Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El desarrollo de la significación del concepto de persona en la infancia maya




  1. Resumen
  2. Introducción
  3. La evolución y la ontogenia
  4. El concepto de persona maya
  5. El desarrollo del concepto y la persona maya
  6. Conclusiones
  7. Referencias

Resumen

Se presenta la ontogenia de la significación del concepto de persona en infantes mayas. La explicación del desarrollo semántico se contextualiza en una perspectiva evolutiva y en una teoría del desarrollo aplicada al ser humano. Se establece el concepto maya de persona y se investiga como llegan al mismo los infantes. El significado se analiza como resultado del proceso de la semiosis que hace consistente su explicación con la teoría del desarrollo y la teoría evolutiva en las cuales se sustenta.

Palabras clave: significado, infancia, persona, desarrollo infantil, ontogenia.

Abstract

We report the ontogeny of the meaning of the concept of person in Mayan infants. The explanation of the semantic development is contextualized in an evolutionary and development theory applied to humans. With the mayan concept of person we investigated as it develop on infants. The meaning is analyzed as a result of the process of semiosis, that his explanation makes it consistent with developmental theory and evolutionary theory in which it is based.

Keywords: meaning, infancy, person, infant development, ontogeny.

Introducción

¿Cuál es el proceso que nos conduce a ser personas y ser reconocidos como tal? Esa es la pregunta general que guía la presente investigación. Específicamente el objetivo es observar, analizar y explicar el proceso de desarrollo del concepto de persona durante la infancia maya. En antropología la persona constituye una fuente explicativa del ser humano en el entorno cultural. Comprender a la persona nos permite al mismo tiempo abordar las particularidades culturales y las generalidades biológicas como una antropología en su sentido más amplio. El concepto de persona supone una amplia discusión la cual excede al presente trabajo (Zavala 2011), consideramos suficiente advertir la generalidad del concepto como un constructo cultural cuyo conocimiento es pertinente en la antropología.

La hipótesis de este trabajo es la siguiente: el concepto de persona en el infante se desarrolla en paralelo a él mismo como persona, este desarrollo significará la interacción entre su dimensión biológica y la cultural como característica del ser humano. Comprobar esta hipótesis permitirá comprender el desarrollo de la persona y el concepto, su explicación será posible por medio de una seria perspectiva teórica.

Al abordar un fenómeno de tal complejidad se decidió trabajar en un grupo cultural distinto al del observador para poder analizar y explicar el proceso de la forma más objetiva posible. Entre los grupos étnicos de nuestro país, y después de los mestizos, el segundo más importante es el de los maya hablantes (Ruz 2006). Los mayas hablantes habitan actualmente la península de Yucatán. Los mayas poseen un concepto de persona analizado con anterioridad desde una perspectiva teórica (Bourdin 2004, 2007, 2007-2008), pero cuya explicación comienza a ser comprendida recientemente (Arzápalo y Zavala 2010) gracias a la conocimiento del proceso del desarrollo de la significación objeto de este estudio. Para abordar este tema de forma sistemática se planteó un marco teórico que distingue por una parte entre el hecho evolutivo y el fenómeno del desarrollo y por otra la estructura teórica para observar, analizar y explicar. El hecho y fenómeno observable corresponde a la persona (elemento de la evolución humana) y el desarrollo de la significación en paralelo con el desarrollo infantil. La estructura teórica se fundamenta en la teoría evolutiva y la teoría del desarrollo que surge de Oyama (2000) y la comprensión semiótica en el proceso de significación. Todo ello en una perspectiva amplia del conocimiento del ser humano como unidad compleja (Morin 2003, Zavala 2003).

El método incluye: 1. El trabajo etnográfico con adultos en tres comunidades mayas del Municipio de Valladolid, Yucatán, que son Kanxoc, Popolá y Xocén, para conocer el concepto de persona maya. 2. En una segunda etapa con infantes de 3 a los 12 años de edad en Kanxoc y Popolá para observar el desarrollo del concepto de persona. 3. Se realizó un análisis del desarrollo del significado como un proceso semiótico. Y 4. La explicación del proceso desde una perspectiva evolutiva, ontogénica y del desarrollo de la significación durante la infancia maya.

La presentación de los resultados de la investigación comienza con los planteamientos teóricos del sentido evolutivo y ontogénico de la persona para con este contexto abordar el concepto de persona y el desarrollo de su significación en la infancia maya.

