Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Desarrollo de las ciencias en Cuba (1925-1940)

Enviado por Ramón Guerra Díaz



Resumen

Las ciencias en Cuba están marcadas en este período por la continuidad ascendente de desarrollo de las Ciencias Sociales, encabezadas por los estudios históricos y culturales, encaminados estos últimos a la autentificación de las raíces negras de la cultura nacional, dada la fuerte influencia de la población esclava llegada a Cuba, se distingue en esta vertiente Fernando Ortiz, considerado el tercer descubridor de Cuba.

Durante este período son las ciencias sociales las que tienen un mayor desarrollo en Cuba, principalmente por el surgimiento de una generación de intelectuales inquieta e indagadora que pretende actualizar los estudios sociales en el país. Sobresalen tres figuras capitales: Fernando Ortiz Fernández (1881-1969), Ramiro Guerra Sánchez (1880-1970) y Emilio Roig de Leuchsering (1889-1964).

La Historia es de las ciencias sociales la de más amplio desarrollo, por el nacimiento a la vida independiente de la sociedad cubana y por la amplia gama de acontecimientos que ocurren, que estimulan las investigaciones y estudios sobre la historia nacional.

Ramiro Guerra Sánchez encabeza a un grupo de distinguidos investigadores que se dedican al sistemático estudio de la historia y en particular de la nacional. Su primera obra es una extensa "Historia de Cuba" (1921-25), en la que se propone escribir una historia general de la isla, pero le faltan fuentes y la obra queda inconclusa. Pero sin embargo la obra es de un gran valor porque actualiza la bibliografía existente en el período que aborda, los primeros años de la conquista y la colonización de Cuba (1492-1607)

En la introducción de la monografía, Ramiro Guerra expresa: "La historia tiene como objetivo primordial explicar científicamente el proceso de formación y desarrollo de la comunidad nacional, esclareciendo la naturaleza de los factores que en este proceso intervienen y lo condicionan"[1]

El libro es novedoso porque no se limita al estudio de los aspectos políticos administrativos, sino que incorpora estudios sobre la organización social, la población, la cultura, la vida económica y las costumbres.

En "Manual de Historia de Cuba" (1938), Guerra sintetiza la información desde el descubrimiento hasta el inicio de la guerra de independencia en 1868. La mayor amplitud corresponde al siglo XIX, etapa de desarrollo de la burguesía esclavista criolla, interrelacionando los problemas económicos, sociales y políticos, haciendo énfasis al estudio de la esclavitud y la actitud de la clase dominante frente a este fenómeno social.

"Azúcar y población en Las Antillas" (1927) es el más conocido y polémico de sus libros, en este trabajo se une la indagación histórica al análisis de la actualidad cubana de su tiempo, se compara el desarrollo de las plantaciones azucareras en Barbado con Cuba, estableciendo sus diferencias y el peligro a los que se veía expuesto el país por la dependencia del monocultivo, previendo el predominio del latifundio en los campos cubanos, la superproducción, la crisis y el empobrecimiento de Cuba, problemas más políticos que históricos y que mantienen una gran actualidad.

En diversas obras Ramiro Guerra se ocupa de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, aunque en todas no mantiene el mismo criterio que va desde el conformismo hasta la fustigación de la política imperialista de Estados Unidos en América Latina, y en otras obras posteriores en la que vuelve a justificar y elogiar la intervención norteamericana en los asuntos de Cuba. Esto no le resta méritos a su obra historiográfica que marca una pauta importante en el estudio de la historia nacional. Es un historiador honesto que trató de desentrañar la evolución político-social de su país.

De él dirá Juan Marinello: "(…)es el mejor historiador que hemos producido(…)Un hombre que tiene esa condición de ver la historia en un sentido moderno y por tanto progresista, sin embargo es un hombre ligado a las fuerzas dominantes de nuestra economía. Era de los grandes auxiliares de la Asociación de Hacendados de Cuba, y fue también nada menos que secretario de la presidencia de Gerardo Machado"[2]

Emilio Roig de Leuchsenring, periodista, investigador e historiador, realiza trabajos fundamentales en la indagación histórica desde su cargo de Historiador de la Ciudad de La Habana, para el cual fue nombrado en 1935.

Sus investigaciones se centran en el estudio de las relaciones cubano-norteamericanas y en resaltar la figura de José Martí, fue un activo miembro y participante de los Congresos de Historia organizados por la Oficina del Historiador de la Ciudad, donde ratificó algunos criterios y rectificó errores históricos.

En otras muchas publicaciones dadas a conocer en este período están: "La injerencia norteamericana en los asuntos de Cuba" (1922), "Análisis y consecuencias de la intervención norteamericana en los asuntos interiores de Cuba" (1923), "La colonia superviva. Cuba a los veinte años de la República" (1925), "Nacionalismo e internacionalismo de Martí" (1927), "El intervencionismo, mal de males de Cuba republicana" (1931), "Martí y los niños" (1932), "Historia de la Enmienda Platt. Una interpretación de la realidad cubana" (1935), "El internacionalismo Antimperialista en la obra político-revolucionaria de José martí" (1935) y "Curso evolutivo de las relaciones cubano-norteamericanas" (1937)

Roig fue un estudioso de las costumbres habaneras, la historia de la ciudad y por ello impulsó la creación de la Oficina del Historiador de la Ciudad (1938), de la que fuera su primer director. Esta institución se convierte en en un centro de promoción histórico-cultural, que publica numerosos e importantes trabajos históricos y nucleó a un grupo importante de historiadores e investigadores, entre ellos Fernando Ortiz, Elías Entralgo, Fernando Portuondo y José Luciano Franco, entre otros.

Esta institución fundó la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales y los Congresos Nacionales de Historia que contribuyeron a la divulgación de la Historia de Cuba.

Emilio Roig participó también en la creación del Archivo Histórico Municipal (1937) y de la Biblioteca Cubana y Americana" (1938).

Fernando Ortiz Fernández es figura capital de las ciencias sociales cubanas, con justicia llamado el "Tercer Descubridor de Cuba", a partir de la década del veinte se dedica casi por completo a los estudios sociales y etnográficos, que hicieron posible un mejor conocimiento de las raíces de la cultura popular cubana, especialmente su componente africano.

Ortiz, tras un breve período dedicado a la política, durante el cual no abandonó sus preocupaciones por las problemática cubanas, se dedica con mayor profundidad a los estudios afrocubanos y de la realidad cubana en general.

Sus estudios afrocubanos van más allá de las indagaciones científicas pues su propósito es lograr una mayor integración de la sociedad cubana. Establece el concepto de que la nación cubana estaba formada por la integración de los diversos etnos que había coincidido en la isla.

Monografias.com

Se desempeña como publicista, profesor universitario, enseña etnografía; animador de la Sociedad Económica de Amigos del País, cuya "Revista Bimestre Cubano", rescate y mantiene con un alto nivel intelectual.

Sobre temas etnográficos publica: "Glosario de afronegrismo" (1924), "Personajes del folklor afrocubano" (1924), "La fiesta del Día de Reyes" (1925), "Los afrocubanos dientimellados" (1929), "El coricamo y los conceptos teoplásmicos del folklore afrocubano" (1930), "De la música afrocubana: un estímulo para su estudio" (1934) y "La clave xilofónica de la música cubana" (1935).

En 1940 aparece el libro fundamental para la comprensión de la formación histórico-social y cultural de Cuba, "Contrapunteo Cubano del Tabaco y el Azúcar", en ella Fernando Ortiz incorpora el concepto de "trasculturación", básico para la comprensión e interpretación de la sociedad cubana, siendo este uno de los aportes más importantes de Ortiz a las ciencias sociales.

Funda en 1923 junto a José María Chacón y Calvo, la Sociedad del Folklore Cubano para investigar, recopilar y estudiar las tradiciones de la vida popular, incluyendo la música, la oralidad, la medicina popular, las creencias religiosas y otras manifestaciones sociales. La Sociedad se disuelve en 1931 por dificultades económica para desarrollar su trabajo. Para divulgar los trabajos realizados por dicha sociedad se creó la revista "Archivo del Folklore" (1924.1929), en la que fueron publicados diversos trabajos sobre variados temas junto a estudios hechos por investigadores extranjeros sobre el tema.

Entre los colaboradores de la revista se contaron, Chacón y Calvo, Carolina Foncet, Manuel Pérez Beato, Joaquín Llavería, Francisco G. del Valle, Emilio Roig, Elías Entralgo, Eduardo Sánchez de Fuentes, Salvador Massip, Herminio Portell Vilá, Juan Marinello y Gaspar Agüero, entre otros.

Como continuidad de la Sociedad del Folklore Cubano, Fernando Ortiz crea en 1937 la Sociedad de Estudios Afrocubanos y la revista de igual nombre, en la que continuaron apareciendo estudios y artículos relacionado con los temas etnológicos, fundamentalmente los referidos a las culturas africanas y españolas y su síntesis en lo afrocubano. Pero la revista fue más universal, al incluir temas de otras partes del mundo.

En ese mismo año 1937 Fernando Ortiz organiza los "Cursos de Verano" en la Universidad de La Habana, que resultaron de in interés impactante al presentar, no solo sus conferencias, sino a modo de ilustración y de desprejuiciar a la intelectualidad habanera, la música sacra de los cultos afrocubanos, interpretadas por genuinos cultores, como fueron Jesús Pérez (Oba-Ilú, rey del tambor), Pablo Roche (Akilakua), Merceditas Valdés (La pequeña Aché), intérprete de los cantos religiosos y otros músicos y cantantes y bailarines de diversos cultos africanos.

Fernando Ortiz fue un fustigador de la injerencia de los Estados Unidos en Cuba y denunció los problemas sociales que aquejaban a la sociedad cubana, manteniendo una actitud de compromiso con su tiempo y su pueblo.

Otros estudiosos del folklor cubano fueron, Manuel Martínez Mole, quien recopila evidencias del folklor espirituano en siete tomos de los cuales publicó tres en su libro, "Contribución al estudio del folklore" (1926-1931). Otro tanto realiza Ramón Martínez con las costumbres de la parte oriental de la isla, al dar a conocer su, "Oriente Folklórico" (1934-1939), en nueve cuadernos en forma de revista.

La Academia de Historia de Cuba continuó una útil labor en la divulgación de investigaciones y monografías sobre historia nacional, muchas de ellas contemporáneas o del siglo precedente, a más de publicar los trabajos premiados por la Academia.

Otra labor importante de esta institución histórica fue la recopilación de informaciones sobre Cuba en los Archivos de España, a través de corresponsales que trabajaron con los fondos, como fueron los casos de José María Chacón y Calvo y Néctor Carbonell.

Completando el panorama de los estudios históricos cubanos citaremos a otros autores de amplia trayectoria en este período, como fueron los casos de Emeterio Santovenia (1889-1968), Joaquín Llaverías (1875-1956), Enrique Gay Calbó (1889-1977), José Manuel Pérez Cabrera (1902-1969), Calixto Masó Vázquez (1901-1974) y Herminio Portell Vilá (1901-1992), entre otros.

Sobresale en este período el trabajo de bibliógrafo y publicista, Fermín Peraza Sarausa (1907-1969), uno de los más acuciosos investigadores de la bibliografía cubana en el siglo XX, que recopila y publica la "Bibliografía de Enrique José Varona"(1932), ampliada en 1937; la "Guía bibliográfica sobre José Martí" (1938), "Índice de la Revista de Cuba" (1938), "Índice de la revista Cubana" (1939), "Índice de Cuba Contemporánea" (1940); los "Anuarios Bibliográficos Cubanos" (1937-1938) y "Índice de las Memorias de la Sociedad Económica Amigos del País" (1938), fue un incansable bibliotecario y colaboró en diversos medios de prensa divulgando la bibliografía tanto de personalidades cubanas, como de instituciones y publicaciones.

En diciembre de 1930 la Academia de Historia de Cuba forma parte de la comisión para crear un Diccionario Bibliográfico Cubano de personalidades cubanas ya fallecidas y que él complementaria con la obra "Personalidades Cubanas" que recoge el quehacer de personalidades vivas para su época.

Otros trabajos bibliográficos relevantes del período fueron, la "Bibliografía de José de Armas y Céspedes (Justo de Lara)" (1923) de Antonio L. Valverde y la Bibliografía de Manuel Sanguily, adjunta a un estudio sobre el mismo hecho por José Rodríguez García en 1926.

Como publicación especializada en bibliografía se edita la "Revista Bibliográfica Cubana" (1936-1939) con valiosos trabajos sobre el tema.

El profesor universitario Juan Manuel Dihigo (1866-1952) realiza un destacado trabajo docente e investigativo en filología y lingüística, saberes en los que fue una autoridad en el país. Aparecen en este período tres importantes trabajos: "Julio Cejador y Franca, filólogo, lingüista y literato" (1927), "Algunos grandes pensadores de las ciencias del lenguaje" (1928) y "Léxico cubano, contribución al estudio de las voces que lo forman" (1928)

En cuanto a las ciencias exactas y la aplicación tecnológica, el país mantuvo un lento desarrollo que se traduce en casi un estancamiento de algunas ramas en las que existía un reducido número de especialistas de la Universidad de La Habana y pocos centros de investigación.

La rama azucarera de gran tradición en el país tenía un buen número de técnicos, químicos, agrónomos y de otras especialidades que formaron la Asociación de Técnico Azucareros (ATAC)[3] que convoca a partir de 1927 un congreso anual para discutir los problemas relacionados con la fabricación y comercialización del azúcar. La ATAC tenía varias secciones: agricultura, fabricación, ingeniería, productos secundarios, nutriología, investigación y uso del azúcar. Publicaba anualmente sus memorias en inglés y español.

El desarrollo azucarero en Cuba enfrentó el reto de las plagas del "virus del mosaico" que destruyó muchas plantaciones cañeras y que fueron enfrentadas por la Estación Agronómica de Santiago de Las Vegas, que en 1927 introdujo la variedad de caña POJ-2878, la cual salvaría a la industria azucarera cubana. La Estación estudio la enfermedad en las condiciones de Cuba y se prepararon los técnicos que la enfrentarían en todas las provincias.

La Estación de Santiago de Las Vegas, aunque estatal enfrentó diversas dificultades económicas para desarrollar sus investigaciones, de las cuales muchas eran engavetadas sin la debida publicación y conocimiento de los interesados.

Pero en sentido general esta institución jugó un rol muy importante en los agronómicos en Cuba, siendo la base para la creación de algunas instituciones de investigación como fueron: la estación Experimental de la Caña (1924-1932) creada por el Club Azucarero de Cuba en el Central Baraguá; la Estación experimental del Tabaco (1937) en San Juan y Martínez, Pinar del Río y la Estación Experimental del café (1939) en Palma Soriano.

En este período se produce un redescubrimiento de los trabajos cañeros de Álvaro Reynoso, cuyas obras casi no había tenido aplicación en Cuba, pese al buen resultado que tuvieron en otros países. El magnate azucarero José Miguel Tarafa paga una reimpresión de cinco mil ejemplares del libro "Ensayo sobre el cultivo de la caña de azúcar" de Álvaro Reynoso, para distribuirlo gratuitamente entre los colonos.

En cuanto a la industria azucarera y sus derivados, el ingeniero José de la Maza patentó diez procedimientos para producir celulosa con diversas fibras de la caña. En el central Tuinicú, provincia de Santi Spíritus, instaló una fábrica experimental. Fue el primero en extraer la celulosa del bagazo de la caña de azúcar y produjo con ella papel periódico hecho de bagazo. El ingeniero de la Maza es considerado una autoridad mundial en esta materia.

Otro profesional de meritorio trabajo fue el ingeniero Eugenio Armando Vázquez quien registró en 1828 en los Estados Unidos un aparato para producir simultáneamente azúcar y pulpa para papel; en 1930 un procedimiento para producir celulosa, en 1932 un proceso para producir subproductos extraídos de la caña de azúcar e inventor del método "vazcaine" para la producción de tablas aisladoras de bagazo de caña. Dejó publica el libro, Utilización de los residuos de la industria azucarera".

Las ciencias médicas seguían desarrollando individualidades de gran destaque, aunque la situación de la salubridad y la prevención de enfermedades era muy lamentable.

Uno de los médicos cubanos más distinguido en el período lo fue el doctor Domingo M. Gómez, establecido en París en la década del 30, colaboró con el profesor Henri Vaquez, Director del Servicio Hospitalario de París, con quien trabaja en investigaciones médicas de gran envergadura. Junto a los doctores Vaquez y Cley, participa en la creación de un nuevo oscilómetro[4]sus estudios y descubrimientos en el tratamiento de la hipertensión arterial con extracto de la región cordial del riñón, fueron reconocidos con el premio Mesureur, que entrega la Academia de Medicina de París cada cinco años. Sus estudios sobre la hemodinámica son pioneros en el ámbito médico de la época; aplicó por primera vez el fenómeno de la Piezo-electricidad, descubierto por Pierre Curie, a la medición de la tensión sanguínea de los vasos, con un equipo inventado por él, el Piezographe. Su compendio de las leyes de la hemodinámica fueron publicada en Cuba costeado por el gobierno cubano.[5]

El cirujano José A. Presno Bastiony, médico de larga y exitosa carrera en Cuba, fue el pionero en cirugía de las vías biliares y de la pielotomía en la isla y opero por primera vez las aneurismas en las extremidades en 1938. Uno de los mejores cirujanos de principios del siglo XX, docente destacado y autor de un texto básico para los cirujanos cubanos de esos tiempos: "Clínica Quirúrgica y Técnica Operatoria" (1920)[6]

Doctor Ricardo Núñez Portuondo, cirujano pionero en la aplicación de las técnicas de gastrectomía totales, toracoplastias y drenajes de abscesos pulmonares.

Doctor Agustín Castellano descubridor de la angiocardiografía en 1937, cuyo procedimiento es indispensable para el diagnóstico de cardiopatías y de uso común en todo el mundo. Publicó más de un centenar de trabajos en revistas médicas de Cuba y en otras partes del mundo.[7]

Los doctores Octavio Montoro y José M. Martínez Cañas introducen en Cuba la técnica del drenaje biliar y el tratamiento científico de la diabetes en 1924. Detectan en Cuba los primeros casos de encefalitis letárgica.

El doctor Arturo Curbelo, eminente bacteriólogo cubano autor de varios libros sobre el tema, que fueron bibliografía de consultas en los estudios de medicina en Cuba. Entre sus más importantes aportes, está la localización por primera vez en Cuba del bacilo desentérico (Shiga) en 1936, con la colaboración del doctor José M. Martínez y posteriormente junto a otros especialistas cubanos identifica la "Salmonella habana", en momentos de un brote epidémico, que fue combatido eficazmente por estos especialistas.

El doctor Clemente Inclán, profesor de la Universidad de La Habana, ortopédico, introdujo numerosas técnicas quirúrgicas, principalmente en el uso de donantes óseos conservados en frío (1936), cuya aplicación tuvo repercusión en la medicina internacional de su época.

Los doctores Nicolás Puentes Duany, oncólogo y Carlos Ramírez Corría, neurólogo, realizaron la primera leucotomía pre frontal en el país (1937).

En 1927 se crea el Instituto Finlay cuyo objetivo social eran los estudios relacionados con la higiene y la medicina preventiva. Dotado de un moderno equipamiento, la institución logro relevantes resultados científicos, como el descubrimiento de la paratifoidea C en Cuba; formas de Salmonelosis, muy infecciosas y antes no descritas; Leptospirosis ictero-hemorrágica (enfermedad de Well); estudios de la forma de Rickkettosis y su tratamiento con antibiótico y ensayos de tratamientos nuevos de la fiebre tifoidea, entre otras. Este esfuerzo científico ha redundado en la reducción de los índices de mortalidad por estas enfermedades infecciosas.

En 1937 surge el Instituto de Medicina Tropical creado por el eminente profesor Pedro Kourí con sede en el Hospital Calixto García de La Habana y dentro de la facultad de Medicina de la Universidad de La Habana. Pronto se constituye en un centro de investigación de referencia internacional en cuanto a las enfermedades tropicales, pero con muy poca aplicación en los hospitales cubanos, que carecían de salas especializadas en parasitología.

El estudio sobre distomatosis hepática realizado en 1932 realizado por los doctores Kourí y Rogelio Arenas, son el aporte más novedosos en estudios de parasitología en el período.

En los estudios botánicos en este período sobresalen tres estudiosos que ya tenían una obra consolidada desde principios del siglo XX: Tomás Roig, el ingeniero Julián Acuña y el Hermano León, jesuita e investigador de la flora cubana.

Juan Tomás Roig publica dos obras de gran importancia en este período: "Diccionario Botánico de Nombres Vulgares" (1928), reeditado varias veces y su monografía, "Plantas Medicinales Aromáticas y Venenosas de Cuba" (1945).

El ingeniero Julián Acuña (1900-1970) quien junto a Tomás Roig son figuras destacadas en las investigaciones en la Estación experimental de Santiago de las vegas", se dedicó al estudio de las plantas y a la introducción de otras por sus valores económicos, como el kenaf y varias plantas forrajeras, también dedicó tiempo al estudio de las orquídeas y de las plantas melíferas de Cuba.

El trabajo investigativo del religioso francés Joseph Sylvestre Sauget (Hermano León) durante treinta años dedicado al estudio de la flora cubana dejó una buena cantidad de trabajos publicados, describiendo nuevas especies de la isla. La mayoría de estas monografía fueron publicadas por el Colegio La Salle: "Contribución al estudio de las palmas de Cuba" (1931), "El género Melocaetus en Cuba" (1934), "Contribución al estudio de las palmas de Cuba II y III. Género Copernicia" (1936), "Contribución al estudio de las palmas de Cuba IV. Un corojo nuevo para la ciencia" (1940) y "Contribución al estudio de las Cactáceas de Cuba II. El Leptocereus de Cojimar" (1940)

La obra más relevante en los estudios de botánica en este período fue, "Flora Cubana" (I y II) (1946), escrita por los eclesiásticos del Colegio La Salle, Hermanos León y Alaín (H. Liogier), en colaboración con los botánicos cubanos Juan Tomás Roig y Julián Acuña.

En 1930 el doctor Mario Sánchez Alfonso publicó en las "Memorias del Instituto de Investigaciones Científicas", un importante estudio sobre las algas cubanas. A estas plantas marinas también dedicó sus estudios el doctor Isidoro Castellano.

Cerca de la ciudad de Cienfuegos se creó el mejor Jardín Botánico del país, fomentado en terrenos del Central Soledad. Su origen se remonta a los trabajos realizados en su finca por el botánico norteamericano Erwin F. Atkin a lo largo de unos 40 años con fines experimentales e investigativos. En 1899 algunos científicos de la Universidad de Harvard llegaron a un acuerdo con Atkin para convertir su finca en una Estación de Investigaciones Tropicales. Luego de años de trabajo científico se inauguró oficialmente el Jardín Botánico en 1932 con el nombre de "The Atkins Instituction of the Arnold Arnoretum". En 1933 el jardín botánico tenía1970 especies de 165 familias y realizó una importante labor en el estudio de variedades cañeras, selección y aclimatación de plantas tropicales, con una importante colección de orquídeas y plantas ornamentales. Allí colaboraron los botánicos cubanos Tomás Roig, Julián Acuña y el mencionado Hermano León del Colegio La Salle.

El ingeniero José Isaac del Corral Alemán (1882-1946) fue el sabio polifacético, con una notable obra en selvicultura, ordenación de montes y otros temas relativos a la rama forestal, muchas de ellas aparecidas en las, "Revista de la Agricultura" y "Agricultura y Zootecnia". Sus obras más relevantes en estos temas fueron: "Ordenación y valoración de montes", tres tomas (1935) y 1938; "El derecho forestal cubano" (1936) y "Curso de aprovechamiento e industrias forestales" (1942-1946)

En ingeniero Carral fue creador de los viveros forestales establecidos en La Habana en 1925, en 1933 crea la Escuela Forestal "Pozos Dulces" en La Habana que graduaba a sus alumnos en la especialidad de silvicultura.

En piscicultura de agua dulce, el ingeniero Corral es precursor al publicar en 1927 un folleto sobre el tema y en 1931 su monografía, "Repoblación Piscícola de nuestros ríos". Las investigaciones sobre peces cubanos de agua dulce y su explotación económica impulsó el establecimiento de la primera Estación de Piscicultura en la isla (1934), creada por el Ministerio de agricultura.

José Isaac del Corral fue también geólogo, ingeniero de minas, metalúrgico y matemático, teniendo a su cargo la reglamentación sobre la explotación de minas en los primeros años del siglo XX, proponiendo la creación de una Comisión para hacer el mapa geológico de Cuba, obra terminada en 1938. En matemáticas fue la mayor autoridad del país dando a conocer en Cuba los avances más relevantes que se producían en ese campo.

El doctor Carlos de la Torre es una autoridad mundial en el estudio de las polímitas publicando en 1940 su obra, "Género Polymita", dedicándose también al estudios de los moluscos cubanos.

Los estudios sobre la fauna cubana ocupan a un pequeño grupo de profesores y especialistas como Carlos Guillermo Aguayo y Jaime García, quienes dieron conocer un "Catálogo de Moluscos Cubanos"; el ictiólogo Luis Howell Rivero, quien estudió la especie cubanas de peces y publicó sus hallazgos en obras como, "Los peces apodales de Cuba" (1932), "Peces nuevos para la fauna cubana" (1934) y "Tiburón Azul" (1934).

Los trabajos geológicos y de minas abundaron en este período, hechos por investigadores cubanos y extranjeros, en su mayoría estadounidenses, pero tras los estudios faltó el propósito de aprovechar los recursos para el desarrollo nacional. Entre los cubanos se destacan además de José Isaac del Corral, el ingeniero Antonio Calvache con una larga experiencia en los estudios geológicos en Cuba que dejó plasmada en obras como: "Esquema de las riquezas mineras de Cuba" (1936), "El níquel y su aplicación industrial, minerales y metalurgia del níquel" (1937) y otros estudios dedicados a yacimientos de otros minerales en Cuba.

En los estudios del suelo el gobierno contrata en 1928 a los especialistas estadounidenses H.H. Bennett y R.B. Allison, ellos confeccionaron un mapa a escala 1:300 000, con textos explicativos en inglés.: "The soils of Cuba". En 1933 Bennett hace un nuevo recorrido y resume sus observaciones en un trabajo complementario, "Some new Cuban Soils"

Este es el panorama de las ciencias exactas cubanas, sin apoyo oficial o de instituciones que permitieran una mayor aplicación de estos estudios al desarrollo del país y con unos pocos cientos de especialistas en la Universidad y los contados centros de investigación.

 

 

Autor:

Ramón Guerra Díaz

 

[1] Ramiro Guerra: Historia de Cuba. Tomo 1, La Habana, 1921

[2] Citado por Luis Baez: “Juan Marinello: otros contemporáneos, Rev. La Gaceta de Cuba , Nº 5, 1993

[3] Fundada el 3 de enero de 1927 en La Habana

[4] Equipo para medir la oscilación arterial y que llevó el nombre de Kimometre

[5] Historia de la Nación Cubana, tomo X, pág., 158

[6] Ídem. Pág. 159

[7] Ídem. Pág. 160


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.