Monografias.com > Estudio Social
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Tipos de riesgos




Enviado por jvillalva



    1. Riesgos
      (definición)
    2. Tipos de
      riesgos
    3. Riesgos
      físicos
    4. Riesgos
      químicos
    5. Riesgos
      biológicos
    6. Riesgos
      ergonómicos
    7. Riesgos
      psicosociales

    RIESGOS
    (DEFINICIÓN)

    • Es la probabilidad
      de que suceda un evento, impacto o consecuencia adversos. Se
      entiende también como la medida de la posibilidad y
      magnitud de los impactos adversos, siendo la consecuencia del
      peligro, y está en relación con la frecuencia
      con que se presente el evento.
    • Es una medida de potencial de pérdida
      económica o lesión en términos de la
      probabilidad de ocurrencia de un evento no deseado junto con
      la magnitud de las consecuencias. (COVENIN
      2270:1995)

    TIPOS
    DE RIESGOS

    Los riesgos se
    pueden clasificar en:

    1. Riesgos Físicos
    • Ruido.
    • Presiones.
    • Temperatura.
    • Iluminación.
    • Vibraciones
    • Radiación Ionizante y no
      Ionizante.
    • Temperaturas Extremas (Frío, Calor).
    • Radiación Infrarroja y
      Ultravioleta.

    2. Riesgos Químicos

    • Polvos.
    • Vapores.
    • Líquidos.
    • Disolventes.

    3. Riesgos Biológicos

    • Anquilostomiasis.
    • Carbunco.
    • La Alergia.
    • Muermo.
    • Tétanos.
    • Espiroquetosis
      Icterohemorrágica.

    4. Riesgos Ergonómicos.

    5. Riesgos Psicosociales:
    Stress.

    1. RIESGOS
    FÍSICOS.

    Ruido. El sonido consiste
    en un movimiento
    ondulatorio producido en un medio elástico por una fuente
    de vibración. La onda es de tipo longitudinal cuando el
    medio elástico en que se propaga el sonido es el aire y se
    regenera por variaciones de la presión
    atmosférica por, sobre y bajo el valor normal,
    originadas por la fuente de vibración.

    La velocidad de
    propagación del sonido en el aire a 0 ºC es de 331
    metros por segundo y varía aproximadamente a razón
    de 0.65 metros por segundo por cada ºC de cambio en la
    temperatura.

    Existe un límite de tolerancia del
    oído
    humano. Entre 100-120 db, el ruido se hace
    inconfortable. A las 130 db se sienten crujidos; de 130 a 140 db,
    la sensación se hace dolorosa y a los 160 db el efecto es
    devastador. Esta tolerancia no depende mucho de la frecuencia,
    aunque las altas frecuencias producen las sensaciones más
    desagradables.

    Los efectos del ruido en el hombre se
    clasifican en los siguientes:

    1) Efectos sobre mecanismo auditivo.

    2) Efectos generales.

    Los efectos sobre el mecanismo auditivo pueden
    clasificarse de la siguiente forma:

    a) Debidos a un ruido repentino e intenso.

    b) Debidos a un ruido continuo.

    Los efectos de un ruido repentino e intenso,
    corrientemente se deben a explosiones o detonaciones, cuyas
    ondas de
    presión rompen el tímpano y dañan, incluso,
    la cadena de huesillos; la lesión resultante del
    oído interno es de tipo leve o moderado. El desgarro
    timpánico se cura generalmente sin dejar alteraciones,
    pero si la restitución no tiene lugar, puede desarrollarse
    una alteración permanente. Los ruidos esporádicos,
    pero intensos de la industria
    metalúrgica pueden compararse por sus efectos, a
    pequeñas detonaciones.

    Los efectos de una exposición
    continua, en el mecanismo conductor puede ocasionar la fatiga del
    sistema
    osteomuscular del oído medio, permitiendo pasar al
    oído más energía de la que puede resistir el
    órgano de corti. A esta fase de fatiga sigue la vuelta al
    nivel normal de sensibilidad. De esta manera el órgano de
    corti está en un continuo estado de
    fatiga y recuperación.

    Esta recuperación puede presentarse en el momento
    en que cesa la exposición al ruido, o después de
    minutos, horas o días. Con la exposición continua,
    poco a poco se van destruyendo las células
    ciliadas de la membrana basilar, proceso que no
    tiene reparación y es por tanto permanente; es por estas
    razones que el ruido continuo es más nocivo que el
    intermitente.

    Existen, además, otros efectos del ruido, a
    parte de la pérdida de audición:

    1. Trastornos sobre el aparato
      digestivo.
    2. Trastornos respiratorios.
    3. Alteraciones en la función visual.
    4. Trastornos cardiovasculares: tensión y
      frecuencia cardiaca.
    5. Trastorno del sueño, irritabilidad y
      cansancio.

    Los estudios de ruidos que se presentan en la
    práctica son por lo general de tres tipos
    diferentes:

    1. Investigaciones Sumarias para una primera
      aproximación a un problema dado. Con este objeto se
      utilizan instrumentos simples, de sensibilidad
      limitada.
    2. Estudio de las Características del ruido
      para determinar sus posibles efectos nocivos. Los
      instrumentos requeridos para este tipo de trabajo
      son el decibelímetro y el analizador de bandas de
      octavas.
    3. Estudios de Investigación o con fines de control
      del ruido. Se requieren en este caso, además del
      decibelímetro y analizador de bandas, otros equipos e
      instrumentos accesorios según la naturaleza
      de los factores que se desean precisar, especialmente si se
      trata de un estudio exhaustivo de la fuente de
      ruido.

    Además de esto se debe evaluar el riesgo del ruido,
    y para esto se requieren tres tipos de información:

    1.- Niveles de ruido de una planta y
    maquinaria.

    2.- El modelo de
    exposición de todas las personas afectadas por el
    ruido.

    3.- Cantidad de personas que se encuentran en los
    distintos niveles de exposición.

    Presiones. Las variaciones de la presión
    atmosférica no tienen importancia en la mayoría de
    las cosas. No existe ninguna explotación industrial a
    grandes alturas que produzcan disturbios entre los trabajadores,
    ni minas suficientemente profundas para que la presión del
    aire pueda incomodar a los obreros. Sin embargo, esta
    cuestión presenta algún interés en
    la construcción de puentes y perforaciones de
    túneles por debajo de agua.

    Actualmente se emplea un sistema
    autónomo de respiración; el buzo lleva consigo el aire
    a presión en botellas metálicas, pero tiene el
    inconveniente del peso del equipo y de la poca duración de
    la reserva del aire. La experiencia ha demostrado que se puede
    trabajar confortablemente hasta una profundidad de 20 metros, ya
    que a profundidades mayores se sienten molestias.

    Como ya se sabe el aire comprimido es empleado en
    diversos aparatos para efectuar trabajos bajo el agua, en
    los cuales la presión del aire es elevada para que pueda
    equilibrar la presión del líquido. Uno de los
    aparatos más usados para trabajar bajo el agua son las
    llamadas "Escafandras, que reciben el aire del exterior a
    través de una válvula de seguridad
    colocada en el casco metálico, por intermedio de un tubo
    flexible conectado a una bomba.

    La presión del aire en el interior del casco es
    siempre igual o superior a la presión del agua. Cualquiera
    que sea la profundidad lograda, la cantidad de aire requerida por
    el buzo debe ser aumentada en proporción al aumento de
    presión.

