Monografias.com > Educación
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Herramientas de estudio para trabajo escrito




Enviado por Luis Eduardo Cantero



Partes: 1, 2

Monografía destacada

    1. Variables y relaciones para
      tener en cuenta cuando leamos un texto
    2. El
      escribir y la escritura
    3. El
      informe
    4. El
      resumen
    5. El
      comentario
    6. La
      reseña
    7. El
      ensayo
    8. Protocolo
    9. Relatoría
    10. Bases para
      la elaboración de artículos
      científicos
    11. Métodos de
      presentación en clase
    12. Guión para hacer
      reseñas o recensiones de libros

    Introducción

    La finalidad de esta compilación es compartir
    algunos escritos que sirven para realizar trabajos escritos; el
    objetivo de un
    trabajo
    escrito es comunicar ideas, resultados de una investigación, de una manera clara, concisa
    y fidedigna. Para ello es necesario adquirir una disciplina que
    haga posible la
    comunicación del informe
    científico o monográfico. Sin embargo, la metodología no ha de ser una camisa de
    fuerza. Las
    normas que
    existen, aceptadas internacionalmente, dejan cierta libertad para
    que la forma se aplique en cada caso particular.

    El objetivo de esta compilación, titulada:
    Herramientas
    de estudio para trabajos escritos es dar una guía
    actualizada, presentada en la forma mas sencilla a fin de que el
    estudiante comprenda con facilidad algunas técnicas y
    procedimientos
    para la elaboración y presentación de sus
    trabajos.

    VARIABLES Y RELACIONES PARA
    TENER EN CUENTA,

    CUANDO LEAMOS
    UN TEXTO

    El que lee mucho y anda mucho ve mucho
    y sabe mucho.

    -Miguel de Cervantes

    AUTOR

    Si uno toma un texto para
    leer, significa colocarse frente a un autor con quien quiere
    intercambiar sus ideas, sus pensamientos, su información y apreciaciones expuestas en
    dicho texto. El texto, como tal, no es más que el pensamiento,
    que el sentir y el SER de dicho escritor o autor. Por lo tanto,
    el autor es un elemento, una variable que habrá que tener
    en cuenta en el proceso de
    hacer una lectura,
    debido a que cuenta bastante quien elabora, trata y desarrolla la
    temática o problemática escrita. Todo texto
    está impregnando por el SER, PENSAR y SENTIR de su
    respectivo autor.

    No hay que olvidar que hablamos o escribimos desde lo
    que cada quien tiene internalizado en su mundo psíquico,
    intelectual, desde lo que ha sido su historia personal, sus
    vivencias experienciales, su propia realidad. Todo ello se
    desliza por las letras, sílabas, palabras, frases,
    oraciones y párrafos de un escrito. Cualquier escrito es
    una parte del SER, del SENTIR y del PENSAR de su creador, es
    decir, de quien parió, de quien dio a luz dicha obra,
    dichas ideas, dichos pensamientos. El texto es el equivalente al
    interlocutor en cualquiera de nuestras conversaciones o comunicaciones
    con otro/a.

    LECTOR:

    Indudable que el lector es un agente que cuenta mucho en
    cualquier lectura. Cada lector, como persona
    única e irrepetible, es un mundo aparte, diferente de
    todos los demás lectores. Esto hace que nadie pueda
    escuchar, encontrar, sentir, vivir y decir lo mismo de un texto
    que ha sido leído, al mismo tiempo, por
    dos o más personas.

    Cada lector hablará de su propio mundo, desde sus
    personales vivencias, desde los significados suyos, desde su
    historia personal. En consecuencia, si un texto es leído
    por cinco personas, serán cinco lecturas diferentes, en
    donde, ¡claro!, habrá algunos elementos comunes,
    pero no lo serán todos, solamente unos cuentos, y
    nada más.

    Esta individualidad en la lectura es
    lo que nos lleva a un enriquecimiento al compartirla, el
    comentarla en grupo, entre
    otros o varios, debido a que cada quien halló aspectos,
    significados, apreciaciones diferentes.

    Esa diferencia es riqueza para unos y otros. Hay
    personas que tienen mejor oído, que
    brindan más atención a su interlocutor en un diálogo
    establecido. Hay lectores que son más analíticos,
    que perciben mucho más no solo con sus ojos, sino con su
    piel, con su
    olfato, con su gusto, con su silencio, con su espíritu.
    Estos tendrán más que decir, más que
    aportar, más que compartir.

    El lector se afecta, de una u otra forma, con el autor,
    así como dos personas se afectan mutua y
    recíprocamente cuando adelantan un diálogo, una
    conversación, una comunicación. De similar forma, el autor
    afecta al lector con su presencia, a través de su texto,
    de su pensamiento, de su posición, de su
    información, de sus sentimientos, emociones, de su
    SER, su SENTIR y su ACTUAR de escritor.

    TEXTO:

    El Texto es, ya lo dijimos, las ideas, pensamientos,
    sentimientos, información y posición del autor,
    organizados y tejidos de un
    todo, denominado texto. El término texto procede de
    la palabra tejido. Un texto es un tejido. Basta que usted
    se represente mentalmente lo que es su camisa, su falda, su
    pantalón o cualquier pieza o artículo de hilo o
    lana, para que se dé cuenta cómo está
    elaborado, cómo es una cantidad de pequeños hilos
    que están bien distribuidos, bien entramados, bien
    tejidos. Texto tiene que ver, también, con textura, es
    decir, con lo opuesto a rugoso, a burdo, a recoso, a
    áspero.

    Un texto es una idea o un conjunto de ideas, pero bien
    organizadas, bien escritas, bien presentadas, bien
    tejidas.
    Así como hay telas mejor tejidas que
    otras, asimismo, hay texto mejor trabajados y presentados que
    otros. No es lo mismo un tejido donde sus hilos son de seda que
    otro donde sus hilos es el cáñamo, la hilaza, la
    cabuya, el algodón
    u otros materiales
    más burdos y bastos.

    No se aprende a tejer porque a uno le den unas cuentas
    indicaciones o trate de hacer una pequeña muestra. Se trata
    de un largo aprendizaje, de
    un arduo trabajo, donde
    se pule y se pule, como con quien trabaja una obra de arte, una
    escultura, pintura, pieza
    musical o una artesanía. El texto es lo que aparece a los
    ojos del lector (o tacto, en el caso de limitados visuales que
    emplean el brayler). El texto no el libro. El
    texto es el producto de la
    labor de pensar y de escribir. Ese texto, más tarde, puede
    aparecer en un libro, o en una lámina de diferente
    material, o en un muro, piedra, etc.

    El texto tiene dentro de sí, es decir, entre ese
    conjunto de grafemas, grafías, palabras la sustancia
    ideativa, perceptiva, imaginativa, cognitiva y afectiva de su
    autor, de su engendrador y, a la vez, de quien lo da a luz, lo
    pare, o hace salir de su interioridad a la exterioridad, de su
    mente-cerebro a su
    entorno exterior. El texto no son las meras letras, palabras,
    oraciones o líneas que percibimos y que seguimos como si
    fuéramos llevados por alguien de la mano que nos quiere
    conducir a un cierto lugar, o finalidad.

     

    Partes: 1, 2

    Página siguiente 

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments