Monografias.com > Educación
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Aprendizaje colaborativo: Un reto para la educación contemporánea



    1. Resumen
    2. Un reto para la educación
      contemporánea
    3. Antecedentes históricos
      y evolución
    4. Fundamentos
      epistemológicos del aprendizaje
      colaborativo
    5. Conclusiones

    Resumen

    La investigación demuestra que mediante el
    aprendizaje
    colaborativo los estudiantes pueden tener más éxito
    que el propio profesor para
    hacer entender ciertos conceptos a sus compañeros. La
    razón de este hecho estriba en que los compañeros
    están más cerca entre sí por lo que respecta
    a su desarrollo
    cognitivo y a la experiencia en la materia de
    estudio, de esta forma no sólo el compañero que
    aprende se beneficia de la experiencia, sino también el
    estudiante que explica la materia a sus compañeros
    consigue una mayor comprensión.

    La utilización de grupos
    colaborativos en clase,
    especialmente si los grupos son heterogéneos, es un
    mecanismo ideal para aprovechar el potencial del aprendizaje entre
    compañeros si se complementa convenientemente con la
    utilización de la tecnología informática. Además, se ha
    comprobado que el uso de grupos en clase aumenta la probabilidad de
    que los estudiantes se reúnan fuera de clase para
    continuar estudiando juntos.

    Palabras claves

    Aprendizaje Colaborativo

    Aprendizaje Cooperativo

    Abstract

    The investigation demonstrates that by means of the
    collaborative learning the students may achieve even more success
    than the teacher to make understand certain concepts to the
    partners. The cause of this fact is that the partners are very
    close regarding their cognitive development and the experience in
    the study matter, in this way, the partner that learns is not the
    only one who benefits of the experience, but the student that
    explains the matter to the partners reaches a deeper
    understanding.

    The use of collaborative groups in class, especially if
    the groups are heterogeneous, its an ideal mechanism to take
    advantage of the learning potential among partners if it is
    conveniently supplemented with the use of the computer
    technology. Furthermore, it has been proved that the use of
    groups in class increases the probability of the students to meet
    out of class to continue studying together.

    Key Words

    Collaborative learning

    Cooperative learning

    Aprendizaje
    colaborativo: un reto para la educación
    contemporánea.

    La educación, formación y desarrollo de
    la
    personalidad constituye una problemática esencial en
    el mundo actual. El prodigioso avance de los conocimientos y el
    desarrollo tecnológico ha generado serios problemas en
    las universidades pedagógicas, no sólo en el
    ámbito investigativo, sino en la conservación,
    renovación y transmisión del aprendizaje, lo que
    propicia que el estudiante se vea inmerso en un amplio proceso de
    constantes cambios. El personal que se
    prepara en ella, además de que necesita desarrollar
    métodos
    efectivos de aprendizaje, debe quedar listo para potenciar el
    desarrollo de sus estudiantes una vez egresados de la
    institución que lo forma.

    La nueva escuela requiere
    de directivos, profesores, tutores, adjuntos y estudiantes
    capaces de organizar, planificar, ejecutar, controlar y evaluar,
    así como atender y coordinar las acciones de
    los equipos de
    trabajo en general, cuya finalidad esencial es la
    gestación de comunidades de aprendizaje que garanticen el
    desarrollo continuo de los miembros, de las instituciones
    y la socialización de los conocimientos a
    través de la cooperación y la solución a
    tareas comunes encaminadas a establecer interacciones e
    interjuegos de adjudicación de metas y la asunción
    de roles diferentes que permitan resultados conjuntos a
    través del desarrollo de habilidades cognitivas y
    también sociales.

    Un proceso de cambio
    educativo se alcanza mediante la colaboración comprometida
    entre todos los agentes socializadores. El aprendizaje
    colaborativo propone la armonía entre la dirección, maestros, profesores,
    estudiantes, familia, comunidad y los
    medios de
    información y comunicación masivos, comprometiendo a
    todos en la búsqueda de respuestas a las exigencias
    sociales amparadas en un creciente desarrollo
    tecnológico.

    La revolución
    tecnológica es una condición que ha cambiado los
    modelos de
    desarrollo
    organizacional de las instituciones educativas. Son varios
    los rasgos que caracterizan el nuevo enfoque curricular, pero sin
    duda el equipo (el grupo), el
    líder
    transformacional y la dirección colaborativa participativa
    son elementos comunes, lo que demanda la
    participación, el involucramiento y también la
    interrelación entre todos los implicados.

    El aprendizaje se apoya en la interacción que tenemos con nuestro medio y
    las personas que nos rodean. Esta interacción es para el
    que aprende fuente importante de asimilación a nivel
    cognitivo, afectivo y socializador pues le permite desarrollar
    actitudes
    frente al trabajo y
    responder a las exigencias sociales.

    A la interrogante ¿qué sacó al
    hombre de las
    cavernas?, o ¿qué hizo posible su
    humanización?; podemos darle varias respuestas y la
    solución a las mismas las encontramos en la obra de
    Engels; "El papel del trabajo en la transformación del
    mono en hombre", donde se alega lo siguiente: "…gracias a
    la cooperación de la mano, de los órganos del
    lenguaje y del
    cerebro, no
    sólo en cada individuo,
    sino también en la sociedad, los
    hombres fueron aprendiendo a ejecutar operaciones cada
    vez más complicadas, a plantearse y a alcanzar objetivos cada
    vez más elevados…" Federico Engels (1876,
    14)

    Sin dudas, al margen de su desarrollo biológico,
    fue la colaboración entre ellos la clave de la evolución. El intercambio, la
    interdependencia, la socialización de procesos y
    resultados; así como la actividad grupal, son entre otros
    factores decisivos en el desarrollo
    humano.

    La justificación del aprendizaje colaborativo, se
    avala porque el hombre es
    un ser social que vive en relación con otros y los grupos
    son la forma de expresión de los vínculos que se
    establecen entre ellos, para Vigostky, "… el psiquismo
    humano se forma y desarrolla en la actividad y la
    comunicación, destacando los beneficios cognitivos y
    afectivos que conlleva el aprendizaje grupal como elemento que
    establece un vínculo dialéctico entre proceso
    educativo y el proceso de socialización humana …"
    L. S. Vigostky (1982, 48)

    El grupo clase es considerado un agente social, cuya
    función
    esencial es enseñar, transmitir conocimientos, educar, que
    parafraseando a Parsons son funciones
    instrumentales; pero su verdadera esencia recae en la
    función adaptativa, es decir, la de preparar a los
    estudiantes en el desempeño de sus roles sociales; por lo
    tanto, el grupo deja de ser un mero entorno ambiental y pasa a
    cumplir la categoría de foco de interacción social,
    lo que exige que se tenga en cuenta la dinámica interna, los procesos de
    influencia recíproca, así como la
    comunicación diferencial entre los estudiantes.

    Aprendizaje
    colaborativo: antecedentes históricos y
    evolución.

    El aprendizaje colaborativo, sus antecedentes se
    remontan a la misma historia social del hombre;
    fue la cooperación entre los hombres primitivos la clave
    para su evolución, a través del intercambio, la
    socialización de procesos y resultados así como
    toda actividad grupal, a la par de la propia experiencia laboral, el
    desarrollo de las manos y la aparición del lenguaje
    articulado, logros materializados con el desarrollo del
    cerebro.

    En diversos escritos antiguos entre los que se encuentra
    la Biblia y el Talmud aparecen referencias explícitas a la
    necesidad de colaboración entre iguales. En el Talmud se
    establece que para aprender se debe tener un igual que facilite
    el aprendizaje y a su vez facilitarle uno el aprendizaje al otro.
    El filósofo griego Sócrates
    enseñaba a los discípulos en grupos
    pequeños, involucrándolos en diálogos en su
    famoso "arte del discurso."

    Si se consultan los anales del Imperio Romano o
    a clásicos de este periodo como Séneca se atisban
    expresiones latinas como "Qui Docet Discet", que traducidas
    literalmente significan, "cuando enseñas aprendes dos
    veces", enfatizando el valor de
    enseñar para aprender.

    Para Quintiliano, destacado educador de este periodo la
    enseñanza mutua es un beneficio necesario,
    aludiendo a la necesidad de que cada aprendiz enseñe a los
    demás. Durante la edad media los
    gremios de arte enfatizaban que los aprendices debían
    trabajar juntos en grupos pequeños, los más
    hábiles trabajando con el maestro y luego enseñando
    sus habilidades a aquellos menos experimentados. Pero no es hasta
    los siglos XVI, XVII y XVIII con la aparición de las
    primeras tendencias pedagógicas que se abordara el aspecto
    grupal de la educación.

    Se considera al precursor de la didáctica moderna a l checo Juan A.
    Comenio, como el primer partidario de buscar vías
    metodológicas para transformar la enseñanza en un
    proceso agradable sobre el
    conocimiento del mundo y como forma para desarrollar las
    capacidades mentales de los alumnos; es así como introduce
    el tránsito de la enseñanza individualizada a la
    enseñanza basada en grupos.

    La obra magistral de Comenio, su "Didáctica Magna" es un reflejo fiel de sus
    aportes y uno de los fundamentales concibe a la educación
    como un proceso que afecta al hombre a lo largo de su vida y a
    sus múltiples adaptaciones sociales; enfatizando en el
    papel de la imitación y de los juegos
    colectivos como vía de intercambio y de cooperación
    en la solución de un problema de aprendizaje. Aunque la
    visión de Comenio del grupo no rebasó la del
    aspecto relacionado con su existencia como agrupación
    pasiva, al otorgar gran importancia a la enseñanza
    centrada en el maestro, no obstante, como aspecto meritorio
    sobresale el de fundamentar la enseñanza en grupo en una
    etapa tan temprana del desarrollo de la pedagogía.

    En la Inglaterra del
    siglo XVIII sobresale por méritos propio Joseph Lancaster,
    quien divulgó y llevó a la práctica los
    grupos colaborativos, modificación introducida en la
    enseñanza inglesa a través de la pedagogía
    del trabajo y a quien le debemos "la noción de equipo". En
    la colonial Boston, el joven Benjamin Franklin (viviendo en
    profunda pobreza)
    organizaba grupos de aprendizaje con la finalidad de obtener
    educación a partir de ellos. Dentro del Movimiento
    Masivo Escolar [Common School Movement] en los Estados Unidos,
    entrado el 1800 existía un fuerte énfasis en el
    aprendizaje colaborativo.

    Ideas similares a la de Lancaster florecieron en los
    Estados Unidos, aunque sustentadas en la Pedagogía del
    Pragmatismo y
    como pionera se señala la aparición de La Escuela
    Común en 1800, desde la que se promovió el
    aprendizaje colectivo en la figura del superintendente de
    escuelas públicas en Quince y Massachussets por el
    pedagogo C. F. Parker, sistema que
    predominó en América
    a lo largo de todo el siglo XIX. Al inicio de siglo XX, las ideas
    de Parker serían retomadas con la finalidad criticar los
    métodos escolásticos y por aplicar los avances de
    la Psicología
    a una concepción de aprendizaje activo en los
    escolares.

    Dentro de los reformistas destacó el
    filósofo norteamericano John Dewey, que escribió
    las obras "Escuela y sociedad" en 1899; "Cómo pensamos" en
    1909 y "Democracia y
    educación" en 1916, aparejado a la elaboración de
    un proyecto
    metodológico de instrucción, en el que se promueve
    el uso de los grupos de aprendizaje colaborativo, de él se
    deriva la comprensión del individuo como un
    "órgano" de la sociedad, que necesita ser preparado con la
    finalidad de aportar al organismo al que pertenece.

    Dewey revoluciona la educación he introduce la
    experiencia como parte de ella, lo social ocupa un lugar
    relevante, sentando las bases para la creación de una
    "escuela activa", de la misma forma que recalca la importancia de
    la "cooperación" frente al "individualismo", la "creatividad"
    frente a la "pasividad" y el "trabajo manual" frente a
    las "asignaturas", otro aspecto importante lo asigna a los
    libros de
    texto,
    sólo en función de consulta.

    Estas ideas de Dewey influyeron en otros pedagogos y es
    considerado el verdadero creador de la llamada "Escuela Activa",
    que serviría de estímulo a la creación del
    "Plan Dalton",
    el "Método de
    Proyectos" y
    el "Método de Cousinet". La obra de Dewey causó un
    gran impacto y se opondría a la enseñanza
    dogmática; aunque la exaltación del aspecto
    pragmático de la enseñanza, condujo a la
    omisión de aspectos teóricos importantes, pero lo
    que no se le puede negar es su "descripción y la concepción del
    grupo escolar como integridad y como un sujeto
    activo".