    Temperatura. Existen cargos cuyo sitio de
    trabajo se caracteriza por elevadas temperaturas, como en el caso
    de proximidad de hornos siderúrgicos, de cerámica y forjas, donde el ocupante del
    cargo debe vestir ropas adecuadas para proteger su salud.

    En el otro extremo, existen cargos cuyo sitio de trabajo
    exige temperaturas muy bajas, como en el caso de los
    frigoríficos que requieren trajes de protección
    adecuados. En estos casos extremos, la insalubridad constituye la
    característica principal de estos ambientes de
    trabajo.

    La máquina humana funciona mejor a la temperatura
    normal del cuerpo la cual es alrededor de 37.0 grados
    centígrados. Sin embargo, el trabajo
    muscular produce calor y éste tiene que ser disipado para
    mantener, tal temperatura normal. Cuando la temperatura del
    ambiente
    está por debajo de la del cuerpo, se pierde cierta
    cantidad de calor por conducción, convección y
    radiación,
    y la parte en exceso por evaporación del sudor y
    exhalación de vapor de agua. La temperatura del cuerpo
    permanece constante cuando estos procesos
    compensan al calor producido por el metabolismo
    normal y por esfuerzo muscular.

    Cuando la temperatura ambiente se vuelve más alta
    que la del cuerpo aumenta el valor por convección,
    conducción y radiación, además del producido
    por el trabajo muscular y éste debe disiparse mediante la
    evaporación que produce enfriamiento. A fin de que ello
    ocurra, la velocidad de transpiración se incrementa y la
    vasodilatación de la piel permite
    que gran cantidad de sangre llegue a
    la superficie del cuerpo, donde pierde calor.

    En consecuencia, para el mismo trabajo, el ritmo
    cardíaco se hace progresivamente más rápido
    a medida que la temperatura aumenta, la carga sobre el sistema
    cardiovascular se vuelve más pesada, la fatiga aparece
    pronto y el cansancio se siente con mayor rapidez.

    Se ha observado que el cambio en el ritmo
    cardíaco y en la temperatura del cuerpo de una
    estimación satisfactoria del gasto fisiológico que
    se requiere para realizar un trabajo que involucre actividad
    muscular, exposición al calor o ambos.

    Cambios similares ocurren cuando la temperatura aumenta
    debido al cambio de estación. Para una carga constante de
    trabajo, la temperatura del cuerpo también aumenta con la
    temperatura ambiental y con la duración de la
    exposición al calor. La combinación de carga de
    trabajo y aumento de calor puede transformar una ocupación
    fácil a bajas temperaturas en un trabajo extremadamente
    duro y tedioso a temperaturas altas.

    Iluminación. Cantidad de
    luminosidad que se presenta en el sitio de trabajo del empleado.
    No se trata de iluminación general sino de la cantidad de
    luz en el
    punto focal del trabajo. De este modo, los estándares de
    iluminación se establecen de acuerdo con el tipo de tarea
    visual que el empleado debe ejecutar: cuanto mayor sea la
    concentración visual del empleado en detalles y minucias,
    más necesaria será la luminosidad en el punto focal
    del trabajo.

    La iluminación deficiente ocasiona fatiga a los
    ojos, perjudica el sistema nervioso,
    ayuda a la deficiente calidad del
    trabajo y es responsable de una buena parte de los accidentes de
    trabajo.

    El higienista industrial debe poner su interés en
    aquellos factores de la iluminación que facilitan la
    realización de las tareas visuales; algunos de estos
    conceptos son: Agudeza visual; Dimensiones del objeto; Contraste;
    Resplandor; Velocidad de percepción: color, brillo y
    parpadeo.

    La agudeza visual es la capacidad para ver.- Como los
    ojos son órganos del cuerpo, esa capacidad está
    relacionada con las características estructurales y la
    condición física de esos
    órganos y así como las personas difieren en peso,
    estatura y fuerza
    física, en igual forma difieren de su habilidad para ver.
    Por lo general disminuye por uso prolongado, por esfuerzos arduos
    o por uso en condiciones inferiores a las óptimas. Los
    resultados de esos esfuerzos se pueden limitar a fatigas o pueden
    presentarse daños más serios.

    La agudeza visual de un individuo
    disminuye con la edad, cuando otros factores se mantienen
    iguales, y esto se puede contrabalancear, en gran parte,
    suministrando iluminación adicional. No debe deducirse,
    sin embargo, que un aumento progresivo en la cantidad de
    iluminación dé siempre, como resultado, mejores
    ejecuciones visuales; la experiencia ha demostrado que, para
    determinadas tareas visuales, ciertos niveles de
    iluminación se pueden considerar como críticos y
    que un aumento en la intensidad conduce a una mejor
    ejecución, como una diferencia importante.

    Los factores económicos que incluyan para que se
    suministren niveles más altos de iluminación, sobre
    aquellos necesarios, se puede considerar más bien como de
    lujo que como una necesidad y, en algunos casos, la
    sobreiluminación puede constituir un verdadero problema
    que se pone en evidencia por fatigas visuales y síntomas
    similares.

    Las recomendaciones de iluminación en aulas son
    de 300 a 700 luxes, para que no reflejen se puede controlar con
    un reóstato. Existen áreas que por el tipo de
    actividad que se realiza, se requiere una agudeza visual alta y
    una sensibilidad al contraste necesita altos niveles de
    iluminación.

    Un sistema de iluminación debe cumplir los
    siguientes requisitos:

    • Ser suficiente, de modo que cada bombilla o fuente
      luminosa proporcione la cantidad de luz necesaria para cada
      tipo de trabajo.
    • Estar constante y uniformemente distribuido para
      evitar la fatiga de los ojos, que deben acomodarse a la
      intensidad variable de la luz. Deben evitarse contrastes
      violentos de luz y sombra, y las oposiciones de claro y
      oscuro.

    Niveles mínimos de iluminación para tareas
    visuales (en Lúmenes).

    Clase Lúmenes

    1. Tareas visuales variables
      y sencillas 250 a 500
    2. Observación continua de detalles 500 a
      1000
    3. Tareas visuales continuas y de precisión
      1000 a 2000
    4. Trabajos muy delicados y de detalles + de
      2000

    La distribución de luz
    puede ser:

    1. Iluminación directa. La luz incide
      directamente sobre la superficie iluminada. Es la más
      económica y la más utilizada para grandes
      espacios.
    2. Iluminación Indirecta. La luz incide sobre
      la superficie que va a ser iluminada mediante la
      reflexión en paredes y techos. Es la más
      costosa. La luz queda oculta a la vista por algunos
      dispositivos con pantallas opacas.
    3. Iluminación Semiindirecta. Combina los dos
      tipos anteriores con el uso de bombillas traslúcidas
      para reflejar la luz en el techo y en las partes superiores
      de las paredes, que la transmiten a la superficie que va a
      ser iluminada (iluminación indirecta). De igual
      manera, las bombillas emiten cierta cantidad de luz directa
      (iluminación directa); por tanto, existen dos efectos
      luminosos.
    4. Iluminación Semidirecta. La mayor parte de
      la luz incide de manera directa con la superficie que va a
      ser iluminada (iluminación directa), y cierta cantidad
      de luz la reflejan las paredes y el techo.
    5. Estar colocada de manera que no encandile ni
      produzca fatiga a la vista, debida a las constantes
      acomodaciones.

