Monografias.com > Deportes > Salud
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

El deporte en Cuba: expresión de un modo de vida



    1. Resumen
    2. El deporte en Cuba antes del
      triunfo de la Revolución
    3. El comienzo del deporte como
      derecho legítimo del pueblo
    4. Resultados deportivos cubanos en
      Juegos Centroamericanos, Panamericanos, Mundiales y
      Olímpicos
    5. La década del 90 en el
      deporte cubano
    6. Actualidad deportiva en
      Cuba
    7. Bibliografía

    RESUMEN.

    Resultados deportivos en Cuba, antes y
    después del triunfo revolucionario de 1959, breve análisis de la situación deportiva
    en la década del 90 del siglo pasado, así como la
    actualidad del deporte en la isla, constituyen
    los eje fundamentales de este trabajo, que
    persigue, como objetivo
    principal, demostrar que el deporte para los cubanos, es una
    expresión de su modo de vida.

    Introducción

    La situación en Cuba, antes del triunfo
    revolucionario de 1959, es harto conocida. Cuba, la isla grande
    del Caribe, había pasado, de ser colonia Española,
    a convertirse en una seudo-republica, monitoreada por los
    distintos gobiernos norteamericanos.

    En muchas esferas la situación del país
    era precaria: altos índices de pobreza, desempleo, gran
    por ciento de analfabetos, situación critica en el sector
    de la salud, bajos
    índices de industrialización, prácticamente,
    la nación
    se había convertido en monoproductora y monoexportadora de
    caña de azúcar,
    existencia de grandes latifundios de propiedad
    extranjera, grave situación con la vivienda y
    especialmente, la falta de libertades políticas,
    habían convertido a la isla en un hervidero
    social.

    El deporte no escapaba a esta realidad, no
    existía apoyo estatal a la practica masiva de ninguna
    disciplina,
    planes de infraestructura deportiva o escuelas especializadas en
    esta esfera, solo constituía, privilegio de algunos, sobre
    todo, de los más adinerados, la práctica de alguna
    especialidad deportiva, excepcionalmente, en algunas
    universidades o institutos del país, sus estudiantes
    constituían los practicantes más asiduos, aunque en
    escasos deportes.

    2. El deporte en Cuba
    antes del triunfo de la Revolución
    .

    Al analizar esta época, nos percatamos que el
    boxeo profesional, el béisbol y el atletismo,
    constituían los deportes más practicados y por
    tanto de los más destacados, tanto nacional como
    internacionalmente. Muchos de los deportistas, veían en la
    práctica de estas disciplinas, la vía de escape
    para resolver sus precarias situaciones económicas y
    poder ayudar,
    de esta manera, a sus seres más queridos, aunque en muchos
    casos, la realidad del profesionalismo les jugó una mala
    pasada y terminaron sus vidas de atletas activos,
    enmarcados en la misma pobreza con la que comenzaron.

    Cuando observamos figuras de la talla de Ramón
    Fonst, campeón Olímpico de esgrima en las
    Olimpiadas realizadas en Paris 1900 y San Luis 1904, Manuel
    Dionisio Díaz, titular en 1904 del sable individual y
    José Raúl Capablanca, campeón mundial de
    Ajedrez desde
    1921 hasta 1927, nos percatamos, que solo la genialidad de estos
    hombres hizo posible que alcanzaran tales triunfos, en deportes
    exclusivos para las capas más altas de la sociedad,
    tanto en nuestro país, como a escala
    mundial.

    Otras modalidades como el Baloncesto,
    Voleibol,
    Canotaje, Fútbol y la Natación
    se practicaban a nivel de clubes y por tanto, la mayoría
    de la población no tenía acceso a la
    práctica de las mismas, como mencionamos anteriormente,
    solo a escala universitaria, algunos atletas accedían a
    torneos oficiales.

    No existía, en nuestro país, el apoyo
    oficial a la práctica de deportes, nuestra
    participación en torneos regionales deportivos no pasaba
    de la presencia física , sin mayores
    logros en cuanto a resultados y obtención de medallas,
    sólo algunas figuras alcanzaban notorias actuaciones,
    tales fueron los casos de nuestro flagrante campeón
    mundial de boxeo profesional Kid Chocolate y algunos peloteros de
    la talla de Martín Dihigo, el inmortal, único
    pelotero elevado al Salón de la Fama en 4 países:
    Estados
    Unidos, México,
    Cuba y Venezuela,
    resultado éste que representa un récord a nivel
    internacional. Estas 2 figuras, junto a los ya mencionados
    Ramón Fonst, Manuel Dionisio Díaz y José
    Raúl Capablanca, constituyen los más genuinos
    valuartes de nuestro deporte en la primera mitad del sigloxx y
    salvaron, a la vez, el nombre de Cuba en la escena deportiva
    internacional.

    3. El comienzo
    del deporte como derecho legítimo del
    pueblo.

    A partir del triunfo revolucionario de 1959, el deporte
    cubano experimenta un giro total, el nuevo gobierno ve en la
    actividad física, la recreación
    y la práctica masiva de deportes un legítimo
    derecho del pueblo, quedaban, de esta forma atrás,
    aquellos momentos, en que era privilegio de algunos la
    práctica de disciplinas deportivas.

    Comienza a formarse toda una infraestructura para llevar
    adelante el movimiento
    deportivo cubano, alcanzar, en primer lugar, la práctica
    masiva del mismo en toda la isla, para luego, poder obtener
    resultados satisfactorios a nivel internacional. Uno de los
    principales problemas a
    resolver en esos momentos era el profesionalismo que imperaba en
    el país, urgía la eliminación del mismo para
    poder cumplimentar toda la filosofía al respecto,
    sintetizada, magistralmente por nuestro Comandante Fidel Castro,
    en un discurso
    pronunciado el 29 de enero de 1959: "Venimos decididos a impulsar
    el deporte a toda costa, llevarlo tan lejos como sea posible…"
    De esta forma, se crea, el 14 de enero de 1959, la Dirección General de Deportes (DGD) , dos
    años más tarde, el 23 de febrero de 1961 nace el
    Instituto Nacional de Deportes Educación
    Física y Recreación (INDER), órgano
    rector del movimiento deportivo cubano. En el transcurso de estos
    años, el INDER ha fomentado la construcción de nuevas instalaciones
    deportivas a lo largo y ancho de todo el país, en la
    actualidad existen mas de 12 000, brindándole así,
    la posibilidad a millones de cubanos de practicar masivamente
    cualquier modalidad deportiva, ya sea de forma recreativa, o como
    actividad de alto rendimiento.

    Surge además, en este propio año, la
    Escuela Superior
    de Educación
    Física "Comandante Manuel Fajardo", que gradúa los
    primeros instructores y profesores deportivos, cuatro años
    después, 1965, se crea la Industria
    Deportiva Nacional y en 1966 se funda el Instituto de Medicina del
    Deporte. Otras de las iniciativas tomadas lo constituyó la
    creación de las Escuela de Iniciación Deportiva
    (EIDE), pero quizás la decisión mas importante, y
    por eso lo he dejado para el final, fue el origen de los Juegos
    Deportivos Nacionales Escolares (22 de agosto de 1963), pues
    constituye la cantera fundamental por la cual se nutren nuestros
    centros de alto rendimiento, estos juegos complementan,
    además, la pirámide del deporte nacional, que nace
    en la base (escuelas primarias), transita por las edades
    escolares, juveniles, hasta llegar a las mayores.

    Muchos de nuestros grandes campeones de hoy, dieron sus
    primeros pasos, precisamente en estos juegos.

    4. Resultados
    deportivos cubanos en Juegos Centroamericanos, Panamericanos,
    Mundiales y Olímpicos
    .

    Cuando se observan todas las medallas alcanzadas por
    nuestro país en eventos
    deportivos internacionales, desde Centroamericanos hasta Juegos
    Olímpicos, percibimos el inmenso desarrollo
    obtenido por nuestro movimiento deportivo, no solo la gran
    cantidad de títulos, sino la gran variedad de disciplinas
    en las que lo hemos alcanzado, evidenciando, así, la
    certera estrategia que
    hemos seguido a lo largo de estos años, colocando al
    atleta, su persona, cultura e
    integralidad, en primer lugar.

    Al analizar estos resultados observamos como Cuba se ha
    convertido en la principal potencia
    deportiva de América
    Latina y la segunda del tercer mundo, solamente superada por
    China, nos
    percatamos además, como nuestra nación,
    pasó de ser un país con escasos resultados
    deportivos, antes de 1959, a un ejemplo de lo que puede hacer un
    pequeño estado, cuando
    coloca en manos del pueblo lo mas genuino, auténtico y
    capacitado de su conocimiento,
    es justo destacar el apoyo recibido, en estos años, por
    técnicos y especialistas de los antiguos países
    socialistas, que contribuyeron, en gran medida, al logro de estas
    metas y a la formación de nuestros entrenadores,
    profesores y especialistas.

    A continuación se realizará una síntesis
    de las principales medallas de oro logradas
    por nuestros atletas en Juegos Centroamericanos, Panamericanos,
    Campeonatos Mundiales Juveniles, Universitarios y de Mayores,
    así como Juegos Olímpicos, desde el año 1959
    hasta el 2000.

    RESUMEN DE TITULOS GENERALES (1959
    – 2000).

    De esta gama de títulos, explicaremos que las 51
    medallas de oro alcanzadas en Juegos Olímpicos pertenecen
    a 8 deportes, reconocimiento especial al boxeo, que ha aportado
    27 y ha convertido a esta especialidad en el buque insignia de
    nuestras delegaciones olímpicas, además,
    está considerada, nuestra escuela de boxeo, como la mejor
    del mundo en la actualidad.

    Los 148 trofeos mundiales juveniles se encuentran
    repartidos en 9 disciplinas, destacándose aquí,
    junto al boxeo, el levantamiento de pesas y la lucha, igual
    sucede con las 177 coronas obtenidas en campeonatos mundiales de
    mayores , aunque aquí se han logrado en una mayor
    diversidad de especialidades deportivas, 15 en total.

    En lo concerniente a Juegos Centroamericanos, es
    importante señalar que desde el año 1970, en Ciudad
    de Panamá,
    donde logramos, por primera vez, más de 100 medallas de
    oro y el primer lugar por países, nos hemos mantenido en
    esta posición y alcanzando cada vez una mayor cantidad de
    títulos, incluso, en los juegos celebrados en San Juan, en
    el año 1993, obtuvimos 227 primeros lugares.

    En Juegos Deportivos Panamericanos la historia es similar, del
    octavo lugar por países, en la versión de Chicago,
    en 1959, nos hemos ubicado regularmente en la segunda
    posición, a partir de Cali 1971, solamente superados por
    los Estados Unidos, incluso, en los oncenos juegos, organizados
    aquí en La Habana, 1991, desplazamos a los americanos y
    nos ubicamos en el primer lugar por naciones.

    Otra muestra de
    nuestro potencial deportivo lo constituyen las posiciones en
    Juegos Olímpicos, de la posición 30, alcanzada en
    Tokio 1964, hemos mantenido una regularidad entre los 10 primeros
    países, desde Montreal 1976, constituyendo así la
    única nación Latinoamericana con estos resultados.
    Además, contamos con 21 recordistas mundiales, en varias
    disciplinas, destacándose los aún vigentes: Javier
    Sotomayor (2.45m) en salto alto, Osleydis Menéndez, en
    lanzamiento de la jabalina, los hermanos Erick y Douglas
    Hernández en el dominio del
    balón, así como Deborah Andollo en Inmersión
    en Apnea, entre otros.

    5. La
    década del 90 en el deporte cubano
    .

    La década del 90 del pasado siglo
    constituyó una de las etapas más difíciles
    por las que ha atravesado nuestra isla, al férreo bloqueo
    económico estadounidense se unió la caída de
    la Unión de Repúblicas Socialistas
    Soviéticas (URSS) y la desaparición del Campo
    Socialista, nuestro país quedó muy afectado
    económicamente, pues más del 75 por ciento de
    nuestro comercio se
    realizaba con la URSS y demás integrantes del CAME.
    Comenzó, por tanto, una nueva etapa, a la que oficialmente
    se le denominó Período Especial, caracterizada por
    una profunda escasez de
    recursos,
    materias primas, productos de
    toda índole, en fin, de la noche a la mañana, nos
    habíamos quedados prácticamente solos frente al
    imperio norteamericano.

    Muchos fueron los sectores que se vieron afectados tras
    esta crisis y el
    deporte no escapó a la misma, comenzaron a escasear los
    implementos deportivos (guantes, bates, pelotas, balones, aros,
    raquetas, colchones, uniformes, mayas, etc), los
    convenios deportivos que teníamos con estos países
    desaparecieron, nuestros atletas, que en su período de
    preparación, realizaban giras y competiciones en el viejo
    continente, principalmente en las naciones socialistas, vieron
    afectadas las mismas, trayendo consigo un déficit en
    cuanto a topes deportivos; hubo que comenzar prácticamente
    de cero y trazar nuevas estrategias que
    suplieran estas adversidades.

    Otro de los elementos perjudiciales en esta etapa fueron
    las deserciones de algunos deportistas, alentados por las
    millonarias sumas de dinero que le
    ofrecían los magnates del profesionalismo, que
    veían, de esta manera, una forma de propiciar la debacle
    del deporte cubano y de la Revolución
    en sentido general.

    A pesar de estos problemas, nuestro estado, representado
    por el INDER, se dio a la tarea de continuar desarrollando
    nuestro deporte, no sólo desde el punto de vista
    competitivo, sino como expresión del modo de vida de todo
    un pueblo, de la lucha por las ideas que defiende y por tanto, en
    esta década, se masificó aún más esta
    actividad, se continuaron perfeccionando los planes de entrenamiento,
    continuamos llevando la actividad física a los lugares mas
    recónditos del país, aumentamos el nivel
    científico de nuestros entrenadores y preparadores
    deportivos y como colofón de esta estrategia, nos
    reafirmamos, a lo largo de este período, como la primera
    potencia deportiva latinoamericana y la segunda a nivel mundial,
    entre las pertenecientes a los países
    subdesarrollados.

    En estos años alcanzamos, como ya se ha
    mencionado con anterioridad, el primer lugar por naciones en los
    Juegos Deportivos Panamericanos de La Habana 1991 y el segundo
    lugar en los Juegos de Mar del Plata y Winnipeg, sólo
    aventajados por los Estados Unidos. En Juegos Olímpicos,
    logramos un destacadísimo quinto lugar en Barcelona 1992,
    además de la octava y novena posición en los juegos
    desarrollados en las ciudades de Atlanta y Sydney
    respectivamente, en estas olimpiadas solo China nos superó
    como representantes del tercer mundo.

    Además obtuvimos innumerables preseas, de todo
    color, en los
    campeonatos y copas del mundo efectuadas, en estos años,
    en diversos deportes, evidenciando, como a pesar de la crisis
    económica en que se encontraba nuestro país, el
    deporte continuaba siendo un fiel representante de las conquistas
    alcanzadas por el pueblo y una expresión, además,
    del espíritu de victoria del cubano.

    1. Actualidad deportiva en
      Cuba
      .

    En la actualidad, el deporte en Cuba marcha a buen
    ritmo, no solamente desde el punto de vista de resultados en las
    grandes competencias,
    sino en la ayuda y cooperación que brinda a los
    países que así lo soliciten. Contamos con cientos
    de entrenadores en 3 continentes, y en varias competiciones, los
    atletas preparados por nuestros técnicos, nos arrebatan
    medallas que con anterioridad alcanzábamos
    fácilmente, esto, lejos de amedrentarnos nos enorgullece y
    nos compromete a estar cada día mejor preparados, a elevar
    cada vez más nuestros conocimientos y a perfeccionar, en
    mayor grado, nuestras tácticas y estrategias de
    competición.

    Ejemplos de la buena salud del deporte cubano son las
    últimas actuaciones en Juegos Panamericanos,
    Olímpicos y Campeonatos del Mundo. Segundo lugar por
    países en los Panamericanos desarrollados en Santo
    Domingo, alcanzando, con 120 integrantes menos que en la edición
    anterior, 152 medallas, 72 de ellas de oro, 3 más que en
    los Juegos de Winnipeg, el onceno lugar, nuevamente solo
    superados por China, como naciones tercermundistas, en los Juegos
    Olímpicos de Atenas 2004, con un total de 27 medallas, 9
    de ellas de oro, conquistando la supremacía
    boxística y reconquistando la del béisbol,
    además, en el período hemos obtenido las coronas
    mundiales por equipos en deportes como el béisbol, boxeo,
    judo femenino
    y lucha grecorromana, así como excelentes resultados, con
    medallas individuales y colectivas, en otras disciplinas
    deportivas como la lucha libre, judo masculino, atletismo,
    voleibol, clavados, canotaje, ajedrez, ciclismo,
    levantamiento de pesas, taekwando y pelota vasca.

    En resumen , la práctica deportiva cubana, sus
    logros y resultados, han llevado a nuestro país a
    convertirse en una verdadera potencia en esta rama, pero
    además, a ser objeto de admiración en todo el universo, pues
    muchos entendidos y no entendidos en la materia no
    comprenden como una isla, de tan solo 11 millones de habitantes,
    ha logrado tantas hazañas de esta índole; no
    perciben, que para el pueblo cubano, el deporte no es solo un
    derecho otorgado por nuestra Revolución, es más que
    eso, constituye, además, una expresión de su modo
    de vida.

    Bibliografía.

    1. Castro Ruz, Fidel. Informe
      Central al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba,
      Departamento de Orientación Revolucionaria del
      Comité Centran del PCC, La Habana, 1975.
    2. Castro Ruz, Fidel. La Historia me Absolverá,
      Departamento de Orientación Revolucionaria del
      Comité Central del PCC, La Habana, 1973.
    3. Guevara Onofre, Alejandro. El fin de la época
      de oro del deporte castrista en www.monografias.com.
    4. Guevara Onofre, Alejandro. Dictadura y
      Deporte: El régimen de Fidel Castro en www.monografias.com.
    5. Hernández López, Armando S. Paginas de
      Victorias, Deportes, La Habana, 2001.
    6. Martínez de Osaba y Goenaga, Juan A. El
      Señor Pelotero, Hermanos Loynaz, Pinar del Río,
      1999.
    7. Martínez de Osaba y Goenaga, Juan A. El
      Niño Linares. Abril, La Habana, 2002.
    8. Matienzo Malave, Rafael Hernández, Maybo
      Camero. Cuba: Otra vez entre los grandes del olimpismo,
      mimeografiado.
    9. Semanario Deportivo Jit, mimeografiado.
    10. Sitio Oficial de la Mesa
      Redonda: Victoria en Panamericanos confirma vitalidad de
      Cuba, 20 de agosto de 2003.

     

     

     

    Autor:

    Joel Ernesto Granda Dihigo

    Soy profesor
    universitario. Licenciado en Sociología de la Universidad de la
    Habana.

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments