Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Patrimonio Cultural y Turismo (página 2)




Partes: 1, 2

 

Compaginar patrimonio y desarrollo

Como recurso al servicio del desarrollo duradero, el patrimonio tiene valor por sí mismo. Representa al mismo tiempo la memoria colectiva de la población y un recurso potencial para su futuro. Realizada en el momento oportuno, la valorización del patrimonio no va en contra de la satisfacción de las necesidades actuales sino todo lo contrario.

La importancia del patrimonio, aunque éste sea modesto, es objeto de un consenso cada vez más amplio. El reto que se plantea hoy en día es más bien integrar mejor la protección, la valorización del patrimonio dentro de la perspectiva local de desarrollo.

Los defensores del patrimonio y los agentes de desarrollo local están llamados a colaborar. Los programas de desarrollo tienen que integrar en su planteamiento la valorización del patrimonio, vencer las amenazas que lo ponen en peligro y valorizarlo tanto como sea posible.

A la inversa, los defensores del patrimonio tienen que tener en cuenta las necesidades del desarrollo local y aprovechar todas las oportunidades de sinergia que se presenten.

Renovación del patrimonio arquitectónico con fines turísticos.

La renovación del patrimonio ha sido objeto de dos acciones específicas. La primera tenía como fin la mejora de los pueblos. ¿Se puede pretender atraer a nuevos visitantes sin mejorar la imagen física de las localidades? ¿De qué serviría entonces invertir en alojamientos, en estructuras de animación, en campañas de promoción centradas en la calidad de la acogida o en la calidad de la vida de la población si no se atienden los espacios físicos arquitectónicos?

Con el fin de que ésta acción fuera significativa sólo fueron seleccionados aquellos municipios cuya acción respondía a los objetivos y criterios aprobados por el grupo de acción local. Estos criterios se resumen en:

  • Calidad del patrimonio arquitectónico y religioso
  • Pueblos con un potencial turístico por estar ubicados en un sitio interesante y en donde se ha desarrollado por iniciativa de particulares o entidades locales, la capacidad de alojamiento (pueblos de veraneo, casa rurales, casas de huéspedes, etc.).
  • Organización de un proyecto global de ordenación en el seno de las comisiones locales formadas por representantes políticos, agentes socioeconómicos locales y la población.

Esta acción ha aportado soluciones tanto a nivel de patrimonio arquitectónico abandonado (se ha fomentado la construcción de viviendas de alquiler o la relocalización de actividades comerciales o servicios a la población) como a nivel de la mejora de la imagen (ocultamiento de las líneas eléctricas, utilización de materiales tradicionales, integración del mobiliario urbano, establecimiento de señalizaciones bilingües, embellecimiento de los pueblos con trabajos de jardinería, etc.).

Desarrollo turístico y conservación de los paisajes

La segunda acción, más transversal, tiene que ver con el pequeño patrimonio rural desprotegido (calvarios, hornos de pan, fuentes o lavaderos), que es objeto de labores de renovación y valorización.

Este pequeño patrimonio forma parte de la memoria colectiva y es parte integrante del paisaje. Su renovación ha permitido crear senderos temáticos. Por ejemplo el "Sendero de los Pizarreros" de Caroul, un recorrido circular de tres horas que atraviesa paisajes variados: bosques frondosos, rocas de pizarra que rodean el lago Guerlédan. La renovación de dos talleres de canteros permite reconstruir el pasado industrial del lugar, de la época en la que se extraía la pizarra.

La experiencia llevada a cabo en el marco de este programa en el centro oeste de Bretaña ha destacado por los efectos positivos que ha introducido en las dinámicas sociales y en el desarrollo, ha aumentado la vida asociativa y se asiste a la instalación de jóvenes familias en los pueblos renovados.

La gestión tecnológica en el patrimonio turístico. Introducción.

Los recursos patrimoniales son frágiles y no renovables, sin embargo el desarrollo de la actividad turística depende de ellos a través de la creación de nuevos productos y destinos turísticos. Dicha interdependencia provoca efectos positivos y negativos sobre los recursos patrimoniales y las áreas donde éstos se encuentran, lo que provoca la necesidad de aplicar modelos de gestión del patrimonio turístico basados en la sostenibilidad, en la búsqueda de la integración económica y social del turismo en el área donde se desarrolla. Es necesario destacar el papel absolutamente fundamental que la tecnología juega en el avance hacia un desarrollo sostenible del patrimonio turístico.

Desde una perspectiva amplia se podría considerar patrimonio turístico al entorno natural, cultural y monumental de un área determinada. Se incluye en esta definición el patrimonio cultural constituido por los monumentos y edificios, obras de pintura y escultura, obras conjuntas del hombre y la naturaleza, todas ellas con valor universal; también se incluiría el denominado patrimonio natural constituido por formaciones geológicas, físicas, zonas biológicas, de hábitat animal y vegetal de gran valor desde el punto de vista científico y paisajístico.

De ello deducimos el carácter dinámico y flexible del concepto de patrimonio, con características de fragilidad y con un marcado carácter no renovable. Es por ello que la presión que pueda ocasionar el turismo cultural sobre el mismo puede provocar su destrucción. Se originan, por tanto, dos actuaciones con relación al patrimonio cultura: el desarrollo de la actividad turística y la búsqueda de la conservación del patrimonio.

Como consecuencia de este proceso surge el concepto de sostenibilidad y la búsqueda de aplicación de modelos de desarrollo sostenible al ámbito turístico. Dichos modelos persiguen la integración del turismo en un marco compatible con la sociedad y la economía local, que sea respetuoso con el medio ambiente y el patrimonio urbanístico de manera que preserve los recursos que integran el patrimonio para generaciones futuras y reparta de forma equitativa los resultados de las actividades económicas generadas en torno a él.

Se plantea por tanto, superar la etapa meramente promocional del turismo cultural y avanzar en la aplicación de modelos de gestión del patrimonio en los que se persiga como objetivo fundamental la concepción del sitio turístico de forma integrada con la naturaleza, cultura, y economía de su zona, ocupando un lugar importante el conocimiento de las raíces y la evolución de la comunidad actual. Esta gestión del patrimonio debe ser compartida con los agentes que intervienen en la actividad turística.

Turismo cultural, concepto, características y situación actual

Consideramos al turismo como un acto que supone un desplazamiento que conlleva el gasto de renta y cuyo objetivo principal está en conseguir satisfacciones y servicios que se ofrecen a través de una actividad productiva, generada mediante una inversión previa, dentro del cual englobamos al turismo cultural, el cual debe cumplir las siguientes condiciones:

  • Que el turista o excursionista posea el deseo de cultivarse, de entender y conocer obras, construcciones y formaciones que va a visitar.
  • Que se utilice un recurso cultural.
  • Que se produzca la intervención de un intermediario, persona, documento o material audiovisual.

Esta actividad facilita a la vez la conciencia de una identidad cultural comunitaria e incentiva el desarrollo económico y social de determinadas áreas y ciudades.

Estas condiciones no dependen de si es la finalidad principal perseguida por el turista o tiene un carácter secundario en sus actividades.

El turismo cultural por tanto:

  • Facilita la aparición de nuevos productos.
  • Permite el establecimiento de formas de aprovechamiento turísticos no sometidas a ciclos estacionales.
  • Ofrece posibilidades de desarrollo de nuevos destinos y consumos complementarios a los destinos tradicionales.
  • Responde a la creciente segmentación de la demanda.
  • Satisface necesidades vacacionales de corta duración y reducido costo.
  • Proporciona mayor satisfacción a segmentos de demanda activos.
  • Añade valor a la experiencia turística.

Es obligado reconocer el crecimiento notable del turismo cultural en los últimos tiempos, en países como España presenta un importante potencial de crecimiento dada su infraestructura de ciudades patrimonios de la humanidad y su importante patrimonio cultural.

Entre las causas que justifican el crecimiento del turismo cultural podemos destacar:

  • Fragmentación de los períodos vacacionales.
  • Aumento del turismo de corta duración y de fin de semana.
  • Nuevas pautas de la demanda turística en las que prima el individualismo en la experiencia turística y un mayor nivel de exigencia por parte del turista.
  • Aumento de la motivación cultural como motivación secundaria.
  • Renovada atracción y motivación por los recursos patrimoniales y urbanos, los eventos culturales y la amplia variedad de actividades de ocio y diversión.
  • La turistificación del paisaje urbano.

El turismo cultural se encuentra profundamente centrado en la oferta monumental más importante, con un objetivo fundamental de adaptar los recursos turísticos a las demandas del turismo individual, concediendo un papel esencial a la oferta complementaria.

Un componente fundamental radica en la accesibilidad, tanto en términos de horario como de modalidades de acceso, a los recursos culturales. Es un turismo con una estacionalidad sostenida, influida relativamente por las vacaciones escolares. Es una actividad de corto plazo con gasto medio diario reducido, donde la relación calidad ? precio determina en gran medida la selección del destino. Un factor importante radica en la obtención de información rápida y actualizada sobre el producto, calidad y oferta de los actos culturales, exposiciones, etc.

Gestión del patrimonio y turismo cultural

Los mutuos beneficios que se derivan de la relación turismo ? patrimonio provocan que ambos tengan objetivos económicos comunes. La conservación de los recursos patrimoniales y su proceso de transformación en producto turístico son un incentivo para la revitalización de la identidad cultural a nivel regional, nacional e internacional. El mercado turístico necesita los recursos patrimoniales para el desarrollo de nuevos productos. Dichos productos aumentan el valor de la experiencia turística de forma que le interesen a ambos sectores. Patrimonio y turismo, son altamente compatibles, la interdependencia entre ambas áreas es inevitable.

Esta sinergia produce condicionamientos e influencias recíprocas. El sector turístico supone una fuente de riqueza y de beneficios positivos sobre el entorno económico-social, al favorecer la elevación de nivel de vida de la zona así como facilitar los intercambios y contactos culturales. Igualmente favorece la conservación del entorno patrimonial, medioambiental y urbanístico al poder contribuir a este objetivo las rentas que genera.

Por otra parte el turismo puede generar efectos no deseados sobre los recursos patrimoniales de carácter patrimonial o socioeconómico.

  • Efectos del ciclo de transporte, provocados por la utilización del suelo debido al impacto de sus infraestructuras como los derivados del consumo de combustibles y las emisiones producidas.
  • Efectos del ciclo de estancia, que además de la utilización del suelo debido a la construcción de hoteles y restaurantes y otras infraestructuras turísticas se traducen en una presión sobre los recursos patrimoniales, la generación de basuras y los consumos excesivos de locales.

Los efectos negativos que genera el desarrollo de la actividad turística se traducen en el deterioro del patrimonio cultural, el riesgo de generación de efectos no deseables sobre las identidades locales y el desarrollo sociocultural, la pérdida de calidad de vida, una excesiva dependencia del turismo y, por tanto, un aumento de la fragilidad de la estructura económica local ante la crisis del sector.

La sobrecarga de la capacidad turística pone de manifiesto la necesidad de controlar los flujos de visitantes con el objetivo de evitar la degradación de las propias fuentes generadoras de la actividad turística cultural y alcanzar, de este modo, un desarrollo sostenible del turismo cultural evitando el cumplimiento en su totalidad de la teoría del ciclo vital.

Para la búsqueda de la optimización, en calve de sostenibilidad, de la gestión el patrimonio turístico se hace necesaria la observación de las siguientes pautas de actuación:

  • Accesibilidad: Fijación de los límites de capacidad de carga de los recursos turísticos, canalizando de manera adecuada el flujo de visitantes y realizando una adecuada gestión de los horarios y de las condiciones de accesibilidad al patrimonio.
  • Investigación: Potenciar las investigaciones y estudios de forma que suministren datos e indicadores fiables sobre el flujo de visitantes y la capacidad de carga de los recursos turísticos.
  • Formación: Mejorar y especializar la formación de los recursos humanos para adaptarse a las necesidades de las distintas demandas de turismo cultural y favorecer la formación de gestores de museos, monumentos, etc. También es necesario dar formación a la población local residente sobre su patrimonio, de forma que sean más respetuosos con el mismo y con el medio ambiente, así como dar información sobre las culturas y países de procedencia de los visitantes.
  • Promoción y comercialización: Orientadas a diversificar la oferta mediante la creación de nuevos productos de modo que se distribuyan mejor los flujos turísticos entre los distintos recursos y a lo largo del año, y de este modo permitir una mayor rentabilización de las infraestructuras existentes. Además, es necesario orientar la promoción hacia la educación cultural de la demanda.
  • Interpretación: Sobre los recursos patrimoniales, atendiendo a la autenticidad y la identidad local, lo que exige una continua actualización de la información en los distintos formatos de presentación.
  • Presentación: Reconocimiento de la dialéctica de los grupos turísticos, ya que cada uno de ellos (excursionistas, hombres de negocios, etc.) tiene unas necesidades y motivaciones diferentes en la contemplación de los recursos patrimoniales. Es necesario realizar una delimitación del patrimonio de modo que se creen unas infraestructuras y un diseño urbano que permita mejorar la calidad de vida de los residentes y faciliten el desarrollo de la actividad turística.
  • Financiación: Establecimiento de una tasa de retorno en la comercialización del patrimonio, es decir, detraer de las rentas turísticas recursos que se destinen a la conservación y mejora del patrimonio y ofrecer incentivos para la realización de inversiones orientadas hacia la mejora del medio ambiente y la preservación del patrimonio.
  • Coordinación: Dada la complejidad competencial es necesaria la coordinación y cooperación entre las Administraciones Públicas y el sector privado.

Dichas pautas de actuación deben aplicarse mediante la sustitución del enfoque exclusivo de "conservación y vigilancia" por el de "revaloración turística", al tiempo que deben estar encaminadas a la búsqueda de la calidad. La aplicación de la tecnología resulta fundamental para el logro de dichos objetivos así como para un adecuado desarrollo de cada una de las pautas de actuación anteriormente citadas.

No obstante, lo fundamental es que todos los agentes implicados, ya sean los residentes, visitantes de la zona, la Administración, eviten que los denominados límites de cambio aceptable sean superados.

Papel de la gestión tecnológica en la sostenibilidad turística

Las tecnologías, y en particular la Tecnologías de la Información y de las Telecomunicaciones (TIC), se convierten en instrumentos esenciales para que el sector turístico mejore su eficiencia y aumente su competitividad dado el carácter intensivo de la actividad turística. No obstante, la aplicación tecnológica que requiere una adecuada gestión del patrimonio no sólo consiste en la utilización de las TICs, sino de todas las tecnologías que favorezcan la sostenibilidad de los recursos patrimoniales.

Las nuevas tecnologías y su aplicación al sector turístico han provocado la aparición del concepto de reingeniería de la industria turística, al poder ser utilizadas para reestructurar los proceso turísticos, de modo que se consiga aumentar la satisfacción del cliente y la productividad de la empresa turística.

La tecnología juega los siguientes papeles:

-Creadora de la actividad turística.

-Mejoradora de la experiencia turística.

-Protectora de la actividad turística.

-Herramienta de la industria turística

A la que podemos añadir el papel de la tecnología como adaptadora de la actividad turística a las nuevas pautas de la demanda.

La tecnología como creadora de la actividad turística

El papel que juega la tecnología en la creación de productos y destinos turísticos así como de la propia experiencia turística es innegable. Resulta de gran interés señalar que una de las formas turísticas en expansión tiene en la tecnología el objetivo principal de la experiencia turística (parques temáticos, visitas a fábricas...). La creación de nuevos productos turísticos junto con la diferenciación de la oferta turística resultan esenciales para la sostenibilidad de los recursos turísticos patrimoniales, tradicionalmente muy saturados, al permitir una mayor y mejor distribución de la demanda.

Por su parte, las TICs, facilitan, al permitir un conocimiento on-line de la demanda, ajustar a ésta el producto turístico. Un elemento fundamental, en este sentido, es la posibilidad de fijación de precios óptimos a través de la utilización de sistemas de yield management. También contribuyen a la reducción de la posible estacionalidad de la actividad turística, desarrollada en torno a los recursos patrimoniales, al promocionar diferentes atracciones a lo largo del año, apoyándose en la segmentación de la demanda y estimulando una demanda más estable.

La tecnología como mejoradora de la experiencia turística

La utilización de la tecnología en la gestión de la actividad turística permite hacer más placentera la experiencia turística. La utilización de máquinas traductoras en museos, equipos de vídeo en medios de transporte, de equipos de acondicionamiento de instalaciones y medios de transporte son varios ejemplos. También, la aplicación de las TICs puede mejorar la competitividad y el desarrollo sostenible de los destinos de turismo patrimonial y de las pequeñas y medianas empresas, al mejorar la experiencia turística, aportando valor añadido a la misma. Por tanto, estos sistemas aumentan la satisfacción del turista así como su lealtad y fidelidad hacia los destinos. En esencia, cuanto mayor, mejor y más accesible sea la información sobre un destino patrimonial y más diferenciado sea el producto turístico ofrecido mayor será también el número de visitantes, así como su capacidad de gasto.

La tecnología como protectora de la actividad turística

El otro punto importante aborda las aplicaciones utilizadas para preservar el entorno natural, aplicaciones cuyo objetivo es la previsión y protección frente a fenómenos naturales y aplicaciones cuyo objetivo es incrementar el grado de protección y seguridad del visitante.

El turismo daña el entorno de diversas formas: a través del excesivo consumo de agua, la contaminación ambiental, las transformaciones que la industria exige del ambiente, el desgaste propio de la actividad, el robo y la violación del patrimonio, etc. Por eso, es necesario aplicar las tecnologías disponibles para reducir el consumo de energía y recursos por turista. Lo anterior permitiría a las empresas turísticas reducir su impacto sobre el entorno, reducir sus costos, crear nichos de mercado de productos turísticos culturales-medioambientales y preservar el futuro de la actividad turística a través de un desarrollo sostenible. No obstante, dichas aplicaciones no se utilizan de manera generalizadora debido a la propia fragmentación de la industria turística, así como la falta de conciencia medioambiental.

Las tecnologías de información y las telecomunicaciones puedan reducir los impactos negativos sobre el entorno de un destino de recursos patrimoniales. Pueden ser utilizadas para llamar la atención de los visitantes y de los residentes sobre la fragilidad y la no renovabilidad de los recursos patrimoniales de la zona, para educar y enseñar prácticas y métodos que contribuyan a la protección medioambiental, sin que ello suponga necesariamente una reducción de su diversión. También sirven para concientizar a la población local sobre el hecho de que su prosperidad a medio y largo plazo depende de la conservación del entorno. Podemos concluir afirmando que las tecnologías de información y telecomunicaciones, y en concreto, los sistemas integrados de información, gestión y reservas en destino tienen la capacidad para gestionar la oferta y la demanda turística, permitiendo utilizar los recursos medioambientales de forma que se maximice la satisfacción de los residentes y visitantes sin sacrificar la sostenibilidad de tales recursos. Igualmente, estas tecnologías facilitan la mejor distribución de los visitantes en los destinos que constituyen los diferentes recursos patrimoniales existentes, al poner a disposición de los agentes turísticos modelos de predicción de llegadas, de overbooking, módulos de gestión de tráfico, de generación y diseñando rutas o servicios alternativos de manera que se consiga satisfacer al cliente y no deteriorar el entorno.

La tecnología como herramienta de la industria turística

Es el papel más reconocido a la tecnología en la industria turística. En él destaca la importancia de las TICs a través de aplicaciones comunes a diversos factores o mediante aplicaciones específicamente diseñadas para el sector turístico, de tal manera que permite mostrar al cliente el producto o servicio turístico con todas sus características, informándole, posibilitándole realizar reservas y pagos en líneas, etc. La utilización de la tecnología como herramienta de la industria turística permite acometer muchas de las pautas de actuación que anteriormente se han señalado como esenciales en el logro de la sostenibilidad:

  • El reestablecimiento de la equidad en la distribución del poder y de los beneficios económicos derivados de la actividad turística entre los diferentes agentes que forman la cadena de distribución del producto de turismo patrimonial y reduciendo el poder de los tour-operadores.
  • La integración económica de la actividad turística patrimonial en el área donde se desarrolla. Acceso de las PYMEs al negocio turístico con una mayor participación en la actividad y en su propiedad. Se ofrecen nuevas oportunidades a los nuevos y pequeños nichos de productos de turismo cultural para alcanzar los mercados potenciales.
  • La coordinación de las PYMEs locales a la hora de promocionar un destino de turismo patrimonial, dar información sobre el mismo, así como la posibilidad de realizar reservas y pagos.
  • La oferta de información actual, completa, correcta, precisa y no sesgada para que los sistemas tengan credibilidad y obtengan la confianza del cliente.
  • La gestión de la oferta y demanda turística mediante la utilización de datos, tendencias y predicciones, lo que apoya el proceso de toma de decisiones.
  • La promoción de una oferta más diferenciada, al proporcionar información sobre actividades locales, fiestas populares, costumbres, acontecimiento, etc., al tiempo que facilitan la realización de reservas y ventas.
  • La mejora de la satisfacción de la clientela, al jugar las TICs un papel fundamental en la gestión de la demanda turística patrimonial al apoyar y mejorar la experiencia del consumidor ante, durante y después de la visita.
  • La integración socio-cultural del turismo. Al difundir información sobre la sociedad local, la cultura, la historia, las costumbres y comportamientos del lugar de destino se favorece el establecimiento de una comprensión y respeto mutuo entre residentes y visitantes del área patrimonial. El suministro de toda esa información favorece la formación de expectativas realistas tanto en los visitantes (información precisa del destino) como en los residentes, lo cual reduce los posibles conflictos que pudieran surgir así como los impactos negativos sobre el entorno y los recursos patrimoniales.
  • Los procesos de formación. Las TICs pueden ser también utilizadas para el desarrollo y realización de cursos de formación de forma que las personas que trabajan en el sector turístico de la zona mejoren su calificación y adquieran un conocimiento mínimo (crítico) de los conceptos turísticos.

La tecnología como adaptadora de la actividad turística a las nuevas pautas de la demanda

El sector turístico está sufriendo un profundo cambio en los últimos años donde la tecnología tiene un papel esencial permitiendo la reducción de costes, el rediseño de los productos ofertados y la utilización de nuevos canales de comunicación; entre los cuales las redes de comunicaciones de libre acceso como Internet juegan un papel crucial.

El sector turístico está respondiendo a los cambios en la demanda, a través de las tecnologías de información, del siguiente modo:

Mediante una modificación de la estructura del mercado turístico que permite satisfacer mejor las necesidades de los consumidores de productos turísticos.

El uso de las tecnologías de información está provocando un aumento de la competencia turística debido al papel que otorgan a las PYMEs, al tiempo que favorecen la aparición en le mercado turístico de nuevos países como destino competidores. Dichas tecnologías facilitan la fidelización de la clientela a través del contacto directo con el cliente, al tiempo que potencian la diferenciación del producto turístico. La reducción del coste de las tecnologías informáticas y de transmisión de datos ha provocado que estas empresas tengan que adquirir el equipo que les permita conectarse a las grandes redes de datos turísticos.

En segundo lugar, la aplicación de las TI está favoreciendo la segmentación del mercado turístico debido a las distintas respuestas que provoca entre los consumidores. Las empresas turísticas deben examinar cuidadosamente las expectativas tecnológicas de sus segmentos de mercado. La satisfacción de dichas expectativas exigirá una mayor diferenciación del producto turístico.

El establecimiento de barreras a la entrada en el sector también se ha visto favorecido por la aplicación de tecnologías de la información, ya que en la actualidad la realización de una inversión mínima en tecnología resulta esencial para competir de modo eficiente.

La utilización de estas tecnologías de información está provocando, también, cambios en la estructura interna de la empresa turística, así como en su dimensión, al favorecer procesos de fusión verticales y horizontales que hacen que el mercado turístico tienda a una estructura bipolar en la que coexistan las pequeñas empresas con las grandes multinacionales.

Las tecnologías de la información contribuyen a la modificación de la naturaleza de la competencia. Actualmente, el objetivo perseguido consiste en aumentar los márgenes de beneficio más que en la masificación de los volúmenes de ventas. Consecuencia de ello las empresas turísticas, sobre todo las pequeñas y medianas empresas, se orientan hacia segmentos específicos del mercado y hacia la utilización de canales de distribución más lucrativos que permiten mayores márgenes.

Pero tal vez, la consecuencia más importante que la aplicación de las tecnologías de la información tiene sobre la estructura del mercado turístico es el proceso de desintermediación. Los avances tecnológicos están transformando los procesos de distribución de viajes. Las nuevas tecnologías de distribución están acercando a los proveedores turísticos y consumidores finales, obligando a las profesiones de distribución turística a reconvertirse a través de la definición de nuevos productos y precios turísticos mucho más ajustados a las nuevas características de la demanda, que además permiten una mayor diferenciación del producto.

Aparte de los cambios anteriores, las tecnologías de información permiten el rediseño de los productos ofertados, lo que resulta fundamental a la hora de ajustar la oferta a los nuevos gustos de los consumidores de productos turísticos. Tradicionalmente, se ha considerado que la automatización de la industria turística afectaría negativamente a la calidad obtenida por los consumidores. No obstante, en los noventa, con el cambio en el estilo de vida y las prioridades, el tiempo se ha convertido en un activo importante, lo que ha provocado, la aparición en los consumidores de nuevas expectativas con respecto a los servicios dentro de las cuales la velocidad tiene una gran importancia. En concreto, se considera que la información es el parámetro de calidad más importante para obtener un servicio eficiente. Debido a la existencia de estas expectativas por parte de los consumidores, el tiempo se ha convertido en un factor esencial que determina la competitividad de los servicios turísticos, para lo cual resulta absolutamente fundamental la aplicación de las tecnologías de la información.

Patrimonio cultural y turismo en Europa

El turismo normalmente ocupa los primeros lugares en los programas de desarrollo rural. En algunos casos, como en Bargagia Baronje en Cerdeña, la isla de la Palma en Canarias o el País Cátaro en Francia, se intenta conseguir que una parte de los visitantes de las ciudades turísticas o del litoral se interesen por las zonas rurales más alejadas. Aunque el turismo rural y el turismo de la costa difieran sustancialmente: la costa ofrece el atractivo universal del mar y las playas, mientras que en el campo el turista se sensibiliza más con el carácter de los lugares, la especificidad de aquello que descubre, en definitiva, con el patrimonio local.

Basta con abrir cualquier folleto turístico de cualquier zona rural de Europa para ver cómo el patrimonio ocupa un lugar preponderante. La región que se puede visitar siempre está "enraizada en la historia... dotada de una rica fauna, de fiestas y festivales pintorescos... de una artesanía tradicional... de productos gastronómicos únicos..." Pero el problema no está en escribir este tipo de cosas sino en ofrecer verdaderamente lo que se anuncia. Hace falta que el visitante pueda, efectivamente, probar, visitar, ver ?y comprar- todo aquello que sea local y específico.

En el Viejo Continente no faltan lugares, infraestructuras o iniciativas turísticas que pongan al visitante directamente en contacto con el patrimonio y participe de este modo en la conservación y desarrollo de la economía local.

El alojamiento turístico es un ejemplo sorprendente. A lo largo y ancho de Europa se pueden encontrar alojamientos de todo tipo y categoría, ubicados en inmuebles históricos o carismáticos. Entre los más suntuosos figuran algunos paradores españoles y las posadas portuguesas que ofrecen al visitante una visión de lo que era la vida en los castillos, palacios o estancias feudales. Así, el Grupo de interés económico "Europa de las tradiciones", creado en junio de 1997 por iniciativa del grupo LEADER Vale do Lima (Portugal) agrupa a cinco organizaciones nacionales de alojamiento turístico de alto nivel: "Habitaciones de Amigos de Benelux", "Castillo Acogida" (Francia), "The Hidden Ireland" (Irlanda), "Wolsey Lodges" (Reino Unido) y "TURIHAB/Solares de Portugal". El objetivo del consorcio es promocionar, a nivel europeo, el alojamiento turístico de casas antiguas señalizadas y preservar el patrimonio histórico que les es propio.

En el Reino Unido, el Landmark Trust ofrece alojamientos de calidad en una amplia gama de edificios con un interés arquitectónico o cierta originalidad: los beneficios obtenidos son utilizados para la conservación de estos edificios, una labor que corre a cargo de los artesanos locales. En la isla de Hydra, en Grecia, han transformado y ampliado una antigua fábrica de esponjas, convirtiéndola en un hotel de carácter excepcional.

Una gran parte de 19000 direcciones recopiladas como "Gites de France" (alojamientos rurales de Francia) está formada por anexos de granjas reconvertidos o casas de campo antiguas. Ocurre lo mismo con los alojamientos en granjas ?casas rurales, "Bed & Breakfast" (Cama y desayuno) o Habitaciones de Huéspedes ?comercializadas por Urlaub auf dem Buaernof "Vacaciones en la granja" Alemania, Agriturist (Italia), Prevetur (Portugal), Irish Farm Holidays (Irlanda) y otras redes del resto de Europa. Algunos albergues de jóvenes ocupan castillos, casas solariegas, molinos, etc. Como el Kasteel Westhove situado en Domburg en la costa de los Países Bajos. En el Reino Unido aumenta el número de granjas camping que ofrecen alojamiento a los excursionistas por un precio módico, es una manera de dar vida a unos edificios inutilizados y de ofrecer unas ganancias complementarias al agricultor.

En el medio rural menos desarrollado puede resultar difícil reunir los fondos necesarios para transformar un edificio en alojamientos o adecuarlo a las normas. De ahí el riesgo de que haya muchas casas derruidas o vendidas para hacer residencias secundarias cuyo interés no siempre conviene a la economía local. Por lo tanto este es un campo de intervención posible para las agencias de desarrollo local.

En el pequeño pueblo histórico de Specchia (Pluglia, Italia), el grupo LEADER Capo Stna María di Leuca ha llegado a un acuerdo con los propietarios de una docena de casas deshabitadas del centro del pueblo. El GAL alquila estas casas durante diez años, las rehabilita equipándola con todas las comodidades modernas y las comercializa como alojamientos turísticos. Los propietarios se reparten los beneficios, recuperan sus bienes al final del arrendamiento y tienen libertad para volver a alquilar las casas o interrumpir el alquiler. Además, se ha creado una oficina de información y acogida turística, así como un restaurante con capacidad para unos cincuenta comensales que funciona durante todo el año. Una iniciativa similar en Ambelakia (Tesalia, Grecia) permite aprovechar muchas casas derruidas o deshabitadas del pueblo.

El patrimonio es asimismo un pretexto para llevar a cabo numerosas actividades turísticas. Sin embargo muchas veces estas actividades se quedan reducidas a la clásica visita a un castillo a una iglesia, sin ninguna animación o valorización especial. Por el contrario algunas iniciativas turísticas utilizan el patrimonio para todo, incluso en los casos más dudosos con tal de sacar provecho. En este caso se traiciona el patrimonio original, este queda desnaturalizado.

Entre estos dos extremos afortunadamente hay muchas acciones que sí respetan y protegen el patrimonio arquitectónico u otras riquezas patrimoniales, presentan estas riquezas de forma animada y honesta y generan empleos y ganancias para la población local. Es el caso de los numerosos ecomuseos franceses, la amplia gama de "country houses" y de jardines históricos, administrados por el National Trust británico, o incluso más específicamente el caso de la localidad de Alberobello (Puglia, Italia) y su conjunto excepcional de "trulli" con tejados cónicos en piedra.

El puerto de Morwellham está situado a orillas del Tamar, a unos treinta kilómetros de Plymouth, en el suroeste de Inglaterra. Fundado hace 900 años por los monjes de la abadía de Tavistock, al principio sirvió como puerto para exportar el estaño de Dartmoor y después conoció un formidable desarrollo cuando se descubrió un importante yacimiento de cobre en las cercanías. Cuando se acabó el filón, hacia 1900, el puerto quedó poco a poco abandonado. En los años 60, el puerto había desaparecido prácticamente bajo la vegetación y el fango. Se había extinguido la economía del valle. En 1969 una fundación local se hizo argo del puerto con el fin de conversar e "interpretar" el lugar, fomentar la afluencia de turistas y generar ganancias para la zona. Desde entonces se han asignado más de 2 millones de ECU, de origen privado, nacional y europeo para las labores de conservación del lugar y acogida de unos 100000 visitantes anuales. Con un volumen de negocios superior al millón de ECU el puerto actualmente da trabajo a 20 empleados fijos y 50 temporales.

Uno de los grandes atractivos del turismo es su movilidad. Además muchos elementos del patrimonio se integran fácilmente en los itinerarios turísticos o en los circuitos temáticos. De este modo los caminos de peregrinación (tales como los que llevan a Santiago de Compostela en España) las vías de trenes de vapor (muy populares en el Reino Unido, Francia y Bélgica, sobre todo), los canales y las vías navegables que cuentan a su manera la historia de muchas regiones o las rutas del vino, etc., son ejemplos que ilustran como se pueden integrar los diferentes elementos del patrimonio de las regiones que se atraviesan.

El Patrimonio cultural espirituano

La provincia de Sancti Spiritus reúne en su demarcación territorial dos de las primeras villas fundadas por el colonizador Diego Velásquez en el siglo XVII: y Sancti Spíritus.

Emporio de leyenda y tradiciones, estas dos ciudades atesoran un rico arsenal de centros históricos, construcciones, sitios, objetos y manifestaciones artísticas que han pasado a formar parte del patrimonio cultural cubano.

Puede clasificarse atendiendo a dos grandes grupos: bienes muebles e inmuebles. Como su nombre lo indica, el patrimonio cultural mueble puede trasladarse de un lugar a otro e incluye objetos y obras, que por su significado histórico, artístico o científico, se protegen y conservan.

Pueden citarse como ejemplos, aquellos que por su importancia identifiquen etapas o personalidades de nuestra historia en todos los campos de la actividad humana o creaciones relevantes en la esfera de la cultura artística.

En nuestros museos se aprecian objetos históricos como la montura que perteneció al Mayor General Serafín Sánchez Valdivia; arqueológicos (utensilios del arte aborigen cubano); pinturas como la colección debida a la paleta del espirituano Oscar Fernández Morera; motivos decorativos como los singulares medios puntos trinitarios; mobiliario presente en admirables ejemplos coloniales facturados con maderas nativas, y platería tallada por artesanos oriundos del país.

El patrimonio cultural inmueble designa construcciones arquitectónicas, lugares o centros arqueológicos naturales e históricos que poseen carácter de perennidad en determinados lugares al no poder trasladarse.

Los centros históricos están dentro de esta categoría y son los conjuntos formados por construcciones o espacios con particularidades geográficas, que les confieren unidad tipológica y social.

Los cascos coloniales de las ciudades de Trinidad y Sancti Spíritus son nuestros dos centros históricos urbanos.

Las construcciones, obras creadas por el hombre desde la prehistoria hasta la época actual, encierran una gran importancia como testimonio del acontecer humano.

Pueden ser de índole civil como la torre Manaca Iznaga y el puente sobre el río Yayabo; conmemorativo como el obelisco erigido en el lugar donde cayera en combate Serafín Sánchez, en el Paso de Las Damas; doméstico como los palacios Iznaga y Cantero, asientos de dos museos trinitarios y religiosos como la Parroquial Mayor y el Convento de San Francisco, en Sancti Spíritus y Trinidad, respectivamente.

Los sitios constituyen áreas donde se desarrolla un hecho significativo de carácter histórico, científico, etnográfico o legendario, o donde los elementos naturales o arquitectónicos conforman una apariencia singular digna de conservarse y protegerse.

Pueden ser de tipo arqueológico como las cuevas de la región que guardan murales pictográficos; natural como los Hornos de Cal y las hileras de 160 palmas en Cabaiguán; urbano como la Plaza Colonial de Trinidad, e histórico como la loma de Punta Judas, en Yaguajay.

Por último, las manifestaciones artísticas también forman parte del patrimonio, es el caso de las tonadas espirituanas y las canciones de Teofilito y Companioni, para citar ejemplos.

Mediante el estudio del patrimonio cultural se conocen diversas etapas de la historia, cómo vivían, y pensaban quienes intervinieron en el desarrollo de la sociedad; además se profundiza en hallazgos arqueológicos, hechos históricos o científicos ocurridos en el país, y se aprecia de forma efectiva el desarrollo artístico de nuestro pueblo.

Podemos pues asegurar que todas las obras consideradas acervo cultural de la nación constituyen fuentes valiosas de conocimientos y son expresión elocuente del devenir humano, por lo que resulta de gran importancia conocerlas de cerca y poder apreciar sus características. De esa forma enriquecemos nuestra experiencia cultural y estética.

El Patrimonio en Santa Clara

En la provincia de Villa Clara se hace difícil encontrar estudios que de manera sistematizada ofrezcan una visión de la situación sobre el Patrimonio, su control y conservación así como la intervención de la comunidad.

Son diversas las acciones aisladas incluso, proyectos muy efectivos que han llevado y llevan a cabo varias instituciones del sistema de trabajo, pero no se ha logrado obtener los resultados esperados, lo que a juicio del investigador esto pudiera estar influenciado por la falta de conocimiento sobre métodos y vías para desarrollar el trabajo comunitario.

A lo anteriormente expresado se le agrega toda una problemática objetiva y subjetiva con la protección y control del Patrimonio Cultural en el Consejo Centro de la ciudad de Santa Clara, por lo que la implicación de la comunidad (pobre trabajo comunitario) en el cuidado del patrimonio es un problema que necesita solución, ya que las acciones que se han llevado a cabo son el resultado de proyectos de determinadas instituciones, por lo que no se han gestado desde la comunidad.

En tal sentido, respondiendo a la preocupación y ocupación del Centro Provincial de Patrimonio Cultural y sus instituciones adjuntas, las cuales valoran constantemente el deterioro y las violaciones que se cometen día a día con los bienes culturales.

Bibliografía

Haulot, Arthur. Turismo Social.--México. TRILLAS, S.A. DE C.V., 1991. ?182

ONU (1987). Nuestro Futuro Común. Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y

     Desarrollo. (Comisión Brundtland) Organización de las Naciones Unidas.

Sabsay, Daniel Alberto (2002). "La problemática ambiental y del desarrollo sostenible

    en el marco de la democracia participativa". Notas del curso de Ambiente, Economía

     y Sociedad. FLACSO, 2002.

MsC. Madariag Roberto, Miguel

Patrimonio y Comunidad: Una propuesta de intervención comunitaria en el consejo Centro de Santa Clara. Tesis para obtener el título de Maestría. UCLV.2005

 

 

 

Autor:

Maestrante:

Lic. Rosa Reina Lópes Nieves

Maestrante:

Lic. Vivian E. Muñóz Franco

Lic. Mabel Alvariño Rodríguez

Centro de trabajo:

Escuela de Hotelería y Turismo: "Alberto Delgado Delgado"de Villa Clara


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.