Monografias.com > Tecnología
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Iluminación




Enviado por ingenio12000



    Indice

    1.
    Introducción

    2. Alumbrado de
    industrias.

    3. Alumbrado General

    4. Alumbrado general
    localizado

    5.
    Conclusión.

    6.
    Bibliografía

    1.
    Introducción

    La iluminación en lo que respecta al
    área industrial debe tener presente un gran número
    de luminarias ya que deben abarcar espacios muy grandes y
    extensos, también deben poseer características distintas a luminarias
    convencionales o residenciales como poseer mayor potencia, brillo,
    incandescencia y aceptar los cambios bruscos de voltaje. Estos
    tipos de luminarias se crearon con el fin de facilitar los
    procesos
    producidos de distinto trabajos industriales, además de
    relacionar la cantidad de luz utilizada con
    respecto a las ubres realizadas. Para esto es necesario analizar
    la tarea visual a desarrollar y determinar la cantidad y tipo de
    iluminación que proporcione el
    máximo rendimiento visual y cumpla con las exigencias de
    seguridad y
    comodidad como también seleccionar el equipo de alumbrado
    que proporcione la luz requerida de
    la manera satisfactoria.

    2. Alumbrado de
    industrias
    .

    A fin de prefijar la iluminación apropiada para
    una zona industrial, es necesario en primer lugar analizar la
    tarea visual a desarrollar y determinar la cantidad y tipo de
    iluminación que proporcione el máximo rendimiento
    visual y cumpla con las exigencia de seguridad y
    comodidad. El segundo paso consiste en seleccionar el equipo de
    alumbrado que proporcione la luz requerida de la manera
    más satisfactoria.

     

    Análisis de la Tarea Visual.

    El tamaño, el brillo, el contraste y el tiempo se han
    definido como las características principales que determinan
    la visibilidad relativa de un objeto. Además de estas
    características fundamentales, en la tarea visual influyen
    por otra serie de factores, de los que los más importantes
    son probablemente el acabado del objeto( que va del mate al
    brillante y del suave al áspero), la naturaleza del
    material con respecto a la transmisión de luz ( desde lo
    opaco al traslúcido y hasta el transparente) el grado del
    efecto tridimensional (desde una superficie lisa hasta una de
    relieve
    complicado) y las características de reflexión de
    los alrededores más inmediatos.

    Distintas combinaciones de estos factores pueden dar
    lugar a una infinita variedad de problemas de
    alumbrado industrial. La selección
    del mejor tipo de alumbrado para una situación determina
    lleva consigo la consideración de la cantidad de luz, el
    grado de difusión, la dirección y la calidad
    espectral. La cantidad adecuada de luz para realizar
    cómodamente una tarea visual concreta es siempre un
    requisito fundamental. Algunas tipos de trabajos se llevan a cabo
    mejor con luz muy difusa, al objeto de eliminar las sombras.
    Otras admiten una fuerte componente direccional, lo que incluso
    es preferible en algunos casos en los que deben apreciarse
    irregularidades de contorno y superficie. En algunas
    aplicaciones, las imágenes
    reflejadas de una fuente de bajo brillo en una zona extensa
    pueden mejorar la visibilidad, en cambio en
    otras reflexiones especialmente si la fuente es de alto brillo
    pueden ser en extremo molestas. Algunos procesos de
    inspección se llevan mejor acabo con luz transmitida que
    con luz reflejada. El color de la luz
    puede servir a veces para aumentar el contraste y la visibilidad.
    Son los casos en que el trabajo se
    encuentre en un sitio distinto del banco de trabajo
    normal. El alumbrado deben proyectarse teniendo presente este
    punto.

    Selección del Equipo

    En la práctica, la selección
    de la fuente y del equipo depende tanto de razones
    económicas como de la naturaleza de la
    tarea visual y del contorno. La extensión y forma de la
    zona a iluminar, la reflectancia de las paredes techos y suelos, las horas
    de funcionamientos anuales, la potencia nominal
    y otros factores menos importantes deben tenerse en cuenta al
    seleccionar el equipo Idóneo que habrá de ser
    económico tanto por su funcionamiento como por su
    instalación. El grado requerido de fidelidad de color es
    también importante en la elección de la fuente de
    la luz.

    Calidad del alumbrado. La iluminación de
    interiores puede involucrar las consideraciones referentes a
    calidad.-
    Tales como las relaciones de brillo, deslumbramiento directo,
    reflectancias y acabos apropiados de paredes, suelos, elementos
    estructurales y máquinas.
    La importancia de estos factores de calidad varía de
    acuerdo con la severidad y duración de la tarea visual,
    pero nunca deben olvidarse.

    Ambiente agradable. La gente realiza sus trabajos mejor
    en un ambiente en el
    que están a gusto. Por ello, el proyecto de un
    buen alumbrado influye consideraciones que conciernen a todo el
    contorno. A menudo se puede hacer mucho en este sentido
    coordinando las combinaciones de colores modelos de luz
    y el entramado de los interiores con la selección de la
    fuente de luz y las luminarias.

    Forma del local. Al proyectar instalaciones de alumbrado
    general, es preciso considerar la forma del local para
    seleccionar una luminaria que tenga la distribución adecuada independientemente de
    la altura de montaje, las luminarias de distribución ancha son adecuadas para
    locales anchos con respecto a ella. A no ser que se trata de
    casos en los que el proceso visual
    se realiza en gran parte sobre superficie verticales, las
    luminarias de iluminación estrecha son recomendable en
    habitaciones altas y estrechas para dirigir la luz hacia la zona
    de trabajo mejor que hacia la parte superior de las paredes,
    donde sería menos útil.

    La capacidad de una luminaria dada para dirigir la luz
    hacia el plano de trabajo en locales de diversas formas puede
    juzgarse comparando los coeficientes de utilización para
    las distintas formas de local.

    Costos de mantenimiento.
    En zonas cuyo alumbrado va ser utilizado casi continuamente, el
    costo inicial es
    de menos importancia comparado con el de mantenimiento
    . Así , las fuentes de
    alta eficacia
    (mercurio, fluorescentes, o fluorescentes de mercurio) con vida
    larga y alta emisión luminosa resulta muy interesante para
    reducir los consumos y la conservación . Por otra parte ,
    en los casos en que las lámparas se utilizan durante
    periodos mas cortos, el. costo inicial es
    mas importante y pueden ser recomendables las lámparas de
    filamentos a pesar de su eficacia mas baja
    . La potencia nominal es otra de las consideraciones
    fundamentales en la economía del
    alumbrado. Unas mayores potencias nominales y unos costos mas
    elevados del equipo y de las lámparas serán
    justificables si redundan en un sistema de mayor
    eficacia y en una reducción de los costos de
    funcionamiento.

    Fidelidad del color . En muchas zonas industriales no es
    esencial distinguir los colores con gran
    exactitud, y el aspecto de las personas es menos importante que
    las zonas comerciales. En tales instalaciones, las
    lámparas de mercurio proporcionan un alumbrado muy barato
    y pueden emplearse frecuentemente.

    Cuando se requiere un buen rendimiento de color se
    recomiendan lámparas de filamento : fluorescentes o
    fluorescentes de mercurio.

    Cuando es requisito especial un excelente rendimiento de
    color y no se van a realizar inspecciones críticas de
    color, se recomiendan como mejores fuentes
    individuales las lámparas fluorescentes tipo blanca
    fría de lujo . Las lámparas fluorescentes blanca
    cálida de lujo resultan satisfactorias para aplicaciones
    en que se desea obtener una atmósfera
    cálida.

    Para ser un examen a fondo del color, es necesario un
    equipo especial diseñado a tal objeto. Si se desea una
    exactitud del color algo menos crítica, se ha llegado a la
    conclusión de una combinación de lámparas
    fluorescentes luz del día y azul de la misma potencia, con
    un número suficiente de lámparas de filamento para
    producir aproximadamente el mismo número de lúmenes
    que la totalidad de las fluorescentes. es superior a cualquier
    otra fuente de luz.

    3. Alumbrado
    General

    Las luminarias (generalmente colocadas
    simétricamente) que proporcionan un nivel de
    iluminación razonablemente uniforme a toda una zona
    constituyen un sistema de
    alumbrado general. Un buen sistema de alumbrado general hace
    posible el cambio de
    desplazamiento de la maquinaria sin necesidad de alterar el
    alumbrado , y así mismo permiten la utilización
    total de la superficie de suelo. Algunos
    procesos de fabricación pueden iluminarse suficientemente
    solo mediante un buen sistema de alumbrado general, mientras
    otros requieren un alumbrado suplementario en maquinas
    determinadas o en lugares de trabajo, incluso cuando se
    suministra luz localizada para una tarea determinada, se requiere
    por razones de seguridad un sistema de alumbrado especial, como
    también para mantener relaciones razonables de brillo en
    toda el área. Cuando las zonas tales como bancos de trabajo
    están pegadas a la pared, se proveerán de una
    líneas de luminarias.

    Zonas de gran altura de techo

    En las zonas de gran altura de techo los trabajos se
    realizan generalmente con objetos tridimensionales mas bien
    grandes, de características de reflexión difusa. En
    estas circunstancias la tarea visual no es difícil ni se
    presenta ningún problema de deslumbramiento
    reflejado.

    Para estas aplicaciones conviene una fuente de luz que
    tenga una alta emisión luminosa, tal como una
    lámpara fluorescente de mercurio, de mercurio o de
    incandescencia de alta potencia. Restas fuentes en reflectores
    directos producen luz con un componente direccional que causa
    ligeras sombras, y zonas luminosas que ayudan a la visión.
    Las lámparas de mercurio o fluorescentes de mercurio
    suelen ser las más económicas para alumbrado de
    zonas de gran altura. Con frecuencia algunas lámparas de
    filamento se agregan a las instalaciones de mercurio para
    proporcionar algo de luz disponible inmediatamente después
    de una interrupción del servicio
    eléctrico. La naturaleza del trabajo a realizar y la
    seguridad del servicio
    eléctrico exigen la instalación de lámparas
    de filamento con este fin.

    En zonas de gran altura en que se fabriquen materiales
    especulares se recomiendan fuentes de relativamente gran
    superficie y gran brillo. El uso de lámparas fluorescentes
    proporciona un medio práctico para obtener las
    iluminaciones adecuadas.

    Diseño de Luminarias. Las luminarias para
    lámparas de filamento, de mercurio o fluorescentes de
    mercurio destinadas al alumbrado de zonas de gran altura pueden
    ser cerradas, abiertas o ventiladas o abiertas sin ventilar. Las
    cerradas son generalmente del tipo "Servicio Duro" con tapa de
    vidrio para
    proteger el reflector y la fuente de luz de los depósitos
    de suciedad.

    Este equipo ,mantiene iluminación durante largos
    periodos de tiempo sin
    necesidad de limpiezas frecuentes del reflector, y por ello se
    usa en lugares donde la atmósfera está
    sucia o llana de humo. Sin embargo, la eficacia inicial de la
    luminaria es mas baja debido a la tapa de vidrio, y la
    instalación es mas cara que la de tipo abierto.

    Las luminarias abiertas y ventiladas han reemplazado
    ampliamente al tipo no ventilado. En las ventiladas, la suciedad
    se va acumulando sobre la lámpara y el reflector ,mucho
    más despacio, debido a las corrientes de aire creadas por
    el calor de la
    lámpara. Este tipo se recomienda para toda clase de
    aplicaciones en lugares de gran altura, excepto para aquellos en
    que el aire este
    fuertemente cargado de polvo o los humos puedan atacar al
    reflector de aluminio. En
    estas zonas se deberán usar siempre luminarias de
    "servicio duro" cerradas o lámparas
    reflectoras.

    Como las zonas del techo pueden ser anchas o estrechas y
    la tarea visual puede variar de horizontal a vertical, las
    luminarias directas o semi-directas que se usan generalmente se
    clasifican por la distribución de su componente directa
    según la relación permisible entre la
    separación y altura de montaje

    Son preferiblemente las luminarias con componentes hacia
    arriba. La luz que va hacia arriba reduce el "efecto mazmorra",
    producido cuando la luz no alcanza el techo o la estructura por
    encima de la luminaria y el fondo, con lo que crea un ambiente
    más cómodo y animado.

    Zonas altas y estrecha. En locales altos y estrechos,
    las luminarias que tengan una distribución concentrada o
    media son las mas económicas a efectos de producir
    iluminación en el plano horizontal. En los casos en que la
    tarea visual este inclinada un ángulo que exceda de los
    45°, se deben usar luminarias con una distribución
    media o ancha, aunque llegue algo menos de luz al plano
    horizontal.

    Las lámparas incandescentes, de mercurio o
    fluorescentes de mercurio se adapten bien a luminarias de
    distribución estrecha. Para mayor parte de las
    aplicaciones, las lámparas H-12 y H-15 son las fuentes
    más económicas, las del tipo H-15 pueden funcionar
    con una reactancia de choque barata y de bajo consumo, lo
    que reduce el gasto inicial y el de funcionamiento.

    Zonas altas y anchas. En locales anchis y altos, los
    equipos con distribución ancha proporcionan una
    superposición de haces de luz que resulta más
    económica que en habitaciones estrechas, con la siguiente
    reducción de la intensidad de las sombras y una
    iluminación mayor de las superficie verticales. En las
    líneas de luminarias próximas a las paredes pueden
    usarse equipos de distribución más estrecha para
    reducir al mínimo la pérdida de iluminación
    a causa de la absorción de las paredes y
    ventanas.

    Además de las lámparas de mercurio, las
    fluorescentes de mercurio y las de filamentos, las fluorescentes
    de tubo son adecuadas para utilizarlas en zonas anchas de gran
    altura y se recomiendan cuando se requieren fuentes de brillo
    bajo con lámparas fácilmente accesibles.

     

    Zonas de Poca Altura.

    Las tareas visuales son más frecuentes en las
    zonas de poca altura de techo que en las de gran altura. En el
    análisis de la tarea visual la referencia a
    la sección sobre el alumbrado suplementario puede ser
    útil para determinar el tamaño óptimo y el
    brillo del equipo a fin de procurar la mejor visibilidad. En
    algunas zonas de poca altura, la tarea visual consiste en la
    visión de objetos tridimensionales difuso, que pueden
    iluminarse bien con fuentes direccionales. Generalmente, sin
    embargo, algunas de las tareas visuales implican objetos
    especulares o semi-especulares, para los que el alumbrado
    óptimo puede ser un sistema indirecto. Para este caso
    suele ser una buena solución práctica el
    emplazamiento en diagonal de las luminarias fluorescentes. En
    muchas otras situaciones, las hileras continuas de luminarias
    fluorescentes resultan totalmente satisfactorias.

    La provisión de una buena visibilidad en una
    exigencia fundamental del alumbrado, pero también es
    importante que este sea confortable. Estas dos condiciones son
    frecuentemente aunque o siempre, cumplidas por las mismas
    características del sistema, por ejemplo, aumentando el
    tamaño y reduciendo el brillo de las luminarias casi
    siempre se mejora el confort visual y la visibilidad de objetos
    especulares, sin embargo, es posible que se mejore la visibilidad
    de objetos difusos tridimensionales. La comodidad visual es una
    función
    de las condiciones visuales de todos los alrededores y puede
    controlarse mediante la pintura
    adecuada del equipo y de las superficie de la habitación y
    mediante una selección cuidadosa de las
    luminarias.

    Diseño de luminarias. Las luminarias utilizadas
    para el alumbrado general en zonas de poca altura son casi
    siempre del tipo directo o semi-directo, normalmente fluorescente
    las lámparas pueden estar protegidas por rejillas,
    lucernas, u otros dispositivos. Todos estos accesorios aumentan
    la comodidad visual siendo normalmente las rejillas las
    más efectivas en zonas donde el techo está pintado
    de blanco o de otro color claro, las relaciones de brillo entre
    el techo y las luminarias son considerablemente más bajas
    cuando se usan luminarias semidirectas en lugar de directas. La
    luz dirigidas hacia arriba en las unidades fluorescentes
    semidirectas provienen generalmente de ranuras u orificios en la
    parte superior reflector. Las aberturas no solo permiten el paso
    de la luz, sino que también proporcionan una salida para
    las corrientes de aire creadas por convección de vida al
    calor de la
    lámpara. Esta ventilación enfría las
    lámparas y aumenta el rendimiento de las luminarias, pues
    las lámparas funcionan a una temperatura,
    más baja y en consecuencia más eficaces.

    Las medidas hechas en las instalaciones, lo mismo que
    las de laboratorio
    demuestran inequívocamente que las luminarias ventiladas
    almacenan suciedad mucho más despacio, con lo que en
    servicio mantienen la iluminación a una valor
    más alto que las unidades no ventiladas.

     

    Mantenimiento.

    Un programa bien
    planeado y bien ejecutado del mantenimiento del alumbrado es de
    primordial importancia para sacar el mayor partido posible del
    dinero
    invertido o empleado en hacer funcionar un sistema de alumbrado
    industrial. Los resultados se traducen en tina mayor cantidad de
    luz por unidad monetaria, en el orgullo de los propietarios y en
    la mejora de la moral a
    causa de la apariencia más limpia. Muchos programas
    incluyen un plan de
    reposición de las lámparas así como de
    limpieza de las luminarias y de limpieza y repaso de las
    superficie de los locales y maquinarias. En algunas zonas muy
    sucias, donde la limpieza de las luminarias es difícil y
    cara, se pueden utilizar como alternativas lámparas
    reflectoras.

    4. Alumbrado general
    localizado

    El alumbrado suplementario se añade al general
    para tareas visuales difíciles o procesos de
    inspección que no pueden iluminarse satisfactoriamente o
    prácticamente con el alumbrado general, puede ser,
    según las necesidades, una cantidad adicional de luz en un
    punto o en una onda especifica, una luz recibida según
    otra dirección o bien da un color o calidad
    diferente.

    El cálculo de
    una instalación de alumbrado suplementario requiere un
    análisis detenido del detalle que ha de
    verse y del tipo y colocación del alumbrado que
    proporcionará la mejo visibilidad al trabajador sin causar
    deslumbramiento a otras personas . También es necesario
    coordinar el alumbrado suplementario con el general, de tal
    manera que se mantengan relaciones razonables de brillo entre la
    tarea visual y sus alrededores inmediatos las siguientes
    sugerencias pueden ser útiles :

    1. Un detalle especular (brillante) sobre un fondo
      difuso ( mate, no especular). Si el fondo es oscuro, como
      cuando se trata de ver un rasguño sobre una pieza de
      metal oscuro la mejor forma de verlo es iluminándolo con
      una fuente colocada de tal ,manera que refleje el brillo de la
      fuente desde la raya hacia los ojos del observador. Si el fondo
      tiene un alto poder
      reflector, el contraste puede ser mayor si la fuente se coloca
      de forma que la imagen
      reflejada del detalle se dirija lejos de los ojos de
      espectador, apareciendo el detalle oscuro sobre un fondo claro
      .
    2. Un detalle difuso sobre un fondo difuso. Cualquier
      tipo de luz que evite el excesivo deslumbramiento directo suele
      ser satisfactorio . Las sombras pueden ser interesantes cuando
      se trata de objetos tridimensionales, pero deberán
      evitarse cuando la tarea visual se efectúa sobre
      superficies planas. Una excepción es la
      inspección de arrugas, abolladuras o grietas de la
      superficie, casos estos en los que una pequeña fuente de
      luz concentrada y brillante dirigida hacia la superficie
      según un ángulo muy sesgado hará aparecer
      las irregularidades mas brillantes o mas oscuras que la zona
      vecina.
    3. Un detalle difuso sobre un fondo especular. Un
      ejemplo de este tipo de tarea visual es la lectura
      de graduaciones sobre una escala de
      acero. Para
      estas aplicaciones, el máximo contraste puede crearse en
      general mediante la utilización de una fuente de
      área relativamente grande y bajo brillo, emplazada de
      tal manera que el fondo especular refleje la imagen de la
      fuente hacia los ojos del observador y el detalle aparezca
      oscuro sobre un fondo claro.
    4. Un detalle especular sobre un fondo especular.
      Detalles tales como una estría sobre una superficie
      plana pueden verse como una zona brillante sobre fondo oscuro
      si se coloca una pequeña fuente direccional de forma que
      dirija la luz reflejada desde el fondo, lejos del observador.
      Hoyos, curvaturas y todo tipo de irregularidades de una
      superficie especular plana son fácilmente visibles
      colocando una fuente de gran superficie y bajo brillo con
      líneas rectas pintadas sobre ella, de forma que la
      imagen reflejada de la fuente se vea en la superficie
      especular. Las irregularidades de la superficie hacen que las
      imágenes
      reflejadas de las líneas aparezcan curvadas. Con
      frecuencia el color puede emplearse con ventaja .
    5. Materiales traslucidos y transparentes. Los defectos
      superficiales al detectar las irregularidades en el cuerpo de
      un material traslucido, como los orificios en las telas, la
      mejor visibilidad generalmente se logra colocando detrás
      del material una fuente de bajo brillo y gran
      superficie.

     

    Otras técnicas.

    Existen otras técnicas
    utilizables para aplicaciones concretas. La luz polarizada puede
    usarse para detectar esfuerzo en el vidrio y en el plástico
    transparente . El efecto estroboscopico puede servir para detener
    o reducir la velocidad de
    un equipo giratorio, de manera que pueda observarse este mientras
    esta en movimiento.
    Pequeños detalles pueden aumentarse muchísimo
    mediante lentes , y las grietas, orificios o defectos en piezas
    de metal pueden detectarse por radiación
    con luz negra después de tratar a las piezas con un
    liquido o polvo fluorescente que penetre en el defecto y
    permanezca en el una vez que hayan sido limpiadas .

     

    5.
    Conclusión.

    En lo que respecta a la iluminación industrial se
    puede reseñar los distintos parámetros explicados
    como el tamaño, el brillo, el contrate y el tiempo, que
    han tomado como características principales de la
    visibilidad relativa de un espacio, pero por otra parte hay otras
    características que influyen como el acabado del objeto,
    la naturaleza del material con respecto a la transmisión
    de luz , el grado del efecto tridimensional y las
    características de reflexión de los alrededores mas
    inmediato. Distintas combinaciones de estos factores pueden dar
    lugar a una infinita variedad de problemas de
    alumbrado industrial . La selección del mejor tipo de
    alumbrado para una situación determinada lleva consigo la
    consideración de la cantidad de luz, el grado de
    difusión, la dirección y la calidad espectral. Lo
    que incluso es preferible en algunos casos en lo que deben
    apreciarse irregularidades de contorno y superficie.

    Todos estos factores mencionados anteriormente influyen
    en el proceso de
    trabajar con una intensidad luminosa apropiada lo cual dan como
    resultado tipos de lámparas utilizadas en un ambiente
    industrial para la mejor realización de los
    trabajos.

    Algunos datos
    fundamentales para el diseño de
    sistemas de alumbrado.

    Para planear un programa de
    mantenimiento en forma inteligente es indispensable estar
    familiarizado con los datos
    fundamentales, incluyendo cálculos y diseño,
    así como una completa comprensión de los
    mismos.

     

     

     

     

     

    El promedio de la iluminación general se puede
    estimar, para un área o cuarto determinado, aún
    cuando reciba luz de varios tipos de artefactos luminosos, si se
    aplican los valores
    apropiados en la fórmula. El procedimiento es
    como sigue:

    1. Determínese el "total de lúmenes
      iniciales por lámpara", multiplicando el número
      de lúmenes producido por cada lámpara por el
      total de lámparas instaladas en el área
      correspondiente.
    2. Determínese la superficie del cuarto en pies
      cuadrados y búsquese el "índice de interiores "
      en cualquier tabla de índices interiores.
    3. Determínese el coeficiente de
      utilización (CU) para el tipo de artefactos de
      iluminación instalados (o cuya instalación se
      ha previsto).
    4. Determínese el factor de mantenimiento (FM).
      Este factor dependerá del tipo de diseño del artefacto luminoso, sus
      características de distribución de luz, el
      grado de acumulaciones de polvo y suciedad en el área
      de operación y considerando el tipo de servicios
      de mantenimiento que se espera para las instalaciones del
      alumbrado: bueno, regular o defectuoso.
    5. Aplique los resultados obtenidos de la
      fórmula (2) de la tabla. El resultado obtenido
      será el valor
      equivalente que se puede esperar una vez que los artefactos
      luminosos han sido instalados y han estado en
      servicio.

    Costo de la renovación de
    lámparas.

    El costo de la reposición de bombillas o tubo
    fluorescentes se compone del costo del foco o tubo y del costo de
    la mano de obra que exige la maniobra del cambio. Si se puede
    reducir la suma de estos costos, es natural que descienda
    también el costo de operación anual del sistema de
    alumbrado con el mayor aprovechamiento resultante.

    Con el método de
    intercambio individual, el costo de la renovación de las
    bombillas o tubos equivale al costo de la unidad de
    sustitución más el costo de la mano de obra
    necesaria para su ejecución del cambio. En el método de
    intercambio colectivo, para poder
    establecer comparaciones con el método anterior, se tiene
    que tomar en cuenta los costos del foco o tubo mas el costo de la
    mano de obra del intercambio general más el costo de
    cualquier repuesto intermedio que se ejecute, todo dividido entre
    el intervalo de la renovación para colocar a los dos
    sistemas sobre
    una base igual de tiempo. Esto se puede expresar en
    fórmulas de la siguiente manera:

    Para cambio individual: C=L+S

    Para el método colectivo, empleando bombillas o
    tubos seleccionados para los cambios intermedios:

    C=(L+G(B*S)/I)

    Para el intercambio colectivo, sin cambios
    intermedios:

    C=(L+G)/I

    En donde

    C = costo total de la renovación de las bombillas
    por unidad.

    L = precio neto de
    la unidad.

    S = costo de la mano de obra de la reposición por
    unidad.

    G = costo de la mano de obra de reposición
    colectivamente ejecutada por unidad.

    B = porcentaje de unidades quemadas al finalizar el
    periodo de la renovación colectiva.

    I = intervalo de renovación colectiva en
    términos de promedio de la vida operativa de las unidades
    en cuestión.

    Es una tarea relativamente fácil determinar si el
    intercambio de las bombillas por el sistema colectivo
    producirá una economía o no, si el
    valor producirá una economía o no, si el valor de
    la mano de obra empleada para el cambio puede ser estimada y el
    costo de la maniobra del cambio individual es
    conocida.

    Han sido desarrolladas para determinar el punto de falla
    de las bombillas y el costo de la mano de obra de su
    sustitución. Insertando los costos conocidos en las
    gráficas indicadas, de acuerdo con las con
    las condiciones prevalecientes, es asunto sencillo determinar si
    el punto recae en el área del cambio colectivo o en la del
    individual. Estas gráficas fueron establecidas para un
    periodo de tiempo idéntico para ambos métodos,
    el de reemplazo colectivo y el individual.

    6.
    Bibliografía

    MORROW, L. C.. Manual de
    mantenimiento
    Industrial. Tomo II. Editorial Continental. 1986. 813
    p.p.

     

     

     

     

     

     

    Autor:

    Ingenio Solo

     

     

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments