de soportar tensiones más altas que otros; es probable que en un sistema controlado con firmeza, como el de un Estado comunista, se den niveles medios de tensión más elevados que en un sistema como el nuestro. Debe insistirse en que el estado de salud óptima de un sistema no consiste en la ausencia completa de tensión, sino más bien en una tensión "equilibrada". Puesto que una ausencia de tensión daría probablemente como resultado un estancamiento, una falta de atención vigilante y de adaptabilidad. Quizás hasta sería necesaria cierta dosis de continua tensión para la supervivencia de la sociedad.

Centraremos la atención en los elementos cognoscitivos de un sistema de comportamiento. Por lo que se refiere a la persona humana, deberían interesarnos en primer lugar los comportamientos de los "sistemas" sensorial y nervioso. De estos comportamientos forman parte la obtención de informaciones provenientes de distintas partes del medio exterior y distintas partes del cuerpo mismo, el almacenaje y la recuperación de las informaciones, el ordenamiento, sistematización y evaluación que intervienen en una decisión, la circulación de las informaciones hasta los centros de acción y, especialmente, la preparación de órdenes que determinan el envío de mensajes al medio exterior.

Permítasenos pensar en los tipos de comunicación que un pequeño grupo organizado, por ejemplo, una tribu primitiva, se vería obligado a emplear. Tendría que apostar guardias encargados de informar acerca de las amenazas y oportunidades (una tribu enemiga que se acercase, una manada de búfalos al alcance de los cazadores). Habría un consejo tribal para decidir lo tocante a la solución de las necesidades, objetivos por lograr y política por seguir. Si los miembros de la tribu no están todos juntos, habría sin duda mensajeros encargados de llevar informaciones y órdenes del consejo. En caso necesario, se designaría una persona para llevar un mensaje a una tribu vecina, negociar o traficar. Los ancianos de la tribu deberían actuar como custodios de la historia, de las costumbres y de las habilidades, y transmitir parte de estos conocimientos a los miembros jóvenes del grupo. La tribu tendría quizás un bardo que entretuviera al público. En otras palabras, la tribu primitiva institucionalizaría la mayor parte de los procedimientos de comunicación del individuo.

En una aldea de Asia meridional se cumplen actualmente todas estas funciones y puede comprobarse la existencia de varias instituciones de ese tipo. Las diferencias provienen de la intromisión de sistemas más elevados y de comunicaciones más desarrolladas. Esto significa que los representantes de los gobiernos estadual y nacional intervienen en la vida de la aldea; los objetivos nacionales devienen en parte un factor determinante de las decisiones locales; la radio nacional, el diario regional, el programa de informaciones nacionales, algo del sistema escolar nacional, las carreteras nacionales y del estado, los ómnibus y los viajeros, todos entran en la aldea. La aldea es, pues, un sistema más plenamente "abierto" que el que habría sido la tribu y se halla "abierto" a las fuerzas de cambio.

En el Estado industrial, estos papeles están a cargo de organizaciones complejas: mecanismos para la obtención de noticias, investigaciones científicas y otras fuentes complicadas de conocimientos; los medios impresos, la radio y el cine; la red de escuelas, bibliotecas, computadoras y recursos para almacenar, localizar y comunicar informaciones; la maquinaria del gobierno y la opinión pública; el aparato para las comunicaciones internacionales, a través de la diplomacia, los medios de masa, el comercio y el contacto personal; las medidas para extender las comunicaciones interpersonales por medio de multiplicadores como el teléfono, el telégrafo, los discos y el servicio postal; y todas las medidas en materia de entretenimientos a través de los medios de masa y la organización en gran escala de espectáculos deportivos. La proporción y el volumen de las comunicaciones han aumentado enormemente y el área de la interconexión se ha ampliado en forma notable.

Si los visitantes de la región Alfa Centauro nos miran desde sus naves espaciales, podrán observar menos diferencias entre los primeros y los últimos modelos de comunicación social que nosotros. Notarán que las comunicaciones ostentan una relación peculiarmente orgánica con la sociedad. No es algo separado del resto de la sociedad: se trata realmente de una sociedad comunicadora. Sin embargo, su función varía más en grado que en género. En la última etapa es más rápida, más compleja, más extensa, pero esencialmente cumple casi el mismo fin. Tanto en un Estado moderno como en un Estado tradicional, maneja las actividades cognoscitivas de la sociedad. Deja atrás y sobrepasa las señales de peligro de la tensión naciente, las señales de la necesidad, las señales de la oportunidad para satisfacer las necesidades, las señales de la decisión mediante la cual el organismo trata de maximizar su conveniente funcionamiento, minimizar la fuerza y tensión asociadas, y mantener interior y exteriormente un satisfactorio equilibrio operativo. La función de las comunicaciones consiste en hacer cualquiera de estas cosas que la sociedad requiera.

La estructura de las comunicaciones sociales refleja, así, la estructura y el desarrollo de la sociedad. El volumen de la actividad de las comunicaciones –el desarrollo de los medios de masa y sus audiencias, la transferencia de los roles de comunicación individual de la sociedad tradicional a las organizaciones, la extensión y multiplicación de las cadenas de comunicaciones- refleja el crecimiento económico de una sociedad. La propiedad de las facilidades y servicios de comunicación, el uso intencional de las comunicaciones, los controles de las comunicaciones, reflejan el desarrollo político y la filosofía de una sociedad. El contenido de las comunicaciones en un momento dado revela la pauta de valor de una sociedad. Los tipos de redes de comunicaciones que determinan por dónde circulan las informaciones y quién las comparte con quién, reflejan la homogeneidad de la cultura y de la geografía dentro de una sociedad. (...) Sólo mediante una disección muy brutal, por lo tanto, es posible separar la comunicación social de la sociedad y, una vez completada esa disección, ambas partes del organismo habrán muerto. Las facilidades y servicios de comunicación integran la estructura viviente de la sociedad, y el acto de la comunicación forma parte de la función viviente de la sociedad. Las comunicaciones crecen y cambian con la sociedad, porque son algo que la sociedad hace. Son una de las maneras en que la sociedad vive.

Cabría suponer, por lo que acabamos de decir, que hablar de interacción entre desarrollo económico y desarrollo de las comunicaciones es algo tan poco realista como tratar de resolver el problema del huevo y la gallina. Mas esto no es estrictamente cierto. Si bien la economía y la comunicación son orgánicas dentro de la sociedad y ninguna puede desarrollarse en gran magnitud sin un desarrollo paralelo de la otra, sin embargo, actúa poderosamente una sobre otra. Desarrollo orgánico no significa necesariamente un desarrollo en el cual un componente no afecte al otro. Basta pensar en la personalidad trascendente y en los cambios físicos y de conducta que resultan de un creciente control sobre la vista y la musculatura que le permite a un niño aprender la "coordinación", y también en las mutaciones no menos notables que derivan de la circulación de las hormonas sexuales en los comienzos de la adolescencia. Recuérdese cómo una alteración en un canal humano de comunicación –la destrucción del nervio óptico- puede determinar el comportamiento adaptativo de otros canales, como los sentidos del oído y del tacto. Este mismo efecto de un componente sobre otro puede ilustrarse en el nivel del grupo social, con el diferente juego de todos los integrantes de un equipo de fútbol que de pronto consigue un excelente zaguero, o por la conducta diferente de un pelotón cuando se le asigna un jefe dinámico. En cada uno de estos casos, obtenemos el mismo resultado: un cambio de comportamiento en el organismo mayor, atribuible a las interacciones y a la conducta adaptativa de los componentes.

Por el mismo motivo, la sociedad concreta algunos ordenamientos económicos antes de dar determinados pasos en materia de comunicaciones y debe adoptar ciertas medidas en este último campo antes de poder dar determinados pasos en lo económico. Por ejemplo, debe proporcionar una base de ayuda financiera antes de poder mantener un diario, y debe publicar anuncios o difundir de otra manera las noticias sobre mercaderías en venta, antes de poder ofrecer un amplio mercado a sus fabricantes. Un desarrollo en una línea estimula progresos en la otra. Un sistema más eficaz de comunicaciones facilita el desarrollo industrial, y éste el de las comunicaciones. Más y mejores diarios brindan más oportunidades para aprender a leer, y una mayor alfabetización brinda la oportunidad de tener más y mejores diarios. Cuanto más la gente se sienta capaz de tomar parte en actividades políticas, más sentirá la necesidad de educación e información. Cuanto más información pueda obtener, más interesada se sentirá en el devenir de la política. Cuanto más educación tenga, más informaciones buscará. La historia típica del desarrollo de las comunicaciones en países donde éstas se hallan muy avanzadas es una cadena de interacciones en las cuales la educación, la industria, la urbanización, el ingreso nacional, la participación política y los medios de masa han ido progresando todos juntos, estimulándose recíprocamente.

En el cambio social que denominamos desarrollo "económico", el desarrollo en una línea nunca puede adelantarse mucho al desarrollo en las demás. Así como un médico puede alterar el buen estado de un paciente modificando su alimentación, inyectando algo en sus venas, haciéndolo descansar o ejercitar sus músculos, dándole a respirar oxígeno en vez de aire, reduciendo o aumentando su ansiedad, lo mismo puede hacer una sociedad consigo misma, modificando su sistema educativo e industrial, su distribución del poder político o su sistema de transmisión de noticias. Pero si cada uno de estos cambios se mantiene retrasado, si el paciente carece de los medios suficientes para comer o respirar, o si la sociedad tiene una productividad o informaciones insuficientes, todo el sistema enfermará y no habrá adelanto en ningún sentido. Tal es la naturaleza de la interacción que estamos considerando.

Las comunicaciones como móvil

Lo que sucede en el desarrollo económico nacional es esencialmente la creación de un sistema nacional más activo. Las relaciones aletargadas se despiertan. Los componentes autocentrados se tornan interrelacionados. En todo el sistema se registra un aumento enorme en la actividad y en la productividad.

Esto hace inevitable un enorme aumento del grado de tensión experimentada dentro del sistema. Una de las fórmulas más comunes para una tensión sistemática consiste en una discordancia entre el nivel de funcionamiento exigido por los objetivos y las necesidades del organismo y el nivel real de funcionamiento. A fin de crear las condiciones para el desarrollo nacional, debe existir un gran enaltecimiento de los objetivos nacionales. Si éstos discrepan en forma notable de la conducta nacional existente, el resultado será una penosa dosis de tensión. Así como las comunicaciones se utilizaron para enaltecer los objetivos, difundir las noticias que a ellos se refieren y aumentar su aceptación, ahora se las emplea para elevar el nivel de realización nacional de esos objetivos. Se las aprovecha, con toda la pericia de que disponen los conductores del desarrollo nacional, para controlar y aun hacer desaparecer el nivel de tensión. La tensión debe ser lo suficientemente penosa como para alentar la actividad, pero no tanto como para desalentarla. Por consiguiente, se debe crear la tensión, atenuarla mediante la actividad nacional, relajarla temporariamente como recompensa y luego crearla nuevamente. Esto es, por supuesto, lo que se logra en conexión con los planes "quinquenales" y otras campañas complementarias dentro del gran esfuerzo nacional.

Al contribuir a este control de objetivos y de tensiones, la comunicación social no actúa al servicio exclusivo de una filosofía política determinada. En un Estado que se desarrolla según los lineamientos marxista-leninistas, las comunicaciones toman una forma diferente de la que tienen en uno no leninista, pero esto ocurre porque la sociedad entera toma una forma diferente. Una comunicación eficaz es tan esencial en China como en la India, en Cuba como en Brasil, en Guinea como en Paquistán. Sorprende que haya pocas diferencias, entre los procedimientos aplicados para acelerar el desarrollo en estos distintos Estados. A causa del intenso desarrollo de los medios de masa en los países occidentales, consideramos a veces las comunicaciones muy desarrolladas como un fenómeno de Occidente; sin embargo, los comunistas han prestado en las últimas décadas más atención que los no comunistas a la necesidad de asegurar un adecuado progreso de las comunicaciones nacionales. Ellos ponen distintos controles a la comunicación social y la usan para metas políticas un tanto diferentes, pero en el fondo la aplican a las mismas variedades de tareas que otros países. (...)

Las comunicaciones deben estar tan acrecentadas que puedan coadyuvar a un esfuerzo mayor en todos los sentidos. Permítaseme citar seis de sus funciones esenciales.

1. Las comunicaciones deben utilizarse para contribuir al sentido de nacionalidad. Sin este sentimiento, ninguna nación puede atravesar la barrera económica. Debe haber una intensificación de las lealtades y la conciencia nacionales, que complementen a las lealtades locales y la conciencia local. Gente de diferentes culturas, idiomas, creencias políticas y religiosas deben darse cuenta de su interés común y la utilidad de trabajar en conjunto con miras a las mismas metas. Esta toma de conciencia implica una gradual apertura de horizontes, un desplazamiento progresivo del centro de atención desde los asuntos e intereses locales a los nacionales, una enorme aceleración del flujo de las informaciones desde lugares distantes. La aldea, en una sociedad tradicional, está encerrada en sí misma. Sus noticias son los chismes del vecindario; sus intereses, los de las familias que en ella viven. En el proceso de desarrollo económico, las noticias se convierten en noticias nacionales. El interés del vecindario persiste, pero ahora debe estar relacionado con el interés nacional. El hombre que ha sido principalmente un ciudadano de la aldea es ya, conscientemente, un ciudadano de la nación.

Pero un ciudadano no puede ensanchar su medio, a menos que el sistema de comunicaciones extienda el suyo. En la sociedad tradicional, oral, las medidas tendientes a lograr una comunicación de horizontes amplios son ineficaces; el viajero y el cantor ambulante llegan raras veces y es muy poco lo que saben. Una modernización de la sociedad requiere medios de masa, algunos de los cuales deben ser nacionales. La radio y unos cuantos diarios deben ser los vehículos de las noticias y la opinión de la nación, y llegar a la aldea. Cuando ello ocurra, la gente aprenderá a leer la prensa y a comprar receptores de radio. Y cuando esto suceda, los sistemas locales de comunicación –el café, la feria, la conversación casual, el gobierno local, el diario del lugar- se interesarán también por los asuntos nacionales y, si se cuenta con una dirección adecuada, se robustecerá el sentido de nacionalidad.

2. Las comunicaciones deben usarse como portavoz del planeamiento nacional. Al pueblo de una nación en desarrollo se le exige un esfuerzo enorme. Debe aprender nuevos conocimientos, nuevos modos de vida. Su fuerza laboral debe ayudar a proveer el capital necesario. Debe estar dispuesta a diferir sus gratificaciones hasta que la nación en su totalidad no pueda producirlas. Sobre todo, debe comprender por qué está haciendo este esfuerzo y tener la sensación de que participa en la determinación de lo que se hará. En parte, esto sólo requiere lo que hemos especificado: medios nacionales eficaces para alimentar los sistemas locales de comunicación. Estos medios deben llevar las informaciones y las discusiones a través de las cuales la nación llega a un entendimiento de las necesidades y a un acuerdo sobre los planes. Deben comunicar ampliamente a todo el país los objetivos sobre los cuales existe acuerdo, las decisiones nacionales y los informes sobre la marcha de los planes. La velocidad es condición esencial. Sin ella, es imposible un esfuerzo nacional efectivo.

Pero se requiere algo más. Para mantener un sentido de nacionalidad, de participación, debe haber comunicación en dos sentidos. Debe existir un conducto por el cual las necesidades, los intereses y las realizaciones de una comunidad local puedan comunicarse verticalmente hacia arriba y horizontalmente hacia afuera. Esto no sucede por accidente. Si un sistema político ha de servir de vehículo a esta información, necesita esforzarse por obtener noticias de sus representantes locales. Los diarios, si han de transmitir información local, deben concertar un acuerdo con corresponsales locales. Por último, hay que contar con un servicio noticioso nacional que reúna noticias sistemáticamente y las comparta con el resto del país. Se dará cabida para la crítica a la política y a las medidas prácticas, tanto en un sentido nacional como local. Esto implica reuniones, funcionarios que escuchen las quejas, oportunidades para "escribir cartas al director", oportunidades para realizar debates y discusiones. En una nación que se halla en vías de desarrollo, la cantidad de comunicaciones aumenta enormemente y muchas de ellas son del tipo descrito.

3. Las comunicaciones deben usarse para transmitir los conocimientos necesarios. Esto se hará en un frente muy amplio. Deben colaborar en la difusión de la alfabetización, de modo que los ciudadanos puedan tener una participación amplia y efectiva. Deben contribuir a enseñar especialidades técnicas de todo género, a fin de que la tecnología progrese. En particular, deben poder enseñar los conocimientos requeridos para la producción agrícola, de modo que una proporción suficiente de la población pueda liberarse de la agricultura para vivir en las ciudades y trabajar en las industrias, eliminándose así el hambre como enemigo del progreso nacional. Éste es, acaso, el aspecto en el cual las comunicaciones pueden ayudar en mayor medida al desarrollo nacional. Se necesitan todas las formas, todos los canales de comunicación. Debe contarse con libros de texto para las escuelas; películas, radio, y prensa para la educación de la comunidad; instrucción organizada para grupos y para individuos, que complemente a los medios de comunicación. Hay que disponer de facilidades para producir estos materiales y un programa para aplicarlos.

La capacitación básica que hay que lograr es la alfabetización. Sin ella, ninguna nación puede esperar una participación política amplia o una suficiente cantidad de trabajadores técnicamente entrenados. Un programa expeditivo para enseñar a los adultos a leer y un aumento del número de escuelas hasta que cada niño tenga una adonde ir, son renglones necesarios del desarrollo económico. Los medios audiovisuales son tan múltiples y eficaces que pueden saltar la barrera de la ignorancia y, aun antes que los adultos aprendan a leer, proporcionarles algunos de los conocimientos técnicos e inquietudes políticas que deben poseer. Un potente aparato de radio que costase alrededor de cinco dólares abriría las puertas de millones de hogares, en los países en desarrollo, a las noticias y a las informaciones, mucho antes que el programa de alfabetización alcanzase esos mismos hogares. Un proyector que trabajase con luz solar llevaría informaciones técnicas a muchas comunidades donde no han penetrado ni la electricidad ni la alfabetización. La televisión y las películas educativas pueden enseñar, sin ayuda de material impreso, si logran llegar a una comunidad. No es necesario, por tanto, atender a la expansión de la alfabetización, antes de haber compartido con los analfabetos los conocimientos técnicos elementales, sobre todo los agrícolas y las prácticas de higiene. (...)

4. Las comunicaciones deben usarse para expandir el mercado efectivo. Si la mayor parte de los habitantes debe vivir y trabajar en las ciudades, si debe haber una industria nacional, si el país debe organizar su comercio exterior, deben existir comunicaciones encaminadas a esos fines. Su naturaleza dependerá de la importancia de la empresa privada en los planes de la nación. Si la mayoría de las industrias y el comercio habrá de ser nacionalizada, la mayor parte de las informaciones serán canalizadas por los conductos de la administración de empresas y consistirán principalmente en datos sobre precios y disponibilidades. En cambio, si se ha de fomentar la empresa privada, se alentará la propiedad privada de los medios de comunicación, y la publicidad tendrá la oportunidad de desempeñar un importante papel en la expansión de los mercados. En este campo, los países en desarrollo tienen mucho que aprender de los más adelantados. (...)

5. A medida que se desarrolla el plan, las comunicaciones deben contribuir a preparar a la gente para el nuevo papel que le tocará cumplir. En un país en proceso de desarrollo, los ojos de las comunicaciones están siempre dirigidos hacia el futuro. De hecho, ésta es una de las significativas diferencias entre la sociedad tradicional, donde la atención se orienta hacia el pasado, y la sociedad modernizante, que apunta predominantemente hacia lo que vendrá. La orientación hacia el futuro produce dos efectos muy importantes. En primer término, estimula a la gente a mayores esfuerzos y la fortalece para soportar las penalidades, consideradas como un preludio temporario pero necesario de días mejores. En segundo lugar, la prepara realmente para nuevas funciones, nuevas responsabilidades y nuevos problemas. Lo hace informando acerca de los planes y realizaciones nacionales y la experiencia de otros Estados que se están industrializando, y de los "héroes" nacionales que deben ser imitados.

Buena parte del tiempo y del espacio de los medios de masa en los países en desarrollo está destinada a esa combinación de informaciones y exhortaciones. Muchos de estos países, especialmente los del bloque chino-soviético, han visto también la utilidad de esos medios para crear un numeroso plantel de agitadores entrenados con el mismo propósito. Aunque un país en desarrollo no tuviera necesidad de un control tan estricto de sus habitantes, la movilización del esfuerzo nacional y la transmisión de informaciones al pueblo sobre las necesidades y planes nacionales constituyen la meta principal del programa nacional de informaciones y esto requiere cierta especialización en materia de administración y planeamiento dentro de las oficinas gubernamentales de información.

6. Las comunicaciones deben usarse para preparar a la gente a desempeñar su papel como nación entre otras naciones. El proceso de desarrollo económico precisa inevitablemente que los horizontes se amplíen desde el plano local al nacional, y desde éste al plano internacional. Ésta es, en parte, una consecuencia de la expansión del comercio y del aumento de la importancia nacional. En parte, y muy a menudo, se debe a que el país en desarrollo halla conveniente estimular las lealtades y los esfuerzos de trabajo, excusar las privaciones y desplazar las hostilidades encontrando un chivo emisario internacional. Así, la Unión Soviética juzgó útil, durante los años de desarrollo del régimen, temer a los países occidentales, Polonia considera conveniente temer a Alemania, Egipto a Israel, Cuba a Estados Unidos, etcétera. En todo caso, es menester que los medios informen sobre el resto del mundo, para lo cual, a su vez, generalmente hacen falta acuerdos con una o más agencias internacionales de noticias. No deben subestimarse las implicaciones de este cambio. En una generación, durante la época de desarrollo acelerado, los ojos del hombre común deben elevarse desde su aldea hacia el mundo. Este cambio debe reflejarse en el sistema escolar, los diarios y las conversaciones diarias.

La economía como móvil

A medida que la actividad económica se extiende en todo el sistema, el hecho de equilibrar y compartir la tensión se torna más delicado; requiere informes más rápidos desde puntos más apartados y órdenes más veloces transmitidas a centros más dispersos. Los componentes deben estar en contacto. La misma clase de entendimiento, las mismas bases de cooperación que existían entre pocos, deben ahora existir entre muchos. Los conocimientos deben adquirirse en una escala más amplia y compartirse entre mayor numero de personas. Las informaciones deben transmitirse más velozmente, no sólo durante el período del plan quinquenal, o, aun durante la época de gran desarrollo económico, sino permanentemente, porque el sistema nacional se mueve hada un nivel de funcionamiento que demandará siempre comunicaciones amplias y rápidas. La nación en desarrollo, pues, debe prepararse para soportar un enorme incremento de las comunicaciones actuales dentro del sistema.

Una parte considerable del capital del sistema, en consecuencia, debe destinarse a mantener la tasa de aumento de las comunicaciones en grado no menor de la que se destina a todo el sistema. Deben crearse nuevos y más extensos canales de comunicación. Ensayarse nuevos y más eficaces procedimientos para obtener informaciones, almacenarlas y compartirlas. Adquirir nuevos conocimientos especializados, tanto los que comunican como los que reciben la comunicación. Un crecimiento de esta índole requiere, naturalmente, organización y ayuda sustancial.

Como mínimo, la modernización económica requiere un sistema amplio de comunicaciones de masa; escuelas accesibles para casi todos, si no es que para todos los niños del país; que la mayor parte de los ciudadanos, adolescentes y mayores, aprendan a leer; un plan amplio de educación y entrenamiento técnico para los adultos de la comunidad.

Las exigencias de un sistema de comunicaciones de masa no significan necesariamente que cada hogar posea una radio o que entre en él un diario, o que la televisión deba cubrir todo el país. Estas son metas ulteriores. Los niveles fijados por la UNESCO para el período de transición, o sea 10 ejemplares de diarios y 5 receptores de radio por cada 100 personas, no son demasiado bajos. La televisión hogareña puede esperar, si bien tiene mucha razón de ser como multiplicadora de escuelas y maestros. La UNESCO también sugiere dos asientos en el cine para cada 100 personas, pero durante el período de transición el uso de películas educativas y de información de la comunidad tiene más sentido que la difusión del cine como entretenimiento. (...)

Es evidente que el avance en pocas décadas en materia de comunicaciones, que requiere una nación en desarrollo, importa un sacrificio nacional, una buena disposición, para asignar a las comunicaciones las escasas comodidades existentes, con preferencia otros rubros, y un importante esfuerzo nacional de automejoramiento. (...)

El problema de costear un nuevo sistema de comunicaciones es algo más fácil de solucionar en los países socialistas o comunistas que en aquellos donde se asigna un elevado valor a la propiedad privada y donde la facultad de tomar decisiones se halla más ampliamente distribuida, porque en un país socialista el gobierno centralizado ejerce un mayor control sobre la planificación del sistema. Cualquiera que haya observado a fondo las comunicaciones de masa en la URSS se habrá sentido impresionado por la regularidad del sistema. En contraste con nuestros medios de masa que "se limitaban apenas a progresar" respondiendo a las presiones y oportunidades de la libre empresa, los medios soviéticos muestran indicios de haber sido planeados a propósito para un trabajo estatal. La competencia ha sido eliminada para todos los efectos prácticos. El papel para diarios y la maquinaria se asignan no sobre la base de la capacidad de pago, sino donde se necesitan para hacer el trabajo del Estado. Se permite la existencia de un diario no simplemente donde pueda sostenerse con la publicidad y las suscripciones, sino donde el gobierno o el partido entienden que se necesita. De este modo, la asignación de fondos y materiales para las necesidades de desarrollo de las comunicaciones es tan simple como la asignación para cualquier otro sector de la actividad del Estado. (...)

En un Estado que atiende sus comunicaciones por medio de la empresa privada, es necesario considerar ciertos requisitos básicos para introducir uno o más medios; por ejemplo, la audiencia potencial, el posible apoyo de la publicidad, la disponibilidad de especialistas técnicos y equipos. (...) La disponibilidad de especialistas técnicos y de equipo es, naturalmente, una valla que tanto un país controlado como uno democrático deben saltar. Pero los requisitos económicos de apoyo no se dan exactamente en la misma medida. Si la Unión Soviética o China deciden que debe establecerse un diario o una radio en un punto dado, no necesitan considerar el problema del apoyo de la publicidad, ni tampoco investigar seriamente si una audiencia ávida espera el nuevo medio.

Un país controlado está en condiciones, si así lo desea, de acelerar en cincuenta años, de la noche a la mañana, el avance de cualquiera de sus comunidades en el terreno de las comunicaciones; en una palabra, de injertar las comunicaciones en el sistema sin un desarrollo orgánico. Puesto que ese experimento no se ha intentado nunca seriamente, el resultado es una conjetura. Pero, ¿qué sucedería, por ejemplo, si una nación introdujera de pronto la televisión en un punto del país donde de otro modo el desarrollo apenas habría comenzado? ¿Aportaría un cambio amplio y general en la aldea? ¿Aceleraría el desarrollo de una manera saludable? ¿Destruiría los viejos valores y promovería frustraciones que la nación sería incapaz de desarraigar? No lo sabemos. La mejor prueba con que contamos es lo que sucedió en aldeas como Tepotzlán, cuando llegó la carretera que conducía a la capital. Los resultados no fueron de ningún modo deseables. Tanto para un Estado controlado como para uno democrático, los costos de crear un sistema de comunicaciones de masa y un sistema escolar son enormes. (...)

Por consiguiente, cuando un país en evolución decide expandir sus medios a través de la empresa privada, debe aceptar una considerable limitación de su capacidad para instalar y poner en funcionamiento nuevos medios. Hasta que no se cuente con suficiente productividad y un ingreso adecuado, habrá poco apoyo publicitario. Hasta que no se cuente con suficiente alfabetización y un ingreso adecuado, la venta de suscripciones será muy restringida. No se discute que no haya ventajas en los medios sostenidos privadamente, o que estos medios así sostenidos puedan no ejercer un atractivo especial sobre el pueblo y, por lo tanto, carecer de una eficacia especial, aun durante el período de evolución; sí que habría algunas dificultades en poner en funcionamiento medios sostenidos privadamente en un país en desarrollo. (...)

Hemos optado por hablar de escuelas al referirnos a los medios de masa, por una razón específica. Mientras los problemas de la educación y la información tienden a separarse en un país adelantado, en una nación en desarrollo se hallan conectados entre sí. Los medios de masa deben llevar la carga principal de informar y enseñar al público durante largo tiempo antes que un sistema escolar adecuado pueda cumplir su parte. El planeamiento de los medios de masa, por lo tanto, encaja en el planeamiento escolar y de instrucción técnica. En un país en evolución, el uso de los medios de masa como multiplicadores de los maestros cobra una importancia de la que carece un país adelantado. Así, la estrategia económica del desarrollo de las comunicaciones en un país en formación no puede separarse de una estrategia para la educación y de una estrategia para la información; la estrategia debe ser una sola.

Idealmente, la estrategia debe depender de los diferentes canales en aquella etapa del desarrollo nacional en que esos canales proporcionan los mayores beneficios en proporción a su costo y a las demás capacidades. Cuando el alfabetismo es bajo, la radio se recomienda por sí sola. Por pocos dólares se puede instalar una radio en una aldea y quedar ésta conectada al esfuerzo nacional como nunca lo había estado anteriormente. Por pocas decenas de miles de dólares puede instalarse una estación de radio con un alcance que cubra miles de aldeas. Cuando el nivel de alfabetismo empieza a elevarse, un gobierno previsor alentará el crecimiento de los medios impresos que atiendan las demandas de los que han aprendido a leer y los mantengan dentro del caudal de lectores. Cuando los maestros son escasos, un gobierno inteligente empleará "multiplicadores" de maestros, por ejemplo películas didácticas y televisión educativa, y el más nuevo y en algunos aspectos el más promisorio de todos los multiplicadores: la auto instrucción programada.

Si puede, hará todo esto. El país típico que entra en una fase de transición de su desarrollo se halla prisionero dentro de un círculo de apremios que no tiene forma de romper. Por un millón de dólares podría hacer una labor considerable con la radio, pero el millón se requiere para escuelas, y sólo se dispone de un tercio porque la enseñanza industrial y agrícola se hallan más necesitadas. Si los diarios abundaran y la gente pudiese leerlos, muchas informaciones sobre la agricultura podrían darse por su intermedio; pero los diarios son escasos y precarios, y los que saben leer son pocos y pobres. No pasaremos una revista completa a las necesidades y frustraciones. El caso es que no exista una acción única por la cual un país en desarrollo pueda salir de esta trampa. Ni un nuevo instituto superior para la formación de maestros ni una estación de televisión ni un subsidio al papel para diarios ni ninguna otra acción aislada lo logrará. La economía del desarrollo requiere que una nación se levante por sus propios medios, penosamente, centímetro por centímetro. Está en la naturaleza orgánica de un sistema nacional que el desarrollo de las comunidades no pueda aventajar en mucho el desarrollo en otros campos.

Cada uno de estos países tiene una gran escasez de maestros, y una tarea educativa a realizar extremadamente vasta: niños que deben ir a la escuela, adultos a los que hay que enseñar a leer y a contar, agricultores que deben aprender cómo lograr del suelo mayor producción, amas de casa a quienes deben impartírseles mejores prácticas higiénicas, trabajadores a los que hay que enseñarles especialidades tecnológicas, empleados públicos que deben conocer los deberes y las responsabilidades y los privilegios de la ciudadanía en momentos críticos para su país. (...)

No hay razón para que estos nuevos países recorran todas las etapas cumplidas por los más antiguos o incurran en los mismos errores que cometieron éstos. Así como algunas naciones han pasado directamente de la carreta tirada por bueyes al avión, así los nuevos países pueden saltar grandes períodos de la historia de la educación y de las comunicaciones. Pueden pensar libremente en si deben introducir en sus plantas gráficas algún tipo de máquina de componer con cinta perforada, o linotipos comunes. (...) Cada país, desde luego, debe encontrar multiplicadores de maestros. Formar un cuerpo adecuado de maestros en un país en desarrollo lleva mucho tiempo. Un alto funcionario de un Estado africano comentaba recientemente los requisitos exigidos en Estados Unidos para obtener un diploma de maestro y observaba que algunos deben cursar cinco años de college. "¿Saben ustedes qué cargo tendría un maestro en mi país, si hubiera cursado cinco años de college?," preguntó el africano. "Sería ministro de educación". Estos países no pueden esperar hasta haber formado convenientemente a un buen número de maestros, pero tienen a su disposición muchos tipos de multiplicadores. Uno de ellos es la televisión educativa.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.