Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El sindicalismo desde sus orígenes, la C.G.T. (1945 - 1975)

Enviado por srta_ana



1-
2- Del '55 en adelante: lucha y recomposición sindical
3- El pacto Social
4- Ley de Asociaciones Profesionales
5- Ley de Contrato de Trabajo
6- Huelgas
7- Relación (Gobierno - CGT.)
8- Conclusiones
9- Bibliografía

1- Un poco de historia

El gobierno surgido del golpe militar de 1943, cuyo nacimiento había tenido un rol preponderante en la logia del Grupo de Oficiales Unidos (GOU) dirigido por el Coronel Perón, mostró al principio cierta ambivalencia frente a los sindicatos. Como uno de los objetivos del golpe había sido detener el avance, nacional e internacional del comunismo, la CGT 2, en la que tenía presencia esa corriente sindical, fue intervenida. Al mismo tiempo varias de las normas laborales fueron cuestionadas y se dictó una ley de asociaciones profesionales que imponía la prescindencia de toda actividad partidista, y , concretamente, la comunista dentro de los sindicatos. También fueron intervenidos varios sindicatos, entre ellos, el principal, la Unión Ferroviaria, que significó un golpe importante para la CGT 2 que era controlada por dirigentes de ese gremio. Pero la actividad del nuevo régimen hacia los sindicatos no se limitó a una política represiva, sino que en el propio seno del movimiento militar comenzaron a surgir tendencias de acercamiento hacia las asociaciones gremiales. En el centro de esta tendencia se ubicaba el Coronel Juan Domingo Perón, nombrado a pocos meses del golpe, Director General del Trabajo y Previsión, organismo creado precisamente para tratar la cuestión sindical.

La actividad del Coronel Perón al frente de la secretaría de trabajo constituyó la base de la adhesión posterior para la conquista de las bases obreras. Al dar curso y otorgar beneficios reclamados durante largo tiempo por los sindicatos, al crear tribunales de trabajo, al establecer pautas para la confección de convenios colectivos, al establecer legislaciones sindicales y previsionales progresistas, Juan. D. Perón fue conquistando el favor de varias capas de dirigentes sindicales. Los principios que aplicó fueron los de Colaboración y armonía entre capital y trabajo, nacionalismo e integración a la comunidad nacional de los obreros, como medio de alejarlos de ideologías "extranjerizantes". Las propuestas de Perón hallaron eco en numerosos sindicatos atraídos por esta renovada forma de acercamiento del Estado, que prometía resolver una serie de demandas acumuladas por los gremios obreros. La política del Gral. Perón halló fuerte resistencia en sectores empresarios que sentían cercenados privilegios que se arrogaron durante mucho tiempo. Si bien al principio aceptaron las propuestas de colaboración de clases propuesta por sectores del régimen militar, pronto comenzaron a acusar de favoritismo a Perón en su relación con los sindicatos. Luego se acentuaron los enfrentamientos acerca del rumbo de la política interior manifestados en movilizaciones callejeras. Más tarde todo concluía en Octubre de 1945 con el encarcelamiento de Perón y su traslado a la Isla Martín García. La movilización obrera del 17 de Octubre de 1945, en la cual, decenas de miles de trabajadores marcharon hacia la Plaza de Mayo para manifestar el reclamo de liberación de Perón, se convirtió en un hito de la historia social y política del país, y el acto de nacimiento del movimiento peronista que, luego, sería hegemónico en las conducciones sindicales. El discurso de Perón en la Plaza de Mayo en la noche de su liberación inauguraría, además, la intensa relación de liderazgo en las bases obreras que conservaría en el exilio (1955-1973) y hasta su muerte. En Febrero de 1946 el bloque nacional - popular liderado por Perón triunfa sobre sus adversarios de la Unión Cívica Democrática; este enfrentamiento electoral realizado bajo la consigna "Braden-Perón", que oponía la figura del embajador norteamericano al líder político local, se constituiría así en un hito del nacionalismo de la clase obrera. Los partidos Socialista y Comunista, alineados junto a las fuerzas conservadoras y el radicalismo en la Unión Democrática, perderían a partir de allí la fuerte incidencia sindical que habían tenido durante toda la década anterior. La política del nuevo gobierno peronista orientada hacia el reconocimiento de los sindicatos, mediante una política redistributiva, lograría a la vez la adhesión de los trabajadores y sus dirigentes. El cambio institucional de los sindicatos durante los gobiernos peronistas de 1946 - 1955 fue apreciable. La base de la incorporación de los sindicatos al sistema institucional fue la Ley de Asociaciones Profesionales 23.852, dictada en 1945. Allí se reconocía al sindicato mas representativo por rama como entidad autorizada para entablar negociaciones con los empresarios y el Estado, al tiempo que como el único que podía percibir cotizaciones. El número de afiliados sindicales registrará un aumento decisivo pasando de 600.000 afiliados a 3.000.000 durante el régimen peronista. Esta expansión instaló a los sindicatos en la vida política y social argentina. Para las relaciones obreros patronales esta época marcará también fuertes transformaciones; la máxima expresión de ello será la sanción de la ley 14.250 de Convenciones colectivas de trabajo de 1953, que inaugurará la homologación masiva de estos convenios por el Estado como requisito para su vigencia. Las modificaciones e innovaciones legales instituías por el peronismo serán consideradas; desde las jubilaciones hasta las prestaciones sociales, desde la protección hasta el trabajo infantil y femenino hasta el derecho a las vacaciones pagas, transformarán de raíz el lugar de trabajo en la vida social y política del país. Esto provocará la adhesión al peronismo como su ideología predominante por cuatro décadas. Luego, implicarán una reformulación del rol del Estado en la conciencia política de la clase obrera. De ser considerado organismo de dominación y represión, el Estado pasará a ser concebido como un Estado paternalista por otorgar beneficios apreciables. De allí que el sindicalismo buscará algún tipo de tutela estatal. Desde el punto de vista de la relación entre sindicatos y política, el régimen peronista instituirá también modificaciones perdurables. Posteriormente, los sindicatos se convertirán en la columna vertebral del movimiento peronista. Por otro, se plantearán ser actores políticos respetados entre regímenes partidarios y militar corporativos, que seguirán luego del derrocamiento de Perón.

2- Del '55 en adelante:

lucha y recomposición sindical

El derrocamiento de Perón en 1955, afectará gravemente la estructura sindical. La intervención de la CGT, originada en la famosa "Revolución Libertadora", marcará un profundo cambio en el liderazgo sindical. Un grupo de nuevos dirigentes tendrá hasta ahora una influencia perdurable.

En los primeros meses posteriores al golpe de estado de 1955, el régimen militar intentó establecer canales de negociación con los sindicatos. Luego, éstos fueron reprimidos y la CGT fue intervenida al igual que numerosos sindicatos junto a varios dirigentes encarcelados. El régimen militar intentó modificar la estructura sindical por medio del pluralismo de asociación y el establecimiento de un sector de dirigentes independientes y de corrientes no peronistas en la conducción sindical. Estos intentos fracasaron y no hicieron más que mostrar la vigencia del sindicalismo peronista que, con la adhesión de las bases obreras se dio una nueva dirección, las "62 Organizaciones" concebida como la organización política gremial del peronismo. La alternancia de regímenes civiles y militares que se sucedió luego de 1955 tuvo como uno de sus ejes políticos la exclusión del peronismo y los sucesivos fracasos : los militares realizaron golpes para frustrar el retorno del peronismo al poder. Por ésto, los sindicatos peronistas fueron sustituyendo la acción política partidaria, y es aquí donde debe ubicarse el rol político del sindicalismo. Las "62 Organizaciones" , bajo la conducción personalizada de Augusto Vandor, secretario Gral. de los metalúrgicos, jugaron un papel clave en los conflictos sociales y políticos de toda la década del '60. Más allá de las disputas y divisiones internas, logró conquistar el predominio del movimiento sindical. Algunas estimaciones dan cuenta que si en 1957, año de la formación de las "62", ésta agrupaba alrededor del 40% de los trabajadores sindicalizados, en 1963, en los comienzos del gobierno radical del Dr. Illia esta proporción reunía ya el 60% y, por último, en 1972, año previo al retorno del peronismo, el total de los afiliados sindicales ascendía al 90%. Durante la década del '60, durante la inestabilidad política, los sindicatos jugarán el papel de opositores a ultranza y de apoyo condicionado a los diversos gobiernos, políticos y militares que se sucedieron. Frente a gobiernos civiles intentarán la legalización del peronismo y ante el fracaso se opondrán a ellos. Los métodos de acción utilizados irán desde la negociación hasta los planes de lucha que incluían ocupaciones de fábricas y movilizaciones callejeras. Aquí fueron delineándose diferentes tendencias que acentuaban sus vías negociadoras para pactar con los gobiernos de turno, o bien tendencias de confrontación con estos gobiernos, y también, por último, nucleamientos que utilizaban alternativamente ambas vías. La actitud de los dirigentes sindicales frente al golpe de Estado del General Onganía en 1966 dramatizarán estos conflictos. El sector adicto a Vandor, las "62 Leales a Perón", apoyará el golpe. En cambio otros nucleamientos como las '62 de Pie junto a Perón, se mostrarán imprescindibles en el momento del golpe y rechazarán la hipótesis de un "peronismo sin Perón". Lo que un momento fue un apoyo al régimen militar que parecía otorgar un lugar privilegiado al sindicalismo , se trastocó luego en oposición cuando ese gobierno adoptó la política económica de Krieger Vasena (descendiente del dueño de los talleres Vasena donde medio siglo antes se había desencadenado la Semana Trágica), y tendió a enfrentar a los sindicatos. Las diferencias en el seno del sindicalismo dieron lugar a varias rupturas, la más notoria fue en 1968 cuando un Congreso de la CGT , asistió al inesperado triunfo de Raimundo Ongaro. El rechazo de los derrotados a esta conducción precipitó una división, y Ongaro se vio obligado a constituir una central, la CGT de los Argentinos, con el apoyo de dirigentes que cuestionaban el liderazgo de Vandor, y numerosas regionales del interior del país que habían crecido considerablemente durante la década como consecuencia de las nuevas tendencias de localización de la gran industria siderúrgica y mecánica. Nace así "el Sindicalismo de Liberación". Luego de la recesión económica de 1962/ 63 nace una reactivación industrial considerable que señalará uno de los períodos de mayor crecimiento de la producción manufacturera y que se prolongará hasta mediados de la década de los '70. Este crecimiento de la producción industrial tendrá como base el desarrollo de ramas orientadas a la elaboración de insumos para la propia industria, como el acero y de bienes consumo durables, como electrodomésticos y automotores. Las nuevas plantas se localizarán en el interior del país, particularmente en Córdoba y el litoral del Río Paraná, desde Buenos Aires hasta Rosario. Por esto, la CGT será la fuerte concentración obrera en grandes establecimientos de cientos y miles de operarios cada uno, y con una capacidad tecnológica considerablemente más moderna que la predominante en el sector hasta entonces. Estos nuevos requerimientos tecnológicos darán lugar a la generación de capas obreras con niveles de formación, calificación y salarios elevados que los obreros de las industrias tradicionales. Estas características darán lugar al desarrollo de nuevas formas de organización con diferentes bases sindicales en distintas partes del país, más allá de las sedes tradicionales de Buenos Aires. Testimonio de esto será el Cordobazo de 1969, en el que durante varias jornadas de obreros y estudiantes de Córdoba mantendrán prácticamente ocupada la ciudad de Córdoba, en protesta a la política represiva del régimen militar de Onganía. Esto dio lugar a la aparición de otros sindicalistas como Agustín Tosco, dirigente del sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. El Cordobazo fue el inicio de la caída del régimen de Onganía, aunque éste intentó llegar a ciertos acuerdos con los mencionados sindicatos como La Nueva Legislación de Obras Sociales, que otorgaba a los sindicatos el control de los recursos del nuevo sistema. Es aquí donde aparecen los primeros signos de violencia y el surgimientos de las primeras organizaciones guerrilleras que iniciarán la época sangrienta del país. Los asesinatos de Vandor y Alonso, las máximas figuras del sindicalismo peronistas de la época, y luego el Gral. Aramburu, marcarán para el régimen militar la necesidad de un recambio gubernamental. Posteriormente aparece el Gral. Lanusse, quien intentará acordar, a través de un entendimiento posible, con el peronismo. Asume en 1973, nuevamente, Juan D. Perón, quien se apoyó de inmediato en el sindicalismo peronista tradicional. Éste acordó un Pacto Social con obreros y empresarios como vía de ordenamiento socioeconómico del país, y fue facilitando la recomposición legal y jurídica de los sindicatos, a través de la aprobación parlamentaria de normas refrendando los regímenes de obras sociales y de asociaciones profesionales, aunque la muerte de Perón, desencadenó la lucha por el poder entre los distintos grupos en pugna dentro del movimiento que habían ido ocupando varias posiciones dentro del Estado.

3- El pacto social

El objetivo de la gestación justicialista fue superar las diferencias existentes entre grupos sociales a través de una política de ingresos más equitativa. Esto asumió la forma de acuerdo tripartito mediante el acuerdo de los sectores obrero y empresario con la intervención del Ministro de Economía. El acuerdo se llamó Acuerdo Nacional para la Reconstrucción, la liberación nacional y la Justicia Social", se originó el 30 de Mayo de 1973 y se elevó a la Asamblea Legislativa el 8 de Junio. Éste apuntaba a implantar como sistema de política salarial todas las medidas destinadas a una justa distribución del ingreso para que la finalidad superior determine la confrontación de salarios con creciente poder adquisitivo; eliminar la marginalidad social mediante la acción del Estado con respecto a la vivienda, educación, salud y asistencia, absorber en forma total y absoluta la desocupación y el desempleo de los trabajadores argentinos: mejorar en forma irreversible la asignación regional del ingreso y terminar con el proceso inflacionario y la fuga de capitales. Con respecto a esto, se ponía en marcha un plan de congelamiento de precios y salarios. Este congelamiento incluía una reducción de los mismos en un período de dos años, luego de un incremento que equivaldría a un 20% del sueldo mínimo, y un porcentaje menor para los salario más elevados. De esta forma se acortaría la brecha entre los salarios y se obtendría una distribución más equitativa y un aumento del poder adquisitivo. También se preveía la modificación de precios y servicios, la creación de la Comisión Nacional de Precios, Ingresos y Nivel de Vida.

4- Ley de Asociaciones Profesionales

Aquí el Congreso Nacional sancionó una nueva ley de Asociaciones Profesionales, la 20.615 que sustituyó a la 14.455, dictada durante la presidencia de Frondizi. Ésta reconocía a los trabajadores el derecho de constituir libremente y sin necesidad de autorización previa, asociaciones profesionales, sindicatos o uniones o, también, el de afiliarse a estas organizaciones.

Se consideraban asociaciones profesionales a aquellas a los que los obreros constituyeran en carácter permanente, para la defensa de sus propios intereses profesionales y que encuadraren en algunos de los siguientes tipos de organización:

  1. Los constituidos por trabajadores que desempeñaren en una misma actividad o en actividades que revistieran carácter afines por comunidad de intereses.

b) Los que agrupaban a trabajadores del mismo oficio, profesión o categoría, aunque se desempeñaran en actividades distintas. Con èsto se tendía a impedir la atomización sindical, permitiendo la constitución de un gremio por cada rama de industria.

  1. Fuero Sindical .- La ley de Asociaciones reconocía el fuero sindical, las garantías sobre la estabilidad en su empleos, a los trabajadores que:
  1. Ocuparan cargos electivos o representativos.
  2. Se desempeñaran como delegados o subdelegados del personal, delegados de sección, miembros de comisiones internas o actuaran en cargos representativos similares.
  3. Representaran a las asociaciones profesionales en organismos creados por normas legales o convencionales colectivas o pactos colectivos.
  4. Representaran a las asociaciones profesionales en las comisiones tripartitas, que tuvieran a cargo la concertación o interpretación de convenciones colectivas de trabajo.
  5. Participaran como candidatos en una elección sindical aún cuando no fueran electos. A través del fuero sindical los trabajadores antes mencionados entrarían en uso de licencia en forma automática, debiendo el empleador reservarles el empleo.
  1. Fuero Sindical Especial.- Significaba que los miembros de las comisiones directivas o de los consejos directivos no podían ser procesados en sede penal, sin que previamente se hubiera pronunciado un Tribunal Nacional de Relaciones Profesionales. Además, no podían ser arrestados sin que mediara decisión del juez competente, salvo que fueran sorprendidos in franganti en la ejecución de un delito sancionado con pena de reclusión o prisión. A su vez, ninguna autoridad policial podía allanar, requisar o inspeccionar los locales pertenecientes a una asociación profesional con personería gremial, si no mediara orden de juez competente, fundada en una prueba de delito que mereciera pena de reclusión o prisión En síntesis, el fuero sindical establecía dos inmunidades:
  1. A los miembros de las comisiones directivas, y
  2. A los locales comerciales, y un antejuicio para juzgar en sede penal a sus miembros.

3- Participación Sindical en actividades políticas.-

La ley 20.615 reconoció a las asociaciones profesionales con personería gremial el derecho a:

  1. Fijar su posición en materia política.
  2. Dar su apoyo a los partidos políticos o candidatos o cargos electorales.)

Propiciar a personas determinadas para que partidos políticos les atribuyeran carácter de candidatos.

  1. Reglamentación de la ley 20.615.- Establecía que el Ministerio de Trabajo ejercía el controlador de los recursos económico-financieros de los sindicatos, a través de inspecciones y pedidos de informes. Además indicaba que el "poder administrador no podrá intervenir en la dirección y administración de las asociaciones profesionales... y en especial restringir el manejo de los fondos sindicales".

5- Ley de Contrato de Trabajo

El 11 de Septiembre de 1974 fue sancionada la ley 20.744 de contrato de trabajo. Establecía los requisitos esenciales y formales de contrato del trabajo; los derechos y deberes de las partes; protegía el trabajo de las mujeres y la maternidad al igual que el trabajo de menores, perfeccionaba la regulación de la jornada de trabajo, al disponer la obligatoriedad de un lapso mínimo de 12 horas entre el fin de una jornada y el comienzo de la siguiente. También se protegía la estabilidad en el empleo, ampliándose los plazos de preaviso e incrementándose de manera moderada los montos de las indemnizaciones por despido. Además se incrementaba el descanso anual y se disponía, por parte del empleador, el financiamiento de las vacaciones. En cuanto a las enfermedades del trabajador, se establecía un mecanismo por el cual se aseguraba al empleador controlar el diagnóstico. En realidad, se le daba libertad al empleado para hacerse atender por su propio médico o el de la obra social. En caso de discrepancia o duda, una autoridad médica de la Administración Pública, decidía si el trabajador estaba o no enfermo. De este modo, la ley introducía importantes innovaciones en relación con el derecho de los trabajadores, impidiendo prácticas fraudulentas y abusos que pudieran cometerse en la relación laboral.

6- Huelgas

Al mes siguiente de instalado el gobierno de Cámpora comenzaron a producirse conflictos laborales. La mayoría de ellos se produjo en empresas privadas, a raíz de demoras en el pago de los salarios y de los aumentos. Cuando asume Perón la presidencia se evidencia en poner bajo control a las movilizaciones obreras. Pero a comienzos de 1974 se origina en Córdoba un conflicto laboral con connotaciones políticas. La Unión Tranviarios Automotor de la Ciudad de Córdoba dispone la concreción de un paro, dejando a la ciudad sin transportes durante cuatro días. Posteriormente se produce el cese de actividades en diferentes gremios del interior del país. Pese al Pacto Social, la escalada de los precios acompañada del avance del mercado negro preocupaba a la dirigencia sindical, al sentirse presionada por las huelgas y paros en pos de aumentos salariales. La muerte de Perón en Julio hace rever a los sindicatos las medidas de fuerza, que son dejadas sin efecto; al poco tiempo se suceden sin solución de continuidad ocupaciones de fábricas, abandono de tareas, paros alternados y sorpresivos, quite de colaboración, etc.

7- Relación Gobierno - CGT

La cuestión de las candidaturas presidenciales para Marzo de 1973, desembocó en negociaciones a nivel nacional y provincial entre las ramas política, sindical y juvenil del Partido Justicialista. A nivel provincial, tuvieron acceso al poder político, a través de las vicegobernaciones. Ejemplo, en Mendoza, Buenos Aires, Santa Fe, San Luis, Salta, Corrientes y Córdoba. Los vicegobernadores sindicalistas electos presionaron a los jefes de los ejecutivos locales a fin de modificar los gabinetes y en general cambiar las orientaciones que les estaban imponiendo a sus administraciones, por entender que existía una preocupante "infiltración comunista". Estos desacuerdos y enfrentamientos produjo la destitución de los mandatarios. A nivel nacional, la designación de Cámpora para la presidencia provocó el rechazo de los sindicalistas, sobre todo los de la rama política del movimiento obrero, la "62 Organizaciones" al mando de Rogelio Coria y Lorenzo Miguel. Ellos entendían que debía ser Perón el candidato a cubrir el primer término de la presidencia. Finalmente se acepta la fórmula Héctor Cámpora- Solano Lima. Desde el primer momento que Cámpora asume la presidencia, la CGT no abandona la idea que Perón debe regresar y así ocurre el 20 de Junio. Dos días después de su llegada al gobierno, Ignacio Rucci es asesinado. Dicho incidente fue el puntapié inicial de la lucha entre los sectores denominados "Patria Sindical" y "Patria Socialista". El 1 de Julio Perón moría. Cuando María Estela Martínez de Perón asumió su gobierno intentó la adhesión y sometimiento de los dirigentes sindicales, designando nuevo líderes que obedecieran a esta política. Varios sindicatos independientes o disidentes fueron eliminados, como ocurrió con la Federación Gráfica Bonaerense dirigida por Raimundo Ongaro, que fue reemplazada por el Sindicato Gráfico Argentino. En el mes de Julio el Congreso reunió a la CGT a efectos de renovar autoridades. En el Congreso se evidenció la influencia de las "62". El Congreso finalizó con el triunfo de Lorenzo Miguel. En Agosto, el Comité Confederal de la central obrera designó secretario adjunto a Casildo Herreras, tesorero de la Asociación Obrera Textil y miembro de la mesa directiva de las" 62", en reemplazo de Palma quien asumía a su vez el cargo de secretario general al morir Romero. De esta forma la CGT lograba un mayor espacio político. A comienzo de 1975, Palma solicita licencia por razones de enfermedad. Ocupando Casildo Herreras la dirección cegetista. A partir de este hecho, la CGT y las "62" prestaron un apoyo parcial a la presidente, que algunos consideraron que no pasaba más allá de las meras declaraciones. En Julio la CGT, ante la caótica situación económica, preparó una paro de 48 hs, con el objetivo de presionar a la presidente para la homologación de los convenios. Se estaba cumpliendo el día del paro, y el gobierno cedió. Celestino Rodrigo y López Rega debieron renunciar y abandonar el país. El grave deterioro salarial y las peligrosas consecuencias de la escalada inflacionaria, sumadas a la crisis política, provocaron una ola de protesta de las bases que presionaron a la CGT. En Agosto comenzaron a hablarse de las desavenencias entre Lorenzo Miguel y Casildo Herreras, tanto que este último presenta su renuncia, la que no es aceptada por el Consejo Directivo de la CGT. Más tarde los dos son designados en el Consejo Superior del Movimiento Nacional Justicialista, adquiriendo el apoyo incondicional de María Estela Martínez de Perón hacia Lorenzo Miguel. En contraposición estaba el antiverticalismo en el Grupo de los 8, liderado por Victorio Calabró, de la UOM, acompañado por otros gremios: molineros, Federación de la Carne, trabajadores navales, etc. En ausencia de la presidenta de la nación, Calabró manifestó la necesidad de que el Ministro de Bienestar Social regresara al país para "rendir cuentas" y acusó al gobierno de provocar un "vacío político" . La pugna entre Miguel y Calabró llevará a la expulsión del último del gremio y a la ruptura de la UOM. Para Marzo de 1976, el clima de tensión era insoportable, el golpe deja de ser rumor para irse convirtiendo en una irreversible realidad. Miguel declara que no hay golpe ni ultimátum, entiende que en el caso de que existiera, habrá que salir en apoyo de María Estela Martínez de Perón; Casildo Herrera viaja sorpresivamente el 22 a Montevideo. Las 62 Organizaciones y la CGT reafirman la defensa del orden institucional, pero se niegan a movilizar a los obreros.

8- Conclusiones

Si bien, los sindicatos que se gestaron en nuestro país, intentaron ser abolidos por ciertas corrientes gubernamentales, que sintieron su papel preponderante como un sistema amenazante, no concluyeron su misión pues a base de lucha interpretaron su protagonismo a través de organizaciones poderosas, a veces aliados con el oficialismo y otras con la oposición pero hicieron , con su voz, el arma fundamental para hacer justicia por el derecho de los trabajadores.

Su misión, desde los orígenes, como es el caso de la CGT1 y CGT2, con influencia de corrientes europeas, frente a la posición de la Guerra Mundial y sus repercusiones en la Argentina, supo encontrar la fuerza fundamental para aliarse con los obreros y proyectar la manera de hacer realidad sus propias leyes. El pacto social , por un sistema mucho más equitativo, ante las diferencias sociales traídas de años atrás, marca un hito en las historia pues hay un preocupación evidente en combatir la desocupación, la marginalidad y el proceso inflacionario.

El derecho a huelga, la Ley de Contrato de Trabajo, por la regulación en las jornadas laborales y un sistema de derechos, que comienzan a respaldar al hombre desprotegido, ponen en la sociedad un proceso más equiparado al de las diferencias acostumbradas. Poco a poco, la mujer también comienza a insertarse en la sociedad común y los fueros sindicales a representar las angustias e inquietudes del hombre corriente. Pero si bien surgen desavenencias entre los mismos grupos, que se constituyeron para luchar por una misma causa, esos grupos formaran otros que se propagarán hacia un largo camino de lucha.

El sindicato en sus orígenes se gestó desde los pequeños grupos movilizados desde lugares claves , sin embrago, hoy en día, la situación ha cambiado y tanto, los sindicatos como el sector empresarial, luchan por intereses comunes dentro de un sistema perverso que olvida al trabajador y sus necesidades.

9- Bibliografía

El material fue extraído de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires: Argentina.

"HISTORIA POLÍTICA ARGENTINA" (1955 - 1988) de Marìa Laura San Martino de Dromi. Editorial ASTREA. "JUAN DOMINGO PERÒN". Diario La Nación "Artículos sobre su vida".

(17/ 05/ 98.) "HISTORIA DE LA CGT" (1930 - 1983). S/d. Sobre un compendio realizado por:

 

 

Autor:


Ana Legrameau
Estudiante en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (U.B.A.)
srta_ana[arroba]universired.com
holocausto68[arroba]uole.com



Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.