Monografias.com > Periodismo
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

¿Qué es noticia?




Enviado por István Ojeda Bello



    1. Resumen
    2. ¿Qué es noticia y
      qué no?…
    3. Características
      concretas del acontecimiento
    4. Disponibilidad material y
      criterios relativos al producto.
    5. El medio
    6. El
      público
    7. Competencia
    8. Consideración
      final

    RESUMEN

    Dentro de la construcción de la noticia, se le concede
    gran importancia a los criterios de noticiabilidad, pues son la
    base de todo el proceso
    productivo. Cuando hablamos de noticia nos referimos a
    cualquier productos
    comunicativo con el consiente objetivo de
    informar al público, sin hacer distinción de
    género
    periodístico alguno.

    Los criterios de noticiabilidad constituyen el prisma a
    través del cual los periodistas interpretan la realidad y
    por consiguiente la presentan ante el público. Sin embargo
    está demostrado que la conformación y
    jerarquización de esa noticiabilidad es sumamente compleja
    y fluye en ambas direcciones. No se trata solo de "construir
    realidad", la realidad objetiva también influye en los
    medios.

    PALABRAS CLAVES

    Cuba, periodismo,
    noticia, noticiabilidad, valores
    noticia, construcción de la noticia.

    "Yo vivo de preguntar,

    saber no puede ser lujo"

    Silvio Rodríguez.

    Introducción

    "¿Qué noticia y qué no?": es
    una pregunta que rara vez contestan nuestros profesionales en el
    periodismo. Sin embargo tal vez de una manera involuntaria los
    periodistas reconocen en un acontecimiento determinados
    valores para que el mismo sea noticiable, o sea
    pueda eventualmente convertirse en noticia.

    Primeramente debe hacerse una distinción en
    relación con el concepto de
    noticia, en vista del la multitud de opiniones al respecto. Una
    noticia no es, como pensarán románticamente algunos
    y malintencionadamente otros, el reflejo de la realidad o "lo
    que está sucediendo",
    al decir del eslogan de Ted
    Tuner. Las aventuras y desventuras de la prensa en general
    apuntan hacia otra dirección.

    El periodismo nace a partir de una necesidad
    básica de la sociedad
    moderna: la información. Dada la imposibilidad de estar
    en varios lugares al mismo tiempo,
    alguien hubo de ser nuestros ojos y oídos para saber
    qué pasa más allá del umbral de nuestra
    puerta. Pero ¡cuidado! :

    Él [periodista] reconstruye claves para
    interpretar los hechos que nuestra limitada competencia
    interpretativa no es capaz de alcanzar. La institución
    periodística selecciona entre todos los sucesos, los que
    estima pertinentes y relevantes, en función de
    criterios de interés
    social, que no siempre se explicitan. El periodismo es,
    qué duda cabe, un fenómeno de socialización de la experiencia"

    [el subrayado es nuestro]

    Es una ilusión pretender separar a la prensa de
    la influencia de los factores externos y en específico a
    las noticias del
    entorno social.

    Durante el paso de un acontecimiento a la
    categoría de noticia se produce una llamada
    "pertinentización" de los hechos, al decir
    de Juan Jorge Faundes, quien atribuye al periodismo un
    protagonismo social nada despreciable cuando dice:

    "La mayor parte de nuestro conocimiento
    social y político, así como nuestras creencias
    sobre el mundo, emanan de las decenas de informaciones que leemos
    o escuchamos a diario. Es muy probable que no exista otra
    práctica discursiva, aparte de la conversación
    cotidiana, que se practique con tanta frecuencia y por tanta
    gente como son el seguimiento de noticias en prensa y televisión".

    Stella Martini, por ejemplo, partiendo de los valores
    que rigen la noticiabilidad (cuestión que se
    analizará más adelante) señala que la
    noticia es

    La construcción periodística de un
    acontecimiento cuya novedad, imprevisibilidad y efectos futuros
    sobre la sociedad lo ubican públicamente para su
    reconocimiento
    . "Las noticias
    serían el producto de la
    selección y el control y de las
    formas de procesamiento que responden a "instrucciones"
    (más o menos explicitadas) de la empresa y a
    actitudes y
    valores consensuados o al menos aceptados (la distorsión
    consciente) y de la articulación de prejuicios, valores
    compartidos con el medio y con la sociedad, representaciones del
    propio trabajo y que
    están implícitos (la distorsión inconsciente
    o involuntaria).

    La noción de la noticia como un
    "construcción gana cada vez más adeptos, más
    teniendo en cuenta que la práctica así lo demuestra
    diariamente. Emy Armananzas profesora del departamento de
    periodismo de la Universidad del
    País Vasco considera que "en su acepción
    más sencilla, la noticia es la transmisión de un
    hecho novedoso a un público a través de un medio de
    comunicación masivo. La noticia como
    realidad construida, no es espejo de la sociedad. Ayuda a
    constituirla como fenómeno social compartido, puesto que
    en el proceso de describir un suceso la noticia define y da forma
    a ese suceso".

    En Cuba
    también se han hecho estudios al respecto, Lisbet Barreda,
    Rolando Segura y Rolando Nápoles consideran como
    noticia: "el resultado de una labor de construcción,
    como el producto final de un trabajo de profesionales de la
    institución, en un proceso productivo que transcurre con
    determinada lógica,
    en el seno de instituciones
    que cuentan con una específica estructura
    organizativa y funcional, la cual da cauce a dicho
    proceso".

    Por mucho que los paladines de la "prensa independiente"
    se empeñen en lo contrario: una noticia es la
    construcción de un discurso por
    una institución informativa con el consciente objetivo de
    comunicar al público un acontecimiento considerado
    importante y por tanto noticiable. La transformación de un
    acontecimiento en noticia es un proceso complejo influido por
    múltiples factores para definir qué es
    noticia.

    ¿Qué es
    noticia y qué no?…

    La complejidad del proceso de construcción de la
    noticia implica tener en cuenta la diversidad de criterios,
    fobias, filias, acuerdos, intereses, rutinas y hasta imposiciones
    que entran al ruedo de la dinámica productiva de una redacción. No obstante, resulta necesaria
    una aclaración a tono con las tendencias actuales en los
    estudios sobre newsmaking:

    Se debe insistir en que ya no se trata de rastrear
    e identificar los lugares que funcionan como "cuellos de
    botella" en donde cierta información queda atascada y
    por tanto desechada de las agendas temáticas de un
    medio, sino de distinguir en el conjunto de la tarea productiva
    los valores que hacen noticiable un acontecimiento y el
    significado que tales valores adquieren (y el modo como
    aparecen rutinizados y naturalizados) en una sala de
    redacción, en interrelación con las expectativas
    y las series interpretativas de la sociedad y los estados de la
    opinión
    pública.

    El afán por desentrañar los misterios
    escondidos dentro de la producción de la noticia no es sacar
    conejos de un sombrero mágico. Es considerar a la
    noticiabilidad como la piedra angular de cualquier
    análisis en este sentido, pues la
    noticiabilidad es el […] "conjunto de elementos
    a través de los cuales el aparato informativo controla y
    gestiona la cantidad y el tipo de acontecimientos de los que
    seleccionan las noticias".

    Los criterios actuales en cuanto a newsmaking
    aconsejan una visión sistémica del asunto, teniendo
    en cuenta dos aspectos centrales:

    • La selección de la información, a
      través del reconocimiento de los valores que hacen
      noticiable a un acontecimiento, y su conexión con las
      fuentes y
      demás influencias externas.
    • La verificación, ampliación,
      contextualización e interpretación de esa información,
      o sea, la manera como los valores que marcan el hecho elegido
      son procesados en la noticia

    De nuevo se precisa la permanente toma de partido para
    diferenciar los escenarios. La prensa a nivel internacional, y
    muy en especial la escrita, se ve sometida a presiones de
    índole comercial y económica que llegan a
    distorsionar el proceso de noticiabilidad. Presiones no
    significativas en Cuba, a partir del lugar claramente diferente
    asignado a la prensa dentro de una sociedad que construye el
    socialismo. El
    chileno Juan Jorge Faundes va a las raíces cuando
    afirma:

    El problema de la prensa de masas de América
    Latina (y en general del mundo capitalista) es que se trata
    de una prensa que hace parte de la llamada industria
    cultural y que es un instrumento de la lucha de clases. La
    industria periodística (que como toda industria
    capitalista tiene dueños de los medios de
    producción y asalariados, entre ellos los periodistas),
    aparte de la ideología dominante, genera dos productos
    específicos:

    (a) La mercancía "noticia" (que compra el
    público)

    (b) La mercancía "público" (que
    compran las agencias de publicidad y
    anunciantes)

    La mercancía noticia (o información
    periodística en sentido amplio) tiene el
    propósito de ser vendida (por lo tanto se reviste de
    sensacionalismo: violencia,
    escándalo y sexo) bajo
    el supuesto de que esto es lo que el público quiere
    comprar. La noticia no se mide por su impacto social en pro o
    en contra de los derechos
    humanos en sentido integral, sino por su potencialidad de
    ser vendida y por lo tanto generadora de un público
    masivo que pueda ser vendido a las agencias de
    publicidad.

    Nada se publica por casualidad en un periódico,
    aún en sociedades
    consideradas a sí mismas como de libre expresión.
    El editor del diario Proceso de México es
    bien explícito:

    No hay publicaciones inocentes, lo que llega a las
    manos del lector es el resultado de una toma de decisión
    que desde el momento en que el reportero decide qué
    datos de todos
    los que tomó son importantes, cómo estructura su
    nota, qué énfasis y enfoque te quiere dar, hasta
    el momento en que se decide qué destacar y qué no
    en una primera plana o qué poner en primer
    término. En ese sentido, se trata de una
    conjugación de mentalidades, de capacidades y, muchas
    veces, de intereses.

    Otros van más allá, como el jefe de
    información del periódico El Financiero
    quien manifestó en una entrevista:

    […] difícilmente una noticia puede
    ser producto o resultado de un reportero. Puede ser que
    circunstancialmente un reportero esté (en un sitio
    determinado) y descubra un hecho noticioso, pero el hecho
    está dado por el contexto social en que se mueve y
    también está dado por la
    organización que está detrás del
    reportero (esta circunstancia) no es casual, es producto del
    trabajo de una organización.

    Dicha noticiabilidad se determina mediante valores /
    noticia
    entendidos como los […] "requisitos que deben
    cumplir los acontecimientos para ser procesados en el medio con
    vistas a convertirse en item noticioso".

    Son lógicamente, el centro de la noticiabilidad y
    reúnen en sí toda una gama de parámetros
    para determinar […] "¿qué acontecimientos son
    considerados lo suficientemente interesantes, significativos,
    relevantes, para ser transformados en noticia?
    Además,
    […] "se derivan de aserciones implícitas o de
    consideraciones relativas a": contenido, disponibilidad material,
    público y la competencia".

    Los criterios de noticiabilidad son una serie de
    condiciones atribuidas a los acontecimientos, que tienen que ver
    con órdenes diversos. Debe insistirse en el hecho de que
    los criterios de noticiabilidad no son simples enunciados
    teóricos, sino formulaciones pragmáticas,
    modalidades organizativas del trabajo cotidiano. Por eso tienen
    serán claros y distintos, de manera que sean útiles
    en el proceso de producción corriente y en los momentos
    críticos, ante hechos extraordinarios o en situaciones de
    conmoción pública, cuya publicidad no puede eludir
    los plazos habituales.

    Sirva de ejemplo el contado por Furio Colombo sobre una
    […] "nota pegada en la pared, entre los avisos y las notas
    de redacción de un telediario de la ABC-TV:
    «homicidio,
    arma blanca, arma de fuego, agresión con palo o armas anormales,
    estrangulamiento, suicidio"

    como "lista de prioridades". La nota ilustra cómo
    de una manera sintética, se concreta en palabras claves la
    noticiabilidad de un hecho, esta vez con un estilo hasta cierto
    punto tenebroso, pues reduce la importancia de un homicidio a la
    morbosidad del asesinato.

    Stella Martini coincide en señalar a los
    valores/noticia como un componente de la noticiabilidad.
    Además, tiene en cuenta un detalle imprescindible a la
    hora de analizarlos: la relevancia, porque

    […] La relevancia opera en el conjunto de
    periodistas de un medio, en el medio como empresa y en la
    sociedad. Las noticias carecen de valor "si no
    se ocupan de los temas significativos de la actualidad y de lo
    que realmente sucede", por eso la relevancia se constituye en
    "el término clave para evaluar la calidad de la
    selección de las noticias.

    Una visión sistémica de la noticiabilidad
    requiere un análisis de ella, teniendo en cuenta que los
    criterios de noticiabilidad se derivan de:

    • Las características concretas del
      acontecimiento.
    • La disponibilidad material y lo relativo al
      producto.
    • El medio.
    • El público.
    • La competencia.

    Características concretas del
    acontecimiento

    Tal vez sean los más explicitados a nivel de cada
    medio y de igual forma en las escuelas de periodismo. Son, en
    esencia, lo calificado por Mauro Wolf como los Criterios
    sustantivos
    y en ellos se produce un constante balance entre
    lo tenido por importante y aquello que puede ser de
    interés.

    Aunque existen múltiples opiniones al respecto,
    la definición hecha por Wolf se considera la más
    acertada, por cuanto ella abarca las principales
    características tenidas en cuenta a la hora de seleccionar
    los acontecimientos noticiables.

    Cuánto más importante sea un
    acontecimiento, tanto más los periodistas lo
    evaluarán desde varios puntos de vista. Desde luego lo
    medular es la incidencia en la vida social, ya sea en el presente
    o para el futuro, dicho de otra manera: la conmoción que
    pueda generar. Dentro de lo juzgado por importante se
    tiene en cuenta el impacto sobre el país o la localidad,
    en correspondencia con el alcance del medio. Ciertamente las
    noticias nacionales, en principio, pesan más que las
    internacionales; siempre y cuando la calificadas como
    "internacionales" no comprometan hacia el interior del
    país. Aquí la frontera entre
    lo nacional y lo extranjero suele ser difusa y en acontecimientos
    ocurridos fuera de los límites
    del país pueden incluirse como nacionales. Tanto menor sea
    el alcance del medio, más relevante será una
    noticia local. A pesar de lo anterior, la importancia de hechos
    locales puede "dispararse" si se ve implicado un gran
    número de personas.

    La noción de lo importante alcanza su
    completa dimensión mediante otros valores como la
    jerarquía de las personas implicadas, la
    proximidad geográfica y la
    probable evolución o
    consecuencias
    del hecho.

    No es un secreto que la relevancia de una personalidad
    pública
    es siempre atractiva para los medios.
    Artistas y deportistas reconocidos, junto a los dirigentes
    políticos o sociales, con su sola presencia generan
    informaciones. Tristemente, con frecuencia se produce una
    "aberración" de este valor al atribuírsele
    prominencia a un hecho exclusivamente por la asistencia de un
    dirigente o figura famosa, cuando pudieran explotarse otras
    aristas de lo sucedido.

    Las multitudes también se aprovechan en pos de la
    información. Un hecho se considera más
    noticiable si involucra o afecta a un número significativo
    de personas
    . Una medida gubernamental con carácter nacional o un accidente son
    más noticiables si involucran a un gran número de
    individuos. Nuevamente es frecuente la vulgarización de
    este valor, sobre todo en la prensa sensacionalista, por no
    hablar de quienes inventan las multitudes para conseguir el
    crédito
    en medios de cuestionable credibilidad.

    Un considerable número de personas no basta para
    juzgar un hecho como noticiable si el mismo ocurre en un lugar
    distante. Cuanto más cerca del público se
    desencadena una situación específica, la audiencia
    se siente involucrada. De ahí que la proximidad
    geográfica
    se enmarque en los centros de
    interés del público. No por manido, resulta menos
    efectivo aquello de […] "un accidente en la misma
    ciudad con una víctima, es más noticiable que otro
    con numéricamente más a cientos de
    kilómetros".
    Para los medios con un alcance limitado o
    con una audiencia potencial relativamente cercana, la
    noción de lo cercano, o sea, la proximidad… es un
    valor permanente y de vital importancia, toda vez que la
    preferencia hacia la información originada en la
    cercanía, tiende a fortalecerse en situaciones de crisis.
    Además, como señala Martín […]
    "siempre la noticia local ha resultado más interesante
    para el público porque construye el sentido de su identidad".

    Un acontecimiento, aparentemente intrascendente, puede,
    sin embargo, considerarse como noticiable aún cuando no
    tenga lugar en la cercanía ni tampoco involucre a
    multitudes. El asenso de un hecho a la condición de
    noticia, sobre la base de lo que pueda suceder es un valor
    definido por Wolf como Importancia o significatividad del
    acontecimiento respecto a la evolución futura de una determinada
    situación
    . La evolución probable de un
    acontecimiento destaca su significatividad, sobre la base de las
    expectativas que pueda generar en la sociedad; bien por ser un
    problema a resolverse o del que se esperan consecuencias a corto
    o mediano plazo.

    Lo inherente al interés parte de la
    subjetividad y es capaz de lograr que un suceso consiga
    evolucionar hacia una noticia, aún cuando no cumpla los
    criterios que podrían hacerlo importante. Historias sobre
    gente común, actitudes insólitas ante situaciones
    desesperadas; o casos donde se trastoque la normalidad, como
    podría ser el recurrente ejemplo de no es noticia si un
    perro muerde a un hombre, pero
    sí lo es un hombre que muerda a un perro.

    La originalidad, lo imprevisible y lo
    inédito
    , son cualidades muy comunes en sucesos
    noticiables por el interés que despiertan, se apela a la
    curiosidad y a la inquietud que provocan. Un hecho original es
    más noticia no solo porque sea novedoso, sino
    también por aquello que lo saca de la rutina o lo
    habitual. Los hechos imprevisibles tienden a influir con fuerza sobre
    los imaginarios sociales, propician significaciones asociadas a
    un amplio tipo de reacciones; desde la inseguridad y
    la amenaza, si el hecho es catastrófico, o el asombro y la
    admiración tratándose de historias de empresas
    excepcionales y heroicas.

    No se olvide que acontecimientos signados por la
    imprevisibilidad no salen con facilidad de las agendas
    mediáticas. La conmoción surgida probablemente
    conduzca a nuevos acontecimientos o nuevos personajes que hayan
    adquirido cierta prominencia.

    Las fronteras entre buscar un hecho interesante e
    invadir la privacidad de las personas solo las pone al ética
    profesional del periodista.

    Analistas de medios como Maxwell
    McComb, advierten sobre una pérdida de la noción
    acerca de lo interesante en los medios
    contemporáneos. Porque […] "a los periodistas
    les gusta contar historias. Se supone que se escribe sobre cosas
    nuevas. Sin embargo, esto no está ocurriendo. Se escribe
    sobre temas irrelevantes para la gente".

    Dicha manifiesta falta de interés del
    público en las noticias, conduce a una significativa
    reducción de las ventas de los
    diarios a escala global. No
    por gusto McComb llama a "reinventar el concepto de
    noticia"
    . Una sugerencia ciertamente interesante,
    considerando la tradicional noción de lo noticiable,
    particularmente en los hechos imprevistos o insólitos.
    Según McComb:

    "Se debe a la vieja definición de noticia como
    un problema, como aquello que llama la atención del gobierno, de la
    policía, etc. Esto ha determinado que noticia sea
    sinónimo de mala noticia y que no-noticia signifique buena
    noticia, que nada terrible ha pasado".

    Es en esencia un asunto que los especialistas llaman la
    ideología de la noticia. Según
    Martini: "El criterio implica que para un medio son
    noticiables en primer lugar los acontecimientos que constituyen y
    representan una infracción, una desviación, una
    ruptura del habitual curso de las cosas y que hace que lo
    más negativo sea más noticia. Remite al dicho de
    que las malas noticias son las buenas noticias (bad news is good
    news), porque permiten la construcción en términos
    de color o de
    sensacionalismo"
    .

    Resulta sintomática sin embargo la advertencia
    que hace el investigador brasileño Mozahir Salomão
    , según él:

    Los valores noticia (news values) siempre se
    mostrarán como un criterio de análisis interesante
    y eficiente dentro de la llamada Teoría
    del Periodismo (que ha encontrado no pocos críticos).
    Aspectos como la notoriedad, interés público, temas
    de carácter local-práctico, imprevisibilidad,
    contribuyen a una mejor comprensión de las motivaciones
    que llevan a los periodistas a la inclusión de
    determinadas pautas en su medio. Es sintomático sin
    embargo, que esta herramienta esté dando cada vez menos
    pautas para explicar las opciones de ocurrencia de determinados
    asuntos
    .

    Esto podría revelar que el proceso de
    selección de la noticia está siendo distorsionado.
    Si a esto se adiciona que las teorías
    sobre la agenda-setting acerca de la transmisión de
    atributos y temas, destacan el papel de los medios trazando
    pautas en torno a temas
    debatidos en la opinión pública, se llega a un
    problema ético que suscita preocupación en los
    especialistas serios.

    Disponibilidad
    material y criterios relativos al producto.

    Más cercano a lo tangible y a las dificultades de
    la producción informativa, son los valores/noticia
    derivados de la disponibilidad material, y los criterios
    relativos al producto en consonancia con la organización
    del proceso productivo.

    Un suceso, para ser noticiable, aún cuando cumpla
    con los juicios de importante o
    interesante, tendrá que ser también
    disponible materialmente. Parecerá un
    tecnicismo pero no es menos cierto que a la hora de juzgar un
    acontecimiento desde los criterios de noticiabilidad, se tiene en
    cuenta si es accesible para los periodistas; en términos
    de si puede humanamente, cubrirlo. De serlo se establece si es
    técnicamente tratable en las formas periodísticas
    habituales; en la prensa tradicional escrita este es un requisito
    relativamente fácil de cumplir, pero en medios más
    complejos como la radio, la TV o
    los digitales, puede ser un verdadero dolor de cabeza.

    Vencido este punto se discurre la capacidad de cubrir el
    hecho según la organización preestablecida dentro
    de la producción informativa (horarios de trabajo,
    cronograma de cobertura, política editorial,
    periodistas disponibles, presión o
    no de la inmediatez etc.). Dependiendo de la flexibilidad de la
    organización productiva creada, así será la
    agilidad con que puede cambiar lo planificado.

    Durante todo este proceso siempre está latente un
    valor relativo a lo material sumamente importante: si la
    cobertura de un acontecimiento importante o
    interesante, exige grandes medios para
    cubrirlo
    . Adviértase su preponderancia relativa,
    pues el resto de los valores derivados de la disponibilidad
    material dependen de él en última
    instancia.

    Fácilmente se deduce que los criterios relativos
    a la disponibilidad
    material
    encierran un amplio abanico de
    justificaciones para aceptar o descartar la cobertura de un hecho
    considerado por un reportero o un Jefe de Información como
    noticiable.

    Con todo y lo inamovibles que aparentan ser los
    criterios relativos a la disponibilidad material, pueden
    venirse abajo si razones superiores se esgrimen. Un recorrido
    inesperado de un Jefe de Estado, un
    descubrimiento científico trascendental, un desastre
    natural de proporciones nunca vistas, por citar ejemplos, son
    capaces de derribar cualquier razón escudada en la
    disponibilidad material. Simultáneamente un hecho
    sustancialmente importante o interesante, por cualquier criterio,
    consigue modificar, al menos coyunturalmente, la
    organización de la producción informativa.
    Más de una vez toda una redacción ha visto cambiar
    su rutina al calor de un
    acontecimiento inesperado.

    Con respecto a los criterios relativos al producto, no
    existe un total acuerdo entre los expertos pero sí hay
    consenso en su estrecha relación con los procesos
    productivos.

    La comprensión e inteligibilidad de
    un acontecimiento previenen la confusión. Es lo definido
    por Wolf como "calidad de la historia". Si un hecho
    es incomprensible, el periodista suele separarlo o esperar a la
    obtención de mayor información a través de
    fuentes alternativas. Un acontecimiento comprensible por lo
    general permite mostrar resultados.

    El protagonismo de los resultados, dentro de los rasgos
    de una noticia, así como su validez, particularmente en la
    prensa escrita, son destacados por Stella Martini cuando
    dice:

    "De esta manera, un hecho se define como tal, es
    público y tiene repercusiones en el futuro. Este tipo de
    hechos da respetabilidad a los diarios, y corresponden a los
    modelos
    informativo-interpretativos de la prensa gráfica (algo que
    puede ser informado de manera clara y
    comprensible)".

    Dentro de la llamada calidad de la historia se incluye
    la credibilidad. Un hecho de escasa credibilidad
    puede enfrentar al periodista a la posibilidad de violar
    criterios relativos al producto más importantes como:
    concisión y brevedad; o sea,
    llamar la atención con lo esencial, pues lo obliga a
    ejecutar complejas operaciones de
    explicitación y legitimación.

    Sin embargo, como explica Sohr: "la credibilidad de
    una noticia a menudo está más ligada a la fuente
    que la emite que a la verosimilitud del
    acontecimiento".

    La periodicidad puede allanar la labor
    periodística. Hechos habituales con una aparición
    periódica en los medios son más fáciles de
    construir y también de interpretar por el público.
    Comúnmente se incluyen en una serie sin necesidad de mayor
    explicación, puede apelarse a conocimientos supuestos,
    posibilitando acudir a juicios de especialistas o de figuras
    públicas. Logran una cobertura apoyada en lo conocido, en
    la cual el periodista puede denunciar una serie de hechos o
    ubicarse como consejero de la población.

    La exclusividad, nombrada otras veces
    primicia, además de ser un gran
    desafío del periodismo, permite el éxito
    que significa la novedad antes que otros; e implica la capacidad
    de hacerse de fuentes legítimas y privilegiadas, significa
    interpretar eficientemente la realidad.

    Si comunicar un acontecimiento como primicia exclusiva
    del medio significa que la noticia se instale en la agenda de
    todos los medios, no sólo se obtiene un reconocimiento que
    valida su trabajo habitual, sino que, además, ese medio se
    promociona públicamente.

    La búsqueda de la primicia puede trocarse en la
    manzana envenenada de Blancanieves, si por lograrla se ponen en
    juego otros
    criterios como la credibilidad o la brevedad, sin hablar por
    supuesto del grave problema ético que
    generaría.

    Mirando con el prisma de lo relativo al producto, la
    novedad también está ligada a la
    organización del proceso productivo. Aún cuando
    Golding y Elliot aconsejan que […] "la noticia debe
    referirse a acontecimientos lo más cerca posibles del
    momento de la transmisión del informativo".

    No siempre es posible que los dos eventos
    estén cerca; hasta cierto punto se construye esa novedad,
    pues […] "los periodistas valoran la novedad a partir
    de si esa noticia nueva a ellos mismos, asumiendo que si es
    así, también lo resultará para el
    público
    […]. Pero lo que es todavía
    más importante, los periodistas crean la novedad

    […]. Venden la realidad exterior como un conjunto de
    acontecimientos dispares e independientes, cada uno de los cuales
    puede por tanto, ser presentado como noticia".

    Ya se hacía referencia a la
    ideología de la noticia en las reflexiones
    de McComb sobre la reformulación del concepto de noticia,
    su presencia entre los criterios propios del producto demuestra
    la interrelación de cada uno de los criterios.
    Según Martini: "El criterio implica que para un medio
    son noticiables en primer lugar los acontecimientos que
    constituyen y representan una infracción, una
    desviación, una ruptura del habitual curso de las cosas y
    que hace que lo más negativo sea más noticia.
    Remite al dicho de que las malas noticias son las buenas noticias
    (bad news is good news), porque permiten la construcción
    en términos de color o de sensacionalismo"
    .

    Resulta sumamente cuestionable esta pretendida
    única ideología de la noticia, aunque debe
    reconocerse que es muy atractiva para elevar las ventas de los
    diarios. No solo se coloca en tela de juicio desde la óptica
    cubana, que junto a la labor informativa de la prensa le atribuye
    un papel educativo; desde el lado liberal burgués se duda
    de la factibilidad de
    esa ideología cuando dice McComb:

    El mejor ejemplo es el hecho de que los periodistas
    están escribiendo sobre temas que a las audiencias no
    les interesan. De ahí que el rating y la cantidad de
    lectores sigan bajando. Es decir, pareciera que a los
    periodistas no les importa en absoluto el beneficio
    económico porque continúan escribiendo sobre
    temas que alejan a los lectores. Esto no quiere decir que
    deberían escribir sobre noticias superficiales (soft
    news), sobre ositos de peluche o sobre niñitos tiernos.
    Hay muchos temas duros (hard topics) que engancharían a
    la gente.

    El
    medio

    Desde el medio, los diferentes criterios para evaluar la
    noticiabilidad de un acontecimiento, conducen en primer lugar al
    examen del material visual disponible, o dicho de
    otra manera, qué material visual es capaz de generar el
    acontecimiento como se explicó anteriormente. La posmodernidad
    neoliberal impone ciertos tipos de acontecimientos que conspiran
    contra un análisis desde la prensa escrita. Por tanto
    resulta sumamente relativo qué puede considerarse como
    "visualmente bueno" en un hecho. Empero, sí está
    claro que es mediante la inclusión en portada, con grandes
    titulares, recuadros o infografías, que la prensa escrita
    destaca los valores-noticia, permitiendo la legitimación
    del proceso de selección y construcción del
    discurso periodístico.

    El medio se destaca ante su público por su
    pericia para reconocer lo importante y de interés, lo
    relevante para la sociedad y su competencia para ponerlo a su
    disposición.

    Alcanzar esa legitimación obliga a establecer
    criterios derivados de la frecuencia, entendida
    como la interacción entre el momento del hecho y la
    publicación por parte del medio, así como la
    capacidad de respuesta a partir de la frecuencia del medio. Por
    eso un mismo acontecimiento puede o no considerarse noticiable a
    los ojos de un periódico semanario o diario, cuanto
    más cerca o lejos esté de la salida de la
    publicación. Obviamente un hecho lo suficientemente
    importante puede mantener su noticiabilidad hasta la llegada del
    instante de la publicación.

    El Formato, aunque no lo parezca, es una de los
    criterios cardinales para determinar la noticiabilidad de un
    acontecimiento. Primero porque el formato condiciona la
    construcción misma de la noticia, haciendo valer la
    brevedad, pues […] "cuando la noticia haya sido
    confeccionada solo persistirán algunas de las
    enfatizaciones iniciales (…). [La noticia], se convierte a
    menudo en la enfatización de la
    enfatización".

    Los límites de espacio establecidos en un medio
    condicionan todo el proceso de noticiabilidad porque […]
    "cambios importantes en el formato del informativo implican
    parcialmente valoraciones y composiciones distintas del conjunto
    de los valores / noticia aplicables en la selección del
    material noticiable".

    El alcance de la influencia de los cambios en el formato
    en la noticiabilidad de un medio, solo puede pulsarse en su
    entera dimensión a mediano o largo plazo. De ocurrir un
    cambio abrupto
    en el formato de un medio, conmoción que traiga la
    reducción drástica del espacio disponible,
    número y tamaño de las páginas, en el caso
    concreto de la
    prensa escrita, pueden llegar a producirse cambios en los
    criterios de noticiabilidad, como lo confirma Rodrigo Alsina:
    […] "si la situación de menor espacio se
    prolonga estoy convencido que se puede producir un reajuste en
    los criterios de noticiabilidad que emplean los periodistas. Es
    decir, un periodista siempre quiere que le publiquen su trabajo,
    si no lo consigue irá adaptándose (negociando a
    veces, peleando otras, etc.) a las
    circunstancias".

    El
    público

    La imagen del
    público compartida por los periodistas, hace que ciertos
    acontecimientos asciendan hasta noticias, quizás sin ser
    lo suficientemente importantes, incluso para los periodistas. Las
    noticias llamadas de facilitación social, se
    incluyen dentro del particular y contribuyen a reforzar la imagen
    del medio y sus profesionales ante el público.

    En los medios territoriales se publican noticias nacidas
    de hechos locales o en regiones donde tal vez a los ojos de otros
    de más alcance no sucede nada. Este fenómeno ocurre
    gracias a que esas noticias permiten al público
    identificarse a sí mismo, y con el medio. Para
    órganos de prensa más "nacionales", el
    fenómeno descrito adquiere otra connotación pues si
    el objetivo informativo es más global se reduce la
    necesidad de identificación.

    Competencia

    Competencia, no significa únicamente decir lo que
    otros aún no publican; ese es el sueño, pero ante
    la cruda realidad los periodistas consideran que su labor es
    acertada si coinciden en su selección de los hechos con la
    selección realizada por otros medios. Si varios medios dan
    un hecho como noticia, se ha acertado, el hecho tiene la
    jerarquía noticiosa adjudicada. El medio es entonces
    competente pues sus criterios de noticiabilidad son
    compartidos por sus homólogos.

    La competencia, considera Emy Armananzas, se produce
    como atadura común entre medios de
    comunicación porque frena las posibles innovaciones en
    la selección de noticias; contribuye, también, a
    establecer parámetros profesionales, modelos de
    referencia. Caca país tiene sus propios medios referentes
    de acuerdo a su prestigio, pero también, en no pocas
    ocasiones por su poder de
    alcance.

    En Estados Unidos,
    The New York Times y The Washington Post, ambos son
    considerados diarios de calidad, desempeñan esta
    función. "El Times es tratado como prototipo de
    los estándares profesionales
    […] Cuando los
    redactores y los jefes de redacción están dudando
    si seleccionar una noticia, verán cuándo y
    cómo el Times ha cubierto la historia"
    .

    Empero los "prototipos" no pueden ser consideraron
    per se como infalibles, más de una vez, por ejemplo
    el mismo New York Times ha publicado historias que a la
    postre resultaron ser falsas o inventadas para con claros
    objetivos
    políticos.

    En términos de selección de
    acontecimientos, "la competencia genera expectativas
    recíprocas, en el sentido de que puede ocurrir que una
    noticia sea seleccionada en cuanto se espera que los demás
    también lo hagan".

    Se tiende a pensar también que la
    selección es correcta si los hechos transformados en
    noticias repercuten en otros hechos y tienen continuidad en una
    serie noticiosa o en otras noticias como opiniones.

    Martini lo resume […] "En pocas palabras, una
    noticia que aparece en más medios es más noticia
    que aquella que aparece sólo en uno, salvo en el caso de
    una noticia exclusiva, una primicia. Y cuanto más
    coincidan los medios en la selección de la misma
    información, mayor será su efecto sobre la
    opinión pública".

    Entonces un medio es competente cuando publica una
    noticia que será informada en el día por otro; si
    destaca una noticia, luego comentada y destacada por otros
    medios; o al resaltar una noticia, transformada posteriormente en
    una serie. El fracaso será si subraya una noticia no
    comentada ulteriormente ni siquiera por él mismo, cuando
    recalca una noticia sin consecuencias, o peor: si excluye una
    noticia comentada por otros.

    Sin embargo, esta regla del "efecto dominó" o
    "eco", no siempre funciona, pues si un medio difiere claramente
    en cuanto a sus prioridades editoriales con sus homólogos,
    entonces no existe tal fracaso.

    Desde luego el asunto encierra una considerable
    complejidad si tenemos en cuenta que al final son las prioridades
    emanadas del propio medio de comunicación las que
    determinarán la definición de, por ejemplo que se
    entiende por una suceso "novedoso", "interesante" o
    "imprevisible" dentro de un contexto social
    determinado.

    Aún se debate mucho
    entre los especialistas del tema cuáles debe ser y cuales
    no, los criterios de noticiabilidad a tener en cuenta dentro del
    proceso de construcción de la noticia.

    Consideración final

    Los criterios de noticiabilidad se articulan a partir de
    la interacción de la dinámica interna del medio y
    la influencia, o presión de los factores o instituciones
    externas. Todavía no existe consenso sobre si se trata de
    gatekeepers o de distinguir los valores y dar una
    visión más sistémica del tema. Lo cierto es
    que eso valores/noticia subyacen dentro de las rutinas
    productivas de los medios de comunicación
    contemporáneos.

     

    Por:

    István Ojeda Bello*.

    Periodista

    Licenciado en Periodismo en la Universidad de Oriente,
    Santiago de Cuba, Cuba (2005) Actualmente trabaja como reportero
    en el semanario 26 de Las Tunas, Cuba.

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments