Monografias.com > Administración y Finanzas
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

La industrialización y el empresario




Enviado por jlgn



Partes: 1, 2

    Indice
    1.
    Introducción

    2.
    Antecedentes de la
    industrialización

    3.
    La revolucion industrial

    4. Industra y
    economia

    5. La
    industrialización

    6.
    Modelos de
    industrialización

    7.
    Estado latino y la
    industrialización

    8.
    Clasificacion de las
    industrias


    10. Evolucion socio-economica del
    desarrollo
    industrial.

    11. Politicas en el proceso de
    industrialización

    12.
    Situacion actual

    13. La confederacion Venezolana
    de industrias

    14.
    Anexos

    15.
    Bibliografía

    1.
    Introducción

    El hombre ha ido
    buscando la manera de facilitar el proceso de su
    evolución. A medida que pasa el tiempo, inventa
    mecanismos cada vez más sofisticados para satisfacer sus
    necesidades primordiales y a la vez los perfecciona. Al mismo
    tiempo que
    el hombre
    evoluciona, aumentan sus necesidades y su ambición de
    mejorar su nivel de vida. De la manufactura
    artesanal, sencilla, dirigida a un público minoritario,
    pasa a la manufactura
    industrial, sofisticada, impregnada de ciencia y
    tecnología, que satisface las necesidades de un
    mercado
    más amplia, en este caso un país.

    El desarrollo o
    subdesarrollo
    de una nación se mide en gran parte por su avance
    industrial. El objetivo de
    este trabajo pretende mostrar que en Venezuela, el
    desarrollo
    industrial está en un proceso
    inicial de desarrollo. Para la sustentación de este tema,
    lo hemos dividido en dos grandes capítulos:

    El primero se refiere a los antecedentes de la
    industrialización, hacemos una breve reseña
    histórica de la Revolución
    Industrial, hecho fundamental que da nacimiento a la industria
    moderna. Luego conceptualizamos acerca de la industria y la
    economía;
    posteriormente presentamos modelos de
    industrialización y la clasificación de las
    industrias.

    En el segundo capítulo, explicamos la evolución socio-económica del
    desarrollo industrial en Venezuela,
    dividiéndola en una economía tradicional
    (basada en la agricultura y
    artesanía) y en el impacto petrolero; finalmente exponemos
    las medidas tomadas por los presidentes, a partir de
    Rómulo Betancourt y como ha afectado a las industrias
    venezolanas actuales.

    2. Antecedentes de la
    industrialización

    3. Revolucion
    industrial

    Hace cerca de doscientos años, las gentes
    utilizaban herramientas
    rudimentarias para proveerse de alimentos,
    construir sus habitaciones y confeccionar sus vestidos. La
    aparición de la maquina es inmediata, resultado de
    importantes descubrimientos científicos y de los adelantos
    de la física, la
    química y
    la mecánica que ha permitido realizar grandes
    avances en el campo de la industria. Es así como se inicia
    en Inglaterra la
    Revolución
    Industrial en el siglo XVIII, y podría definirse como la
    sustitución progresiva de la fuerza y de
    las herramientas
    manuales por
    la maquina.

    El Maquinismo en la industria textil.

    Ciertos inventos
    contribuyeron a la Revolución
    Industrial, El movimiento se
    inicia en Inglaterra,
    cuando James Hargraves inventa en 1764, la maquina conocida con
    el nombre de Spinning Jenny ( Juanita la Hiladora), cuya
    capacidad de producción era superior a la de 36
    hiladoras de rueda. Dicha máquina inicia un proceso de
    perfeccionamiento que se va realizando al correr los años.
    Edmundo Cartwright, en 1784 inventó el telar
    mecánico operado con fuerza
    hidráulica que acelero considerablemente la
    fabricación de tela, le corresponde al norteamericano Ely
    Withney la invención en 1793. De la desmotadora de
    algodón que hizo posible utilizar mas adecuadamente la
    fibra.

    Inglaterra, celosa de tan importantes descubrimientos, y
    con el propósito de mantener la supremacía en la
    Industria Textil, prohibió la exportación de los telares
    mecánicos. Pero no consiguió su propósito
    porque los trabajadores que los manejaban conocían las
    especificaciones y los detalles de construcción de esas mecánicas y
    pudieron fabricarlas en otros países. Fue así como
    Samuel Slater, construyó en los Estados Unidos,
    en 1790, el primer telar mecánico. Este le permitió
    fundar la primera fábrica de telas en este
    país.

    Sin embargo el desarrollo de industria textil no pudo
    lograse en los Estados Unidos el
    establecimiento de fuertes derechos de
    importación para las telas y manufactura originarias de
    Inglaterra.

    La fuerza en la industria.

    La fuerza humana completada por los primeros utensilios
    ejerció una influencia trascendental en el campo del
    trabajo. Más tarde, el hombre
    utilizó el poder de los
    animales, como
    el caballo, el buey, el camello, el elefante, etc. La
    aparición de la rueda significa el paso del sistema de
    tracción al de rotación; mediante ella se
    acrecienta la capacidad de transporte de
    los animales. Viene
    luego la fuerza hidráulica que se aplica a la naciente
    industria textil. En 1765, inventa Jacobo Watts la maquina de
    Vapor, y en siglo XX aparece el motor de combustión interna que utiliza la gasolina.
    Pero el mayor medio de producción de energía, y el
    más difundido en el siglo XX, es la electricidad. La
    corriente eléctrica se genera por fuerza hidráulica
    o por la maquina de vapor y es elemento básico para el
    desarrollo industrial.

    El hombre y la
    maquina

    Un serio problema social surgió a raíz de
    la invención de la hiladora de Hargreaves. Los
    trabajadores pensaron que la nueva maquina los desplazaría
    y procedieron a destruirla, obligando al inventor a huir para
    poner a salvo su vida y la de su familia.

    Cada vez que se han puesto al servicio de la
    industria máquinas que aceleran el trabajo y
    reemplazan siempre con ventaja, a ciertos trabajadores, se han
    creado problemas en
    los sectores laborales; pero la fuerza del progreso es
    incontenible y hoy no se concibe la actividad industrial ni la
    vida social sin el empleo de
    equipos mecánicos cada día más eficaces y
    simplificados.

    La influencia del maquinismo en la vida
    contemporánea le ha suministrado el hombre de nuestros
    días comodidades y servicios que
    nunca habría conquistado si todavía la actividad
    laboral
    continuara dependiendo del esfuerzo físico.

    La máquina automática es la
    manifestación más avanzada del maquinismo porque
    reemplaza el hombre de la actividad intelectual. Con todo, el
    factor humano tiene una posición preponderante en la ciencia y
    la industria. La máquina es un auxiliar y frente a ella
    está siempre el experto y la dirige. El maquinismo no ha
    creado un exceso de trabajadores porque la producción en
    masa determina una baja de precios y cada
    día abren nuevos mercados a la
    industria.

    4. Industria y economía
     

    La economía ha otorgado a la industria, desde el origen de
    esta ciencia, un
    papel clave en
    el desarrollo de las naciones; de hecho, se emplea el
    término ‘país industrializado’ como
    sinónimo de ‘desarrollado’. Tampoco puede
    considerarse casual que la ciencia
    económica naciera como tal en el mismo momento
    histórico y país que la revolución
    industrial: la Inglaterra del último cuarto del siglo
    XVIII.

    Se suele considerar a la industria como el segundo de
    los tres sectores básicos en los que se divide la
    actividad económica. El sector puede ser subdividido en
    muchos tipos. La primera clasificación la realizó
    el economista francés Jean-Baptiste Say (1767-1832), que
    distinguía entre industrias extractivas, manufactureras y
    comerciales; las primeras transformaban recursos
    naturales en productos
    utilizables por el resto de la industria, las segundas
    convertían estos productos en
    bienes de
    consumo o
    inversión y las terceras los
    distribuían a los consumidores. En la actualidad, para la
    clasificación se emplean diversos sistemas
    codificados y normalizados a nivel internacional, como los
    empleados por las Naciones Unidas,
    el Banco Mundial
    o la Unión
    Europea.

    Durante mucho tiempo los economistas consideraron que
    sólo la industria y la agricultura,
    al implicar una transformación material, podían
    generar valor. Esta
    idea, planteada por Adam Smith
    (1723-1790), fue rechazada a finales del siglo XIX, pero
    cristalizó en la obra de Karl Marx
    (1818-1883) y el pensamiento
    que le continuó.

    La industria se ha organizado de diversos modos desde
    sus orígenes. Hasta el siglo XVIII predominaban dos
    formas: el taller artesanal, durante muchos siglos organizado en
    gremios, y la industria domiciliaria, micro-talleres controlados
    por comerciantes que suministraban materiales a
    trabajadores agrícolas, que así obtenían un
    complemento de renta.

    Tras la Revolución Industrial se generaliza la
    fábrica, lugar en el que se persigue aumentar la
    producción para ganar economías de escala aplicando
    grandes cantidades de capital,
    trabajo y tecnología. El
    sistema fabril
    permitió la generalización de la división
    del trabajo. Las sucesivas mejoras organizativas permitieron la
    especialización de funciones, la
    estandarización de procedimientos
    (taylorismo) y la producción en cadena (fordismo). Durante
    más de 150 años, estas mejoras se han traducido en
    una reducción tal del coste por unidad producida que
    aumentaron los salarios reales,
    se redujeron los precios de los
    bienes,
    aumentó el consumo de la
    sociedad y el
    número de trabajadores empleados.

    Desde la década de 1970 la industria entró
    en crisis. Los
    cambios en la demanda y las
    innovaciones tecnológicas están forzando
    transformaciones radicales en su organización. Por una parte, se demandan
    productos diferentes y personalizados; por otra, las nuevas
    tecnologías informáticas y la robótica
    permiten la sustitución casi completa del factor trabajo;
    por último, estos dos fenómenos fuerzan la adopción
    de sistemas
    productivos en tiempo real (just-in-time), que reducen la
    necesidad de almacenamiento
    pero incrementan el consumo de transportes.

    Esto está dando lugar a nuevos procedimientos de
    articulación de la actividad que dejan atrás los
    grandes trusts para dar paso a redes interconectadas de
    pequeñas y medianas empresas en
    distritos industriales, con una mayor capacidad de
    adaptación a cambios bruscos de la demanda. Las
    grandes corporaciones asumen estos cambios introduciendo
    tecnologías flexibles que permiten rentabilizar las series
    cortas con sistemas de
    producción conjunta, cediendo a las pequeñas
    empresas la
    producción de ciertos componentes o partes determinadas
    del proceso productivo.

    Las consecuencias sociales de estos cambios se
    están observando ahora al ver cómo las altas tasas
    de desempleo son
    estructurales y las perspectivas no apuntan a su
    reducción, a pesar de las tasas de crecimiento de la
    economía. Además, es ahora cuando se comienza a
    valorar el serio deterioro ambiental que la industria ha
    generado, por contaminación de la atmósfera, de las
    aguas o del suelo.

    5. La
    industrialización

    La  Industria, es un conjunto de operaciones
    materiales
    ejecutadas para la obtención, transformación o
    transporte de
    uno o varios productos naturales. Por extensión, el
    conjunto de las actividades en un territorio o
    país.

    La  Industrialización, en economía,
    etapas de crecimiento o decrecimiento del peso del sector
    industrial. El proceso de industrialización describe el
    periodo transitorio de una sociedad
    agrícola a una industrial. Por el contrario, la
    desindustrialización puede definirse como la etapa de
    crecimiento
    económico caracterizada por una disminución del
    peso relativo del sector industrial en términos de
    producción y empleo.

    El proceso de industrialización comprende la
    transición desde una sociedad agrícola a una
    industrial, acompañada de un crecimiento de la renta per
    cápita y de la productividad.
    Para que esto pueda ocurrir, la oferta de
    productos agrícolas tiene que satisfacer la demanda. Se ha
    demostrado que, en los primeros estadios de desarrollo de una
    economía, la demanda de productos agrícolas es
    elástica (cuando aumentan los ingresos aumenta
    la demanda de los mismos). Para que el proceso de
    industrialización sea sostenido y viable es necesario que
    la creciente petición de productos agrícolas se
    satisfaga, bien mediante importaciones,
    bien mediante aumentos en la productividad
    agrícola nacional. En las primeras etapas del proceso de
    industrialización, la capacidad para satisfacer la demanda
    de productos agrícolas mediante un aumento de las importaciones es
    limitada debido a los efectos que tendría sobre los
    precios internacionales relativos. Si la demanda de alimentos de
    importación es elevada, la relación real de
    intercambio podría cambiar y afectaría de modo
    negativo al país que está iniciando su proceso de
    industrialización, hasta el punto que se podría
    llegar a lo que se conoce como 'crecimiento empobrecedor', una
    situación en la que la renta real per cápita
    disminuye porque todos los aumentos de productividad se utilizan
    en financiar la demanda de productos importados. Por ello, un
    proceso de industrialización efectivo requiere que aumente
    la productividad agrícola nacional siendo una
    condición necesaria para que el crecimiento de la
    industria moderna sea viable. Aunque se suele admitir que la
    revolución industrial suele estar precedida por un periodo
    de protoindustrialización, se considera que los modernos
    procesos de
    industrialización se iniciaron durante la experiencia
    británica del siglo XVIII.

    6. Modelos de
    industrialización

    La Teoría
    Del Despegue (Take-Off) De Rostow  

    Walt Whitman Rostow defendía que para que el
    proceso de industrialización tuviera éxito
    había que cumplir una serie de requisitos previos: una
    alta productividad agrícola, la existencia de mercados y cierta
    estabilidad política que
    permitiera establecer una legislación favorable. Si estos
    tres requisitos se cumplían, el proceso se
    iniciaría con un periodo de despegue (take-off), una etapa
    de 20 a 30 años en la que se lograría la
    industrialización acelerada y progresiva del país.
    Puesto que los países cumplen estos requisitos en
    distintos momentos históricos, la industrialización
    de cada uno de ellos se produjo en épocas
    distintas.

    La Teoría
    Del Atraso Relativo De Gerschenkron  

    Alexander Gerschenkron rechazaba el historicismo del
    modelo de
    take-off de Rostow debido a su debilidad teórica y
    empírica. Para suplir estas deficiencias creó el
    concepto de
    atraso relativo, afirmando que el proceso de desarrollo de un
    país de industrialización tardía
    diferirá, debido a su atraso, del experimentado por el
    país más desarrollado; en este sentido, la historia desempeña un
    papel
    importante a la hora de determinar el patrón de
    industrialización.

    Modelos De Recuperación O Catching-Up
     

    Gerschenkron en primer lugar, existe una fuerte
    tendencia a converger entre las economías más
    desarrolladas (agrupados en la OCDE). En segundo lugar, si se
    analizan los países más pobres la hipótesis es falsa, pues muchos no han
    logrado recuperar el atraso histórico y converger con los
    países ricos; la recuperación del atraso no es un
    proceso de evolución histórica que afecte a todo el
    mundo.

    7. El estado
    latinoamericano y la industrialización.

     El Estado
    representa la relación fundamental de dominación de
    la sociedad capitalista. Tal posición le permite reflejar
    el sentido de las correlaciones de fuerzas sociales principales y
    hegemónicas e imponer al conjunto de la sociedad la
    primacía de los intereses que representa. El Estado es,
    entonces, la expresión, por una parte, de un patrón
    de acumulación, que alude a las características de un modo de
    producción determinado por la forma de
    participación del Estado en la
    economía; y, por la otra, de un patrón de
    hegemonía, que apunta a la relación entre sociedad civil y
    Estado, la cual caracteriza las formas de dominación
    política y
    de legitimidad.

     Considerar al Estado como el centro de las
    decisiones políticas
    y administrativas permite suponer una gran capacidad de
    mediación, de autonomía relativa decisional y de
    instrumentación, características que se modifican en sus
    niveles y magnitud, de acuerdo con las condiciones
    históricas.

     A partir de la década de los cuarenta, en
    los países latinoamericanos comienza un proceso de
    cambio en las
    relaciones entre política y economía, que modifica
    contenidos de la ortodoxia liberal en lo referente al papel del
    Estado en la economía. Cambios que se van adoptando, en
    forma y temporalidad, de acuerdo con las características
    sociales, económicas e históricas particulares de
    cada espacio nacional latinoamericano.

     La implantación progresiva del proceso de
    industrialización sustitutiva fue imponiendo la necesidad
    de proyectos
    nacionales que propusiesen modelos de desarrollo
    económico de largo alcance, en los cuales el Estado
    fuera el eje central de inversión y decisión, ya que
    aquellos dependerían de recursos
    públicos y de medidas proteccionistas. Por esta vía
    se facilitaba la transferencia de recursos
    públicos a manos privadas, convirtiéndose esta
    característica en el factor principal de la
    acumulación privada. Tal situación queda definida
    en lo que Portantiero (1981) denomina Estado Prebendalista y
    Capitalismo
    Asistido. Siendo así, el desarrollo
    económico se concreta en un proyecto
    político, en el cual el Estado ocupa la dirección central y el punto de
    concentración de los conflictos de
    las fuerzas sociales y de las aspiraciones de los sectores
    hegemónicos. Al respecto Graciarena, sostiene:

    8. Clasificacion de las
    industrias

    El proceso histórico de valorización del
    capital y de
    su acumulación ha dado como resultado la
    combinación de ramas y sectores de producción que
    constituyen el sistema productivo. Una división
    según tipos de actividad es, por tanto, universalmente
    aceptada, estando articulado el concepto
    "sector", al de medios de
    producción.

    • LIGERAS O LIVIANAS: son aquellas que producen
      bienes o productos de consumo directo.

     Ejemplo: Textiles, alimentos, calzados.

    • INDUSTRIAS INTERMEDIAS O DE EQUIPAMIENTO: son
      aquellas que producen bienes que serán utilizados a su
      vez como materias primas para otras industrias. Es decir
      pueden ser. Manufactureras (papel, productos
      químicos), como derivados del petróleo.

    Ejemplos: la industria química produce
    productos para la industria farmacéutica.

    Manufactureras: papel y sus derivados, productos
    químicos.

    Derivados del Petróleo:
    administradas por el sector privado mayormente

    .

    • INDUSTRIAS PESADAS: son aquellas que producen los
      bienes semielaboradas para la fabricación a su vez de
      instrumentos de producción.

    En cuanto al número de empresas por actividades
    económicas, el mayor número corresponde a las
    consideradas, industrias tradicionales; y dentro de éstas
    las alimenticias, de vestuarios, muebles y accesorios. Otro
    sector es el petrolero y producción de productos
    metálicos.

    Distribución Por Industrias

     Existe en la actualidad una tendencia hacia la
    disminución relativa de las industrias tradicionales a
    favor de un aumento de sectores más estratégicos
    desde el punto de vista de una política
    subtitutiva.

    Partes: 1, 2

    Página siguiente 

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments