Monografias.com > Psicología
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

¿Qué son las parafilias?




Enviado por paxxxion



    1. Tratamiento
    2. Condiciones de la
      parafilia
    3. ¿Qué puede
      llevar a una persona a una parafilia?
    4. ¿Qué
      parafilias están penadas?
    5. ¿Cuál es la
      psicodinámica de las parafilias?
    6. ¿Siempre han existido
      las parafilias?
    7. Otras
      parafilias

    Es una recurrente e intensa aparición de
    fantasías sexuales o conductas que engloban a objetos o
    animales,
    niños o
    adultos que no dan su consentimiento o de producir dolor y
    sufrimiento a las parejas o a sí mismo. O sea que la
    imaginación o los actos inusuales o extravagantes son
    necesarios, reiterados y a veces excluyentes, para conseguir la
    excitación sexual. También son llamadas
    desviaciones o variaciones y hoy se trata de evitar la palabra
    perversiones

    A las parafilias, desviaciones sexuales o perversiones
    se definen como un patrón de conductas sexuales en la que
    la fuente predominante de placer sexual no es a través de
    la cópula heterosexual. Esta es una definición que
    se acepto hasta hace algunos años, pero como la homosexualidad
    se le definió como una preferencia sexual en lugar de una
    parafilia, dejo de estar vigente.

    Actualmente las parafilias se entienden como las
    conductas sexuales, eróticas que no son comprendidas por
    la mayoría de las personas.

    Así encontramos que hay parafilias que castiga la
    Sociedad como
    delitos y
    existen otras parafilias que aunque no son aceptadas tampoco se
    les considera un delito. Desde el
    punto de vista de la Psiquiatría y del Psicoanálisis las parafilias son
    consideradas "perversiones".

    Tomando como referencia la primera definición
    encontramos que existen algunas parafilias que se pueden
    encontrar dentro de la sexualidad
    normal si se les practica esporádicamente o como juego amatorio
    que precede a la copula normal.

    Las parafilias son un deseo incontrolable, impulsivo y
    compulsivo de realizar el acto o de fantasearlo. De hecho los
    individuos que la practican pueden parecer exteriormente tan
    normales como cualquier otra persona.

    Se llama "parafilia" a lo que en la ley se denomina
    "perversiones". Algunos psicoanalistas y psiquiatras aún
    la denominan así.

    En Sexología se evita estigmatizar imponiendo
    sobre tópicos tan controvertidos como la sexualidad humana
    un etiquetaje discriminatorio.

    "Parafilia" proviene del griego "para" = junto a;
    "filein" = amar.

    La etimología alude a un amor paralelo
    a la forma convencional. En efecto: el sexo
    convencional es heterosexual, coital, con finalidad declarada
    procreativa y en general con el hombre en
    posición del misionero (encima de la
    mujer).

    Es de imaginar que una actividad constreñida
    así no se corresponde con la intimidad sexual de las
    parejas actuales, según lo demostró, ya en 1948, el
    pionero sexólogo americano Alfred Kinsey en su encuesta a
    miles de norteamericanos.

    Formas de estimulación diversas, y no sólo
    en el fore-play (o inicio de la relación sexual), sino
    como finalidad en sí misma, representan un porcentaje nada
    desdeñable de la conducta sexual
    de la población que nos consulta.

    El DSM-IV las caracteriza por consistir en impulsos
    sexuales intensos y recurrentes, fantasías o
    comportamientos que implican objetos, actividades o situaciones
    poco habituales.

    Suelen crear alteraciones desfavorables en la vida
    familiar, laboral y social
    del individuo por
    su carácter de compulsivas. John Money,
    estudioso neozelandés del tema de las parafilias en
    nuestro siglo, consigna cerca de cuarenta. Las más
    difundidas por los medios, a
    raíz de que pueden suponer ofensas sexuales son: la
    paidofilia, el exhibicionismo, el frotteurismo, el sadismo
    sexual, el voyeurismo, el fetichismo.

    Las parafilias incluyen algunas de estas
    posibilidades:

    – Objetos humanos;

    – Infligir sufrimiento o humillación a sí
    mismo o a la pareja;

    – Involucrar a prepúberes o personas que se
    resisten a la propuesta sexual.

    Estas fantasías o estímulos
    específicos son requisito indispensable para que el
    individuo parafílico logre excitarse y llegue al
    orgasmo.

    A veces, con su pareja, emplea su imaginería
    erótica para poder
    funcionar sexualmente. En ocasiones, logra la complicidad de su
    acompañante quien, por ejemplo, juega a trasvestirse o
    trasvestirlo para que pueda desarrollarse la actividad sexual
    habitual.

    En vivo o en diferido, las imágenes
    parafílicas acompañan al individuo, quien puede
    tener un mayor o menor control de su
    conducta sexual, según las características de su yo
    fuerte o débil.

    En tal caso, su parafilia será:

    – leve, ocasionalmente expresada;

    – moderada, implica mayor manifestación
    conductal;

    – severa, si lo lleva a niveles de
    compulsión.

    Esta compulsión a veces implica que el individuo
    parafílico comete actos delictivos, cuando su parafilia es
    asocial.

    Así, el exhibicionista mostrará sus
    genitales a la gente por sorpresa; el necrofílico
    violará cadáveres. El paidofílico
    espiará, toqueteará o abusará de los
    niños o les hablará sobre la sexualidad en
    términos inconvenientes para su edad. O les pedirá
    que le muestren los genitales. El sádico sexual
    producirá deliberadamente dolor a su víctima y en
    ello residirá su placer.

    Estas conductas lo suelen llevar a la cárcel y a
    condenas que no modifican su próxima crisis
    parafílica.

    Cuando hay un claro descontrol de la conducta, muchos
    individuos presentan un malestar anticipatorio que algunos
    autores comparan con los prodromos de las epilepsias
    temporales.

    La persona afectada teme su salida parafílica
    porque cree no manejarla.

    En el trabajo
    interdisciplinario, la medicación con un
    antiandrógeno, en caso de parafilias asociales, permite,
    junto con las terapias sexuales, tranquilizar al victimario que
    suele sentirse víctima de su propia
    compulsión.

    Esta despersonalización ocasional es referida por
    algunos consultantes que aluden a su conducta compulsiva con
    frases como la siguiente: "No soy yo quien va a espiar a los
    baños. Son mis pies los que me llevan".

    Para que una conducta sea considerada parafílica
    debe haber tenido sus antecedentes tempranos en la biografía del
    sujeto.

    La niñez y la pubertad, en
    las historias sexuales levantadas a sus protagonistas, revelan
    tempranos estímulos visuales, auditivos o táctiles
    que por razones variadas adquirieron un particular significado
    para cada individuo.

    Las explicaciones de por qué predominan las
    parafilias en los varones y es escasa su aparición en las
    mujeres, tienen que ver con la teoría
    del predominio de la erotización visual en el hombre a
    diferencia de la erotización táctil en la mujer, atribuible
    a la posición prenatal en el período de
    determinación del dimorfismo sexual cerebral.

    Implica predisposiciones que la vida postnatal
    desarrollará en el período crucial de los 18 meses.
    Allí natura y nurtura enlazarán, con el comienzo de
    la adquisición del lenguaje y la
    construcción del esquema corporal, las
    sensaciones que componen un universo
    imaginario erótico: los mapas del amor o
    "Lovemaps", como lo denomina el creador de este concepto, John
    Money.

    En el mapa del amor figura la imagen del amado,
    sus características arquetípicas, la escena sexual
    excitante imprescindible para despertar el deseo, encender la
    excitación y culminar con el orgasmo.

    El mapa del amor está en la mente y en el
    cerebro.

    De allí que tras su formación entre los 5
    y los 8 años de edad del individuo, sea resistente al
    cambio.

    Es como un idioma nativo que persistirá a lo
    largo de la vida, cualquiera sea la pareja que nos
    acompañe. Su vandalización a temprana edad, es
    decir, la interferencia en los juegos
    sexuales infantiles con los que se lleva a la acción
    el mapa del amor, origina las parafilias.

    Por desplazamiento, distorsiones u omisiones de las
    conductas sexuales deseadas, una acción erótica se
    transforma en una desviación sexual. La
    vandalización causante de la parafilia se produce
    por:

    Abuso sexual
    infantil;

    – Prohibición cruel y reiterada de las
    manifestaciones sexuales de los niños (juegos de ensayo
    eroto-sexual, curiosidad infantil en torno de temas
    sexuales).

    La clínica de las parafilias reúne
    técnicas diversas. Las terapias sexuales
    incluyen información a los pacientes sobre los
    conocimientos actuales sobre el tema de consulta,
    medicación cuando el grado de ansiedad no les permite la
    relación terapéutica, un fuerte vínculo con
    los terapeutas quienes deben manejar técnicas diversas:
    dramatizaciones, Gestalt,
    genogramas familiares, entrevistas de
    otros significativos (parientes, amigos) dispuestos a ayudarlo.
    Y, sobre todo, los profesionales de la salud deberían
    carecer, en la mayor medida posible, de un criterio de
    valoración discriminatorio sobre la persona que los
    consulta.

    Comprender las parafilias presupone develar por
    qué somos los humanos tan variables en
    nuestras gratificaciones sexuales, cómo adquirimos y
    seleccionamos el estímulo que nos procura placer y
    qué proceso
    validó que uno (o unos pocos) prevalecieran por sobre los
    demás.

    Si ese estímulo sexual no es convencional, si se
    impone en automático, si provoca malestar al individuo y
    es de larga data, hablamos de parafilias.

    TRATAMIENTO.

    Tratar las parafilias es un reto para la psicoterapia,
    la psiquiatría, la criminología y otras disciplinas, la
    finalidad es que el paciente abandone la parafilia que hace
    daño a
    terceras personas como lo son la paidofilia, exhibicionismo,
    frouterismo, voyeurismo etc.

    Muchos pacientes pueden ser ayudados a vivir más
    satisfactoriamente que como se encuentran, alcanzando un mejor
    control consciente y autodiciplinado por medio de asesoramiento y
    de psicoterapia.

    Medicamentos como antisicóticos, antidepresivos o
    anti-androgénicos han dado buenos resultados en algunos
    pacientes. En la mayoría, el aislamiento social
    (cárcel) es lo único que evita se siga
    dañando a terceras personas.

    Las parafilias que no hacen daño a terceras
    personas en donde ambas partes de la pareja lo disfrutan y
    están de acuerdo en llevarlas a cabo no necesitan
    tratamiento alguno.

    Son conocidas como desviaciones sexuales, pues el placer
    sexual se alcanza con prácticas anormales de conducta.
    Existen tres grados de parafilias clasificadas por la
    Asociación Mundial de Psiquiatría.

    Mínimo: obtención por medio de
    fantasías que no alteran las actividades sexuales
    normales.

    Acentuado: Se busca de manera insistente la
    realización de la fantasía para alcanzar la
    satisfacción sexual.

    Dependiente: La fantasía erótica afecta o
    interfiere en la relación sexual, de tal forma que se
    pierde la libertad de
    elegir y no se puede dejar de actuar de cierta manera.

    Se da un carácter impulsivo cuando lo
    único que sacia la excitación es la
    realización de esa fantasía. De tal forma que la
    parafilia puede convertirse en una adicción, donde el
    individuo

    solo llega a la excitación a través de
    esta.

    El empleo del
    término "parafilias" para reemplazar el concepto de
    "perversiones" es un hallazgo de la sexología del siglo
    XX. No se trata meramente de una nueva denominación
    diagnóstica.

    Presupone un enfoque humanístico
    científico que integra desde los descubrimientos del
    funcionamiento cerebral, según quiere la neurociencia,
    hasta las maniobras sistémicas de los terapeutas que
    tratamos la conducta sexual humana.

    Conocer las variantes del erotismo en sus diversas
    formas de estimulación y su expresión
    comportamental acrecienta el
    conocimiento de la sexualidad llamada "normal".

    Solemos emplear criterios estadísticos o
    ideológicos para clasificar las formas del deseo, la
    excitación y el orgasmo humano. Havelock Ellis, el
    eminente médico inglés,
    se refiere a las alternativas o variantes sexuales cuando
    expresa: "Todo el mundo no es como usted, ni como sus amigos y
    vecinos. Incluso sus amigos y vecinos puede que no sean tan
    semejantes a usted como usted supone". Comprender las parafilias
    implica saber hasta dónde los hechos del desarrollo del
    sexo y sus emociones pueden
    ser uniformes y constantes.

    Delimitación del término
    "parafilias"

    Denominación proveniente de la
    Sexología.

    La Sexología es una ciencia
    proveniente del siglo XIX.

    Presupone el estudio de los seres humanos como
    individuos sexuados, en su carácter de varones, mujeres o
    ambiguos. Incluye sus sentimientos, en cuanto a sentirse varones,
    mujeres o ambiguos (identidad de
    género), y sus conductas, sentimientos,
    fantasías derivadas de su
    ser sexuados. También estudia las dificultades en sus
    actividades sexuales y la resolución de los problemas
    sexuales.

    También la Sexología se ocupa de las
    diversas formas en que podemos ser sexuales. Es decir, de las
    variantes de la conducta sexual. Cuando esa conducta sexual
    varía, con referencia a una presunta norma, según
    una cantidad de condiciones que pasaré a considerar,
    hablamos de "parafilia".

    Condiciones de la
    parafilia

    Parafilia es el nombre que aporta la sexología
    del s.XX a lo que antiguamente se denominaban perversión o
    desviación sexual.

    El enfoque humanístico y globalizador entiende
    que la conducta sexual humana está llena de variaciones y
    connotaciones personales altamente respetables, pero que pueden
    llegar a convertirse en un problema cuando atentan contra la
    libertad de las personas y son vividas con angustia originando
    problemas y creando alteraciones en la vida familiar, laboral y
    social, especialmente por su carácter
    compulsivo.

    Así, se puede definir las parafilias como todo
    estado en el
    que la excitación y gratificación sexual de la
    persona depende exclusivamente de la fantasía recurrente o
    realización de un acto especial e insólito que se
    convierte en el foco principal de la conducta sexual.

    Se da con mucha más frecuencia en varones que en
    mujeres y suele tener su comienzo en la infancia y
    pubertad aunque se manifieste más
    tardíamente.

    Algunas parafilias pueden aparecer en momentos
    específicos de la vida de una persona cuando ésta
    se encuentra sometida a situaciones especiales o momentos de gran
    estrés.

    Hay que diferenciar una parafilia de la curiosidad y
    experimentación de determinadas conductas sexuales. La
    persona que realmente sufre una parafilia se ve asaltada
    constantemente por la necesidad de satisfacer su deseo sexual,
    incluso aunque esto interfiera en su vida diaria,
    despreocupándose en muchos casos de otras
    responsabilidades.

    Por ejemplo, no es lo mismo tomarse una copa de vez en
    cuando, porque apetece y en un contexto determinado, que depender
    del consumo del
    alcohol y no
    poder dejar de pensar en ello, destinando todos sus recursos para
    conseguirlo y sentirse frustrados/as y ansiosos/as si no lo
    consiguen.

    Hay muchas conductas sexuales que pueden llegar a
    convertirse en parafilias, aquí se van a nombrar las
    más comunes, no por más practicadas sino por
    más conocidas y estudiadas.

    Existen diversas parafilias entre las cuales se
    mencionan:

    Acrotomofilia: La excitación depende de
    que la pareja tenga alguna amputación, ya sea un brazo,
    una pierna o un dedo.

    Agalmatofilia: Surge el deseo cuando se contempla
    una estatua de una persona desnuda, como la Venus de Milo o el
    David de Miguel Angel.

    Asfixiofilia: Es una perversión muy
    común, los deseos sexuales se despiertan por la
    fantasía de ser estrangulado(a) y llegar a la
    asfixia.

    Autoasesinofilia: La persona que tiene esta
    parafilia fantasea con ser asesinado muchas de las ocasiones de
    manera salvaje para poder llegar al orgasmo.

    Autonepiofilia: Una parafilia marcada por el
    deseo inconscente ed regresar a la etapa infantil, el individuo
    desea ser tratado como un bebé por su pareja, inclusive
    usando vestuario, para poder llegar al orgasmo.

    Biastofilia: El asalto violento a una persona
    aterrorizada y desconocida son la base de la
    excitación.

    Crematistofilia: Pagar por el servicio o ser
    asaltado al tener sexo constituye la base para que el orgasmo
    pueda suceder.

    Coprofilia: Comer el excremento de la pareja
    conduce al orgasmo al tipo de personas que presentan esta
    parafilia

    Efebofilia: Los deseos sexuales son estimulados
    solo cuando la pareja se encuentra o esta a punto de entrar en la
    etapa adolescente.

    Escatofilia telefónica: Sólo se
    pude establecer por medio de llamadas telefónicas, las
    cuales pueden ser a personas conocidas o no, en este caso no se
    trata de llamadas eróticas, más bien son del tipo
    amenazante o insultante.

    Estigmatofilia: Los deseos sexuales son
    despertados por tatuajes, cicatrices o perforaciones en el cuerpo
    de la pareja.

    Exhibicionismo: Si el individuo logra causar
    sorpresa, pánico
    o miedo, al mostrar alguna zona erótica en un sitio
    público y de manera ilegal, entonces puede llegar al
    orgasmo.Exhibicionistas (violadores a distancia) El
    exhibicionismo es una parafilia común que se describe como
    una exposición
    deliberada y compulsiva de los genitales en público,
    siempre por un varón como medio para alcanzar la
    satisfacción sexual.

    Las mujeres por lo general obtienen más placer al
    exhibir otras partes de su cuerpo. En esta parafilia la
    satisfacción sexual se alcanza por medio de la
    masturbación posterior a la exhibición. Al sujeto
    exhibicionista, lo que le excita es la reacción de la
    víctima que puede ser de sorpresa, asombro o
    miedo.

    La teoría psicoanalítica sostiene que el
    exhibicionismo es utilizado como la negación de la
    ansiedad de castración. El hombre busca tranquilizarse con
    la reacción de la audiencia femenina (a menudo
    niñas) de que él si tiene un pene y de que le temen
    debido a él. Cuando el exhibicionismo se presenta en la
    preadolescencia (es común) no es una
    perversión.

    Los exhibicionistas son por lo general son hombres con
    personalidad
    inadecuada y tendencia sádicas y sadomasoquistas. Ellos
    por lo general tienden a regresar al lugar de los hechos y por
    tanto son aprehendidos y castigados por la ley.

    Fetichismo: La dependencia a cualquier objeto de
    la pareja, desde un cabello o ropa hasta, en el peor de los casos
    miembros, producen la excitación sexual y llegan a
    conducir al orgasmo.

    A esta parafilia se le define como la obtención
    del placer o excitación sexual a partir de objetos
    inanimados, por ejemplo zapatos o ropa íntima o con partes
    del cuerpo (pelo).

    El orgasmo puede ser espontáneo al ponerse en
    contacto con el fetiche o por la masturbación o la
    cópula en presencia del fetiche.

    El fetichismo es una exageración de la evaluación
    acentuada normal de ciertas prendas asociadas con el objeto
    amado. La atención excesiva a ciertas partes del
    cuerpo femenino (mamas, nalgas piernas) se le conoce como
    parcialismo.

    La fetichista femenina en ocasiones se enfrasca en
    cleptomanía compulsiva que puede tener significados
    sexuales inconscientes.

    Formicofilia: La excitación sexual surge
    de el contacto con hormigas y caracoles que se pasan
    por

    zonas genitales o erógenas.

    Froteurismo: Consiste en excitarse al frotar los
    genitales con el cuerpo de un desconocido en una multitud.
    (frotamiento): A esta parafilia se le describe como el gusto y
    excitación caracterizado por frotar el pene contra las
    nalgas o bien el cuerpo de una mujer.

    Esta parafilia es frecuente en lugares muy concurridos
    como puede ser el metro, los cines los estadios deportivos, etc.
    Este acto suele pasar desapercibido para la víctima. Los
    frotistas sólo son pervertidos si éste es el
    único modo de que obtenga el orgasmo

    Gerontofilia: El motivo de la excitación
    surge cuando la relación se da con una persona de
    la

    tercera edad o con personas de la misma edad de los
    padres.

    Hibristofilia: La excitación se origina
    cuando se sabe que la pareja ha cometido un crimen.
    (Violación, Asesinato).

    Hifefilia: Al tocar o sentir, el cabello o tejido
    de la ropa de la pareja.

    Juvenilismo parafílico: El deseo sexual
    surge del comportamiento
    de la pareja como si estuviera en su etapa juvenil y ser tratada
    como tal por su pareja.

    Kleptolagnia: El hecho de robar constituye el
    origen del deseo erótico.

    Masoquismo: La excitación depende del
    hecho de ser objeto de maltratos fisicos, abusos o humillaciones
    por parte de la pareja. Es la parafilia que se complementa con la
    del sadismo en donde la persona tiene gran placer sexual al ser
    agredida físicamente, además de ser sometida por su
    agresor. Para Freud los
    masoquistas tienen fantasías destructivas que vuelven
    contra sí mismos.

    Morfofilia: Una de las partes del cuerpo de la
    pareja es la fuente de placer para la excitación por
    ejemplo: un lunar.

    Misofilia: Masticar, oler o realizar otra
    acción con ropa sucia o productos
    relativos a la higiene menstrual
    es el origen de la excitación.

    Narratofilia: Uso de palabras o narración
    de historias pornográficas, obscenas o sucias en presencia
    de la pareja.

    Necrofilia: Placer sexual al copular con un
    cadáver. Esta parafilia se define como la obtención
    del placer sexual con cadáveres, generalmente por medio de
    la cópula con o sin mutilación
    subsiguiente.

    Es una desviación rara. Esta parafilia es
    castigada por la ley. Los necrofílicos profanan tumbas,
    entran al servicio forense o bien asesinan a sus víctimas
    para posteriormente violarlas, cuando esto sucede se constituye
    como una forma extrema de sadismo, siendo el objeto sexual un
    fetiche.

    Si el cadáver es violado directamente eso implica
    que un trastorno muy profundo de la
    personalidad, por regla una psicosis. Aunque
    el necrofílico presenta escaso interés en
    las mujeres vivas, algunos pueden realizar el coito si la mujer
    permanece totalmente quieta, como si estuviera muerta.

    Olfatofilia: excitación provocada por el
    olor de distintas partes del cuerpo de la pareja, en especial el
    de las zonas erógenas.

    Pederastia: Sostener sexo anal entre un hombre
    viejo y uno joven.

    Pedofilia: Excitarse al tener una relación
    sexual con infantes.

    Pictofilia: excitación provocada por
    observar fotografías o videos sucios o
    pornográficos.

    Renifleurismo: La excitación y el orgasmo
    llegan cuando la persona percibe olor a orina, en especial de la
    pareja.

    Sadismo: Torturar, humillar o castigar a otro
    implica excitación.

    Somnofilia: Consiste en despertar a un
    desconocido con caricias eróticas, sexo oral, pero sin
    violencia.

    Simforofilia: Provocar un accidente y
    presenciarlo es causa de excitación sexual.

    Tocheurismo: Tocar los genitales, nalgas o senos
    a un desconocido de manera abrupta.

    Transexualidad.-La transexualidad es un deseo
    obsesionante y consciente de cambiarse sexo. Un transexual es un
    individuo que piensa, siente y actúa como una hembra, pero
    que biológicamente es masculino.

    En cambio el hermafrodita tiene anomalías
    biológicas de intersexo (ambos sexos), pero por lo general
    la orientación sexual es apropiada a sus
    características sexuales externas
    predominantes.

    La transexualidad a menudo se confunde con el
    transvestismo y con la homosexualidad. También hay que
    referir que aquellos que piensan que están cambiando de
    sexo generalmente en contra de su voluntad no son transexuales,
    son sicóticos.

    En los últimos años, los transexuales
    varones han tenido notorio aumento al practicarse operaciones
    plásticas en ellos con la castración subsiguiente y
    la adaptación de un órgano tipo vagina. Las
    transexuales mujeres recurren a la mastectomía y al uso de
    una prótesis
    (dildo).

    Travestofilia: Utilizar prendas del sexo
    contrario, especialmente intimas, constituyen deseo.

    Troilismo: La excitación sexual se da al
    observar a la pareja teniendo relaciones
    sexuales con otra persona.

    Urofilia: Orinar o beber la orina de otro dan
    lugar a la excitación.

    Voyeurismo: Consiste en observar a alguien
    desnudándose o teniendo relaciones de manera licita.
    Vouyerismo o escoptofilia.- Esta parafilia de gusto recurrente y
    que ocasiona preocupación, consiste en obtener placer
    sexual observando los órganos sexuales y las actividades
    sexuales de otros, por lo general de mujeres. Los vouyeristas se
    masturban mientras observa el evento. Al voyeurista.

    No le gusta ir a playas nudistas donde es permitido ver
    el cuerpo desnudo, le excita lo prohibido de la acción. En
    el adolescente el vouyerismo es normal como parte de la
    búsqueda de excitación sexual.

    En el adulto los caracteres vouyeristas pueden ser
    normales como en el juego sexual antes de la copula y la
    excitación ocasionada al ver fotografías o
    películas pornográficas con su pareja. El desviado
    por otra parte obtiene satisfacción al cometer el acto en
    forma compulsiva e iterativa a los demás, a menudo con
    gran riesgo.

    Zoofilia: Sostener relaciones con animales es
    motivo de excitación sexual.

    Estos trastornos se hallan a menudo asociados a otras
    perversiones. Por ejemplo un prerrequisito para la
    excitación sexual puede ser de origen sádico
    orinarse en el compañero durante el coito o que el
    compañero lo orine (urofilia), o vouyerista al observar
    las funciones
    excretoras.

    El orgasmo generalmente se alcanza por la
    masturbación. La bestialidad consiste en obtener el placer
    sexual con los animales. Ya que poner en claro que este termino
    de define la excitación sexual al observar la actividad
    sexual de los animales, se refiere específicamente a
    copular con ellos.

    La zoofilia puede presentarse de forma ligera en algunas
    personas y es de forma transitoria. La bestialidad se presenta
    más comúnmente en individuos que viven en
    áreas rurales que se hallan socialmente aisladas, tiene
    una personalidad esquizoide o son francamente sicóticos o
    retardados mentales.

    Sin embargo personas inteligentes y educadas pueden
    practicar esta desviación. Los animales más
    comúnmente involucrados son los domésticos, pero
    también han sido los de granja. Esta práctica puede
    no ser considerada una parafilia sino una práctica
    "normal" en algunas culturas.

    ¿Qué puede llevar a una persona a
    una parafilia?

    Deben de estar tres factores inconscientes en el momento
    de llevarlas a cabo el acto parafilico:

    I VOLUNTAD DE PODER: la voluntad de poder es en donde el
    individuo debe de demostrarse a sí mismo que tiene mayor
    poder o superioridad sobre su víctima.

    II RIESGO: El riesgo de llevar a cabo el acto
    parafilico, genera en el individuo una excitación sexual
    en cada evento y además él se pone a prueba y trata
    de demostrar que es capaz de vencer a rivales de antaño
    (padre/madre).

    III DESQUITE: El parafilico presenta este sentimiento de
    revancha como una reparación del daño que
    sufrió durante su infancia y se acompaña
    hostilidad, resentimiento.

    Paidofilia.- (pedofilia).- Esta parafilia es el deseo o
    gusto por tener relaciones sexuales con menores de edad
    (niños o niñas).

    Los paidofilicos son personas que pueden tener familia, abusando
    también de ella, lo que es más común es que
    sea un homosexual. Los paidofilicos no tiene la capacidad para
    cortejar o relacionarse con mujeres por ser sumamente inseguros,
    la impotencia parcial es usual.

    Las relaciones paidofilicas pueden ser desde tocamientos
    hasta la penetración vaginal o anal, en algunas ocasiones
    asesinan a sus víctimas para evitar el ser descubiertos.
    Esta parafilia se caracteriza más que por la
    excitación sexual, por el uso y abuso del
    poder.

    ¿Qué parafilias están
    penadas?

    El estado legal de las parafilias varía
    ampliamente de cultura en
    cultura y de país en país. Por ejemplo en Inglaterra y
    algunas ciudades de los Estados Unidos a
    la homosexualidad no se le considera un delito cuando esta se
    practica entre adultos que consientan a ello, en otros sitios
    aunque no es aceptada ampliamente es tolerada.

    La paidofilia, necrofilia, frouterismo y el
    exhibicionismo y otras parafilias son consideradas como delitos
    menores y en ocasiones como faltas
    administrativas por la ley.

    Otras parafilias no son penadas mientras no afecten a
    terceras personas, siempre y cuando la pareja este de acuerdo
    (Ej.; fetichismo, urofilia y otras más)

    ¿Cuál es
    la psicodinámica de las parafilias?

    La psicodinámica de las parafilias tiene su
    origen 1905 con TREE ESSAYS ON THE THEORY OF SEXUALITY de Freud.
    El cual especulaba que la energía sexual o libido esta
    presente desde el nacimiento en forma desorganizada. La cual se
    caracteriza por la satisfacción de las fuentes auto
    erógenas no genitales.

    Como es el mamar, comer, defecar, embarrarse y
    posteriormente mirar y exhibirse. Cada uno de estos actos
    constituye un "instinto parcial", los cuales se van integrando en
    forma gradual hasta llegar al dominio genital
    en el adulto. Los instintos parciales según Freud no
    desaparecen del todo y muchos de ellos permanecen bajo las formas
    del beso, juego amatorio y el exhibicionismo a menudo empleado
    como juego presexual.

    Si estos instintos parciales tienen fijaciones en la
    etapa pregenital (o regresiones), permanecerán como fuente
    dominante de gozo sexual en el adulto.

    Las tendencias para las parafilias existen en cada
    persona en forma latente y las causas por medio de las cuales se
    transforman en actos francos son dudosas. Las causas más
    comunes son la ansiedad de castración, conflictos de
    Edipo y otras anomalías del medio familiar durante la
    niñez.

    La mayoría de las parafilias son llevadas a cabo
    por varones, no quedando exentas las mujeres pero en mucho menor
    número, también se dice que hasta el 78 % de los
    casos hay alteraciones neuropsiquátricas en diferentes
    grados.

    ¿Siempre
    han existido las parafilias?

    Si, las parafilias siempre han existido desde que se
    tiene historia. Pero
    han surgido otras parafilias o sea han ido trasformando debido a
    los cambios que hay en las sociedades,
    así encontramos que cuando apareció el teléfono surgió una nueva parafilia,
    que es el realizar llamadas obscenas, (escatología telefónica) lo mismo
    sucede con la computadora
    y otros medios.

    Por otra parte las relaciones sexuales con animales son
    prácticas realizadas como un inicio de la vida sexual en
    personas del campo, y no son consideradas como algo malo, en
    cambio en personas que viven en las ciudades, esta actividad
    puede considerarse como una enfermedad mental. Se han tipificado
    138 parafilias, y cada vez hay más

    Otras
    parafilias:

    -Llamadas telefónicas ya sea a números y
    personas desconocidas o a números específicos para
    tal uso, como método
    preferido o exclusivo para obtener excitación o
    satisfacción sexual.

    -Utilizar Internet, como método
    preferido o exclusivo para obtener excitación o
    satisfacción sexual. Habitualmente a través de
    Internet se accede de manera relativamente sencilla al tema que
    predomina en otras parafilias.

    La introducción de objetos en el ano y/o la
    vagina poco usuales cómo único método para
    obtener placer o satisfacción sexual.

    La introducción de líquidos a
    trasvés del ano normalmente, como método preferido
    o exclusivo para obtener excitación o satisfacción
    sexual.

    MARCO ANTONIO MARTINEZ LAUREANO

    ESTUDIANTE UNIVERSIDAD
    UNIVER L.I.A.

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments