Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Bizancio en España

Enviado por rolandcas



  1. Roma y su civilización regresan a la Hispania Romana, de donde en realidad nunca se habían ido.
  2. ¿Cómo era la vida en la Hispania romana a mediados del siglo VI?
  3. ¿Qué podían los bizantinos ofrecer a la población hispano romana local?
  4. ¿Cómo fueron recibidos los bizantinos en Hispania?
  5. Problemas en Italia, Balcanes y en el Oriente.
  6. Organización de la provincia de Spania. Los castra.
  7. Las civitates.
  8. Una Liga de Ciudades.
  9. Justino II (565-578) Guerra con Persia. La pérdida de Corduba y Asidonia.
  10. Cambio de actitud y de política en los visigodos.
  11. Paz en Spania en los tiempos de Tiberio I (578-582) y Mauricio (582-602)
  12. La anarquía de Focas (602-610): Spania abandonada a su suerte.
  13. La caída de Spania: el fin de un sueño y la continuación visigoda influenciada por Bizancio.
  14. Ultimas consideraciones.
  15. Apéndice: Huellas de Bizancio en España.

Este es un trabajo esencialmente informativo y divulgativo, hecho con el objeto de dar a conocer uno de los hechos menos investigados por los historiadores y por la arqueología, salvo honrosas excepciones.

1- Roma y su civilización regresan a la Hispania Romana, de donde en realidad nunca se habían ido.

Estamos exactamente a mediados del siglo VI, el primer gran siglo de Bizancio, durante el cual el gran emperador Justiniano, mediante sus bien adiestrados ejércitos comandados por generales como Belisario, Narsés y Mundo, pudo reconquistar una buena parte del imperio romano occidental, que había caído en el desorden y el caos, desapareciendo oficialmente hacía ya unos setenta y cinco años.  

Estamos en el año 551, cuando África y Cirenaica ya habían vuelto a ser bizantinas hacía ya diecisiete años, las Baleares, Cerdeña, Córcega, Sicilia, ya obedecían a los mandatarios del emperador. Solamente la península itálica resistía, con su reino ostrogodo que daba batalla y a cada triunfo de los bizantinos respondía años después con otro líder y volvía al ataque.

No es posible pensar que, debido a su política (la de todos los emperadores bizantinos, la política esencial del Imperio) de no desdoblarse en dos frentes de ataque, el emperador bizantino haya pensado por sí solo atacar al reino visigodo que trataba de afirmarse en la Hispania romana, ya que las tropas bizantinas estarían muy ocupadas en Italia hasta por lo menos el año 563, en el cual se venció para siempre a los ostrogodos, luego de veintiocho años de cruenta lucha.  

Por eso es bastante creíble la versión del historiador Isidoro de Sevilla, que dice que Atanagildo, descontento con el rey Ágila, pidió ayuda a los bizantinos para triunfar sobre el rey y coronarse al frente de la nación goda, según su propio relato:

"Como Atanagildo con anterioridad hubiera tomado la tiranía y se esforzara en privar del reino a Ágila, solicitó el Emperador Justiniano tropas que le auxiliasen, las cuales, fortificadas, no pudo después alejar de las fronteras del reino. Con ellas hasta hoy se está en conflicto: antes con frecuentes combates mortales, pero ahora con muchas incursiones y escaramuzas."

Esto demuestra que los enviados bizantinos poco querían tener que ver con los visigodos, no le importaban sus problemas internos, y siguiendo la política del emperador Justiniano, una vez ocupadas las ciudades las incorporaron al imperio con la forma jurídica de Provincia de Spania sin dudar y sin importarle la reacción del seguramente sorprendido Atanagildo.  

Bizancio, que de todas maneras al terminar la guerra con los ostrogodos no hubiera dudado en buscar excusas para invadir la península ibérica, solamente hizo uso de esta temprana oportunidad, (para lo que no hizo más que aprovechar naturalmente esta ocasión respondiendo a otro de sus principios políticos: el de dividir para triunfar, solo que aquí encontraron a los visigodos divididos naturalmente, sin haber sido provocados por la política imperial) y para cumplir este objetivo envió un pequeño pero bien pertrechado ejército, que era en realidad un simple grupo de expedicionarios (recordemos que el grueso del ejército estaba muy ocupado en Italia con los ostrogodos), al mando de Liberio, que como antecedente contaba con haber sido prefecto de Teodorico en la Galia Narbonense, y por lo tanto podía conocer a fondo los problemas que afrontaban los visigodos, algo que no extrañaría en un funcionario experimentado del imperio.

Cuando se dice entonces que Bizancio apoya a Atanagildo, en realidad se trata de una mera excusa, temprana tal vez, y algo inconveniente, porque en realidad se necesitaban todas las fuerzas en Italia, pero que seguramente en el pensamiento de Justiniano esta oportunidad debió estar dando vueltas noche tras noche hasta su decisión de aprovecharla, cumpliendo una vez más con las prerrogativas de la política imperial.

Envió en realidad un pequeño ejército, pero por las condiciones en que se encontraba la Hispania romana era suficiente como para establecerse por muchos años más, debido a ciertos factores que no se encontraban en Italia, donde los ostrogodos habían sabido crear un reino justo y tolerante con los romanos, donde floreció el arte y se consiguió una estabilidad envidiable, lo que hacía pensar su reino podía durar muchos años y permanecer en la historia como un Estado poderoso.

Por eso es necesario un estudio de las condiciones en las que se encontraba la población romana en Hispania en la primera mitad del siglo VI.

2- ¿Cómo era la vida en la Hispania romana a mediados del siglo VI?

Es altamente probable que, como ocurrió con diversas ciudades de las Galias y de la Península Itálica, las ciudades del sur de la Cartaginense y muy especialmente las de la Bética se hubieran mantenido con sus costumbres civilizadas y romanas durante los setenta y cinco años que las separaban de la caída del imperio, después de todo los vándalos pasaron por Hispania pero se fueron luego de solo siete u ocho años hacia África, y durante esos años lo único que hicieron aparentemente fue saquear y destruir, sin influir en las costumbres de las poblaciones locales, y los visigodos aún no estaban muy firmes en su gobierno, especialmente en la Bética, donde ciudades como Corduba (Córdoba) o Hispalis (Sevilla) eran prácticamente independientes, o al menos llevaban una vida lo suficientemente autónoma como para desafiar a los godos.

Las ciudades, si bien sufrieron una aguda crisis, y parte de la población emigró hacia el campo, no colapsaron totalmente, una buena parte de las ciudades de la Bética continuaron con sus industrias pesqueras, señal de que había todavía una notable actividad, y se documenta que la población, si bien disminuida, no abandonó totalmente a aquellas, es más, se siguió viviendo lo más dignamente posible, bajo una tenue administración visigoda, que solo afectaba a las capas más altas de la sociedad.

Por lo tanto, podemos decir que el espíritu romano, aún en decadencia, aún con problemas para mantener los caminos, los acueductos, los edificios, se mantenía en una parte de la población de las ciudades de la Bética, y aunque un poco más dominadas por los visigodos, seguramente esa sería la situación también al sur de la Cartaginense.

Ciudades comerciales, con una enorme industria pesquera y seguramente aún muy romanizadas eran sin duda los puertos del sur – sureste de Hispania, que enumerados de Norte a Sur, desde la Cartaginense a la Bética eran Denia (Alicante), Cartago Spartaria (Cartagena), Murgis (entre Almería y Cartagena), Urci (muy cerca de lo que hoy es Almería), Abdera (hoy Adra), Malaca (Málaga), Sálduba, Suol, Carteia (Gibraltar), Barbesula, Melliaria, Besipo, quedando Gades (Cádiz), según las fuentes, bastante destruida y venida a menos por esa época.

Por otra parte, no había pasado demasiado tiempo como para que las excelentes vías romanas hubieran desaparecido, y a pesar de la falta de fuentes de la época podemos suponer sin demasiado temor a equivocarnos que estaban en relativamente buen estado, con lo cual estaremos en presencia de un potencial extraordinario para desarrollar el intercambio comercial desde los excelentes puertos hispanos hacia el interior, donde todavía subsistían dignamente ciudades como Bigastrum (lugar donde luego se fundaría Murcia), Lorca, Iliberis (Granada), Acci (Guadix), Basti (Baza), Asidonia y por supuesto, Corduba o Sevilla.

Asimismo, los caminos servirían para darle al pequeño ejército bizantino una movilidad muy importante a la hora de defender las distintas plazas conquistadas.  

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

 

Principales rutas y caminos romanos en la provincia de Spania, siglos VI y VII.

Como vemos, la oportunidad de regresar a la senda de Roma era muy tentadora para los habitantes de las ciudades del sur de Hispania, y llegaba de la mano de los romanos de oriente.

Por otra parte los visigodos no eran muy bien vistos (más bien eran reprobados totalmente) por la población de las ciudades, porque desde un principio su política fue quedarse con todo y no compartir nada con la población romana que merecía o creía merecer otro trato.

Un hecho muy importante que marcaba a fuego este desprecio por los bárbaros invasores era que habían ideado un Estado con un doble derecho: los visigodos eran juzgados según sus propias leyes y los romanos de acuerdo a un derecho que limitaba absolutamente su participación en la conducción del Estado y también de sus propias ciudades, lo que hacía que la separación de las partes fuera prácticamente total.

Solamente cabe aclarar que, como sucede en todo pueblo conquistado, hubo ciertas elites de romanos hispanos, normalmente gente con tierras y muchos bienes, que no querían perder, por lo tanto sirvieron de buen grado a los visigodos.

Normalmente los ciudadanos más representativos fueron cediendo paso a los obispos dentro de las ciudades en cuanto a la representatividad, hecho que podría haberse dado debido a que los visigodos arrianos veían mucho más agradable pactar con los obispos católicos que con los ciudadanos romanos con cargo dentro de las ciudades.

Además los romanos hispanos seguían hablando latín, tal vez ya algo deformado por el tiempo, pero era latín, el idioma de la civilización, y los visigodos tenían su propia lengua gutural, primitiva y germana, con lo cual había otro motivo para que las dos naciones no se integraran.

Aclaremos aquí que el modelo de ciudad romana clásica ya había desaparecido por completo, simplemente lo que sucedió fue que el cristianismo levantó a las ciudades de sus cenizas y las convirtió en un nuevo ente, donde ya no había lugar para el baño público, el circo o el teatro, que fueron poco a poco siendo presa del accionar del tiempo, pero donde las antiguas basílicas y templos paganos que podían albergar mucha gente se habían convertido en iglesias, donde todavía podían funcionar algunos viaductos o cisternas, donde la piedra de los edificios abandonados dio lugar a muchas casas nuevas, en un proceso que sería muy familiar a los bizantinos, que lo habían vivido en carne propia.

Los bizantinos entonces muy probablemente hayan encontrado en su provincia de Spania ciudades con una conformación y un panorama muy similar a los que había en los Balcanes o en Asia Menor, aunque con un nivel mayor de estabilidad y posiblemente con menos habitantes que en dichos lugares.

3- ¿Qué podían los bizantinos ofrecer a la población hispano romana local?

Es una pregunta fácil de responder, ante la reprobación de los romanos locales a las actitudes altaneras, soberbias, violentas y muy poco integradoras de los visigodos para con la población romana local, es muy probable que dicha población, o al menos una buena parte, la de los más instruidos y civilizados, viera con agrado y satisfacción la llegada de los hermanos romanos del Este, con los cuales tenían mucho en común.

Esas cosas en común eran las siguientes:

1)      El idioma latín, que muchos romanos orientales todavía podían hablar, con las lógicas diferencias que podían tener con el que hablaran los romanos hispánicos después de setenta y cinco años de separación y de la exposición a influencias distintas.

2)      El espíritu comercial de los bizantinos, similar al de las ciudades costeras romano hispanas, ansiosas de intercambiar sus productos con los demás puertos del Mediterráneo y con el interior de la Hispania romana.

3)      Fundamental: la religión católica, que en esos años era una sola, muy lejos del cisma, y contraria a la herejía arriana, de la cual eran partidarios los visigodos. Por otro lado los obispos habrían tomado en muchas ciudades los cargos civiles o en todo caso el liderazgo de la cultura y la forma romana y civilizada de vivir, con lo que se aseguraba una continuidad lógica de la vida de los ciudadanos romanos.

4)      El recuerdo de la gloria de Roma y el deseo de revivir el imperio, vivo en los bizantinos y que seguramente habrá tenido sus adeptos en los romanos hispanos.

5)      El deseo de servir a un emperador fuerte que asegure la paz de una vez por todas, y no a los reyes germanos que vivían batallando entre ellos, cosa que hacía la vida más insegura y evitaba la expansión comercial. La esperanza de poder comerciar libremente y en paz para poder enriquecerse y aspirar a mejores formas de vida sin duda propiciaba la idea de recuperar al imperio romano en su totalidad.

Por lo tanto los romanos de oriente tenían muchas cosas que ofrecer: un gobierno católico, una misma lengua, un derecho igual para todos, mayor apertura al comercio y tal vez hasta el regreso a la gloria de Roma.

4- ¿Cómo fueron recibidos los bizantinos en Hispania?

Sin duda, debido a los factores enunciados anteriormente, los bizantinos fueron bastante bien recibidos por la población de las ciudades locales, o al menos por una buena parte de su gente, es por ello que se puede explicar que un número tan grande de ciudades haya caído (¿o adherido?) ante un pequeño ejército en tan poco tiempo.

Seguramente Atanagildo debió darse cuenta de su error al poco tiempo del desembarco bizantino en Hispania, porque lo primero que hizo luego de triunfar contra Ágila fue combatir a los soldados de Justiniano, que ya amenazaban su reciente poder, aunque no pudo obtener ningún éxito relevante, ello seguramente porque no era popular ni en la Bética ni en la Cartaginense, que se revelaron buenas aliadas de Bizancio.

Es por eso que cuando los bizantinos se asentaron en el sureste de la Hispania romana, muchos deben haber pensado que realmente Roma estaba renaciendo y que por fin se había acabado el sufrimiento de una población local que no soportaba la soberbia ni la violencia de los reyes visigodos que la mantenían alejada de la vida pública, ocupando todos los cargos y utilizando un derecho diferente para cada población.

La rápida ocupación y la no menos rápida integración con la población local se manifiesta en la gran cantidad de romanos hispanos que viajan a Constantinopla por esos años, ya sea en peregrinación o para estudiar, estando éstos casos bien documentados por los historiadores, con lo que nos es dado suponer una integración muy grande entre los romano hispanos y los romanos orientales.

Estos hispanos que visitaban Constantinopla y los bizantinos que visitaban la provincia de Spania produjeron este intercambio que renovó la sensación del renacer de Roma, ya que nuevamente el Mediterráneo era un lago romano, con la pequeña excepción del sur de la Galia y el centro norte de Hispania, pero casi toda África, Egipto, Palestina, Siria, Asia Menor, Tracia, Grecia, el Adriático, las costas itálicas completas, Sicilia, Cerdeña, Córcega, las Baleares y el sur Hispano daban cuenta de este renacer que en los años 552 – 568 tuvo su apogeo y permitió a todos los ciudadanos del imperio soñar con su restauración definitiva.

5- Problemas en Italia, Balcanes y en el Oriente.

Sin embargo, esta exitosa reconstrucción romana tuvo varios inconvenientes en estabilizarse, debido a que los bizantinos seguían ocupados en la cruenta guerra contra los ostrogodos, los cuales los tuvieron ocupados hasta 563, y luego el sueño de la Italia romana se volvió una pesadilla desde 568 en que la península fue invadida por los lombardos, que ocuparon el norte menos Ravena, y el centro menos Roma, conservando Bizancio el sur, además de aquellas dos importantes ciudades.

La guerra en Italia había sido muy cruenta, muy especialmente en los últimos años, costó muchas vidas y destruyó muchas ciudades, con lo cual el estado de la península era lamentable, encontrando los Lombardos en su camino muchas facilidades debido a esa misma miseria que se extendía por todo el territorio y debido a que la población estaba agotada en su ánimo y en sus bienes, por eso los invasores tomaron lo suyo con rápida decisión.

Ya en 565 había muerto Justiniano, que no llegó a enterarse de la invasión lombarda aunque sí murió sabiendo que no pudo reconquistar totalmente Hispania y absolutamente nada de las Galias, y se había hecho cargo del gobierno el emperador Justino II que vio cómo los Balcanes eran invadidos por los eslavos sin poder hacer gran cosa, cómo los persas lo acosaban permanentemente y le obligaban a enviar tropas constantemente a Oriente y por supuesto con gran dificultad logró hacer detener el avance lombardo en Italia, guardándose los territorios de Ravena, Roma y el sur.

Es por ello que los bizantinos que guardaban las murallas de las ciudades romano hispanas eran pocos, no llegaban nuevas tropas con regularidad, y tenían cada vez mayores inconvenientes para sostener sus territorios.

Seguramente el éxito de Bizancio en mantener varias ciudades fuertes, sobre todo en la costa, y especialmente la joya de Carthago Spartaria, capital de la provincia e importante puerto, se debe al apoyo de los romanos hispanos, ya que sin este apoyo con todos los problemas que tenía el imperio hubieran desaparecido mucho antes.  

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

6- Organización de la provincia de Spania. Los castra.

Gobernaba la provincia el Magíster Militum, con atribuciones civiles u militares, como era costumbre en esa época en Bizancio con las regiones más alejadas de Constantinopla y sobre todo las provincias que tienen grave peligro de ser atacadas constantemente.

Ya sabemos que la capital era Carthago Spartaria, llamada Justina por los bizantinos, cuya muralla fue fuertemente reforzada por los bizantinos como en casi todas las ciudades ocupadas, y era un buen puerto con una población numerosa y romana, y todas las ventajas para dominar toda la provincia desde allí, incluso su cercanía a las islas Baleares hacía que una ayuda militar desde allí fuera posible en relativamente corto tiempo.

Sin embargo existe constancia de cierto éxodo de notables de la ciudad hacia ciudades dominadas por los visigodos como Sevilla, ello podría deberse al hecho que apuntamos de la elite de las ciudades romanas que pactaba con los visigodos dándole un amplio espacio de poder al bárbaro invasor con tal de no perder sus campos o bienes.

El sistema que organizó Bizancio para la defensa del territorio no difiere del utilizado en la misma época para la frontera con Persia o los Balcanes: doble línea defensiva o doble limes, los ocasionales invasores encontrarían primero a los conocidos limitanei, con funciones hereditarias, encargados de la defensa del limes o frontera, generalmente afincados en pueblos fronterizos amurallados llamados castra.

La supervivencia en dicha frontera era sin dudas dura y muy sacrificada, estaban expuestos a invasiones permanentemente, vivían participando en escaramuzas, ya sea practicando correrías más allá de sus fronteras o defendiendo el territorio de la provincia de los invasores, que podían ser más o menos numerosos, desde pandillas o pequeños grupos de exploradores a ejércitos comandados por el mismo rey visigodo.

Vivían de los cultivos que podían realizar en suelos generalmente algo alejados de los castra, y se supone que la defensa de la provincia era eficaz porque estos limitanei también defendían con ello a los campos que cultivaban, que eran su único medio de vida y sustento.

En los castra el comercio no era demasiado habitual, porque el peligro de acciones violentas no alentaba el intercambio de mercaderías, la vida era muy desapacible y difícil debido a que tenían que cultivar terrenos probablemente pobres por causa de las correrías de los enemigos y los habitantes debían subsistir pese a todo con lo que tenían.

Es por ello que los habitantes de los castra no eran muy numerosos, y estaban limitados a un grupo de soldados que no podía escapar a esa vida, ni ellos ni sus familias, puesto que sus funciones eran hereditarias, tal vez única manera de asegurarse soldados propios en las fronteras y no tener que recurrir a mercenarios poco confiables.

7- Las civitates.

En otro estado se hallaban las civitates, que eran verdaderas ciudades muy bien organizadas donde en época bizantina se expandió el comercio logrando un auge extraordinario intercambiando productos con las provincias de África y las provincias griegas y de Asia Menor y superando incluso al comercio con Italia, que sufrió una considerable baja por la destrucción en que se encontraban sus ciudades y el estado ruinoso de sus habitantes.

Es por ello que se abona la teoría que dice que Justiniano tenía en mente reconstruir en imperio romano, pero también y no menos importante que eso, quería reorganizar el comercio especialmente en el Mediterráneo, donde nuevamente el lago romano vería cómo los barcos transportaban mercaderías de un puerto al otro.

Esa visión comercial, que perduraría en casi todos los emperadores bizantinos, fue lo que mantuvo al imperio durante siglos al frente de las naciones del mundo conocido, pues siempre el comercio aportaba el dinero necesario para subsistir, para crecer, para armar ejércitos, sobornar funcionarios extranjeros y comprar la paz, y ese dinero era el instrumento mismo del bienestar, ya que no cambió su valor por cerca de ochocientos años, estableciéndose como la moneda internacional por excelencia de toda la alta edad media y gran parte de la baja edad media.

El dinero obviamente provenía de los impuestos cobrados por el Estado bizantino, y es muy fácil adivinar que la provincia de Spania, con ciudades (civitates) tales como Carthago Spartaria, Malaca, Urci, Asidonia, Denia, debe haber contribuido grandemente al tesoro imperial durante setenta provechosos años.

En las civitates también había murallas, las cuales fueron reforzadas por los bizantinos, a sabiendas de que podrían ser atacadas cuando menos lo esperaban, máxime conociendo a los visigodos, notables guerreros que habían decidido hacer valer sus derechos sobre toda la península ibérica, y que en los primeros años de la provincia de Spania se vieron ocupados en guerras contra los vascones al norte, contra los suevos en la Galaecia, y que siempre tuvieron problemas para mantener buenas relaciones diplomáticas con los francos.

8- Una Liga de Ciudades.

Por todo lo antedicho, se puede pensar que una vez desembarcadas las tropas bizantinas, tal vez en Malaca provenientes de Septa (Ceuta) en África, se dieron a la conquista las ciudades una por una, aprovechando las buenas condiciones de acogida entre la población de las mismas, hasta que tuvieron el dominio de toda la costa entre Gades y Denia, (con Besipo, Barbesula, Melliaria, Carteia, Suol, Sálduba, Malaca, Abdera, Urci, Murgis, Carthago Spartaria) seguramente también haciendo uso de las viejas calzadas empedradas romanas que facilitaban el transporte de tropas y todos los elementos de auxilio del ejército.

El dominio de estas ciudades así como el de las ciudades del interior (Asidonia, Lorca, Bigastrum, Corduba, Ecija, posiblemente Basti, Acci, Iliberis, a través del dominio de Corduba, (¿tal vez Hispalis (Sevilla)?) fue tan rápido y tan efectivo con tan pocos medios que este solo hecho confirma la buena acogida dispensada por los romano hispanos, y también el buen estado de los caminos, sin los cuales el desplazamiento hubiera sido más lento y agotador.

Pero eso no significa que Bizancio haya logrado formar una provincia totalmente romana, ya que, encerrados entre los muros de cada ciudad, los funcionarios bizantinos gobernaban de las murallas hacia adentro, mientras el campo era inseguro, estaba expuesto a las correrías de los visigodos o de otros saqueadores y solamente en unas cuantas zonas de dominio estable se habrá podido cultivar con cierta confianza.

Por todo esto, el dominio de Bizancio en España ha de haber tenido todas las características de una liga de ciudades semi autónomas, conectadas entre sí por correos, emisarios que recorrían los viejos caminos romanos una y otra vez con peligro de sus vidas, o mejor por barco, en una época en la que era indudable que los bizantinos dominaban todo el mediterráneo y podían conectar los distintos puertos especialmente recogiendo mercaderías, correspondencia y viajeros.

Los campos cultivados han de haber sido cercanos a las ciudades costeras, que fueron las que más tiempo se mantuvieron bajo el dominio bizantino, aunque seguramente con mayor riesgo se habrán cultivado los campos fronterizos, aledaños a los castra, en las precarias condiciones ya expuestas en este trabajo.

9- Justino II (565-578) Guerra con Persia. La pérdida de Corduba y Asidonia.

Los bizantinos luchaban en varios frentes al comenzar el año 571, con el emperador Justino II (565-578) muy preocupado por este hecho, pues peleaban en la frontera persa, en los Balcanes casi se dejaban invadir sin luchar por los eslavos y la población se retiraba a las ciudades costeras, en Italia los lombardos causaban estragos, y en África los beduinos provocaban luchas permanentes, con lo que Spania quedó momentáneamente semi abandonada a su suerte.

Justino II fue culpable, sin embargo de la guerra con Persia, pues se negó a pagar los tributos que Justiniano hábilmente había establecido en diversos tratos con los reyes persas, algo imperdonable, pues a pesar de todos los errores que pudo haber tenido Justiniano, esa paz que mantenía a toda costa con Persia, a pesar de tener que desembolsar una buena cantidad de dinero regularmente, servía al propósito de mantener el occidente romano, tan caro a sus sentimientos.

Pero Justino II evidentemente, a pesar de que dirigió con empeño los destinos de Bizancio, no tuvo la visión de su antecesor, y cometió este grave error que tendría consecuencias funestas para las ambiciones imperiales en occidente.

Por otra parte, ante esta situación que provocó la falta de refuerzos bizantinos, los visigodos opusieron a un rey valiente y buen guerrero, Leovigildo, que en 571 recupera la importantísima ciudad comercial de Asidonia (Medina Sidonia) quitando una bella joya al dominio de Roma, y en 572 da el gran golpe: entra triunfador en la ciudad de Córdoba, aunque a pesar de todos sus esfuerzos, no pudo reconquistar Malaca, con lo que se conformó con incendiar los campos de los alrededores de la ciudad marítima.

Luego los bizantinos habrían reconquistado Corduba, o en su defecto habrían conseguido la lealtad de las autoridades romanas que habían quedado a cargo de la ciudad, que siempre mantuvo en realidad una notable vocación autónoma, hasta que en 584 la pierden los bizantinos definitivamente, probablemente por un cambio de lealtad de las autoridades locales que se volvieron súbditos de los visigodos a partir de ese año.

Corduba dominaba en realidad como ciudad autónoma, romana y bastante poderosa, una buena parte del territorio considerado bizantino, un territorio que incluía a la ciudad de Ecija y muy probablemente las ciudades de Iliberis (Granada), Acci (Guadix) y Basti (Baza) en las que no parece haber habido dominio bizantino, al menos no por demasiado tiempo, por lo tanto o fueron siempre autónomas o estaban tal vez subordinadas a las autoridades de Corduba, y con el cambio definitivo de lealtad de esta importante ciudad en 584 la avanzada visigoda se ubicó muy cerca de las ciudades marítimas como Malaca (Málaga), Abdera o Urci, estableciendo un especial enfrentamiento de estos dos verdaderos núcleos de asentamientos entre sí.

La importancia de Corduba era tal que la fama de este rey creció notablemente luego de la sumisión definitiva de la ciudad, e incluso se lo pudo ver ataviado "a la bizantina" haciendo gala de lujos en su vestimenta, y sobre todo portando cetro y corona, algo que ningún rey visigodo anterior se había atrevido a hacer.

En este hecho podemos vislumbrar la notable influencia cultural de los bizantinos, hecho que se ha dado en su contacto con todos los pueblos que tuvo por vecinos, amigos o enemigos, durante centenares de años.

Otros problemas causados a Leovigildo (levantamientos, guerra a los suevos, Hermenegildo, su hijo, lo desobedece y funda un estado en Sevilla y tal vez se halla convertido al catolicismo, guerra a los vascones y problemas con los francos) hacen que los bizantinos no tuvieran que lamentar más pérdidas de momento, pero ya su situación militar se hacía por lo menos problemática y sus territorios se limitaban peligrosamente a la zona costera, desde la decadente Gades hasta la lejana Denia.  

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

 

Importancia del territorio autónomo aparentemente dominado por la ciudad de Corduba, que incluso podría también haber tenido a Iliberis, Acci y Basti en su haber.

Proximidad importante de los territorios bizantinos de Baleares y Africa.

También Sevilla (Hispalis) habría tenido dominio sobre ciertos territorios.

10- Cambio de actitud y de política en los visigodos.

Ya vimos los motivos porque la población romana de Spania no quería a los visigodos, y uno de ellos, quizás el más importante a la hora de evaluar sus relaciones, era que los godos eran herejes arrianos mientras que los romanos eran católicos como los romanos orientales o bizantinos.

Ya Leovigildo había dado varios pasos a favor de un acercamiento entre los arrianos y los católicos, dando una mayor libertad a éstos y algo de participación en las decisiones, en lo que significó una política más perspicaz e integradora.

Pero los visigodos tuvieron un rey que supo ser más inteligente, sagaz y además ver el futuro, con lo cual se dio cuenta de las ventajas que le reportaría la conversión al catolicismo de toda la élite visigoda: Recaredo, hijo de Leovigildo, fue mucho más allá que su padre: convocó un Concilio en Toledo, logrando que en él los arrianos visigodos de la casta dirigente se convirtieran al catolicismo.

He aquí el Edicto del rey Recaredo convocando al Concilio de Toledo de 589:

"Edicto del Rey confirmando el Concilio. El gloriosísimo Rey, nuestro señor Recaredo. De todos los que están bajo el poder de nuestro reinado, haciéndonos amantes suyos, la verdad divina inspiró de modo principal nuestros sentidos para que, con motivo de la instauración de la Fe y de la disciplina eclesiástica, mandáramos a todos los obispos de España presentarse ante nuestra supremacía. Procediendo, pues, diligentemente, y con cauta deliberación sobre lo que conviene a la Fe y se refiere a la corrección de los mores, consta haberse ordenado con toda madurez de sentido y ponderación de la inteligencia. Por tanto, nuestra autoridad manda a todos los hombres que pertenecen a nuestro reino, que lo que se ha definido en este santo Concilio, tenido en la ciudad toledana en el cuarto año de nuestro feliz reinado, nadie pueda contradecirlo ni nadie se atreva a pasar sobre ello. (...) El Rey Flavio Recaredo, esta deliberación que definimos con el santo Sínodo, subscribí, confirmándola. Masona, en el nombre de Cristo, obispo metropolitano de la Iglesia católica emeritense de la provincia de Lusitania, estas constituciones en que intervine en la ciudad toledana, las suscribí, consintiéndolas."

Es esta una decisión de fundamental influencia en el ánimo y opinión de los habitantes de la península ibérica, ya que al finalizar este Concilio los visigodos arrianos se habrán convertido en católicos y eliminarán una importante barrera que los separaba de los romanos, que comenzarán a mirarlos de otro modo.

Es además muy importante considerar la amplia inteligencia de Recaredo, que no propugna una unión de las iglesias, como pasó con algunos desafortunados intentos de emperadores bizantinos anteriores y posteriores a estas fechas con las distintas doctrinas herejes, simplemente se trata de la conversión del alto mando y elite militar y gobernante visigoda que se bautizan como cristianos católicos abandonando el arrianismo (por supuesto seguidos de todo el resto del pueblo godo, como marca la buena costumbre y usanza medieval), en lo que es a la vez un acto profundo de humildad y un acto político que le dará el apoyo de gran parte de la población romana, que vio así una nueva oportunidad de integrarse a la administración visigoda en buenos términos.

De este hecho podemos sacar una fácil conclusión: la presencia bizantina ya no tenía la gran importancia del principio, estaban perdiendo algunos territorios y ahora perdían un excelente motivo de su permanencia en Spania: el religioso, en cuyo terreno ahora estaban de igual a igual con los visigodos.

Según lo escrito en estos dos párrafos del Cronicón de Juan de Biclaro, esto fue lo que sucedió:

"Recaredo, en el décimo mes del primer año de su reinado, con la ayuda de Dios, se hace católico, y dirigiéndose a los sacerdotes de la secta arriana más con la prudente conversación que por la fuerza, les hace convertirse a la Fe católica, y atrae a todo el pueblo de los godos y de los suevos de nuevo a la unidad y paz de la Iglesia cristiana. La secta arriana, por la gracia divina, viene al dogma cristiano (...). El Rey Recaredo restituye apaciblemente los bienes ajenos sustraídos por sus predecesores y agregados al fisco. Se hace fundador y donante de las iglesias y monasterios.

Se reúne un santo sínodo de los obispos de toda España, Galia y Galicia en la urbe toledana por mandato del príncipe Recaredo, en número de setenta y dos obispos. En cuyo sínodo intervino el recordado cristianísimo Recaredo, que presentó a los obispos la forma de su conversión y la confesión de todos los sacerdotes y el pueblo godo en un libro [tomo] escrito de su mano, en el que se declara todo lo que pertenece a la profesión de la Fe ortodoxa, y decretó que el santo sínodo de los obispos añadiese el orden de este tomo a los escritos canónicos."

Sin embargo, Recaredo no combatió a los bizantinos, que se apresuraron a fortalecer aún más las murallas de Carthago Spartaria, muy probablemente porque no deseaba combatir a gente de su propia religión; de todas maneras, sentó las bases de la victoria visigoda al convertir su reino arriano en reino católico, logró así ser el verdadero rey de romanos y visigodos y limitó la base de la legalidad bizantina en Spania, que ahora solamente se basaba en el hecho de la obediencia al emperador y en una cada vez más lejana restauración del imperio romano en toda su gloria.

11- Paz en Spania en los tiempos de Tiberio I (578-582) y Mauricio (582-602)

Al coincidir en gran parte con las campañas de Leovigildo contra suevos, vascones y francos (573-586) y con la actitud pacifista de Recaredo (587-601) la provincia de Spania disfrutó de tiempos de relativa paz durante estos 29 años, donde solamente debe haber habido algunas escaramuzas aisladas, dado que los visigodos se abstuvieron de entrar en una nueva guerra con Bizancio, por lo que podemos decir que seguramente se habrá seguido con la actividad comercial sin interrupciones molestas, lo que debe haber dejado un buen resultado en la recolección de impuestos (podríamos decir que este era un motivo determinante de la presencia bizantina en estos territorios) que venían muy bien a las ya agotadas arcas imperiales, especialmente para las campañas de Mauricio en los Balcanes, durante las cuales combatió con éxito a los eslavos invasores.

Tiberio vio como sus años de gobierno se consumían en la lucha contra Persia, por lo que poco pudo hacer por la estabilidad de occidente; sin embargo, se seguía manteniendo el sur de Italia, Ravena, Roma, África y todavía una buena parte de Spania.

Con Mauricio, uno de los grandes emperadores de Bizancio, asume el poder una figura con una visión extraordinaria de la política internacional, y lo primero que intentará es una paz concertada con Persia, ya no tanto por los problemas occidentales, cuyos territorios se hallaban en relativa calma y donde los exarcados de Ravena y África probaban que la nueva política de dar poder civil y militar a la figura del exarca tenía un cierto éxito: el problema bizantino más grave era ahora la recuperación de los Balcanes, invadido por miles y miles de tribus eslavas, a las que ahora se les agregaban los ávaros, que en pocos años dominaron a sus numerosos vecinos los organizaron para una guerra contra el imperio.

Luego de grandes esfuerzos Mauricio consiguió en 591 la ansiada paz en oriente y pudo dedicarse personalmente a la lucha en los Balcanes, donde el éxito volvió a coronarlo.

La visión de Mauricio hizo que no olvidase nunca a Italia, África y Spania, inclusive hay un hecho que deja muy claro la importancia que tenía occidente para el emperador: estando a punto de morir por una extraña enfermedad en 597, escribió un testamento donde dejaba a su hijo mayor Teodosio la parte oriental del imperio y a su hijo menor Tiberio el occidente con sede en Roma, con lo que demostraba la buena relación de Roma y Constantinopla, los símbolos de jerarquía más comprometidos con el imperio, y su deseo de conservar todo lo que quedaba del imperio de Justiniano.

No obstante, como hemos dicho, todos estos problemas no afectaron mayormente a la vida en la provincia de Spania, que transcurría apaciblemente mientras los reyes visigodos batallaban entre sí o mientras Recaredo transformaba el Estado arriano en católico y se dedicaba a vivir en paz.

12- La anarquía de Focas (602-610): Spania abandonada a su suerte.

Un simple soldado de Mauricio, enarbolando la bandera de la insurrección a la orden del emperador de invernar en el campo de batalla, toma Constantinopla, asesina al gobernante y se hace proclamar emperador en 602, dando inicio a una de las etapas más tristes que tuvo el imperio, luego de transcurrida la misma éste casi acaba por desaparecer.

La paz en Spania ya no era lo corriente, el rey Witerico inició una guerra a los bizantinos en 603, atacando sus generales varias ciudades, aunque sin demasiado éxito, salvo en la probable conquista de Gisgonza y Bigastrum hacia 605, con lo cual las fronteras seguían siendo casi las mismas aunque sin una de las ciudades del interior, cercana a Carthago Spartaria, y sin la seguridad de los últimos años.

Ya Spania se había transformado hacía años en un territorio casi exclusivamente costero y marítimo, aunque no por ello haya perdido importancia, ya se sabe que lo mejor que hacían los bizantinos era guerrear con sus escuadras y comerciar por el Mediterráneo, aunque debido al estado de caos del gobierno de Focas en Constantinopla la situación sería ahora más crítica que nunca, sin refuerzos y sin un emperador fuerte para sentirse apoyados.

Para colmo de males los persas arrebataron por esos años las provincias orientales a un imperio desolado, quedando los territorios occidentales a merced de su buena suerte.

El siguiente rey visigodo, Gundemaro, tampoco desarrolló una guerra abierta a Bizancio, y solamente en 610 provocó reales problemas a los romanos, pero sin consecuencias para el territorio de Spania.

13- La caída de Spania: el fin de un sueño y la continuación visigoda influenciada por Bizancio.

El exarca Heraclio partió del exarcado de Carthago en África para tratar de evitar la disolución total del imperio, que estaba muy cerca de ser realidad, y su hijo del mismo nombre se transformó en el héroe que recuperó a Bizancio y derrotó definitivamente a los persas después de tantos años de guerras y políticas equivocadas por las dos partes.

Mientras tanto, en la apretada liga de ciudades costeras que se había transformado Spania, los bizantinos resistían como podían a un nuevo rey visigodo: Sisebuto.

Hay que volver aquí sobre la gran transformación del Estado visigodo: además de ser un estado católico, ahora ya se había fusionado en gran parte la población, con lo cual, la romanización del reino era ya una realidad, si bien no con la brillantez de la mejor época de Hispania, pero un ejemplo de ello es el nuevo rey Sisebuto, un rey educado al estilo romano que siguió con la profunda transformación del reino.

Aquí cabe efectuar una reflexión, y es que las fuerzas bizantinas provocaron esta tremenda transformación en los visigodos, de ser un reino de godos arrianos para godos arrianos, excluyendo a la población local, romana y católica, poco a poco fue adquiriendo costumbres romanas, acercó ya que no fusionó los derechos de los ciudadanos de ambas partes y asumió la religión católica, y ahora hasta sus reyes eran educados como romanos.

Hasta qué punto influenció Bizancio para esta transformación tal vez nunca lo sabremos, pero es un hecho que gracias a ella la población hispana ya no vio con desagrado a los reyes godos, todo lo contrario, la figura del rey visigodo, presente y ataviado con sedas lujosas, coronas, y joyas de marcada influencia bizantina, superó a la de emperadores que, como Focas, poco habían hecho para merecer tal denominación o que como Heraclio, se hallaban luchando desesperadamente en oriente sin hacer caso de lo que pasaba en Spania.

Sisebuto fue quien en la gran campaña de 620 o 621 logra conquistar Carthago Spartaria, la capital bizantina, a la que los bizantinos denominaban Justina, la ciudad más importante de toda la provincia, que habría caído por la traición de alguno de sus habitantes que abre las puertas al rey visigodo en medio de las negociaciones habituales en las situaciones de ciudades sitiadas.

Aparentemente habría sido Sisebuto quien ordenó la destrucción de las murallas y de todas las defensas de la ciudad, tal vez para que no pase lo de Corduba, que había vuelto al mando bizantino luego de ser conquistada por Leovigildo, o tal vez para escarmentar a la población local, demostrando así que el verdadero rey poderoso y romano era él.

Tras la caída de Carthago Spartaria caen varias ciudades ante Sisebuto primero, y luego de la muerte de éste en 621, caen Malaca y las restantes ciudades costeras del estrecho en manos de Suintila, que será el rey que se pueda adjudicar la definitiva expulsión de los bizantinos de las tierras de la Península Ibérica.

Era algo lógico: el imperio, ocupado en sobrevivir a los persas con Heraclio a la cabeza, poco pudo hacer para que este hecho no sucediese, ya que con un razonamiento elemental consideraba que la pérdida de Siria, Palestina y Egipto (que terminó de caer en 619 o 620) en manos de su enemigo era más importante que la pérdida de la provincia de Spania.

14- Ultimas consideraciones.

Si bien fueron relativamente pocos los años de permanencia de Bizancio en España, fue un periodo rico en hechos interesantes, fueron años de intercambio cultural, y también los últimos años del imperio romano en España, donde por un siglo más (hasta 711) perduraría el reino visigodo hasta su caída en muy poco tiempo ante los árabes (los visigodos probaban así el mismo dolor que los bizantinos experimentarían en 639-645).

No existen demasiadas fuentes que nos acerquen luz a todos los acontecimientos ocurridos en Spania durante estos setenta años, así como tampoco hasta ahora la arqueología nos ha descubierto demasiadas cosas sobre la vida en este periodo, por lo que lo único que nos queda es llenar los baches existentes con la mejor lógica histórica y con las dudas naturales ante esta situación.

Sin embargo, una conclusión surge clara y precisa al finalizar el relato de la vida en el sur de Hispania en los años bizantinos: la civilización de las ciudades, la cultura romana, la forma de vivir de los ciudadanos tiene una larga persistencia, hay una continuidad evidente que no se quiebra ni con la caída de Roma, ni con la llegada de los vándalos, ni con el primer tímido gobierno visigodo, que se fomenta y engrandece con la llegada de los bizantinos, y que también se extiende con la toma de las ciudades por el nuevo reino visigodo romanizado.

Tal vez no sea un periodo glorioso ni extraordinario el de Bizancio en España, pero merece ser ampliamente investigado, incluso por ciencias como la arqueología, que debería apoyar una amplia investigación en zonas como Cartagena, Málaga o Córdoba, que están tal vez esperando por nuevos descubrimientos que arrojen luz sobre los hechos acaecidos entre los años 552-554 y 622-626, o sea entre las supuestas fechas del desembarco y del definitivo alejamiento de los bizantinos de las costas de Spania.

Otra teoría que debe ser revisada es la que dice que Spania dependía de Africa, basada en que no se han descubierto grandes obras de arte o iglesias mayores hechas por los hispanos bizantinos, y es que no creo que este sea un motivo para considerar que Spania no haya sido un poco más importante para Bizancio, habida cuenta de la importancia de su industria pesquera, de su comercio, de sus puertos, de sus numerosas ciudades, de sus ciudadanos que viajaban a Constantinopla, de su gente culta, de los impuestos que pagaban, sumándole los pocos problemas de guerras en distintos periodos, al contrario de lo que sucedía en el resto del imperio, todas razones suficientes como para justificar la no-dependencia de la provincia de Africa o luego del exarcado de Carthago, provincia en la cual debían todos los días de todos los años luchar por la supervivencia contra las incursiones de los bereberes que asolaban la zona constantemente.

Sea como sea creo que se debe respetar esta época en Hispania como de una influencia cultural muy importante para los siguientes siglos de vida, incluso para la época del establecimiento de los árabes en la península por más de setecientos años, durante el cual el renacimiento de la cultura, el respeto por los cristianos y la romanidad y el estudio de la filosofía clásica se destacaron como en muy pocos Estados de la edad media, y yo pregunto: ¿de dónde podía venir esa clase de civilización sino de la influencia bizantina, ya sea de los ciudadanos dominados en las provincias árabes de Siria y Egipto como de su propia influencia que, in situ, desplegaron sobre los visigodos?

Como conclusión dejo esta pregunta abierta a todas las mentes que desean siempre conocer la verdad de los hechos y las situaciones históricas.

15- Apéndice: Huellas de Bizancio en España.

Por último, una reseña de varios descubrimientos que testimonian la presencia bizantina en España, que, aunque son pocos, estimulan a seguir con las investigaciones y espero que aún existan arqueólogos apasionados por este tema y esta épóca:

Carteia (Gibraltar): existe una inscripción funeraria del siglo VI escrita en griego, dedicada a Nikolaos Makarios. También cerca del foro de la ciudad se hallaron dos broches metálicos de cinturón, uno de los cuales se considera de posible origen bizantino

En la capital Carthago Spartaria se halló una inscripción del magister militae Hispaniae Comenciolo (hombre del emperador Mauricio y jefe de las tropas de la provincia de Spania) de fines del Siglo VI que dice así: COMENCIOLUS SIC HAEC IUSSIT PATRICIUS MISSUS A MAURICIO AUG. CONTRA HOSTES BARBARO. MAGNUS UIRTUTE MAGÍSTER MIL. SPANIAE. En ella como vemos se menciona supuestamente a los visigodos como bárbaros.

En Baria se localizó un epígrafe de letras griegas del siglo VI, donde se alude a Eutyches, hijo de Sambatius.

En Sierra Alhamilla aparece una necrópolis de muy posible construcción bizantina de fines de siglo VI.

En Baelo Claudia se encontraron varias monedas bizantinas.

En unas excavaciones en el castillo de Tarifa se encontraron numerosos restos que parecen indicar que hubo allí un establecimiento bizantino.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

 

Finalmente encontramos las huellas de la influencia bizantina en el reino visigodo, ya hablamos de la vestimenta y los ornamentos del rey Leovigildo y de muchos de sus sucesores, incluso los posteriores a la dominación bizantina, como Recesvinto, rey que ejerció su gobierno ya hacia la mitad del siglo VII, cuya corona hecha de dos medias circunferencias de oro unidas por una charnela y un pasador, engastadas con zafiros, perlas, y otras piedras preciosas, aunque haya sido hecha por un artesano hispano debe su elegancia, forma y características principales a los delicados orfebres bizantinos.  

 Corona del rey visigodo Recesvinto.

                                                     Rolando Castillo. http://www.imperiobizantino.com

Bibliografía.

La Assidona bizantina y su reflejo en las fuentes. Pedro Estudillo Ruiz  

EL EPÍGONO BIZANTINO DE MEDINA SIDONIA Bartolomé Luna Moreno - Pedro Estudillo Ruiz

UNA APROXIMACIÓN AL ESTUDIO DE LAS VÍAS EN LA HISPANIA VISIGÓTICA Enrique Gozalbes Cravioto
Actas del II Congreso Internacional de Caminería Hispánica. Tomo I, pp. 85-94

La Ciudad en la Historia. Tomo 1. Lewis Mumford.

Atlas Histórico Mundial. Georges Duby.

El Imperio Bizantino. 395-1204 Fotios Malleros.

Historia del Estado Bizantino. Georg Ostrogorski.

BIZANCIO Y EL MUNDO ORTODOXO. Alain Ducellier.

HISTORIA UNIVERSAL. Anesa-Noguer-Rízzoli.

HISTORIA UNIVERSAL. Tomo 4. La edad media. Carl Grimberg – Ragnar Svanstrom.

  

Por

Rolando Castillo

.Administrador Tributario, creador de la web Bizancio!!!

http://www.imperiobizantino.com


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.