Monografias.com > Enfermedades > Salud
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Infarto Agudo del Miocardio y Autocuidados




Enviado por tererr



    1. Fundamento y
      objetivos
    2. Pacientes y
      Método
    3. Conclusiones
    4. Análisis
      estadístico
    5. Discusión
    6. Bibliografía

    Fundamento y
    objetivos:

    El Infarto Agudo
    del Miocardio es la primera causa de muerte en
    Cuba, su
    aparición y/o empeoramiento dependen en gran medida del
    estilo de vida
    de las personas, haciéndose necesario la educación y
    orientación a la población con fines preventivos. Por dicha
    razón el objetivo
    principal de este estudio es identificar el nivel de
    conocimientos acerca de los Factores de Riesgo del IMA en
    los pacientes de la muestra,
    determinar que percepción
    poseen acerca de las acciones de
    autocuidado de salud teniendo en cuenta el
    género
    de pertenencia.

    Pacientes y
    Método
    :

    Se realizó un estudio descriptivo en una muestra
    de 60 pacientes de ambos sexos, de entre 30 y 65 años de
    edad que sufrieron Infarto Agudo del Miocardio, Para la
    obtención de la información necesaria fue utilizada
    la entrevista
    clínico-psicológica semi-estructurada. Se
    desarrollaron comparaciones entre los pacientes de distintos
    géneros para precisar si se establecen diferencias en
    cuanto a los aspectos estudiados, entre uno y otro grupo. En el
    procesamiento estadístico fue aplicada la diferencia
    porcentual para variables
    cualitativas.

    Resultados:

    Existe gran desconocimiento en los sujetos de la muestra
    acerca de las factores e riesgo del IMA, así como de las
    acciones de autocuidados de salud, prevaleciendo en alto
    porcentaje de éstos la práctica de hábitos
    tóxicos, hábitos dietéticos nocivos, aun
    cuando el 91.6 % de los sujetos son hipertensos, pese a ello el
    76.6% de los pacientes afirmaron saber cuidar su salud. Estos
    resultados son independientes del sexo de
    pertenencia.

    Conclusiones:

    existe un deficiente nivel de conocimiento
    acerca de los factores de riesgo del IMA, así como del
    estilo de vida a desarrollar una vez que se desencadena el evento
    cardiovascular, que además los sujetos tienen una
    percepción distorsionada del autocuidado de salud y no se
    establecen diferencias entre el grupo constituido por hombres y
    el constituido por mujeres.

    Palabras clave: Infarto Agudo del Miocardio.
    Factores de Riesgo. Autocuidados de salud. Estilo de
    vida.


    Introducción

    Las enfermedades
    cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo,
    sobre todo en aquellos países con elevado desarrollo
    socio-económico. Según informes de
    la
    Organización Mundial de la Salud más del 75% de
    estas muertes de origen cardiovascular corresponden a la
    cardiopatía isquémica, la cual cada día se
    presenta en edades más tempranas de la vida, precisamente
    en momentos en que el individuo es
    más útil a la sociedad
    (1).

    El Infarto Agudo del Miocardio obedece a diversas
    causas, pero se reconoce que los factores de riesgo tienen una
    importancia decisiva en su aparición y/o empeoramiento una
    vez que acontece el evento cardiovascular. La mayor probabilidad para
    seguir disminuyendo su incidencia descansa justamente en la
    prevención de los factores que originan la
    presentación clínica de la enfermedad y el proceso
    ateroesclerótico (2, 3, 4, 5,6) ello concovoca
    a la modificación de actitudes y
    estilos de vida de riesgo para el padecimiento cardiovascular y
    la interiorización de conductas de autocuidados de salud.
    Es preciso lograr que el individuo reconozca su responsabilidad para cuidarse, para cumplir
    tratamientos y para buscar alternativas que le ayuden a mejorar
    la calidad de la
    vida. El vivir más sabiamente no representa un costo y es
    asequible a todos.

    En el contexto de la atención médica el autocuidado ha
    tomado ímpetu. Las enfermedades crónicas
    son las principales causas de morbilidad y mortalidad en muchas
    sociedades y
    esta estrechamente vinculadas con conductas individuales y
    estilos de vida.(7).

    Lo anterior presupone modificar actitudes ante diversos
    aspectos de la vida, logra alcanzarse cuando varios componentes o
    factores confluyen y dinamizan la conducta para
    propiciar el cambio.

    Las actitudes tienen tres componentes, el afectivo que
    le da el carácter emocional , el cognoscitivo que
    son los conocimientos que se poseen del objeto de la actitud y el
    conativo, referido a la conducta, es decir a la forma de
    actuar.(8 , 9).

    El conocimiento y la necesidad están
    indisolublemente vinculadas indisoluble en la regulación
    motivacional humana, la necesidad impulsa al hombre a
    conocer, a fundamentar sus diferentes conductas, y el
    conocimiento se convierte a su vez en una fuente inagotable
    de las necesidades, pues el proceso de asimilación del
    conocimiento y la reflexión no siempre son expresiones
    cognitivas de la
    personalidad, ya que provocan vivencias que son de vital
    importancia tanto para la formación de nuevas necesidades,
    como para el reforzamiento de las existentes( 10
    ).

    Sabiendo que cuando el conocimiento es capaz de
    movilizar la conducta a la fundamentación personal de lo
    conocido, a la crítica, a la elaboración creativa
    de sus contenidos, trascendiendo la simple actualización y
    reproducción de lo conocido, podemos
    asegurar que comienza a expresar tendencias activas de la
    personalidad,
    sustentadas por su sistema de
    necesidades y motivos (10). Este fundamento y los
    referentes a los que favorecen la aparición de la
    cardiopatía isquémica han llevado al desarrollo de
    este estudio, en el cual se pretende responder a las siguientes
    aserciones: ¿Tienen los individuos de la muestra el nivel
    de conocimientos necesarios para la prevención primaria y
    secundaria del Infarto Agudo del Miocardio? ¿Tienen una
    adecuada percepción de los autocuidados de salud?
    ¿Puede el género de pertenencia determinar
    diferencias en cuanto a los aspectos estudiados? En la medida que
    se respondan estas interrogantes se dará cumplimiento a
    los objetivos del estudio y se contribuirá a la labor de
    prevención de la enfermedad cardiovascular
    (IMA).

    Pacientes y método: Se desarrolló un estudio
    descriptivo. La muestra estuvo constituida por 60 pacientes de
    entre 30y 65 años de edad, de ambos sexos, que ingresaron
    en la Unidad de Cuidados Intensivos del Corazón
    del Hospital Provincial Gustavo Aldereguía Lima de
    Cienfuegos, Cuba por haber sufrido Infarto Agudo del Miocardio,
    en el periodo comprendido entre septiembre 2004 y junio del
    2005.

    Los criterios de inclusión de las personas que
    forman parte del estudio fueron: pacientes con IMA, edad entre 30
    y 65 años, no padecimiento de enfermedades
    siquiátricas severas, no déficit intelectual ni
    neurológico y respetando el principio de voluntariedad del
    paciente y sus familiares

    Una vez transcurridas las primeras 24 horas del evento
    cardiovascular y aliviados los pacientes de los síntomas
    mas críticos, se procedió a realizar una entrevista
    clínica- psicológica semiestructurada para conocer
    los aspectos de interés
    para el estudio, las respuestas se llevaron a registros
    confeccionados con este fin, lo que permitió hacer un
    análisis de los datos
    obtenidos.

    Análisis
    estadístico.

    Los resultados obtenidos se llevaron a tablas de
    frecuencia y de relaciones de variables, expresadas en
    números, porcientos y promedios. Se aplicó la
    diferencia porcentual para variables cualitativas.

    Resultados.

    La cantidad de hombres con IMA prevalece sobre la
    cantidad e mujeres, siendo las edades de 51-60 años donde
    se agrupa el mayor porcentaje de pacientes infartados (42.5%
    hombres y el 45 % mujeres), seguido del grupo etaro de 41-50
    años para los hombres (27.5%) y del grupo de 61-65
    años para las mujeres donde se enmarcan el 40% de las
    mujeres de la muestra.

    El mayor número de infartados, para ambos sexos
    se agrupa en los que tienen estudios de Secundaria Básica
    (30% hombres y 40 % mujeres). Sin embargo en el grupo de los
    hombres solo el 12.5 % tienen nivel primario y en las mujeres el
    30% están en este rango.

    No se recogen mujeres universitarias infartadas a
    diferencia de los hombres que el 17.5 % han cursado estudios
    superiores.

    También es importante destacar que el 75% de los
    sujetos estudiados fuman, tanto en los hombres como en las
    mujeres esta presente esta adicción (72.5 % y 80%
    respectivamente).

    El 62.5% de los hombres de la muestra ingieren alcohol
    excesivamente, en las mujeres solo el 28.5 % está en esta
    situación.

    Los hábitos dietéticos nocivos lo poseen
    el 95% de los hombres y el 85% de las mujeres.

    El 92.5 % de los hombres y el 90 % de las mujeres son
    hipertensos.

    Refieren tener estrés el
    90 % de las mujeres y el 67.5 % de los hombres,
    estableciéndose una diferenciación en este aspecto
    entre los sujetos de ambos grupos.

    Otras características de la muestra en cuanto a
    la tenencia de Factores de Riesgo se encuentran en la tabla
    No. 1.

    El conocimiento acerca de los factores de riesgo del IMA
    se comporta para uno y otro sexo de forma similar, los mas
    conocidos son el hábito de fumar (65 % de ambos sexos) el
    alcoholismo lo
    conocen el 52.5 % de los hombres y el 50 % de las mujeres, el
    consumo de
    grasa animal lo refieren el 57.5 % de los hombres y el 55% de las
    mujeres.

    Llama la atención que el estrés es
    conocido como FR solo por un 17.5 % de los sujetos masculinos y
    por el 15 % de las mujeres. Hay factores de riesgo como la
    herencia, la
    hipercolesterolemia, la HTA, las características de
    Personalidad que no se conocen o se conocen de manera
    insuficiente, para su comprensión remitirse a la tabla
    No. 2.

    El conocimiento acerca del estilo de vida después
    del IMA y las acciones de autocuidado a realizar por el enfermo
    puede apreciarse en la tabla No.3, evidenciándose un
    conocimiento deficiente de estos aspectos, los mas conocidos son
    el cumplimiento de la dieta (52 % en hombres y 60% en mujeres) y
    la eliminación de hábitos tóxicos, referidos
    por el 42.5 % de los hombres y el 45 % de las mujeres, para ver
    otras características ver la tabla No.
    3.

    En contradicción con los datos anteriores el 76.6
    % de los pacientes refieren que cuidan su salud (el 70% de los
    hombres y el 90% de las mujeres). Solo el 30% de los sujetos del
    sexo masculino responden no cuidarse y el 14 % de las mujeres.
    tabla No. 4

    La percepción de autocuidados de salud de los
    sujetos respalda las respuestas anteriores, porque tanto en los
    hombres como en las mujeres está centrada en acciones como
    ir al médico (92.5 % de los hombres y en el 100% de las
    mujeres) y en la acción
    de tomar los medicamentos (87.5 % del sexo masculino y el 95 %
    del sexo femenino). El resto de las acciones no
    farmacológicas o facultativas son desconocidas o conocidas
    de manera muy deficiente por todos los sujetos que integran la
    muestra, estos datos pueden consultarse en la tabla
    No.5.


    Discusión.

    Actualmente esta bien definido por que es que el hombre es
    mas propenso a padecer de IMA que la mujer. La
    presencia de estrógenos defiende al cuerpo femenino de
    este evento cardiovascular (11,12).Es por ello que en
    nuestro estudio el 85 % de las mujeres infartadas se agrupan en
    las edades entre 51- 65 años, periodo en que se presenta
    déficit estrogenito por el periodo climatérico
    (11).

    La escolaridad no parece ser un factor que favorezca o
    lo limite la aparición de la enfermedad cardiovascular, si
    observamos en este estudio la ubicación de los sujetos en
    las distintas categorías que definen el nivel de
    instrucción escolar, es muy heterogénea, con cierto
    realce en el nivel de secundaria básica. Sin embargo en el
    grupo de hombres el 17.5 % y el 25 % tienen nivel
    preuniversitario y universitario respectivamente. No hemos
    revisado ningún estudio donde se haga referencia que la
    instrucción escolar pueda repercutir en la
    aparición del IMA.

    Es llamativo al estudiar el conocimiento que tienen los
    sujetos de la muestra sobre los Factores de Riesgo del IMA, la
    pobre información que tienen al respecto, máxime
    cuando el 91.6% de los pacientes son hipertensos, entidad que
    requiere para su adecuado manejo de tratamiento medicamentoso,
    pero también y de manera relevante del tratamiento no
    medicamentoso que incluye la práctica de estilos de vida
    saludables, para lo cual es necesario la modificación de
    actitudes, el consumo de alimentos
    cardiosaludable, la practica de ejercicios físicos, el
    control de las
    emociones
    entre otras.(13,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,27,28
    ).

    El estrés, las características de
    personalidad, la autorregulación emocional son aspectos
    desconocidos para los sujetos estudiados tanto por los hombres
    como por las mujeres, sin embargo la literatura medica y
    psicológica le concede a estos aspectos gran importancia
    en en tratamiento de enfermedades cardiovasculares y muy
    especialmente para el restablecimiento de aquellos que han
    sufrido IMA.(
    29,1314.15,16,17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,27,28)

    Para que el individuo pueda trazarse estrategias para
    el cambio, primero tiene que conocer y luego tiene que estar
    motivado. La integración del motivo en la esfera
    conciente de la personalidad, y su expresión en el
    enriquecimiento de su contenido y en el planteamiento de
    objetivos concientes es una manifestación del nivel mas
    elevado del desarrollo de la
    motivación humana, esto es una compleja
    adquisición de la personalidad, alcanzable sólo por
    una adecuada educación o ante
    condiciones muy especificas que lo propicien (10). El
    elemento cognoscitivo y el afectivo nunca pueden desvincularse
    para la toma de
    decisiones y la acción.

    Si el sujeto no tiene una adecuada percepción de
    cómo cuidar su salud, difícilmente podrá
    sentir la necesidad de hacerlo y si no tiene las herramientas
    del como lograrlo, el objetivo no podrá alcanzarse. En el
    desarrollo de las necesidades surgen también estructuras
    cualitativamente nuevas, mediatizadas por la construcción de estructuras funcionales en
    cuya composición entran componentes afectivos y
    cognitivos.( 10)

    Los resultados de este estudio demuestran que el
    conocimiento acerca de los factores de riesgo del IMA es pobre y
    que además la percepción de autocuidado de salud es
    equívoca en los pacientes de la muestra, al centrarse las
    opiniones fundamentalmente en aspectos biológicos,
    quedando ignorados los aspectos de índole
    socio-psicológico.

    Por otro lado estos resultados nos ayudan a pensar en la
    necesidad de elaborar estrategias de intervención para
    fomentar el autocuidado de los pacientes con IMA y para
    fortalecer la prevención primaria de salud. La cantidad de
    personas hipertensas presentes en la muestra y su desconocimiento
    acerca de que esta enfermedad puede constituir un factor
    potencial para la aparición de enfermedades
    cerebrovasculares, ello reafirma la necesidad de modificar el
    pensamiento
    médico a la hora de tratar y orientar a los pacientes
    portadores de esta enfermedad. La ingestión excesiva de
    alcohol es mas frecuente en hombres que en mujeres (62.5 % y 28%
    respectivamente) lo que que obedece a patrones socio-culturales
    de nuestra sociedad (30) en cuanto a la tenencia de estrés
    el 90% de las mujeres refieren estar estresadas y solo el 67.5%
    de los hombres, justificándose este dato tal vez por el
    papel que históricamente la sociedad le ha conferido a las
    mujeres (31).

    Las conclusiones mas importantes de este estudio se
    pueden resumir planteando que existe un deficiente nivel de
    conocimiento acerca de los factores de riesgo del IMA, asi como
    del estilo de vida a desarrollar una vez que se desencadena el
    evento cardiovascular, que además los sujetos tienen una
    percepción distorsionada de lo que realmente es el
    autocuidado de salud y por tanto no pueden poner en
    práctica acciones que favorezcan estilos de vida
    saludables. Por tanto sugerimos evaluar la creación de
    nuevas estrategias de tratamiento que recojan de manera
    significativa los aspectos psicológicos y la influencia de
    la sociedad en la prevención primaria y secundaria del
    IMA.

    Otra conclusión importante es que al dar a este
    estudio un enfoque de género, no se establecen diferencias
    en la mayoría de los aspectos abordados entre el grupo
    constituido por hombres y el constituido por mujeres,
    determinando ello que el énfasis de la prevención
    primaria y secundaria del IMA debe dirigirse con igual fuerza a todas
    las personas independientemente del género de pertenencia.
    .

    Tabla No. 1: Presencia de factores de
    Riesgo en Pacientes con IMA.

    Factor riesgo

    M

    %

    F

    %

    Total

    %

    Tabaquismo

    29

    72.5

    16

    80

    45

    75

    Alcohol exc.

    25

    62.5

    3

    15

    28

    46.6

    Café Exc..

    20

    50

    7

    35

    27

    45

    Hábitos dietet.nociv.

    38

    95

    17

    85

    55

    71.6

    Estrés

    27

    67.5

    18

    90

    45

    15

    HTA

    37

    92.5

    18

    90

    55

    91.6

    Sedentarismo

    9

    22.5

    8

    40

    17

    28.3

    Obesidad

    9

    22.5

    3

    15

    12

    20

    Diab. Mellitus

    4

    10

    3

    15

    7

    11.6

    Fuente: Entrevista
    Clínico-psicológica

    Tabla No. 2: Conocimiento de los
    Factores de Riesgo del IMA.

    Factores de
    Riesgo

    M

    %

    F

    %

    Total

    %

    1-Hábito de fumar

    26

    65

    13

    65

    39

    65

    2-Alcoholismo

    21

    52.5

    10

    50

    31

    51.6

    3-Café en exceso

    9

    22.5

    4

    20

    13

    21.6

    4-Grasa animal

    23

    57.5

    11

    55

    34

    56.6

    5-Exceso de sal

    13

    32.5

    7

    35

    20

    73.3

    6-Obesidad

    4

    10

    4

    6.6

    7-HTA

    5

    12.5

    5

    7.3

    8-Diabetes
    M

    1

    2.5

    1

    1.6

    9-Estrés

    7

    17.5

    3

    15

    10

    16.6

    10-Características
    de

    personalidad

    10- Herencia

    1

    2.5

    1

    1.6

    11.Hipercolesterolemia

    1

    2.5

    1

    1.6

    Fuente: Entrevista Clínica-
    psicológica.

    Tabla No. 3: Conocimiento acerca de
    estilo de vida después del IMA.

    .Conoc. Estilo vida después del
    IMA.

    M

    %

    F

    %

    Total

    %

    1..Evitar esfuerzos físicos
    grandes

    15

    37.5

    8

    40

    23

    78.3

    2-Evitar emociones

    fuertes y estrés

    5

    12.5

    6

    30

    11

    18.3

    3-Práctica de ejercicios
    físicos

    4-Jerarquizar tareas

    5-No tener coito antes tiempo
    señalado.

    6-Dieta.

    21

    52.5

    12

    60

    33

    55

    7-Eliminar hábitos
    tóxicos.

    17

    42.5

    9

    45

    26

    43

    8-Acudir a un espec. si dificultades en las
    relaciones sexuales

    9-Respirar profundo

    1

    2.5

    1

    1.6

    10-Relajar con música

    2

    5

    2

    7.3

    11-Ejercicios de relajación

    12-A través contacto directo seres
    queridos

    1

    5

    1

    1.6

    13-Masaje

    14-Caminar descalzo

    15-Actividad higiene
    mental

    9

    22.5

    2

    10

    11

    18.3

    16.Visualizando en momentos de
    tensión

    Fuente: Entrevista Clínica-
    psicológica.

    Tabla No.4: Percepción de las acciones de
    autocuidado de los pacientes con IMA.

    Percepción de autocuidado

    M

    %

    F

    %

    Total

    %

    Tomar medicamentos

    35

    87.5

    19

    95

    54

    90

    Practicar ejerc. Físicos

    2

    5

    1

    5

    3

    5

    Controlar emociones

    1

    5

    1

    1.6

    Hacer dieta

    7

    17.5

    4

    20

    11

    11.3

    Evitar sobrecarga fis, y psiclg.

    4

    10

    2

    10

    6

    10

    Cuidar salud mental

    1

    2.5

    3

    15

    4

    6.6

    Ir al médico.

    3.7

    92.5

    20

    100

    57

    95

    No sabe

    2

    5

    2

    3.3

    Fuente: Entrevista clínica-
    psicológica.

    Tabla No 5: Respuesta de los pacientes
    con IMA a la pregunta ¿Cuida UD. su salud?

    Respuesta

    M

    %

    F

    %

    Total

    %

    Si

    28

    70

    18

    90

    46

    76.6

    No

    12

    30

    2

    10

    14

    23.3

    No sabe

    Fuente: Entrevista clínica-
    psicológica

    Bibliografía.

    1.Rivas Estany E. Rehabilitación cardiovascular
    integral. Conceptos, Objetivos y Formas de aplicación.
    Rev. Cubana Cardiol Cir. Cardiovasc 1988; 2(1): 3,
    29-41.

    2 Rivas Estany E, Ramírez de
    Estenoz A, Ponce de León Aguilera P, Sin Chesa C,
    Hernández Cañero A. Aspecto psicosocial de la
    rehabilitación en pacientes con Infarto del miocardio.
    Rev. Cubana Cardiol Cir. Cardiovasc 1989; 3 (3):
    357-58.

    3. Velasco Rami JA. Cómo lograr la
    readaptación global del paciente con Cardiopatía
    Isquémica. Patrocinio de la Soc. Española de
    Cardiología.7ma unidad didáctica: 7/98.Valencia. p. 3,
    7-14,

    4. Colunga Santos J, Ramírez Lara L, Pérez
    Alfonso M, Lara Abad J. Rehabilitación cardiovascular en
    IMA. Rev Cubana Cardiol Cir Cardiovasc 1996; 2(2): 109

    5.Cecil. Tratado de Medicina
    Interna. 20ª Edición. Vol.1. Cap. 31 Editorial Ciencias
    Medicas. La Habana. 1988. paginas 198-02, 209.

    6..Eagle Kim A, Haber E, De Sacntis R.W, Austin W.G. La
    practica de la Cardiología. Normas del
    Massachussets General Hospital. 2ª ed. Buenos Aires:
    Medica Panamericana; 1991.p.555.

    7. Shye D.Autocuidados en Salud Mental.
    Washington: OPS/OMS; 1998. p. 5-20.

    8.Porro de Villavisencio F. Psicología y Salud.
    La Habana: Ciencias Médicas; 2001.p.66-67.

    9. De la Serna Tuya JM. Los procedimientos
    implicados en el cambio de actitud. Rev Psicología. 2003;
    21(2): 319-28.

    10. González Rey FL. Motivación
    moral en
    adolescentes y
    jóvenes. Edit. Cient. Tecn. La Habana 1983.p. 11,
    22-23.

    11. Navarro Despaine D, Artíles Visual L .La
    menopausia no es el fin de la vida. Revista Cubana
    Sexología y Sociedad. Año 2 No. 5. 1996.

    12. Jalowiec DA, Hill JA. Myocardial Infarction in the
    young and in women. Cardiovasc. Clin 1989; 20:
    197-206.

    13. Rivas Estany E. Influencia de la
    Rehabilitación Cardiaca sobre la Reincorporación
    laboral
    después del Infarto del Miocardio. Rev. Cubana Cardiol
    Cir. Cardiovasc1988; 2(2-3): 104-17

    14, Rivas Estany E, Rehabilitación Cardiaca en el
    IMA. Rev. Cubana Cardiol. Cir. Cardiovasc 1996; 2(2):
    149-50.

    15.. Velasco JA, Cosin J, López Sendon JC. La
    prevención secundaria del Infarto del Miocardio en
    España.
    Estudio PREVESE. Rev Española Cardiol 1997; Vol 50 . p.
    406-415.

    16. Germing A. Cardiovascular Risk Factor. Clín
    Cardiovascular 1998. vol. 21 p. 1-38.

    17.. Lesperance F, Frasure- Smith, Talajic M, Bourrasa
    M.G. Five year risk of cardiac mortality in relation to initial
    severity and one-year changes in depression symptoms after
    myocardial infarction. Circulation 2002/ 05: 1049-53.

    18.. Stewart RA, North FM, West TM et al. Depression and
    cardiovascular morbidity and mortality: cause or consequence .Eur
    Heart J. 2003 Nov; 24(22):2027.

    19. Hemingway H, Marmot M. Evidence based cardiology:
    psychosocial factors in the etiology and prognosis of coronary
    heart disease: systematic review of prospective cohort studies.
    Br. Med J 1999, 318: 1460-7.

    20.. Ferketich AK, Scwarzbaum Ja, Frid DJ, Moeschberger
    ML. Depression as an antecedent to heart disease among women and
    men in the NHANES I study. National Health and Nutrition
    Examination Survey. Arch Gen Psychiatry 1998; 55:
    558-92.

    21. Musselman D, Evans D, Nemeroff C. The relationship
    of depression to cardiovascular disease. Arch Gen Psychiatry
    1998: 55:558-92.

    22.. Lesperance F, Frasure –Smith N. Depression in
    patients with cardiac disease: A practical review. J Psychosom
    Res 2000: 48: 379-91.

    23.. Yusuf F, Hawken S, Ounpuu S et al. Effect of
    potentially modifiable risk factors associated with myocardial
    infarction in 52 countries ( the INTERHEART study). Lancet 2004:
    364: 953-62.

    24.. Rosengren A Hawken S, Ounpuu S et al. Association
    of psychosocial risk factors with risk of acute myocardial
    infarction in 11,119 cases and 13,648 controls from 52 countries.
    Lancet 2004: 364: 937-52

    25. Frasure- Smith N, Lesperance F, Talajic M.Depression
    following myocardial infarction. Impact on 6-month survival. AMA
    1993:270:1819-25.

    26. Frasure- Smith N, Lesperance, Talajic M. Depression
    and 18- month prognosis after myocardial infarction. Circulation
    1995, 91: 999-1005.

    27. Ruo B, Rumsfeld JS, Hlatky MA, Liu H, Browner WS,
    Whooley Ma. Depressive symptoms and health – related
    quality of life: the heart and Soul Study, JAMA 2003 Jul 9: 290
    (2): 215-21.

    28. Costa Dias C, Mateus PS, Mateus C, Bettencourt N,
    Santos L, Adao L, et al. Síndrome Coronária Aguda e
    Depressao. Rev. Port Cardiol 2004;24(4):507-516

    29. Hernández Melendez E, Palmera Chávez
    A, Santos Avila F. Intervención Psicológica en las
    enfermedades cardiovasculares.Centro Universitario de Ciencias de
    la Salud Guadalajara : ;2003.

    30. Gonzáles Ortega S. Identidad
    nacional e identidad de
    género: sugerente asociación. Rev. Cubana.
    Sexología y Sociedad. Año No. 3. 1995.

    31-Alfonso Rodríguez A C: Salud mental en las
    mujeres. Una propuesta para el debate. Rev.
    de estudios de género. Universidad de
    Guadalajara.2002 p. 36-55.

     

     

    Autor:

    Lic. Teresa Rodríguez
    Rodríguez*.

    Dra. Aymara Hernández Cardoso**

    Est. de Medc. César J. Castro Rodríguez.
    ***

    Lic. Aleyma Rodríguez
    Carvajal****

    *Psicóloga Clínica Hosp. Prov. Clin. Quir.
    Gustavo Aldereguía Lima . Prof. Auxiliar. J.
    Cátedra de Sexualidad
    Facultad de Ciencias Medicas Cienfuegos. Cuba.

    **Espc. De 1er. Grado de Medc.Interna, verticalizada en
    Cuidados Intensivos. Hosp. Prov. Clin. Quir. Gustavo
    Aldereguía Lima Cienfuegos. Cuba.

    ***Est. de 4to. Año de Medicina. Facultad de
    Ciencias Medicas Cienfuegos. Cuba

    **** Psicóloga Clínica. Prof. Instructor.
    Hosp. Prov. Clin. Quir. Gustavo Aldereguía Lima.
    Cienfuegos. Cuba

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments