Monografias.com > Historia
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

La primera imprenta en Sonora




Enviado por nacho_lagarda



    1. La Imprenta en
      México
    2. La Imprenta en Sonora y
      Sinaloa
    3. Bibliografía

    Al estudiar la
    historia de
    Sonora irremediablemente tenemos que ligarla a la historia de
    Sinaloa.

    Hasta 1830
    estuvimos ligados políticamente en el llamado Estado de
    Occidente. Cuando Los españoles, en su insaciable
    ambición dominadora abrieron la ruta hacia el noroeste, lo
    tuvieron que hacer por la costa del mar del sur o
    pacífico, partiendo de Guadalajara hasta llegar a lo que
    en principio llamaron La Nueva Andalucía; lo que hoy es
    Sonora.

    El desarrollo
    traído por ellos lógicamente también
    entró por la costa, llegando primero a Sinaloa y
    después a Sonora, en el caso de la imprenta, el proceso no fue
    la excepción.

    La Imprenta en
    México

    Se dice que los chinos fueron los primeros impresores de
    la humanidad, utilizando para ello piezas móviles de
    arcilla, sellos de cerámica y xilografías, pero la
    primera imprenta con tipos móviles la invento Juan
    Gutenberg (1400-1468) en 1456 cuando terminó de imprimir
    la primera Biblia.

    El origen de la imprenta en México
    data de el día 12 de junio de 1539, cuando fue firmado en
    el protocolo del
    escribano Alonso de la Barrera, en Sevilla, España, el
    contrato entre
    Juan Cronberger y Juan Pablos, alemán el primero e
    italiano el segundo, avecindados en Sevilla, para el traslado e
    instalación de la primera imprenta formal de tipos
    móviles en la Ciudad de México, en la Nueva
    España. Barrera autorizó el poder general
    que Cronberger dio a Pablos para representarlo en México,
    el 4 de julio de 1540.

    El contrato se debió a las gestiones realizadas
    por don fray Juan de Zumárraga, primer obispo de
    México y don Antonio de Mendoza, primer virrey de la Nueva
    España, ante la corona española con el
    propósito de resolver los problemas de
    impresión que tenían en la Nueva España,
    como le sucedió a don Vasco de Quiroga en 1538 cuando tuvo
    que mandar imprimir su Doctrina a Sevilla.

    El contrato entre el impresor Cronberger y el cajista
    Pablos consistió en la entrega de cien veinte mil
    maravedíes *, cien mil destinados para la compra de
    la prensa, tinta,
    papel y otros aparejos, y el resto para sufragar el flete y los
    pasajes de la esposa de Pablos, Jerónima Gutiérrez
    , del oficial prensista Gil Barbero y de un esclavo negro llamado
    Pedro.

    Pablos y su gente seguramente llegaron a México
    en septiembre de 1539, instalando su primer taller en la Calle de
    las Campanas hoy Calle de La Moneda.

    Dándose inicio a la solución del grave
    problema que tenían las autoridades virreinales para
    imprimir sus documentos a fin
    de lograr su conquista espiritual y la difusión de la
    cultura.

    El primer siglo de la imprenta en México
    aportó cerca de ciento ochenta obras, sobre doctrina
    cristiana, lingüística, cancioneros,
    legislación, filosofía, teología,
    crónica, medicina,
    milicia, cronología, náutica, botánica e historia natural, en dos
    talleres; el de la Calle de las Campanas de 1539 y otro que fue
    instalado en Tlatelolco en 1594 en la ex – oficina de la
    viuda de Pedro Ocharte, a cargo de Cornelio Adrián
    César. Allí fueron impresos la Gramática
    en Mexicano
    del padre Manuel Alvarez en 1594 y el
    Calendario Franciscano de 1597.

    En ese primer siglo de la imprenta en México
    figuraron los impresores: Juan Cronberger – Juan Pablos
    (1539 – 1548), Juan Pablos (1548 – 1560), Antonio de
    Espinoza (1559 – 1576), Antonio Alvarez (1563), Pedro
    Ocharte(1563 – 1592), Pedro Balli (1574 – 1600),
    Antonio Pichardo ( 1577 – 1579), la viuda de Pedro Ocharte
    ( 1597 – 1605), Luis Ocharte Figueroa (1600 – 1601),y
    Enrico Martínez (1599 – 1611).

    La Ciudad de México fue la primera en América
    que tuvo imprenta, dándose a partir de ahí un auge
    que dio lugar a que para 1827 hubiera treinta imprentas en el
    territorio nacional. Cinco en la ciudad de México, tres en
    Puebla y Jalisco, dos en Veracruz – Jalapa, Valladolid,
    Michoacán y Oaxaca y una en Chiapas,
    Chihuahua, Durango, Guanajuato, Monterrey, Querétaro, San
    Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Yucatán,
    Zacatecas, San
    Agustín de las Cuevas o Tlalpan y en
    Sonora.

    Puebla es la segunda ciudad donde se instaló una
    imprenta en México. Fue en 1642 cuando Pedro de
    Quiñónez, apoyado por el obispo Juan de Palafox y
    Mendoza la instaló.

    Fue la ciudad de Oaxaca la tercera ciudad en instalar
    imprenta, cuyo impreso mas antiguo hasta hoy conocido fue un
    sermón fúnebre pronunciado por fray
    Sebastián de Santander en 1720, impreso en la imprenta de
    doña Francisca Flores viuda de don Luis Ramírez de
    Aguilar. Los sacerdotes filipenses tuvieron imprenta en Oaxaca,
    desde finales del siglo XVIII a principios del
    siglo XIX, dirigida por un tiempo por el
    sacerdote don José María
    Idiáquez.

    José María Morelos y Pavón
    llevó imprenta a Oaxaca en 1812 donde se publicó
    El Correo Americano del Sur
    . En 1833 don Antonio
    Valdés y Moya publicó en la imprenta ambulante de
    la 4ta. División del ejército regenerador el
    periódico Otro Gobierno.

    Guadalajara es la cuarta ciudad en tener imprenta,
    establecida en 1793 por don Mariano Valdés Téllez
    Girón , gracias a las gestiones realizadas ente la
    Audiencia y ante don Gabriel de Sancha; para el suministro de
    enseres, por su padre don Manuel Antonio Valdés,
    quién editaba en la Ciudad de México La
    Gazeta.

    La imprenta en Jalisco cobró verdadero auge hasta
    1795 en que tuvo además encuadernación, grabado y
    fábrica de sellos. En Jalisco se editó El
    Despertador Americano
    , primer periódico
    insurgente.

    Con el tiempo, los talleres se fueron extendiendo por
    todo el estado,
    instalándose uno en Lagos de Moreno en 1850, en San Juan
    de los Lagos en 1859, y Ciudad Guzmán en 1863.

    La Imprenta
    en Sonora y Sinaloa

    El ilustre historiador don José G. Heredia
    establece como fecha de la instalación de la imprenta en
    los estados de Sonora y Sinaloa, a finales del año de
    1824. Pero otro gran historiador don Héctor R. Olea (1943)
    desmiente esta afirmación, basándose en documentos
    del Archivo General
    de la Nación,
    donde se da cuenta de la no existencia de imprentas en la
    región en esas fechas como lo son una acta del Soberano
    Congreso Constituyente del Estado de Occidente, de fecha 30 de
    diciembre de 1824, en la cual se lee " Que entre tanto haya
    imprenta y luego que las circunstancias de la Secretaría
    lo permitan se remitirán cada mes a las cabeceras de
    Partido copias de las sesiones de este Honorable Congreso,
    …"
    y la carta escrita
    el 22 de marzo de 1825 desde la Santa Visita de la Villa de San
    Sebastián por el sacerdote carmelita Fray Bernardo del
    Espíritu
    Santo, Obispo de Sonora, Sinaloa y las Californias al
    Presidente de la República Don Guadalupe Victoria
    diciéndole "… estoy a distancia de casi doscientas
    leguas de Guadalajara, único punto inmediato donde
    podré mandar imprimir la satisfacción que se me
    exige, la que aún cuando el gobierno no me estrechara a
    dar, a mi me seria forzoso poner a la vista del mundo entero mi
    papel lejos de ser seductor es muy católico…)
    esto
    debido a que el Presidente se molestó por la
    publicación que el prelado había hecho de su famosa
    Pastoral " La Soberanía del
    Altísimo"

    El 31 de octubre de 1825 se publica el Decreto
    número 38 en El Fuerte, Sinaloa, en el que se explica "
    el modo y términos de publicar la Constitución Política del
    Estado"
    en el Artículo ocho de dicho Decreto se
    establece "El Gobierno procederá a publicar
    solemnemente la constitución en esta capital y
    dispondrá que a la mayor brevedad posible se impriman
    cuantos ejemplares le parezcan y lo circulará a todas las
    corporaciones y autoridades locales de los pueblos con el mismo
    objeto".

    Este documento apareció publicado en la ciudad de
    México en el año de 1828, en la Colección de
    Constituciones de los Estados Unidos
    Mexicanos impreso en la imprenta Galván a cargo de don
    Mariano Arévalo, seguramente porque en Sinaloa no
    había imprenta.

    La Constitución fue sancionada por el Gobernador
    del Estado de Sonora y Sinaloa y la manda imprimir, publicar y
    circular el día 2 de noviembre de 1826.

    Héctor R. Olea (1943) se basa en el Decreto
    número dos del 8 de abril de 1826, para afirmar que para
    esta fecha, ya había imprenta en la ciudad de El Fuerte,
    ya que el documento dice " Que desde la apertura de las
    sesiones ordinarias de esta augusta asamblea, se impriman y
    circulen las actas por conducto del Gobierno a todos los
    Ayuntamientos del Estado"
    y establece como período de
    establecimiento de la primera imprenta en Sinaloa entre el 2 de
    noviembre de 1825 y el 8 de abril de 1826.

    Sin embargo Antonio Pompa y Pompa (1988) afirma que la
    primera imprenta se estableció en El Fuerte a principios
    de 1827, estando a cargo de don J. Felipe Gómez y a
    finales del mismo año, al trasladarse los poderes del
    Estado a Álamos, los talleres de la imprenta
    también fueron mudados a esta ciudad,
    considerándose la primera imprenta en el territorio de
    Sonora y cuando se consumó la separación de los
    estados de Sonora y Sinaloa, el taller fue trasladado de manera
    definitiva a Culiacán en la primera mitad de 1831,
    dirigiéndola el Sr. Lucas Villagrán.

    Francisco R. Almada, (1983) el ilustre historiador
    chihuahuense afirma que la primera imprenta en el estado de
    Occidente, se estableció en El Fuerte y estaba a cargo de
    J. Felipe Gómez y empezó a trabajar en 1825. El
    documento mas antiguo impreso en esa imprenta y que el
    conoció fue el contrato celebrado por el gobernador
    Elías González y don José Antonio Heredia,
    apoderado de Ricardo Exter, para el establecimiento de una casa
    de moneda en la capital del Estado y firmado en septiembre de
    1825.

    A fines de 1827, cuando los poderes del Estado se
    trasladaron a Álamos, la imprenta también se
    trasladó a esa ciudad, siendo entonces considerada la
    primera imprenta en Sonora, pero cuando se disolvió el
    Estado de Occidente en 1830 para formar los de Sonora y Sinaloa,
    la imprenta pasó a Culiacán, capital de Sinaloa, lo
    que obligó al Gobierno de Sonora a mandar imprimir sus
    documentos a la imprenta del gobierno del estado de Chihuahua.
    Fue hasta 1833 que el ejecutivo estatal sonorense adquirió
    un nuevo equipo que instaló en la población de Arizpe, a cargo del
    tipógrafo José María
    Almón.

    Su nombramiento como director de la imprenta en Arizpe
    fue expedido el 20 de agosto de 1833 y el personal estaba
    integrado de la siguiente manera: Jesús P. Siqueiros como
    meritorio, Anselmo Beltrán como oficial segundo, Ildefonso
    Padilla oficial 40.Manuel Botello tirador y Francisco Carrillo
    Fuentes como
    tintador. El primer reglamento de la imprenta oficial fue
    expedido por el Gobernador Escalante y Arvizu, el 21 de mayo de
    1834.

    En 1837 Jesús P. Siqueiros fue ascendido a
    director de la imprenta y se considera el primer tipógrafo
    de origen sonorense, actividad a la que se dedicó toda su
    vida.

    Al cambiarse los poderes a Ures, los talleres de la
    imprenta también fueron trasladados a esa ciudad y lo
    mismo pasó en 1879 cuando los poderes se trasladaron a
    Hermosillo, y con ellos también los talleres de
    impresión.

    Como haya sido, ya que no tenemos elementos para afirmar
    con exactitud la fecha de establecimiento de la primera imprenta
    en la región, sí podemos decir con certeza que la
    primera imprenta tuvo carácter de oficial ya que fue en el seno
    del Congreso del Estado de Sonora y Sinaloa, donde se realizaron
    las primeras gestiones para adquirirla y fue en una carta manuscrita
    de la sesión del Congreso del 31 de diciembre de 1924 en
    el que se dice " se dio cuenta con los oficios que han
    remitido del gobierno. Primero- Los que acompaña la
    contestación que el sub.-Secretario del Ministerio de
    Relaciones da al que relativo sobre la solicitud de un
    préstamo del valor de la
    imprenta para este Estado".

    Se dirigía al mismo ministerio y manifiesta la
    buena disposición con que S.S. el Presidente de la
    República se sirvió ordenar la
    petición.

    El primer impreso conocido realizado en el Estado es el
    titulado: ESTADO GENERAL QUE MANIFIESTA LOS PRODUCTOS QUE
    HAN RENDIDO LAS RENTAS DE ESTE ESTADO Y LOS GASTOS QUE HA
    DEBIDO CUBRIR DESDE 1ro. DE NOVIEMBRE DE 1824 HASTA EL 31 DE
    DICIEMBRE DE 1825 TESORERIA GENERAL EN EL FUERTE A 4 DE MARZO DE
    1826. Lo firma don Nicolás María
    Gaxiola.

    El primer libro editado
    en esta imprenta fue " COLECCIÓN DE DECRETOS EXPEDIDOS POR
    EL HONORABLE CONGRESO DE OCCIDENTE" editado en el año de
    1826.

    El primer periódico publicado en el estado de
    Sonora y Sinaloa es EL ESPECTADOR IMPARCIAL, del Estado de
    Occidente, editado en Cósala en la imprenta del Supremo
    Gobierno en el año de 1827.

    En el Estado de Sonora independiente, el primer
    periódico impreso fue OPINIÓN PUBLICA DE OCCIDENTE,
    editado en Álamos en 1829 en la imprenta del Supremo
    Gobierno a cargo de don J. Felipe Gómez.

    También en Álamos se publicó en
    1828 el IMPRESO DE JUAN JOSE ZUBIZAR y el 6 de Mayo de 1830 LA
    REPRESENTACIÓN QUE EL CONGRESO DEL ESTADO DIRIGE AL ESCMO.
    SR. VICE-PRESIDENTE A FAVOR DE LOS MILITARES QUE SE ADHIRIERON AL
    PRONUNCIAMIENTO DE ACONCHI.

    Es así estimado lector como fue que se
    instaló la primera imprenta en nuestro Estado, en la
    colonial Álamos. En un artículo posterior haremos
    una revisión del desarrollo de la imprenta en Sonora desde
    su instalación.

    Maravedí
    (ár.
    morabití, de los almorávides) m. Moneda
    española, efectiva o imaginaria, de diferentes valores y
    calificativos.
    Ant. moneda
    española de cobre
    (trigésima cuarta parte del real de vellón): ~
    alfonsí, blanco o de plata, moneda castellana de plata del
    s. XV (tercera parte de un real de plata); ~ de oro, moneda de
    oro de los reinos de
    Asturias, León y Castilla, del s. XIII (6 maravedís
    de plata); ~ burgalés, moneda de vellón de los
    reinos de Asturias, León y Castilla, del s. XIII (sexta
    parte del ~ de plata); ~ nuevo, ant. moneda de vellón
    (séptima parte de un real de plata); ~ novén oviejo
    moneda castellana de vellón, de los s. XIV al XVI (tercera
    parte de un real de plata). Pl. maravedís, -dises
    odíes."maravedí",
    VOX – Diccionario
    General de la Lengua
    Española, © 1997 Biblograf, S.A.,
    Barcelona. Reservados todos los derechos.

    BIBLIOGRAFÍA

    Almada R. Francisco (1983) Diccionario de
    Historia, Geografía y Biografía
    Sonorenses
    . Gobierno del Estado de Sonora, Reimpresión
    de la edición
    de 1952.

    Olea Héctor R.( 1943) La Primera
    Imprenta en las Provincias de Sonora y Sinaloa

    Imprenta y Fotograbado Aurelio Villegas, México,
    D.F.

    Pompa y Pompa Antonio (1998) 450 Años
    de la Imprenta Tipográfica en
    México.

    Colección Los Libros Tienen
    la Palabra. Asociación Nacional de Libreros, A.

    Gutenberg, Johann (c.1400-1468)

    Impresor alemán y pionero en el uso de los tipos
    móviles.
    Poco se sabe de su vida y producción; ninguna de las obras que se le
    atribuyen está firmada. Nació hacia 1400 en
    Maguncia, y su primera formación fue la de
    orfebre.

    Más tarde, su familia se
    estableció en Estrasburgo. En 1438 Gutenberg se
    asoció con Andreas Dritzehn para llevar a cabo experimentos de
    imprenta. Hacia 1450 regresó a Maguncia donde se
    asoció con el comerciante y prestamista alemán
    Johann Fust, creando una imprenta donde probablemente
    comenzó a imprimir la gran Biblia sacra latina, así
    como libros más pequeños.

    La Biblia de Gutenberg, o Biblia de las 42
    líneas, quedó terminada antes de finales de 1456, y
    se supone que colaboró en su realización Peter
    Schöffer, yerno de Fust y aprendiz de Gutenberg.
    En 1455 Fust entabló un pleito contra Gutenberg,
    reclamando el dinero que
    había invertido en la empresa, por
    lo que el impresor se vio obligado a ceder su
    participación en la misma.

    Después de su ruptura con Fust, Gutenberg
    siguió imprimiendo, tanto en Maguncia como en la cercana
    ciudad de Eltvile. En 1465 Adolfo II, arzobispo de Maguncia y
    elector de Nassau, se convirtió en su mecenas, como
    reconocimiento a su invento. Gutenberg murió el 3 de
    febrero de 1468 en su ciudad natal, donde se ubica hoy un museo
    que recrea su prensa y su taller.

    "Gutenberg, Johann", Enciclopedia Microsoft(R)
    Encarta(R) 99. (c) 1993-1998
    Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

    Por:

    Ignacio Lagarda Lagarda

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments