Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Ser feliz, neurociencia y deseo?

Enviado por Felix Larocca



Partes: 1, 2

  1. La felicidad y el sentido de la vida
  2. El siguiente relato puede ser un punto de partida: El médico  
  3. Lo primero que tenemos que saber es qué es la felicidad
  4. ¿Qué hace que nuestra vida tenga sentido? ¿Cómo logramos eso?
  5. La clave está en el autoconocimiento
  6. El miedo a conocerse
  7. El camino hacia la felicidad. La mujer loca: una historia acerca del miedo a la vida
  8. Comenzando el viaje: afronta tus sentimientos. ¿Qué hago? ¿Qué pienso? ¿Qué siento?
  9. Otras formas de autoconocimiento
  10. Tenemos que hilvanar nuestra historia…
  11. ¿Cómo puedes saber si estás siguiendo tu camino?
  12. En resumen
  13. Bibliografía

La felicidad y el sentido de la vida

Puede ser que exista por ahí alguien que nos diga que no desea ser feliz. Sin embargo, para la inmensa mayoría no sólo es una meta deseable, sino algo que habitualmente luchamos por conseguir. Algunas personas se sienten miserables, deprimidas, insatisfechas con sus vidas, con sus relaciones, consigo mismas. No hay nada que deseen más que librarse de ese dolor que arrastran como un saco de piedras sobre sus espaldas que los agota un poco más cada día hasta dejarlos exhaustos. Tal vez lo tienen todo: un trabajo, una casa, una familia, unos amigos... pero, a pesar de todo, no son felices.

El siguiente relato puede ser un punto de partida: El médico  

Un joven médico empezó a trabajar en un nuevo hospital de una ciudad lejana. El primer día estaba radiante de felicidad. Caminaba orgulloso por los largos corredores con su bata blanca y su amplia sonrisa. El edificio era una joya arquitectónica, con salas amplias y soleadas, iluminadas por grandes ventanales con vistas a un silencioso jardín. Los enfermos, cuyas dolencias no eran especialmente graves, tenían habitaciones individuales perfectamente equipadas y el material clínico era el más moderno que existía.

El hospital estaba dividido en dos: el ala este, donde fuera asignado el joven médico y el ala oeste, ambas unidas en su centro por una gran puerta de gruesa madera maciza que permanecía siempre cerrada. Él pasaba ante ella cada día, pero jamás sintió curiosidad hasta que un día sucedió algo imprevisto: al pasar por delante, como cada mañana, escuchó unos gritos espantosos; la puerta se abrió bruscamente de par en par y una niña sucia y harapienta salió corriendo de su interior, emitiendo aullidos aterradores y arañando su cara con sus uñas hasta hacerla sangrar. Los enfermeros que corrían tras ella la agarraron y se la llevaron en volandas, sujetando sus brazos y sus piernas, a través de un pasillo gris, débilmente iluminado por alguna bombilla. Después, la puerta se cerró.

El médico tuvo tanto miedo que ni siquiera quiso preguntar. Siguió su camino, trató de proyectar su eterna sonrisa y se centró en el trabajo intentando olvidar. Pasó el tiempo y empezó a estar enfermo, dejó de sentir esa felicidad que le había acompañado hasta entonces; ya no encontraba en su trabajo la misma satisfacción y extrañas pesadillas volvían insomnes sus largas noches.

Empezó a pensar que tal vez la medicina no era para él, que quizás se equivocó de profesión, que ver a tantos enfermos día tras día lo había acabado deprimiendo. No quería pensar en aquella puerta ni quería recordarla, porque sabía que, de hacerlo, no tendría más remedio que atravesarla. (Véase mi ponencia: Los Trastornos de Ansiedad y de Angustia).  

Lo primero que tenemos que saber es qué es la felicidad

La felicidad desde el punto de vista neuropsiquiátrico

Esa felicidad ciega que se empeñaba en mantener el médico de nuestro relato y que consiste en la negación de todo dolor y sufrimiento es tan falso como efímero. Sus murallas son frágiles; tarde o temprano sucede algo que las derrumba y tenemos que gastar buena parte de nuestra energía en reconstruirlas una y otra vez mientras se empeñan en desmoronarse ante nuestros ojos. Algunos recurren a las drogas y el alcohol, a las largas y continuas horas de diversión. Salir a la calle, centrar su atención en otra cosa, olvidar esa tristeza, esa insatisfacción que aguijonea sus corazones en cuanto bajan la guardia. Desterrar de la mente todo sufrimiento y preocupación sigue siendo una de las metas principales de mucha gente. Vivimos en una sociedad donde la consecución del máximo bienestar es casi un imperativo. Pero la felicidad no es la ausencia de dolor, no es tenerlo todo y que cualquier cosa que hagamos nos salga bien, sino el hecho de percibir sentido en eso que tenemos y hacemos. Es esa sensación de que nuestra vida tiene sentido la que nos llena de satisfacción y de energía.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Monografías Plus

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.