Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Existe relación entre disciplina e inteligencia emocional?




  1. Conocer nuestras propias emociones
  2. Manejar las emociones
  3. Motivarse a sí mismo
  4. Reconocer las emociones de las demás personas
  5. Establecer relaciones
  6. Bibliografía

Muchas veces cuando hablamos de inteligencia, la asociamos a logros, perspectivas, estudio, quien sabe más o es capaz de resolver más o de inventar más, también la asociamos como sinónimo de ingenio, capacidad para sobrevivir etc. En nuestra búsqueda, nos interesa encontrar de qué manera, las características de la inteligencia, confluyen con la disciplina. Según la clásica definición, de inteligencia "es la facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad," (R.A.E, 2015). De esta definición, se concluye, que inteligencia es la fuerza mental, que permite comprender, el medio, la realidad, tomar decisiones, ejercer acciones y construir discursos, dándonos movilidad como seres humanos. Por otro lado, el ingenio, se distingue como, la capacidad que tiene una persona de imaginar o crear cosas útiles combinando la inteligencia, habilidad, los conocimientos que posee y los medios técnicos que dispone. A partir de esta definición podríamos deducir que, el ingenio es un elemento, más de la inteligencia, que permite generar respuestas bajo presión, en situaciones de dificultad, o bien la posibilidad, de salir de manera rápida y discreta de situaciones incomodas.

Ahora bien, lo que nos convoca en este escrito, es indagar, en qué medida se relaciona la inteligencia y la disciplina, dicho así conviene analizar este último concepto, el cual la Real Academia Española, lo define como: "El Conjunto de reglas o normas cuyo cumplimiento de manera constante conducen a cierto resultado". De lo expuesto, notamos como algo normativo de la vida misma, asumiendo lo valorativo y lo coercitivo, nos conduciría directamente al éxito, al cumplimiento de metas y objetivos, lograr sentirse realizado en la vida. Pero también lo podríamos asociar, al mantenimiento del orden individual y público, por ejemplo, si cumplo todas las normas de conducir, me evito de partes policiales, de este modo desembolsar muchas, cantidades de dinero, permitiéndome mantener una vida holgada, sin preocupaciones adicionales. Otra definición de esta misma academia nos indica, "que son un conjunto de reglas de comportamiento para mantener el orden y la subordinación entre los miembros de un cuerpo o una colectividad en una profesión o en una determinada colectividad". Vemos de este modo, como el concepto de disciplina es categorizado, para el correcto funcionamiento del orden social, manteniendo el funcionamiento de comunidades, organizaciones, empresas, iglesias y cualquier otra colectividad para que logre sus objetivos, imperando a través de la disciplina individual, un cumplimiento de metas colectivas, más que individuales, y que en algunos casos son contradictorios a los objetivos personales, como por ejemplo las ganancias de una empresa como resultado, de la disciplina de los trabajadores, se contrapone, con sus objetivos de estos, que solo deben laborar por necesidad, recibiendo los logros, los dueños de la empresa.

El colombiano, mexicano "Yokoy Kenji", en una charla denominada, "Mitos y verdades, Japón Colombia", compara, la cultura y tradiciones, japonesas, versus la cultura colombiana, la que fácilmente, podríamos asociarla a la forma de vida, latino americano en general. Él expositor compara, materias de riqueza, carácter, ingenio, honradez e integridad, entre otros, llegando a la conclusión, que el gran éxito del país japonés se debe, al grado de disciplina que los ciudadanos de este país por herencia, manifiestan a diario, lo que ha llevado a buen estado de calidad de vida, producto de la economía y productividad y armonía de relaciones de dicho país. Claro está que este expositor desvincula, la inteligencia de la disciplina, poniendo más énfasis en esta última, como motor para lograr el éxito, apartando la inteligencia como elemento aparte y complementario. ¿Pero es posible separar la disciplina de la inteligencia? En este contexto se considera como relevante, mencionar a Howard Gardner psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, conocido en el ámbito científico por sus investigaciones en el análisis de las capacidades cognitivas y por haber formulado la teoría de las inteligencias múltiples, en una de ellas nos corresponde tomar en cuenta, la teoría de la inteligencia intrapersonal, también conocida como la inteligencia emocional, entendida como "la capacidad para identificar, entender y manejar las emociones correctamente, de un modo que facilite las relaciones con los demás, la consecución de  y objetivos, el manejo del estrés o la superación de obstáculo" (Muñoz, 2005). Sin embargo, el autor indiscutido, para aclarar este concepto es, "Daniel Goleman", que toma, en partes elementos de la teoría Aristóteles;" Aristóteles realiza una indagación filosófica sobre la virtud, el carácter y la felicidad, desafiándonos a gobernar inteligentemente nuestra vida emocional. Nuestras pasiones pueden abocar al fracaso con suma facilidad y. de hecho, así ocurre en multitud de ocasiones; pero cuando se hallan bien adiestradas, nos proporcionan sabiduría y sirven de guía a nuestros pensamientos, valores y supervivencia. Pero, como dijo Aristóteles, el problema no radica en las emociones en sí sino en su conveniencia y en la oportunidad de su expresión. La cuestión esencial es: "¿de qué modo podremos aportar más inteligencia a nuestras emociones, más civismo a nuestras calles y más afecto a nuestra vida". Goleman (1995) Como el nombre lo indica, la inteligencia emocional se basa en el control, de nuestras emociones, impulsos. La base estaría en el dominio de las emociones, para llevar a cabo acciones, de esta capacidad, dependería, por ejemplo, nuestra percepción de los hechos, si reaccionamos positiva o negativamente a esto, que tanta paciencia se tiene frente a esto, como nos frenamos y actuamos. De mantener una buena inteligencia emocional, estaría relacionado, nuestro éxito y fracaso en la vida cotidiana, el autor señala cinco puntos, claves para mantener una buena inteligencia emocional[1]

Conocer nuestras propias emociones

basada en el principio de Sócrates de "conócete a ti mismo", en definitiva, tener conciencia, de las propias emociones y sentimientos y reconocerlas en un momento determinado.

Manejar las emociones

Es como manejamos nuestros sentimientos, para expresarlos de forma apropiado, aunque estos sean de rabia, ira frustración, entre otros.

Motivarse a sí mismo

Es mediante una emoción, impulsar acciones, que nos conlleve al logro de algunas metas u objetivos, pero también en demorar acciones de impulsividad, el cual, si las demoramos igual los conlleva logro de objetivos.

Reconocer las emociones de las demás personas

relacionado directamente, con el altruismo y la empatía, lo que conlleva, a mantener buenas relaciones, interpersonales, por lo que genera red de contactos.

Establecer relaciones

se relaciona estrechamente con la anterior, de esto dependería buenos liderazgos, popularidad e eficiencia interpersonal.

En la charla mencionada por, Yokoy Kenji, señala estos atributos en la cultura, japonesa, asociándolo a la disciplina, siendo esta la clave del éxito Japonés. Pero si lo damos vuelta, hacia el ámbito de la inteligencia emocional, como elemento en sí de la inteligencia, podríamos mencionar a la nación Japonesa, como un pueblo dominante de la inteligencia emocional ya que la disciplina ayuda a no dejarse llevar por el impulso, el pronto o la inercia, y ser capaces de dar un "paso atrás" y observar y entender la información emocional que viene de nosotros mismos y de los demás, y desde esa distancia metafórica de la consciencia emocional poder tomar decisiones en tiempo real de como ajustar y dirigir nuestra conducta para el bien de la situación, del trabajo conjunto, y de la relación con los demás.

Dar ese paso atrás y "des-secuestrarse" del impulso emocional (ojo, que no hablamos de reprimir las emociones) y decidir con más libertad y consciencia que es lo más adecuado, más autentico, más útil y más noble que podemos hacer o decir en la situación presente, obviamente no es fácil. Porque como dijimos al comienzo de este ensayo no es más inteligente el que sabe más o es capaz de resolver más o de inventar más; para nosotros es más inteligente aquella o aquel que es capaz de decidir mejor y más adecuadamente, por ejemplo; los japoneses ante alguna situación en que comúnmente los latinoamericanos actuaríamos con violencias o respuestas grotescas ellos actúan de una manera pacífica, tratando siempre de solucionar las situaciones problema. Los japoneses reconocen en todo momento las emociones de otras personas, la contraparte de la cultura latina en que somos individualistas.

Los japoneses se Motivan a sí mismos, en este aspecto América Latina se caracteriza por ser un continente en donde existe según la OMS (diario la voz) altos índices de depresión en donde 6 de cada 10 personas no recibe ningún tipo de tratamiento por ende existen más muertes por esta enfermedad que en cualquier otro continente, esto por el mismo hecho de que los latinos tenemos la tendencia a dar rienda suelta a nuestras emociones y dejar que estas manipulen nuestra vida no así los japoneses que conjugan disciplina y emoción logrando controlarse y ante una situación compleja, por último, se motivan a sí mismos, eso les ayuda a tener una buena salud mental. Manejar la inteligencia emocional es hacer que nuestro cerebro procese la información de forma efectiva y útil; de alguna manera las emociones intensas bloquean nuestras capacidades. Pero ocurre que esas "reacciones emocionales" son lo que resulta natural y lo que viene "programado de serie" en nuestra condición humana. Por eso es necesario ese componente de disciplina en el entrenamiento de nuestras  habilidades emocionales.

Es por esto que en nuestra opinión, la Inteligencia emocional juega un papel importante en el comportamiento de los japoneses, ya que este tipo de inteligencia tiene que ver con "pasar por encima" de nuestro impulso, instinto o reacción "natural", y ser capaces de dar una mejor respuesta como personas humanas a lo que está ocurriendo en el momento; y eso requiere disciplina y no está exento de dificultad. En síntesis existe una relación entre la inteligencia emocional y la disciplina y ambas no pueden funcionar por sí mismas, ya que desprende la una de la otra, los japoneses saben muy bien acerca de mantener un buen manejo de sus emociones, como consecuencia son individuos disciplinados en el cotidiano de su vida misma, siendo la disciplina un compañero de la inteligencia emocional, es por esto que como equipo de trabajo, objetamos a Yokoy Kenji y no estamos de acuerdo cuando se refiere "que los japoneses no son una cultura inteligente sino mas bien disciplinados", y que gracias a la cultura disciplinada que llevan se han convertido en la nación respetuosa, y productiva que demuestran ser actualmente.

Dicho así, creemos que si no se unen disciplina con inteligencia emocional ninguna sociedad en el mundo lograría lo que la cultura japonesa ha conseguido, logrando incluso ser una potencia mundial en economía, productividad y calidad de vida de sus habitantes, debido al sistema de reglas y normas que ellos mismos instauraron con el fin de mantener el orden de su población imponiéndoles ciertos patrones de comportamiento, trabajando bajo presión y más aun aplicando objetivos y metas que a como dé lugar, debían obtener dando como resultados positivos y exitosos debido a la dedicación (disciplina) con la que se trabaja. Ahora bien si las personas que toman decisiones de gran alcance, decisiones que afectan a muchas personas y muchas vidas, fueran capaces de forma repetida de "pasar por encima" de sus impulsos y disciplinarlos demostrarían, no sólo que pueden hacer un bien mayor a los demás, sino también que son más inteligentes emocionalmente y por tanto más humanos.

En los países latinos americanos, lo ha mostrado mayor predominancia es el ingenio, no se podría desconocer la capacidad de nuestros habitantes, para salir adelante, a situaciones difíciles, como catástrofes, recesiones económicas, son los ejemplos más claros como en latino américa, se utiliza el ingenio, reflejada en formas de solidaridad muchas veces, vemos como personas con materiales muy precarios son capaces de levantar vivienda, generar comercio hasta con las cosas más insólitas, pero a pesar de esto, es inexistente una estabilidad económica, hay altas tasas de desempleo, en algunos países bastante pobreza. A raíz de lo que comentamos, podemos precisar que el ingenio es utilizados muchas veces de manera negativa, desde el trabajador, que aprovecha los medios con que dispones para: hurtar algo, llegar tarde al trabajo, aprovechar espacios para descansar o realizar otras actividades en horas de trabajo. Hasta las grandes esferas empresarios políticos, que aprovechan sus medios su posición para generar grandes desfalcos, estafas, colusiones, manejo privilegiado de información, entre otras cosas que es común ver en los noticieros, pero ¿Cuántas no se ven?, gran interrogante. No queremos dejar de lado dos conceptos claves mencionados por Jokoy Kenji, los de honestidad e integridad, asociando el autor la primera, más como una capacidad de no apropiarse de lo ajeno, o que no corresponda, que no haya sido avenido legítimamente. El segundo en tanto, corresponde a una categoría más profunda de principios personales, que llevaría a ser lo correcto, ante todo tipo de situaciones. En análisis profundo, la carencia de estos elementos, también corresponde a una falta de disciplina personal, lo que conlleva a no ser honesto ni integro, trae como consecuencia o efectos en nuestros países las antes mencionadas, quizá en las instituciones públicas es donde estos efectos son más notorios.

Cabe mencionar que al hablar de disciplina, no hablamos de algo, coercitivo, que se nos imponga a seguir, para el bien colectivo, sino de algo personal, llevado a cabo desde el pleno uso de la razón, lo que cuando llega a la perfección, crea honestidad e integridad, conduciéndonos a lograr nuestros objetivos y metas perdónales, pero también desde nuestra plena autonomía somos un aporte al bien común, desde allí que para ser disciplinados, necesariamente necesitamos razonar, desde allí es la unión, de inteligencia con disciplina, no podría haber disciplina y no inteligencia, una es causante de la otra, para que exista disciplina, es necesaria el ingenio bien utilizado, pero por sobre todo la existencia de inteligencia emocional.

Notas:

1. Definiciones explicadas, por doctor Rafael Bisguerra, en revista virtual, Grupo de reserva en orientación psicopedagógica.

Bibliografía

- Goleman, D. (s.f.). disponible en I. Emocional., 2012. Kairos. Muñoz, A. (2005). http://motivacion.about.com/od/psicologia/a/Que-Es-La-Inteligenciaemocional.htm.

- R.A.E. (2015). Real Academia De la Lengua Española.

- Gardner Howard, Teoría de las inteligencias múltiples, psicólogo/ investigador / Paidos ibérica (2011) - Video yokoi kenji, mitos y verdades Japón Colombia.

¿Existe relación entre disciplina e inteligencia emocional?

 

 

 

Autor:

Mauricio Salazar Sandoval.

Eliecer Paillahueque.

Asistentes Sociales.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.