    La historia o los antecedentes del trabajo grupal en
    centros de enseñanza revela que los métodos que con
    mayor asiduidad se aplicaban en la práctica
    pedagógica a través de todo el siglo XX, han sido:
    el "Plan Dalton", el "Método de Proyectos", el
    "Método de Cousinet" y el "Método de Aprendizaje
    Colaborativo" a continuación se describen sus principales
    características:

    El "Plan Dalton" es un método de laboratorio
    escolar atribuido a Miss Helen Parkhust y está basado en
    tres principios
    fundamentales. El de la libertad u
    organización del trabajo escolar por el
    propio alumno sobre la base de la elección de la tarea; el
    de la cooperación o socialización como aspecto
    fundamental de la educación democrática y el de la
    individualidad o desarrollo individual a partir de la
    satisfacción de las necesidades y aspiraciones de los
    alumnos.

    En este método el grupo escolar se convierte en
    un escenario, en grupo de presencia o simple agrupación y
    la alusión al grupo escolar se hace desde una
    visión numérica, por ejemplo el grupo de
    laboratorio de idioma o el grupo de aritmética y los
    estudiantes se dirigen a la formación de un grupo cuando
    sienten la necesidad de intercambiar información, pero sin
    establecer coordinaciones entre sus integrantes para llegar a un
    resultado en común, objetivamente lo que prioriza es
    el trabajo
    individualizado.

    A diferencia del "Plan Dalton", el "Método de
    Proyectos" difundido también en Norteamérica tomaba
    como punto de partida el principio pedagógico de "para la
    vida, por la vida" y requería que toda actividad llevada a
    cabo por los alumnos tengan significado vital, además de
    un propósito intencionado, consideró al conocimiento
    como fuente de valor y la escuela debía poseer un horario
    flexible, además de un ambiente
    favorable desde el punto de vista psicológico, en la que
    el maestro se comportara como un organizador flexible y no como
    persona que
    enseña, de ahí que los alumnos aprendieran
    elaborando proyectos sobre problemas
    sociales y que posean una aplicación práctica
    inmediata.

    Como se puede apreciar, este método es una
    reacción en contra de la enseñanza tradicional, al
    redimensionar el papel activo del alumno en las estructuras
    grupales de la escuela y en consideración a ello el grupo
    es un "contexto social" que debe garantizar la reproducción del ambiente natural de la
    sociedad con la cual la escuela debe establecer nexos duraderos y
    estables.

    El "Método de Aprendizaje Colaborativo" es por
    lógica,
    la continuidad de la concepción del aprendizaje activo que
    se arraigó en los Estados Unidos en toda esta etapa; pero
    redimensionado a partir de los resultados de los experimentos
    clásicos de la psicología
    social acerca de las estructuras grupales competitivas,
    colaborativas y cooperativas.

    Sus premisas básicas, sustentan que el grupo
    escolar es un aspecto importante del trabajo grupal de la
    escuela, el maestro es concebido como facilitador o supervisor de
    las tareas y como promotor de las habilidades o hábitos de
    cooperación, donde los estudiantes se convierten en
    constructores, descubridores y transformadores
    de su propios conocimientos desde la perspectiva de la
    colaboración, así como desde las relaciones
    interpersonales afectivas.

    Los aportes del "Método de Aprendizaje
    Colaborativo", han sido retomados a partir de la década do
    los años 90 en diferentes niveles de enseñanza y se
    destacan como partidarios d sus premisas: E. Cohen y D. M. Evans
    en EE. UU; T. Ryoko y Y. Kobayashi en Japón y
    A. Álvarez en España y
    Ramón
    Ferreiro Gravié en Cuba.

    Roger Cousinet, partidario de las ideas de Dewey se
    propuso a partir de 1920, superar las diferencias entre la vida
    del niño en la calle y el comportamiento
    que se le exige en la escuela tradicional. Para ello
    argumentó la necesidad de agrupación voluntaria de
    niños,
    al igual que lo hacen en los juegos, idea extrapolada a la
    organización de la escuela en una comunidad
    subdividida en grupos; entre los cuales debe reinar un alto
    espíritu colectivo, cada grupo existiría durante
    tres curso como término medio, estos grupos
    estarían integrados por alumnos con dos años de
    experiencia, otro con un año y otro de nuevo ingreso, en
    un sistema de trabajo adaptado a la forma normal de viada del
    alumno a través de juegos, fiestas y trabajos.

    El método de trabajo en grupo propuesto por
    Cousinet es una de las más completa realizaciones de la
    época, se trató de un cambio profundo en la
    dinámica escolar que afirma la capacidad de los alumnos
    para un aprendizaje en colaboración, ya que son ellos
    mismo los portadores de la formación didáctica y
    constituye una técnica en la que un grupo de alumnos se
    reúne para intentar el dominio
    cognoscitivo de un tema, en la que cada cual con su recurso
    personal contribuye a la colaboración intelectual, de la
    que se descarta la rivalidad.

    Los aportes de Cousinet recaen en la demostración
    práctica de una educación social y el reconocer al
    grupo escolar en sus diferentes dimensiones o facetas,
    condicionadas por la escuela y por el tipo de actividad que va a
    realizar el estudiante en el alcance de los objetivos o metas que
    rebasen el marco estrecho de los resultados
    individuales.

    A la hora de historiar de manera científica el
    aprendizaje colaborativo y la colaboración dentro de un
    grupo escolar, no se puede dejar de mencionar los aportes y la
    experiencia llevada a cabo entre los años 1920 y 1939 por
    A. S. Makarenko, el cual se destacó en la
    "conceptualización de la colectividad". Makarenko
    manifiesta y ejemplifica los diferentes tipos de agrupaciones
    sociales que se han formado históricamente: desde la familia,
    hasta las actuales organizaciones
    laborales en las que rigen leyes objetivas
    independientemente de la voluntad y los deseos de sus
    integrantes, a causa de varios factores como la consanguinidad,
    las leyes jurídicas y las necesidades.

    Son varios los tributos de
    Makarenko, pero, en el caso que nos ocupa, se retoman las ideas
    correspondientes a las teorías
    de grupos; por citar algunas, la formación de grupos
    escolares a partir de una distribución de roles o funciones, cuya
    finalidad recae en estimular el desarrollo y la autonomía
    del grupo, en oposición a las formas organizativas de
    estudio frontal e individual.

    A pesar de sus aportes, se aprecian algunas
    contradicciones o limitaciones en su obra, entre las que
    sobresalen, concebir a la formación de las agrupaciones
    sociales como un proceso sujeto a leyes objetivas y al definir
    que la colectividad sólo existe en la sociedad socialista.
    Aunque, es justo reconocer que aportó importantes
    argumentos, en los que destaca el papel activo del alumno en el
    proceso educativo y el reconocimiento de que en el rol de
    dirección de dicho proceso, el maestro debe propiciar el
    desarrollo de las potencialidades del alumno, así como
    promover el protagonismo independiente del grupo escolar en su
    proceso de aprendizaje, mediante la interacción social y
    la colaboración.

    Lo grupal y el trabajo en grupo serían retomados
    por los enfoques clínicos, derivados de la propia
    aparición y consolidación del "Psicoanálisis" a lo largo de todo el siglo
    XX. El padre fundador del Psicoanálisis "Sigmud Freud"
    esbozó varios aspectos relacionados con el papel del medio
    social respecto al desarrollo psíquico humano; aunque no
    teorizó acerca del tratamiento psicoterapéutico de
    los grupos, reflejaría algunas ideas vinculadas con la
    civilización y la cultura en la
    que se aprecia los fundamentos de una "concepción
    psicoanalítica de los grupos", que en años
    posteriores sería desarrollada por otros autores, entre
    los que se destaca Enrique Pichón –
    Riviére.

    Las consideraciones Freudianas sobre grupo, se sustentan
    en las analogías establecidas entre la ontogénesis
    y la filogénesis, al ubicar el origen de la
    formación de cualquier grupo humano en la horda primitiva,
    en la que los hombres, le atribuyen a sus jefes poderes
    mágicos, le rendían obediencia y respeto. El
    definió al grupo como "un conjunto de individuos que ha
    introducido la misma persona en su Súper Yo" y analizaba
    que en las mentes de los miembros del grupo, el jefe adopta el
    papel de "Súper Yo" y sobre la base de este factor
    común se han identificado con otro, en su "Yo".

    Freud se dejó influir por Le Bon y le
    atribuyó a la conducta grupal
    una serie de cualidades irracionales, al tiempo que las
    interpretó como mecanismos de defensa: proyección,
    racionalización e introyección, utilizadas por
    otros autores en el análisis de las llamadas resistencia del
    grupo o procesos psíquicos que se encuentran en estado de
    latencia y se manifiestan en el clima
    psicosocial.

    En otra dimensión, los neofreudianos encabezados
    por: Jung, Adler, Horney, Fromm y Sullivan, poseen como aspecto
    común el haber considerado al desarrollo humano como un
    proceso continuo que se extiendo a lo largo de la vida del
    individuo, diferenciándose de Freud, que había
    considerado a las etapas infantiles como momento determinante de
    dicho proceso. Ellos interpretan la personalidad
    como un fenómeno, que posee sus raíces en las
    relaciones sociales e interpersonales en el contexto de la
    cultura y la sociedad.

    En general los neofreudianos al concebir el desarrollo
    de la personalidad a lo largo de la vida del individuo,
    reconocieron el papel de la cultura y la educación,
    asociando estos aspectos esenciales en la práctica
    psicoterapéutica dirigida al grupo familiar y sus
    problemas educacionales, de esta forma, destacan la importancia
    educativa de la reestructuración de las relaciones
    humanas para la prevención y la recuperación de
    la salud
    psíquica.

    De forma manifiesta se aprecia en los neofreudianos
    pasos de avances en comparación con Freud, al
    proporcionarle más atención al "Yo" y al "Sí Mismo", en
    equilibrio con
    las causas sociales y las relaciones interpersonales.

    Cabe destacar, en este análisis histórico
    los aportes al estudio de los grupos, las investigaciones
    realizadas por los representantes de la Psicología
    Humanista en todo el decursar del siglo XX, entre los que
    sobresalen Carl Rogers, Abraham Maslow y Kurt
    Lewin. En el primero se distingue por una concepción de
    psicoterapia,
    centrada en el cliente y una
    teoría
    sobre los grupos de encuentro, en la que el foco de
    atención se dirige a los individuos y a las formas en que
    percibe los acontecimientos de su vida. Rogers no elaboró
    una concepción sobre los grupos humanos en general, sino
    que lo hizo sobre lo que denominó el "Grupo de Encuentro",
    aunque enfatizó sobre aspectos fundamentales del trabajo
    con el grupo, a partir de un amplio campo de influencias
    teóricas y prácticas.

    En las décadas de los años 1960 y 1970, se
    generalizaron tratamientos grupales, sustentados en los supuestos
    teóricos de Kurt Lewin, que buscaban propiciar contactos,
    relaciones, intercambios y vínculos entre los miembros de
    un grupo creado, esto tiene como antecedente el método de
    grupos "T" o grupos no estructurados, centrados en su propia
    dinámica; en el Departamento de Capacitación Nacional fundado por Lewin,
    Lippit y White, en el año 1946, se fomentaron los grupos
    de relaciones humanas a través del entrenamiento,
    cuya finalidad fundamental es el empleo del
    grupo como un "espacio de crecimiento personal" o concebir al
    grupo como una vía para generar toda una gama de
    experiencias enfocadas en las cualidades comunes de sus
    integrantes.

    La idea más significativa del grupo de Lewin, es
    potenciar la ayuda, las relaciones afectivas entre las personas,
    que propicien sentidos de plenitud, de ahí que incluyera
    ejercicios corporales, encuentros sin palabras y juegos
    físicos diversos, paralelo al empleo de la
    meditación grupal. Los seguidores de Lewin y Rogers
    continúan utilizando de forma activa los "Grupos de
    Reflexión" en los cuales se reconocen los pensamientos y
    sentimientos de otras personas, además de incorporarse
    como un principio fundamental en las actividades que el grupo
    materializa.

    Fue tan grande el impacto social de las ideas del
    enfoque humanista, que llegó a emplearse en las
    universidades e instituciones educativas norteamericanas,
    europeas, asiáticas y latinoamericanas, donde se
    llegaría a experimentar con grupos escolares para probar
    la influencia del "clima psicológico" propiciado por el
    grupo de reflexión en el aprendizaje.

    Como se aprecia, en el siglo XX la realidad grupal no
    escapó a las investigaciones realizadas por diferentes
    enfoques, tendencias, teorías o paradigmas y
    se cometería una injusticia si no se reflexiona entorno a
    los trabajos protagonizados por los psicólogos sociales y
    sociólogos en diferentes etapas. Representados por tres
    tendencias en cuanto a la determinación del concepto "grupo
    social", dichas interpretaciones, permitió que afloraran
    variadas reflexiones, que investigadores como: Raquel
    Bermúdes Morris, Anibal Rodríguez, Odalis
    Pérez Viera, María Antonia Rodríguez
    Hernández, Vivian García García y Lorenzo
    Pérez Martín, las agrupan en tres grandes
    tendencias.

    La primera tendencia, llamada sociológica cuyo
    representante fundamental es Elton Mayo,
    establecido en Estados Unidos, surgió y se desarrollo
    sobre la base de resultados de investigaciones materializadas por
    psicólogos industriales de la Universidad de
    Harvard, aquí se incluye a F. J. Roethlisberg, durante los
    años 1924 a 1939.

    Para Mayo, el grupo pequeño es un micro mundo que
    satisface las necesidades de comunicación de sus miembros
    y se distinguen por dos tipos de estructuras de relaciones
    interpersonales: la estructura
    "formal" y la "informal". Con el material colectado en el estudio
    de los grupos, él y sus colaboradores dedujeron que los
    sentimientos, estados de ánimo y factores subconscientes,
    ejercen influencia decisiva en la conducta del hombre.

    Lo más notable de estos investigadores, lo
    constituye el hecho de haber descubierto la presencia de una
    "estructura informal" de relaciones interpersonales, así
    como su significado para el desarrollo grupal; aspecto que
    funciona como regularidad de la estructura sociosicológica
    de todo grupo humano.

    La segunda tendencia que no puede escapar de un
    detallado análisis es la "Sociometría", que debe su
    nombre a Jacobo Moreno, como técnica de
    investgación grupal, de la que se derivaron dos
    contribuciones a la psicología social: el "test
    sociométrico" y los "métodos de psicoterapia grupal
    (sociodrama y psicodrama)". Este trabajo pionero y
    excepcionalmente creador de Moreno, permitió establecer un
    nuevo enfoque de la psicoterapia grupal que repercutió en
    los trabajos de la dinámica de grupo y la
    concepción sociométrica resaltó dos
    estructuras de relaciones dentro de la sociedad: la
    "macroestructura" y la "microestructura"; en la primera se acoge
    la distribución espacial de los individuas en las
    diferentes formas de actividad, en otra arista, la
    microestructura que abarca las relaciones psicológicas del
    sujeto con las personas que lo rodean directamente.

    La tercera tendencia, cuyo abanderado es Kurt Lewin se
    refiere a la "dinámica de grupo", en esta corriente se
    establece un paralelismo entre lo que sucede en la vida de un
    grupo y los estudios de la dinámica como rama de la
    mecánica.

    Para Lewin el grupo es "un conjunto de fuerzas
    organizadas que ejercen influencia sobre todos sus integrantes" y
    la fuerza
    más representativa es la percepción
    individual representada en un espacio vital, lo que determina la
    conducta individual; por lo que a través del grupo se
    puede estudiar las condiciones de su formación, el tipo de
    interrelaciones que se establecen entre sus miembros y las
    relaciones con otros grupos.

    De la teoría anterior se han generalizado, los
    términos "regiones", "campo", "fuerza" y "valencia". Lewin
    afirmaba que el individuo y su grupo forman un "campo
    psicológico", de la misma forma que el grupo y el ambiente
    del grupo, constituyen un "campo social". Este autor es el
    pionero de la dinámica de grupo, que permitió
    experimentar a través de lo grupos en acción,
    así como el estudio del clima social y el estilo de
    dirección social.

    Contrastando con las posiciones anteriores; la
    "Teoría de grupos operativos", elaborada por Enrique
    Pichón – Riviére, desde sus orígenes
    en los finales de los años 50 hasta la actualidad,
    mantiene una total vigencia. En su didáctica
    interdisciplinaria Pichón, argumenta la existencia en cada
    individuo, de un esquema referencial de conocimiento y afectos
    que adquiere unidad a través del trabajo en grupo; este
    esquema referencial operativo (ECRO) se promueve desde el
    grupo.

    Las reflexiones teórico – prácticas
    de la didáctica interdisciplinaria, cuya finalidad o
    funciones son las de educar, despertar interés,
    instruir y transmitir conocimiento por medio de una
    técnica no convencional, con economía del trabajo
    de aprendizaje; Pichón, aplicaría el estilo de
    Lewin sobre "Laboratorio Social" y su método de
    "Investigación Acción" en paridad con el
    método creado por él de "Indagación
    Operativa", que lo distingue tres situaciones claves: la
    situación de "Laboratorio Social", la "Táctica o
    Trabajo Grupal" y la "Técnica o Grupos de
    Comunicación", discusión y tarea, esto posibilitaba
    el tránsito del pensar común al pensar
    científico, indagando las actitudes grupales como
    emergentes principales.

    De lo anterior se deriva, que la mayéutica grupal
    constituye la actividad libre del grupo, donde no deben regir
    exclusiones, si no situaciones de complemento didáctico:
    esto potencia e
    impulsa la formación del espiral de
    aprendizaje.

    En la teoría de Pichón, el término
    "operativo" encierra y refleja lo pensado o elaborado por el
    hombre como una forma de manifestar lo que sucede a su
    alrededor.

    Aspectos como la tarea grupal, la actividad conjunta,
    los roles o papeles que se manifiestan en diferentes situaciones
    grupales, han sido transferido a la esfera educacional por otros
    autores en la actualidad como: Bauleo, Zarzar, María
    Eugenia Calzadilla, Elsa Piedad Cabrera Murcia, Isabel
    Álvarez, Ana Ayuste, Begoña Gros, Vania Guerra y
    Teresa Romañá, Luis Álvarez
    González, Mónica Gallardo González,
    María Margarita Lucero, David Jonson, Joan Domingo, Miguel
    Valero-García, Joan Rue; en España, Venezuela,
    Chile, Argentina, Norteamérica y en Cuba, Raquel
    Bermúdez Morris, Antonia Rodríguez
    Hernández, Vivian García García, Anibal
    Rodríguez , Rogelio Bermúdez, Maricela Rebustillo y
    otros.

    Actualmente la realidad grupal para el hombre ha quedado
    plenamente demostrada y su influencia teórico –
    práctica han sustentado a la educación como
    fenómeno social, donde la relación maestro –
    alumno – grupo juega un papel preponderante. Sin embargo,
    son insuficientes los resultados sobre el modo en que pueden
    instrumentarse los aspectos didácticos –
    metodológicos en la esfera de formación del
    personal docente; se ha profundizado en algunos casos en el
    aspecto psico – afectivo de las relaciones interpersonales,
    pero al margen del trabajo grupal que aún no dispone de
    tiempo, recursos y de un
    espacio vital en el diseño
    curricular.

    1. Fundamentos
      epistemológicos del aprendizaje
      colaborativo.

    El tema del aprendizaje colaborativo implica el
    análisis desde diversos enfoques, que lleva a realizar
    distintos acercamientos de estudio, como por ejemplo: el
    sociológico, psicológico y el
    pedagógico.

    Los fundamentos del aprendizaje colaborativo aparecen en
    diversas teorías que se constituyen en los fundamentos
    psicológicos del aprendizaje. Para un constructivista como
    Piaget
    descuellan cuatro premisas que intervienen en la
    modificación de estructuras cognoscitivas: la
    maduración, la experiencia, el equilibrio y la
    transmisión social; todos ellas se pueden propiciar a
    través de ambientes colaborativos.

    En la teoría Histórico – Cultural el
    estudiante requiere la acción de un agente mediador para
    acceder a la zona de desarrollo próximo, éste
    será responsable de ir tendiendo un andamiaje que
    proporcione seguridad y
    permita que aquél se apropie del conocimiento y lo
    transfiera a su propio entorno.

    Es a través de la educación que se
    transmiten los conocimientos acumulados y culturalmente
    organizados y se entretejen los procesos de desarrollo social
    con los de desarrollo
    personal: lo grupal y lo individual se autogeneran mutuamente
    a través de u proceso de socialización.

    En cuanto a lo anterior, el aprendizaje se puede
    apreciar como "un proceso continuo, significativo, activo, de
    promoción de desarrollo individual y
    grupal, de interacción, de establecimiento de contextos
    mentales compartidos y a su vez de un proceso de negociación", lo que permite verificar las
    conexiones entre aprendizaje, interacción y
    colaboración: los individuos que intervienen en un proceso
    de aprendizaje colaborativo, se afectan mutuamente, intercambian
    proyectos, expectativas, metas, objetivos y se plantean un
    proyecto mutuo que los conduzca al logro de un nuevo nivel de
    conocimiento que satisfaga intereses, motivos y
    necesidades.

    De ahí que el aprendizaje colaborativo haga
    referencia a metodologías de aprendizaje que surgen a
    partir de la colaboración con grupos que comparten
    espacios de discusión en pos de informarse o de realizar
    trabajos en equipo.

    Si se analiza el aprendizaje colaborativo desde una
    visión sociológica, este representa un atributo, un
    componente y un soporte esencial del aprendizaje social. Porque
    aprender con otros y de otros, hace referencia a lo que en la
    psicología se conoce como Zonas de Desarrollo
    Próximo, supuesto que permite valorar desde perspectivas
    educativas, el trabajo que desempeña un sujeto con otros
    en pos de un aprendizaje determinado, la importancia que se le
    asigna al compartir con otros abre las puertas para generar
    estrategias de
    enseñanza – aprendizaje centradas en el crecimiento
    colectivo.

    Desde el punto de vista de la psicología, autores
    como Vigtsky, Galperin, Leontiev, Rubistein, Danilov, Skatkin, H.
    Brito, R. Ferreiro, F. González, V. González, M.
    Rebustillo, R. Bermúdez y Doris Castellano
    postulan que aprender es una experiencia de carácter fundamentalmente social en donde
    el lenguaje
    juega un papel básico como herramienta de mediación
    no sólo entre profesor y estudiantes sino también
    entre compañeros. Se observa en este sentido que los
    estudiantes aprenden cuando tienen que explicar, justificar o
    argumentar sus ideas a otros. Este estilo de aprendizaje
    constituye, según las investigaciones realizadas, una de
    las estrategias pedagógicas que obtiene grandes logros, ya
    que permite que los estudiantes construyan sus aprendizajes en
    conjunto con otros en asociación con el empleo de la
    tecnología.

    El equipo de trabajo colaborativo, es una estructura
    básica que permite la máxima interacción de
    sus miembros, muy idónea para alcanzar objetivos
    inmediatos. La interacción que surge como fruto del
    trabajo deja en cada uno de sus participantes un nuevo
    aprendizaje. La colaboración implica la interacción
    entre dos o más personas para producir conocimiento nuevo,
    basándose en la responsabilidad por las acciones individuales en
    un ambiente de respeto por los aportes de todos y un fuerte
    compromiso con el objetivo
    común.

    El clima socio – psicológico que propicia
    el aprendizaje colaborativo se establece a través de la
    articulación y la necesidad de explicarle al grupo las
    ideas propias de forma concreta y precisa, de esta forma
    también los estudiantes pueden escuchar diversas
    inquietudes, puntos de vista y reflexiones.

    Se debe tener en cuenta cuáles son los elementos
    básicos para potenciar el aprendizaje colaborativo y
    atenor con lo anterior Ramón Ferreiro deja entrever que el
    mismo es una forma de organizar la educación a diferentes
    niveles, debido a que es un modelo de
    organización institucional, del salón de clases, lo
    que hace necesario el enfoque colaborativo para aprender algo, en
    la solución de un problema, hacer un experimento o
    escribir sobre un tema.

    A lo que se agrega, realzar la interdependencia
    positiva; que abarca las condiciones organizacionales y de
    funcionamiento que deben darse al interior del grupo. Los
    miembros del grupo deben necesitarse los unos a los otros,
    confiar en el entendimiento y el éxito de cada integrante,
    además de considerar aspectos de interdependencia en el
    establecimiento de metas, tareas, recursos, roles y premios.
    Sumado a la interacción y el intercambio verbal entre los
    integrantes del grupo, movilizados por la interdependecia
    positiva.

    El contacto permite realizar el seguimiento y el
    intercambio entre los diferentes miembros del grupo; el
    estudiante aprende de ese compañero con el que
    interactúa día a día, o él mismo le
    puede enseñar, cabe apoyarse y apoyar, en la misma medida
    en que se posean diferentes medios de interacción, el
    grupo podrá enriquecerse, aumentar sus refuerzos y
    retroalimentarse.

    En cuanto a la contribución individua, cada
    miembro del grupo debe asumir íntegramente su tarea, en
    proporción a los espacios para compartirla con los
    demás y recibir sus contribuciones.

    La actividad vivencial del grupo debe permitir a cada
    miembro de éste el desarrollo y potencialización de
    sus habilidades personales; de igual forma da la posibilidad de
    crecimiento del grupo, a lo que se suma la obtención de
    habilidades grupales como: la escucha, la participación,
    el liderazgo, la
    coordinación de actividades, el seguimiento
    y la evaluación
    del proceso de aprendizaje.

    El aprendizaje colaborativo como recurso
    didáctico, acude al principio de la socialización
    del conocimiento que recava la capacitación de los
    estudiantes para realizar actividades en conjunto a fin de
    desarrollar la solidaridad y el
    intercambio. Este tipo de aprendizaje, refiere la planeación
    previa de la clase, teniendo claros los objetivos educativos que
    desea lograr, implica además el uso de estrategias de
    aprendizajes no convencionales o tradicionales, significa hacer
    uso del carácter activo del estudiante y el grupo, esto
    conlleva a que el profesor tenga una mayor dosis de
    creatividad.

    Parafraseando a Jonson, el aprendizaje colaborativo
    constituye un sistema de interacciones cuidadosamente
    diseñado que organiza e induce la influencia
    recíproca entre los integrantes de un equipo y se
    desarrolla a través de un proceso gradual en el que cada
    miembro se siente mutuamente comprometido con el aprendizaje de
    los demás generando una interdependencia positiva que no
    implique competencia.

    Se coincide plenamente con Jonson, pero se agrega que el
    aprendizaje colaborativo se adquiere a través del empleo
    de métodos de trabajo grupal caracterizado por la
    interacción y el aporte de todos en la construcción y socialización del
    conocimiento. Aquí el trabajo grupal apunta a compartir la
    autoridad, a
    aceptar la responsabilidad y el punto de vista del otro y a
    establecer consenso con los demás.

    Para trabajar en colaboración se requiere, se
    necesita compartir experiencias y conocimientos y tener una clara
    meta grupal en la que la retroalimentación es esencial para el
    éxito del grupo de trabajo. Lo que debe ser aprendido
    sólo puede conseguirse si el trabajo del grupo es
    realizado en colaboración. Es el grupo el que decide
    cómo realizar la tarea, qué procedimientos
    adoptar, cómo dividir el trabajo y las tareas a
    realizar.

    El profesor tiene que tener presente todos los
    componentes esenciales de la propuesta y seleccionarlos
    adecuadamente, definir y formular los objetivos, las
    líneas temáticas de contenidos, los materiales de
    trabajo, dividir la temática a tratar en subtareas. Como
    recurso didáctico, el aprendizaje colaborativo comprende
    el espectro entero de las actividades de los grupos de
    estudiantes que trabajan juntos en clase y fuera de
    clase.

    Una premisa esencial para el aprendizaje colaborativo es
    la voluntad de hacer o actividad directa de cada miembro del
    grupo, lo cual es fundamental porque el aprendizaje colaborativo
    se basa en la actividad de cada uno de los miembros. Es, en
    primera instancia, aprendizaje activo que se desarrolla en una
    colectividad no competitiva, en la cual todos los miembros del
    grupo colaboran en la construcción del conocimiento y
    contribuyen al aprendizaje de todos.

    Los estudiantes asumen roles desde múltiples
    perspectivas que representan diferentes puntos de vista de un
    mismo problema. Esos roles los convierten en especialistas desde
    la mirada del conocimiento situado (las habilidades y el
    conocimiento se aprenden en contextos reales y específicos
    donde ese conocimiento es aplicado en situaciones cotidianas). A
    partir de eso, el trabajo final del grupo colaborativo
    tendrá lugar cuando se llegue a la transformación
    de esa nueva información adquirida en un producto que
    requiera de la aplicación efectiva de habilidades de
    pensamiento
    superior.

    Es necesario que el profesor pueda establecer
    cuáles son las similitudes y diferencias entre dos
    términos que se utilizan indistintamente como
    sinónimos y no lo son: aprendizaje colaborativo y
    aprendizaje cooperativo. A continuación se muestra una tabla
    comparativa con la finalidad de esclarecer cualquier
    duda:

    No todo es diferencia, se puede apreciar que comparten
    en común la interacción, el intercambio de ideas y
    conocimientos entre los miembros del grupo, de esta forma se
    espera que los estudiantes participen activamente, que vivan el
    proceso y se apropien de la experiencia colaborativa. Pero en
    ambos el conocimiento es descubierto por los estudiantes y
    transformado a través de la interacción con el
    medio, para posteriormente reconstruirlo y ampliarlo con nuevas
    experiencias de aprendizaje. En esencia los dos tienden a que el
    aprendizaje surja de una correlación activa entre el
    profesor y los estudiantes, y entre los estudiantes.

    La paridad o el equilibrio entre aprendizaje
    colaborativo y las Tecnologías de la Información y
    las Comunicaciones, constituye un marco apropiado de
    posibilidades, debido a que permite las relaciones, el
    intercambio, la interacción y la comunicación entre
    los estudiantes, en este sentido el aprendizaje colaborativo en
    el ámbito educativo potencia: la construcción de
    una cultura de colaboración entre profesores, estudiantes
    y grupos que constituye un nuevo modo de pensar, de hacer, a la
    par de desarrollar capacidad de identificar un proyecto
    común, el diseño de proyectos con un mayor nivel de
    participación, el reconocimiento del valor de las
    aportaciones de los demás, así como compartir
    pensamientos, valores,
    procesos y estilos de acción colaborativo.

    Conclusiones

    En la educación el aprendizaje colaborativo
    adquiere una connotación especial debido a la misión que
    le corresponde en la formación y desarrollo integral de la
    personalidad a partir del logro de una cultura general
    integral.

    El conocimiento de las técnicas
    de aprendizaje colaborativo y el desarrollo de habilidades en el
    mismo por parte de los docentes y
    docentes en formación, constituye una necesidad
    contemporánea para elevar la calidad del
    proceso de enseñanza – aprendizaje.

    Bibliografía

    1. ÁLVAREZ, DE ZAYAS, C. Fundamentos
      teóricos de la dirección del proceso docente
      educativo en la Educación
      Superior Cubana._ La Habana: MES, 1989.
    2. Álvarez, de Zayas, Rita Marina. Hacia un
      currículum integral y contextualizado. _ Honduras: Ed.
      Universitaria, 1992.
    3. Banny, M. A. y L. V. Jonson. La dinámica de
      grupo en la educación._ Ed: Pueblo y
      Educación._La Habana, 1971.
    4. Barreiro, T. "Los grupos de reflexión,
      encuentro y crecimiento (GREC). Una propuesta para el
      perfeccionamiento docente", en Revista
      Argentina de Educación. Año VI, No. 11,
      diciembre, Buenos Aires,
      1988.
    5. Bermúdez, R.: El aprendizaje formativo. Una
      opción para el crecimiento personal en el proceso de
      enseñanza – aprendizaje. Tesis de
      doctorado, Facultad de Psicología, Universidad de La
      Habana, La Habana, 2001
    6. BERTOGLIA, RICHARS, L. Psicología del
      aprendizaje._ Chile: Universidad de Antofagasta,
      1990.
    7. CASTELLANOS NEDA, A. V. Aprendizaje grupal:
      reflexiones en torno a una
      experiencia._91-104._ En Revista Cubana de Educación
      Superior._ Vol 17, No. 3._ La Habana, 1997.
    8. CASTELLANOS, D. Teoría psicológica del
      aprendizaje._ La Habana: Ed. CIFPOE, 1994.
    9. CASTILLO GATICIA, H. Fundamentos psicológicos
      del desarrollo humano._ Chile: Universidad de Antofagasta,
      1990.
    10. Engels, Federico. Anti Dühring. _ La Habana: Ed.
      Pueblo y Educación, 1975.
    11. Fariñas, G.: Maestro, una estrategia para
      la enseñanza. Ed: Academia, La Habana, 1995.
    12. ________: "Hacer del concepto de vivencia en el
      enfoque histórico cultural", en Revista Cubana de
      Psicología, vol. 16, No. 3, pp. 222 – 226, La
      Habana, 1999.
    13. ________: "Hacia redescubrimiento de la teoría
      de aprendizaje" en Revista Cubana de Psicología, vol.
      16, No. 3, pp. 227 – 234, La Habana, 1999.
    14. FERREIRO GRVIÉ, R. El ABC del aprendizaje
      cooperativo: una alternativa a la educación
      tradicional._ México: S, E. P, 1998.
    15. Fuentes, M.: El grupo y su estudio en la
      Psicología Social. Ediciones ENPES, La Habana,
      1992.
    16. ________: "La indagación de los niveles de
      desarrollo del grupo a través de la metódica
      Nivel de Desarrollo", en Revista Cubana de Psicología,
      vol. 3, No. 1, La Habana, 1986.
    17. ________: La cohesión grupal y sus
      manifestaciones en grupos con diferentes nieles de desarrollo.
      Editora Universidad, La Habana, 1981.
    18. Galperin, P. Ya.: "Sobre la formación de los
      conceptos y de las acciones mentales", en Lecturas de
      Psicología Pedagógica. Universidad de La Habana,
      La Habana, 1983.
    19. González rey, f.: "Personalidad y
      comunicación: su relación técnica y
      metodológica", en Temas sobre la actividad y la
      comunicación. Ed: de Ciencias
      Sociales, La Habana, 1989.
    20. ________: Comunicación, personalidad y
      desarrollo. Ed: Pueblo y educación, La Habana,
      1995.
    21. ________: Personalidad, salud y modo de vida. Editora
      UNAM, México D. F, 1993.
    22. kolominski, ya. L.: La psicología de la
      relación recíproca en los grupos. Ed: Pueblo y
      Educación, La Habana, 1984.
    23. LENIN, V. I. Cuaderno filosófico._ La Habana:
      Ed. Política, 1979.
    24. _________. Materialismo y
      Empiriocriticismo. _ La Habana: Ed. Pueblo y Educación,
      1990.
    25. Leontiev, a. n.: El aprendizaje como problema en la
      Psicología", en Revista Soviética
      Contemporánea. Serie Ciencia y
      Técnica, La Habana, 1967.
    26. LOPEZ HURTADO, J. Problemas psicopedagógicos
      del aprendizaje._ La Habana: Ed. MINED, 1994.
    27. Makarenko, a. s: La colectividad y la
      educación de la personalidad. Ed: Pueblo y
      Educación, La Habana, 1979.
    28. marcos, B.: Psicodrama. Una revisión crítica y una experiencia
      práctica. Tesis de Diploma. Facultad de
      Psicología, Universidad de La Habana, La Habana,
      1988.
    29. PARRA RODRÍGUEZ, J. El Aprendizaje grupal como
      vía para mejorar la comunicación del alumno._ Las
      Tunas: ISP "Pepito Tey", 1998. (Tesis presentada en
      opción al título académico de Master en
      Educación)
    30. Ponomariov, Ya. A.: "Papel de la comunicación
      directa en la solución de tareas que requieren de un
      enfoque creador", en El problema de la comunicación en
      Psicología. Ed: Ciencias
      Sociales, La Habana, 1989.
    31. Rico, p.: ¿Cómo enseñar al
      alumno a realizar el control y la
      valoración de sus tareas docentes?, en Temas de
      Psicología para maestros II. Ed: Pueblo y
      Educación, La Habana, 1989.
    32. ________: "Las acciones del alumno en la actividad de
      aprendizaje. Una reflexión necesaria para enseñar
      mejor", en Temas de Psicología Pedagógica para
      maestros IV. Ed: Pueblo y Educación, La Habana,
      1995.
    33. Rosental. M. Diccionario
      filosófico / P. Ludin. _ La Habana: Ed. Política,
      1981.
    34. TALÍZINA, N. Psicología de la
      enseñanza._ Moscú: Ed. Progrso, 1988.
    35. TAUSCH, R: Psicoterapia por la conversación:
      conversaciones empáticas, individuales y de grupo. Ed:
      Herder, Bacelona, 1987.
    36. TUCCET, R. V. Maestría en tecnología educativa._ México:
      Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa,
      1995.
    37. Vigotsky, L. S.: Historia del desarrollo de las
      funciones psíquicas superiores. Ed: Científico
      Técnica, La Hbana, 1987.

     

     

     

    Autor:

    Dr. Frank Arteaga Pupo

    Prof. Titular.

    MsC. José Heriberto Aparicio
    Venegas

    Prof. Auxiliar

    Lic. Pedro Serrano Yero

    Prof. Instructor

    20 de abril de 2006

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments