Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Sociedad del siglo XXI; nuevos paradigmas de familia y nuevas funciones de las instituciones de desarrollo social




  1. Introducción
  2. Culturas transformadoras de las sociedades del siglo XXI
  3. Los paradigmas de familia
  4. El individualismo y la formación de la identidad
  5. ? y la prospectiva?
  6. Propuestas

El articulo plantea la crisis que la sociedad del siglo XXI presenta en todas sus Instituciones económico-sociales diferentes perspectivas o enfoques de esta nueva estructura social; una nueva estructura social diversa en ideologías, familiarizada con las tecnologías y vinculada a los sectores más dinámicos de la economía, esta sociedad del nuevo milenio como sociedad de la información y del conocimiento plantea nuevos paradigmas de familia, y por ende las funciones que la sociedad demanda a las instituciones es diversa y con mayor énfasis en el capital humano.

Introducción

Los análisis críticos a las estructuras sociales han repercutido en la diversas reformas realizadas, sin embargo, en el nuevo milenio la crisis en las Instituciones de asistencia y desarrollo social, se presenta no en forma aislada, sino como un conjunto de demandas de la estructura social; existe crisis en el mercado de trabajo, en el sistema administrativo, en el sistema Jurídico , en la familia, en las instituciones sociales, políticas, religiosas, en la jerarquía de valores, en las ideologías y la lista seria interminable.

No únicamente estamos viviendo crisis en el modelo de desarrollo y de asistencia social, sino en la aparición de nuevas formas de organización social, cultural, económica y política; nos habla entonces de un desarrollo humano, con teorías, hipótesis y paradigmas sustentadas en el capital humano, donde los conocimientos y por ende la educación como concepto global se convierte en el detonante de esta sociedad del nuevo milenio.

La crisis actual por lo tanto, no proviene de la deficiente forma en que las Instituciones gubernamentales o no gubernamentales cumplen con los objetivos sociales que tiene asignados sino lo más grave, ¿cuales son esas funciones que las Instituciones del siglo XXI deben de cumplir para responder a esa nueva demanda social?

Un aspecto a considerar, seria quienes son los participes que demandan este cambio, anteriormente, los críticos se encontraban entre los intelectuales, los investigadores, los académicos, actualmente, se encuentran en la sociedad, en esa sociedad civil, en esa sociedad globalizadora; una nueva sociedad, una sociedad más participativa, una sociedad que presenta nuevas formas de organización social, económica, política y cultural y que ha sido denominada como; ¨"sociedad de la información", "sociedad poscapitalista". "sociedad posindustrial", "nueva edad media", "tercera ola", "sociedad del conocimiento". Sin embargo más allá de las denominaciones actuales, con las cuales diversos autores tales como: Peter Drucker[1]ó Alvin Toffer[2]han planteado diferentes perspectivas o enfoques de esta nueva estructura social; una nueva estructura social diversa en ideologías, familiarizada con las tecnologías y vinculada a los sectores más dinámicos de la economía.

Hablamos pues, de una sociedad del conocimiento, de una sociedad de la información, de una sociedad que ha dejado atrás los paradigmas obsoletos del siglo XX y plantea una nueva forma de desarrollo humano, con una sociedad educadora que propone un nuevo concepto de la realidad considerándola como un proceso en la vida, para la vida y durante toda la vida.

Culturas transformadoras de las sociedades del siglo XXI

El desarrollo económico, social y político están vinculados con el desarrollo cultural; los cambios culturales se refieren tanto a los valores, los hábitos, y las pautas de conducta que se ponen en practica en una sociedad, así como al proceso por el cual dichos contenidos son elaborados. Los procesos de sociabilizaciòn pueden ser analizados por los cambios en los procesos productivos y en las relaciones sociales de esta nueva sociedad del conocimiento tienen un impacto directo sobre las políticas públicas de las sociedades actuales.

El cuestionamiento de cómo es y como será esta nueva sociedad habla de una nueva conceptualización de los conocimientos de esta sociedad democrática, donde el desarrollo de habilidades y la jerarquización de los valores culturalmente universales de tolerancia, justicia, equidad, libertad son los elementos básicos con los cuales se expresa esta nueva realidad social, encontrándose en un primer plano en la agenda de las discusiones los consensos, los modelos de participación social, el establecimiento de comunidades , procesos de participación y todos aquellos elementos que caracterizan a esta sociedad del futuro, a esta sociedad del conocimiento, a esta sociedad de la información.

Neil Postman[3]en su libro la desaparición de la niñez, cita la hipótesis planteando qué" los cambios en la tecnología de la comunicación tienen tres efectos: alteran la estructura de los intereses, las cosas en las cuales pensamos, cambian el carácter de los símbolos, las cosas con las cuales pensamos y modifican la naturaleza de la comunidad, el área en la cual se desarrollan los pensamientos."

El cambio cultural es tan significativo que algunos autores, tienden a calificar este periodo como una etapa de "gran ruptura" dicha ruptura está asociada fundamentalmente a los cambios en la familia y en la forma a través de la cual la familia cumple con su función de socialización primaria.

Los paradigmas de Familia

Como se sabe, la descripción clásica del proceso de socialización distingue la existencia de dos fases principales: la sociabilizacciòn primaria y la sociabilizaciòn secundaria "la primera, efectuada durante la niñez y habitualmente en el seno de la familia, es aquella por la que el individuo adquiere el lenguaje, los esquemas básicos de interpretación de la identidad y los rudimentos del aparato legitimador de la realidad. La segunda, en cambio, es todo proceso posterior que introduce al individuo ya socializado a nuevos sectores del mundo objetivo de su sociedad." (Berger y Luckman[4]1968)

El proceso de socialización permite apreciar que las dos características mas importantes de la socialización primaria caracterizada por carga afectiva y emocional la transmisión de los contenidos y los saberes propios de la cultura vinculados a la identificación absoluta con el mundo tal y como la presentan los adultos. Como lo sostienen Berger y Luckman 1968 "en la socialización primaria no existe ningún problema de identificación, ninguna elección de otros significantes que él debe aceptar en cuanto a tales, sin posibilidades de optar por otro arreglo… El niño no internaliza el mundo de sus otros significantes como uno de los tantos mundos posibles; lo internaliza como el mundo, el único que existe y que se puede concebir, por esta razón, el mundo internalizado en la sociabilización primaria se implanta en la conciencia con mucho mas firmeza que los mundos internalizados en sociabilizaciones secundarias."

Estas características de la sociabilizacion, sin embargo, no son universales ni permanecen estáticas. Los cambios que se aprecian en la estructura de la familia están afectando significativamente su función sociabilizadora. Al respecto, los datos disponibles para la mayoría de los países de cultura occidental indican una serie de fenómenos muy importantes; expansión de la familia nuclear, reducción del numero de hijos, crecimiento de las uniones libres y el numero de hijos que viven solo con uno de sus progenitores (mayoritariamente la madre) ausencia de la figura paterna o cambio frecuente de dicha figura, disociación entre padre biológico y padre psicológico.

Un interesante estudio realizado por Ángeles Cruz y Rojas Wiesner[5]hace referencia a los datos de Nazario[6](2002) donde "se calcula que aproximadamente 48,000 niños indocumentados y sin sus padres llegan todos los años a Estados Unidos provenientes de América Central y de México. Dos terceras partes logran burlar la vigilancia del servicio de inmigración y Naturalización de Estados Unidos. Muchos viajan al norte en busca de trabajo. Otros huyen de familias que los maltratan. La mayoría de los niños centroamericanos van a reunirse con uno de sus padres, de los cuales, tres de cada cuatro buscan a sus madres. Algunos niños dicen que necesitan saber si sus madres aun los aman. Según consejeros y abogados de inmigración en Estados Unidos, solo la mitad va con contrabandistas. Los de más viajan solos."

Pero además de estos cambios en la estructura, también se aprecian cambios importantes en los valores y en las formas en como estos valores son transmitidos. Cada vez mas los adultos consideran que no deben transmitir a sus hijos una determinada visión del mundo sino la capacidad para elegir y formar autonomamamente su propia concepción. Para citar el caso de España, un estudio sobre valores y pautas de crianza familiar, dirigida por Petra Maria Pérez Alonso[7]1996, indicaba que la familia española muestra una clara tendencia a la nuclearizaciòn, concediendo escasa importancia al papel de los abuelos/as, Tíos/as y otros parientes, en la educación de las nuevas generaciones.

En términos de contenidos, los resultados de la encuesta muestran " que la mayoría de los padres y madres sostienen que es necesario transmitir valores como la honradez, el rechazo a las discriminaciones y la eficacia del pensamiento autónomo." Los datos disponibles confirman que estas tendencias se verifican en países de diferentes regiones del mundo e inclusive de diferentes niveles de desarrollo económico social.

En síntesis, el cambio fundamental que se ha producido en la familia "es la disociación entre el vinculo de pareja (conyugalidad) y filiación (vínculos entre padres madres e hijos/hijas) en la familia tradicional, estos dos vínculos eran indisolubles. En la actualidad, en cambio, mientras la conyugalidad ha perdido su carácter indisoluble porque es una relación social, la filiación mantiene dicho carácter porque es un vínculo natural. El proceso de secularización implicó desde este punto de vista, un proceso de transformación de las relaciones de pareja en relaciones temporales y más igualitarias. Pero esta temporalizaciòn de las relaciones de pareja no afecta a las relaciones de filiación, creando así una nueva fuente de tensiones que se resume en la pregunta acerca de ¿cómo articular conyugalidad con filiación?" (Tedesco 2002)[8]

Estas constataciones han permitido sostener que la familia contemporánea ya no es una institución sino una red de relaciones que, en lugar de ser responsables de transmitir el patrimonio económico social y moral de una generación a otra, tienden a privilegiar la construcción de la identidad personal.

El individualismo y la formación de la identidad

Los cambios en la familia están vinculados directamente con uno de los fenómenos culturales mas importantes de la sociedad occidental; el individualismo. El reconocimiento de la identidad individual y su desarrollo tienen una historia muy larga (Dumont 1983). Para referirnos fundamentalmente a las últimas etapas de este proceso, vale la pena hacer una comparación entre el individualismo de la sociedad actual y el individualismo del siglo XIX. La diferencia fundamental consiste en la ampliación de los ámbitos en los cuales cada uno tiene derecho a elegir sus opciones. Mientras en el siglo XIX la libertad estaba restringida a las esferas política y económica y las personas deberían acompañar su desempeño publico en códigos estrictos de conducta personal, el individualismo actual involucra esferas mas amplias, referidas especialmente al estilo de vida. La nueva forma de individualismo pone el acento en la autoexpresion, en el respeto a la libertad interna, en la expresión de la personalidad, de sus cualidades especiales y su excepcionalidad. El credo de nuestra época es que cada persona es única, cada persona es o debería ser libre, cada uno de nosotros tiene o debería tener derecho a crear o construir una forma de vida para si y hacerlo a través de una elección libre, abierta y sin trabas.

Analizar los procesos de formación de las identidades es analizar la formación de los procesos de socialización. En las sociedades tradicionales las identidades se basaban en determinantes como género, raza, étnia y religión, con el planteamiento de la democracia se erosiona la importancia de estos factores preformados y se sustituyen por los elementos de Nación, clase social, e ideología política, sin embargo la relevancia en este proceso de construcción de las identidades va más relacionado con el papel activo socializante que el individuo tiene en la construcción de su identidad.

Pero esta mayor autonomía subjetiva esta acompañada por una postergación cada vez mayor de la dependencia material (Meslet, 1996) numerosos análisis de este problema coinciden en señalar que estamos en presencia de dos tendencias contradictorias; mientras que la autonomía cultural, tanto en los modos de vida como en las maneras de pensar, se adquiere cada vez mas temprano, la autonomía material se adquiere cada vez mas tarde. Algunos estudios efectuados en países desarrollados han demostrado que a lo largo del siglo XXI, la edad de la pubertad bajo una media de dos años, pasando de los 13 a los 11 años. Todo parece indicar que a partir de los 11 años, el proceso de ingreso al mundo adulto se acelera significativamente y los niños buscan por todos los medios afirmar su identidad. El deseo de la autonomía se expresa en los hábitos de consumo, de vestido, de alimentación y de comunicación, así como en el ingreso cada vez más temprano en relaciones sexuales. Pero esta expresión de la autonomía cultural no esta acompañada por la autonomía material. Los jóvenes viven cada vez más tiempo con sus padres. Este fenómeno no se explica solamente por el desempleo: el 30% de los jóvenes que tienen empleo siguen viviendo con sus padres. (Tedesco 2002)[9]

En relación al estudio realizado por Villers Aispuro (2000)[10] plantea "la construcción de valores se nutre en Chiapas fundamentalmente de tres vertientes: la familia, la religión y la escuela, en ese. Es a partir de ahì como se incorporan los nuevos materiales sociales para construir sus representaciones, establecer sus valores y asumir sus actitudes. Globalizando las respuestas las posiciones quedaron como siguen: en primer lugar, la familia con 31.90%, en segundo, la iglesia con 25.11%, en tercero, la escuela con 22.08% y en cuarto lugar, el gobierno con 9.3 por ciento. Las instituciones menos confibles para los jóvenes chiapanecos son; el congreso con 0.64%, los partidos políticos con 0.79% y las Organizaciones no gubernamentales con 0.86%".

En términos culturales, en síntesis vivimos un periodo complejo e interesante. La tensiones entre libertad individual y compromiso social, entre respeto al patrimonio cultural heredado y derecho a definir un estilo de vida propio, entre dependencia material y autonomía espiritual son, entre otras, tensiones que indican que debemos aceptar que nuestra sociedad es, cada vez màs una sociedad multicultural. Desarrollar en cada uno sus capacidades para expresarse libremente, aprender a convivir con los diferentes y aceptar la diversidad constituye, en este sentido, los retos mas importantes que se abren a las sociedades y a las personas en el nuevo milenio.

… y la Prospectiva?

La encuesta aplicada a los jóvenes Chiapanecos concluye; "encontramos que el joven Chiapaneco se distingue de los demás jóvenes de México, primeramente porque viven en un entorno distinto, porque tiene una historia ligada a su marginalidad y pobreza, a la explotación que han padecido por siglos, al hecho de vivir en el rincón olvidado de México, a la distancia que le separa del mundo de hoy. Pero no por ello el joven chiapaneco vive las frustraciones del no ser, por el contrario, el joven chiapaneco es y se reproduce con los medios que tiene a su alcance; su familia que es el soporte fundamental de su estabilidad, su religiosidad, su educación sobre el dominio de la avara naturaleza, su decisión indubitable sobre el rol biológico, la cultura oral de los pueblos, su recia voluntad para buscarse nuevas oportunidades en la movilidad generacional del trabajo, la utilización del espacio libre sin costo; se sabe con limitaciones sociales y económicas que no dependen de él, pero que no le impiden vivir feliz en su pequeño mundo presente".Viillers Aispuro (2000)[11]

Ahora, es necesario considerar las propuestas que los jóvenes chiapanecos demandan de las instituciones de asistencia social "en el ámbito de las instituciones es menester construir una política de Estado sustentada en una visión juvenil del desarrollo social, se exprese con claridad en planes, programas y acciones de desarrollo de la juventud. Estas acciones deben orientarse a la atención de los jóvenes rurales e indígenas de pequeñas comunidades y de grupos de jóvenes urbanos de alta fragilidad y elevada explosividad social, a la capacitación y empleo para jóvenes con escasa formación, a la iniciación en la participación política, al fortalecimiento de los programas de salud reproductiva, a la promoción de la equidad de género en las decisiones de la familia y a la preservación y fortalecimiento de los valores de los jóvenes." Villers Aispuro (2000) [12]

La reflexión acerca del papel de las instituciones de asistencia social, implica abordar el problema de definir los conocimientos y las capacidades que exige la formación del ciudadano y las formas institucionales a través de la cual ese proceso de formación debe de tener lugar. Anteriormente eran únicamente las instituciones educativas las que tenían a su cargo el proceso de socialización secundaria, las encargadas de la transmisión de conocimientos de una generación a otra, sin embargo ahora el cuestionamiento es si la escuela será la institución socializadora del futuro o si la formación de las nuevas generaciones exigirá un nuevo diseño institucional. ¿Quienes tendrán la responsabilidad de formar a las nuevas generaciones? Y sobre qué contenidos, valores, destrezas, habilidades en una palabra que concepción del hombre y la mujer esta nueva sociedad deberá transmitir.

Al finalizar el siglo XX han aumentado las oportunidades de acceso a la información, al conocimiento y al acelerado desarrollo de los medios de comunicación que han permeado nuestra cotidianidad y alterado nuestros procesos de participación social. Desde esta perspectiva y ante esta nueva realidad las funciones de las Instituciones y las demandas sociales se han convertido en los grandes desafíos o retos que esta nueva sociedad del conocimiento y la información requieren.

Este masivo flujo de información y conocimiento implica el desarrollar destrezas y habilidades en este complejo proceso, con un alto grado de incertidumbre y de toma de decisiones con asertividad, ante el riesgo de polarizar a las respectivas sociedades; entre los que tienen acceso e incluso pueden evaluar e interpretar este conocimiento y los que están excluidos del mismo. El desarrollar estas habilidades y estas actitudes constituye la función básica, las vinculaciones con la economía y el desarrollo social, son una necesidad y un requisito indispensable para alcanzar un desarrollo sustentable en nuestras regiones.

Touraine 1997 [13]"En este sentido, la situación actual nos enfrenta con esta paradoja; cuanto más construcción reflexiva de la confianza y la fiabilidad de los sistemas, peores condiciones para ejercerla. El aumento de la desigualdad, la polarizacion social, la exclusión etc. Son los resultados de un sistema institucional que no se hace responsable del destino de las personas. No hay ninguna instancia de protección en la cual se pueda depositar la confianza, más que en uno mismo. En un mundo en cambio permanente e incontrolable no hay otro punto de apoyo que el esfuerzo del individuo para transformar unas experiencias vividas en construcción de si mismo como actor." … y continua, "pero esta reconstrucción de la vida personal y colectiva sobre la base de la idea del sujeto, necesita, según Touraine, protecciones institucionales. Apareciendo así estas instituciones de desarrollo humano y social como los lugares claves para el desarrollo de las políticas publicas al servicio de la construcción de sujetos.

Propuestas.

Este masivo flujo de información y conocimiento, implica desarrollar destrezas y habilidades al interior del proceso de formación, económica, social y cultural, que otorguen un mayor nivel de desempeño al ciudadano en un mundo que se sabe regido por la competencia y que vive de manera permanente la polarizaciòn de dos circunstancias sociales: la de quienes tienen acceso al desarrollo de esas destrezas y habilidades; y el de quienes están excluidos históricamente de ellas.

En el espacio de ese avance de los procesos sociales, las instituciones publicas de asistencia social y desarrollo humano que concebimos, solamente podrán aparecer como funcionales o vigentes si están al tanto de estos cambios en los modelos de familias y en el rol de desarrollo individual de sus integrantes, y especialmente en el caso de los más jóvenes; solamente tendrán cabida y estarán vigentes, si se ven a si mismas como partes dinámicas y actuantes de los procesos de formación de cada integrante de la familia a partir de los nuevos paradigmas ya descritos.

Los beneficiarios de estas instituciones, a su vez, deberán asumir un papel cada vez más protagónico y decisivo en los modelos de atención destinados a ellos; más aún, estos modelos de intervención no podrán elaborarse o proyectarse sin su participación, consulta o corresponsabilidad.

En este sentido, el nuevo reto, o las nuevas funciones, como se prefiera llamarlas, de las instituciones de asistencia social y desarrollo humano, serán las de marchar a tiempo con los ritmos de la dinámica social. Y para ello las instituciones tendrán que bajar a la plaza publica, establecer alianzas con la sociedad civil organizada, hacer eco de sus voces y demandas, otorgándole orden y sistematicidad a la atención de las mismas, a partir de un proceso democrático de dialogo con la base social que da sustento a los programas.

Elementos adversos seguirán siendo sin duda, por lo menos todavía hasta principios de la segunda década del siglo XXI, el paternalismo social que todavía es parte de muchos programas de atención a la comunidad y a la familia; el clientelismo político que merma los recursos y pone sesgos a la direccionalidad de los beneficios; la focalización excesiva de los grupos vulnerables que divide a las comunidades mas pobres de las todavía mas pobres, generando un conflicto en su interior por la competencia de las ayudas.

Aunado a ello, todavía existe el gran reto de profesionalizar el desenvolvimiento de los trabajadores de la asistencia social y del desarrollo humano; así también la necesidad de certificar los estándares de desempeño de las asociaciones sociales y civiles que trabajan sobre la materia, evitando que se conviertan en agencias de colocaciones de las ayudas y de los dineros públicos, intermediarios y ciempiés de la necesidad humana; asimismo, la nueva legislación sobre la asistencia social deberá tomar en cuenta todos estos factores para que bajo el marco normativo de la Ley se realice la contraloría social de las acciones.

Hablar de las nuevas funciones de las instituciones de asistencia social, significará entonces hablar de una reconversión no de sus objetivos, que en lo esencial continuaran siendo los mismos, sino de la manera en que se plantea la forma de cumplirlos. La inversión social deberá significar exactamente eso, la sumatoria de esfuerzos, la multifactorialidad de las acciones, la democratización de la toma de decisiones, el impulso y potenciación de las capacidades, todo ello en un marco de equidad, justicia y bienestar común.

En el México que se proyecta para pasadas las dos primeras décadas de esté nuevo siglo y milenio, y específicamente para Chiapas, el ciudadano y la nueva composición y dinámica de las familias, será a la vez que un proyecto individual o un destino personal a cumplirse, parte de un todo conjunto y complejo en el que los valores y referentes habrán cambiado y estarán demandando del estado un acompañamiento social, un soporte solidario, un elemento igualador de las oportunidades, una sociedad más participativa, una sociedad más informada, una sociedad educadora.

 

 

Autor:

Enriqueta Fernández

Enviado por:

Ing.+Lic. Yunior Andrés Castillo S.

"NO A LA CULTURA DEL SECRETO, SI A LA LIBERTAD DE INFORMACION"?

Santiago de los Caballeros,

República Dominicana,

2015.

"DIOS, JUAN PABLO DUARTE Y JUAN BOSCH – POR SIEMPRE"?

[1] Peter F. Drucker Socedad pos-capitalista 1993

[2] Alvin Toffler. La tercera ola 1990

[3] Neil Postman. La desaparici?n de la ni?ez 1982

[4] P. Berger y TH. Luckman La construcci?n social de la realidad 1968

[5] ?ngeles Cruz Hugo y Marha Luz Rojas Wiesner. La migraci?n internacional de ni?os y ni?as hacia y a trav?s de la regi?n del soconusco. 2001

[6] Ibidem.

[7] Ibidem

[8] Tudesco Juan Carlos. El nuevo pacto educativo. 2002

[9] Ibidem

[10] Villers Aispuro Roberto J?venes Mexicanos del siglo XXI (2000).

[11] Ibidem.

[12] Ibidem

[13] Touraine Alain. Critica a la modernidad 1992.

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.