La evolución y la ontogenia

Para la antropología la perspectiva evolutiva fue, primero; una vía en independencia paralela con la teoría Darwiniana y en el siglo XX una forma que considerada insuficiente para explicar al ser humano (Harris 1979). Por ello en antropología la teoría antropológica aún dista de ser planteada y sólo se siguen escuelas del pensamiento que explican los fenómenos culturales en mayor o menor medida. La antropología de la infancia también ha sido un área poco atendida por la disciplina. Con la finalidad de plantear una vía de solución y desarrollo científico, en este trabajo se sigue una antropología evolutiva del desarrollo que tiene como objetivo conocer los elementos evolutivos de nuestra especie (el fundamento bio-social heredable) sobre el cual se sustenta el desarrollo de la diversidad cultural. Se sintetiza con ello una visión teórica y ontogénica del ser humano, esta perspectiva hace posible incluir en el estudio del ser humano la teoría evolutiva y la visión del desarrollo para conocer lo humano como un proceso biocultural. Tal proceso significa reconocer la integración durante el desarrollo de la herencia bio-social, el sistema social, la cultura y la historia que particularizan la vida humana dentro de la generalidad de la especie (Zavala 2011).

En una antropología evolutiva del desarrollo establecer la unidad evolutiva y el mecanismo evolutivo son los primeros pasos para su coherente establecimiento como perspectiva seria. En teoría evolutiva la unidad de selección fundamental es el ciclo de vida (Bonner 1965, Bonner 1987), por lo tanto la persona puede considerarse como la unidad de selección elemental (Zavala 2012). La persona en antropología señala el ciclo de vida como el proceso en el cual se constituye. Si suponemos que el proceso de selección se hace efectivo a lo largo del ciclo de vida nos permite proponer como mecanismo evolutivo a la selección ontogénica (Catina 2003).

La selección ontogénica tiene como unidad a la persona, este proceso no es una invención de un fenómeno, en cambio permite una coherente relación entre la evolución, la ontogenia y el estudio antropológico. La selección ontogénica ha sido denominada de distintas formas que suponen un contenido particular cada una de ellas [socialización, enculturación, adquisición de control, educación, entrenamiento para la participación social (Le Vine 1969, Le Vine 1977)], esta propuesta por lo tanto es inclusiva, necesaria y teóricamente pertinente. Se caracteriza por actuar sobre el mapa del desarrollo durante el ciclo de vida, tiene una dirección, se desarrolla en beneficio del grupo (pero con la única acción consistente sobre los individuos), conduce a la significación al dar estructura cognitiva al significado y hace posible el acceso a la reproducción diferencial de las características seleccionadas al propiciar un modo de vida. Con el desarrollo de la persona (como fenómeno) se tiene acceso a saber ¿cómo actúa?, ¿para qué? y ¿por qué? por la acción de la selección ontogénica (como hecho-proceso), y de su existencia en la evolución y ontogenia de las personas.

La ontogenia de la persona maya y por ello del concepto en términos de la teoría del desarrollo de Oyama esta caracterizado por: 1. Cada etapa está contextualizada. 2. Es antipreformista, si bien se plantea como hipótesis que se nace con una noción de persona que como herencia evolutiva correspondería a una idea vaga de ser humano propia y necesaria para la sobrevivencia, a lo largo del desarrollo se llega efectivamente a una noción de persona, un pseudoconcepto y a un concepto de persona culturalmente definido. 3. Es contingente en su contextualización. 4. El desarrollo es el resultado de causas complejas, si bien podemos conocer una serie de elementos que interaccionan se debe reconocer que hay otros que desconocemos. 5. Existe una variedad causal desde el nivel de los genes hasta el de la sociedad, en cada uno de los niveles varía la causalidad para el desarrollo. 6. Se hace presente una herencia extendida que incluye la genética, la epigenética, la herencia conductual y la herencia simbólica que se contextualizan y hacen posible dentro de la herencia del nicho. 7. El desarrollo es un proceso de construcción. 8. El proceso es controlado en los diferentes niveles de los elementos inter-actuantes. 9. La representación evolutiva corresponde al cambio de la composición de los sistemas del desarrollo.

La teoría de los sistemas en desarrollo expuesta nos permite articular elementos generales del desarrollo de la persona maya.

  • 1. Contextualismo. Ser una persona maya en primer lugar sitúa al ser en un entorno sagrado y comunicativo-habitual de la cultura maya. Es posible permitir un desarrollo físico y creativo completamente independiente a la par de una educación moral del infante. Es una persona desde el vientre, se le nombra y realizan rituales para situarlo en el concepto cultural de persona. El resultado es un infante maya que llega a los 7 u 8 años reconociendo un contexto de vida maya propio en el cual continuará su desarrollo, y del cual siempre forma parte fundamental.

  • 2. Anti-preformacionismo. Si bien al nacer se posee una noción de ser humano, los infantes deben desarrollar la noción de persona maya y un concepto que está incluido en el sistema de signos cultural. Ello implica una base humana de reconocimiento y autorreconocimiento como humano sobre el cual la lengua influye, conduce hacia una noción de persona, con un pseudoconcepto y después hacia el concepto maya de persona. Este concepto no se limita a un término abstracto, sino también significa ser persona y por lo tanto ser reconocido como tal en el entorno sociocultural.

  • 3. Contingencia y contextualización de los ciclos vitales. A lo largo de ciclo de vida los infantes mayas se enfrentan, como todo ser humano, a momentos contingentes y definitorios de la vida y del ser maya. Cada momento se contextualiza en el significado de ser maya, para ello y por ello la cultura establece tres pasos en el ciclo de vida; el del infante aprendiz, el de adulto o etapa reproductiva-generadora y el de la vejez transmisor de la tradición. Cada uno sitúa a la persona en un momento y en un lugar dentro del ser maya con un rito de paso y reconocimiento social.

  • 4. Causas complejas para la ontogenia. El desarrollo como maya incluye la herencia del infante maya, un entorno cambiante, la cultura maya representada en la familia y que con la edad se extiende hasta la comunidad y el Municipio, el trabajo y la migración. Cada vez más la influencia de la educación formal y la historia de ser maya. Conforme crece las causas se incrementan en número y si bien no parece notorio la persona maya se modifica, en su ciclo de vida, generación tras generación sin dejar de saberse maya.

  • 5. Variedad causal desde el nivel jerárquico de los genes hasta el de la sociedad. Debe reconocerse la causalidad de cada nivel que interactúa en el desarrollo. En este trabajo se explora la lengua que específicamente se transmite en el concepto de persona. También es notorio el de la educación formal que está transformando el valor de la educación familiar que recibe el infante. Al mismo tiempo cada infante posee particularidades que durante el desarrollo se modifican en la causalidad.

  • 6. Herencia extendida. Los infantes no son el resultado de una herencia pan-humana en general, sino de una herencia maya que se transmite y hace patente desde la alimentación, la construcción de una percepción y conceptualización del mundo, todo ello validado por un nicho cultural maya que verifica las nociones y conceptos del mundo propios de ser persona. El ciclo de vida es el proceso donde se expresa y desarrolla la herencia maya sujeta como variabilidad a la sobrevivencia.

  • 7. El desarrollo como una construcción. Los infantes mayas participan de su desarrollo como constructores de sí en su entorno, los caracteres son hechos y reconstruidos durante el desarrollo. El mismo concepto de persona se posee en términos generales mayas, pero cada uno lo elabora de acuerdo a su propio patrón de desarrollo y experiencia. Es generativo como estructura estructurante creativa. Cada vida es una creación que pertenece a la persona.

  • 8. El control del desarrollo se distribuye entre los diferentes y diversos elementos inter-actuantes. Si bien el concepto de persona nos permite comprender el desarrollo y explicarlos, el resultado que es ser una persona maya, no depende de un único concepto, sino del entramado de signos de la cultura, del ambiente biológico, del contexto histórico, de la situación geopolítica, etc. Es un sistema complejo en la causalidad.

  • 9. Evolución como cambio en la composición de los sistemas de desarrollo. La unidad evolutiva es la persona como unidad de selección donde se efectúa el proceso de socialización-educación-moral, este hecho individual se convierte en un vínculo sociocultural que permite la evolución y permanencia del grupo. Por lo tanto posee un valor evolutivo dentro de la especie. La evolución sucede al existir una variabilidad heredable en el ciclo de vida, una variabilidad de personas en desarrollo que por su parte dejan descendencia en personas por el proceso de selección ontogénica. La sobrevivencia es de personas que viven y con ello dan continuidad al grupo sociocultural. Este es el proceso evolutivo está por ello ligado a la ontogenia.

  • 10. Todas estas características nos permiten proponer y comprender el proceso como un fenómeno biocultural. Lo humano es biocultural pues lo humano es la unidad de vida en la persona que no se aísla en una realidad biológica, una social y otra realidad cultural, lo humano es tal por el proceso evolutivo-ontogénico-de significación cuya realidad es ser persona.

Esta investigación ha permitido caracterizar en cuatro fases distintivas el desarrollo de la persona. En la primera etapa no encontramos un estado inicial con una noción evolutivamente pertinente de ser persona en tanto ser humano. La segunda etapa se hace evidente por el uso de los infantes mayas de una dicotomía para reconocerse como personas en oposición a la no persona que está representada en el animal, esta etapa abarca hasta la edad preescolar. Hacia la parte final de esta segunda etapa y conectada con la siguiente corresponde al desarrollo de un pseudoconcepto, forma similar en su construcción al estado anterior y en su estructura al concepto (cuyo eje de articulación es la dicotomía previa y que varía en los infantes de forma individual). La tercera etapa es el uso de elementos para articular un concepto de persona que los infantes muestran desde los 6 hasta los 12 años de edad y es estructuralmente como el concepto de persona adulto. Esta tercera fase del desarrollo está caracterizada por la construcción del sistema de significación de la persona. Por último la cuarta etapa corresponde a proceso de estructurar el concepto por los adultos.

El concepto de persona maya

El concepto de persona constituye una respuesta a lo que somos los seres humanos, precisamente por ello es un sistema de significado complejo que incluye al mismo tiempo la sustancia y la apariencia, lo interno y lo externo, lo humano y lo animal, lo divino y lo terreno, el proceso del desarrollo y lo estable. El significado de la persona supone un vínculo con lo sagrado-simbólico, lo social y lo animal (Zavala 2011).

En el sistema social el cual evoluciona, la persona es lo más importante tanto a nivel de la realización del sistema social, como de su sustrato evolutivo que tiene en la persona su unidad evolutiva (Zavala 2012). La persona es el ente que vive y se modifica lo largo de la vida. La vida social de la persona deriva en el sistema social que emerge del acto comunicativo. Por ello es lógico proponer que la persona actúa como signo dentro de la semiosis de su desarrollo. Cada uno de los elementos de la semiosis (emisor, receptor, medio, mensaje, significado/significante, signo) la establecen y durante el desarrollo de la persona adquiere un contenido característico de la ontogenia de la misma (según se señaló en el apartado anterior).

Esta perspectiva general se contextualiza en la particularidad del concepto de persona maya (Arzápalo y Zavala 2010). El concepto maya de persona (unic) señala una oposición lógica con el animal. Dentro de la lógica maya la persona es un todo unificado que si bien posee elementos distintivos no se limita a uno o alguno de ellos, sino precisamente a su relación sistémica. Con una argumentación que supone en sí la existencia del cuerpo (uinikil) y de su desarrollo, el concepto resalta en primer lugar el carácter social y comunicativo (habla; than) de la persona. El sistema conceptual del significado de ser persona se complementa con los siguientes elementos: pixan que es el alma que habita en la cabeza o el derredor del cuerpo, ik como el espíritu o viento que habita en todas partes dotando de sacralidad a todo el medio, kinam como la energía de lo vivo, también relacionado actualmente con la parte sensible de la persona e identificable primordialmente por el dolor (del cual es sinónimo), cuxan que es lo vivo o vida, ool como la voluntad al mismo tiempo que refiere al corazón, tucul; el pensamiento y por último uaay como la capacidad de una persona para transformarse en animal y volver a su forma personal.

El desarrollo del concepto y la persona maya

Para estudiar el proceso del desarrollo del concepto y el infante maya como persona se planteó una prueba acorde a la edad de desarrollo infantil. En una primera tarea se solicitó a los infantes dibujar personas y animales en una hoja, después se les preguntó por las similitudes y diferencias en sus representaciones. Con esta aproximación se pudo conocer el sistema de oposición; persona-no persona, propia de la lengua maya durante el desarrollo infantil y su importancia en el desarrollo del concepto de persona. En una segunda aproximación más específica se exploran los elementos del sistema de significado de la persona; voluntad, sensibilidad, pensamiento, conciencia, alma, vida y habla (según se mencionó en el apartado anterior). Esto permite conocer el desarrollo de los elementos del sistema de significado de persona.

Se reconoció que el significado crece tal cual lo hace el ser humano, en coherencia con estudios psicológicos clásicos (Goodenough 1961).. Se suele situar al significado dentro de un contexto lingüístico o lógico en el cual puede obtener su explicación, eso no es exacto, el significado es un proceso con estructura relacional, no pertenece exclusivamente al individuo, no se encuentra sólo en la lengua, no es independiente del entorno, ni es exclusivo de un momento y tampoco posee una estructura inmutable. Como resulta evidente, el significado combina cada una de estas características, la forma más clara de percibirlo es cuando se observa en el proceso semiótico. El significado por lo tanto es un proceso y se desarrolla con la persona, como se planteó en la hipótesis de esta investigación.

El significado es un sistema dinámico, no se fosiliza en un momento del ciclo de vida y se actualiza en todo momento, aún cuando parece estable esa estabilidad procede de la constitución de su dinamismo. Proponer como hipótesis una fase inicial se sustenta en la facultad de reconocimiento que poseen los organismos de las diversas especies animales (Pfenning 1995, 2002). La facultad su pone una ontogenia para el desarrollo de signos, como una facultad semiótica ligada a la conciencia de sí mismo. Es potencialmente posible que la facultad semiótica en general junto con el desarrollo de la conciencia, dentro de la ontogenia de la persona resulte en las distintas facultades, como son la lingüística, la consciente y la moral. La fase inicial del desarrollo del significado de persona correspondería a reconocerse como ser humano con la capacidad para desarrollar su conciencia de ser persona.

A los tres años de edad el significado tiene un carácter distintivo de acuerdo a la capacidad del infante para representar y comunicarse. El significado es: 1. Una categoría de oposición claramente reconocida entre personas y animales cuya justificación es representable y para el infante esencial, se limita a reconocer y mencionar una oposición de forma que no es puesta en duda y basta para ser causa de la diferencia, 2. El significado es una clara clasificación de oposición entre personas y animales, la explicación del referente como una oposición persona vs animal por la forma, 3. El significado del entorno tiene una doble articulación pues existe el concepto maya de persona y la noción similar que sus compañeros de edad poseen, 4. El significado del acto comunicativo es una representación de una idea en un gráfico y palabras que ahora es pertinente de juicio por un extraño y su grupo de edad. En síntesis el significado está presente en una estructura en el infante que está integrada por su adquisición de la lengua, su percepción de la forma y su capacidad de representar en categorías, se liga con el significado de un mayor número de interlocutores cuya relevancia es variable y no corresponde a aquella de la madre, basta para el infante la afirmación y no contradicción. La segunda perspectiva en la cual se presentan varios conceptos asociados al sistema conceptual de persona no les ayuda a construir un concepto, utilizan su noción y sobre ella asocian los demás términos más o menos conocidos, por lo cual tanto personas como animales pueden pensar, hablar sin que ello elimine la oposición diferenciadora básica de su noción.

A los cuatro y cinco años de edad el significado; 1. Cambia en la medida en la cual los infantes son capaces de afirmar sus respuestas, la morfología de las personas es siempre similar y los animales poseen diversas morfologías, la oposición es incuestionable para el infante (a los cuatro años), para ellos basta con afirmar que unos no son los otros "por que sí", 2. El significado del receptor corresponde a la seguridad para categorizar y explicitarlo, lo cual presenta una noción plenamente desarrollada, 3. El significado del entorno corresponde al del grupo de edad y al concepto maya, 4. El significado del acto comunicativo es una noción distintiva y comunicable de la persona definida por ser evidentemente distinta del animal, esa distinción basta para que cualquier otra característica de las personas sea específica de las de animales. En síntesis los infantes utilizan una noción y pseudoconcepto con la seguridad de comunicarse tal cual el concepto maya de persona, se establece el acto comunicativo con un elemento esencial de oposición que justifica la lengua y no puede negar el entorno. Apoyado en la segunda dinámica los infantes no estructuran un concepto de persona, reconocen elementos distintivos como el habla y el alma, pero estos no significan dotar de significado a un concepto y nos les permite dejar de lado su noción y pseudoconcepto.

Toda esta etapa, desde que los infantes pueden representar y comunicar un significado y hasta la edad escolar, puede considerarse de una noción de persona a partir de la oposición con el animal. Esta etapa incluye el desarrollo del un pseudoconcepto y comprende hasta la última etapa preescolar donde la noción se afirma como un concepto, pero es una construcción similar más a la noción primaria de oposición que a la construcción de un sistema de significado como en la siguiente etapa.

La siguiente etapa es la construcción de un sistema de significado del concepto de persona y comienza en la etapa escolar. En esta etapa se propone que en la adquisición de la lengua es evidente el aprendizaje significativo, el lenguaje se construye desde la percepción y proyección sobre sí mismo por parte del infante y se pone en juego la dicotomía; la competencia lingüística del conocimiento de la lengua y la competencia comunicativa de cómo utilizar las reglas (Barriga 2002). Ello supone la importancia del desarrollo en general (ontogenia) como parte de la construcción del significado.

El significado de persona para los infantes mayas de seis y siete años es: 1. Un sistema de integración de un concepto en construcción que parte de la noción de oposición, pero que comienza a incluir otros conceptos del concepto maya de persona, además su representación gráfica se hace evidentemente distinta, las personas no sólo poseen forma distinta sino un modo de vida que se señala por la ropa, ser parte de la propia familia, dividirse en hombres y mujeres y tener un lugar donde vivir, todo lo cual justifica su diferencia reconocible de oposición con los animales, 2. El significado en el receptor es muy distinto a la etapa anterior, por que los receptores son exclusivamente su grupo de edad quienes poseen una construcción tan similar como subjetivamente particular, 3. El significado en el entorno es el de persona maya, 4. El significado en el acto comunicativo es una muestra del desarrollo de la reflexión infantil sobre la propia lengua en cuanto a un concepto que los infantes comienzan a vivir y en el cual pueden ser incluidos (lo cual no era propio de la etapa anterior ni siquiera para los mismos infantes). En síntesis el significado es una construcción de un sistema de significación apoyado en múltiples elementos susceptible de comunicarse por varios medios y cuyos interlocutores son los propios infantes, todos ellos comparten un concepto que comienza a ser el modo de vida que se experimenta.

A los ocho años de edad el sistema de significado es: 1. Los infantes presentan a las personas en el contexto de sus familiares y su comunidad. Generan un sistema de significación donde la persona posee voluntad, pensamiento, conciencia y habla, además comparte con los animales el poseer sensibilidad, alma y vida. Los infantes poseen un significado que es producto de su experiencia de vida como personas. 2. El significado en el receptor es el que corresponde al concepto maya de persona, cuya representación gráfica se corresponde con la construcción del infante. 3. El significado en el acto comunicativo es la afirmación infantil como persona, 4. El significado en el entrono es el concepto maya de persona. En síntesis el significado a los ocho años es una construcción dialógica que representa la situación infantil en su comprensión, uso y vivencia, el reconocimiento de la persona en desarrollo y la importancia de un concepto como significado en el cual se incluye la construcción infantil de persona.

En el intervalo de edad que va de los 9 a los 12 años, la construcción de significado se caracteriza por una explosión creativa. 1. El significado en el infante es una construcción que supone una doble experiencia: la de oposición que los sitúa sin duda como personas y la de construcción con elementos conceptuales de los cuales poseen una experiencia (del desarrollo conceptual). El significado es variable entre los infantes, ya sea que todo se asocia con la persona o no hay conflicto en asociar conceptos de la persona con el animal. El significado incluye una unidad del corazón y la mente para el concepto de persona, es evidente la importancia de lo sagrado y el orden del universo en el que viven como personas. 2. El significado en el receptor es el identificable como concepto, como una construcción de significado que explora con mayor facilidad y éxito la expresión oral representa. 3. El significado en el acto comunicativo es la confirmación de los infantes como actores experimentados de la semiosis, del entorno como nicho, del desarrollo infantil como proceso biocultural, es el acto comunicativo en tanto concepto y vivencia de la persona, 4. El significado en el entrono es concepto y Ethos maya para la persona. En síntesis el concepto maya de los infantes se encuentra en su fase final de desarrollo, es aún una construcción infantil, pero se asemeja a la forma adulta. El infante se reconoce como una persona, al mismo tiempo vive el concepto maya y ahora lo expresa comunicativamente. En la fase adulta esta es la forma de construir significado y sistemas conceptuales.

Conclusiones

Enmarcada en la teoría evolutiva y del desarrollo se explica el proceso para el concepto de persona en infantes mayas. Se ha planteado a la persona como la unida evolutiva que en el ciclo de vida es conducida a ser persona por el proceso de selección ontogénica. El desarrollo del concepto es en paralelo a la persona en un contexto de significación propio de la cultura y de su herencia evolutiva. Comprobamos con ello la hipótesis plantada para esta investigación. El desarrollo del concepto permitió definir cuatro fases en el desarrollo de la significación como una emergencia de la semiosis. Pasa por ser una noción general, un pseudoconcepto, un concepto básico y un concepto dentro de una explosión creativa propia de las experiencias de vida. El proceso hace que los infantes se reconozcan como personas identificadas como tal entre los mayas.

Referencias

Arzápalo Marín, Ramón y Juan C. Zavala Olalde. 2010. "El concepto de persona entre los mayas" en Papeles de Trabajo Num. 20, pp, 1-11.

Barriga Villanueva, Rebeca. 2002. Estudios sobre habla infantil en los años escolares. "…un solecito calientote". México, El Colegio de México.

Bourdin, Luis Gabriel. 2007. El cuerpo humano entre los mayas. Una aproximación lingüística. México, Universidad Autónoma de Yucatán.

Bourdin, Luis Gabriel. 2007-2008. "La noción de persona entre los mayas: una visión semántica", en Revista Pueblos y Fronteras digital, diciembre, Num. 4, pp, 1- 31.

Catina, Charles. 2003. "Three varieties of selection and their implications for language origins", en Gábor Györi (ed.) Language Evolution. Biological, Linguistic and Philosophical Perspectives. Berlin, Peter Lang.

Goodenough, Florence. 1961. Test de inteligencia infantil. Argentina, Paidos.

Harris, Marvin.1979. El desarrollo de la teoría antropológica. Historia de las teorías de la cultura. México, Siglo XXI.

Le Vine, Robert. 1969. Culture, Personality, and Socialization: An Evolutionary View. In: David A. Goslin (Ed.) Handbook of socialization theory and research. Chicago, Rand Mc.Nally and Company.

Le Vine, Robert. 1977. Cultura, conducta y personalidad. Madrid, Akal.

Morin, Edgar. 2003. El método. La humanidad de la humanidad. La identidad humana. Barcelona, Cátedra.

Oyama, Susan. 2000. The ontogeny of information. Developmental systems and evolution. Durham North California, Duke University Press.

Pfennig, David W. 1995. "Kin Recognition", en Scientific American, June, pp, 68-73.

Pfenning David W. 2002. "Kin recognition", en Pagel (ed.) Encyclopedia of Evolution. Oxford, Oxford University Press.

Ruz, Mario Humberto. 2006. Mayas. Primera parte. México, Comisión Nacional para el Desarrollo de loa Pueblos Indígenas-Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo.

Zavala Olalde, Juan C. 2003. "Homo prosaicus-poeticus. Una mirada al concepto de hombre desde la paleoantropología". Registro material y documentación escrita, tesis de maestría en antropología, México, Universidad Nacional Autónoma de México.

Zavala Olalde, Juan C. 2011. "Antropología evolutiva del desarrollo", en Revista de psicología y humanidades epsys, [ref. de 11 de marzo de 2011]. Disponible en Web: http://www.eepsys.com/es/antropologia-evolutiva-del-desarrollo

Zavala Olalde, Juan C. 2011. "La noción general de persona. El origen, historia del concepto y la noción de persona en grupos indígenas de México", en Revista Humanidades, Tecnológico de Monterey.

Zavala Olalde, Juan Carlos. 2012. "La persona como unidad evolutiva", Theoria Vol. 21, Núm. 1: 51-64.

 

 

Autor:

Juan Carlos Zavala Olalde[2]

 

[1] Este trabajo es un resumen de mi tesis doctoral Maya uinic, Persona maya.

[2] Doctor y Maestro en antropolog?a por la UNAM, M?xico. Profesor de evoluci?n en la Facultad de Ciencias, UNAM. Bi?logo con especialidad en biolog?a del desarrollo. Actualmente desarrolla una estancia postdoctoral en la University of Western Sydney, Australia, financiado por CONACYT-M?xico.

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.