Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Resumen del concurso Gota a gota...Pero se agota, el agua de la paz, de Marcela Muñoz




Partes: 1, 2

  1. Algunas palabras
  2. Poesía
  3. Cuento
  4. Ensayo
  5. Bibliografía

COORDINACION GENERAL

Mercedes Pelleriti (Secretaria General)

Ana Belén Miranda (Prensa y Difusión)

Monografias.com

Algunas palabras

Si hay algo que compartimos en este universo sin distición de razas, credos, nacionalidades, es el agua. El cordón umbilical que indiscutiblemente nos acuna para poder vivir. Es tan exclusivamente común a todos que hasta se puede acabar, porque al fin de cuentas siempre pecamos de querer lo que no tenemos, cuando se nos va, cuando se nos escapa, o cuando la usurpan. También se acaba lo que no valoramos y en muchos casos derrochamos.

Mucho se sabe sobre el agua, desde que nacemos, nacemos en cunas de agua pero poco se conoce. Es el recurso no sólo más importante sino el único, y como tal, ha merecido que celebremos una vez más a través del arte, con poemas que bañarán el sentido de la humanidad, con cuentos para reflexionar sobre su uso e importancia, y ensayos en donde los jóvenes han captado la imagen perfecta: gotas de tinta desparramadas en hojas que claman una esperanza, la esperanza de concientizar sobre esta fuente tanto de riquezas como de pobrezas, tanto de abundancia como de escasez. En mi conciencia, y en las que acompañaron esta tarea de seguir encontrando motivos de paz en el oro blanco del mañana, había que hacer un certamen, dar un puntapie a la reflexión, creatividad, propuestas. La insípida, la inodora, la incolora de todos nuestos días. El agua de la paz, no tiene fronteras.

Es de público conocimiento que se habla de una futura guerra por el agua, pero suena tan lejano, tan que no nos puede suceder, que va a pasar en otros lugares muy lejos de acá. ¿De acá? ¿Dónde? ¿Desde qué acá? ¿Desde ese lugar que no me toca, no me pertenece? Esto pensarían los adultos, pero al parecer, "desde acá" está enraizado en los niños y en los jóvenes que aún no están contaminados por sus egoísmos y que proyectan una visión màs solidaria e universal sobre el sí mismos y los otros, sobre la paz y el agua, ellos saben más que nosotros que hay que protegerla, amarla, celarla.

Mendoza, capital de los que escriben por la Paz. Mendoza contará con dos libros que hacen ruido por la paz, el primero "Mi palabra para la Paz" resultado también de un certamen literario, donde se escribió pensando en aquella guerra que no hubo en el siglo XX, hoy escriben y pintan por la que creemos se puede evitar. Tal vez en esta nueva obra abierta y fluída al mundo: "El agua de la Paz".

Desde y hacia Mendoza, los niños, los jóvenes, esos ausentes que tantas veces no vemos, pero presentes con aviso, desde aquí ellos han ido invitando a crear desde el arte, la belleza en las palabras, un camino hacia una manera diferente de leer y escribir, porque se han ido contagiando de este efecto certamen-paz-libro; recordándonos que sólo a través de la educación, la cultura, podemos lograr el país que queremos. Y si viene acompañado de la poesía, mejor.

Sorprenden, los niños sorprenden, tienen todas las capacidades vivas de aprendizaje y nosotros de brindarles esa responsabilidad cultural para que crezcan en un mundo más justo, digno y participativo. Deberíamos tomar ejemplo y ver cómo nos educan con su ternura a cuesta y los chocolates tienen otro sabor.

Lo que me imagino pueda suceder, en el mundo de los libros para niños y jóvenes de niños y jóvenes, es ayudarles a manifestar su sentir, su presencia creadora, su voz para decir aquello que no pueden en la realidad. Un mundo creado por ellos y para ellos, en páginas de libros escritos por sus pares, que sueño, se multipliquen o se sumen colaborando para no restar o dividir, por el único motivo: se han ganado un lugar en una página que no quedó en blanco.

Creo que todos estos esfuerzos no hubieran sido posibles sin la desinteresada y valiosa mano mágica del jurado que me acompañó en este segundo libro, a ellos les debo algo más que café. A Zully Bazán, Andrés Cáceres, Pablo Colombi, Silvina Livellara, Claudia Bertini, Mercedes Pelleriti, Carlos Moreno, Mayte Lizundia, Guillermo Mouján, Alicia Duo, Amalia Alessio, Celia Chaab y Eliana Drájer, y a la Comisión Coordinadora por Ana Belén Miranda y Mercedes Pelleriti, en nombre de los mil seisientos niños y jóvenes que escribieron, muchas gracias por su tiempo y esfuerzo. Ojalá existan personas como ustedes, y como otros tantos que ya han colaborado, que cuando uno marca su número de teléfono para este tipo de hazañas, dicen sin dobleces en su voz: Sí.

A Mil Milenios que hace cultura por la paz y la no-violencia, sin su apoyo Institucional no hubiera sido posible, a las escuelas de Mendoza, Buenos Aires, Uruguay, Venezuela, Colombia, Perú, Cuba, España, Universidades, maestras, profesoras, que siguen apostando a leer y escribir fuente de toda vida y riqueza.

Marcela Muñoz

Poesía

Obra: Cuidemos el agua

Micaela Petrelli Romero

Buenos Aires-Argentina

1º Premio

Monografias.com

El hombre y el agua

Si el hombre es el sueño

el agua es el rumbo.

Si el hombre es un pueblo

el agua es el mundo.

Si no tienes agua

no tienes tu alma.

Sin agua no vives

sin agua no aguantas.

El agua que corres,

el agua que pisas.

Con agua es un sueño

sin agua es mentira.

Antonela Massota y Mailen Granda. 1º Premio, Cat 1.

Colegio: José Hernandez-Villa Ballester-Buenos Aires

Los dones del agua

Con el lucido temblar

de la lágrima al brotar,

aparece sobre la montaña

el sonido del agua cristalina.

Purifica al cielo inmenso

que así la adora, suspenso

en un extásis azul;

y refleja su pureza sin igual

Mientras la tarde amorosa,

templa su oro veraniego,

y en un suspiro del fuego

la tierra la absorve en plenitud...

Todo parece estar en calma

sólo el agua cae y corre

como un regalo del infinito azul.

Maira Heredia. 1º Mención Cat 1

Colegio: Josefa Capdevila Nº 4-005- San Martín-Mendoza

La gotita viajera

Una mañana lluviosa

otoño era en Mendoza

fue resbalando traviesa

sobre el vidrio de mi pieza.

Intenté entender tu camino,

si venías desde el cielo

¿Por qué morías en el suelo?

El sol fue ganando espacio

a esa mañana amorosa

y tú gotita viajera

te dormiste al pie de mi morera.

Ahora cuando quiero hablarte

te busco en mares, lagos, montañas y ríos.

Gracias gotita traviesa

porque tu suma

es caudal de riqueza.

Francisco Nicolás Lirosi. 2º Mención

Colegio: Centro Educativo Dios Padre. Guaymallén-Mendoza

Gotas de vida

Presurosas van bajando

entre piedras de los cerros,

para brindarles frescura

a frutales y viñedos,

y también con la voluntad

de llegar hasta el desierto,

aunque sea como lluvia,

que las siembran desde el cielo.

Comenzaron como gotas

en un regalo de invierno,

luego vertientes y arroyos

como venas en un cuerpo,

formaron diques y ríos,

y la esperanza del pueblo.

Matias Scarpa Labrador. 3º Mención

Escuela Normal Tomás Godoy Cruz-Mendoza

El agua en mi vida

Puede ser clara.

Puede ser verde.

Puede calmar,

hasta el día más triste.

Puede dar vida.

Puede ser poesía.

Puede razonar en mi alma,

y darme alegría.

La lluvia es agua,

que cae del cielo lentamente

y podemos refrescarnos con ella,

nuestras mentes.

Puede ser río.

Puede ser mar,

o laguna con peces,

para ir a pescar.

Viviana Rives. 1º Distinción especial

Colegio: José Hernandez. Villa Ballester-Buenos Aires

Justo respeto

En el río oculta la fuerza,

truenos advierten su enojo.

desde el cielo imparte grandeza,

mil gotas caen de sus ojos.

El hombre busca excelencia;

y tiene sed de conquista.

témpanos guardan sentencia,

a todo aquél que persista.

Una gota calma la sed,

mas el mar es como una tumba...

Calla lo profundo del sur.

El agua... Vital equidad,

razón que habla y retumba.

¡Es del cielo tal cualidad!

Las palomas del agua

Ignacio Gabriel Guallán Silva

Buenos Aires-Argentina

2º Mención

Monografias.com

Cuento

Agua te cuidaremos

Hubo una vez niña llamada Delfina, de unos siete años. Delfina tenía un hermano Facundo, de diez años. Toda su familia se fue de vacaciones a la playa, ella tomaba gaseosa y tiraba las botellas en la arena, también comía golosinas y arrojaba los papeles (también en la arena), luego la marea subía y se llevaba toda la suciedad, así contaminaba el agua.

Facundo, le dijo que cuando regresaran a su casa le iba a explicar de una forma muy fàcil, para que entendiera mejor, que no había que hacer eso porque contaminaba. Cuando llegaron a su casa, los dos hermanos se encerraron en el dormitorio de Facundo y él sacó de un baúl con llave un libro que en la tapa decía: "AGUA TE CUIDAREMOS".

Cuando lo abrió le dijo a Delfina que dijera con él: un, dos, tres, ¡agua te cuidaremos!

Y como los dos hermanos dijeron a la vez la "contraseña", del libro salió una mano de agua; Facundo la tomó de la mano a Delfina y con la otra mano agarró la mano del agua.

Ellos de repente estuvieron dentro del libro. La mano de agua era de un río, el río tenía boca, nariz, ojos y manos. Los niños se sentaron, Facundo ya tenía más confianza, porque cuando se sentía triste, se metía al libro y le contaaba su tristeza a su gran amigo, el río. Entre el río y Facundo decidieron contarle todo lo que más podían y sabían sobre el agua a Delfina. Primero le contaron que quedaba poco agua. Segundo que habían dos aguas, el agua salada y el agua dulce. Y tercero, que la estábamos contaminando mucho, en la última explicación se trasladaron al futuro. Todo era contaminación y luego se trasladaron al futuro del futuro: todo era seco, sin vida y aburrido. Así Delfina entendió cada vez más los regaños de su hermano en la playa.

Pero todavía, todo muy claro, no la quedaba. No entendía por qué era tan valiosa "el agua". Por causa de esa duda, se trasladaron al pasado y Delfina vió porque era tan valiosa: allí todos los habitantes adoraban el agua, para ellos era un dios, le rezaban, le ofrecían animales, la alababan y sobre todo, la cuidaban, era oro transparente para ellos.

Cada vez le interasaba y se metía más sobre el tema. Todo se pasó muy rápido y llegó la hora de volver a la realidad, ellos no querían, pero desde el libro se sentían los llamados preocupados de sus padres. Antes de irse, el río les dijo: "Por favor ayúdennos a limpiar el medio ambiente y sobre todo el agua, sin ella nos morimos".

Los niños, agradecidos por la explicación y tristes por la realidad que hace el hombre, volvieron a decir la contraseña (un, dos, tres, agua te cuidaremos) y enseguida estuvieron en su casa. Cuando regresaron, salieron afuera y se encontraron con su madre barriendo la vereda y tirando la suciedad a la acequia, los dos chicos a la vez le dijeron: ¡ Mamá no contaminés el agua!. La madre se extrañó mucho pero les hizo caso.

Así les advirtieron a todos y el mundo fue más lindo, verde, natural y limpio.

Ojalá esto sea más que un cuento de fantasía y algún día entendamos el mal que le hacemos a nuestro mundo.

Emilce Fernández. 1º Premio. Cat 1º.

Centro Educativo Dios Padre-Guaymallén-Mendoza

Hoy y mañana

Juan Pedro era dueño de unos ricos campos cerca del pueblo Escondido. Los grandes árboles tapaban el cielo con sus verdes hojas, las flores coloreaban cada rincón del lugar y los pájaros cantaban sus mejores melodías. Era un campo alegre, y para provecho de Juan Pedro y su esposa Amalia, las cosechas eran abundantes.

Un día el matrimonio se sentó a comer sandía cerca de las petunias, cuando la mujer dijo:

_ Juan querido, hay un caño de agua roto en la cocina, ¿ no lo arreglás?-

_Claro, Amalia, pero hoy no puedo, es tiempo de sembrar la lechuga. Por ahora ponele un balde abajo, cuando pueda lo arreglo.

El balde quedó bajo el caño durante días.

_ Juan, ¿cuándo pensás arreglar el caño? Ya hemos desperdiciado litros y litros de agua.

_¡Tranquila mujer! ¿Qué pensás? ¿Qué el agua se va a acabar?

_ Mmm...

_ ¡El agua es eterna, querida!

_ Si vos lo decís... No quiero más sandía, voy a ordeñar la vaca.

Amalia se fue medio enojada, Juan se sentó al lado de una acequia._¿No debería arreglar el caño?- pensó- Bah... sólo tengo cinco minutos y los aprovecharé aquí.

_ ¡Hola!- dijo una voz salida de la nada.

_ ¿Amalia?- preguntó Juan.

_¡No!

_¿Quién?- Juan sintió miedo.

_ El agua- respondió la voz.

_¿ El agua?- Juan miraba para todos lados- Y, y... ¿qué me...?

_ Quiero decirte que el agua no es eterna.

_ ¿No?

_ No, y deberías arreglar ese caño, tus bisnietos podrían en el futuro necesitar el agua que desperdiciaste.

_ ¡Basta de pavadas!- gritó Juan- ¿Qué es esto? ¿Una broma?.

_No, te mostraré...

De repente, Juan Pedro ya no estaba en la orilla de la acequia, se encontraba en un lugar donde la tierra estaba agrietada y no había plantas ni árboles, tampoco pájaros; sólo él y la voz que decía:

_ Estos son tus campos, estás en el mismo lugar que antes, solo que esto es el futuro.

_No, no- Juan miraba a su alrededor- No puede ser, ¡estos no son mis campos!.

_Sí que lo son- respondió la voz- Ahora pertenecen a tus bisnietos, el mundo está en guerra, pelea por el poco de agua que queda. Tu familia, tus bisnietos no la tienen. En este momento les serviría el agua que cayó del caño de tu cocina, se preguntan por qué el mundo fue tan tonto y la desperdició.

_ No, ¡yo no la desperdicié! No tuve tiempo... la lechuga...

_ La lechuga podía esperar.

Juan tomó una piedra y la tiró sobre la tierra seca. Se alivió al ver de nuevo la acequia que corría a su lado, los verdes árboles y las coloridas flores.

Juan salió corriendo. ¿Dónde se dirige?. Va a arreglar el caño, a revisar que las canillas no hayan quedado abiertas y a contarle a su mujer que todavía se puede hacer algo para que sus bisnietos vivan con el agua a su alcance, y para evitar guerras futuras.

Abril Laura Amado. 1º Mención. Cat 1º.

Colegio: Granaderos de Gral. San Martín

El día que el agua llegó a la tierra

Discutían y discutían los espíritus de los elementos: Aire, Fuego y Tierra. Discutían hacía tiempo algo que nadie sabía. La gente del mundo estaba harta de terremotos, incendios o tornados que producían sus peleas. Hasta que un día cayó la gota, ¡sí señores!. La primera gota. Es que había nacido la niña Agua. Una pequeñita tan fresca como cristalina.

Y después de la primera gota cayó otra, y otra, y otra: se manifestaba sobre la tierra la primera lluvia. Por supuesto, nadie entendía que pasaba. La niña Agua viajó por todo el mundo acariciando con sus lluvias y formando lagos y lagunas. Recorrió montañas, visitó los valles, las llanuras, las mesetas, fabricó cascadas. Fue entonces cuando Aire dijo: ¡basta!.

Aún nadie conocía a la niña Agua y ya se había manifestado por todo el mundo. Cuando se detuvo, todos pudieron verla. Era una niña bajita, con la carita más dulce del mundo. Tenía un cabello brillante de agua, largo como una cascada que recorría todo su cuerpo. Sus manos suaves y delicadas sostenían un largo palillo fino con un pompón celeste en la punta. Con sus ojos claros y serenos miraba a Aire, y este le devolvía una mirada fulminante.

_¿Cómo te llamas, qué haces aquí y por qué has llenado nuestro mundo con tus... tus... ¡eso que llevas ahí! _ Y Aire Señaló la varilla que sostenía la niña.

_ Yo no vine- dijo la niña con voz clara.- a mí me han enviado.

Agua comenzó a convivir con los otros elementos. Fuego y Tierra cada vez la querían menos y la insultaban. Aire era el único que en verdad la quería. Hasta que un día la niña se cansó de los maltratos y se fue quién sabe a donde.

Entonces el mundo se puso feo. Aire estaba muy triste, extrañaba mucho a esa niña juguetona. Al ver esto Fuego y Tierra fueron a buscar a Aire para encontrar a la niña. La buscaron por todos lados y la encontraron en un arroyito sola y triste. Le pidieron que volviera y ella accedió.

El mundo volvió a ser hermoso, y la niña agua convirtió el desierto en el que se había convertido el mundo en ríos espumosos que jugaban a saltar entre las piedras, corriendo por sus cauces, hasta llegare a formar frescos lagos y lagunas para vivir junto a sus amigos.

Sofía Alonso. 2º Mención Cat 1º

Colegio: Maristas. San Rafael-Mendoza

El agua

Era una tranquila tarde de verano, el lago estaba más tranquilo que nunca, los árboles parecían dormair sobre sus aguas, iluminados por los rayos del sol, los pájaros cantaban dulces melodías, todo era quietud y paz. De repente unas enormes y negras nubes comenzaron a avanzar sobre el azul y límpido cielo. Rápidamente fueron cambiando y oscureciendo el bello paisaje.

De golpe un rayo iluminó todo el entorno, al instante el ensordecedor ruido del trueno asustó a los pájaros que volaban sin rumbo. Tac- Tac, poco a poco grandes gotas de lluvia comenzaron a humedecer el suelo, al rato una cortina de agua se desplomó sobre el lago, grandes charcos de agua se formaron, pequeños ríos fueron recorriendo el bosque.

De golpe, todo volvió a la tranquilidad. Poco a poco comenzó a iluminarse el paisaje por los débiles rayos del sol. Sobre una gran hoja quedaron atrapadas dos gotas de agua. Se movieron, se desperezaron, abrieron sus ojos y al reconocerse se unieron con un fuerte abrazo.

_ ¿Cómo andás amiga?

_ Bien, ¿qué nos pasó? ¿Dónde están las demás?

_ No lo sé, debemos hacer algo para reunirnos con ellas.

_ Tomémonos fuerte las manos y dejémonos deslizar por las hojas hasta el suelo.

Así lo hicieron las dos gotas de agua muy asustadas se colocaron cerca de la orilla de la hoja, cerraron sus ojos, dieron un salto y juntas fueron cayendo despacio y suavemente hasta el suelo.

Plaf- Plaf, abrieron sus ojos y sonrieron al ver que habían caído en un pequeño río formado por la lluvia, al mirar a su alrededor se dieron cuenta que no estaban solas.

Con una gran sonrisa comenzaron a reconocer a sus amigas, todas las gotas de agua se unieron en un gran abrazo.

_ ¿Adónde nos lleva este río?

_ No nos hagamos problema, lo importante es que estamos todas juntas nuevamente.

De pronto, un gran salto y una rápida caída las tomó por sorpresa, el pánico y la desesperación reinó entre ellas, pero todo pasó en un momento, al darse cuenta que habían caído al tranquilo y bello lago.

Antonella Dottori. 3º Mención, Cat 1º

Colegio: Maristas-San Rafael-Mendoza

Confesiones de una gota

Es increíble que ustedes los humanos se informen tanto y al mismo tiempo sepan tan poco. Me gustaría contarles un poco quién soy, mi historia, mi relación con ustedes, los seres vivos. Una gota de agua, sí, así de simple y sin mí y mis compañeras no hay posibilidad alguna para los organismos, con nosotras empieza y se mantiene esa aventura que viven todos los días. Resulta paradójico que de algo inerte como son los elementos que me componen, mane la vivacidad. No es exagerado considerarnos a nosotras y su vida como complementarios y recíprocos.

Estamos en todos lados, tal es así que los bosques son sólo lagos disfrazados, que el cerebro suyo es poco más que nosotras en nuestra mínima expresión. No se olviden que ustedes estan compuestos por muchas parientes mías, que son almacenes de agua, que nos necesitan hasta para su más mínimo esfuerzo y que, sin nosotras, difícilmente puedan existir.

Es triste ver cómo, a pesar de "saber" tanto de nosotras, no nos cuiden. ¿Por qué les digo esto? Por que lo vi con mis propios ojos, me indigné al darme cuenta de cuántas como yo estan sufriendo. Me propuse hacer un viaje al mundo, su mundo, pero también al mío, y de todos los seres que lo rodean.

Al llegar a las casas, ví como se preocupan algunos, entonces recorrí fábricas, industrias y ví cómo son, quienes no nos ciudan. Quise estar en el pellejo de alguna de mis compañeras más sufridas, así es que entré en una de esas fábricas y viajé junto con lo que ellos llaman residuos hacia los ríos, que es la parte más contaminada de mi familia. Así, llegué a los mares, pobres, estan tan descuidados. Viajando por ellos llegué a los océanos, que libres son allí mis familiares, casi no sufren, salvo cuando un manto negro desconocido para mí hasta entonces, los cubre: me pasó, y sentí que no podía respirar.

Es curioso, lo largo del camino que se transita para que nos traten así. En un principio éramos simplemente gas, hasta que milagrosamente nos fuimos convirtiendo en bosques y otras fluían como por arte de magia. Pude pasar por las tres experiencias: volar, caminar y estar quieta.

Después de mi viaje alrededor del mundo, llegué a la conclusión de que no siempre voy a tener la misma suerte: hoy vivo en un lugar, sólo conocía vasos y cañerías limpias, pero dentro de un tiempo quizás caeré al cielo, o me endureceré y viajaré por los océanos, o me tocará viajar por mares y ríos... lo que me espera...

Por favor, se los pido desde lo más profundo de ustedes, no sigan haciendo lo que estan haciendo: nos están matando, y a ustedes también.

Berisso Estefania. 1º Premio, Cat 2

Colegio: José Hernandez. Villa Ballester-Buenos Aires

Hidrobiografía

Cuando abrí los ojos lo primero que vi fue tierra, nada mas que tierra, no había movimiento alguno, todo era del mismo color. Me encontraba en el cielo, en una galaxia desconocida. Estaba rodeada de otras como yo. Estas comenzaron a juntarse con el objetivo de caer hacia ese mundo solitario y aburrido. Armándome de valor les dije a mis compañeras que se unieran a mí para cambiar ese territorio. Una a una se agregaron a mi cuerpo y entonces sucedió lo inevitable. Caí.

Lo primero que hice al llegar a ese mundo, fue dar a luz a pequeñas células que después de un largo período de tiempo se transformaron en organismos llamados bacterias. Estas fueron, con el correr del tiempo, evolucionando hasta transformarse en animales. Los ví, de todos los tamaños y formas. Observé cómo nadaban, luego se arrastraban, para después poblar la tierra y el aire. Los ví a todos por que me bebían para seguir viviendo y había algunos que vivían en mí nadando. Pero algo paso, todos esos seres se extinguieron. Los grandes titanes de la tierra y aire desaparecieron al igual que mis inquilinos.

Subí nuevamente a los cielos como vapor y divisé con tristeza que un meteorito acabó con los seres vivos que yo había permitido formarse. Pero comprendí que había animales que no habían muerto y me propuse ayudarlos para que sobrevivan.

Bajé y con mucha fuerza pude entrar en los continentes como ríos y transformar algunas partes mías de saladas a dulces para que pudieran beberme en todos los lugares del mundo. Volví a ver evolución. Observé seres que poseían hermosas alas de distintos colores. Le dí aves al cielo. Ví animales de todas formas y tamaños pero ninguno de ellos superaban a los anteriores ya extinguidos. Le dí vida a la tierra. En mí se hallaban seres enormes y pequeños que me respiraban y también respiraban aire. Todos ellos me necesitaban para vivir.

Pero un día un ser extraño tomó un poco de mí y bebió. Caminaba sobre dos patas y vivía en comunión con otros de su especie. Era el hombre. Ëste comenzó a utilizarme primero para regar sus cultivos. Me cuidaba mucho. No sabía lo que era derrochar.

Luego, con el progreso, las ciudades se instalaron a mí alrededor. Amaban bañarse en mis orillas en verano y jugar en invierno. Pero algo salió mal. Comenzaron a ensuciarme con basura, a mancharme con algo llamado petróleo. A derrocharme. Me contaminaron.

Subía las alturas nuevamente como vapor. Me entristeció ver como me descuidaban. Me negué a seguir bajando. Ví cómo lo que quedaba de mí se consumía. La gente comenzó tarde a ahorrar el agua que yo había dejado perder. Los animales y plantas se fueron muriendo al igual que los humanos. No quedó nada en ese planeta. Cerré los ojos antes de ver cómo ese planeta se destruía.

Los abrí nuevamente. Estaba en otro mundo. Denominé a ese planeta TIERRA. Comencé de nuevo a posibilitar la vida. Solo me pregunto si pasara lo mismo que en el otro planeta. ¿Me derrocharán tanto que dejaré de caer y morirán? ¿ Tomarán conciencia los hombres de este mundo sobre cómo debes cuidarme, preservarme?

Ojalá lo hagan porque deben saber que soy imprescindible para la vida. Porque deberán aprender que soy PURAMENTE VIDA.

Valeria Belén Guajardo Perez. 1º Mención, Cat 2º

Colegio: Nuestra Señora del Rosario de Pompeya-Capital-Mendoza

El descubrimiento más esperado

La humanidad se acercaba al fin del siglo XXI, la contaminación del mundo llegaba al punto máximo de la historia. El aire, el suelo, todo estaba contaminado, los recursos naturales estaban por agotarse, incluyendo el agua potable.

Las potencias mundiales (E.E.U.U, Rusia, Japón y Alemania) se disputaban el Continente Antártico, queriendo arrebatarle a los países del tercer mundo su parte en ese continente, ya sea perdonardole parte de su deuda externa o por medio de tratados que no benefician a estos países, sino a las potencias, como al país sudamericano, Argentina.

El abastecimiento de agua potable se hacía cada vez más difícil debido a la contaminación por el crecimiento industrial de las potencias. Los más perjudicados en este tema son los países del tercer mundo y en la peor posición se encuentra el continente africano, más de la tercera parte de su población se abastece con agua impura. La tecnología está demasiada avanzada pero aín no pueden potabilizar totalmente el agua del mar. Los países del tercer mundo formaron una organización llamada "sólo para nosotros", que consiste en ayudarse mutuamente.

La organización del tercer mundo esta vez donó alimento, ropa y tecnología a Zimbabwe. Zimbabwe aprendió muy rápido a usar la tecnología y en cuestión de meses, por medio de la fusión nuclear, logró formar agua artificial, al saber esta noticia las potencias mundiales quisieron comprar los derechos de este gran descubrimiento, pero este país se negó, decía que iba a ganar más dinero si vendía el agua todos los meses para abastecer a sus ciudades, que vendiéndoles las fórmula, también dijo que a los países del primer mundo les vendería el agua y a los países del tercer mundo le venderia pero a menor costo.

Zimbabwe recalca que su continente llevaba siglos con pobreza y hambre, y los países del primer mundo siempre quisieron dominarlos, en vez de ayudarlos. Los países del primer mundo enviaron un ultimatum para intimidar a Zimbabwe, pero Zimbabwe respondió rápidamente, diciendo que si ellos atacaban jamas tendrían la fórmula para crear el agua.

Las potencias decidieron no atacar y aceptar el trato del país africano.

A PARTIR DE AHORA LA HISTORIA EMPRESARIA A CAMBIAR PARA TODOS...

Damián Ulariaga. 2º Mención, Cat 2º

Colegio: Jose Hernandez-Villa Ballester-Mendoza

Las aguas bajan turbias

Era el único día de la semana que sabíamos que al reunirnos era para discutir, por eso tratabamos de evitar el tema. Martín, Sebastián, Lucía y yo, teníamos por contumbre reunirnos para estudiar, pero nuestros horarios eran diferentes y solo coincidíamos los días martes. La discusión giraba siempre alrededor del mismo tema: el agua. Debido a las diferentes actividades de nuestros padres teníamos distintas opiniones aunque para cada caso el agua era indispensable para el desarrollo de los negocios que sustentaban nuestras necesidades, pero cada una de nuestras familias le daba al agua el uso que más le convenía.

El padre de Martín tenía una curtiembre en el tigre, el de Lucía una granja y el de Sebastián era ingeniero y trabajaba en la represa Yacyretá. Mis padres tenían una pescaderia muy grande en el centro de la ciudad. Ese día la discusión empezó por algo tan simple como "un mate".

- "Poné agua mineral en la pava- dijo Lucía- la de la canilla tiene un gusto horrible".

- Claro, como no va a ser horrible, la culpa es de los humanos, toda el agua pura procede de la lluvia, y ya antes de llegar al suelo recibe su primera carga contaminante- acotó Sebastián. Yo intrigada pregunté cómo podía ser que antes de llegar al suelo se contamine. Sebastián, asesorado siempre por su papá, me dijo que el agua disolvía sustancias como óxido de azufre y nitrógeno y eso la convertía en lluvia ácida, una vez en el suelo se infiltraba en las capas subterráneas.

- ¿Y cómo llegan esas sustancias al aire?- preguntó Lucía.

- Preguntale a Martín, en la empresa de su familia utilizan aceites, metales pesados y muchas cosas más para los cueros - opinó Sebastián. Martín aclaró que su papá cumplía con todas las medidas de control y que el agua se contaminaba más con las aguas domésticas, el drenaje de granjas y los residuos arrojados por la gente.

- Estoy de acuerdo, pero los ríos muestran capacidad para deshacerse de los contaminantes que la gente tira, estos necesitarían disponer de un tramo más largo, en el que las bacterias puedan depurarse, y eso es a costo de que desaparezca todo rastro de vida animal- comentó Lucía.

- ¡Eso! Mis papás dicen que si el agua estuviera limpia abundarían los peces de río, como las truchas- dije yo defendiendo el negocio familiar.

- Seba ¿vos pensás que algún día el agua se puede terminar?- preguntó Lucía.

- No, no si todos la cuidamos y la utilizamos, por ejemplo mi papá, para producir energía eléctrica en una represa-

Martín no lo dejó terminar y se despachó a gusto diciendo en un tono más elevado y con la cara roja - Las represas provocan inundaciones en lugares donde las tierras son fértiles y eso hace que mucha gente tenga que desplazarse para que las fabriquen, además muchos sedimentos quedan retenidos en el fondo y forman barro que en epocas de sequía sale y favorece la transmisión de enfermedades porque retiene contaminantes químicos y organicos-

- ¡Sí, como los que usa tu papá en la curtiembre!

- ¡Basta! - dijimos Lucía y yo- Siempre lo mismo con ustedes dos, en vez de discutir aportemos ideas para no derrochar el agua.

- Empezá por vos que tenes lavaplatos y eso es una fuente de derroche- se defendió Sebastián.

- ¡Ah! No, vos sos el que lava el auto en la vereda con una manguera, ¿acaso no sabés que se gastan 500 litros de agua?

- Chicos, por favor dejen de discutir y vamos a buscar la pava que va a hervir el agua y no vamos a poder tomar mate- dijo Lucía intentando calmarlos.

Así terminó ese martes la discusión, sabiendo que en la próxima, otra vez saldría el tema al que nosotros suspicazmente llamábamos "el ciclo del agua".

Rocío Heredia Del Sud. 3º Mención, Cat 2º

Colegio: Jose Hernández-Villa Ballester-Buenos Aires

Derroche de Vida

Maximiliano Gabriel Firpo

Monografias.com

Buenos Aires-Argentina

Ensayo

El agua, un recurso natural ¿perpetuo?

Según los filósofos de la antigüedad, el principio original de todas las cosas es el agua, de la que todo procede y a la que todo vuelve otra vez. El agua es el componente proncipal de la materia viva. Constituye del 50 al 90% de la masa de los organismos. La sangre de los animales y la savia de la plantas contienen una gran cantidad de agua, que sirve para transportar los alimentos y desechar el material de desperdicio. El aguia desempeña también un papel importante en la descomposición de molécuilas tan esenciales como las proteínas y los carbohidratos. Este proceso, llamado hidrólisis, se produce continuamnete en las células vivas. Debido a su capacidad de disolver numerosas sustancias en grandes cantidades, el agua pura casi no existe en la naturaleza. Para proporcionar agua para el consumo humano de un modo seguro se precisan granes plantas de tratamiento. La fuente esencial del agua potable es la lluvia, utilizada en pocas ocasiones como fuente directa, excepto en islas rodeadas de agua salada.

Cuando llueve en abundancia, el agua corre por arroyos, y cuando llueve con menos intensidad, se filtra en el suelo a través de los estratos porosos hasta encontrar un estrato impermeable en el que el agua se acumula, formando depósitos subterráneos. El agua subterránea alimenta funetes y manantiales, que a su vez proporcionan agua a ríos, arroyos y lagos. En su discurrir, el agua subterránea disuelve minerales solubles, y a menudo las aguas superficiales de lagos y ríos está contaminada por desechos industriales y actividades de depuración. En los modernos sistemas de abastecimientos de aguas, suelen convertirse en reservas para controlar lacontaminación.

Los pueblos antiguos no necesitaban obras de ingeniería para su aprovisionamiento de agua. Cazadores y nómafdes acampaban cerca de las fuentes naturales de agua fresca, y las poblaciones estaban tan dispersas que la contaminación de agua no constituía un serio problema. Cuando se desarrolló la vida en comunidad y las aldeas agrícolas se transformaron en centros urbanos, el suministro de agua se convirtió en un problema para

los habitantes de las ciudades y para el riego de los campos circundantes. El primer pueblo romano, que construyó una extensa red de acueductos para traer las agua limpias de los montes Apeninos hasta la ciudad, intercalando estanques y filtros a lo largo del recorrido del agua para asegurar su claridad. Al ser tan variada la calidad del agua, dependiendo de la fuente de obtención, las compañías suministradoras y las autoridades han de cumplir con ciertos requisitos para el agua potable establecidos por las normativas de la Comunidad Europea o de la Organización Mundial de la Salud. En los últimos años ha aumentado el interés en la conversión de agua de mar en agua potable en regioens muy secas como Oriente próximo.

Diversos procesos como destilación, electrodiálisis, ósmisis inversa y evaporación por congelación directa se han desarrollado para este fin. A pesar de sus buenos resultados, estos procesos de tratmiento de agua de mar son mucho más costosos que el tratamientro de agua dulce. Para satisfacer las crecientes demandas de agua dulce, especialmente en la áreas desérticas y semidesérticas, se han llevado a cabo numerosas investigaciones con el fin de conseguir métodos eficaces para eliminar la sal del agua del mar y de las aguas salobres. Se han desarrollado varios procesos para producir agua dulce bajo costo.

Un 97% del agua del planeta se encuentra en los océanos, un 2% es hielo y el 1% restante es el agua dulce de los ríos, los lagos, las aguas subterráneas y la humedad atmosférica y del suelo. Las sustancias tóxicas son productos químicos cuya fabricación, procesado, distribución, uso y eliminación representan un riesgo inasumible para la salud humana y el medio ambiente. La mayoría de estas sustancias tóxicas son productos químicos sintéticos que penetran en el medio ambiente y persisten en él durante largos periodos de tiempo. Si éstas se filtran al suelo o al agua, pueden contaminar el suministro de agua, el aire, las cosechas y los animales domésticos, y han sido asociados a defectos congénitos humanos, abortos y enfermedades orgánicas. A pesar de los riesgos conocidos, el problema no lleva camino de solucionarse.

Recientemente, se fabricaron más de 4 millones de productos químicos sintéticos nuevos en un periodo de quince años, y se crean 500 a 1000 productos nuevos más al año. El mundo experimenta también un progresivo descenso en la calidad y disponibilidad del agua. Casi el 75 % de la población rural del mundo y el 20 % de su población urbana carece de acceso directo a agua no contaminada. En muchas regiones, las reservas de agua están contamindas con tóxicos, químicos y nitratos. Las enfermedades transmitidas por el agua afectan a un tercio de la humanidad y matan a 10 millones de personas al año.

En el futuro, se cree que el agotamiento de los acuíferos en muchas partes del mundo y la creciente demanda de agua producirá conflictos entre el uso agrícola, industrial y doméstico de ésta. La escasez impondrá restricciones en el uso del agua y aumentará el costo de su consumo. El agua podría convertirse en la crisis energética del siglo XXI. La contaminación de las aguas costeras y dulces, junto con la sobreexplotación, ha mermado hasta tal punto los recursos de los caladeros piscícolas que sería necesario suprimir la pesca durante un periodo de cinco a diez años para que las especies se recuperaran.

Sabemos que desde un principio los primeros organismos se originaron en el medio acuático, e incluso el hombre no puede vivir sin un suminstro de agua, tal es así que las civilizaciones antiguas más prósperas se desarrollaron al margen de los ríos e agua dulce, como los pueblos mesopotámicos del medio oriente. Esto no deja dudas de que el agua es el recurso más importante para la subsistencia de la humanidad y de todos los organismos vivos, y su desaparición progresiva (y a simple vista inexistente) puede llevar a catástrofes ambiemtales, guerras y litigios entre los países para conseguir este bien tan preciado que, hasta ahora, los textos describían como interminable.

Por eso es imperativo que toda la humanidad se haga consciente de lo imprescindible de la preservación de este recurso fundamental, pues está comprobado que el ser humano puede sobrevivir hasta un mes sin ingerir alimentos, pero sólo 72 hs sin beber agua. Debemos cuidar los suministros naturales de agua y mejorar los artificiales, pero, por sobre todas las cosas, se debe frenar la contaminación de los ríos, matres y fuentes subterráneas para poder preservar el agua, ese recurso tan preciado cuya importancia y escasez son frecuentemente subestimadas, y sin el cual los ecosistemas naturales y las sociedades del planeta pueden ser llevadas al caos.

Natalia Lebas, 1º Premio, cat 3º

Colegio José Hernández. Villa Ballester-Buenos Aires

LA HISTORIA DEL HOMBRE

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.