Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Una Nueva Fuerza Política: EL COMÚN en Reemplazo del Neoliberalismo y del Comunismo

Enviado por Giorgio Piacenza



Partes: 1, 2

  1. Introducción
  2. Desarrollo
  3. Bibliografía

Introducción

La creciente complejidad de la sociedad actual hace que los sistemas políticos modernos (basados en una percepción más lineal de la realidad) no sean eficientes ni capaces de administrar adecuadamente tal complejidad. Estos sistemas políticos son producto de una época anterior necesaria y que trajo muchos beneficios (así como grandes problemas) pero ellos ya no se dan a basto. Gracias a una mayor interconectividad entre las personas y entre las personas y la 'naturaleza' junto a una creciente sensibilidad posmoderna deberían surgir sistemas políticos más "horizontales" y participativos pero asimismo más aptos para auto regularse constructivamente como sistemas complejos organizados. 

Por ello, sería útil incentivar la emergencia del "común" como parte de una solución reemplazando las respuestas neoliberales y las típicas soluciones marxistas (también de origen eurocéntrico moderno). Esto no debería causar un caos social regresivo ya que en el "común" todas las fuerzas políticas - inclusive las actualmente conocidas - deberían participar de forma más horizontal y sinérgica sin que una en particular domine y sojuzgue a las demás. Por ello no estamos hablando de una dictadura de izquierda o de derecha (quizás bajo un oligopolio) o de cualquier otro tipo y tampoco de una anarquía (en el sentido despectivo de falta de gobierno y de orden institucional) produciendo un desastroso caos social. La pregunta sería ¿cómo promover la auto organización sinérgica en una sociedad que gradualmente reconoce muchos más componentes efectivos interconectados afectándose mutuamente? ¿Y cómo se gobierna en una situación así? 

Desarrollo

Gradualmente - con el advenimiento de una mayor distribución práctica del poder - surgen espacios aptos para la conformación original de órdenes políticos auto gestionados propios de una transición posmoderna hacia una política integral. La transición debería ser gradual y oportuna para que no se imponga nuevamente otro sistema insuficiente basado en las percepciones o los intereses lineales de alguno de los muchos poderes actuales (poderes ideológicos, corporativos, militares, estatales, etcétera). 

Respecto al "común" realmente estaríamos hablando de una "comunidaden un sentido muy amplio que incluye no solo a los poderes formales e informales conocidos sino a todo el ámbito social, biológico e inorgánico interactivo, a la generación de ideas, valores y afectos y a las formas de interacción entre todos. 

Quizás - como proponen Antonio Negri y Michael Hardt - ya existan condiciones suficientes como para apreciar el surgir de "el común" como una alternativa al neoliberalismo e individualismo desbocados (excesos y malas interpretaciones dentro del liberalismo y capitalismo), un neo liberalismo que (inclusive desde antes del llamado "Consenso de Washington" propiciado por las ideas de Milton Friedman y la "Escuela de Chicago" con el "vuelco" neoliberal del Partído Demócrata bajo el presidente William Clinton) es parte de un "imperio" que abarca excesivamente demasiadas áreas de la creación cultural y social y/o del ámbito de la vida y de su "biopolítica".  

Lo que tenemos que tener en cuenta es que, aunque Negri y Hardt son conocidos por sus exploraciones ideológicas de origen marxista, aquello que estamos explorando no está supeditado a ello, (aunque bajo un pensamiento dicotómico de derecha el solo hablar del "común" - que nos recuerda a la palabra "comunismo- esto pueda parecer así). De igual manera, al diferenciarnos del comunismo, se podría percibir (bajo un pensamiento dicotómico de izquierda) que estamos propiciando un discurso burgués o propiciado/controlado por algunas de las élites actuales para así diluir la revolución y/o transformación del sistema o de la sociedad. Lo que tenemos que hacer es crecer intelectualmente más allá de estas polarizaciones y sobre simplificaciones sesgadas. 

Pero, el "común" estaría mayormente constituido por todos lo seres y 'actores' capaces de participar en un mismo sistema auto organizado de forma constructiva, incluyendo a los seres humanos, a su producción social y a su creación cultural a cuya más libre y óptima creación biopolítica se le estaría privando de libertad y derechos autogestionarios por los modos de ser, epistemología, el sistema económico y político y los discursos adecuados a la política dominante de origen "moderno". 

Una nueva "biopolítica posmoderna" (y posteriormente "integral") debería surgir más allá de las definiciones de Foucault y de las que derivan de esta en las que el estado impone un "biopoder" según las fuerzas políticas que dominan a tal estado. La nueva "biopolítica" debería ser más espontáneamente controlada,  no por una fuerza capitalista o dictatorial de ningún tipo sino por la inteligencia que deriva de la auto gestión de las partes entendiéndose a sí mismas como contenidas y conteniendo al todo social. Es un concepto holográfico que Carlos Guarnizo también rescata y halla formas de implementar.

El "común" reemplazaría o superaría la contradicción moderna entre el ámbito de lo privado y lo público y estaría constituido por todas las personas y factores que pueden auto organizarse de forma orgánica para construir sus vidas participando de la "riqueza común" (common wealth). 

En el libro "Declaración", Negri y Hardt definen al "común" como "la tierra y su ecosistema - los bosques, los mares, el suelo, el aire, el agua, etcétera - así como los productos del trabajo social, incluidas las ideas, las imágenes, los códigos, la información, los afectos y muchos otros elementos". 

Entiendo que Negri y Hardt asocian a la actividad política del "común" con una forma actualizada de comunismo pero creo que - al ser generado en libertad por personas participando "biopolíticamente" con la naturaleza de forma libre y auto gestionaria - este "comunismo" no sería como aquellas visiones políticas que pretendía imponerse durante las dictaduras socialistas que trataron de establecer un comunismo mayormente durante el Siglo XX bajo la institución de "dictaduras del proletariado". 

Actuando progresivamente en armonía sinérgica con la naturaleza, "el común" no establecería (ni necesitaría establecer) un orden externo de organización, control o explotación de la vida social. Lo que surgiría junto con el "poder del común" sería mucho más ESPONTÁNEO, fruto de facilitar la auto organización dentro de la complejidad. Por ello, se puede decir que, aunque Negri y Hardt son teóricos de corte marxista, sus actuales propuestas superarían tanto a las dicotomías del pensamiento marxista como las dicotomías del pensamiento capitalista y de la simplificación del liberalismo y del capitalismo bajo el pensamiento neoliberal. 

El "común" estaría empezando a surgir como fuerza política determinante a medida que de forma espontánea y de forma consciente se conectan más personas, actividades, agrupaciones, instituciones e intenciones generando de forma auto poiética y 'natural' no solo protestas sino eventuales alternativas prácticas, creando nuevos modos de ser políticos más efectivos para relacionarse con la complejidad, reemplazando no solo al actual neoliberalismo sino a las anteriores alternativas izquierdistas "anti sistema" de inspiración marxista. 

A mi modo de ver, "el común" sería más bien una respuesta emergente natural, incluyendo un re-ingreso posmoderno de la humanidad hacia un mayor nivel de participación inclusiva y consciente respecto a su contexto natural; una coordinación cuasi espontánea a nivel social gracias a la necesidad de adaptarse a la complejidad sistémica que se está alcanzando; una complejidad que ya no puede ser representada efectivamente por los poderes tradicionales, una complejidad que podría auto organizarse en parte gracias a varios tipos de conexiones no lineales incluyendo manifestaciones del entrelazamiento cuántico.

El "común" sería la alternativa posmoderna, egalitaria y sistémica frente a la política de origen moderno y de raciocinio clásico pero, asimismo, sería una etapa de transición que desembocaría en la posterior auto implementación de un tipo de política bajo un modo de ser, valorar, sentir, pensar y relacionarnos que podría denominarse una política "integral" a cuyo nivel de consciencia fundacional "post convencional" el ser humano podría llegar según estudios de la psicología del desarrollo humano

Si durante la modernidad (a pesar del surgimiento de los derechos humanos y de la democracia representativa) aún en gran medida se maneja(ba) a la sociedad en base a grandes diferenciaciones jerárquicas, al avanzar hacia la posmodernidad políticamente implementada, el "común" debería establecerse dentro de un marco de participación más egalitaria u "horizontal". sin embargo, en la siguiente etapa política bajo el dominio de lo "integral" (hoy sumamente incipiente) se generaría un equilibrio aún más liberador (y hoy casi imposible de visualizar) entre lo egalitario-horizontal y lo jerárquico-vertical.

Pero, por ahora, respecto al "común" estamos hablando del surgir de algo creativamente distinto y en un proceso a mediano y largo plazo en parte debido al creciente poder de muchos más actores políticos y económicos y en parte debido al declive de la efectividad de los grandes poderes tradicionales propios de la modernidad. Es lo que podría denominarse una "mega tendencia". Es lo que el autor Moisés Naím en su libro "The End of Power" sustenta con múltiples ejemplos que explican - entre otras cosas - cómo los poderes tradicionales del viejo orden son cada día menos capaces de obrar sin ser cuestionados o fiscalizados y todo debido a grandes procesos trasformadores que permiten que un mayor número de actores políticos de pequeña escala puedan ejercer presión. En los sistemas complejos capaces de auto organizarse, pequeñas fluctuaciones e influencias pueden co-originar grandes efectos. 

Para no descender hacia el caos, lo que habría que propiciar sería la educación de estas múltiples voces respecto a la complejidad para que puedan sanamente entender y descubrir su poder dentro de la misma y para que no prevalezcan opiniones y soluciones simplistas y fuertemente sectarias o "tribales". Y que aprendan a manejar la inmensa cantidad de datos disponible para obtener información objetiva y no solo según sus preferencias. Esto sería crucial puesto que durante periodos de descomposición sistémica, cuando los modos de gobierno establecidos no funcionan bien, los extremismos tienden a polarizar el discurso político debido a que las personas más políticamente apasionadas y activas tienden a ser los extremistas. 

Si la gran mayoría moderada no ejerciera gran influencia, los grandes poderes corporativos y otros poderes tradicionales tratarían de influir tercamente una vez más de forma decisiva para que el mundo vuelva a encausarse según su entendimiento; pero nuevamente lo harían funcionando bajo muchos diversos presupuestos tradicionales anacrónicos, todos ellos fruto de una etapa epistemológica más reducida, intolerante y dicotómica. 

El activismo y la pasión ejercidas por personas que aún creen en grandes causas totalitarias inspiradas por el egoísmo o por el apego a una doctrina religiosa o política moderna y pre moderna podría, no solo ralentizar el surgimiento del auto gobierno sinérgico del "común" sino (por lograr constituirse en fuerzas organizadas) brindar oportunidades y pseudo soluciones formando nuevas dictaduras amparadas en el deseo colectivo de restaurar un orden conocido y la seguridad pero, como es de esperarse , cualesquiera sean estas fuerzas abrogándose este derecho, harían esto promoviendo intereses propios en forma inconexa respecto a la totalidad de los miembros del "común".  Una vez más, grupos de poder tratarían de decidir en nombre de todos lo que según ellos es bueno para todos. Asimismo, mientras que por un lado podrían utilizar a la tecnología para establecer un control férreo sobre la poblaciónpor otro lado la tecnología asequible podría permitir que más actores políticos dentro del "común" gocen de una mayor participación y poder distribuido de forma altamente interconectada.   

Si todos estamos empoderados, ¿quien o qué nos puede gobernar? 

Pienso que esta tendencia en la cual un mayor número de actores políticos pueden ejercer un poder real y efectivo (aunque distinto a lo que normalmente se conoce en la modernidad como "poder") debe ser tomado muy en cuenta ya que todo indica que se incrementará aun más con el surgimiento de "la internet de las cosas", de la impresión 3D, de la "cuarta revolución industrial" (o digitalización de la producción), de la implementación de internet a las billones de personas que aun hoy carecen de ella, y de muchas otras tecnologías que permitirán una mayor distribución de 'poder', conectividad e información entre un número creciente de individuos. 

Si como reacción los grupos de poder se polarizan en exceso, el resultado podría ser auto destructivo pero el resultado no necesariamente debería ser "anárquico" (entendiendo lo"anárquico" como produciendo una gran descomposición, desorden y disolución de la complejidad social). En vez de eso el proceso social podría ser constructivo y de forma original generando una mayor auto organización y -como en la naturaleza - tendría aspectos más "rizomáticos" (estudiar el concepto de "rizoma" como una red distribuida de significados con influencia mutua aplicada a la sociedad; concepto de Gilles Deleuze Félix Guattari). Esto podría suceder a medida que un mayor número de personas ingrese a ocupar un modo de ser, pensar, sentir, valorar más posmoderno (en el sentido constructivo y liberador de la minorías; en el sentido de la tolerancia y respeto a las diferencias pero no en el sentido nihilista y excesivamente relativizante del término que puede ser entendido por personas aun carentes de una psicología moderna como un permiso tácito para hacer lo que quieren sin respeto a los demás).

Pienso que Negri y Hardt coincidirían con Naím en que, en efecto, se están generando procesos que gradualmente hacen posible que muchos de esos pequeños actores políticos coincidan (aún más allá de los límites tradicionales de clase y otras formas de vinculación de intereses) para conformar una fuerza común no 'controlada' por nadie en particular como un nuevo tipo de fuerza política reestructurante. Esta 'fuerza' debería incluir a los poderes del estado-nación moderno y participar con ellos permitiendo la implementación de políticas más realistas basadas no solo en la representatividad sino en la auto observación del organismo social. Es más podríamos ver un incremento en los procesos de participación ciudadana directa en relación al estado y a otras fuerzas políticas. 

Los procesos de cambio incrementan la interconectividad y harían de esta nueva "fuerza" una realidad emergente mucho más auto organizativa y auto gestionaria por lo que, además de las teorías del pensamiento complejo, las teorías de la complejidad, de la fractalidad, del caos determinista, del holograma cuántico y el descubrimiento que el rol que el entrelazamiento cuántico tiene en biología y probablemente - por extensión - en otros tipos de fenómenos auto organizativos, incluyendo a fenómenos sociales (un buen libro al respecto es "Quantum Mind and Social Science" de Alexander Wendt) podrían ayudarnos a comprender la dirección hacia la que nos dirigimos a medida que las organizaciones basadas en el pensamiento clásico se vuelven parcialmente más anacrónicas. Entender mejor este rumbo será necesario para convertirnos en entes políticos que aporten de forma constructiva y no descendamos a un excesivo y regresivo caos. 

Quizás la vieja opción dicotómica izquierdista de propiciar la "propiedad pública" en contradicción a la "propiedad privada" no sea la opción final necesaria sino (como proponen Negri y Hardt) podría ser una etapa previa a una mayor y gradual transferencia del poder al "común". Además los conceptos políticos que surgirían junto con la auto organización del "común" no serían de inspiración epistemológica clásica dualista. ¿Estaríamos hablando de una democracia más directa? 

¿Cómo se tomarían decisiones auto gestionarias adecuadamente? Quizás los experimentos sociales en auto gestión grupal liderados por personas como el profesor Carlos Guarnizo (autor de "Modelando el Genoma Social") nos indican cómo proceder para facilitar la auto gestión que puede dar resultados beneficiosos y constructivos dentro del surgimiento del "común". Las propuestas del profesor Guarnizo tratan facilitar la auto organización constructiva de la diversidad y esta diversidad en gran escala sería parte del emergente "común". Pienso que el trabajo de Guarnizo (y trabajos similares) deben ser estudiados y aplicados. En él la mayor libertad de las personas para auto gestionarse incluye modos de promover las sinergias positivas sin privilegiar ni una aproximación moderna-marxista ni una aproximación moderna-capitalista sino fundamentalmente facilitando o promoviendo la capacidad creativa que los grupos potencialmente tienen para hallar e implementar las mejores soluciones a sus propias necesidades. Para ello habría que entender cómo las personas partícipes de una totalidad sistémica y parcial llamada "grupo" pueden integrarse creativamente como partes fundamentales de un todo al cual ellas contienen.

El emergente concepto científico de la SINTROPÍA (basado en influencias retrocausales constructivas permitidas por ecuaciones cuántico-relativistas), concepto expuesto por Luiggi Fantappié, Ulisse di Corpo y Antonella Vannini (y cuya aceptación gradual probablemente acompañe el crecimiento de una mentalidad posmoderna) también se aplicaría al potencial de la auto organización social constructiva y habría, no solo que estudiarla, sino que tratar de entender cómo podría ponerse en práctica en grupos y en la sociedad. 

En cuanto al tema de la lógica, si decaen las estructuras políticas basadas en una forma de pensar para dar paso a algo nuevo, más complejo, vital, orgánico e inclusivo, las lógicas sobre la que se fundamentaron las estructuras instituciones y sistemas anteriores también deberían cambiar y volverse más inclusivas. Se superaría al "medio excluido" predominante en el pensamiento eurocéntrico clásico (y en sus derivaciones políticas de derecha e izquierda) pero esta superación se haría sin sin eliminar tal "medio excluido" puesto que quedaría supeditado como un subconjunto de una lógica más orgánica e inclusiva (bajo el "medio incluido"). Y con este "medio incluido" aún se utilizaría el "medio excluido" como una lógica supeditada cuando fuese necesario. 

Quizás las viejas categorías dicotómicas (basadas en un pensamiento eurocéntrico, clásico y menos orgánico) estén no solo diluyéndose y "desconstruccionándose" sino siendo reemplazadas puesto que "el común" sería más algo así como un organismo auto organizado que surge del mismo entramado social representándolo directamente. O, dicho de una forma más apropiada, sería EL MISMO ENTRAMADO SOCIAL AUTO REPRESENTÁNDOSE. 

Los conceptos cuánticos y cuántico-holográficos extendidos no solamente hacia su rol en la biología sino hacia a la sociedad deberían cobrar relevancia para entender la capacidad de auto organización y mayor participación ciudadana (y de todos los partícipes del "común") dentro de un nuevo paradigma emergente en las ciencias sociales que - como lo he escrito en otros ensayos - ya no deberían estar limitadas a una concepción física clásica. Esto también lo explora Alexander Wendt en su reciente libro "Quantum Mind and Social Science".

Reitero, en el libro (que también es un manifiesto) "Declaración", Negri y Hardt definen al "común" como "la tierra y su ecosistema - los bosques, los mares, el suelo, el aire, el agua, etcétera - así como los productos del trabajo social, incluidas las ideas, las imágenes, los códigos, la información, los afectos y muchos otros elementos". Los "comuneros" aquí serían las personas de distintos orígenes que contribuyen al surgimiento del poder auto gestionario del común. Los "comuneros" contribuirían a su propia riqueza retroalimentándose de y retro alimentando sinérgicamente a la naturaleza que ya no se percibiría como compuesta de objetos externos bajo una percepción de escasez para ser explotados. Los "comuneros" deberían entenderse capaces de construir sus sociedades y de aportar a la riqueza común y, para ello, deberían trascender los códigos mentales que hace que ellos regeneren a los sistemas de dominio anacrónicos.

Aparentemente las protestas que surgen espontáneamente luego de la crisis del 2008 indicarían que las sociedades y en particular "el común"  estarían empezando a propiciar nuevas propuestas creativas y a generar nuevas formas políticas.  Los movimientos contestatarios de "Los indignados", "Ocupe Wall Street" y hasta la "Primavera Árabe" serían manifestaciones espontáneas de un nuevo tipo de auto organización (actualmente en situación embrionaria o seminal) que podría generar alternativas distintas a las conocidas. Esta situación coincidiría con aportes tales como el "Pensamiento Complejo", la Teoría de la Complejidad, La Teoría Integral, el cambio estructural basado en una creciente interconexión y comunicaciónla emergente capacidad distribuida de influencia política, así como de producción y venta de bienes materiales y servicios como propone Jeremy Rifkin. También coincidiría con la emergencia de la "Cuarta Revolución Industrial".  Todas estas "emergencias" y la emergencia del "común" en sí propician una mayor horizontalidad o igualdad en las relaciones entre los distintos actores.

El "común" representaría a todos aquellos que cobran conciencia de pertenecer a un entramado social y holográfico vital manipulado pero mucho más vasto (hoy ya excesivamente "programado" y subyugado por minorías), un entramado biopolítico intersubjetivo e inter objetivo más allá de las hoy progresivamente permeables categorías clásicas como la de "clase social". En el despertar de este "común" sería imprescindible producir nuevas subjetividades, incluyendo ideas integradoras de anteriores irreconciliables, ideas más comprensivas, valores post materialistas y una educación que libere la mente y beneficie la cooperación y creación conjunta. "El común" gradualmente ejercería un mayor poder político, progresivamente coherente inventando nuevas formas de organizarse políticamente y - a mi modo de ver - sería un aspecto constructivo de la mente posmoderna así como una fase transicional hacia una etapa de creación integrativa sumamente original. 

Las fuerzas mayoritarias del "común" deberían aprender a dejar de ser recipientes pasivos de contenidos mentales a través de los medios de comunicación que excesivamente les ofrecen entretenimiento apelando a emociones primarias para así beneficiar principalmente a fuerzas políticas y corporativas. Son sus propios códigos de interacción y cohesión social y cultural los que están siendo pasivamente reemplazados hoy cuando la cohesión social basada en valores tradicionales éticos-religiosos y ético-liberales modernos se han debilitado. Son esas "voces pasivas" las que deben hallar formas más directas de auto regular lo que ven, retroalimentando al sistema y reprogramando lo que van a recibir a través de los medios de comunicación

Como mencionan Hardt y Negri y muchos otros analistas de procesos políticos y sociales, la estrategia de reemplazar algunos bienes privados por bienes públicos no habría funcionado en las revoluciones izquierdistas del Siglo XX que además generaron atrocidades y dependencias. Por esto habría que hallar nuevas formas de pasar bienes a manos de la nueva administración del "común" entre cuyos bienes también se haya la generación de ideas, métodos, valores y sensibilidades.

Se desconoce que formas tomará la administración política de bienes en la sociedad bajo la creciente participación del "común" y se podría temer que permitir el surgir de esta fuerza organizada llevaría al caos pero (en vista que el poder está siendo inevitablemente distribuido o descentralizado) oponerse a ello, podría generar aún mucho más caos o inclusive la posibilidad de entregar nuestras libertades democráticas a dictaduras o inclusive, eventualmente a una dictadura mundial que ofrecería seguridad pero que utilizaría la tecnología para mantener un estricto control sobre todos.

La llamada fase de "dictadura del proletariado" propia de gobiernos que se constituyen luego de revoluciones socialistas y comunistas (como la revolución Bolchevique-Stalinista) - etapa supuestamente necesaria para llegar al verdadero comunismo -  tampoco habría funcionado puesto que ningún grupo que pertenece a un partido o se auto elige por la fuerza puede representar adecuada e integralmente al "común" que sería como la actividad misma del entramado social que busca auto organizarse, incluyendo auto organizar su producción, su auto regulación, su constitucionalización y legalización y su abierta generación de bienes culturales intangibles.

La acción social auto organizativa que surge a partir del propio bien común estaría ideológicamente acompañada de nuevos entendimientos que reemplazarían la insostenible visión teórico política separatista que particulariza a individuo contra individuo y que muy erradamente se apropió  de la metáfora de la "mano invisible" de Adam Smith quien nunca propuso un mercado sin regulación estatal ni que la conjunción de actitudes individuales egoístas producía (gracias al mercado) la riqueza de las naciones. Para aclarar, el término que Smith usó fue "self love" o "self interest" que trata de la mejora personal sin caer en el egoísmo que pisotea los derechos de los demás. Si mal utilizamos esta metáfora (que Smith utilizó muy pocas veces y que para él se relacionaba con la intervención invisible de Dios) los representantes del estado (y los profesores académicos que enseñan a las nuevas generaciones) no hallarán el sustento ideológico necesario para garantizar el justo funcionamiento del mercado sino que caerán en la corrupción aceptándola como algo "natural". 

Para Smith un sano interés propio (que no es egoísmo) funcionando bajo un mercado justamente regulado por el estado produciendo se dignidad y riqueza para todos realmente representaba a "la mano invisible" (de Dios). Asimismo, podría metafóricamente decirse que una "mano invisible" operaría en la actividad auto gestionaria y auto regulatoria generadora que generaría "el común" pro en mayor armonía con el "common wealth" (o riqueza ecológica y productiva común y propia de todos los seres vivos que participan en ella). Probablemente las mejores ideas modernas de Adam Smith (quizás participando de una posmodernidad temprana) fueron "secuestradas" y distorsionadas por personas y grupos de poder funcionando bajo un viejo sentir y un viejo "conocer", esto es, bajo un nivel de consciencia (espacio o capacidad de incorporar y saber) menos amplio y naturalmente expresado (bajo una sensación de necesidad, separación, peligro y escasez) en la diferenciación y la creación de estructuras de dominación jerárquica.  

Bajo un esquema inicial y previo propio de la fundación del liberalismo, se podría decir que la idea de una sociedad más justa y sin pobreza que Smith originalmente pensó en contradicción a la sociedad monárquica de privilegios es compatible con el concepto de poder del "común". Solo el surgimiento del "común" podría restablecer la sanidad y el equilibrio biopolítico contrarrestando la excesiva conquista de los espacios vitales que el "imperio" (otro concepto de Hardt y Negri) genera. A mi modo de ver, el "imperio" sería una gran conjunción de egoísmos que se manifestaría como una gran distribución (mutuamente competitiva o cooperativa según sea conveniente) de fuerzas transnacionales y financieras globales justificándose éticamente bajo distorsiones ideológicas y un abuso de los principios del liberalismo. Dicho de otra forma, una conjunción de conciencias de sentir y valorar premoderno habrían distorsionado al liberalismo explícita o implícitamente utilizando conceptos parciales y cuestionables o simplemente erróneos como el de la "supervivencia del más fuerte" o el que Adam Smith apoyaba a un libre mercado irrestricto. 

Dentro de este "imperio" (y más asociadas a las grandes potencias, a grandes intereses corporativos, militares y financieros) también existirían fuerzas encubiertas no convencionales y fuerzas técnicas contratadas para brindar asesoría y diversos servicios cuando las fuerzas oficiales no logran abarcar tanto o cuando es preferible no ocuparse de ciertos asuntos "políticamente incorrectos". En ambos casos aquello que podríamos llamar las "fuerzas de servicio oculto"  (hoy creciendo en forma desmedida en Estados Unidos) fungirían como autoridades en un sentido práctico y con influencia política, en gran parte brindando asesoría en asuntos de seguridad nacional tal como Michael J. Glenon autor de "National Security and Double Government" revela y en parte como asesores para todo tipo de necesidades convencionales, tal como Moisés Naím autor de "The End of Power" también revela. En ambos casos se observaría el crecimiento del número de diversos "expertos" fungiendo un rol muy incisivo dentro de gobiernos y paralelamente se observaría la disminución del poder tradicional y de la capacidad y practicidad de sus representantes en los aparatos estatales. Por un lado sería la decadencia de una forma de organización liberal con separación de poderes - organización en la que generalmente se rinde cuentas - y por otro lado sería el surgimiento de un ejército de técnicos y servidores que pueden actuar más rápidamente (por su mayor grado de libertad al estar eximidos de muchos procesos burocráticos) pero que rinden pocas cuentas o no las rinden mientras que día a día se vuelven más necesarios y ejerciendo un mayor poder de facto en reemplazo del poder formal.

Entonces habría que considerar cómo es que el poder formal en algunas grandes potencias (un poder que - a través de los mismos asesores - también puede aliarse con las grandes corporaciones transnacionales dentro de lo que Michael J. Glenon (autor de "National Security and Double Government") reconoce como parte del "Modelo Madisoniano") estaría siendo reemplazado por formas de ejercer poder mucho más flexibles y que no necesariamente pueden ser fiscalizadas por entidades tradicionales independientes (lo que Glenon reconoce como partícipes del "Modelo Trumanita" que en particular vincula a los servicios de inteligencia que se consolidaron de forma creciente desde 1947 bajo la égida de presidente Truman). 

Así, el "poder formal" estaría siendo reemplazado (tanto por motivos prácticos al no poder lidiar con la actual complejidad como por el motivo de la seguridad nacional) por un poder semi formal cuyo modo de operar (como propone Michael J. Glenon) trae consigo un pensamiento de grupo y tendencias psicológicas propias tales como el énfasis en la rapidez, en la perpetuación de situaciones de emergencia y en resultados prácticos, muy probablemente bajo la expectativa implícita y presión de parecer "realistas" y "duros". Y el no rendir cuentas bajos procesos burocráticos normales les permitiría ser más eficientes. Podrían tomar decisiones rápidas en un mundo de rápidos cambios, multilateral, de poder cada vez más distribuido y lleno de incertidumbres. Los participantes en estas formas de poder alternativo tendrían la necesidad de enfatizar un realismo negativo y conservador (una sobre simplificación de la realidad actual) para mantener su credibilidad ante sus supuestos (y cada día más distantes e inconexos) líderes en el mundo institucional.

Muchos de "los expertos" y/o "asesores" (tanto en asuntos de seguridad nacional como en otros asuntos necesarios para gobernar) podrían simultáneamente trabajar tanto para grandes corporaciones, para financieras como para gobiernos y no solo no estaría claro a qué intereses sirven sino que podrían volverse aliados naturales de la ideología distorsionada que sustenta a los actores y fuerzas que conforman la cohesión del "imperio" y  - en términos del surgimiento del "común" -  (dentro de la nueva visión, análisis y actividad basados en los libros de Hardt y Negri (que algunos han erradamente llamado un "nuevo manifiesto comunista") podrían constituirse como opositores del cambio hacia una política realmente coherente con la posmodernidad. Por ello también habría que incluir en este análisis (en el que se espera que el surgimiento del "común" logre ser una fuerza que contrarreste y reemplace al neoliberalismo) al surgimiento paralelo de las "fuerzas de servicio oculto" (asesores dentro de sistemas políticos convencionales y dentro de sistemas "paralelos" extra convencionales) que podrían aliarse con las grandes fuerzas distribuidas de esa entidad que puede ser conocida como el "imperio", conformada por núcleos de poder ideológicamente nacionalistas, sectarios y transnacionales formando redes trans-estatales de diversos intereses convergentes y divergentes. 

Pienso que (en reemplazo de grandes "hegemones", corporaciones, bancos y otros estados-nación), tenemos es la confluencia de formas de pensar y - por similitud - la de diversos poderes menos estables lo que progresivamente conforma al actual "imperio". Algunos de estos "poderes" pueden aún llamarse estados-nación, corporaciones, bancos, etcétera, pero el rol duradero que tenían estaría dando paso a un rol más nodular dentro de una red de confluencias que se mantiene por necesidad e interés. Hardt y Negri ofrecen definiciones tentativas de lo que es "imperio" y una de ellas es "una transición, de un fenómeno "moderno" llamado "imperialismo", centrado alrededor de estados-naciones individuales, a un emergente constructo posmoderno creado entre los poderes gobernantes". 

Si hablásemos de tomas de decisiones o "inteligencias coordinadoras" dentro del "imperio", podríamos entonces hablar de una confluencia de intereses tanto formales como aquellos al margen del poder formal e institucional pero utilizando y sustentándose en el actual sistema según fuese necesario. En términos generales, aún las influencias más poderosas de turno tendrían que hallar cómo es que sus intereses coinciden al menos en parte con otros poderes o influencias. Es así que, en esta etapa a la que estaríamos ingresando, la relación de poderes generando un "imperio" (que aún debe entrar en contradicción ante el surgimiento del "común") se vuelve mucho más horizontal, interconectada...una confluencia más precaria y fluida de intereses basada en niveles de consciencia o formas de ser, sentir, pensar, valorar. No podrían escapar a la "modernidad líquida" a la que se refiere el sociólogo Zygmundt Baumann.  Resúmen enlace:  https://www.youtube.com/watch?v=MK9UtYsTE5M. 

Teóricamente, debido a la mayor complejidad e interconexión, al desarticularse los modos de control del imperialismo clásico se estaría dando paso al "imperio" siempre dominado y dado una coherencia fluida por la confluencia de consciencias egoístas. Simultáneamente, los clásicos movimientos "anti sistema" estarían dando paso a formas de organización distintas (como "el común") que no deberían ser "anárquicas" (en el sentido peyorativo de la palabra), ni comunistas ni capitalistas neoliberales.    

¿Además de todo lo mencionado, será posible (como sugiere el historiador del "gobierno en las sombras" Richard Dolan) que un "gobierno paralelo" u oculto, poseedor o salvaguarda de una tecnología superior termine por desvincularse de la sociedad "madre" que lo generó y de la cultura que nominalmente protege? Si es que (más allá de exageraciones y distorsiones) realmente una parte del fenómeno OVNI no tiene nada de ficticio y engañoso sino que indica una verdadera interacción con inteligencias y tecnologías distintas (tal como múltiples evidencias fuertemente sugieren), pienso que la investigación conducida al respecto dentro de un "gobierno paralelo" (instaurado bajo orden presidencial como un asunto de seguridad nacional) también hoy en día podría haberse expandido más allá de su origen al interior de un estado-nación y podría estar ligada a lo que se ha conceptualizado como "imperio". Por favor, respecto a investigaciones secretas para obtener tecnología superor infórmense y lean "Disclosure: Military and Government Witnesses Reveal the Greatest Secret in Modern History" libro editado por el Dr. Steven Greer o vean los videos de testigos creíbles en "Disclosure Project" (YouTUBE) y - se que sientan afinidad sobre estos temas o no - piensen en las implicancias políticas de estas revelaciones. 

Estimo que antes de llegar a la etapa de ser admitidos abiertamente como una especie soberana (unificada a nivel planetario) al interior de una posible comunidad de mundos con civilizaciones planetarias siguiendo un conocimiento científico-espiritual integrado común y con capacidad de 'transporte' interestelar colapsando el espacio-tiempo (y probablemente utilizando un pensamiento post lineal y post convencional integral y/o transdisciplinario mucho más inclusivo) tendremos que pasar por dos etapas políticas consolidándolas: primero la del "común" posmoderno y luego (pero emergiendo sutilmente desde hoy) la de la posterior planetarización integral. 

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.