    Para adecuar el número, distribución y la potencia de las
    fuentes
    luminosas a las exigencias visuales de la tarea, se ha de tener
    en cuenta la edad del observador.

    Establecer programas de
    mantenimiento
    preventivo que contemplen:

    – El cambio de luces fundidas o agotadas.

    – La limpieza de luces, las luminancias, las paredes y
    el techo.

    El nivel de iluminación es la cantidad de
    luz que recibe cada unidad de superficie, y su medida es el
    Lux.

    La luminancia es la cantidad de luz devuelta por cada
    unidad de superficie. Es decir, la relación entre el flujo
    de luz y la superficie a iluminar. La unidad de medida es la
    candela (cd)
    por unidad de superficie (m²).

    La iluminación en las escuelas de acuerdo a la
    actividad que se realice:

    – Actividades con exigencia visual
    baja……………………..100
    Lux.

    – Actividades con exigencia visual
    moderada………………200 Lux.

    – Actividades con exigencia visual
    elevada…………………500
    Lux.

    – Actividades con exigencia visual muy
    elevada…………1.000 Lux.

    – Áreas locales de uso
    ocasional…………………………….50
    Lux.

    – Áreas locales de uso
    habitual……………………….……100
    Lux.

    – Vías de circulación de uso
    ocasional……………..………25
    Lux.

    – Vías de circulación de uso
    habitual………………….…….50
    Lux.

    Estos son valores de
    referencia, por debajo de ellos no se debe trabajar, y en
    situaciones que lo requieran, por el riesgo que entrañen,
    deben aumentarse e incluso duplicarse.

    Vibraciones. Las vibraciones se definen
    como el movimiento oscilante que hace una partícula
    alrededor de un punto fijo. Este movimiento, puede ser regular en
    dirección, frecuencia y/o intensidad, o
    bien aleatorio, que es lo más corriente.

    Será frecuente encontrar un foco que genere, a la
    vez, ruido y vibraciones. Los efectos que pueden causar son
    distintos, ya que el primero centra su acción
    en una zona específica: El Oído, y las vibraciones
    afectan a zonas extensas del cuerpo, incluso a su totalidad,
    originando respuestas no específicas en la mayoría
    los casos.

    Los trabajadores ferroviarios sufren diariamente una
    prolongada exposición a las vibraciones que produce el
    ferrocarril, que si bien son de muy baja frecuencia no dejan por
    ello de ser un tipo de vibración. Este tipo de
    vibración no tiene efectos demasiados perniciosos, lo
    más común es que se produzcan mareos en los no
    acostumbrados.

    En función de la frecuencia del movimiento
    oscilatorio y de la intensidad, la vibración puede causar
    sensaciones muy diversas que irían desde la simple
    desconfort, hasta alteraciones graves de la salud, pasando por la
    interferencia en la ejecución de ciertas tareas como
    la lectura, la
    pérdida de precisión al ejecutar ciertos
    movimientos o la pérdida de rendimiento a causa de la
    fatiga.

    Podemos dividir la exposición a las vibraciones
    en dos categorías en función de la parte del
    cuerpo humano
    que reciban directamente las vibraciones. Así
    tendremos:

    Las partes del cuerpo más afectadas son el
    segmento mano-brazo, cuando se habla de vibraciones parciales.
    También hay vibraciones globales de todo el
    cuerpo.

    1. Vibraciones Mano-Brazo (vibraciones
    parciales): A menudo son el resultado del contacto de los
    dedos o la mano con algún elemento vibrante (por ejemplo:
    una empuñadura de herramienta portátil, un objeto
    que se mantenga contra una superficie móvil o un ando de
    una máquina).

    Los efectos adversos se manifiestan normalmente en la
    zona de contacto con la fuente vibración, pero
    también puede existir una transmisión importante al
    resto del cuerpo.

    2. Vibraciones Globales (vibraciones en todo el
    cuerpo).

    La transmisión de vibraciones al cuerpo y los
    efectos sobre el mismo dependen mucho de la postura y no todos
    los individuos presentan la misma sensibilidad, es decir, la
    exposición a vibraciones puede no tener las mismas
    consecuencias en todas las situaciones.

    Los efectos más usuales son:

    – Traumatismos en la columna vertebral.

    – Dolores abdominales y digestivos.

    Problemas de
    equilibrio.

    – Dolores de cabeza.

    – Trastornos visuales.

    Radiaciones Ionizantes y No Ionizantes.
    Las radiaciones pueden ser definidas en general, como una forma
    de transmisión espacial de la energía. Dicha
    transmisión se efectúa mediante ondas
    electromagnéticas o partículas materiales
    emitidas por átomos inestables.

    Una radiación es Ionizante cuando interacciona
    con la materia y
    origina partículas con carga eléctrica (iones). Las
    radiaciones ionizantes pueden ser:

    • Electromagnéticas (rayos X y
      rayos Gamma).
    • Corpusculares (partículas componentes de los
      átomos que son emitidas, partículas Alfa y
      Beta).

    Las exposiciones a radiaciones ionizantes pueden
    originar daños muy graves e irreversibles para la
    salud.

    Respecto a las radiaciones No Ionizantes, al conjunto de
    todas ellas se les llama espectro
    electromagnético.

    Ordenado de mayor a menor energía se pueden
    resumir los diferentes tipos de ondas electromagnéticas de
    la siguiente forma:

    • Campos eléctricos y magnéticos
      estáticos.
    • Ondas electromagnéticas de baja, muy baja y
      de radio
      frecuencia.
    • Microondas (MO).
    • Infrarrojos (IR).
    • Luz Visible.
    • Ultravioleta (UV).

    Los efectos de las radiaciones no ionizados sobre el
    organismo son de distinta naturaleza en función de la
    frecuencia. Los del microondas son
    especialmente peligrosos por los efectos sobre la salud derivados
    de la gran capacidad de calentar que tienen.

    Temperaturas Extremas (Frío,
    Calor).
    El hombre
    necesita mantener una temperatura interna constante para
    desarrollar la vida normal. Para ello posee mecanismos
    fisiológicos que hacen que ésta se establezca a
    cierto nivel, 37 ºC, y permanezca constante.

    Las variables que interviene en la sensación de
    confort son:

    • El nivel de activación.
    • Las características del vestido.
    • La temperatura seca.
    • La humedad relativa.
    • La temperatura radiante media.
    • La velocidad del aire.

    Mediante la actividad física el ser humano genera
    calor, en función de la intensidad de la actividad. La
    magnitud del calor será mayor o menor.

    Para evitar que la acumulación de calor producido
    por el cuerpo y/o ganado del ambiente descompense la temperatura
    interna hay mecanismos físicos y
    fisiológicos.

    Los mecanismos físicos son los
    siguientes:

    • Radicación.
    • Conducción.
    • Convección.
    • Evaporación.

    Los mecanismos fisiológicos:

    • Ante el frío: reducción del flujo
      sanguíneo e incremento de la actividad
      física.
    • Ante el calor: aumento del sudor y del flujo
      sanguíneo y la disminución de la actividad
      física.

    Las relaciones del ser humano con el ambiente
    térmico definen una escala de
    sensaciones que varían del calor al frío, pasando
    por una zona que se puede calificar como térmicamente
    confortable.

    Los efectos a exposiciones a ambientes calurosos
    más importantes son:

    • El golpe de calor.
    • Desmayo.
    • Deshidratación.
    • Agotamiento.

    En cambio los efectos de los ambientes muy fríos
    son:

    • La hipotermia.
    • La congelación.

    Radiación Infrarroja y
    Ultravioleta.

    Radiaciones Infrarrojas o Térmicas: Estos
    rayos son visibles pero su longitud de onda está
    comprendida entre 8,000 Angstroms; y 0.3 MM. Un cuerpo sometido
    al calor (más de 500 ºC) emite radiaciones
    térmicas, las cuales se pueden hacer visibles una vez que
    la temperatura del cuerpo es suficientemente alta. Debemos
    precisar que estos rayos no son los únicos productores de
    efectos calóricos. Sabemos que los cuerpos calientes,
    emiten un máximo de infrarrojos; sin embargo, todas las
    radiaciones pueden transformarse en calor cuando son
    absorbidas.

    Justamente a causa de su gran longitud de onda, estas
    radiaciones son un poco enérgicas y, por tanto, poco
    penetrantes. Desde el punto de vista biológico,
    sólo la piel y superficies externas del cuerpo se ven
    afectadas por la radiación infrarroja. Particularmente
    sensible es la córnea del ojo, pudiendo llegar a
    producirse cataratas. Antiguamente, se consideró dicha
    enfermedad como típica de los sopladores de vidrio.

    Las personas expuestas a radiación infrarroja de
    alta intensidad deben proteger la vista mediante un tipo de
    anteojos especialmente diseñado para esta forma de
    radiación y el cuerpo mediante vestimentas que tiene la
    propiedad de
    disipar eficazmente el calor.

    Las radiaciones infrarrojas se encuentran en algunas
    exposiciones como, por ejemplo, la soldadura al
    oxiacetileno y eléctrica, la operación de hornos
    eléctricos, de cúpula y la colada de metal fundido,
    el soplado de vidrio, etc.

    Radiaciones Ultravioleta: En las escala de
    radiaciones, los rayos ultravioleta se colocan inmediatamente
    después de las radiaciones visibles, en una longitud de
    onda comprendida entre 4,000 Angstroms y unos 100 Angstroms. Las
    radiaciones ultravioleta son más energéticas que la
    radiación infrarroja y la luz visible. Naturalmente,
    recibimos luz ultravioleta del sol y artificialmente se produce
    tal radiación en las lámparas germicidas, aparatos
    médicos y de investigación, equipos de soldadura,
    etc.

    Sus efectos biológicos son de mayor
    significación que en el caso de la luz infrarroja. La piel
    y los ojos deben protegerse contra una exposición
    excesiva. Los obreros más expuestos son los que trabajan
    al aire libre bajo el sol y en las
    operaciones de
    soldadura de arco. La acción de las radiaciones
    ultravioleta sobre la piel es progresiva, produciendo quemaduras
    que se conocen con el nombre de "Efecto
    Eritémico".

    Muchos de los casos de cáncer en la piel se
    atribuyen a excesiva exposición a la radiación
    ultravioleta solar. Los rayos ultravioleta son fácilmente
    absorbidos por las células del organismo y su
    acción es esencialmente superficial. Ellos favorecen la
    formación de Vitamina D.

    El efecto Eritémico se puede medir tomando como
    base arbitraria el enrojecimiento de la piel, apenas perceptible,
    que se denomina "Eritema Mínimo Perceptible" (EMP). La
    piel puede protegerse mediante lociones o cremas que absorben las
    radiaciones de las longitudes de onda que producen quemaduras.
    Los ojos deben protegerse mediante cristales oscuros que absorben
    preferentemente las radiaciones más nocivas.

    2. RIESGOS
    QUÍMICOS

    Polvos. El problema del polvo es uno de
    los más importantes, ya que muchos polvos ejercen un
    efecto, de deterioro sobre la salud; y así aumentar los
    índices de mortalidad por tuberculosis y
    los índices de enfermedades respiratorias.
    Se sabe que el polvo se encuentra en todas partes de la atmósfera terrestre,
    y se considera verdadero que las personas expuestas a sitios
    donde existe mucho polvo son menos saludables que los que no
    están en esas condiciones, por lo que se considera que
    existen polvos dañinos y no dañinos.

    Existe una clasificación simple de los polvos,
    que se basa en el efecto fisiopatológico de los polvos y
    consta de lo siguiente:

    1. Polvos, como el plomo, que producen intoxicaciones.
    2. Polvos que pueden producir alergias, tales como la
      fiebre de
      heno, asma y
      dermatitis.
    3. Polvos de materias orgánicas, como el
      almidón.
    4. Polvos que pueden causar fibrosis pulmonares, como
      los de sílice
    5. Polvos como los cromatos que ejercen un efecto
      irritante sobre los pulmones y pueden producir
      cáncer.
    6. Polvos que pueden producir fibrosis pulmonares
      mínimas, entre los que se cuentan los polvos
      inorgánicos, como el carbón, el hierro y
      el bario.

    Se puede decir que los polvos están compuestos
    por partículas sólidas suficientemente finas para
    flotar en el aire. Como por ejemplo los producidos por la
    Industria que se deben a trituraciones, perforaciones, molidos y
    dinamitaciones de rocas.

    El polvo es un contaminante particular capaz de producir
    enfermedades que se agrupar bajo la denominación
    genérica de neumoconiosis. Esta enfermedad es la
    consecuencia de la acumulación de polvo en los pulmones y
    de la reacción de los tejidos a la
    presencia de estos cuerpos exógenos. Si se consideran sus
    efectos sobre el organismo es clásico diferenciar las
    partículas en cuatro grandes categorías:

    1.-Partículas Tóxicas.

    2.-Polvos Alérgicos.

    3.-Polvos Inertes.

    4.-Polvos Fibrógenos.

    Las partículas tóxicas entre las que se
    pueden citar las de origen metálico, como plomo, cadmio,
    mercurio, arsénico, berilio, etc., capaces de producir una
    intoxicación aguda o crónica por acción
    especifica sobre ciertos órganos o sistemas vitales.
    La rapidez de la manifestación dependerá en gran
    parte de la toxicidad específica de las partículas
    así como de su solubilidad. Por otra, como la
    absorción de una sustancia depende de la vía de
    entrada en el organismo, muchos tóxicos pasarán
    rápidamente en forma ionizada a la sangre, si su estado de
    división es adecuado, mientras que si se detienen en las
    vías respiratorias superiores la absorción puede
    ser mucho mas lenta.

    Los polvos alérgicos, de naturaleza muy diversa
    capaces de producir asma, fiebre, dermatitis, etc.,
    preferentemente en sujetos sensibilizados mientras que otros no
    manifiestan reacción alguna. Su acción depende, por
    tanto, mas de la predisposición del individuo, que de las
    características particulares del polvo. En esta
    categoría se pueden citar el polen, polvo de madera, fibras
    vegetales o sintéticas, resina, etc.

    Los polvos inertes, que al acumularse en los pulmones
    provocan después de una exposición prolongada una
    reacción de sobrecarga pulmonar y una disminución
    de la capacidad respiratoria. Su acción es consecuencia de
    la obstaculización de la difusión del oxígeno
    a través de la membrana pulmonar. Los depósitos
    inertes son visibles por los rayos X si el material es opaco y no
    predisponen a tuberculosis. Dentro de este grupo se
    pueden mencionar: el carbón, abrasivos y compuestos de
    bario, calcio, hierro y estaño.

    Los Polvos fibrógenos, que por un proceso de
    reacción biológica originan una fibrósis
    pulmonar o neumoconiosis evolutiva, detectable por examen
    radiológico y que desarrolla focos tuberculosos
    preexistentes con extensión al corazón en
    los estados avanzados. A esta categoría pertenece el polvo
    de sílice, amianto, silicatos con cuarzo libre (talco,
    coalín, feldespato, etc.) y los compuestos de
    berilio.

    Existen igualmente polvos que sin alcanzar las
    vías respiratorias inferiores pueden producir una marcada
    acción irritante de las mucosas. Dentro de esta
    categoría merecen gran interés las nieblas
    ácidas o alcalinas, sin olvidar las sustancias
    clasificadas en los apartados precedentes, pero con reconocidas
    propiedades cancerígenas (amianto, cromo,
    partículas radioactivas, etc.).

    La exposición al polvo no tiene siempre como
    consecuencia el desarrollo de
    una neumoconiosis, ya que esto ocurre solamente en ciertas
    condiciones, dependiendo, por una parte, de la naturaleza de las
    partículas inhaladas, y por otra parte, del potencial
    defensivo del organismo en relación con las
    características anatómicas y los mecanismos
    fisiológicos de defensa, que el aparato
    respiratorio hace intervenir para defenderse de la
    agresión.

    Vapores. Son sustancias en forma gaseosa
    que normalmente se encuentran en estado líquido o
    sólido y que pueden ser tornadas a su estado original
    mediante un aumento de presión o disminución de la
    temperatura. El benceno se usa ampliamente en la industria, en
    las pinturas para aviones, como disolvente de gomas, resinas,
    grasas y hule;
    en las mezclas de
    combustibles para motores, en la
    manufactura de
    colores de
    anilina, del cuerpo artificial y de los cementos de hule, en la
    extracción de aceites y grasas, en la industria de las
    pinturas y barnices, y para otros muchos
    propósitos.

    En muchos de los usos del benceno, incluyendo su
    manufactura, la oportunidad de un escape como vapor sólo
    puede ser el resultado de un accidente, y en estos casos, cuando
    la exposición es severa, se puede producir una
    intoxicación aguda por benceno. Cuando el benceno se
    emplea como disolvente, en líquidos para lavado en seco, o
    como vehículo para pinturas, se permite que este
    hidrocarburo se evapore en la atmósfera del local de
    trabajo. Si es inadecuada la ventilación del local, la
    inhalación continua o repetida de los vapores de benceno
    puede conducir a una intoxicación
    crónica.

    Observada clínicamente, la intoxicación
    aguda por benceno ofrece tres tipos, según su severidad,
    pero en las tres predomina la acción
    anestésica.

    La inhalación de muy altas concentraciones de
    vapor de benceno puede producir un rápido desarrollo de la
    insensibilidad, seguida, en breve tiempo, de
    la muerte por
    asfixia.

    Con concentraciones algo mas bajas es mas lenta la
    secuencia de los sucesos y más extensa la
    demostración, colapso e insensibilidad; estos
    síntomas, comunes a todos los anestésicos, pueden
    ser sustituidos por una excitación violenta y presentarse
    la muerte, por
    asfixia, durante la inhalación de los vapores.

    El tercer tipo de intoxicación es en el que el
    deceso ocurre después de transcurridas varias horas o
    varios días, sin recuperación del estado de
    coma.

    Al producir intoxicación crónica, la
    acción del benceno o de sus productos de
    oxidación se concentra, principalmente, en la
    médula de los huesos, que es el
    tejido generador de elementos sanguíneos importantes;
    Glóbulos rojos (eritrocitos), Glóbulos blancos
    (leucocitos) y Plaquetas (trombocitos) los cuales son esenciales
    para la coagulación de la sangre; inicialmente el benceno
    estimula la médula, por lo que hay un aumento de
    leucocitos, pero, mediante la exposición continuada, esta
    estimulación da lugar a una depresión
    y se reducen estos elementos en la sangre.

    La disminución es más constante en los
    eritrocitos, menos marcada y más variable en los
    leucocitos; cuando es intensa la disminución de los
    eritrocitos, se producen los síntomas típicos de la
    anemia,
    debilidad, pulso rápido y cardialgias.

    La disminución en el número de Leucocitos
    puede venir acompañada por una menor resistencia a la
    infección, debilidad y úlceras en la boca y la
    garganta. La reducción de plaquetas conduce a un tiempo
    mayor de coagulación de la sangre lo que puede dar lugar a
    hemorragias de las membranas mucosas, hemorragias
    subcutáneas y a otros signos de
    púrpura.

    Cuando se sabe que un empleado tiene síntomas
    como los mencionados anteriormente es recomendable la
    hospitalización inmediata para que se le aplique el
    tratamiento necesario y así poder eliminar
    la posibilidad de una muerte. Por eso es necesario que se tomen
    todas las medidas de seguridad para así poder evitar este
    tipo de enfermedades ocupacionales.

    Líquidos. La exposición o el
    contacto con diversos materiales en estado líquido puede
    producir, efecto dañino sobre los individuos; algunos
    líquidos penetran a través de la piel, llegan a
    producir cánceres ocupacionales y causan dermatitis. A
    continuación se dan los factores que influyen en la
    absorción a través de la piel:

    1. La transpiración mantenida y continua que se
      manifiesta en las perspiraciones alcalinas priva a la piel de
      su protección grasosa y facilita la absorción a
      través de ella.
    2. Las circunstancias que crean una hiperemia de la
      piel también fomentan la absorción.
    3. Las sustancias que disuelven las grasas, pueden por
      si mismas entrar en el cuerpo o crear la oportunidad para que
      otras sustancias lo hagan.
    4. Las fricciones a la piel, tales como la
      aplicación de ungüentos mercuriales, producen
      también la absorción.
    5. La piel naturalmente grasosa ofrece dificultades
      adicionales a la entrada de algunas sustancias.
    6. Cuanto más joven es la piel mayor es la
      posibilidad de absorción a través de ella, con
      excepción de los años de la senilidad o la
      presencia de padecimientos cutáneos.
    7. Las interrupciones en el integumento, como las
      provocadas por dermatitis o traumas, favorecen la entrada al
      cuerpo, aunque, en realidad, no constituyen una verdadera
      absorción de la piel.
    8. La negligencia en evitar el contacto con materiales
      que pueden penetrar a través de la piel conduce a la
      absorción de tóxicos industriales.
    9. La cataforesis puede hacer que penetren a
      través de la piel sustancias que de otra manera no se
      absorberían.

    Existen varias sustancias que son absorbibles
    cutáneamente y se consideran las siguientes:

    • El aceite de
      anilina Cianuros
    • Benceno Cloroformos
    • Bencina Compuestos cianógenos
    • Bisulfuro de carbono
      Dimetilanilina
    • Tetracloruro de carbono Algunas
      anilinas
    • Formaldehido Gasolina
    • Querosina Nafta
    • Nitranilina Nitrobenzol
    • Fenol Disolvente de Standoz
    • Nitroglicerina Tolveno
    • Tricloretileno Aguarrás
    • Xileno Tetraetilo de Plomo

    En la mayoría de los países la causa
    más frecuente de la dermatosis es el aceite y la grasa del
    petróleo. Estas sustancias no son,
    necesariamente, irritantes cutáneos más poderosos
    que otros productos químicos, pero por lo común de
    su uso, ya que todas las máquinas
    usan lubricantes o aceites de distintas clases.

    Existen irritantes primarios en los cuales hay varios
    ácidos
    inorgánicos, álcalis y sales, lo mismo que
    ácidos orgánicos y anhídridos que se
    encuentran en estado líquido. Los irritantes primarios
    afectan la piel en una o más de las siguientes
    formas:

    1. Los ácidos inorgánicos, los
      anhídridos y las sustancias higroscópicas
      actúan como agentes deshidratantes.
    2. Los agentes curtientes y las grasas de los metales
      pesados precipitan las proteínas.
    3. Algunos ácidos orgánicos y los
      sulfuros son agentes reductores.
    4. Los disolventes orgánicos y los detergentes
      alcalinos disuelven la grasa y el colesterol.
    5. Los álcalis, jabones y sulfuros disuelven la
      queratina.

    Disolventes. Se puede decir que raras son
    las actividades humanas en donde los disolventes no son
    utilizados de una manera o de otra, por lo que las situaciones de
    exposición son extremadamente diversas.

    A pesar de su naturaleza química tan diversa,
    la mayoría de los disolventes posee un cierto
    número de propiedades comunes. Así casi todos son
    líquidos liposolubles, que tienen cualidades anestesiantes
    y actúan sobre los centros nerviosos ricos en lípidos.
    Todos actúan localmente sobre la piel. Por otra parte,
    algunos a causa de su metabolismo pueden tener una acción
    marcada sobre los órganos hematopoyéticos, mientras
    que otros pueden considerarse como tóxicos
    hepáticos o renales.

    La determinación de las concentraciones de
    disolventes en el aire de las áreas donde se está
    manipulando los disolventes, permite una apreciación
    objetiva de la exposición, ya que la cantidad de
    tóxico presente en los receptores del organismo depende
    necesariamente de la concentración de disolvente inhalado.
    Sin embargo aun cuando la concentración del disolvente en
    el aire aspirado no alcance los valores
    recomendados, la cantidad de tóxico acumulada en los
    sitios de acción puede ser suficientemente elevada como
    para crear una situación peligrosa. Esto puede suceder si
    existen otras vías de absorción que la pulmonar,
    cuando hay una exposición simultánea a varios
    disolventes, o si el trabajo efectuado exige un esfuerzo
    físico particular.

    Absorción de los Disolventes: Los
    disolventes pueden penetrar en el organismo por diferentes
    vías, siendo las más importantes la
    Absorción Pulmonar, cutánea y gastrointestinal.
    Esta última, es la forma clásica de
    intoxicación accidental. La mayoría penetran
    fácilmente a través de la piel. Algunos como el
    benceno, tolueno, xileno, sulfuro de carbono y tricloroetileno,
    lo hacen tan rápidamente que pueden originar en un tiempo
    relativamente corto, dosis peligrosas para el
    organismo.

    La absorción pulmonar es la principal vía
    de penetración. Por medio de la respiración el
    disolvente es transportado a los alvéolos, desde donde por
    simple difusión pasa a la sangre atravesando la membrana
    alveolocapilar. Después el disolvente se distribuye en la
    circulación sanguínea y se va acumulando en los
    diferentes tejidos del organismo, en función de la
    liposolubilidad y de la perfusión del órgano
    considerado. Una parte sufrirá una serie de
    biotransformaciones produciendo diversos metabolitos, que
    serán eliminados sobre todo en la orina, la bilis y los
    pulmones. Cuando la exposición cesa, el disolvente
    acumulado pasa nuevamente a la circulación y según
    el porcentaje de metabolización, una parte más o
    menos importante será excretada en el aire expirado,
    siguiendo el mismo mecanismo que durante su
    retención.

    El proceso general depende de un gran número de
    factores, tanto fisiológicos, metabólicos como
    físico-químicos, que determinan un estado de
    equilibrio entre cuatro compartimientos interdependientes; el de
    biotransformación, el receptor que reacciona con el
    disolvente o sus metabolitos, el correspondiente a los
    órganos de depósito y el compartimiento de
    excreción.

    3. RIESGOS
    BIOLÓGICOS.

    Los contaminantes biológicos son seres vivos, con
    un determinado ciclo de vida
    que, al penetrar dentro del ser humano, ocasionan enfermedades de
    tipos infecciosos o parasitarios.

    Los contaminantes biológicos son microorganismos,
    cultivos de células y endoparásitos humanos
    susceptibles de originar cualquier tipo de infección,
    alergia o toxicidad.

    Por lo tanto, trata exclusivamente como agentes
    biológicos peligrosos capaces de causar alteraciones en la
    salud humana. Son enfermedades producidas por agentes
    biológicos:

    • Enfermedades transmisibles que padecen determinada
      especie de animales, y
      que a través de ellos, o de sus productos o despojos,
      se transmiten directa o indirectamente al hombre, como por
      ejemplo, el carbunco, el tétanos, la brucelosis y la
      rabia.
    • Enfermedades infecciosas ambientales que padecen o
      vehiculan pequeños animales, como por ejemplo,
      toxoplasmosis, histoplasmosis, paludismo,
      etc.
    • Enfermedades infecciosas del personal
      sanitario. Son enfermedades infecto-contagiosas en que el
      contagio recae en profesionales sanitarios o en personas que
      trabajen en laboratorios clínicos, salas de autopsias
      o centros de investigaciones biológicas, como por
      ejemplo, la Hepatitis
      B.

    Grupos de Riesgo: Los contaminantes
    biológicos se clasifican en cuatro grupos de riesgo,
    según el índice de riesgo de
    infección:

    • Grupo 1: Incluye los contaminantes
      biológicos que son causa poco posible de enfermedades
      al ser humano.
    • Grupo 2: Incluye los contaminantes
      biológicos patógenos que pueden causar una
      enfermedad al ser humano; es poco posible que se propaguen al
      colectivo y, generalmente, existe una profilaxis o
      tratamiento eficaz. Ej.: Gripe, tétanos, entre
      otros.
    • Grupo 3: Incluye los contaminantes
      biológicos patógenos que pueden causar una
      enfermedad grave en el ser humano; existe el riesgo que se
      propague al colectivo, pero generalmente, existe una
      profilaxis eficaz. Ej.: Ántrax, tuberculosis,
      hepatitis…
    • Grupo 4: Contaminantes biológicos
      patógenos que causan enfermedades graves al ser
      humano; existen muchas posibilidades de que se propague al
      colectivo, no existe tratamiento eficaz. Ej.: Virus del
      Ébola y de Marburg.

    Anquilostomiasis. La anquilostomiasis es
    una enfermedad causada por un gusano. En los países
    tropicales la falta de higiene corporal,
    la falta de uso de calzado y la alta temperatura del ambiente,
    que permite la salida de las larvas a la superficie de la tierra. Los
    síntomas que se aprecian, es la presencia de lesiones
    cutáneas, luego aparece dolor epigástrico que la
    alimentación alivia y hay vómitos
    frecuentes y suele presentarse fiebre continua o de tipo
    palúdico.

    Carbunco. Es el caso más frecuente
    de infección externa por el bacilus anthracis, aparece
    primero una mácula roja como la picadura de un insecto,
    éste se revienta y empieza una pequeña escora que
    va del amarillo al amarillo oscuro, y al fin, al negro
    carbón. Después se presenta fiebre alta,
    escalofrío, dolor de cabeza y fenómenos
    intestinales. El bacilus anthracis puede localizarse en el
    aparato broncopulmonar y en el tubo intestinal, dando lugar al
    carbunco broncopulmonar e intestinal, respectivamente. La causa
    de esta infección de origen profesional hay que buscarla
    en aquellos trabajadores que se hallan en contacto con animales
    que sufren o hayan muerto de esta enfermedad, así como en
    el contacto con los productos que se obtengan de estos animales.
    Para hacer desaparecer esta enfermedad en los animales, con
    cierta eficacia, hay que
    practicar en ellos la vacunación anticarbuncosa, vigilar
    las materias primas que provengan de países contaminados,
    esterilizar estas materias y asegurar la higiene de los
    talleres.

    La Alergia. Es una reacción
    alterada, generalmente específica, que refleja contactos
    anteriores con el mismo agente o semejante de su
    composición química. Hay una alergia inmediata
    (urticariante) o diferida (tuberculina). Ejemplo, asma o fiebre
    de heno y litre respectivamente. El agente es el alergeno:
    Proteínas, polipeptidos, polen, astractos liposoluvos o
    muertos y sus constituyentes.

    Muermo. El muermo es una enfermedad de los
    solípedos, pero muy contagiosa para el hombre; el caballo
    y el asno infectados son muy peligrosos. El bacilo productor es
    un germen conocido: el bacillus mallei. Es muy débil, y en
    tres días muere por desecación. Los animales con
    muermo son muy peligrosos para aquellos que trabajan cerca de
    ellos: los veterinarios, jinetes, cocheros, labradores e
    industriales. Los arneses y la paja que han estado en contacto
    con un caballo afectado por esta enfermedad serán
    desinfectados y la paja quemada.

    Tétanos. Esta infección
    está caracterizada por contracciones musculares y crisis
    convulsivas, que interesan algunos grupos musculares o se
    generalizan. Las contracciones más conocidas es el llamado
    "Trismus Bilatéral", que hace que las dos
    mandíbulas se unan como si estuvieran soldadas.

    Espiroquetosis Icterohemoragica. Esta
    enfermedad producida por la leptospira de inadacido, se contagia
    por intermedio de la rata que infecta con sus orines las aguas o
    los alimentos. Esta
    infección se presenta en los trabajadores de las cloacas,
    traperos, obreros agrícolas dedicados a la limpieza de
    acequias y cultivos de arroz y en todos aquellos que tengan
    contacto con el agua y terrenos adyacentes que estén
    plagados de ratas. El enfermo presenta al principio
    escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares,
    vómitos y alta temperatura.

    Nivel de Contención.

    El Nivel de Contención es el conjunto de medidas
    de contención física que imposibilite el paso del
    contaminante biológico en el ambiente y, por tanto, puede
    llegar a afectar a los trabajadores.

    Hay tres niveles de contención, el 2, el 3 y el
    4, que corresponden a los grupos de riesgo designados con los
    mismos números. Las diferencias entre los niveles de
    contención están en el grado de exigencia en el
    cumplimiento de las medidas propuestas.

    RIESGOS
    ERGONÓMICOS.

    No existe una definición oficial de la ergonomía.
    Murruel la definió como "El estudio científico de
    las relaciones del hombre y su medio de trabajo". Su objetivo es
    diseñar el entorno de trabajo para que se adapte al hombre
    y así mejorar el confort en el puesto de
    trabajo.

    Se considera a la ergonomía una tecnología.
    Tecnología es la práctica, descripción y terminología de las
    ciencias
    aplicadas, que consideran en su totalidad o en ciertos aspectos,
    poseen un valor comercial.

    La ergonomía es una ciencia
    multidisciplinaria que utiliza otras ciencias como la medicina el
    trabajo, la fisiología, la sociología y la
    antropometría.

    "La rama de la medicina que tiene por objeto promover y
    mantener el más alto grado de bienestar físico,
    psíquico y social de los trabajadores en todas las
    profesiones; prevenir todo daño a
    su salud causando por las condiciones de trabajo; protegerlos
    contra los riesgos derivados de la presencia de agentes
    perjudiciales a su salud; colocar y mantener al trabajador en un
    empleo
    conveniente a sus aptitudes fisiológicas y
    psicológicas; en suma, adaptar el trabajo al hombre y cada
    hombre a su labor"

    La fisiología del trabajo es la ciencia que
    se ocupa de analizar y explicar las modificaciones y alteraciones
    que se presentan en el organismo humano por efecto del trabajo
    realizado, determinación así capacidades
    máximas de los operarios para diversas actividades y el
    mayor rendimiento del organismo fundamentados
    científicamente.

    El campo de estudios de la psicología del
    trabajo abarca cuestiones tales como el tiempo de
    reacción, la memoria, el
    uso de la teoría
    de la información, el análisis de tareas, la naturaleza de las
    actividades, en concordancia con la capacidad mental de los
    trabajadores, el sentimiento de haber efectuado un buen trabajo,
    la persecución de que el trabajador es debidamente
    apreciado, las relaciones con colegas y superiores.

    La sociología del trabajo indaga la
    problemática de la adaptación del trabajo,
    manejando variables, tales como edad, grado de
    instrucción, salario,
    habitación, ambiente familiar, transporte y
    trayectos, valiéndose de entrevistas,
    encuestas y
    observaciones.

    La antropometría es el estudio de las
    proporciones y medidas de las distintas partes del cuerpo humano,
    como son la longitud de los brazos, el peso, la altura de los
    hombros, la estatura, la proporción entre la longitud de
    las piernas y la del tronco, teniendo en cuenta la diversidad de
    medidas individuales en torno al
    promedio; análisis, asimismo, el funcionamiento de las
    diversas palancas musculares e investiga las fuerzas que pueden
    aplicarse en función de la posición de diferentes
    grupos de músculos.

    También el entrenamiento en
    ergonomía puede ser a través de cursos, seminarios
    y diplomados.

    Los siguientes puntos se encuentran entre los objetivos
    generales de la ergonomía:

    – Reducción de lesiones y enfermedades
    ocupacionales.

    – Disminución de los costos por
    incapacidad de los trabajadores.

    – Aumento de la producción.

    – Mejoramiento de la calidad del trabajo.

    – Disminución del ausentismo.

    – Aplicación de las normas
    existentes.

    – Disminución de la pérdida de materia
    prima.

    Estos métodos
    por los cuales se obtienen los objetivos son:

    – Apreciación de los riesgos en el puesto de
    trabajo.

    – Identificación y cuantificación de las
    condiciones de riesgo en el puesto de trabajo.

    – Recomendación de controles de ingeniería y administrativos para disminuir
    las condiciones identificadas de riesgos.

    Educación de los
    supervisores y trabajadores acerca de las condiciones de
    riesgo.

    5. RIESGOS
    PSICOSOCIALES.

    Los factores de riesgo psicosociales deben ser
    entendidos como toda condición que experimenta el hombre
    en cuanto se relaciona con su medio circundante y con la sociedad que
    le rodea, por lo tanto no se constituye en un riesgo sino hasta
    el momento en que se convierte en algo nocivo para el bienestar
    del individuo o cuando desequilibran su relación con el
    trabajo o con el entorno.

    Delimitación conceptual del estrés.

    Hans Selye, uno de los autores más citados por
    los especialistas del tema, plantea la idea del "síndrome
    general de adaptación" para referirse al estrés,
    definiéndolo como "la respuesta no específica del
    organismo frente a toda demanda a la
    cual se encuentre sometido". En 1936 Selye utiliza el
    término inglés
    stress (que
    significa esfuerzo, tensión) para cualificar al conjunto
    de reacciones de adaptación que manifiesta el organismo,
    las cuales pueden tener consecuencias positivas (como mantenernos
    vivos), o negativas si nuestra reacción demasiado intensa
    o prolongada en tiempo, resulta nociva para nuestra
    salud.

    El estrés es entonces una respuesta general
    adaptativa del organismo ante las diferentes demandas del medio
    cuando estas son percibidas como excesivas o amenazantes para el
    bienestar e integridad del individuo.

    A nivel fisiológico, pueden implicar una
    presión sanguínea elevada o incremento del
    colesterol; y a nivel comportamental pueden implicar incrementos
    en la conducta
    vinculadas con fumar, comer, ingerir bebidas alcohólicas o
    mayor número de visitas al médico. Por el contrario
    un buen ajuste tendrá resultados positivos en
    relación al bienestar y de desarrollo
    personal. Esta primera aproximación nos permite
    identificar tres factores importantes en la generación del
    estrés: 1) los recursos con los
    que cuentan las personas para hacerle frente a las demandas y
    requisiciones del medio, 2) la percepción de dichas
    demandas por parte del sujeto, 3) las demandas en sí
    mismas.

    En este aspecto es necesario enfatizar que el
    estrés como tal es una fuerza que condiciona el comportamiento
    de cada persona, es el
    motor adaptativo
    para responder a las exigencias del entorno cuando estas se
    perciben con continuidad en el tiempo y su intensidad y
    duración exceden el umbral de tolerancia de la persona,
    comienzan a ser dañinas para el estado de
    salud y calidad de
    vida del sujeto. Niveles muy bajos de estrés
    están relacionados con desmotivación, conformismo y
    desinterés; toda persona requiere de niveles moderados de
    estrés para responder satisfactoriamente no solo ante sus
    propias necesidades o expectativas, sino de igual forma frente a
    las exigencias del entorno.

    El estrés, desde un enfoque psicológico
    debe ser entendido como una reacción adaptativa a las
    circunstancias y demandas del medio con el cual la persona
    está interactuando, es decir que el estrés es un
    motor para la acción, impulsa a la persona a responder a
    los requerimientos y exigencias de entorno entonces podemos
    hablar de "eustress o estrés positivo", no obstante,
    cuando el entorno que rodea una persona impone un número
    de respuestas para las cuales la persona no se encuentra en la
    capacidad o no posee las habilidades para enfrentar se convierte
    en un riesgo para la salud hablaremos de "distress o
    estrés de consecuencias negativas".

    Consecuencias del estrés en el
    individuo.

    Los efectos y consecuencias del estrés
    ocupacional pueden ser muy diversos y numerosos. Algunas
    consecuencias pueden ser primarias y directas; otras, la
    mayoría, pueden ser indirectas y constituir efectos
    secundarios o terciarios; unas son, casi sin duda, resultados del
    estrés, y otras se relacionan de forma hipotética
    con el fenómeno; también pueden ser positivas, como
    el impulso exaltado y el incremento de automotivación.
    Muchas son disfuncionales, provocan desequilibrio y resultan
    potencialmente peligrosas. Una taxonomía
    de las consecuencias del estrés sería:

    1. Efectos subjetivos. Ansiedad,
      agresión, apatía, aburrimiento,
      depresión, fatiga, frustración, culpabilidad, vergüenza, irritabilidad y
      mal humor, melancolía, baja autoestima, amenaza y tensión,
      nerviosismo, soledad.
    2. Efectos conductuales. Propensión a
      sufrir accidentes, drogadicción, arranques emocionales,
      excesiva ingestión de alimentos o pérdida de
      apetito, consumo
      excesivo de alcohol o
      tabaco,
      excitabilidad, conducta impulsiva, habla afectada, risa
      nerviosa, inquietud, temblor.
    3. Efectos cognoscitivos. Incapacidad para
      tomar decisiones y concentrarse, olvidos frecuentes,
      hipersensibilidad a la crítica y bloqueo mental.
    4. Efectos fisiológicos. Aumento de las
      catecolaminas y corticoides en sangre y orina,
      elevación de los niveles de glucosa
      sanguíneos, incrementos del ritmo cardíaco y de
      la presión sanguínea, sequedad de boca,
      exudación, dilatación de las pupilas,
      dificultad para respirar, escalofríos, nudos de la
      garganta, entumecimiento y escozor de las
      extremidades.

    Estrés y características
    personales.

    De manera complementaria, y en relación directa
    con los factores de riesgo psicosocial se encuentran factores
    moderadores o variables asociados inherentes a cada uno de los
    miembros de la empresa como
    persona, y que determinan el grado de incidencia y en la salud.
    En este sentido el interés que comporta estas relaciones
    permitiría hacer previsiones del efecto de ciertas
    agrupaciones de estresores sobre el individuo. Por tanto se hace
    indispensable tener presente:

    • Perfil Psicológico del individuo: Hace
      referencia a todas las variables propias del
      individuo.
    • Sexo: Está determinado por las diferencias
      biológicas y físicas, muy diferentes a los
      roles establecidos socialmente.
    • Edad: La edad en sí misma no es fuente de
      riesgo es una característica que modera la experiencia
      de estrés.
    • Personalidad: Tiene relación con nuestra
      forma de ser (introversión, extroversión,
      características cognitivas), comportarnos y de
      reaccionar ante los semejantes en distintas situaciones. La
      vulnerabilidad ante las diversas circunstancias laborales
      está determinada por como cada persona afronta o
      enfrenta las demandas de su entorno así como por la
      (toma de control
      interno o externo) tolera la ambigüedad, da
      importancia y valor lo que uno es, está haciendo y por
      tanto se implica en las diferentes situaciones de la vida.
      Expectativas y metas personales.
    • Antecedentes Psicológicos: Está
      relacionada con la historia de
      aprendizaje
      del individuo y los casos o enfermedades
      familiares.
    • Factores Exógenos: Son todas aquellas
      variables del entorno del ser humano que se encuentran en
      asociación o relación directa con la calidad de
      vida del individuo cabe destacar:
    • Vida Familiar: en donde se incluyen las relaciones
      padres, hermanos, hijos, esposa, etc. Y sus diferentes
      problemáticas.
    • Entorno Cultural y Social:
    • Contexto Socioeconómico.

    La persona está inmersa dentro de diversos
    contextos y debe existir un equilibrio en sus diversas
    áreas de ajuste (familiar, social, económico,
    sexual, académico, etc.) para que se sienta más
    satisfecha con sus logros, consigo misma y con los
    demás.

     

     

    JUANA VILLALVA

    PUERTO LA CRUZ – VENEZUELA

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments